Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 1996 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/96/bp329.html

Viviendas asequibles autoconstruidas de alquiler, Londres (Reino Unido)


Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 1996, y catalogada como GOOD. ( Best Practices Database.)
País/Country: Reino Unido

Región según Naciones Unidas: Europa Occidental (Turquía incluida)
Región ecológica: Continental
Ámbito de la actuación: Nacional
Instituciones: Académicos y científicos, gobierno central, gobierno local, Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y Organizaciones de Base Comunitarias (OBC), asociaciones profesionales.

Palabras clave = Asequible a los recursos financieros disponibles. Materiales de construcción. Desarrollo de la capacidad de actuar. Tecnología de la construcción. Iniciativa personal.

Categorías = Procesos de planificación regional y urbana: proceso consultivo. Erradicación de la pobreza: generación de ingresos; creación de puestos de trabajo; formación profesional. Desarrollo económico: desarrollo de empresas (sector formal y sector informal).

Contacto principal:
The Community Self-Build Agency, Unit 26
Finsbury Bus. Ctre, 40 Bowling Green Ln.
Londres, Reino Unido
EC1R ONE

Patrocinador:
National Federation of Housing Associations (NFHA)
175 Gray's Inn Road
Londres, Reino Unido
WC1X 8UP
0171 278 6571

Socio:
The community Self Build Agency
Mc Gettigan, Anna: Com'ty Self-Build Ag'y
40 Bowling Green Lane
Londres, Reino Unido
EC1R ONE

Socio:
Walter Segal Self-Build Trust
Broome, Jon: Architype
4 The Hop Exchange
Londres, Reino Unido
SE1 1TY


R E S U M E N

El objetivo es capacitar a la gente para construirse sus propias viviendas de alta calidad para alquilar, como consecuencia adquieren conocimientos y confianza y cubren también sus necesidades de vivienda.


Inicio: 1978


D E S C R I P C I Ó N


Historia

La gente construye cada año un número significativo de casas para su propio uso. Generalmente la intención es construir una vivienda convencional pero mayor de lo que de otro modo podrían permitirse. Muchas de estas personas tienen conocimientos de construcción de alguna clase y la mayoría tienen la capacidad de conseguir financiación para el proyecto.

En los años setenta, el arquitecto Walter Segal estableció un nuevo enfoque de la autoconstrucción para capacitar a gente corriente sin conocimientos previos para construir su propia vivienda. Su idea era simplificar el proceso de construcción utilizando una estructura de vigas y pilares que podía ser levantada totalmente a mano para proporcionar un hogar de sustanciales ventajas: una amplia gama de posibles diseños y situación de puertas y ventanas, altos niveles de aislamiento, fácil mantenimiento y posibilidad de ampliación o variación si las necesidades de vivienda cambiaban.

El primer proyecto de comunidad autoconstruida utilizando esta técnica se empezó en Lewisham, en el sur de Londres, en 1978, y proporcionó a los constructores una vía de acceso a bajo coste hacia la propiedad de su vivienda. El potencial de esta técnica para ayudar a la gente con bajas rentas a adquirir conocimientos, confianza y una vivienda, empezó entonces a inflamar la imaginación de la gente en diferentes zonas del país y se empezaron a construir muchas más casas. Jóvenes en paro completaron un proyecto en Bristol (Zenzele). Otros arquitectos han desarrollado distintas técnicas para conseguir el mismo objetivo y el primer proyecto autoconstruido para alquiler comenzó en Tower Hamlets en 1988 utilizando una de estas variaciones. En marzo de 1995, se habían completado 36 proyectos que proporcionan 214 viviendas y otros 20 que proporcionarán 200 viviendas están en construcción.

Actualmente se han establecido oficinas para promover la autoconstrucción: Walter Segal Self Build Trust (Asociación para la Autoconstrucción Walter Segal) fundada en 1987, la Community Self Build Agency (Oficina de Autoconstrucción de la Comunidad) en 1989 y la Young Builders Trust (Asociación de Jóvenes Constructores) en 1994.

Algunos de los primeros proyectos fueron construidos por gente que había estado a la cabeza de las campañas locales para conseguir más viviendas, especialmente para solteros. Los Brighton Diggers (Cavadores de Brighton) habían luchado durante muchos años por que se reconocieran las necesidades de las personas solteras, y lograron terminar sus viviendas en 1994. Más recientemente, los grupos desfavorecidos de rentas bajas han visto en la autoconstrucción la mejor respuesta a su problema de vivienda, como en North Tyneside.
Grupos de minorías étnicas también han terminado proyectos, incluyendo el Fusions Jameen en Lewisham.

Existe una serie de asociaciones de viviendas que han promocionado la autoconstrucción como solución y han ayudado y apoyado a grupos de autoconstructores. CHISEL Secondary Housing Cooperative ha jugado un papel muy importante, pero al menos otras doce han aportado estructura de apoyo y financiación necesarias para que los grupos pudieran tener éxito.

Los proyectos individuales se han tenido en consideración como ejemplos de Mejores Prácticas para Habitat II. La intención de este estudio es proponer que el concepto de autoconstrucción en sí mismo merece ser tenido en cuenta, paralelamente a la consideración de proyectos concretos que ilustran cómo puede hacerse mejor el proyecto para que funcione bajo diferentes circunstancias.

Impacto cuantitativo y cualitativo

La autoconstrucción produce viviendas asequibles del mismo modo que producen los promotores convencionales. El coste no es grande y, en un emplazamiento difícil, puede ser considerablemente menor debido a la sencillez de la cimentación y el diseño no convencional.

Además el coste de la mano de obra que normalmente forma parte del coste de construcción lo aporta el autoconstructor. El pago por este trabajo puede posponerse a cambio de una reducción en el alquiler de un 15-30%, lo que reduce el coste inicial de la subvención, aunque no hay ahorro a largo plazo. Cuando se opta por la vivienda en propiedad a bajo coste, el trabajo del autoconstructor se traduce al final de la construcción en una compensación entre el valor de la finca y la cantidad en que está hipotecada.

La autoconstrucción no es una opción que se adapte a todo el mundo, pero personas de ambos sexos, de todas las edades y de todos los grupos sociales se han convertido con éxito en autoconstructores. Puede ser tan eficaz como cualquier otro medio de proporcionar viviendas a las personas que las necesitan, creando oportunidades disponibles para gente sin hogar o dando la posibilidad de cubrir sus necesidades a los hacinados inquilinos de la vivienda pública municipal, y además dejan libre la vivienda original para alquilarla a gente sin hogar.

Cada autoconstructor obtiene también conocimientos esenciales sobre construcción. Puede establecerse una relación con los niveles 1 y 2 de los National Vocational Qualifications (NVQ) (Certificados de Aptitud Profesional Nacionales), de forma que una vez construida la casa, se obtiene un certificado de formación. Tras proyectos de autoconstrucción con éxito, se han creado pequeñas empresas de gestión de suelo y de utilización de papel reciclado como aislante.

Tan importante como eso es que los autoconstructores adquieren confianza en sus propias habilidades, lo que les sitúa en una buena posición a la hora de buscar cualquier tipo de empleo, no sólo empleo en la construcción.

Las viviendas autoconstruidas en general son una intervención favorable al medio ambiente. El tipo más común de construcción es de estructura de madera con paneles y ventanas también de madera, que logran altos niveles de aislamiento ahorrando unos 5.000 kilos de CO2 al año por vivienda de acuerdo con la normativa de edificación. La utilización de madera de fuentes sostenibles también ayuda a que el CO2 quede fijado en la estructura y evitar que pase a la atmósfera. Como los autoconstructores están expuestos directamente tanto al proceso de construcción como al medio ambiente de la casa terminada, han sido partidarios de minimizar el uso de productos químicos en todas las fases del proceso de construcción y crear edificios saludables.

Algunos autoconstructores pueden usar hormigón, que tiene mucha energía acumulada, pero con un sistema constructivo que requiera muy poca utilización de fuel para su funcionamiento.

Cambios en política o práctica

El primer proyecto autoconstruido para alquiler necesitó que la Housing Corporation (Corporación de Viviendas) aceptara que las casas construidas de esta forma iban a ser de tan buen nivel como las casas convencionales y que el trabajo aportado por el autoconstructor se valoraría como parte del coste del proyecto. Hubo una resistencia inicial pero se llegó por fin a un acuerdo en ambos temas en 1990. La autoconstrucción es ahora una parte pequeña pero aceptada de los fondos de la Housing Corporation. Existe un considerable potencial para un programa mucho mayor.

Los proyectos autoconstruidos han tenido también que salvar obstáculos en su camino por parte de los departamentos municipales de regulación de la edificación que no siempre han aceptado que las técnicas de construcción fueran aceptables. Esto continua siendo una cuestión de negociación local pero con el aumento del número de proyectos establecidos en otras áreas municipales, se está haciendo más fácil conseguir licencias para nuevos proyectos.

Los mismos problemas han surgido con las autoridades de planificación que han dicho que las propiedades aisladas no son adecuadas para solares particulares. De nuevo esto supone una dificultad que hay que salvar en las áreas nuevas, pero una mayor experiencia y una selección más amplia de tipos de viviendas autoconstruidas, está haciendo más fácil superarla.

Participación de los usuarios y residentes

La autoconstrucción requiere que los usuarios y futuros residentes estén plenamente comprometidos. Todos los proyectos de autoconstrucción incluyen consulta y formación esencial antes de comenzar el trabajo en el lugar y un apoyo continuado a partir de ese momento.

Aceptación y apoyo

El apartado anterior de "cambios de política" establece las dificultades que han tenido que ser superadas para ganar la aceptación de los propios proyectos.

También ha habido algunas autoridades locales que dijeron inicialmente que la autoconstrucción no puede cubrir las necesidades de vivienda de los más desfavorecidos. Actualmente la autoconstrucción ha llegado a un amplio conjunto de personas diversas de diferentes orígenes y con diferentes circunstancias de vivienda, desde alojados en albergues para gente sin hogar y hoteles de cama y desayuno a viviendas municipales existentes pero en malas condiciones. No deja de ser verdad que los autoconstructores tienen que disponer de tiempo y automotivarse, pero esto ha sido posible gracias al ejemplo de los propios autoconstructores, que demuestran que están lejos de ser un grupo exclusivo.

Los programas municipales y del gobierno reconocen cada vez más el doble beneficio de cubrir las necesidades de vivienda y reafirmar la capacidad y la confianza en uno mismo.

Fomento de la colaboración

Los grupos de individuos formados para llevar a cabo la autoconstrucción necesitarán encontrar suelo en el que construir sus hogares, conseguir financiación para cubrir el coste de los materiales de construcción, habérselas con los procedimientos burocráticos de la normativa de edificación y el planeamiento local y conseguir la Housing Association Grant (Subvención de la Asociación de Viviendas) si quieren construir para alquilar a precios asequibles. Algunas asociaciones de vivienda se han especializado en ofrecer sus servicios a grupos de autoconstructores para abordar estos problemas, creando una colaboración con el grupo de autoconstructores que hace posible que el proyecto siga adelante y los problemas sean superados.

Las autoridades locales han fomentado la autoconstrucción, reservando suelo para los proyectos mientras se busca la financiación, se establece el grupo y los edificios se diseñan.

Evaluación

Los conocimientos adquiridos por los individuos se convalidan generalmente como NVQ (certificados).



S O S T E N I B I L I D A D


Las viviendas autoconstruidas suelen ser de estructura de madera y alcanzan altos niveles de aislamiento. Gran parte de los materiales utilizados vienen de fuentes sostenibles y suponen mucha menos producción o extracción de mineral. Además utilizan menos fuel que la mayoría de las viviendas convencionales.

La autoconstrucción ofrece un poderoso ejemplo de cómo los individuos pueden cubrir sus propias necesidades con un menor perjuicio para el medio ambiente. No obstante, la construcción de viviendas para la gente sin hogar puede excluirles del resto de las ayudas habituales de la sociedad: resuelve su problema de vivienda pero no así el resto de sus problemas. La autoconstrucción tiene la posibilidad de cambiar la vida de los autoconstructores.



I M P A C T O


En marzo de 1995:


Este documento se ha editado a partir de una versión inglesa.
Traducido por M. Soledad Pascual Ortiz.


Revisado por Isabel Velázquez.

Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 1996 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/96/bp329.html
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid Ministerio de Fomento
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras de EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio