Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 1996 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/96/bp005.html

El Grupo Nacional de Acción por la recogida selectiva "puerta a puerta", Melbourne (Australia)


Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 1996, y catalogada como BEST. ( Best Practices Database.)
País/Country: Australia

Región según Naciones Unidas: Oceanía (Australia, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Fiji y Micronesia incluidos)
Región ecológica: Zona costera
Ámbito de la actuación: Nacional
Instituciones: Gobierno central, gobierno local, organizaciones no gubernamentales (ONG), organizaciones de base comunitaria (OBC) y sector privado (sector informal incluido).

Palabras clave = Residuos domésticos. Reciclaje. Gestión de residuos. Producción de residuos. Reciclaje de residuos.

Categorías = Buena gestión urbana: fomento de la colaboración pública y privada. Modelos de producción y consumo: reutilización y reciclaje de residuos. Procesos de planificación regional y urbana: ayuda e iniciativas en caso de conflictos.

Contacto principal:
Suite 6, 355 Exhibition Street
Melbourne, Vic Australia
23076
61 3 9639 0922

Patrocinador:
National Kerbside Taskforce, c/- Recycling and Resource Recovery Council
Suite 6, 355 Exhibition Street
Melbourne, Vic Australia
3076
61 3 9639 0922

Socio:
Environmental Protection Agency, Camberra
Stanley, John
RRRC, Suite 6, 355 Exhibition Street
Melbourne, Vic Australia
3076
61 3 9639 0922

Socio:
Queensland Dept of Environmental and Heritage, Queensland
Hyman, Mark
EPA, 40 Blackall Street
Barton, ACT Australia
2600
61 6 274 1498


R E S U M E N

Los australianos producen un gran volumen de residuos per cápita, y el gobierno australiano se ha comprometido, a todos los niveles, a reducir a la mitad los residuos entre los años 1990 y 2000. El proyecto del National Kerbside[1] Taskforce (Grupo de trabajo adhoc por la recogida selectiva de residuos) es una asociación formada por la Commonwealth, las administraciones estatales y locales, y los sectores industriales más importantes, para establecer los planes y programas, viables y voluntarios, que reduzcan significativamente los residuos post-consumo, como una parte fundamental dentro de los amplios planes nacionales de reducción de residuos. Los planes iniciales fueron redactados fijando objetivos para 1995, y se han logrado éxitos significativos en la reducción de los niveles de residuos. El programa va a ampliarse considerablemente, con la adhesión de nuevas industrias y la participación de organizaciones no gubernamentales.



D E S C R I P C I Ó N


Los australianos producen un volumen de residuos municipales sólidos per cápita entre los más elevados del mundo. En la década de los 80, por ejemplo, la media producida era superior en cerca de un tercio a la media del grupo de países de la OCDE. El Consejo para el Medio Ambiente y Conservación Australiano y Neozelandés (ANZEEC), un consejo de ministros del medio ambiente de los estados de la Commonwealth, adoptó en 1991, teniendo en cuenta intereses nacionales y globales para un desarrollo sostenible, un Plan Nacional para la Minimización y el Reciclaje de residuos, que actuase como un dispositivo que condujese a modelos de desarrollo más sostenibles. El plan tenía, como objetivo principal, la reducción a la mitad de los niveles per cápita de residuos depositados en vertedero en el año 2000. El programa del Grupo de trabajo por la recogida selectiva es un aspecto fundamental de este plan.

Hacia 1990, antes de que se formalizara el Plan de Minimización de Residuos, y antes de que se formara el Grupo de trabajo por la recogida selectiva, el reciclaje puerta a puerta de residuos post-consumo en Australia (p.e. el vidrio, el aluminio, los periódicos viejos y el cartón corrugado) estaba solo en sus albores. Victoria, el segundo estado en términos de población, tenía un sistema completo de recogida selectiva puerta a puerta, pero el desarrollo en otros estados no estaba muy generalizado. La recuperación de residuos domésticos a través de este tipo de programas habría supuesto sólo cerca del 3% nacional en 1991.

El objetivo del Plan Nacional de Minimización de Residuos de reducir a la mitad los residuos a depositar en vertedero en el año 2000, habría sido imposible de lograr, sin la presencia de sistemas completos de recuperación puerta a puerta para los residuos post-consumo en las áreas urbanas, ya que Australia es uno de los países más urbanizados del mundo. Sin embargo, el establecimiento de los programas completos de recuperación, significaría sólo encarecer la recogida de los residuos sin el apoyo de los mercados para los materiales recuperados. En 1991, los mercados para los materiales recuperados estaban bien desarrollados sólo para unos pocos productos y eran inestables. Las grandes oscilaciones en los precios amenazaban la viabilidad de estos mercados. Había un Plan Nacional de Minimización de Residuos en marcha, pero no existían los mecanismos nacionales para distribuir de forma sistemática los avances más importantes que se lograban en la reducción de residuos. Así pues, el progreso estaba aislado, a un nivel base de región por región, sin un intercambio de conocimientos y sin un enfoque nacional, especialmente en el área de desarrollo de los mercados.

Los esfuerzos para desarrollar los mercados de materiales recuperados fueron poco fructíferos en muchos casos, como en los de ciertos tipos de plásticos, la pasta de cartón y, por extensión, los periódicos viejos. Los esfuerzos industriales fueron en general pequeños, motivados más por un deseo de guardar las apariencias y/o resistir posibles cambios en la legislación, que de hacer progresos en el reciclaje y la reducción de residuos.

La situación actual

Todas las ciudades importantes australianas cuentan en la actualidad con sistemas completos de reciclaje puerta a puerta en marcha, mantenidos con entusiasmo (y financieramente) por las administraciones y las industrias locales y estatales, a la vez que se ha producido un enorme avance por parte de la industria en el desarrollo de los mercados de materiales recuperados. Un gran número de ciudades recupera ahora entre el 15 y el 25% del volumen de sus residuos mediante este tipo de programas de reciclaje, llegándose en muchos casos a índices más elevados de recuperación. La media de participación por familia en programas de reciclaje puerta a puerta está dentro de una media general del 60-70% del total de la ciudad, lográndose medias más altas en algunas ciudades. Se han estabilizado los precios para materiales recuperados, y algunas industrias ofrecen contratos a largo plazo de contraventa, que incorporan a menudo precios mínimos garantizados. Existen aún problemas con el sistema pero han ido desapareciendo en su mayor parte, sin la ayuda de la legislación, gracias a la labor del Grupo de trabajo por la recogida selectiva puerta a puerta.

El trabajo Grupo trabajo por la recogida selectiva puerta a puerta ha reunido a los más importantes grupos propulsores del proyecto y ha ayudado a echar abajo todas las sospechas y barreras que previamente existían entre ellos, y que actuaban como contratiempo en el desarrollo del sistema y en la consecución de los objetivos de la minimizacion de residuos.

El Plan del Grupo de trabajo por la recogida selectiva:

El Grupo de trabajo por la recogida selectiva se formó como una asociación voluntaria de representantes de todos los niveles de la administración (Commonwealth, estatal y local) y de todas las industrias importantes cuyos materiales estuviesen presentes en el volumen total de residuos domésticos.

Comenzó como una iniciativa de dos estados, Victoria y South Australia, quienes en la década de los 80 intercambiaron ideas sobre la minimización de residuos, y observaron:

Las administraciones que participan en la implantación de programas de reciclaje puerta a puerta son estatales y locales, y un enfoque nacional era necesario para reunir a estas administraciones con las industrias cuyos materiales eran importantes en la recuperación.

Victoria y South Australia convocaron a todos los estados australianos, la Commonwealth, y los consejos locales, en un informal Grupo de trabajo para establecer metas comunes en el reciclaje puerta a puerta y discutir cómo debía desarrollarse la participación de la gran industria nacional. Esto llevó a la aprobación del Consejo para el Medio Ambiente y Conservación australiano y neozelandés (de los ministros de medio ambiente) de establecer un Grupo de trabajo formal, con participación de la industria, que desarrollase planes para la reducción de residuos industriales para todos los materiales integrantes del volumen de los residuos domésticos post-consumo. El proceso tenía que ser voluntario pero la adhesión concertada de todos los niveles de la administración significó un considerable espaldarazo político. En breve, la industria no podría permitirse permanecer al margen.

El objetivo establecido por el Grupo de trabajo por la recogida selectiva y el ANZEEC era desarrollar las bases para un plan nacional de reciclaje que:


Muy pronto en sus deliberaciones, el Grupo de trabajo por la recogida selectiva estableció un conjunto de puntos principales de acuerdo relativos al desarrollo de los sistemas de reciclaje puerta a puerta en Australia. Estos puntos principales eran:

Estos puntos básicos de acuerdo eran importantes al establecer el marco de trabajo dentro del cual, los variados sectores industriales y de la administración, trabajarían juntos por un interés común. Existían puntos de desacuerdo, pero una recíproca aproximación permitió al proceso llegar a un resultado consensuado.

Los siguientes grupos industriales post-consumo participaron en el proceso: el papel-prensa, el papel de embalar, los envases de plástico, los envases de cristal, las latas de aluminio, las latas de acero, los cartones y la pasta de cartón. Los objetivos de reciclaje de residuos fijados en cada uno de estos planes, junto con la tasa de recuperación alcanzada en 1991 y los logros frente a los objetivos fijados para 1994, se detallan a continuación:

Papel prensa:
Porcentaje de reciclaje en 1991 (%) ..32%
Objetivos propuestos ..40%
Logros en 1994 (%) ..43%
Comentario: Objetivo sobrepasado

Papel de embalar:
Porcentaje de reciclaje en 1991 (%) .. 69% de bienes secundarios
Objetivos propuestos .. 71% de bienes que serán secundarios en 1995
Logros en 1994 (%) .. 73%
Comentario: Objetivo sobrepasado

Vidrio:
Porcentaje de reciclaje en 1991 (%) .. 36%
Objetivos propuestos .. 45% en 1995
Logros en 1994 (%) .. 42%
Comentario: Objetivo que se alcanzará probablemente

Latas de aluminio:
Porcentaje de reciclaje en 1991 (%) .. 62%
Objetivos propuestos .. 65% en 1995
Logros en 1994 (%) .. 64%
Comentarios: Objetivo que se alcanzará probablemente

Latas de acero:
Porcentaje de reciclaje en 1991 (%) .. inferior al 1%
Objetivos propuestos .. 25% a finales de 1996
Logros en 1994 (%) .. 18%
Comentario: Objetivo que puede alcanzarse

Pasta de cartón:
Porcentaje de reciclaje en 1991 (%) .. inferior al 1%
Objetivos propuestos .. 20% en 1995
Logros en 1994 (%) .. 11%
Comentario: Objetivo que no se alcanzará probablemente

Envases de plástico:
Tasa de reciclaje en 1991 (%) .. 6%
Promedio de objetivos .. 25% en 1995
Logros en 1994 (%) .. 17%
Comentario: Objetivo improbable de alcanzar

Se puede extraer de lo anteriormente expuesto, que de los siete grupos industriales importantes que participan en el plan, cuatro han alcanzado o sobrepasado sus objetivos, uno aún debe alcanzarlos, y dos probablemente tendrán déficit en sus objetivos. La causa más importante del déficit es el problema a la hora de desarrollar mercados para los materiales (especialmente para ciertos tipos de plásticos secundarios). Sin embargo, se ha logrado un progreso considerable en la reducción de residuos también de aquellos materiales para los que parece improbable alcanzar sus (autoimpuestos) objetivos.

Por su parte, las administraciones acordaron establecer programas completos de recogida selectiva y reciclaje, y trabajar con la industria para lograr sus respectivos objetivos en reducción de residuos. Más especificamente, los siguientes objetivos fueron acordados por las administraciones participantes en el proceso del Grupo de trabajo por la recogida selectiva puerta a puerta:

todas las áreas de administración local deben estar cubiertas por planes de gerencia de residuos en junio de 1993 (solo un 24% fue cubierto);

más del 90% de los hogares en áreas urbanas importantes debe tener acceso a sistemas completos de reciclaje puerta a puerta en junio de 1994 (el 81% fue alcanzado y la media debe estar en la actualidad cerca del 100%);

al menos el 60% de los hogares con acceso a un sistema de reciclaje y recogida selectiva puerta a puerta debe usarlo por lo menos una vez al mes (dos tercios de las áreas municipales dotadas con estos sistemas lograron sus objetivos en la fecha señalada);

La industria retrasó algo el logro de los objetivos de la administración, especialmente al nivel de la administración local. Sin embargo, el progreso logrado durante los últimos 18 meses ha sido considerable, y se va llegando poco a poco a los objetivos fijados.

Si se consideran los avances logrados durante los últimos cinco años en la reducción de residuos con el establecimiento o la generalización de programas de recogida selectiva puerta a puerta, en comparación al volumen total a eliminar de residuos domésticos a depositar en vertedero, el progreso ha sido sustancial. Por ejemplo, la eliminación de residuos de Sidney, Melbourne y Brisbane mediante sistemas de reciclaje puerta a puerta es de un 20-25% dentro del total de residuos domésticos, mientras que Camberra está logrando en la actualidad una media del 50% de recuperación.

Los planes industriales, incluyendo sus objetivos, que se redactaron durante el proceso del Grupo de trabajo por la recogida selectiva fueron aprobados por el Consejo Nacional de Ministros de Medio Ambiente (ANZECC), y algunos estados individuales se han puesto subsecuentemente a desarrollar planes industriales complementarios a nivel de estado.

Los representantes a todos los niveles de la administración están reuniéndose regularmente durante el presente 1995, siguiendo una petición de los Ministros de Medio Ambiente (ANZECC), en vista a establecer planes industriales para seguir avanzando para el año 2000. El proceso incluirá esta vez a los grupos industriales que participaron anteriormente, pero además se ampliará a otras industrias cuyos productos sean significativos dentro del volumen total de residuos (no sólo residuos domésticos esta vez). Así, por ejemplo, las industrias de la construcción participarán en la preparación de planes de reducción de residuos industriales. Estudios piloto realizados en este sector, han mostrado que las iniciativas de reducción de residuos no sólo reducen residuos sino que ayudan a aumentar los beneficios empresariales al final del proceso. El interés de las industrias constructoras por participar es muy fuerte.

El nuevo proceso establecerá objetivos de reducción de residuos para el año 2000 para un mayor grupo de materiales, y tendrá un enfoque más amplio, tanto en la reducción de residuos como en el área más tradicional de reciclaje.




S O S T E N I B I L I D A D


Hay dos aspectos principales en la cuestión de la sostenibilidad asociada al proceso del Grupo de trabajo por la recogida selectiva. El primero se refiere a la sostenibilidad del proceso que establecieron los planes de la industria nacional, y los objetivos de reducción de residuos de la comunidad y la administración asociadas. El segundo, en parte dependiente del primero, es relativo a la sostenibilidad de los trabajos de la reducción de residuos lograda durante el proceso.

El proceso

La administración a todos los niveles, y las industrias participantes daban su visto bueno al proceso del Grupo de trabajo por la recogida selectiva puerta a puerta. La espectación es tal que aumentará la participación en los meses próximos, y se creará una segunda fase de otros cinco años. Mientras que todos los objetivos no se hayan logrado, una buena parte del proceso servirá para mostrar sus ventajas y para indicar la necesidad de un esfuerzo más concentrado en algunas áreas durante los años siguientes.

El pronto establecimiento de algunos puntos fundamentales de acuerdo entre las administraciones y la industria, sobre los sistemas puerta a puerta, y sobre los roles de los más importantes grupos propulsores del proyecto en el reciclaje de residuos post-consumo, fue esencial para contar con las bases para el éxito. El respaldo del Consejo de Ministros del Medio Ambiente era también esencial, porque aportaba legitimidad política al proceso.

Las organizaciones no gubernamentales (p.e. las de conservación de la naturaleza y las asociaciones de vecinos) no participaban directamente en la primera fase del proceso, pero serán incluidas en las fases siguientes. Esto aumentará las bases del proceso y le dará una mayor credibilidad dentro de la sociedad en general.

El funcionamiento

Durante los últimos años, los avances en la eliminación de residuos mediante sistemas de recogida selectiva puerta a puerta han aumentado considerablemente, al igual que se han mejorado y generalizado dichos sistemas, y se han desarrollado los mercados para materiales recuperados. Encuestas de opinión realizadas recientemente en Victoria (por ejemplo), muestran el apoyo general de la comunidad a programas de reciclaje, y el buen grado con que los consumidores financian estos sistemas. El 98% de los encuestados es de la opinión de que la forma como recogemos y manipulamos los residuos repercute en el medio ambiente, y el 95% opina que es importante, o medianamente importante, reducir la cantidad de residuos que produce la comunidad. Este alto nivel de apoyo por parte de la comunidad, unido a sistemas de recuperación de residuos en continuo perfeccionamiento y al desarrollo de mercados para materiales recuperados, constituirán las bases para un continuo avance en la reducción de residuos.

La continuación del proceso del Grupo de trabajo por la recogida selectiva aporta los mecanismos nacionales de coordinación, para poner en marcha sistemas para lograr mejoras. Los mecanismos de soporte al nivel de administraciones estatales y locales (p.e. los comités propulsores del proyecto, los sistemas de precios para el pago de residuos) han mejorado mucho en comparación a cinco años antes, y serán de gran influencia en los resultados mejorables de reducción de residuos.




I M P A C T O





I N D I C A D O R E S


  1. Porcentajes de participación:
    1. Porcentajes de reciclaje
    2. Volumen de recogida de residuos / cantidades
  2. Planes incluidos dentro del abanico total de actuaciones
  3. Comparación de los porcentajes de reciclaje frente a los objetivos fijados

Este documento se ha editado a partir de una versión inglesa.
Traducido por Arantza Alvarez Zabala.


Revisado por Lourdes Domingo e Isabel Velázquez.

1: Nota de la traductora:
La Recogida de residuos llamada Kerbside se refiere a que los residentes hacen la selección de los diversos materiales reciclables en el hogar y depositan las bolsas ya organizadas en el bordillo de la acera (curbside) para que sean recogidas puerta a puerta por los servicios de gestión de residuos.

Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 1996 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/96/bp005.html
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid Ministerio de Fomento
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras de EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio