Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 2010 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/10/bp2555.html   
La Lucha por la vivienda en el centro histórico de Santos (São Paulo, Brasil)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2010, y catalogada como BEST. (Best Practices Database)
País/Estado — Brasil
Región según Naciones Unidas — América Latina
Región ecológica — costera
Ámbito de la actuación — ciudad
Agentes — organización no gubernamental (ONG); gobierno regional; gobierno central; institución académica o de investigación.

Categorías — Erradicación de la pobreza: generación de ingresos; formación profesional. Vivienda: vivienda asequible; acceso a la financiación de la vivienda; acceso igualitario a la vivienda y su propiedad.


Contacto Principal

Associação dos Cortiços do Centro [Asociación de Colmenas del Centro] — organización no gubernamental (ONG)
Samara Margareth Conceiçao Faustino [samara.acc@gmail.com]

Rua Henrique Dias, 16/ habitación 1
Santos, Estado de São Paulo
11013-230
Brasil

Tel: 55 13 3021.1918


Organización Nominadora

Caixa Econômica Federal — gobierno central
Emmanuel Carlos de Araújo Braz
 

Bloque-SBS 4-parcelas 3 y 4/piso 11º-GEIPA
70092-900
Brasilia, Distrito Federal
Brasil

Tel: 55 61 3206.9800
Fax: 55 61 3206.8622
E-mail: geipa@caixa.gov.br
Web: http://www.caixa.gov.br/


Socio

Companhia de Desenvolvimento Habitacional e Urbano do Estado de São Paulo (CDHU) — gobierno regional
Lair Krahen

Rua Boa Vista, 107, 14º piso
São Paulo, Estado de São Paulo
11014-001
Brasil

Tel: 55 11 2505.2000
E-mail: ouvidoria@sp.gov.br
Web: http://www.habitacao.sp.gov.br/
Colaboración financiera.


Socio

Caixa Econômica Federal — gobierno central
La Salete Marcia de Souza

Rua General Câmara, 15, 4º piso
Santos, Estado de São Paulo
11010-121
Brasil

Tel: 55 13 3023.1350
E-mail: La.souza@caixa.gov.br.com
Web: http://www.caixa.gov.br/
Colaboración financiera.


Socio

AMBIENTA — organización no gubernamental (ONG)
Rafael Ambrosio

Rua São José, 38 suite 816
Santos, Estado de São Paulo
11040-200
Brasil

Tel: 55 13 3021.1891
E-mail: ambienta@ambienta.org
Web: http://www.ambienta.org.br/
Colaboración técnica.


Socio

Instituto Elos do Brasil — organización no gubernamental (ONG)
Edgar Gouveia Junior

Rua Marechal Hermes, 37
Santos, Estado de São Paulo
11025-040
Brasil

Tel: 55 13 3326.4472
E-mail: elos@institutoelos.org
Web: http://www.institutoelos.org/
Colaboración financiera.


Socio

União dos Movimentos de Moradia de São Paulo — organización no gubernamental (ONG)
José de Abraão

Rua Conselheiro Furtado, 692
São Paulo, Estado de São Paulo
01511-000
Brasil

Tel: 55 11 3825.5725
Fax: 55 11 3667-2309
E-mail: ummsp@uol.com.br
Web: http://www.sp.unmp.org.br/
Colaboración financiera.
Colaboración política.


Socio

Universidad Federal de San Pablo — institución académica o de investigación
Juarez P. Furtado

Avda. Ana Rosa, 95
Santos, Estado de São Paulo
11060-000
Brasil

Tel: 55 13 3221.8058
E-mail: juarezpfurtado@hotmail.com
Web: http://www.unifesp.br/index.php


Resumen

Muchas familias han estado viviendo durante más de veinte años en los llamados cortiços [1] o ‘colmenas’ (grandes edificios en los cuales los habitantes se hacinan en pequeñas habitaciones bajo condiciones de pobreza y falta de higiene) en el centro de Santos. Durante muchos años han estado amenazados por el desahucio y luchando para lograr el acceso a una vivienda digna. A través de la movilización comunitaria formaron la Asociación de Colmenas del Centro, creando una comisión de la vivienda y estableciendo valiosos acuerdos de colaboración, poniendo en marcha un exitoso proceso que iba a transformar sus vidas.

Los objetivos principales fueron: la construcción de viviendas dignas a través del Programa de Crédito Solidario, la ampliación del acceso de estas familias a las políticas públicas relacionadas con la salud, el ocio, los derechos humanos y la generación de ingresos, y el hecho de permitir a los residentes hacerse cargo de la transformación de su propia realidad, aumentando sus capacidades para gestionar la obras. Otro de los objetivos fue dotar a los residentes de capacidades empresariales para gestionar sus propios negocios, así como formación profesional, incluida la creación de un Restaurante Escuela.

En 2007 la Asociación logró obtener la concesión por parte del Gobierno Federal de una parcela situada en el centro de la ciudad de Santos, así como financiación para construir un proyecto residencial que consiste en 113 unidades de vivienda de diferentes tamaños, con una zona recreativa cubierta y casetas en planta baja para albergar actividades generadoras de ingresos para los residentes. Este proyecto ha beneficiado a 500 personas.

Las obras comenzaron en enero de 2009 basándose en un sistema de autogestión, el cual permitía a la población beneficiaria desarrollar su capacidad para generar su propia iniciativa de trabajo y su propio patrimonio construido, bajo el régimen de condominio. El proyecto proponía reducir los gastos del condominio mediante el uso del agua de lluvia para la limpieza de las zonas comunes, el reciclaje de la basura de los apartamentos, con cobros individuales para el agua, la electricidad y el gas, además de hacer uso de la energía solar en las zonas comunes del edificio.

El siguiente paso fue la completa legalización de la Asociación, lo cual posibilitó la consolidación definitiva de sus actividades y aumentó su credibilidad a nivel local. También se legalizaron los documentos personales de sus miembros. Las familias implicadas van recuperando gradualmente su autoestima.

Este sistema de autogestión ha servido de ejemplo a otras comunidades, demostrando que con organización vecinal y apoyo por parte del Gobierno Federal es posible alcanzar los objetivos perseguidos.

Fechas Clave

Descripción

Situación previa a la iniciativa

Las familias pertenecientes a esta Asociación vivían en ‘colmenas’ diseminadas por nueve barrios del centro de la ciudad de Santos, entre ellos Vila Nova, Vila Mathias, Paquetá, Valongo y Centro. Vivían en viejos edificios en ruinas que carecían incluso de las mínimas condiciones de habitabilidad en lo referente a instalaciones de electricidad y saneamiento, muchos de ellos presentaban también problemas estructurales. Un gran número de familias compartían estos edificios, pagando alquileres muy elevados por habitaciones improvisadas. Antes de la puesta en marcha de la iniciativa, algunas de las familias participantes habían dejado de alojarse en estas colmenas ya que habían sido desahuciadas por los propietarios, cuando éstos vieron aumentar el valor de sus propiedades gracias al impulso de los programas gubernamentales de revitalización del centro. Dichos programas fomentaron el uso de los edificios para el sector servicios y otros fines comerciales, lo que tuvo como resultado el profundo desánimo de la comunidad a la hora de creer en la posibilidad de acceder algún día a una vivienda digna, tras muchos años de promesas incumplidas por parte de las entidades gubernamentales. Pasados diez años, se habían entregado menos de un tercio de las viviendas. Las promesas iniciales no se habían cumplido, ya que no habían sido aceptadas en los programas oficiales las familias con más de cuatro hijos, ni tampoco las personas que vivían solas; también existían restricciones en la inscripción y el porcentaje de jubilados estaba establecido por ley, al haber vivido un gran número de estos mayores muchos años en la comunidad, forjando sus historias personales en ella. Asimismo, comenzó un proceso de encarecimiento residencial, causando el desalojo de residentes y generando aún más desconfianza en lo relativo al respeto de sus derechos.

Establecimiento de prioridades

Inicialmente, la comunidad estableció como objetivo construir viviendas de alta calidad, saludables y que ofrecieran un cierto nivel de privacidad. Responder a diferentes necesidades se consideró un objetivo de alta prioridad, incluyendo gente joven de edades comprendidas entre 18 y 24 años (un tercio de las unidades), gente mayor con edad superior a los 65 años (5% de la demanda), cabezas de familia con baja calificación crediticia (alrededor de 30 familias), parejas estables con ingresos conjuntos (30% de la demanda) y parejas del mismo sexo (10% de la demanda). El proyecto también incluía gente con ingresos no declarados, profesionales del sexo, recolectores de residuos reciclables, vendedores ambulantes, etc. También se incluyó a los residentes que habían sido desahuciados anteriormente (15% de la demanda). Además de por estos aspectos, el proyecto se define también por la diversidad de familias a las que va dirigido, con 52 unidades de viviendas individuales (38 m2 para personas que viven solas o unidades familiares de dos personas), apartamentos de una habitación (43 m2 para familias de tres miembros), 20 unidades de dos dormitorios (46 m2 para familias de cuatro o cinco personas) y nueve unidades de tres dormitorios (57 m2 para familias de seis miembros o más).

Formulación de objetivos y estrategias

Centrarse en la supervisión del bienestar de los residentes, para convertirlos en individuos participativos conscientes de sus derechos y deberes para con la sociedad. Para conseguir esto se celebraron reuniones semanales, en cada una de las cuales participó un grupo de cien personas; se organizaron intercambios con otras comunidades centrados en temas como la vivienda, la cultura, la asistencia sanitaria, la educación, el ocio y la generación de ingresos. Otra medida fue la asistencia de los miembros a sesiones públicas organizadas por el Ayuntamiento, así como la organización de plenos, seminarios, cursos, juegos cooperativos y talleres basados en la comunicación no violenta, la educación y los valores humanos, entre otras actividades.

Movilización de recursos

Los recursos técnicos y humanos se movilizaron a través del trabajo voluntario por parte de miembros residentes y profesionales cualificados (arquitectos, ingenieros, abogados, trabajadores sociales, periodistas, etc.) implicados en proyectos sociales. La prioridad era el deseo de transformar la realidad de esta comunidad. Los recursos se generaron a través de la persistencia y la transparencia en la gestión de nuestra organización y gracias a la objetividad de sus proyectos. Los gastos necesarios para llevar a cabo el proyecto, con el fin de firmar un acuerdo con la Caixa Econômica Federal, se afrontaron mediante donaciones procedentes de los residentes participantes, así como de empresarios locales que apoyan este proyecto, al no existir cuotas mensuales para los miembros.

Proceso

Todo comenzó con la movilización de la comunidad, tras lo cual se estableció el Comité de Vivienda. La comunidad se encontraba asediada por la baja credibilidad y la falta de esperanza. Un grupo de arquitectos voluntarios creó una asociación con el fin de estudiar la legislación sobre vivienda a nivel nacional, estatal y municipal, a fin de garantizar la viabilidad de la financiación. El siguiente paso fue establecer objetivos para lograr una vivienda digna en el mismo barrio donde la mayoría de los residentes habían nacido, el cual estaba sufriendo un proceso de encarecimiento de la vivienda, al igual que muchas otras zonas del centro histórico. A continuación se buscó una parcela abandonada en la zona del centro de la ciudad donde se encontraba la mayoría de las colmenas; dicha parcela era propiedad de la Unión, bajo la dirección de la Oficina de Patrimonio del Gobierno Federal, y cubría una superficie de más de 6.000 m2. Posteriormente se establecieron contactos con el fin de obtener una concesión de tierras para este área. Se llevaron a cabo debates con el Ayuntamiento, con el objetivo de clasificar la parcela seleccionada por la comunidad como una Zona de Especial Interés Social (ZEIS). Este proceso fue supervisado por todos los residentes, quienes asistieron a las reuniones y a las audiencias públicas celebradas en el Ayuntamiento. Con el fin de adquirir conocimientos y competencias en todas las etapas del proceso, tuvieron también lugar intercambios con otros proyectos residenciales. La financiación necesaria se definió en reuniones comunitarias con los residentes. Dichos residentes responden al perfil de habitantes de las colmenas, y optan al Programa de Financiación de Crédito Solidario dirigido por el Gobierno Federal, que asume la construcción de vivienda popular para familias con bajo nivel de ingresos, transfiriendo fondos directamente a la institución encargada de organizar la iniciativa como uno de los requisitos del Programa.

Los estudios para el diseño del nuevo proyecto residencial comenzaron en colaboración con asesores voluntarios, con ayuda de maquetas, recortes de revistas y visitas a otros proyectos realizados por otras comunidades. El Departamento de Apoyo de la Caixa Espaço Solidàrio realizó también visitas técnicas con el fin de resolver posibles dudas respecto al Programa. La comunidad participó en todas las etapas del proceso y también buscó otros socios para completar el proyecto, tales como arquitectos, expertos en ingeniería civil, hidráulica, eléctrica y de estructuras, y una empresa de perforaciones, entre otros. La asociación también se puso en contacto con otros socios del sector empresarial con el fin de solicitar el apoyo financiero necesario para afrontar los gastos de inscripción de la propiedad en nombre de la Asociación. En la siguiente etapa, el proyecto fue registrado en la Caixa en el marco del Programa de Crédito Solidario. El Ayuntamiento reconoció, después de mucho debate, que se trataba de Vivienda Social, y por lo tanto renunció a aplicar las tasas correspondientes a la aprobación del proyecto. La siguiente etapa consistió en la legalización de la documentación de las familias beneficiarias del proyecto. Dos meses antes de que el proyecto fuera firmado los participantes comenzaron a despejar y a habilitar el solar, organizándose mediante un sistema de turnos. Las obras comenzaron en enero de 2009, con fecha de terminación prevista para julio de 2010.

Resultados obtenidos

Un incremento en el número de asistentes a las reuniones de la comunidad, desde 20 hasta alrededor de 130 personas. A través de la adquisición de conocimientos y experiencia en la aplicación de las leyes de vivienda a nivel federal, estatal y municipal y en la administración del terreno, la comunidad logró obtener el derecho a hacer uso de su terreno público (a nombre de la Asociación) además de recibir financiación del Gobierno del Estado de São Paulo. Asimismo, la comunidad fue capaz de presentar exigencias y finalmente modificar la normativa local, para reclasificar la parcela en cuestión como una Zona de Especial Interés Social.

Los ciudadanos ejercieron sus derechos de manera efectiva al asistir a las audiencias públicas y en su negociación con entidades pertenecientes a los tres niveles de gobierno. Las sesiones para la formación de los directivos de la Asociación se centraron en la obtención de una documentación completa y en la legalización de la Asociación de Colmenas del Centro.

Se legalizaron los documentos personales de todos los miembros y de las personas dependientes de ellos, al tiempo que vez que obtuvieron acceso a servicios bancarios. Se ampliaron las actividades de los grupos pertenecientes a la asociación para incluir servicios bancarios, una cooperativa de joyería y un restaurante-escuela, así como la organización de fiestas, festivales y cursos.

Sostenibilidad

La movilización de la comunidad, en un esfuerzo por recaudar fondos, logró la subvención de todo el proceso mediante donaciones de sus miembros y del sector empresarial. Los trabajadores sociales hicieron un seguimiento de las familias participantes en este proceso de autogestión: 24 meses antes del comienzo de las obras, 15 meses durante las mismas y 6 meses después de su terminación. Esto supuso un total de 45 meses de trabajo social con los residentes. Un tiempo de cambio: antes de la Práctica había un grupo de individuos pasivos. Después de la Práctica hay un grupo de ciudadanos activos dentro de su comunidad, oportunidades de generar ingresos dentro del condominio, familiaridad con las herramientas necesarias para gestionar sus propias empresas, una gestión del patrimonio compartido (cuidado de las zonas comunes, conservación y pago de las propiedades, respeto por los vecinos, administración del condominio). A través de la Práctica, los residentes han desarrollado la capacidad de abordar los problemas que surgen de la convivencia en un condominio.

Por otra parte se están llevando a cabo sesiones de educación ambiental para garantizar la sostenibilidad del condominio, cuyo diseño arquitectónico asigna gran prioridad a la sostenibilidad ambiental mediante el reciclaje del agua de lluvia y la separación de materiales reciclables por parte de los residentes para su posterior venta, reduciendo de esta manera los gastos del condominio. Asimismo, el tejado fue producido de forma industrial a partir de materiales reciclables (tetrabricks de leche y pasta de dientes).

Lecciones aprendidas

La principal lección aprendida es que nunca se debe renunciar a los sueños, sin importar cuánto tiempo cueste alcanzarlos. Esta lucha duró muchos años, hubo gente que se marchó y nuevas personas que llegaron, pero el sueño se prolongó hasta que fue alcanzado. En términos de financiación el mejor enfoque resultó el de estudiar los instrumentos que puedan servir para añadir estrategias que garanticen un acceso más fácil a los fondos. En lo que se refiere al proceso como tal, se ha demostrado que el trato con las personas debe enfocarse desde el afecto y la comprensión, ya que el mayor triunfo reside en asumir que la diversidad enriquece la vida de todos.

Transferibilidad

Según datos oficiales, aunque la ciudad de Santos tiene una de las rentas per cápita más altas de Brasil, el 5% de su población vive en ‘colmenas’, lo cual quiere decir que hay alrededor de 20.000 personas viviendo en edificios de mala calidad junto con ratas e insectos, padeciendo enfermedades tales como tuberculosis, leptospirosis, bronquitis y asma.

Mediante el establecimiento de la Asociación como comunidad autónoma con plenos derechos se hizo posible crear grupos de presión sobre las autoridades gubernamentales, así como grupos de acción con el cometido de establecer objetivos y determinar las actividades apropiadas para apuntalar la viabilidad de esta iniciativa de vivienda.

El propósito de este proyecto fue proporcionar vivienda digna a los residentes locales, además de convertirse en un ejemplo para otras comunidades, mostrando que mediante la organización y el trabajo en grupo, el sueño de lograr una vivienda digna puede hacerse realidad. La curva de aprendizaje de la Asociación (formada en base a experiencias exitosas llevadas a cabo por otros movimientos por la vivienda) refleja que, cuando se lleva a cabo en otras comunidades, la práctica puede impulsar el crecimiento a través de la autogestión y lograr que los participantes estén cada vez mejor organizados y se vuelvan más capaces de satisfacer sus propias necesidades y de llevar a cabo sus sueños. En respuesta a estas inquietudes y para garantizar el cumplimiento de los objetivos mencionados, se intentó asegurar la disponibilidad de los instrumentos utilizados. Se llevaron a cabo talleres para la comunidad enfocados hacia el desarrollo de habilidades para la autogestión, sobre leyes de vivienda y servicios de asesoramiento técnico. También tuvieron lugar conferencias e intercambios con otras comunidades y finalmente se creó un blog para explicar todo el proceso.

Perfil Financiero

Socios % 2008 Total

Asociación de las Colmenas del Centro

5 109.705 109.705
Caixa Econômica Federal 75 1.454.936 1.454.936
Sociedad de Vivienda y Desarrollo Urbano 20 373.160 373.160
Total 100 1.937.801 1.937.801

Datos en dólares EE.UU.

Tipo de cambio utilizado (2008): R$ 2,33.

Legislación y políticas relacionadas

Estatuto de las Ciudades: ley Nº 10.257 de 10 de julio de 2001.

Regulación del Programa de Crédito Solidario: Instrucción Normativa Nº 11 de 14 de mayo de 2004.

Referencias

Jornal A Tribuna  (2007)   «La Asociación de Colmenas del Centro pide financiación a la Caixa»,   Jornal A Tribuna, abril de 2007 

Jornal DL  (2005)   «Aquí lo hacemos Nosotros Mismos»,   Jornal DL, octubre de 2005 

Jornal A Tribuna  (2008)   «Se Firma un Acuerdo para 113 viviendas»,   Jornal A Tribuna, noviembre de 2008 

Jornal A Tribuna  (2007)   «Asociación a la espera de Recursos»,   Jornal A Tribuna, junio de 2007 

Jornal Espresso Popular  (2004)   «La Asociación de Colmenas pide»,   Jornal Espresso Popular, septiembre de 2004 

Jornal da Tarde  (2005)   «Vecindario sueña con el Fin de las Colmenas»,   Jornal da Tarde, marzo de 2005 

Jornal A Tribuna  (2008)   «Luz verde al Proyecto Residencial»,   Jornal A Tribuna, agosto de 2008 

Jornal DL  (2008)   «El Proyecto Residencial de Paquetá Comienza en Diciembre»,   Jornal DL, noviembre de 2008 

Jornal A Tribuna  (2008)   «Contrato firmado el Lunes»,   Jornal A Tribuna, octubre de 2008 

Jornal Espresso Popular  (2007)   «Entidad cede Proyecto a la Caixa»,   Jornal Espresso Popular, abril de 2007 

Jornal Espresso Popular  (2005)   «Las Familias luchan por abandonar las Colmenas»,   Jornal Espresso Popular, septiembre de 2005 

Jornal A Tribuna  (2006)   «Residentes de las Colmenas protestan por retrasos ante la puerta del Alcalde»,   Jornal A Tribuna, septiembre de 2006 

Jornal A Tribuna  (2008)   «Las Obras en el Nuevo Proyecto Residencial comenzarán en 90 Días»,   Jornal A Tribuna, septiembre de 2008 

Jornal DL  (2008)   «Las obras comenzarán en cuatro meses»,   Jornal DL, febrero de 2008 

Jornal Espresso Popular  (2007)   «La Comunidad despeja el Solar»,   Jornal Espresso Popular, abril de 2007 

Jornal A tribuna  (2007)   «Se Aprueba el Proyecto Residencial»,   Jornal A tribuna, octubre de 2007 

Jornal A Tribuna  (2008)   «Proyecto para acelerar las obras del Proyecto Residencial»,   Jornal A Tribuna, mayo de 2008 

Jornal DL  (2008)   «Programa de Financiación Federal para el Proyecto de la Asociación de Colmenas»,   Jornal DL, febrero de 2008 

Jornal DL  (2007)   «Solo Promesas para los Habitantes de las Colmenas»,   Jornal DL, julio de 2007 

Notas


[1]: tipología equivalente a los conventillos o inquilinatos de otros países de la región


Edición del 4-11-2010
Traducción del inglés: Ana Perucha Cañadas
Revisión: Carlos Jiménez Romera
Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 2010 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/10/bp2555.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid Ministerio de Fomento
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras de EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio