Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > América Latina y el Caribe > Concurso Internacional 1996 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu/bp042.html

Proyecto de recogida selectiva y reciclaje de residuos sólidos, Recife (Brasil)


Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 1996, y catalogada como BEST. ( Best Practices Database.)
País/Country: Brasil

Región según Naciones Unidas: América del sur
Región ecológica: Tropical y subtropical
Ámbito de la actuación: Metrópoli
Instituciones: Académicas y científicas, gobierno central, gobierno local, gobierno regional, organizaciones no gubernamentales (ONG) y organizaciones de base comunitaria (OBC), sector privado (sector informal incluido) y asociaciones profesionales

Palabras clave = Impacto ambiental. Higiene. Generación de ingresos. Colaboración pública y privada. Residuos sólidos.

Categorías = Infraestructura: gestión y tratamiento de residuos.

Contacto principal:
Urban Cleaning and Maintenance (EMLURB)
Av. Gov. Carlos de Lima Cavalcanti, 09
Recife, Pernambuco Brasil
50070-110
+55(81)2216525

Patrocinador:
Secretariat of Urban Environment Planning (SEPLAM)
Av. Martin Luther King, 925
Recife, Pernambuco Brasil
50030-093
+55(81)2210065

Socio:
Municipality of Jaboatao dos Guararapes
Arrais, Silvia Cavalcanti
Av. Gov. Carlos de Lima Cavalcanti, 09
Recife, Pernambuco Brasil
50070-110
+55(81)2216525

Socio:
The Glass Industry Company (CIV)
SOARES, J. A. - Josué de Castro Centre
Rua Dom Bosco, 779
Recife, Pernambuco Brasil
+55(81)4232800

Socio:
Josué de Castro Centre for Studies and Research
BARROS, M. A. - Technology Centre UFPE
Av. Acadêmicos Hélio Ramos, s/n
Cidade Universitária- Recife, Pernambuco Brasil
+55(81)2718223


R E S U M E N

El proyecto realiza un programa a bajo coste de recogida y reciclaje de residuos sólidos. El programa apoya la recogida informal y la comercialización de productos reciclables. Los objetivos específicos son: la mejora de los vertederos y del tratamiento de los residuos sólidos urbanos en el área metropolitana de Recife, la reducción de la producción de residuos sólidos y promover el reciclaje de residuos sólidos a través de su comercialización en colaboración con el sector privado. Hombres, mujeres, niños y jóvenes trabajan en cooperativas o en otras organizaciones de base comunitarias (OBC) y generan ingresos mediante actividades sostenibles. La educación para la higiene y las actividades relativas a la educación ambiental que tienen en cuenta las diferencias de género ayudan a reducir la contaminación ambiental urbana y facilitan el funcionamiento y mantenimiento de la ciudad.


Inicio: 06/96
Final: 12/98


D E S C R I P C I Ó N


Recife es la capital del estado de Pernambuco, situado en el noreste de Brasil. Tiene una población aproximada de 1.300.000 habitantes y una renta per cápita anual de 3.089 dólares estadounidenses. La población del área metropolitana era de 3 millones de habitantes en 1991, su tasa de crecimiento, el 1,81%, es pequeña en comparación con el resto de las ciudades de Brasil. La tasa de desempleo es la más alta entre las seis áreas metropolitanas principales de Brasil. La prestación de servicios, sector en la que las mujeres juegan un papel importante, y el comercio son sus actividades económicas más importantes. Aunque en Recife el reparto de riqueza es desigual y hay una gran proporción de familias pobres, la creatividad para sobrevivir es mucha. El sector informal emplea al 53'2% de la población trabajadora y la gente emprende alternativas al desarrollo formal.

La evacuación de aguas es un problema ambiental relacionado con la falta de infraestructuras y con la influencia de las mareas. El problema se agrava porque la recogida y el tratamiento de las aguas residuales domésticas son limitados (el 79% de la población pobre carece de alcantarillado) y la producción de residuos sólidos es abundante y su gestión es inadecuada. La concienciación sobre los problemas ambientales es escasa. Los residuos contaminan el agua, la incidencia de las enfermedades relacionadas con el agua es elevada, y los costes para el sector público son importantes.

Como la mayoría de las ciudades de Brasil, Recife tiene graves problemas de financiación. Las instituciones municipales, por lo tanto, recurren a las organizaciones sociales y a los enfoques comunitarios como alternativas a los servicios públicos. La administración descentralizada realiza un programa integrado de saneamiento básico, que incluye la evacuación y eliminación de las aguas residuales, la limpieza urbana y la promoción de la salud. La ciudad se divide en seis zonas administrativas, que a su vez se dividen en tres microrregiones cada una. Las comunidades están representadas en las delegaciones regionales; las Juntas de Planificación de Zona y la Junta de Desarrollo Urbano trabajan en cada zona y en el municipio.

La limpieza urbana es un problema importante y el Programa de Recogida Selectiva y Reciclaje de Residuos Sólidos, iniciado en 1993, es un instrumento básico para la limpieza de la ciudad. El programa pretende cambiar el comportamiento de la población para reducir la producción de residuos sólidos, anima y promueve la comercialización de materiales reciclables y estimula la generación de ingresos. En consecuencia, también ayuda a reducir los riesgos para la salud y los gastos municipales en limpieza urbana.

A través de la educación ambiental y para la higiene los ciudadanos aprenden a separar los materiales reciclables en origen y los entregan a los grupos que los recogen, clasifican y venden para vivir. Esta necesidad se determinó consultando a la gente a través de los cauces institucionales y comunitarios, las ONG, las OBC y las Juntas Municipales. Estas últimas promueven este programa en una ciudad en la que casi 2.000 familias sobreviven gracias a la recogida de residuos. Estas familias, que antes eran explotadas por los intermediarios, están expuestas al contacto diario con la basura contaminada de las calles y de los vertederos.

El Ayuntamiento de Recife promueve el aprendizaje del reciclado. La Empresa Municipal de Limpieza Urbana (EMLURB) tiene un programa de reciclaje del papel usado en los departamentos municipales. Este taller produce un promedio de 2.400 hojas de papel al mes para usar como portadas y carpetas. El papel producido es rústico y artístico. El taller ofrece cursos de aprendizaje a los grupos comunitarios interesados en producir para las industrias del papel y del embalaje. El programa se dedica también a la producción, a pequeña escala de compost y funciona como un laboratorio para estudiar el reciclaje de residuos. Se enseña el proceso de compostaje a los alumnos de las escuelas elementales. El compost se emplea en parques y jardines públicos (un promedio de 66 toneladas al mes). Para incrementar la sostenibilidad del reciclaje y la reutilización, el programa hace hincapié en su comercialización y en el reciclaje industrial.

El Programa de Recogida Selectiva y Reciclaje de Residuos se incluye en tres proyectos de desarrollo más amplios del Ayuntamiento de Recife.

El Ayuntamiento a través del Programa de los Barrios pretende descentralizar la administración municipal en todos los ámbitos. Este programa se centra en la planificación, la programación y la evaluación de las actividades de las zonas y de los barrios y es uno de los medios de control social, a través de la participación en la elaboración de los presupuestos. Participan en este proyecto cerca de 700 organizaciones de base comunitaria y ha sido emprendido por 192 delegados de gestión de las comunidades.

El Programa de Educadores de Salud de la Comunidad (PACS) de la Secretaría Municipal para la Salud promueve la salud a través de 950 educadores. El programa reduce la distancia entre la Secretaría y los ciudadanos, y los indicadores de la salud han cambiado considerablemente en el municipio.

El Programa de Generación de Ingresos de la Secretaría de Planificación y Asistencia Especial de la Oficina del Alcalde recauda fondos gubernamentales a través del Banco del Noreste de Brasil (BNB(PROGER/PROFAT)) para apoyar las iniciativas económicas.

El programa de residuos se divide en varios proyectos:

La Recogida Selectiva en los departamentos públicos, con el lema "Nuestro papel es reciclar", la Recogida Selectiva en colegios, el "Vidrio Nuevo Otra Vez" y la Recogida Selectiva Compartida. Estos proyectos actúan independientemente, mientras otros proyectos se realizan de forma integrada y trabajan de manera interdependiente: Puntos de entrega voluntaria, Recogida Selectiva Comunitaria y Apoyo a la Recogida Selectiva que realiza el sector informal.

El proyecto de Puntos de Entrega Voluntaria se inició en 1993. Se han situado veintiseis contenedores especiales para la recogida separada de residuos reciclables, principalmente en los barrios de ingresos altos. El objetivo es situar otros 40 puntos de recogida. Además de proporcionar los medios adecuados para la recogida de los residuos reciclables, tiene también un propósito educativo. Iniciado por el gobierno local, el proyecto está siendo gradualmente asumido por el sector privado a través de las OBC. El sector público sólo se ocupa del mantenimiento de los equipos y del control social.

El Proyecto de Recogida Selectiva Comunitaria se realiza en los barrios de ingresos medios y bajos. Para estimular a las familias a separar los materiales, se les ha dado la posibilidad de cambiar estos materiales separados por alimentos, vales de comida o materiales de construcción para edificaciones colectivas. El intercambio lo hace cada familia o varias familias colectivamente. Se da prioridad a los barrios en los que la recogida de basura de un modo convencional resulta difícil. La participación local, especialmente la de las mujeres, reduce el volumen de los residuos y los costes de funcionamiento que en las zonas de difícil acceso son relativamente caros.

Durante los primeros tres meses la EMLURB recibe y vende los residuos reciclables al sector privado y también organiza la educación ambiental y para la higiene. Luego, si la receptividad de los residentes es buena, la EMLURB ayuda a los grupos a organizarse para conseguir una capacidad de gestión propia y a registrarse como una asociación, microempresa o cooperativa y les transfiere la ejecución del proyecto. Cada grupo genera ingresos para cerca de 8 personas. El programa ha colaborado con las industrias locales para comprar y trasladar los materiales reciclables. Los recogedores y los carreteros de la comunidad recogen los residuos reciclables que las amas de casa separan. Las líderes del proceso son en su mayoría mujeres. El programa cuenta actualmente con 34 grupos (13.200 familias hasta la fecha), de los cuales el 57% está dirigido por mujeres. Cinco de estos grupos gestionan el proceso completo. En todas las zonas la contaminación ambiental producida por la basura ha disminuido debido a la gran participación de los residentes. La educación para la higiene es necesaria para evitar que la comida recibida después de haber manipulado los materiales reciclables se contamine.

El proyecto de Apoyo a la Recogida Selectiva, que realiza el sector informal, ha sido propuesto por dos grupos activos en el reciclaje informal de residuos:

  1. los recogedores callejeros y los carreteros; y
  2. los traperos de los principales vertederos de la ciudad.
Ambos grupos los forman trabajadores no cualificados o semicualificados, la mayoría son analfabetos y carecen de licencia. La falta de trabajos alternativos, el escaso conocimiento de los riesgos laborales para la salud y los limitados recursos y perspectivas hacen que no quieran cambiar su trabajo ni las condiciones de éste. El proyecto pretende mejorar la situación de estos grupos teniendo en cuenta sus antecedentes y su contexto específico. Este proyecto investigó, con datos cuantitativos y cualitativos, los antecedentes sobre la explotación de los intermediarios (compradores de residuos y propietarios de los depósitos de las barriadas), analizó las alternativas a través de la organización de los recogedores y carreteros y del desarrollo de iniciativas colectivas. También se valoraron los efectos sobre la calidad del medio ambiente urbano y las condiciones sanitarias. Entonces las OBC ayudaron a establecerse a cuatro cooperativas de recogedores y carreteros (creadas en 1994), con una media de 16 miembros cada una. Las cooperativas consiguieron carros especiales con la ayuda del Ayuntamiento, de donantes y del sector privado. El proyecto promueve una recogida más higiénica y métodos de clasificación en los lugares de trabajo por zonas. Posteriormente, y dependiendo del interés, el objetivo es reforzar las asociaciones y sus contactos con las industrias y liberarlas de los intermediarios. Las consecuencias positivas son el aumento del número de participantes, la disminución del contacto directo con la basura contaminada, la reducción del número de vertederos y los efectos positivos en el medio ambiente urbano y en los gastos relacionados con la recogida de residuos. Un estudio proporcionó los datos básicos sobre el número de intermediarios y de los carros de recogida de basura de la ciudad. Se ha iniciado la identificación de los carros con una placa para mejorar el control y el seguimiento.

En el principal vertedero de la ciudad, situado en el Ayuntamiento de Jabaotao dos Guararapes, el proyecto intenta mejorar un área alrededor del mismo de 60 hectáreas. La basura depositada ya ha sido tratada por el Ayuntamiento de Recife y consiste en 5 millones de toneladas ó 14.185.714 m3. El proceso biológico se inició en marzo de 1994, para incrementar la vida del vertedero de 5 a 20 años aproximadamente. La zona se ha dividido en 8 celdas de tratamiento, que cuentan con evacuación de líquidos y gases y un reactor biológico para acelerar el proceso. En la primera celda el proceso ha concluido y la celda ha sido cerrada; la segunda está todavía en uso. Los traperos no pueden entrar por los riesgos para la seguridad que supone la maquinaria pesada, las zanjas profundas y la presencia de residuos tóxicos y de hospitales. Inicialmente eran unas 700 personas; un nuevo informe de abril de 1995 muestra un descenso a 555, el 20% de ellos son mujeres y el 10,1% niños y jóvenes, que forman dos subgrupos: recogedores de basura y vendedores. Su trabajo es su medio de vida y un beneficio para el tratamiento de las basuras ya que reduce la presencia de residuos sólidos reciclables en las celdas. La solución para el colectivo de los traperos no era su desaparición, sino dar apoyo social y mejores condiciones de trabajo a aquellos que decidan quedarse en vez de trabajar esporádicamente en el vertedero. El apoyo consiste en la vacunación, consejos relativos a la higiene, documentación legal, etc.. Los dos grupos se organizan en cooperativas para mejorar su situación legal y sus condiciones de trabajo y en septiembre de 1994 crearon un centro de selección y clasificación. A los 52 niños y jóvenes, que trabajaban allí a cambio de comida, se les dio empleo en las huertas comunitarias, y participan en el reparto de beneficios desde abril de 1994. Las actividades recreativas y educativas comenzaron en abril de 1995, e incluyen el aprendizaje de la lectura y trabajos manuales y en ellas participan el 30% de los niños. A corto plazo se ha planificado la plantación de girasoles y la venta de las semillas. A largo y medio plazo se ha propuesto la plantación de árboles frutales y la reforestación. Este proyecto está vinculado al proyecto de los recogedores callejeros: quienes trabajen en el vertedero y estén dispuestos a trabajar en la limpieza de la ciudad recibirán ayuda para formar parte de una cooperativa de carreteros y colaborarán en la difusión del sistema de recogida informal de residuos urbanos.

La gran influencia de las mujeres en la vida económica de Recife es bien conocida tanto en el municipio como en la nación. Esto le ha valido el nombre de 'La Meca del nuevo matriarcado' porque la proporción de mujeres cabeza de familia es un 9% más alta que en el resto de las ciudades brasileñas y su representación en la población económicamente activa ha aumentado considerablemente. Cuando se formuló el programa de residuos sólidos, estos factores estimularon y justificaron la identificación de las prácticas y necesidades básicas de las mujeres, relacionadas con su participación en los procesos de toma de decisiones, el establecimiento de nuevas políticas y el desarrollo de actividades que generaran ingresos. Los intereses de las mujeres y su participación son más evidentes en las actividades espontáneamente diferenciadas en razón del género. Pero el programa también utilizó mecanismos de motivación en razón del género para tratar las diferentes cuestiones e intereses de hombres y mujeres. Se identificaron los cometidos y las prácticas relacionadas con la gestión, recogida y reciclaje de residuos en razón del género, y se desarrollaron métodos para superar las limitaciones culturales a la participación de las mujeres. En el cartel que ilustraba las actividades del programa el personaje principal y el símbolo del proyecto es un coco. El programa usa este personaje neutro para facilitar la identificación y la discusión sobre el tipo de personas que participan en el trabajo y la división de responsabilidades entre hombres y mujeres. Los cambios más importantes, consistentes en la división del trabajo y de los beneficios, se produjeron con la ruptura de los patrones de género convencionales tanto por los hombres como por las mujeres, especialmente por las mujeres.

El Programa de Mantenimiento y Limpieza Urbana de la EMLURN ha sido implantado por la Secretaría de Coordinación y se centra en la movilización, educación y formación profesional. El programa negocia directamente con las comunidades principales y con sus delegados, a través del programa 'El Ayuntamiento en los Barrios' con el fin de seleccionar las áreas prioritarias para varios proyectos. Los líderes de la comunidad están comprometidos con el aumento de la concienciación (educación ambiental), movilización y orientación del comportamiento (educación para la higiene). Se ha ofrecido formación profesional y capacitación para solucionar los problemas urbanos, con una atención especial a los aspectos de mantenimiento y de salud, a los delegados del Programa El Ayuntamiento en los Barrios y a los educadores de salud de la comunidad tanto en el ámbito sectorial como en el microrregional, con el objetivo de enseñar a los educadores a trabajar en la concienciación sobre temas ambientales y cívicos. También se ofrece formación profesional al personal técnico local que trabaja en la supervisión urbana, el drenaje, la limpieza urbana y se ofrecerán a los que trabajan en la vigilancia epidemiológica.

La educación y la formación profesional comenzaron en octubre de 1994, y en ella participan profesionales de los departamentos mencionados y de los departamentos de la Secretaría Municipal de Educación que están motivados e interesados. El programa se centra en las características específicas de cada región o microrregión administrativa y usa las instalaciones de la administración gubernamental descentralizada y las instalaciones sanitarias comunitarias para sus cursos.

La EMLURB haciendo el seguimiento del establecimiento de prioridades para la política de mantenimiento (definiciones de gestión negociadas con los representantes de la comunidad) y del resultado de otras iniciativas, y también se encarga del mantenimiento de las infraestructuras urbanas y de la prestación de servicios públicos.



S O S T E N I B I L I D A D


La continuidad de las iniciativas emprendidas por la Municipalidad y los ciudadanos en la recogida selectiva de los residuos urbanos está asegurada por el fuerte énfasis en la educación ambiental y la gran participación de las OBC y del sector privado.

Las dificultades que surgieron en el período de realización fueron debidas principalmente a la falta de capacidad de gestión organizativa y por las fuertes fluctuaciones de los precios en el mercado de materiales reciclables.

La capacitación para la gestión de pequeños negocios lo organizan ahora los Centros Sociales urbanos conforme al Programa Permanente de Formación Profesional de la Secretaría de Política Social. La formación enseña a los participantes a actuar ante las fluctuaciones del mercado. Con el fin de abordar también las dificultades más elementales, tales como que los carreteros tienen que aprender a leer y a escribir, se ha comenzado un programa específico.

La continua colaboración entre los sectores público y privado es un elemento importante del programa. En Recife, como en cualquier otra ciudad, los intereses comerciales deberían proporcionar la continuidad a esta colaboración. Las hipótesis son que los materiales reciclables siempre formarán parte de los residuos urbanos, las industrias siempre estarán interesadas en obtener estos materiales y la participación de la población tenderá a aumentar. Las características socioeconómicas de la población también contribuyen a que tengan interés en explorar diversas iniciativas, ya que no hay otras oportunidades de conseguir un empleo y obtener ingresos a corto plazo. Otro factor que contribuye a este interés es el tipo de estructura y el grado de informalidad del mercado de trabajo local.

Respecto a las condiciones y las organizaciones establecidas para el control de los servicios públicos (representaciones, juntas institucionalizadas, etc...) ha sido difícil políticamente interrumpir el apoyo a estas iniciativas. Otro factor que contribuye a la duración del proyecto es la reducción de los costes de la recogida de residuos, especialmente en la recogida y transporte de los residuos sólidos a los lugares donde se recicla.

En general, el programa sufraga prácticamente su funcionamiento gracias a la reducción de los costes de los servicios públicos y los recursos obtenidos con la venta de los materiales separados y reciclables directamente a las industrias, ya que no se hacen cargo de la recogida puerta a puerta y ello aumenta la colaboración.

A excepción del programa de alfabetización y de formación de los educadores de la salud, todo los proyectos deberán convertirse en actividades que funcionan con normalidad y sin ninguna inversión del sector público.

El Ayuntamiento de Recife no ha empezado todavía a difundir la información sobre el proyecto y a extender este enfoque a otros sectores, aunque el resultado ha sido satisfactorio para una ciudad donde las prácticas explicadas tienen sólo dos años y medio de existencia.



I M P A C T O




Este documento se ha editado a partir de una versión inglesa.

Traducido por Gloria Gómez Muñoz.


Revisado por Lourdes Domingo e Isabel Velázquez.

Buenas Prácticas > América Latina y el Caribe > Concurso Internacional 1996 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu/bp042.html
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid Ministerio de Fomento
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras de EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio