Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 1996 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/96/bp309.html

Proyecto de construcción de Viviendas "El libre albedrío" en Ankara (Turquía)


Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 1996, y catalogada como BEST. ( Best Practices Database.)
País/Country: Turquía

Región según Naciones Unidas: Europa del Este (incluidos todos los países de transición)
Región ecológica: Árido y semiárido
Ámbito de la actuación: Global y regional
Instituciones: Académicas y científicas, gobierno local, organismos internacionales, organizaciones no gubernamentales (ONG) y organizaciones de base comunitaria (OBC).

Palabras clave = Participación de la comunidad. Industria de la construcción. Formación de la unidad familiar. Política de vivienda. Planificación urbana.

Categorías = Desarrollo económico: desarrollo de empresas (sector formal y sector informal). Vivienda y usos del suelo: carencia de vivienda. Procesos de planificación regional y urbano: planificación comunitaria.

Contacto principal:
Turkkonut
Ataturk Bulvari 81/28
Ankara, Turquía
06420
90 312 433 2801 - 435 4366
Fax: 90 312 432 3198 - 432 0197

Patrocinador:
Central Union of Housing Cooperatives of Turkey (Turkkonut)
Ataturk Bulvari 81/28
Ankara, Turquía
06420
90 312 433 2801 - 435 4366
Fax: 90 312 432 3198 - 432 0197

Socio:
Turkkonut
Odabasi, Yilmaz
Ataturk Bulvari 81/28-24
Ankara, Turquía
06420
90 312 433 2801 - 435 4366
Fax: 90 312 432 3198 - 432 0197

Socio:
Affiliated Unions of Turkkonut
Simsek, Yilmaz
Ataturk Bulvari 81/24-28
Ankara, Turquía
06420
90 312 433 2801 - 435 4365 - 435 4367
Fax: 90 312 432 3198 - 432 0197


R E S U M E N

La Turkkonut ha organizado un servicio de construcción de viviendas en todo el país, gracias a la nueva Ley de Vivienda. Tratando de ampliar el número de gente que vive felizmente, Turkkonut está entregando las llaves de 110.000 viviendas un 20% más baratas que las que construye el gobierno u otras empresas. En siete años ha terminado 24.000 viviendas en la zona de "Batikent", 10.700 viviendas en el asentamiento "Aayyolu" de Ankara y 76.000 más en el resto de Turquía. Está preparando un proyecto para construir 40.000 viviendas que se llama "Proyecto Aayyolu II", y ya ha comenzado a distribuir el suelo para viviendas entre las cooperativas. Si la experiencia de la Turkkonut se tomara en serio de forma global y pudiera ofrecer algún servicio a la humanidad, seríamos muy felices al comprobar lo útil que habría sido nuestro trabajo.


Inicio: 01/87
Final: 12/96


D E S C R I P C I Ó N


Las zonas residenciales

La zona de Aayyolu: Se trata de un terreno de 450 hectáreas, situado a 17 km del centro de la ciudad, que estaba completamente vacío antes de 1988, sin árboles y sin población y que carecía de todas las infraestructuras necesarias como el agua, la electricidad, las carreteras y el alcantarillado.

La zona de Batikent: Es un terreno vacío de 5.000 hectáreas cerca de la autopista de salida hacia el oeste, situado a 7 km del centro de la ciudad.

La construcción comenzó en 1972, y una vez que la Turkkonut comenzó a trabajar en la zona en 1986, se construyeron 500 viviendas. Entre 1987 y 1993, la Turkkkonut construyó 24.000 viviendas y además colaboró en el estudio de las infraestructuras.

La zona de Dodurga Aayyolu es un área adecuada para la expansión urbana, al estar conectada con la autopista y situada a tan sólo 20 km del centro de la ciudad; se ha extendido gracias a la adquisición de terrenos, que ahora suman 100 hectáreas. Este suelo que pertenecía a unos 490 propietarios, se pudo comprar gracias a la gestión de la Turkkonut, que después lo ha zonificado para construir en él 4.000 viviendas.

Requisitos de producción del proyecto

Es responsabilidad de los gobiernos crear un entorno sano, social y legal, para los que desean disfrutar de la seguridad de un alojamiento. Tener una casa en un entorno sano y seguro, en una zona en la que no haya peligro de expulsión, va unido a esta responsabilidad. Hay un compromiso para solucionar los problemas de la gestión democrática de la ciudad, de las zonas rurales y de las áreas pobres urbanas. Al tiempo que las áreas saludables para el establecimiento de la población se extienden sobre la enorme superficie que provoca la necesidad de vivienda, es necesario prevenir el deterioro de las ciudades, cualificar su medio ambiente y dotarles de vida, además de distribuir la economía de la ciudad de una forma igualitaria y también catalogar y proteger los edificios de carácter histórico y otros valores similares que contribuyen a conservar el entorno social y cultural.

En los primeros años del siglo XXI, las ciudades más pobladas de la Tierra estarán situadas en los países más pobres. Ésta estructura social se ha creado como última esperanza para la enorme masa de gente que se había encontrado con la pobreza y la falta de ayuda, y que ha formado parte de la migración masiva que ha tenido lugar durante la segunda mitad del siglo XX. Esta situación se ha vivido también en nuestro país y ha dado origen a muchos problemas en las ciudades por la falta de las infraestructuras necesarias. Millones de personas del sureste de Anatolia fueron así obligadas a emigrar de los pueblos en los que vivían. En general, esta migración ha supuesto un importante aumento de la población en las grandes ciudades como Ankara, Estambul, Esmirna y Adana y, de acuerdo con las estadísticas, en 2 ó 3 años ha causado un incremento de la población de estas ciudades de 2 veces y media. El sistema de asentamientos de un país se debe desarrollar estableciendo una red de relaciones entre sus asentamientos y los de los otros países. Se debe establecer una red mundial para ampliar las opciones y para potenciar el desarrollo de la libertad en lugar del de la economía.

Es natural que no se pueda esperar una mejoría económica si un ciudadano medio no puede alquilar una casa, porque gastaría el 80% o el 100% de su salario.

Lograr bajar el precio de los alquileres de las viviendas hasta que supongan solo el 15% o el 20% del salario de los funcionarios, sólo es posible si se incrementa el número de viviendas con condiciones higiénicas adecuadas, una cierta calidad de vida y adecuadas al entorno.

Ankara parece estar haciendo esfuerzos para prevenir un desarrollo perverso de la planificación urbana, para producir entornos saludables y zonas de asentamiento de población convenientes respetando el derecho humano a una calidad de vida asegurada que se supone existe en las ciudades contemporáneas y para que tengan éxito consiguiendo aquello que parece imposible.

Ejecución

Desde 1950, Turquía ha asignado determinadas tareas a algunos ministerios e instituciones y ha llevado a juicio 48 casos, aunque no consiguió ganar ninguno de ellos, para poder resolver el problema de la vivienda y evitar la mala planificación de las ciudades. Sin embargo desde que se aplica la Ley de Financiación de la Vivienda n. 2.985 aprobada en 1984, parece obvio que ha habido una mejora de la planificación urbana y de la construcción ilegal en Turquía. Después de la promulgación de la ley, se establecieron 43.000 cooperativas de construcción, 80 unidades y una Unidad Central. Por supuesto, estas instituciones democráticas no han conseguido trabajar juntas en serio, pero se ha conseguido una integración parcial y además se han logrado desarrollos con notable éxito en la gestión y supervisión de la Unidad Central de Turkkonut. Se puede ver como la construcción ilegal ha parado, especialmente en Ankara, una vez se han puesto viviendas a disposición de la gente necesitada de los asentamientos colectivos de Batikent y Aayyolu, como resultado del apoyo prestado por otra cooperativa. En cambio, en Ankara no se pudo lograr cubrir la demanda.

Como en otras grandes ciudades y en general en toda Turquía, en la ciudad de Ankara, que tiene una población de 4 millones de habitantes, faltan 100.000 viviendas y debido al rápido crecimiento de la población y a las migraciones masivas, se necesitan anualmente otras 25.000 viviendas. Parece difícil que se pueda cortar radicalmente el déficit de viviendas en el siglo que viene. Porque, al contrario que la Autoridad Estatal de Vivienda, los institutos estatales y el sector privado han estado construyendo 5.000 viviendas anuales. La Turkkonut, que promueve un número de viviendas igual al que construyen el resto de instituciones y empresas en conjunto, en sus 8 años de trabajo ha cubierto felizmente la demanda de vivienda de los ciudadanos.

Proyecto de Batikent
: La Ley n. 2.985, ha permitido, por primera vez en el mundo, la inauguración de una zona residencial de 44.000 viviendas, con todos los problemas y las necesidades que conlleva, construida por una cooperativa. En esta zona que se conoce como "Asentamiento de Batikent", la Turkkonut ha terminado en un período de 5 años la construcción de 24.000 viviendas pareadas y en bloques de cinco alturas con una superficie media de 100 m2, y a un precio equivalente al 20% del precio de las viviendas construidas por el Estado y por otras empresas, y con una calidad además que se destaca de las demás. Todas las infraestructuras y servicios de esta zona urbana se han realizado de acuerdo a una planificación precisa y se han terminado igualmente los equipamientos sociales tales como las zonas verdes, los colegios, los hospitales, la comisaría de policía, etc.

Proyecto de Aayyolu
: En el área conocida como Aayyolu se realizaron proyectos tipo, después de la nacionalización en colaboración con el Ayuntamiento a través de las investigaciones y los estudios de planeamiento que realizaron nuestros expertos en vivienda y de los asentamientos continuos en la zona. En una zona rural de 450 hectáreas se ha realizado un proyecto de infraestructuras y equipamientos sociales. La Turkkonut y las cooperativas afiliadas pertenecientes a diferentes sectores realizan todos los trámites que se requieren de principio a fin, tales como la realización de todos los proyectos en un área de asentamiento de 10.700 viviendas, la distribución del suelo y la construcción de dichas viviendas. Hay que tener en cuenta que los proyectos se realizan en las áreas en las que los cooperativistas poseen sus viviendas de manera que no escatiman esfuerzos voluntarios en tareas tales como el abastecimiento de materiales, la propia construcción y la colaboración que se precise en labores administrativas. Al final, se obtuvieron edificios de viviendas baratos y de calidad, a un precio 10 veces menor del que hubieran tenido si se hubieran seguido las pautas habituales.

Gracias al esfuerzo de los miembros involucrados en las Juntas de Gestión, el 80% de la construcción ha concluido y en un 15% de las viviendas hay gente instalada. Así que las 35.000 viviendas y los 7.200 edificios de viviendas con alturas variables de 5 a 12 plantas, se han convertido en el asentamiento más valorado de toda Ankara. Desde entonces, trabajando hacia el futuro y en la dirección de los deseos de los ciudadanos, el precio del m2 de las viviendas se ha reducido hasta ser un 50% más barato que el que ofrecen el gobierno y otras empresas. En general, la infraestructura y el trabajo fundamental para el cambio se han realizado gracias a la gestión local, debido a las consideraciones políticas que apremian a la política de dotación de servicios. Sin embargo ha habido algunos fallos que han aparecido al trabajar juntos, pero que, como se indica más abajo, no han empañado el éxito.

Proyecto Aayyolu II
: La comunidad de la Turkkonut, con su comportamiento, no logró convertir esta experiencia en un servicio debido a la insensibilidad del gobierno y la gestión local. Como no pudo conseguir el suelo a través del gobierno, que es el primer requisito para poder construir viviendas, trató de comprar suelo urbanizable por sus propios medios. Con este espíritu, comenzó a distribuir suelo residencial a las cooperativas en los terrenos descritos en el "Proyecto Dodurga Aayyolu" a partir de la planificación de una zona de asentamiento para la construcción de unas 8.000 viviendas bajo el nombre del Proyecto Aayyolu II Uydukent. Esto se llevó a cabo mediante la compra de los títulos de escritura de terreno de 490 propietarios uno a uno, uniendo todos estos terrenos, y realizando todo tipo de infraestructuras e instalaciones urbanas y los planes de construcción, y logrando su posterior aprobación. Se preparó la construcción y la supervisión con la Unidad Central. Teniendo en cuenta el medio ambiente y la ecología adecuados, para hacer que la vida continúe, la zona estará lista para empezar a construir en 1996 y en ella se ejecutarán proyectos para satisfacer los anhelos de la gente de todos los sectores de Ankara.

En general: Turkkonut, aprovechando su experiencia y las posibilidades que brinda la Ley de Vivienda, presta los mismos servicios de forma extensiva a través de sus unidades regionales y de las cooperativas establecidas en toda Turquía, especialmente en las grandes ciudades. En concreto, las unidades establecidas en Esmirna, en Estambul, en Kutahya y en Manisa, están ofreciendo una amplia gama de servicios con gran éxito. En un período de desarrollo de 5 años han entregado las llaves a un total de 90.000 nuevos propietarios de sus viviendas.

Conclusión

La Unión Central de las Cooperativas de Construcción de Turquía (TURKKONUT), que se estableció definitivamente en 1985, ha organizado un servicio de construcción de viviendas en todo el país apoyándose en la reciente Ley de Vivienda. Con sus 160.000 miembros y 1.200 cooperativas asociadas tratando aún de abrirse al mundo, tiene la satisfacción de haber podido entregar 110.000 llaves de otras tantas viviendas de 100 m2 de superficie media en tan sólo 7 años. Hoy, nuestro estado, que ha sufrido la falta de normativa y de su cumplimiento durante 18 años, no puede dejar de reconocer el servicio que presta la Turkkonut. Los ciudadanos reciben el servicio que requieren a través de la gestión de las cooperativas, de la Unidad Superior de gestión y de la Unidad Central de gestión, que ellos mismos han conformado a su libre albedrío para que construyeran sus viviendas. Éste servicio se está convirtiendo en un puente entre el ciudadano y la gestión local, a través de la supervisión, la dirección y el control de la Unidad Central, que también ha sido elegida por votación de los ciudadanos. La Turkkonut ha demostrado que proporciona un servicio de promoción de viviendas mejor que el que dan el gobierno y las empresas privadas. Puede realizar el servicio en menos tiempo y de forma más barata. Por tanto, ha quedado probado que el triángulo formado por la Unidad Central, los Gestores Locales y el Estado puede enfrentarse con éxito a estos requisitos y servicios. Nosotros proponemos que la Ley de Viviendas Colectivas y su cumplimiento por parte de las cooperativas, basándose en la legislación vigente y que operan con éxito en Turquía, sean un ejemplo para el mundo.

Si la financiación para viviendas colectivas y la ley promulgada por el estado se utiliza de acuerdo a su procedimiento, potencialmente puede aumentar su crédito de ayuda a un 80%. Es muy posible que los ciudadanos puedan contribuir a su propio proyecto y cumplir su deseo de poseer una vivienda aportando un 25% o un 30%. El estudio de las unidades superiores se entiende como un puente entre los ciudadanos y el Estado, con su conocimiento y supervisión. Éste dirige a las cooperativas para que empleen materiales baratos, tecnología y modelos concretos con sus posibilidades de financiación. Estas líneas directrices son el mejor enfoque para hacer cumplir el derecho a tener una vivienda y el resto de los derechos humanos, al asegurar un medio ambiente saludable y unos asentamientos adecuados para la gente en todo el mundo. La Turkkonut, mediante la construcción de nuevas áreas residenciales, al tiempo que realiza y ejecuta los proyectos para construir viviendas y lograr un medio ambiente sano, proporciona la necesaria formación y los medios de vida a los ciudadanos una vez realizado el proyecto.

Tomándonos en serio nuestro cumplimiento y nuestro éxito que es legal por lo que respecta a la sociedad, productivo por lo que respecta a lo económico, continuo por lo que respecta a la ecología, y lleno de energía por lo que respecta a la cultura a nivel global, se mejorará la vida de los pobres de todo el mundo en zonas de asentamiento saludables y en las ciudades, gracias a la extensión de los derechos de igualdad. Sustituyendo la oferta estatal, la Turkkonut ha probado con su experiencia que se pueden tener zonas residenciales y viviendas de calidad que sean del gusto de los ciudadanos que se toman su trabajo en serio. Cuando nuestra experiencia sea tomada en consideración por el resto del mundo, podrá ofrecer algo a la humanidad, y esto será la mayor satisfacción de nuestro trabajo.




S O S T E N I B I L I D A D


Como en cualquier parte del mundo, donde se cuente con un marco de derecho a la vivienda y de derechos humanos, lo primero de todo es la obtención de suelo para la construcción de viviendas.
En Turquía, las leyes n. 1.163 y n. 3.476, (esta última de rango superior a la primera), son satisfactorias y tienen una capacidad aceptable de resolución de los problemas. Sin embargo, en vez de tener suelo suficiente, debido a la intervención del gobierno carente de reglamentación administrativa, sólo se obtuvo un quinceavo de los 3.000.000 m2 necesarios anualmente.

Para las necesidades de vivienda de los ciudadanos, la Ley de Financiación de Vivienda Colectiva, gracias a la concesión de créditos que cubren del 70% al 80% del coste de las viviendas, existe la posibilidad de completar la construcción de las viviendas. Sin embargo, el uso de estos fondos a través de los presupuestos generales, en lugar de como indica la ley, disminuye la velocidad de construcción de las viviendas.

Se debe dar la posibilidad a los ciudadanos de que construyan sus propias viviendas para que respondan a sus propios deseos y necesidades de una forma más económica. Las cooperativas, especialmente con el sistema de Turquía, proporcionan muy fácilmente esta posibilidad. Especialmente, los estudios del triángulo de las Autoridades Estatales de Vivienda, Gestores Locales y la Unidad Central de Cooperativas que representa el nivel superior de gestión cooperativa, dan la posibilidad de construir mediante las subvenciones para viviendas saludables y baratas y un medio ambiente sostenible, equipamientos sociales, infraestructuras, etc.

Desde la fase de proyecto a la de construcción de las infraestructuras y superestructuras, la gestión del medio ambiente y de la zona de viviendas, todos los trabajos se pueden realizar a voluntad de los ciudadanos que poseerán las futuras viviendas, de acuerdo con las decisiones tomadas en las Asambleas Generales que se celebran anualmente.

Mientras tanto, superada con apuros la ejecución de los servicios de supervisión e información por parte de la unidad superior mediante un sistema específico, constituye la seguridad y el éxito de la mejora.

La Turkkonut, que es una institución sin ánimo de lucro, sigue el siguiente sistema:

  1. Al conseguir suelo por sí misma, ha sido capaz de construir el mismo número de viviendas que todo el resto de organizaciones estatales, de forma más económica y en un tiempo mucho más corto y ha evaluado los recursos de suelo que aún permanecían sin contabilizar.

  2. Al desarrollar el sistema de cooperativas, ha estudiado la triple gestión del estado, los gestores locales y la Unidad Central de Cooperativas.

  3. Ha establecido una metodología para realizar los proyectos de vivienda.

  4. Ha movilizado con su energía a los ciudadanos para que construyan sus propias casas.

  5. Ha contribuido a todas las fases del proyecto.

  6. Ha pensado cómo conseguir créditos de los gobiernos y de las organizaciones internacionales y, cuando éstos no se pueden obtener, cómo utilizar sus propios recursos.

  7. Ha desarrollado la habilidad de los pobres y las personas que no tienen vivienda para que utilicen sus capacidades y está satisfecha con este comportamiento.

I M P A C T O




I N D I C A D O R E S


  1. Derecho a la vivienda y a un medio ambiente sostenible

  2. Tener unas viviendas baratas y saludables, localizadas en un medio seguro

  3. Ejecución del proyecto gracias a la ayuda técnica, de gestión y financiera de Turkkonut

Este documento se ha editado a partir de una versión inglesa.
Traducido por María Isabel Gómez Jiménez.


Revisado por Isabel Velázquez.

Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 1996 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/96/bp309.html
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid Ministerio de Fomento
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras de EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio