Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 1998 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/98/bp425.html

Prevención de la delincuencia en niños y adolescentes a través de trabajos de colaboración ciudadana en la región de Waterloo (Canadá)


Fecha de referencia: 26-07-98

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 1998, y catalogada como GOOD. ( Best Practices Database.)
País/Country: Canadá

Región según Naciones Unidas: América del Norte
Región ecológica: continental
Ámbito de la actuación: metropolitana

Categorías = Procesos de planificación urbana y regional: elaboración de presupuesto; planificación comunitaria; proceso consultivo; planeamiento regional; recursos para el planeamiento regional. Infancia y adolescencia: de 0 a 9 años; de 10 años a la edad adulta; desarrollo de la capacidad de participación y del liderazgo en niños; programas de apoyo comunitario; situaciones límite: abusos, trabajo infantil, guerras; grupos vulnerables. Uso de la información en la toma de decisiones: mejora de la participación; indicadores; sistemas de información geográfica (SIG), técnicas de cartografía; medidas políticas; investigación.

Contacto principal:
Christiane Sadeler
Organización de base comunitaria (OBC)
150 Frederick St, Main Floor
Kitchener
Ontario
Canadá
N2G4J3
1-519 575 4794
1-519 575 4440
E-mail:schris@region.waterloo.on.ca
Pendiente de terminación, Junio del 1998

Socio:
Regional Municipality of Waterloo (Municipio regional de Waterloo)
Ken Seiling
Gobierno regional (7 municipios)
150 Frederick Street
Kitchener
Ontario
Canadá
N2G4J3
1-519 575 4555
1-519 575 4440
E-mail:sken@region.waterloo.on.ca
http://www.region.waterloo.on.ca
Colaboración financiera

Socio:
Family & Children Services -Waterloo Region (Servicios sociales de atención al menor y a la familia de la región de Waterloo)
Peter Ringrose
Agencia de servicios sociales
200 Ardelt Avenue
Kitchener
Ontario
Canadá
N2C2L9
1-519 576 0540
1-519 570 0160
Colaboración: recursos humanos y de investigación

Socio:
Waterloo Region District School Board (Junta escolar del distrito de la región de Waterloo).
Jan McGraw
Organización educativa
51 Ardelt Avenue
Kitchener
Ontario
Canadá
N2C2E1
1-519 570 0300
1-519 742 1364
E-mail:jan_mcgraw@ad.wrdsb.edu.on.ca
http://www.wrdsb.edu.on.ca/
Colaboración en la investigación


R E S U M E N

La principal meta del consejo para la seguridad ciudadana y la prevención del delito en la comunidad, es crear una sociedad que ofrezca seguridad a todos los ciudadanos. Para ser capaces de alcanzar una situación ideal, en la que la delincuencia no forme parte de nuestras comunidades, es necesario, y así lo expone el consejo, proceder a la identificación, la intervención y la prevención del delito.

El consejo cree firmemente que, para prevenir la delincuencia, es necesaria una aproximación global al tema; para ello, es imprescindible que trabajen en colaboración todos los sectores de la comunidad. El campo de actuación de este régimen de colaboración debe abordar casi con total prioridad el mundo de los niños, ya que según el consejo, la delincuencia tiene sus orígenes en determinadas condiciones sociales, económicas y comunitarias que son modificables.

Hasta el presente día, los logros del consejo se pueden resumir en dos acciones. La primera de ellas consiste en la creación de una amplia red a nivel regional, que engloba en una sola entidad a quienes toman las decisiones y a los ciudadanos. La segunda de las acciones constituye un acuerdo entre varias partes, en el que se toma la determinación de basar, tanto las acciones preventivas como las recomendaciones para las mismas, en la investigación y, sobre todo, en el desarrollo de una investigación que aporte datos reales que provengan de niños y adolescentes. Es importante entender que, para conseguir los propósitos del consejo, tanto los individuos como las organizaciones han de contribuir, en la medida de lo posible, de forma voluntaria en el proyecto.


Fechas clave




D E S C R I P C I Ó N

Situación antes de que la iniciativa se pusiese en práctica
El consejo para la seguridad ciudadana y la prevención del delito en la comunidad de la región de Waterloo, creció dentro de un programa nacional, cuyo objetivo era el de mejorar la seguridad a través de la prevención, valiéndose para ello de iniciativas locales. Este programa se explicó detalladamente en una comisión federal, en la que se subrayó la necesidad de encontrar nuevas maneras de prevenir la delincuencia, distintas del encarcelamiento o el refuerzo policial (Horner, Marzo de 1993). El consejo nacional de Waterloo, que representa a siete municipios, cuatro de los cuales son áreas rurales y los otros tres ciudades, presentó una moción para formar parte del programa nacional, formando un comité local de investigación para la prevención del delito.

Este comité estaba liderado por el jefe de policía local, el cual afirmaba que era necesario realizar un acercamiento multidisciplinar a la delincuencia para hacer de su prevención responsabilidad de todos y cada uno de los miembros de la comunidad. El consejo, tal y como lo conocemos hoy en día, está formado por distintas partes que representan sectores clave de intervención en la comunidad, y que, a su vez, trabajan en colaboración con los ciudadanos. Antes de que se estableciera el consejo, la relación entre los distintos colaboradores era totalmente periférica y, o bien se centraba en proyectos específicos de tiempo limitado o intentaba abarcar todos ellos sin dar solución a ninguno.

La región de Waterloo, al igual que tantos otros centros urbanos de Canadá, es desde todos los puntos de vista una comunidad bastante próspera y segura, sin embargo, en los últimos tiempos han ido aumentando progresivamente los índices de delincuencia y el miedo de la población hacia la misma. El consejo para la seguridad ciudadana y la prevención del delito en la comunidad es la única iniciativa de este tipo a nivel regional que tiene como prioridad la prevención del delito y que incluye una extensa red de participantes que trabajan en un régimen de colaboración e igualdad de condiciones. Los principales problemas a los que había que hacer frente eran:

  1. El creciente miedo a la delincuencia.
  2. La apatía de las comunidades con respecto a la falta de confianza en las autoridades.
El consejo eligió distintos enfoques multidisciplinarios para afrontar el problema de la manera más global posible y dar así, forma al plan que debían poner en marcha. Éste incluía tres aproximaciones diferentes;

  1. Primaria; debía incluir las maneras de conseguir una comunidad saludable.
  2. Secundaria; cuáles y en qué condiciones se daban las situaciones de alto riesgo.
  3. Terciaria; se centraba en la rehabilitación una vez ejercido el delito.
Son tres enfoques distintos de un mismo problema con un objetivo común: la prevención del delito. El fallo principal que hasta ahora se ha venido repitiendo en cuanto al tema de la prevención, es que siempre se ha atacado el problema a nivel terciario es decir, una vez cometido el delito, olvidando una gran parte de la investigación sobre las causas primeras que originan la delincuencia.

Preparación de la información y clasificación de las prioridades.
Se invitó a participar en el proceso a aquellas personas que tuvieran una experiencia previa en materias tales como sociología, educación, vivienda, comunidad, leyes, etc, ya que podían aportar una visión más enriquecedora de los distintos sectores de intervención. La organización estructural a la que se llegó, constituyó uno de los primeros procesos gubernamentales basados en una toma de decisiones consensual. El consejo estaba formado por personas que ocupaban un puesto de responsabilidad en la comunidad (alcaldes, jefes de policía) y por los ciudadanos integrantes de la misma, tanto jóvenes como adultos.

Formulación de objetivos, estrategias y movilización de recursos.
El consejo se marcó como objetivo el trabajar en colaboración con las personas integrantes de la comunidad, con la única intención de construir una ciudad segura, libre de delincuencia, en la cual poder vivir, trabajar y crecer sin ningún temor. Esta misión se debía lograr a través de la consecución de tres objetivos fundamentales:

  1. Fomentar la idea de que la seguridad es responsabilidad de todos para así concienciar a la comunidad de que hay que hacer algo para prevenir la delincuencia.
  2. Basar las conclusiones en la investigación y en la planificación, y en particular, en los métodos preventivos locales (resultados locales basados en los indicadores).
  3. Animar, estimular y apoyar las soluciones innovadoras y creativas para la prevención del delito.
Todas las decisiones se toman de manera consensual. El primer acuerdo firmado por el consejo fue el de crear una estructura abierta a cualquier persona que quisiera participar y a todo tipo de colaboraciones. Con este fin, el consejo escribió una declaración en la que describía cual debían ser los valores que predominaran en la comunidad para llevar a cabo con éxito los objetivos propuestos. Estos valores incluían entre otros: la plena participación de la sociedad, la colaboración, la tolerancia, la cooperación y la comprensión.

Los distintos campos de actuación se abarcaron gracias a la creación de ocho equipos cuya principal tarea era la de definir y dar solución a determinados comportamientos delictivos. Estos ocho grupos se dividían en las siguientes categorías: Asociación de base comunitaria; Desarrollo e investigación; Diseño y planificación; Personas mayores; Infancia y adolescencia; Sistema judicial de base comunitaria; Planificación a nivel de barrio; Asesoría de prensa. La labor de estos grupos de trabajo fue altamente reconocida por los miembros del consejo, así como su experiencia, ya que estos equipos estaban integrados por personas entendidas e interesadas en la materia, lo cual aportaba una visión más amplia y concisa del problema de la delincuencia en cada caso.

La colaboración política estaba asegurada y se organizaba de la siguiente manera:

  1. La oficina central del consejo estaba situada en la presidencia regional.
  2. Se invitaba frecuentemente a los miembros del consejo regional, y en particular a los alcaldes de los siete municipios de la región, a los actos públicos realizados por el consejo (ej.,la cena anual de entrega de premios).
  3. Los políticos del gobierno regional o de cargos superiores ocupaban un puesto en el consejo.
Los recursos para llevar a cabo las actividades del consejo provenían de los propios participantes. Por ejemplo, todos los colegios de la región hicieron un acuerdo para realizar una encuesta a nivel regional sobre la juventud.
El liderazgo de cada unidad de trabajo se establecía por turnos según el tema a tratar y la experiencia de cada uno en la materia. Todas las reuniones del consejo se realizaban y se siguen realizando a puertas abiertas.

El proceso
El consejo no contaba con los medios necesarios para una iniciativa a nivel regional como la que se quiere llevar a cabo, cuyo objetivo es el de crear una cultura de base comunitaria, en la que la lucha contra la delincuencia esté basada en un entendimiento global del tema, el consejo no contaba con los medios necesarios. Por esta razón, se ha solicitado a altos cargos del gobierno la colaboración de patrocinadores para poder disponer de mejores recursos. Algunas de estas peticiones todavía están pendientes de confirmación, pero confiamos en que el gobierno federal de Canadá, nos reconozca como modelo de coalición en régimen de colaboración, y eso sirva para aportar a la comunidad recursos adicionales.

Una de las acciones que nos ha ayudado en gran medida para la puesta en práctica del proyecto, ha sido el asociarnos de manera informal con el Centro nacional e internacional para la prevención del delito. Creemos firmemente en la importancia de que las organizaciones influyentes del país entiendan y valoren, en la medida que se merecen, las contribuciones y los objetivos de las iniciativas de base comunitaria. Con este fin, y para poder ser útiles a otras comunidades, hemos editado recientemente un libro guía donde se cuenta detalladamente nuestra historia. El centro nacional para la prevención del delito es el que ha propuesto esta iniciativa y el que de manera parcial la ha financiado.

El pequeño comite formado al principio ha ido sufriendo una evolución progresiva hasta convertirse, hoy en día, en una amplia red a nivel regional, en continuo crecimiento, para la prevención del delito. El resultado directo, a día de hoy, es un importante aumento en el nivel de cooperación y de integración de todas las partes que lo componen. A través de métodos mixtos de investigación, llevados a cabo por el consejo y por los miembros de los grupos de trabajo en nuestra localidad, se han evaluado las ventajas y desventajas de los trabajos realizados en régimen de colaboración. La experiencia y la percepción de los participantes han corroborado la importancia del trabajo en colaboración.

Nuestro modelo de asociación ha tenido cierta repercusión a nivel nacional. El centro nacional para la prevención del delito así como el Comite de justicia federal de Canadá han examinado nuestros informes. Como consecuencia de estas revisiones, se nos pidió que realizásemos un estudio sobre la distribución de los fondos federales entre las distintas comunidades en función de sus aportaciones a la localidad. Con este fin, hemos organizado recientemente un grupo centrado únicamente en este tema y los resultados obtenidos en sus investigaciones han sido aceptados favorablemente por el Centro nacional para la prevención del delito.

El 16 de abril de 1998 se celebró nuestra tercera cena anual conmemorativa en la cual, la honorable Anne McLellan, Ministra de Justicia de Canadá, fue la principal conferenciante. En su discurso describía la iniciativa de colaboración de la región de Waterloo como singular e innovadora. La principal medida a tomar en cuenta para conseguir el éxito de la iniciativa, consiste en conseguir un cambio progresivo en la actitud de la población, lo que significa que habrá que prestar especial atención a la infancia. Nuestro reciente estudio sobre 3.000 niños y adolescentes de la localidad, muestra cuáles pueden ser las condiciones de partida que favorecen la delincuencia en los adolescentes. Esperamos que este informe sirva como herramienta informativa en los departamentos de recursos financieros y humanos de los colegios, en las organizaciones comunitarias, en los centros de salud y servicios sociales y en los gobiernos locales.

Como acción complementaria, el gobierno provincial de Ontario ha decidido asignar una pequeña subvención para desarrollar un "KIT" de acción destinado a los barrios. Este documento brindará a los ciudadanos de las herramientas y recursos necesarios para llevar a cabo cualquier acción preventiva con el objetivo de conseguir mayor seguridad, ahora y en un futuro. Estas herramientas se basan en las investigaciones nacionales y en los indicadores locales. Nuestro principal objetivo es conseguir un cambio en la actitud de las personas frente a la delincuencia, consiguiendo así estimular la responsabilidad individual de cada uno y desmitificar el delito, de tal manera que las "buenas prácticas" se conviertan en experiencias aplicables a nivel local.

Sostenibilidad
Como se ha descrito con anterioridad, en los últimos tiempos contamos con el apoyo del gobierno regional en nuestra iniciativa para la prevención del delito. Se están realizando peticiones de apoyo a altos cargos del gobierno y se están llevando a cabo numerosos debates sobre los servicios sociales y el apoyo a las asociaciones corporativas. A pequeña escala, hemos observado un aumento tanto en la curiosidad de la gente de la localidad como en la buena voluntad de los mismos para colaborar con la causa. Este hecho se ha podido observar claramente en la celebración de la cena anual por la justicia, a la que se han acercado más de 500 personas. Los precios de la entrada eran populares gracias al apoyo de las empresas, y el dinero recolectado se mandó a un banco de alimentos bajo el lema de "comida para los niños". La sostenibilidad de nuestra iniciativa a día de hoy depende fundamentalmente del fuerte compromiso de un grupo de participantes.

Lecciones aprendidas
Como expresó el guía comunitario de nuestra coalición, la región de Waterloo debe forjar su propio camino. En nuestro intento de llevar a cabo un cambio en el paradigma local podíamos basarnos en dos importantes iniciativas:

  1. Los trabajos realizados para la prevención del delito en Europa y Norteamérica enfocados hacia el campo de los niños y los adolescentes.
  2. Las iniciativas realizadas en los municipios locales para conseguir una comunidad saludable.
Las tres lecciones más importantes a tener en cuenta eran:

  1. Incluir a los líderes del gobierno y a la policía como un participante más en el proceso es fundamental.
  2. El compromiso y la concienciación de los ciudadanos son esenciales, pero debe estar bien planificado y calculado.
  3. Contar con la gente adecuada, que dedique su tiempo al trabajo en equipo facilita el consenso, hace el trabajo más agradable y otorga más credibilidad a la organización.
Basándonos en las anteriores lecciones, procuramos que temas tales como la revisión anual de los logros del consejo, el trabajo en equipo o la educación pública, junto con las oportunidades que esta genera, constituyan una parte esencial de nuestras reuniones mensuales. Nuestra reciente y prometedora página web no sólo incluirá los frutos de nuestra labor, sino que también revelará los rostros e historias de las personas que se esconden detrás de nuestros colaboradores. Las coaliciones de base comunitaria han de reconocer que los propios integrantes no sólo son un sector particular de la misma, sino que también tienen sus propias experiencias personales, lo que enriquece en gran medida el proyecto, ya que goza de un campo de visión más amplio para el desarrollo.

Transferibilidad

Cada comunidad es un caso singular y necesita, por tanto, seguir sus propios pasos en el desarrollo de un determinado programa. Aún así, creemos que nuestra iniciativa puede ser de gran ayuda y un ejemplo tangible para otras comunidades de cómo establecer un entorno comprensible y estable para los adolescentes y los niños a través del trabajo en colaboración de los dirigentes y los propios ciudadanos. De hecho, un gran número de comunidades de todo Canadá nos han pedido información sobre nuestra experiencia. Como nuestros recursos son limitados para poder satisfacer todas las peticiones con demostraciones in situ, hemos editado una guía y un vídeo dirigidos a todas aquellas comunidades que deseen emprender un proceso de colaboración colectiva para la seguridad ciudadana. Insistimos, tanto en el vídeo como en la guía, en que dicha colaboración es tan singular como la comunidad de la que emerge. De todas maneras, esperamos que nuestra iniciativa sirva como motivación otras comunidades para realizar acciones similares, aunque creemos que la experiencia es irrepetible en sí misma, confiamos en que alguno de los ingredientes esenciales sirvan como estímulo en otras partes de Canadá.

Referencias

Tony Reinhart (1998) "Region's crime prevention program draws praise from justice minister" (Kitchener-Waterloo Record. April 17, 1998)

Kelly Daynard (1998) "Council hears from Council" (New Hamburg Independent. April 22, 1998)

(1998) "Don't cheat kids, government urged" (Kitchener-Waterloo Record. April 1, 1998)

Frank Etherington (1998) "Treat causes, not symptoms of teen crime" (Kitchener-Waterloo Record. March 21, 1998)

Tony Reinhart (1998) "Prevention of Crime works best" (Kitchener-Waterloo Record. March 11, 1998)

Frances Barrick (1998) "Tackle Roots of Crime, MPP told" (Kitchener-Waterloo Record. February 17, 1998)

(1998) "Neighbourhood Action Kit to be 'cruiserware'" (Kitchener-Waterloo Record. March 26, 1998)

Community Safety and Crime Prevention (1998) "The many faces of crime prevention (video)" (Council of Waterloo Region. March 1998)

Community Safety and Crime Prevention (1998) "Launching a Community Coalition for Crime Prevention and Safety" (Council of Waterloo Region; National Crime Prevention Centre. April 1998. Pag 1 - 43)

The Child and Youth Action Team for The Waterloo Region Community (1997) "Report on The Region of Waterloo's Youth Survey" (Safety and Crime Prevention Council, Dr. C. Barry McClinchey. April, 1998. Pags: 1-78)


Este documento se ha editado a partir de una versión inglesa.
Traducido por Ruth Acosta.


Revisado por Carlos Verdaguer.

Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 1998 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/98/bp425.html
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid Ministerio de Fomento
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras de EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio