Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Documentos > El espacio agrícola entre el campo y la ciudad > http://habitat.aq.upm.es/eacc/alondres.html   

Planificación del desarrollo y preservación de los usos agrícolas en el Gran Londres (Gran Bretaña)
Pasos hacia el autoabastecimiento y la agricultura de proximidad en una gran capital europea


Carlos Verdaguer Viana-Cárdenas

Son varios los elementos que hacen del caso de Londres y su entorno un ejemplo especialmente interesante de las relaciones entre planificación económica, urbanística y territorial y preservación y fomento de los usos agrícolas urbanos y periurbanos:





Índice General

 

1 Contexto

El área conocida como Greater London Council (GLC) cubre una extensión aproximada de 157.800 hectáreas y alberga una población de siete millones de habitantes, equivalentes al 12% de la población del Reino Unido. Se trata de una de las metrópolis europeas más densamente pobladas, con densidades medias de 4.480 personas por km2. La huella ecológica de la capital británica se calcula en aproximadamente 125 veces su superficie, es decir, necesita de una superficie equivalente a la de toda Gran Bretaña para subsistir.

Administrativamente, está dividida en 32 distritos o boroughs, cada uno regido por una junta elegida localmente. En el año 2000 se creó una nueva instancia administrativa, la Greater London Authority (GLA), regida por una Asamblea y encabezada por el Alcalde de Londres. La GLA es responsable, entre otras tareas, del planeamiento estratégico, el transporte, el desarrollo económico y la sostenibilidad ambiental de la capital británica. El principal organismo encargado de impulsar el desarrollo económico sostenible londinense es la London Development Agency.

Entre las principales presiones ambientales que sufría la capital británica a principios de la década que ahora termina, en 2001, se encontraba el incremento del índice de motorización y el parque automovilístico, a un ritmo aproximado de 23.000 vehículos al año desde 1991. La otra presión ambiental de importancia era debida al proceso de urbanización: aunque en 2001 más del 60% de la superficie del Gran Londres correspondía a algún tipo de zona verde, las proyecciones gubernamentales en materia de vivienda que en aquel año establecían un horizonte de 629.000 unidades entre ese año y 2016, constituían una clara amenaza de reducción del suelo virgen disponible para otros usos, principalmente el agrícola.


i-londres-01.jpg

Figura 1: Sistema de anillos verdes en Gran Bretaña

Fuente: Natural England, Campaign for Protecting Rural England.



i-londres-02.jpg

Figura 2: Designaciones de los espacios naturales en Gran Bretaña

Fuente: Natural England, Campaign for Protecting Rural England.



i-londres-03.jpg

Figura 3: Límites administrativos del Gran Londres

Fuente: Wikipedia



i-londres-04.jpg

Figura 4: Red de espacios libres estratégicos del Gran Londres

Fuente: London Plan, mapa 3d-3.



i-londres-05.jpg

Figura 5: Áreas de importancia metropolitana para la preservación de la naturaleza y áreas de deficiencia en el acceso a la naturaleza en el Gran Londres

Fuente: London Plan, mapa 3d-4.


2 El sistema alimentario londinense

2.1 Pautas de consumo

Según los datos de la London Development Authority, en 2000 se consumieron 6,9 millones de alimentos en Londres, mientras que el informe de 2002 City Limits estimaba que el sistema alimentario era responsable de un 41% de la huella ecológica londinense y que la preparación, el almacenamiento y el consumo de alimentos suponían entre un 10 y un 20% del impacto ambiental del sector doméstico. Entre el 20 y el 30% de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero (GEI) de la metrópolis londinense provienen del sistema alimentario, más que la totalidad de los sectores de transporte o de vivienda.

Entre los aspectos negativos del sistema alimentario londinense identificados por la London Food Strategy estaban la creciente obesidad infantil, los desequilibrios territoriales en las oportunidades de acceso a alimentos frescos y saludables, las malas prácticas en la preparación de alimentos que se mantienen tanto en el sector doméstico como en los restaurantes, la dificultad de supervivencia de los pequeños negocios relacionados con el proceso de alimentación y el creciente impacto ambiental del sistema, tanto en lo que se refiere a la producción y el transporte como al consumo y al tratamiento de residuos alimentarios. Entre los aspectos positivos resaltaban la enorme diversidad de culturas alimentarias y la creciente pujanza económica de la producción y distribución locales.

En Londres hay 12.155 restaurantes (la mitad del total nacional), 6.155 cafés y 5.245 pubs/bares. Por otra parte, unos 300 hoteles disponen de servicio de restaurante completo. Entre los restaurantes de Londres, 31 están incluidos con calificación de excelencia en la Guía Michelín, más que en ninguna otra ciudad europea con la excepción de París. Los mercados centrales cumplen un papel importante en el abastecimiento a la red de restaurantes.

2.2 Pautas de acceso

En relación con la desigualdad en el acceso a alimentos saludables, esta afecta a los barrios centrales más desfavorecidos (el Inner London), donde se concentra la mayoría del 27% de londinenses de rentas más bajas. Se han identificado trece áreas consideradas ‘desiertos alimentarios’ concentradas en tres distritos. Por ejemplo, en Newham dos tercios de los residentes viven a más de 500 metros de la tienda más cercana donde se venden frutas y verduras frescas. En respuesta a este problema, se han desarrollado proyectos sociales de alimentación (social food projects) en al menos ocho distritos. Sin embargo, la viabilidad a largo plazo de estas iniciativas parece ser dudosa. Se revelan por otra parte aspectos conflictivos en relación con el potencial de este tipo de iniciativas sociales para abastecerse de productores locales. Las más próximas al Anillo Verde parecen presentar un balance mutuamente beneficioso, pero no ocurre lo mismo con los proyectos situados en el Inner London, para los cuales los productos cultivados localmente resultan excesivamente caros.

2.3 Pautas de movilidad

Los alimentos que se consumen en Gran Bretaña viajan mucho más: entre 1978 y 1999, las millas alimentarias (Food Miles) aumentaron en un 50% y actualmente aproximadamente un 40% de todos los viajes asociados al transporte de mercancías tienen relación con los alimentos. Un 29% de las verduras y un 89% de la fruta que se come en Gran Bretaña es importada. Sin embargo, la mayor parte de los intercambios se producen dentro del marco de la UE (58% de las importaciones y 77% de las exportaciones).

El transporte por carretera de alimentos es responsable del 2,5% del total de emisiones de CO2. Aunque este porcentaje es relativamente pequeño en relación con las emisiones provenientes de la agricultura (7,5%-12%), este es uno de los pocos componentes del sistema donde se espera que aumenten las emisiones de CO2. Por otra parte, esta cifra no incluye las emisiones no cuantificadas que se generan durante el transporte desde fuera de Gran Bretaña.

En términos de eficiencia económica y energética, el número de vehículos que se desplazan vacíos dentro de la cadena de abastecimiento alimentario tiende a disminuir en comparación con el sector de transporte de mercancías en conjunto (22,7% frente al 26,4%). Además, los vehículos cargados tienden a estarlo hasta un 70% de su potencia de carga útil. Sin embargo, en aproximadamente un tercio de los vehículos y en un quinto de las distancias totales recorridas (incluyendo el viaje de vuelta) los vehículos están ocupados menos de la mitad, ya sea en peso o en volumen.


i-londres-06.jpg

Figura 6: Acceso al transporte público en el Gran Londres

Fuente: London Plan, mapa 2a-3.


2.4 Los mercados de Londres

En 2001 no existía aún una red bien organizada para la distribución local de la producción agrícola urbana. La mayoría de la producción del valle del Lea, la zona de agricultura intensiva tradicional, era comprada por las grandes cadenas de supermercados, que lo distribuían por la región. En cuanto a otros enclaves y formas de explotación local, la producción estaba destinada principalmente al autoconsumo o a la distribución entre familiares y redes de amigos. La situación ha ido cambiando a lo largo de la década, habiéndose experimentado un amplio crecimiento en la oferta de distribución alimentaria local.

2.4.1 Cadenas de supermercados

El 75% del mercado de comestibles del Reino Unido está dominado por cuatro grandes cadenas de supermercados. Este nivel de concentración en la compraventa al por menor es aún mayor en Londres, donde un 70% de las ventas de paso se concentran en las cadenas Tesco y Sainsbury's, responsables sólo de un 55% en la totalidad del país.

Los supermercados son responsables de un 5% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de Gran Bretaña. Según Biffa, los supermercados y otros centros de venta a gran escala desechan 500.000 toneladas de alimentos al año, de las cuales sólo una pequeña proporción va a parar a organizaciones caritativas.

Las tres cuartas partes de las ventas de productos orgánicos se concentran en los supermercados.

2.4.2 Mercados centrales

Actualmente existen cinco mercados centrales en Londres (Billingsgate, New Covent Garden, Smithfield, Spitalfields y Western International). El más grande de los mercados centrales de Gran Bretaña dedicados a la venta de frutas, legumbres y flores frescas es el New Covent Garden Market, ubicado en una parcela de 23 hectáreas en el distrito de Wandsworth. El papel de estos mercados como intermediarios entre los productores agrícolas y los distribuidores está cambiando y están incrementando sus actividades de venta al sector de la restauración. La totalidad de los mercados centrales concentra un 20% de la oferta total de carne, pescado, fruta y legumbres frescas dirigida a Londres y el Sureste.

El incremento de la cuota de mercado de las cadenas de supermercados y su eficiente sistema de distribución ha contribuido a reducir el uso de los mercados centrales a favor del abastecimiento directo por parte de los suministradores, aunque algunos mercados, como el New Covent Garden, gestionado directamente por un organismo público (New Covent Garden Market Authority) dependiente del Department of Environment Food and Rural Affairs (Defra) han experimentado un crecimiento.

En el Plan de Londres se constatan estos cambios en el papel de los mercados centrales, pero se identifican nuevas necesidades relacionadas con el mercado orgánico, con los servicios de catering y restauración y con las necesidades alimentarias específicas de los numerosos grupos étnicos de la metrópolis. En la London Food Strategy [Estrategia Alimentaria de Londres] se proponen directrices para desarrollar estas oportunidades y generar en Londres un «nodo de alimentación sostenible».

En relación con estas tendencias, mención especial merece el mercado de Borough, que reúne el carácter de mercado central y gran mercado de venta directa. Se trata de uno de los los mercados de frutas y verduras más antiguos de Londres y, debido a una acertada gestión y a su apuesta decidida por la proximidad entre productores y consumidores, ha llegado a convertirse en uno de los más populares y en un hito de gran atractivo turístico.

2.4.3 Mercados de calle tradicionales

Por lo que respecta a los mercados callejeros de alimentación convencionales, hay en Londres un total de 70 adscritos a la Nacional Market Traders' Association [Asociación Nacional de Mercados]. Recientes estudios de esta asociación para la LDA han puesto de manifiesto que estos mercados juegan un papel especialmente importante en la oferta alimentaria a los grupos de rentas más bajas. Las comparativas de precios muestran que son considerablemente más baratos que los supermercados.

2.4.4 Mercados callejeros de venta directa

En cuanto a los mercados callejeros de venta directa de productor a consumidor (farmers' market) existen en estos momentos 27 dentro de los límites del Gran Londres. Ofrecen venta directa a los consumidores y a los minoristas, garantizando que los productos no provienen de mayoristas y supermercados sino directamente de las explotaciones agrícolas. No se admiten intermediarios en sus mercados. Operan los fines de semana, se ubican en una gran diversidad de localizaciones (patios de colegios, aparcamientos junto a iglesias, centros cívicos, etc.) y son gestionados por organizaciones y empresas con reglamentaciones diferentes y diversos niveles de control. Las acreditaciones de la más grande de ellas, la National Farmers' Retail & Markets Association (FARMA), fusión a su vez de dos redes anteriores, la National Associatioin of Farmers' Markets (NAFM) y la Farma Retail Association (FRA), establecen que los productos en venta deben provenir de un radio máximo de 30 millas (48 kilómetros) del punto de distribución, aunque este límite se amplía a 100 millas (160 kilómetros) en el caso de Londres. Esta distancia supone sin duda una mejora notable con respecto a los 900 km habituales en los productos alimentarios londinenses. Esta distancia sólo se reducirá cuando se incorpore más superficie de suelo urbano y periurbano a la producción.

La más importante de las redes que operan dentro del Gran Londres es London Farmers' Markets, miembro de FARMA. Se trata de una empresa de gestión dirigida a proporcionar alimentos frescos locales a los londinenses y cubre 17 de los mercados londinenses. Se encarga de gestionar todo el proceso. Además de las actividades de venta directa, a través de la empresa muchos agricultores están estableciendo contactos directos con restaurantes.

2.4.5 Alternativas: telemercado, cajas ecológicas y mercado orgánico

El mercado online o telemercado de alimentación es un sector en crecimiento en el Reino Unido, aunque los datos al respecto son aún contradictorios y muy variables según las fuentes. Alguna de ellas cifra en 5,9 millones los telecompradores en todo el país, con expectativas de crecer hasta 8,5 millones en los próximos cinco años.

Por lo que respecta a las denominadas box schemes (cajas verdes o ecológicas, iniciativas consistentes en la entrega regular a domicilio o en puntos prefijados de lotes de frutas y verduras de temporada mediante suscripción) existen más de 200 registradas y numerosas sin registrar en el Reino Unido, muchas de las cuales operan o hacen entregas en Londres. Combinado con el de venta directa, este es otro sector en pleno crecimiento.

Growing Communities es una cooperativa de distribución bien establecida en North East London. El grupo distribuye unas 180 cajas por semana principalmente a familias, un 20% de las cuales son de bajos ingresos. El grupo tiene como política no comprar productos de fuera de Europa, excepto bananas. Da trabajo a ocho trabajadores a tiempo parcial y a entre dos y cinco voluntarios. El grupo ha iniciado también la producción alimentaria en parques municipales. Debido a la insuficiente producción local, se ve obligado a completar las cajas con productos provenientes de Oxfordshire y East Anglia.

Aunque sigue siendo relativamente reducido, el mercado orgánico en el Reino Unido, experimentó un rápido crecimiento desde el 30% en 2002 hasta el 44% en 2003. A principios de la década, el Defra se planteaba como objetivo para el año 2010 que este porcentaje alcanzara el 70%. La oferta actual de productos orgánicos tales como huevos, leche, pollo y pavo provienen en su totalidad del Reino Unido, pero la oferta de manzanas (3%) y de peras (6%) es considerablemente inferior en comparación con la no orgánica (20% y 17% respectivamente). El desarrollo de cooperativas agrícolas orgánicas sigue siendo inferior que en otros países de la UE como Alemania.


i-londres-07.jpg

Figura 7: Usos agrícolas

Fuente: Natural England, Campaign for Protecting Rural England.


3 La producción primaria y la agricultura urbana en el Gran Londres

Dentro de los límites del Gran Londres, como parte del Anillo Verde e incluso dentro del tejido consolidado, se ha conservado la actividad agrícola a lo largo de los años. En 2005, según los datos del estudio llevado a cabo por ADAS (una importante organización privada de servicios empresariales al sector agrario de Gran Bretaña), había 13.608 hectáreas dedicadas a cultivos y generadoras de unos 3.000 puestos de trabajo, con un total de 423 explotaciones, equivalentes a un 0,25% del número total de explotaciones del Reino Unido. Aunque la media es de 32 hectáreas por explotación, la gama de tamaños es muy extensa, desde las menores de 5 hectáreas hasta las mayores de 200 hectáreas, y la mayoría se concentran en cinco distritos que cubren un 85% de la tierra cultivada de Londres: Bromley, Havering, Hillingdon, Enfield y Barnet. La propiedad en términos de superficie se concentra en relativamente pocas manos, pero sólo un 41% de las explotaciones está ocupada por sus propietarios. La mayoría de los agricultores está en la franja de edad de 45-54 años y existe preocupación en relación con la renovación generacional.

La producción agrícola dentro del Gran Londres, a pesar de su poca importancia relativa con relación a la producción agrícola total del país, se caracteriza por la diversidad de situaciones y cultivos: desde agricultura intensiva comercial en las áreas periurbanas hasta los pequeños huertos familiares privados en el centro de la ciudad: huertos de alquiler, jardines comunitarios, granjas urbanas, pomares, etc. El abanico de alimentos producidos comprende verduras, hortalizas, frutas, huevos, carne, leche, miel y vino. No se dispone de cifras de producción; sin embargo, de forma aproximada se calculaba en 2001 en unas 8.400 toneladas la producción comercial de verduras y hortalizas, mientras que los huertos de alquiler producían unas siete toneladas. Aparte de la producción de los jardines privados, los pomares, los jardines comunitarios, etc, puede estimarse en unas 27 toneladas la producción de miel, carne, leche y huevos.

Según los datos del estudio de ADAS, el suelo agrícola cultivado mediante prácticas ecológicas era menos del 10% en 2005. Más de un tercio de los agricultores orgánicos diversifican sus actividades y obtienen valor añadido como productores de comida y bebida. Unos pocos venden su productos directamente en granja, sea suya o no, y el resto lo hacen mediante comercialización directa a través de correos o Internet. Las consultas realizadas con agricultores y mayoristas durante aquel estudio reflejaban la visión de que el abastecimiento de alimentos orgánicos en Londres era insuficiente en relación con la demanda.

3.1 Enclaves de producción local

3.1.1 El Anillo Verde de Londres

La estrategia de anillos verdes británica, iniciada en 1935 a partir de las ideas de Ebenezer Howard y consolidada en 1947 mediante la Town and Country Planning Act, constituye uno de los elementos más característicos de su sistema de planificación y uno de los más exitosos como mecanismo de protección de los usos no urbanos del suelo y de control del crecimiento urbano. A pesar de los debates y presiones en contra que se producen esporádicamente, el apoyo a esta herramienta sigue siendo mayoritario en el Reino Unido.

El concepto básico de que cualquier tipo de desarrollo que se proponga, bajo circunstancias especiales, debe demostrar que sus beneficios superan al impacto causado en el anillo constituye una muestra avanzada de los criterios sobre el suelo como recurso escaso asociados al enfoque de la sostenibilidad.

El área total ocupada por los 14 anillos verdes existentes en Gran Bretaña alcanza 1,8 millones de hectáreas, un 13% de la superficie total (13.050.388 ha). Con una superficie de 484.173 hectáreas (el 3,7% del área total de Gran Bretaña y un 30% del área total de anillos verdes), el Anillo Verde Metropolitano de Londres, que afecta a tres regiones (Londres, Este de Gran Bretaña y Sureste) es el mayor de los catorce anillos británicos y también el que sufre las mayores presiones debidas tanto a nuevos desarrollos urbanos como a la implantación de infraestructuras de todo tipo.

El 92% de la superficie del Anillo de Londres es suelo no urbanizado, pero sólo un 57% (274.564 ha) tiene específicamente asignado el uso agrícola (frente a un 71% del suelo inglés). Son predominantes los usos semi-urbanos tales como campos de golf, residencias para mascotas y actividades hípicas relacionadas con el ocio (pony paddocks). Un 51% (144.741 hectáreas) del suelo agrícola está cubierto por las iniciativas de financiación pública para el fomento de las prácticas agroambientales (frente a un 67% del suelo agrícola nacional). Contiene un importante patrimonio de derechos públicos de paso (9.899 kilómetros ó 20 metros por hectárea) y de bosque (18% del área total).

La calidad del paisaje se mantiene en un 55% del área, mientras que un 42% está en proceso de divergencia o transformación hacia un estadio diferente. Las áreas de mayor calidad corresponden a las zonas de bosque y de río. Un 24% (119.561 ha) del área total está bajo la designación de áreas de belleza natural sobresaliente (Areas of Outstanding Natural Beauty). Los aspectos más preocupantes se refieren a las condiciones de las áreas de borde y a los cambios en los patrones de desarrollo y asentamiento urbano.


i-londres-08.jpg

Figura 8: El Anillo Verde de Londres

Fuente: Natural England


3.1.2 Cultivos periurbanos tradicionales

Entre las áreas del Gran Londres donde se mantiene la actividad agrícola destaca la zona de Lea Valley, correspondiente a la cuenca del río Lea, uno de los principales afluentes del Támesis, que atraviesa todo Londres por su cuadrante noreste hasta desembocar al este de la Isle of Dogs, en la zona de los Docklands. Esta región del valle de Lea, en el este de Londres, ejemplifica un tipo de horticultura industrializada en declive. Esta zona en otros tiempos boyante ha ido decreciendo desde la Segunda Guerra Mundial debido a la relativa escasez de mano de obra y a la competencia por parte de las importaciones dentro de una economía alimentaria crecientemente globalizada. En la superficie de 120 hectáreas de invernaderos que se alzan en el tramo del curso superior del río incluido dentro de los límites del Gran Londres se cultiva una tercera parte de la producción total de pepinos de toda Gran Bretaña, así como una buena extensión de lechugas, tomates, pimientos y plantas no comestibles. Tiene una alta productividad y está formada por unas 200 empresas de producción agrícola con superficies de explotación que varían entre menos de una hectárea y diez hectáreas. Los invernaderos están automatizados y la mayor parte de la producción es hidropónica. Se trata de una forma de cultivo con un alto contenido energético, muy dependiente de la calefacción y la iluminación artificial y basada en la ausencia de suelo y el uso de sustratos como la lana de roca y la turba. Por otra parte, la producción es distribuida por supermercados que compiten con las pequeñas tiendas locales. Las técnicas de gestión de plagas consiguieron reducir en los últimos años el volumen de pesticidas utilizados. Los productores están organizados en la Lea Valley Growers Assocation.

La agricultura urbana del este de Londres ya no constituye generalmente una respuesta a las crisis ni una estrategia paliativa como lo fue durante las guerras mundiales primera y segunda y en siglos anteriores. Las pérdidas continuas de las empresas se traducen en erosión del capital, incremento de la deuda y, en último extremo, bancarrota. Los objetivos y las políticas sociales y ambientales (abastecimiento local, mejora de las condiciones laborales, bienestar animal, etc.) deben coexistir con la búsqueda de rentabilidad financiera y la sostenibilidad económica para subsistir y crecer. Algunos productores, especialmente los orgánicos, empiezan a participar de esta filosofía y contemplan sus actividades como algo más que una simple forma de hacer dinero.

Otras áreas de cultivo, aunque de menor importancia, se extienden al sur y al suroeste de Londres, en torno a Reigate, Banstead, Tandridge, Sutton y Croydon, dedicadas en gran parte a la producción de flores. También hay una pequeña granja lechera de unas 60 hectáreas en la zona de Surrey County.


i-londres-09.jpg Figura 9: El Parque del valle del Lea

Fuente: Lea Park Valley
Disponible en:
www.leevalleypark.org.uk


3.1.3 Huertos urbanos de alquiler

Tradicionalmente, los huertos de alquiler en las áreas urbanas (allotments) eran un pasatiempo para jubilados y para los sectores de menor poder adquisitivo. Sin embargo, en los últimos años esta tendencia está cambiando y cada vez son más los usuarios jóvenes y pertenecientes a capas de mayor poder adquisitivo. Por otra parte, el creciente interés de las administraciones implicadas en el fomento de esta alternativa se está traduciendo en un número cada vez mayor de programas e iniciativas destinados a su fomento.

Según los datos que maneja Nerea Morán (2009) en su reciente investigación sobre los huertos urbanos en Europa, la superficie de huertos urbanos de alquiler era de 831 hectáreas en 2001, 273 de las cuales se hallaban insertas en el tejido urbano. Esta superficie se repartía en unas 30.000 parcelas de huerto en actividad.

En su mayor parte, los huertos urbanos son de propiedad y gestión municipal y es la administración local quien tiene la obligación de proporcionarlos y mantenerlos, a menos que no exista demanda. A principios de la década, el gobierno introdujo también la obligación de promocionarlos. Sin embargo, la proporción de huertos de alquiler de propietarios privados, que era de un 6%, disminuyó debido a la competencia de otros usos más lucrativos.

La ley respecto a la producción de los huertos de alquiler es ambigua: la regla general es que no está permitida la venta a menos que sea para beneficio de la comunidad, pero la interpretación de la misma corre a cargo de la autoridad local. Entre los problemas que señala Nerea Morán (2009) en su informe están la escasez de espacios para huertos dentro del tejido urbano, el paulatino alejamiento de las nuevas parcelas de las áreas de residencia de los hortelanos debido a la presión urbana, la falta de mantenimiento de las instalaciones, la falta de coordinación entre los distritos que redunda en ineficiencia en el ajuste entre oferta y demanda, y el apoyo insuficiente por parte de algunas administraciones locales.


i-londres-10.jpg

Figura 10: Número de huertos urbanos de alquiler (allotments) por kilómetro cuadrado en el Gran Londres

Fuente: London Assembly, 2006


3.1.4 Granjas urbanas y jardines comunitarios

Las granjas urbanas son producto de un movimiento que se inició en los años setenta en Gran Bretaña. Están dedicadas sobre todo al mantenimiento de animales de granja con finalidades educativas y de ocio familiar. De las 59 granjas urbanas que hay actualmente en el Reino Unido, 18 se encuentran en Londres.

Los jardines comunitarios, dedicados al cultivo de flores y hortalizas, son pequeñas parcelas de cultivo que ocupan los resquicios de suelo libre cerca de instalaciones ferroviarias, en parcelas temporalmente desocupadas o en el espacio libre común de promociones residenciales o de centros cívicos.

Ambos tipos de iniciativas, que carecen de un soporte legal en cuanto a uso del suelo, al contrario que los huertos de alquiler municipales, se agrupan bajo el paraguas de las Federation of City Farms and Community Gardens [Federación de Granjas Urbanas y Jardines Comunitarias].

La principal función de estas iniciativas es de carácter social y educativo, pues ofrecen puestos de formación para adultos con discapacidades de aprendizaje, así como numerosos puestos de trabajo pagado y voluntario que generan numerosos ingresos.

3.1.5 Otros enclaves

Aproximadamente la mitad de los 2,8 millones de unidades residenciales londinenses disponen de jardín, alcanzando una superficie total de 30.455 hectáreas, el 20% de la superficie del GLC. Por lo que respecta a los huertos escolares, la superficie total es muy escasa y con fines únicamente educativos.

Por otra parte, en el Reino Unido los pomares tienen cierta importancia, pues existen en su territorio insular unas 2.000 especies nativas de manzanas. Sin embargo, la Política Agraria Común (PAC) anterior a la reforma del 2003 se tradujo en un descenso espectacular del número de pomares. Como respuesta, la asociación sin ánimo de lucro Common Ground se dedicó a promover los pomares comunitarios, pequeños huertos de manzanas, generalmente orgánicos y gestionados localmente. En 2001 había un total de 15 de estos pomares en Londres, en torno a los cuales se organizaban todo tipo de actividades culturales y de ocio.

3.2 Asociaciones

A lo largo de los últimos años han ido apareciendo numerosas asociaciones dedicadas a promocionar la agricultura urbana: National Society of Allotment and Leisure Gardens, Common Ground, Federation of City Farms and Community Gardens. La Permaculture Association of Britain se dedica a promocionar la permacultura, haciendo hincapié en la producción urbana de alimentos. La Soil Association, promueve la agricultura orgánica, tratando de crear vínculos entre productores y consumidores, y establece estándares orgánicos para el Reino Unido. Entre sus iniciativas está Food Futures, que busca reunir a los agentes locales para la creación de economías alimentarias en sus áreas. Entre otras iniciativas y proyectos se incluyen la de la Henry Doubleday Research Assocation (campaña Grow Your Own Organic Fruit and Vegetables) o la de Sustain's City Harvest in London, así como el apoyo por parte de instituciones como el Chartered Institute of Environmental Health, el London Planning Advisory Commitee, o el Department of Transport, Environment and Regions Select Commitee.

El número de asociaciones dedicadas a la agricultura orgánica también está creciendo y sus prácticas se plantean objetivos cada vez más ambiciosos en tres aspectos:

La asociación Beontree Organic Growers, por ejemplo, sólo usa agua reciclada y recicla prácticamente todo, desde los residuos orgánicos de jardinería (hojas) donados por el municipio hasta las cintas de goma usadas de las escaleras mecánicas (para hacer cestas de compostaje) y los carritos de supermercado. Tanto Green Adventure, de South London, como Growing Communities, de North London, cultivan localmente, funcionan mediante redes de distribución de cajas con abastecimiento de agricultores de las proximidades de Londres y llevan a cabo una serie de actividades de conservación.

Sustain: The alliance for better food and farming es una red lanzada en 1999 en el marco del Foro por un Planeta Saludable (Healthy Planet Forum). Proviene de la fusión de la National Food Alliance y la Sustainable Agriculture Food and Environment (SAFE), que tenían más de diez años de trayectoria.

Entre las organizaciones que forman parte de esta red está London Food Link (LFL), que constituye a su vez una red de organizaciones e individuos que se proponen hacer más sostenible el sistema alimentario londinense. Entre sus miembros se incluyen agricultores, críticos gastronómicos, restauradores y especialistas en catering y proyectos de alimentación comunitaria. Entre los objetivos específicos de LFL se cuenta incrementar la accesibilidad de los alimentos sostenibles, hacer frente a las barreras que impiden el acceso de los alimentos sostenibles a los londinenses y fomentar la diversidad alimentaria.

Campaign to Protect Rural England (CPRE) es otra asociación no gubernamental formada por una red de unos 200 grupos locales coordinados por una oficina a nivel estatal. Sus áreas de trabajo principales son el paisaje, la planificación y el desarrollo, la agricultura y la alimentación. Su objetivo explícito es el futuro sostenible del Reino Unido y busca influir en las estrategias dentro de dichos sectores mediante campañas, estudios y acuerdos con otros grupos y entidades.

3.3 Aspectos relacionados con la sostenibilidad de la agricultura urbana en Londres

A lo largo de las últimas décadas, la actividad agrícola presentaba una creciente dependencia de los derivados de los combustibles fósiles y los productos químicos y estaba centrada básicamente en la práctica intensiva y en la ganadería más que en los cultivos hortícolas. Ya se ha hecho referencia al balance ambientalmente negativo de los cultivos hidropónicos de invernadero del Lea Valley. En cualquier caso, la existencia de este área de agricultura urbana tradicional constituye una oportunidad para reconducir el desarrollo agrícola hacia un modelo más sostenible y diversificado que haga uso de la actual infraestructura.

En un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la agricultura urbana londinense publicado en 2001, se describía una situación muy variada en términos de sostenibilidad. En relación con los huertos de alquiler, se señalaba que algunos hortelanos iban en coche a sus huertos (en torno al 38%), después de haber ido también en coche a comprar los insumos artificiales y la turba y antes de cubrir su huerto de productos químicos (un 75%). La conclusión era que los potenciales beneficios ambientales se veían prácticamente anulados por estas prácticas.

Sin embargo, también era muchos los hortelanos que iban andando a sus huertos, compostaban sus residuos orgánicos y utilizaban prácticas ecológicas. El informe ya señalaba que en aquel momento la práctica de la horticultura orgánica estaba creciendo muy rápidamente. Como principal impulsor del crecimiento de la agricultura orgánica se hacía referencia a la creciente conciencia respecto a la importancia de la alimentación sana.

Según dicho informe, la relación entre la producción local de alimentos y la reducción de kilómetros por alimento dista de estar clara. Todo depende de la cantidad de alimento producida y de la energía usada como insumo. Si el contenido energético es grande y la cantidad pequeña, el impacto comparativo del transporte es muy pequeño. Sin embargo, estudios llevados a cabo en los Estados Unidos sugerían que existe también un impacto positivo indirecto por el hecho de que los horticultores locales tienden a reducir el consumo de productos no estacionales.

Por otra parte, la reducción en los residuos se indicaba como uno de los beneficios más visibles de las prácticas de agricultura orgánica. El estudio indicaba que un 70% de los hortelanos compostaban los residuos frente a sólo un 30% de quienes cultivaban jardines con plantas no comestibles. Un estudio llevado a cabo en California, al que hacía referencia también el informe citado de la OMS, sugería que bastaba con 418 m2 para cubrir todas las necesidades alimentarias de una persona, así como todo el espacio necesario para el compostaje y otras actividades necesarias. Así pues, hace falta relativamente poco suelo para organizar un ciclo ecológico cerrado y eliminar además prácticamente la necesidad de transporte de alimentos.

En relación a la sostenibilidad, es de señalar que la mayoría de las asociaciones a las que ya se ha hecho mención actúan dentro de un marco conceptual, que generalmente se hace explícito a través de principios y reglas destinadoa a mejorar y fomentar la sostenibilidad del sistema alimentario.

Cabe hacer mención aquí a la asociación Growing Communities y su Food Zone Diagram [Diagrama Zonal Alimentario], [2] un modelo de relocalización del sistema alimentario (de dónde y en qué proporción es deseable y prioritario que provenga cada tipo de alimentos) basado en la siguiente serie de principios:

En relación con los alimentos comercializados:

En relación con su distribución:

A su vez, estos principios se incluyen dentro de un marco más general dentro del cual el objetivo sería reducir los combustibles fósiles necesarios para mantener el sistema alimentario.


i-londres-11.jpg

Figura 11: Diagrama Zonal Alimentario

Fuente: Growing Communities.


4 Instituciones y estrategias estatales y locales

4.1 Reino Unido

4.1.1 La estrategia británica para el entorno rural (Defra)

El Defra es el departamento del Gobierno del Reino Unido responsable de la política y la normativa en materia de medio ambiente, alimentación y asuntos rurales. Los objetivos en materia de desarrollo rural establecidos por este organismo están reflejados en el documento Rural Strategy 2004, que recoge todo el conjunto de determinaciones y estrategias desarrolladas a partir de un documento estratégico anterior, el Rural White Paper [Libro Blanco Rural] publicado en 2000, con el cual se buscaba hacer frente a los cambios acelerados en el ámbito rural.

En el documento revisado de 2004 se establecen las tres prioridades gubernamentales para el ámbito rural:

Reflejando estos objetivos, la política gubernamental de planificación de usos del suelo rural quedó establecida a su vez en el Planning Policy Statement 7: Sustainable Development in rural areas, redactado directamente desde la Office of Deputy Primer Minister (ODPM). Las determinaciones de este documento normativo deben ser tenidas en cuenta tanto por los organismos de planificación locales y regionales como por el Ayuntamiento de Londres dentro de su estrategia de desarrollo espacial (Spatial Development Strategy).

Los cuatro principales objetivos que se establecen en el Planning Policy Statement 7 son:


i-londres-12.jpg

Figura 12: La Red Defra

Fuente: Defra



i-londres-13.jpg

Figura 13: Clasificación urbano-rural en el sistema de planificación británico

Fuente: Rural Strategy, 2004


4.1.2 Políticas de custodia ambiental, Natural England

Entre los organismos que constituyen la red Defra, encargados de llevar a cabo los objetivos dentro de los ámbitos de competencia de dicho departamento destaca Natural England, un organismo público independiente —Non Departamental Public Body (NDPB)— cuyo objetivo es «proteger y mejorar el medio natural de Gran Bretaña y fomentar el uso activo y el disfrute por parte de las personas de su entorno natural próximo». Sus funciones son consultivas en relación con la planificación a nivel nacional, el establecimiento de directrices a la escala local y el fomento y puesta en marcha de iniciativas conjuntas con el sector privado y la sociedad civil.

Las actividades de este organismo cubren la conservación del paisaje, la biodiversidad y la geodiversidad, así como el medio marino. El horizonte de trabajo en relación con el cambio climático y las necesidades energéticas es el año 2060.

Entre los mecanismos usados por Natural England para cumplir su cometido en relación con el medio natural se hallan la designación de áreas especiales, el planeamiento físico, la formulación de normativas, la tramitación de licencias, las iniciativas de apoyo a la agricultura y la custodia del paisaje, así como las campañas de protección del medio marino.

Los objetivos en cada una de las áreas de actuación se establecen mediante tomas explícitas de postura en relación con los temas clave (position on key topics) a modo de directrices básicas. Estas formulaciones se establecen en relación con un total 18 temas y se desarrollan a su vez mediante Declaraciones de Postura (Position Statements), donde se pormenorizan las medidas y estrategias a desarrollar. Son de destacar aquí las referidas a la planificación espacial, la protección del paisaje y la reforma de la política agraria.

Un área de actuación de especial importancia es la agricultura y la custodia del paisaje (Farming and Landscape Stewardship), que se traduce en un conjunto de protocolos de custodia (Environmental Stewardship) destinados a regular y subvencionar las actividades de los particulares según su grado de compromiso con los objetivos declarados de protección ambiental y custodia del paisaje, desde un nivel básico hasta un nivel de compromiso con las formas de producción orgánicas.

A este respecto, Natural England ofrece una herramienta de gran interés, el Organic Conversion Information Service (OCIS), un servicio gratuito de asesoría dirigido a agricultores y gestores de suelo con el fin de ayudarles en la reconversión de las explotaciones a formas de producción orgánica y en la acreditación según los protocolos de la vertiente orgánica del Environmental Stewardship, la denominada Organic Entry Level Stewardship (OELS).

4.2 Londres

4.2.1 Estrategia de desarrollo espacial para el Gran Londres, London Plan

Desarrollado por la London Development Agency (LDA), el organismo de la GLA encargado de impulsar el desarrollo económico sostenible londinense —London Plan [Plan de Londres], en activo desde febrero de 2008— es el plan estratégico que establece el marco integrado para el futuro desarrollo social, económico y ambiental de la metrópolis londinense, con un horizonte de 15-20 años. Integra las dimensiones físicas y geográficas de todas las restantes estrategias municipales, ofreciendo un marco para la gestión y el desarrollo del suelo, con un énfasis especial en las infraestructuras de transporte. Ofrece el contexto metropolitano dentro del cual los distritos deben integrar sus políticas locales de planeamiento. Constituye además el instrumento de vinculación con las directrices europeas de planeamiento y con los Fondos Estructurales Europeos.

El objetivo explícito del plan es «desarrollar Londres como un ejemplo de referencia mundial en sostenibilidad», basándose en tres temas principales: un crecimiento económico fuerte, diversificado y a largo plazo; inclusión social para ofrecer a todos los londinenses la capacidad de disfrutar del futuro éxito; y mejoras fundamentales en el medio ambiente y en el uso de los recursos. La lucha contra el cambio climático se expone en el preámbulo como uno de los objetivos estratégicos.

Las políticas del plan se dividen en cuatro grandes apartados expuestos en el capítulo 3 del documento: Vivir en Londres; Trabajar en Londres; Conectarse en Londres y Disfrutar de Londres. Es en este último apartado donde se concentran las determinaciones específicas en relación con la red de espacios libres y verdes, así como las referencias al suelo agrícola y a las pautas de distribución y consumo alimentario.

Entre las políticas específicas en este sentido destacan las siguientes:

En cuanto a los aspectos relacionados con el consumo y la distribución alimentaria, es de destacar la Política 3D.3: Mantener y mejorar el comercio al por menor, que insta a las administraciones a fomentar la mezcla de usos y trabajar conjuntamente con los pequeños comerciantes y otros agentes para evitar la desaparición del pequeño comercio, incluyendo los mercados callejeros convencionales y de venta directa, de acuerdo con las determinaciones de la London Food Strategy [Estrategia Alimentaria de Londres].


i-londres-14.jpg

Figura 14: Esfera principal de influencia del London Plan

Fuente: London Plan



i-londres-15.jpg

Figura 15: Principales actores implicados en el London Plan

Fuente: London Plan


4.2.2 The Green Arc Approach

La denominada Green Arc Initiative [Iniciativa Arco Verde] constituye una ambiciosa estrategia pública interdepartamental impulsada a través de un grupo director, del que forma parte la GLA, entre otros socios (The Corporation of London, London Parks and Green Spaces, The Forestry Commission, The Countryside Agency, English Nature, Lee Valley Regional Park Authority, The Woodland Trust, Thames Chase Community Forest, así como los distritos de Essex y Hertfordshire, entre otros).

Todas las estrategias referidas a la gestión del espacio libre del entorno londinense dentro del London Plan remiten a esta iniciativa, reflejada en un documento encargado a Land Use Consultants (LUC) en 2004, The Green Arc Approach: Improving the countryside around London [El Enfoque Arco Verde: Mejorando el entorno rural de Londres], con el fin de estudiar el conjunto de políticas, temáticas y oportunidades relacionadas con el espacio abierto y el campo del entorno de Londres y desarrollar un modelo marco para mejorar dicho entorno, centrándose especialmente en la agricultura y en la accesibilidad pública a modo de ejes principales. El área de estudio e intervención abarca la totalidad del Anillo Verde Metropolitano de Londres y se extiende hasta la autovía de circunvalación M-25.

Los principales objetivos de la iniciativa desarrollada son:

Dentro de la denominada Green Arc Vision adquiere particular importancia la idea de conexión: conectar al público con el entorno natural; conectar el ámbito urbano con el ámbito rural; conectar los espacios verdes entre sí; recuperar y conectar los cursos de agua, etc. Se basa en la idea de que, mediante la conexión entre hábitats fragmentados y aislados y la creación de nuevos corredores ecológicos para los hábitats silvestres, se pueden generar economías de escala para una gestión del suelo dirigida conjuntamente a las personas y a la naturaleza. No constituye un enfoque de tabula rasa: busca valorar y fomentar el carácter y los paisajes locales, facilitar la restauración de los paisajes históricos y ofrecer un nuevo objetivo para el Anillo Verde.

Desarrollada a través de instrumentos de partenariado (consorcio público-privado), la iniciativa ofrece servicios gratuitos de asesoría a todo el abanico de agentes implicados, desde propietarios del suelo y agricultores hasta estudiosos y ecologistas, para implementar las diversas estrategias y políticas previstas y contribuir a desarrollar otras acordes con los objetivos generales de la iniciativa. Dentro de estos servicios de asesoría, se cuentan los dirigidos a los agricultores y propietarios de suelo con el fin de ayudarles a incorporarse a los protocolos de custodia del territorio (Environmental Stewardship) de Defra en sus diversas modalidades. Dentro de sus cometidos se encuentra también la concesión de subvenciones e incluso la adquisición de suelos con un valor estratégico en relación con los objetivos establecidos.

En relación con la agricultura orgánica, la iniciativa se refiere especialmente a las áreas del borde urbano, donde son mayores las oportunidades de competitividad comercial para la producción. Igualmente hace hincapié en el potencial de los huertos urbanos de alquiler y los huertos de ocio para completar la oferta agrícola.


i-londres-16.jpg

Figura 16: Área de estudio de la Green Arc Initiative

Fuente: Green Arc Approach


4.2.3 La estrategia alimentaria municipal, London Food Strategy

La constatación de los acelerados cambios experimentados en las pautas de consumo y alimentación y de los nuevos problemas y oportunidades identificadas a través de numerosos estudios, llevó a la GLA a la elaboración de una estrategia específica dirigida a mejorar el sistema alimentario londinense. Desarrollado por la London Development Agency, el documento se hizo público en mayo de 2006 bajo el título Mayor's London Food Strategy: Healthy and Sustainable Food for London [Estrategia Alimentaria Municipal: una alimentación saludable y sostenible para Londres]. Al igual que todas las restantes estrategias e iniciativas sectoriales, como es el caso de la Green Arc Initiative, sus determinaciones son coherentes con las directrices de planificación reflejadas en el Plan de Londres.

Tras un diagnóstico pormenorizado de la situación actual del sistema alimentario londinense, el documento elabora una visión del mismo para el año 2016 y, en función de la misma, establece un Plan de Acción que cubre todas las fases del sistema.

Entre las numerosas determinaciones que configuran esta visión para 2016 destacan los siguientes en relación con cada una de las fases contempladas:

Fase 1: Producción primaria

Fase 2: Procesamiento y manufacturación

Fase 3: Transporte, almacenamiento y distribución

Fase 4: Venta al por menor de alimentos

Fase 5: Adquisición de alimentos

Fase 6: Preparación, almacenamiento y cocinado de alimentos

Fase 7: Comer y consumir

Fase 8: Desechos

Con el fin de hacer realidad este horizonte deseable, el capítulo sexto del documento, Achieving the vision: actions, establece una serie de acciones y medidas priorizadas y jerarquizadas en función de los objetivos generales preestablecidos. Por ejemplo, en relación con el objetivo de adecuar la producción a los máximos estándares ambientales, se propone «incrementar la producción orgánica dentro de Londres y en las regiones limítrofes en respuesta a la demanda de consumo», mientras que para responder al objetivo de incrementar el carácter local de la producción, una medida que se propone, entre otras, es «ampliar las explotaciones agrícolas comunitarias e individuales en respuesta a la demanda (huertos de alquiler, jardines comunitarios, parques y espacios libres, patios escolares)». Para responder al objetivo de diversificar la oferta al por menor de alimentos se propone «ampliar la venta directa entre productores y consumidores» y «usar el sistema de planeamiento para proteger la diversidad de la oferta de alimentos al por menor donde sea viable y adecuado, teniendo en cuenta la función positiva de los mercados callejeros».

A su vez estas medidas se agrupan en seis temas claves prioritarios, a saber:

Para cada uno de estos temas, el estudio presenta ejemplos a modo de buenas prácticas. Y así, dentro del tema Desarrollar vínculos regionales se hace referencia a una granja orgánica (Eostre Organics), una iniciativa de distribución local (Waitrose) y otra de caja ecológica (Abe & Cole).


i-londres-17.jpg

Figura 17: Portadas de los documentos de la Estrategia Alimentaria para Londres

Fuente: London Food Strategy


5 Referencias bibliográficas

—consultadas

DCLG  (2001)   Planning Policy Guidance 2: Green belts.   Department for Communities and Local Government. (PDF). 

DCLG  (2008)   Planning Policy Statement 12: creating strong safe and prosperous communities through Local Spatial Planning.   Department for Communities and Local Government, (DOC). 

DCLG-London  (2008)   Regional Spatial Strategy and Local Development Framework Core Output Indicators - Update 2/2008.   Department for Communities and Local Government: London, (PDF). 

DEFRA  (2004)   Rural Strategy 2004.   Department of Food, Environment and Rural Affairs, (PDF). 

DETR  (2000)   By Design: Urban design in the planning system: towards better practice.   Department of the Environment, Transport and the Regions, Commission for Architecture and the Built Environment, (PDF). 

Garnett, Tara  (2000)   Urban agriculture in London: rethinking our food economy,   en H. de Zeeuw, Bakker, Dubbeling, Gundel & Sabel-Koschella (coordinadores) eds. Growing cities, growing food. Feldafing, German Foundation for International Development (DSE). (PDF). 

GLA  (2008a)   The London Plan: Spatial Development Strategy for Greater London-Consolidated with Alterations since 2004.   Greater London Authority, (PDF). 

Holmes, Mark  (2008)   Farming in London's Green Belt.   Presentación en powerpoint, ADAS (PDF). 

LUC  (2004)   Bringing the BIG OUTDOORS closer to people Improving the countryside around London: The Green Arc.   Land Use Consultants, Approach Project Report, (PDF). 

LDA  (2006)   Healthy and Sustainable Food for London. The Mayor's Food Strategy.   London Development Agency, (PDF). 

LDA  (2007)   Healthy and Sustainable Food for London. The Mayor's Food Strategy. Implementation Plan.   London Development Agency, (PDF). 

Morán Alonso, Nerea  (2009)   Huertos urbanos en tres ciudades europeas: Londres, Berlín, Madrid   Madrid, Universidad Politécnica, Escuela Técnica Superior de Arquitectura, Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio, Trabajo de investigación tutelada. Doctorado Periferias, Sostenibilidad y Vitalidad urbana, Curso 2008--2009, tutor: Agustín Hernández Aja (PDF). 

Natural England  (2008a)   Natural England's Position on Landscape.   (PDF). 

Natural England  (2008b)   Natural England's Position on Transport and the Natural Environment.   (PDF). 

Natural England  (2009)   Natural England's Position on Spatial Planning   (PDF). 

Natural England  (2010a)   Entry Level Stewardship Environmental Stewardship Handbook.   Third Edition -- February 2010, (PDF). 

Natural England  (2010b)   Higher Level Stewardship Environmental Stewardship Handbook.   Third Edition -- February 2010, (PDF). 

Natural England  (2010c)   Organic Entry Level Stewardship Environmental Stewardship Handbook.   Third Edition -- February 2010, (PDF). 

Natural England y CPRE  (2010)   Green Belts: a greener future.   Natural England, Campaign to Protect Rural England, (PDF). 

ODPM  (2004)   Planning Policy Statement 7: Sustainable Development in Rural Areas.   Office of the Deputy Prime Minister, (PDF). 

OPDM  (2005)   Local Development Framework Monitoring:A Good Practice Guide   Office of the Deputy Prime Minister, (PDF). 

OPDM  (2006)   Draft of the Town and Country Planning (Green Belt) Direction 2005   Office of the Deputy Prime Minister, (PDF). 

Petts, James  (2001)   Urban agriculture in London,   Copenhague, EUR/01/5026025(1), en Series on Urban Food Security, Case Study 2, European Health 21 Target 11., WHO, Oficina Regional Europea (PDF). 

Sapphir, Nicholas  (2002)   Review of London wholesale markets Londres, Defra    (PDF-parte1, PDF-parte2). 

Wikipedia  (2010)   Agriculture in London,   consultada por última vez el 4 de junio de 2010 (http://en.wikipedia.org/wiki/Agriculture_in_London). 

—no consultadas

Usadas por London Food Link en relación con su análisis de Plan de Londres de cara a su revisión en 2009 (http://www.sustainweb.org/news/response_to_the_london_plan/).

GLA  (2008b)   London's Food Sector: Greenhouse Gas Emissions: A report for the Greater London Authority.   Greater London Authority, (PDF). 

DEFRA  (2008)   Food Statistics Pocketbook 2008.   Department of Food, Environment and Rural Affairs, (PDF). 

WHO  (2008)   Closing the gap in a generation: Health equity through action on the social determinants of health.   World Health Organization, United Nations, (PDF). 

Sustain y The Food Commission (UK)  (2005)   How London's planners can improve access to healthy and affordable food: Guidance notes from the Food Strategy Unit of the London Development Agency   (PDF). 

webs

Association of London Government

Bioregional Development Group

Countryside Agency

Department for Environment, Food, and Rural affairs (Defra)

Department of Transport, Local Government, and the Regions (DTLR)

Food Standards Agency (FSA)

Greater London Authority

Henry Doubleday Research Association

Local Food Finder

London21 Network

London Development Agency

London Farmers Markets

London Food Link

National Association of Farmers Markets

National Farmers Union

National Society of Allotments and Leisure Gardeners

New Economics Foundation

WHS Executive (London)

Soil Association

Social Enterprise Londo

Sustain: the alliance for better food and farming


Notas

[1]: Hay que señalar que la amplitud semántica de la palabra inglesa garden, que cubre el concepto de jardín y de huerto, se perdió en las traducciones literales a otros idiomas, y así la generalización del término ciudad-jardín contribuyó sin duda negativamente a la deriva del modelo preconizado por Howard hacia su versión banalizada de suburbio ajardinado o urbanización periférica de viviendas unifamiliares con jardín.
[2]: Véase A food event for London.

Edición del 21-7-2010
Revisión: Mariano Vázquez
Composición: Javier Moñivas Ramos
Documentos > El espacio agrícola entre el campo y la ciudad > http://habitat.aq.upm.es/eacc/alondres.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Convenio UPM/CEA 2009
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad de la Universidad Politécnica de Madrid
Centro de Estudios Ambientales (Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz)

Licencia Creative Commons -- HTML 4.01 Transitional