Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 2010 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/10/bp2547.html   
Ciudades sin hambre, huertos comunitarios (São Paulo, Brasil)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2010, y catalogada como AWARD. (Best Practices Database)
País/Estado — Brasil
Región según Naciones Unidas — América Latina
Región ecológica — tropical y subtropical
Ámbito de la actuación — metropolitana
Agentes — gobierno central; paraestatal;sector privado; organización no gubernamental (ONG); fundación.

Categorías — Erradicación de la pobreza: generación de ingresos; creación de puestos de trabajo; formación profesional. Desarrollo económico: desarrollo económico local / metropolitano. Equidad de género e inclusión social: necesidades por razón del género; acceso a los recursos; eliminación de trabas a la igualdad de género (medidas de discriminación positiva); integración; fomento del auto-liderazgo de las mujeres.


Contacto Principal

Organizaçao Cidades sem Fome [Organización Ciudades sin Hambre] — organización no gubernamental (ONG)
Hans Dieter Temp

Rua Ribeiro Baiao, 111, Jardim Laranjeiras. 
São Paulo - SP. 
08381-110, Brazil.

Tel: 55 11 2735-4842 / 55 11 9820-5784 / 55 11 2735-4842. 
E-mail: cidadessemfome@uol.com.br


Socio

Petróleo Brasileiro SA (Petrobras) — paraestatal
Lenart do Nascimento Filho [lenart@petrobras.com.br]

Avenida Chile, 65. 12 Planta. Despacho 1202. 
Rio de Janeiro - RJ 
20031-912, Brasil

Tel: 55 21 3224-2747 / 55 21 8125-7753 /55 21 8862-7340
Colaboración financiera.


Socio

Interamerican Foundation (IAF) [Fundación Interamericana] — fundación
Amy Kirschenbaum [akirsche@iaf.gov]

901 N.Stuart Street, 
Arlington. 
VA 22203, 
United States of America. 

Tel: 703-306-4301 / 703-306-4365. 
Colaboración financiera.


Socio

Embajada de suiza — gobierno central
Charles Villiger [Charles.villiger@eda.admin.ch]

SES Av. Das Nações, Quadra 811, Lote 41. 
Brasília - DF. 
70448-900, Brasil

Tel: 55 61 3443-5500 / 55 61 3443-5711
Colaboración financiera.


Socio

Embajada de Nueva Zelanda — gobierno central
Heloisia Fontes [heloisia.Fontes@mfat.govt.nz]

SES Av. Das Nações, Quadra 811, Lote 41. 
Brasília - DF. 
70448-900, Brasil. 

Tel: 55 61 3443-5500 / 55 61 3443-5711
Colaboración financiera.


Socio

Embajada de Japón — gobierno central
Regina Ohta

Avenida Paulista 854. 3º piso. 
São Paulo. 
01310-913, Brasil. 

Tel: 55 11 3254-0100 / 55 11 3254-0110
E-mail: cgjeconomia4@arcstar.com.br
Colaboración financiera.


Socio

Embajada de Australia — gobierno central
Ilana Szabo [Ilana.szabo@dfat.gov.au]

SES Q.801, conjunto K, Lote 07. 
Brasília - DF. 
70200-010, Brasil. 

Tel: 55 11 3226-3111 / 55 11 3226-1112
Colaboración financiera.


Socio

Ecourbis Ambiental SA — sector privado
Leonardo Tavares [ltavares@ecourbis.com.br]

Avenida Sapopemba 23325. 
São Paulo - SP. 
08330-180, Brasil. 

Tel: 55 11 2736-7667 / 55 11 2736-7667
Colaboración financiera.


Resumen

El Proyecto Ciudades sin Hambre/ Huertos Comunitarios tiene como objetivo introducir una alternativa sostenible para fomentar la producción de alimentos en comunidades desfavorecidas con una elevada densidad poblacional, para así mejorar la situación de estos grupos de riesgo. Se trabaja para fomentar la capacidad de autogobierno de estas comunidades para producir mejoras en los ámbitos social, ambiental y económico. Los objetivos del proyecto son: desarrollar, mediante un proceso participativo, un núcleo de huertos y varios centros agrícolas satélites para generar oportunidades de empleo; desarrollar las habilidades de los participantes y las personas que dependen de ellos; generar ingresos sistemáticamente a través de la venta de los productos, ya sean naturales o procesados, con el valor añadido que ello conlleva; y por último y ante todo, lograr la integración social de las comunidades con su entorno, tanto natural como urbano.

Fechas Clave

Descripción

Situación previa a la iniciativa

La zona Este de São Paulo destaca como una sombría extensión de pobreza y violencia dentro de Brasil. 3,3 millones de personas (el 33% de la población de la ciudad y el 17,76% de la población total de la región metropolitana) vive en esta zona de la ciudad. A pesar de estar situada en la región metropolitana, las malas condiciones sociales, la precariedad del viario de acceso y la baja actividad económica provocan la segregación de la zona Este respecto al resto de la metrópolis. La exclusión social afecta especialmente a los adolescentes y a la población de mediana edad, siendo los más afectados por el desempleo crónico. La población de la zona está compuesta en su mayoría por inmigrantes de los estados más pobres del noreste de Brasil, que acuden en busca de oportunidades de trabajo y mejores condiciones de vida. Los habitantes de estas comunidades intentan sobrevivir mediante trabajos temporales que requieren poca o nula cualificación, como lavacoches, empleados del hogar, albañiles, conserjes, jornaleros, etc. Sin embargo la mayoría de la población activa de la zona está desempleada y, a menudo la distribución de cestas de comida por parte del Ayuntamiento es la única fuente de alimentación para muchas familias.

Establecimiento de prioridades

  1. Establecer huertos urbanos que generen ingresos en la ciudad de São Paulo, con el objetivo de promover la inclusión social de las comunidades y personas desfavorecidas mediante el desarrollo de sus habilidades y la creación de empleo y la generación de ingresos.
  2. Fomentar la educación sobre la alimentación para hacer frente a las deficiencias nutricionales de las comunidades pobres.
  3. Introducir la educación ambiental y sanitaria en contextos locales.
  4. Instalar pequeñas unidades de procesamiento para la producción cosechada.
  5. Crear y desarrollar mecanismos para estimular a los productores para procesar verduras y frutas frescas, aprovechando el valor añadido que esto genera.
  6. Fomentar la organización de asociaciones y cooperativas de horticultores urbanos con el objeto de comercializar su producción.

En todas sus iniciativas, Ciudades sin Hambre utiliza un método formativo de participación de la comunidad. En primer lugar, se forma a los miembros implicados de la comunidad en habilidades técnicas (más específicas) así como en habilidades generales de liderazgo. A continuación, ellos son los responsables de la formación de los miembros de la comunidad que comienzan a implicarse. De este modo los costes de personal se mantienen bajos y se consigue una mayor capacidad y resistencia entre las comunidades con las que se desarrolla el trabajo.

Formulación de objetivos y estrategias

Ciudades sin Hambre pretende el uso de los solares desocupados, públicos y privados, para la implantación y desarrollo de huertos comunitarios. Así, dotan a las comunidades de recursos para la formación profesional y para la generación de ingresos, mediante la comercialización de los productos obtenidos de los proyectos de los participantes. El proyecto busca también combatir la malnutrición y mejorar la calidad de vida de estas comunidades facilitándoles el acceso a alimentos seguros y nutritivos y generando beneficios ambientales a las comunidad de la zona. El objetivo principal es proporconar alternativas para el desarrollo económico de estas comunidades y, al mismo tiempo, disminuir las dificultades sociales, ambientales y de salud a las que deben hacer frente.

El poryecto moviliza a estas comunidades mediante la formación ligada a huertos gestionados por la comunidad en solares sin uso o áreas infrautilizadas. Esto garantiza una fuente de ingresos, la utilización de una energía que de otro modo sería desperdiciada (especialmente la de las mujeres y los ancianos), el suministro de alimentos frescos y de producción orgánica, y la capacidad de aumentar la confianza en sí mismos de las personas implicadas. También pretende fomentar y extender los principios de cooperación y la sensibilización ambiental mediante talleres y prácticas de educación ambiental. Estas actividades tienen un efecto positivo sobre las problemáticas vinculadas a los factores social, económico y ambiental.

La creación y el mantenimiento de estos huertos proporcionan unos ingresos vitales y sistemáticos mediante la venta de frutas y verduras producidas por el proyecto, el valor añadido que adquieren estos productos al ser procesados y la formación de cooperativas o asociaciones para la gestión de centros de producción. Con la creación de oportunidades para conseguir ingresos de forma independiente y la formación proporcionada, el proyecto también dota a la comunidad de herramientas que le permiten romper la dependencia de la asistencia social que tienen muchas familias de estas comunidades debido a la falta de oportunidades económicas.

Movilización de recursos

Los fondos para el desarrollo del proyecto Ciudades sin Hambre provienen de la participación en subvenciones públicas, concursos, organizaciones multilaterales, embajadas y consulados, empresas privadas y fundaciones de los Estados Unidos y Europa. El personal de Ciudades sin Hambre se encarga de la gestión de la totalidad de los fondos, en colaboración con los beneficiarios del proyecto (en especial mujeres implicadas en los proyectos de huertos urbanos y comercialización).

En la actualidad, el Proyecto Ciudades sin Hambre/ Huertos Comunitarios cuenta con el apoyo de varias instituciones y organismos pertenecientes a los tres ámbitos del gobierno de Brasil (municipal, estatal y federal), además de fondos nacionales e internacionales para proyectos sociales como el Interamerican Development Foundation (IAF) [Fundación Interamericana para el desarrollo], una fundación que subvenciona proyectos para el desarrollo en todo el mundo. El Proyecto Ciudades sin Hambre/ Huertos Comunitarios fue incluido en el Programa Petrobras Hambre Cero / Selección de Proyectos Sociales Públicos en 2005, que registró 2.232 solicitudes de proyectos en todo Brasil, de los cuales tan solo 72 han recibido de forma efectiva el patrocinio de la institución, que ha sido renovado en 2008 y cuya tercera renovación está siendo negociada para 2010. El proyecto cuenta también con el apoyo financiero de la Caixa Econômica Federal, la cual ha invertido sus recursos en los años 2004, 2005 y 2006. Varios proyectos para recaudar fondos internacionales están siendo desarrollados y han logrado despertar el interés en una colaboración con la Universidad de Tübingen (Alemania) y la de Amsterdam (Holanda), además de grupos privados de estos paises. El proyecto cuenta también con el apoyo de la Cámara de Comercio e Industria Brasil-Alemania en la ciudad de São Paulo, donde las negociaciones para la participación han alcanzado ya un estado avanzado.

Las siguientes tablas describen las estrategias de inversión de los fondos:

  

Descripción

Unidades de medida Cantidad Coste mensual por unidad Total (36 meses)
1. Consultores y personal técnico - - - -
1.1. Coordinador - 01 1.250,00 45.000,00
1.2. Técnicos agricolas - 02 810,00 58.320,00
1.3. Monitores/Ayudantes - 03 465,00 50.220,00
Subtotal A - - - 153,540.00

2. Equipamiento y vehículos

- - - -
2.1. Rociador de mochila unidad 01 120,00 120,00
2.2. Recortador de mochila unidad 02 1.275,00 2.550,00
2.3. Bombas de agua unidad 05 860,00 4.300,00
2.4. Tractor agrícola con accesorios: arados, segadoras, etc. unidad 01 52.093,00 52.093,00
2.5. Camioneta con remolque unidad 01 48.900,00 48.900,00
2.6. Camión para transporte de producción unidad 01 38.235,00 38.235,00
Subtotal B - - - 146.198,00

3. Mejoras

- - - -
3.1. Pala unidad 100 11,62 1.162,00
3.2. Azada unidad 200 11,62 2.324,00
3.3. Rastrillo unidad 50 9,30 465,00
3.4. Pala de cavar unidad 100 13,95 1.395,00
3.5. Horca unidad 50 11,62 581,00
3.6. Carretilla unidad 50 37,20 1.860,00
3.7. Regadera unidad 50 9,30 465,00
3.8. Sistemas de irrigación unidad 10 2.510,00 25.100,00
3.9. Plántulas de verduras caja 2000 10,11 20.220,00
3.10. Plántulas de frutas unidad 500 9,30 4.650,00
3.11. Compost orgánico Tonelada 50 295,00 14.750,00
3.12. Cal para abonar Tonelada 10 83,72 837,20
3.13. Semillas variadas Kg 25 41,17 1.029,25
3.14. Invernaderos unidad 03 10.588,00 31.764,00
3.15. Desarrollo de pequeño negocio de agricultura unidad 01 20.588,00 20.588,00
3.16. Construcción de un centro educativo de horticultura unidad 01 24.705,00 24.705,00
Subtotal C - - - 151.895,45

4. Gastos administrativos

- - - -
4.1. Gastos en gasolina y oficinas - - 37.800,00 37.800,00
Subtotal D - - - 37.800,00

5. Formación profesional

- - - -
5.1. Cursos, talleres y prácticas - - 22.337,75 22.337,75
Subtotal E - - - 22.337,75

Total A+B+C+D+E

- - - 511.771,20

Descripción de todos los costes en dólares EE.UU..

Proceso

Las principales actividades económicas de la ciudad de São Paulo son la industria y los servicios. Por ello, suponía un gran reto el que las autoridades locales y los miembros de la comunidad reconocieran los beneficios que un proyecto de agricultura proporcionaría a las comunidades vulnerables.

En lo que respecta a las comunidades vecinas, las reacciones a los planes originales de Ciudades sin Hambre fueron muy diversas. Estas iban desde comentarios que expresaban esperanza en los beneficios del proyecto, al tantas veces escuchado «no puede funcionar», una profunda duda sobre la posibilidad de desarrollar la agricultura en un área urbana. Así, el mayor obstáculo consistía en superar las dudas de los vecinos en torno a los lugares de los huertos y a la sostenibilidad del proyecto.

Se mantuvieron largas reuniones con las comunidades para dialogar con sus miembros, escuchar sus preocupaciones y ayudarles a comprender que la producción de comida es posible en cualquier área y tipo de suelo. Además, los miembros de la comunidad dudaban de que los huertos pudieran contribuir a sus ingresos mensuales, reducir los gastos de sus hogares y mejorar su salud.

Para superar estos retos se invitó a la comunidad a formar un comité compuesto por representantes de instituciones públicas, de organizaciones populares, de las ONGs que operan en la región y representantes de los propios beneficiarios. Este comité ha desempeñado (y sigue haciéndolo) las tareas de seleccionar a las familias qeu participarán en las actividades agrícolas y de coordinar la organización de forma participativa para desarrollar los planes de trabajo que llevarán a cabo los agricultores urbanos.

Las actividades de este comité pueden clasificarse en dos grupos: formales (reuniones y conferencias) y e informales (encuentros y formación). El objetivo del proyecto es fomentar la gestión participativa mediante la concienciación de los participantes en el proyecto, alentando y fortaleciendo su capacidad de intervención en los temas que afectan sistemáticamente a la comunidad y valorando sus contribuciones a la resolución de los problemas locales. De este modo los beneficiarios aprenden a reconocerse a sí mismos como participantes activos en la gobernanza urbana y en la búsqueda de una mejor calidad de vida.

La participación en grupos de discusión, en la toma de decisiones de la comunidad y en las negociaciones con las autoridades locales, ha proporcionado a los miembros de la comunidad una oportunidad para participar en la definición de principios y acciones que aumentan su inclusión social y la práctica de la gobernanza participativa.

Todas las acciones realizadas según el plan de trabajo de los huertos son evaluadas por sus miembros una vez finalizadas y se tratan en reuniones para su discusión y revisión tan pronto como el comité identifica un problema en el proceso. Las reuniones de evaluación entre los gestores se celebran de forma mensual para supervisar los proyectos. En el caso de que surjan dificultades, se convocan reuniones para acelerar la resolución de los mismos.

Resultados obtenidos

Resultados cuantitativos

Se han llevado a cabo 6 talleres de sensibilización en los que han participado 180 personas pertenecientes a 6 comités locales y una comisión regional para las áreas con huertos urbanos. Se han realizado también 6 talleres de diagnosis participativa en los que han participado 120 personas. De forma paralela, se han creado planes de trabajo que han incluido a 120 personas. El proyecto ha sido desarrollado en 21 solares recuperados. 21 compostadores y/o granjas de lombrices han sido instalados para la producción de fertilizantes orgánicos, consolidando las prácticas de gestión utilizadas en los huertos orgánicos. Se han construido 5 invernaderos. Se han realizado 4 cursos de agroecología para agricultores de 80 ciudades. Han tenido lugar 2 cursos de sensibilización, contando con la participación de otras 60 personas. Se han celebrado 3 cursos sobre el desarrollo de agroindustrias y un taller para la preparación de un plan de publicidad y comercialización de los productos de los agricultores; un total de 80 agricultores se han implicado en las diferentes áreas. Se ha llevado a cabo un primer taller en créditos rurales en el que han participado 25 agricultores urbanos; 10 puestos de venta han sido construidos; se han adquirido 2 vehículos. Se han celebrado 2 talleres sobre asociaciones y cooperativas en los que se han implicado 50 agricultores.

Resultados cualitativos

La lucha contra el hambre y la malnutrición mediante la agricultura urbana ha creado oportunidades laborales y de generación de ingresos, especialmente para las personas desempleadas, mediante el desarrollo de actividades agrícolas en espacios públicos o solares privados desocupados. Mediante estas estrategias se desarrollan además los recursos regionales y las capacidades para la obtención de oportunidades laborales y de generación de ingresos en el futuro. La capacidad de autogestión de los agricultores en el campo de la agroecología se ha visto aumentada. También ha mejorado la conservación de las zonas verdes y ha aumentado el uso de los vacíos urbanos. Como consecuencia, se han mantenido áreas limpias y en uso para la producción agraria, evitando la acumulación de basura y escombros y la proliferación de malas hierbas; así se ha logrado construir espacios para el cultivo de huertos.

Por otro lado, se ha mejorado la nutrición de la población implicada a base de incentivar el cultivo de plantas medicinales y hortalizas. Se ha impartido formación en educación nutricional, hábitos alimenticios y nutrición alternativa. Se ha estimulado la recuperación y sistematización de la sabiduría popular sobre comida, salud y agroecología. Se han establecido mecanismos para la formación de los beneficiarios con objeto de lograr mejoras en los productos higiénicos e introducir conceptos de higiene entre los agricultores urbanos.

La biodiversidad se ha visto mantenida y fomentada. Se ha promovido la educación ambiental mediante la formación en la gestión de la agricultura con técnicas que evitan el uso de prácticas destructivas para el medio ambiente y los recursos naturales. También se ha aumentado la concienciación sobre las actividades de conservación ambiental.

Se ha puesto en marcha una estrategia de comercialización y comunicación que pone el énfasis en las características de estos productos, con el objetivo de incrementar su atractivo comercial. Además, se ha mejorado esta comercialización y se han identificado lugares de venta óptimos para los agricultores.

Los agricultores han recibido ayuda mediante la obtención de créditos por parte de la municipalidad de São Paulo y su área metropolitana. También se ha fomentado la autonomía de los miembros de la comunidad mediante la formación para incentivar la generación de ingresos. Los beneficiarios del proyecto han participado en la organización de grupos conjuntos (asociaciones y cooperativas) para mejorar el trabajo. Se ha estimulado la organización de la comunidad y el trabajo en equipo de las familias seleccionadas para reforzar su concienciación social y su desarrollo, capacidad de autogestión y autonomía para el futuro.

Los resultados del programa se evalúan mediante los siguientes indicadores de rendimiento:

  1. Alimentación, necesidades básicas: mediante entrevistas y cuestionarios, se comprueban las mejoras en la dieta de los beneficiarios y de las personas que dependen de ellos, con la inclusión de más frutas y verduras en su dieta diaria. Las capacidades de los beneficiarios también han mejorado mediante procesos formativos para mejorar la manipulación y preparación de los alimentos.
  2. Solicitud de conocimiento-formación: mediante el registro y verificación de los participantes en los cursos y talleres del proyecto, que fomenta la formación empresarial para la sostenibilidad del proyecto.
  3. Ingresos y empleo: mediante entrevistas, se ha comprobado el aumento de la generación de ingresos y también la mejora en la calidad de vida de los beneficiarios y sus dependientes, además de la influencia en el fortalecimiento de la economía de la comunidad en la que viven.

Sostenibilidad

Estrategia de negocio

Partiendo de la existencia de un marco legal en la municipalidad, el Programa de Agricultura Urbana de São Paulo (PROAURB), la organización ha fomentado la utilización de áreas sin uso para la producción de alimentos. Hoy en día, en la ciudad de São Paulo, una proporción considerable de la población busca alternativas a los patrones actuales de consumo de alimentos. Como consecuencia de ello, existe una demanda creciente de alimentos cultivados en suelos orgánicos y obtenidos mediante un sistema de producción y comercialización sostenible, también desde los puntos de vista social y económico. Los participantes de la comunidad centran sus estrategias de comercialización de verdura y fruta en esta creciente concienciación del público, que se preocupa por una dieta más sana y está sensibilizado con temas sociales como el aumento de los ingresos de los productores, la compra directa y el fortalecimiento de las comunidades en las que se desarrolla el proyecto.

El enfoque en la inclusión de los beneficiarios en programas de venta directa incluye: programas para la compra de comida por parte del gobierno federal (que proporciona productos para comedores escolares), venta en ferias y mercados locales, aprovisionamiento para tiendas de comestibles locales y regionales y venta directa de los huertos para los residentes de las comunidades vecinas. El valor de reventa de 0,58 reales brasileños, estipulado en estudios de viabilidad financiera, demuestra la existencia de un buen margen de beneficio que permite un mayor valor añadido de reventa por tratarse de cosechas producidas de forma artesanal y sin la adición de fertilizantes químicos y pesticidas.

Estrategia y volumen de ventas: Provisión para programas de alimentación- 5%; Suministro para comedores escolares- 10%; Venta en ferias locales- 10%; Suministro a tiendas locales de alimentos- 10%; Venta directa a los vecinos- 65%.

La estrategia se ha elaborado y planificado para incorporar el desarrollo de iniciativas de consumo solidario que buscan la eliminación de los intermediarios en las ventas, que sustraen de forma agresiva las gananacias de los agricultores.

Estrategia de producción

La producción de cuatro cosechas de verduras tiene como finalidad diversificar la producción y permitir la recolección en diferentes momentos del año, generando ingresos desde la cuarta semana a partir de la siembra inicial. Para que los huertos ofrezcan productos de calidad en cantidades que permitan la producción continuada durante el año, se usan técnicas como:

a. Rotación de cultivos: Alternancia anual en las especies de plantas de un área de producción agrícola. Las especies elegidas deben satisfacer simultáneamente fines comerciales y necesidades del suelo. La rotación de especies ofrece múltiples ventajas: además de proporcionar una producción variada de comestibles y otros productos agrícolas, cuando se utiliza y gestiona de forma adecuada y durante un periodo suficientemente largo, esta práctica mejora la calidad física, química y biológica y los contenidos del suelo; ayuda a controlar las malas hierbas, las enfermedades y las plagas; repone la materia orgánica; y protege el suelo de la acción de los agentes climatológicos, además de proteger el medio ambiente en su conjunto. Para obtener un máximo de eficiencia, mejorando la capacidad productiva del suelo, la planificación de la rotación de cultivos debe considerar las plantas viables comercialmente y, donde sea posible, incluir especies que produzcan grandes cantidades de biomasa y se desarrollen rápidamente, cultivadas separadamente o de forma intercalada con otras cosechas.

b. Adición de compost al suelo: El compostaje es un proceso biológico de conversión de los desechos orgánicos como paja, estiércol y restos de comida, en humus, una sustancia orgánica homogénea y estable, oscura y rica en partículas coloidales. Este material ese utiliza como compost, y su aplicación mejora la calidad física, química y biológica y los contenidos del suelo, suponiendo así una alternativa simple y barata a los fertilizantes químicos.

c. Introducción de tecnología de secado e irrigación automática: La introducción de procesos tecnológicos y las estrategias de producción proporcionan oportunidades de incremento de ésta, sin disminuir la calidad de los productos. La construcción de invernaderos permite la producción de plántulas para uso propio en el proyecto, lo que representa una disminución de los costes de materia prima. También desempeña la función de protección contra la lluvia y los vientos fríos, protección contra insectos, mejora de la productividad, mejora de la calidad, y facilidad en la recolección de la cosecha, ahorro de abono orgánico, reducción de la incidencia de enfermedades, mejor control del riego, uso total de la mano de obra del huerto. La irrigación automática del huerto proporciona una optimización del trabajo en el proyecto, permitiendo a los beneficiarios concentrarse en las actividades de producción y comercialización.

Estrategias de conservación del medio ambiente

Para lograr este objetivo se han desarrollado una serie de estrategias:

Estrategia social

El proyecto contribuye al desarrollo local formando a las personas pobres de la región, que están desempleadas. De esta forma, se ha utilizado el diseño de las huertas para crear oportunidades de empleo e ingresos mediante la actividad agrícola. Se colabora también con la comisión local para la preparación de una evaluación participativa y un plan de trabajo para las actividades productivas. Esto fomenta el desarrollo local mediante la movilización de apoyo económico, político y social para la formación de una red de colaboración, extensión de conocimientos y promoción del desarrollo local. La promoción de la inclusión social de las comunidades locales y la mejora de los indicadores de calidad de vida pasa por procesos de aprendizaje sobre los sistemas de organización de asociaciones y cooperativas, el comercio justo y el fortalecimiento de las comunidades locales. Se fomenta sistemáticamente el uso y la comercialización de los productos fabricados y producidos en las comunidades por sus propios miembros.

Los instrumentos utilizados para asegurar la autogestión y la calidad de las relaciones interpersonales entre los miembros del proyecto incluyen reuniones, formación y talleres. Esto permite a los beneficiarios del proyecto aumentar su comprensión del espíritu cooperativo y fortalecer así la capacidad de estos grupos de valorar su contribución a la resolución de problemas, participando en foros de diálogo y toma de decisiones de la comunidad, desarrollando capacidades para negociar con las autoridades locales, mejorando sus habilidades de trabajo en la agricultura y en la venta de sus productos (utilizando los mecanismos del plan empresarial), y por encima de todo aumentando de forma significativa su calidad de vida y autonomía.

Lecciones aprendidas

Considerando la tecnología de que se dispone hoy en día y las experiencias que los miembros del equipo han atesorado viviendo en diferentes lugares de Brasil y del mundo, se parte de la arriesgada idea de que cualquier tierra puede ser cultivada. Algunos ejemplos típicos son los cultivos del sur de Alemania, donde se alcanzan 23 grados bajo cero, o la producción intensiva de cítricos en los desiertos de Israel, así como las frutas y flores de insuperable calidad de la selva del noreste de Brasil. Así, no hay razón alguna para que Brasil, como país, no considere el aprovechamiento de áreas agrícolas potenciales en solares urbanos y grandes ciudades como São Paulo. Abundan los ejemplos en los que se rompe la frontera entre lo posible y lo imposible, logrando resultados espectaculares, beneficiando a miles de personas y, lo que es más importante, transformando regiones antes de que se pierdan poderosos centros económicos. Aún así, los grandes problemas se mantienen, como el coste de la tecnología y la tierra para la producción de comida, que permanece accesible sólo para unos pocos. El desarrollo económico e histórico del pueblo brasileño de basa en procesos extractivos. En otras palabras, coger de la naturaleza lo que ésta nos ofrece. En Europa y América del Norte esto no ocurre así, ya que dados sus diferentes climas y ecosistemas, sumado a una larga historia de densidad de población, han debido cultivar sus alimentos y recursos necesarios mediante procesos de producción altamente tecnificados.

En Brasil, cuando los recursos naturales se agotaban en una determinada área geográfica, el paso siguiente era comenzar a explotar un área nueva. A lo largo de los siglos, esto ha extendido la creencia de que siempre habría suficiente alimento para cubrir las necesidades de la población. Los agricultores también se han encontrado con este problema cuando no podían cultivar más en un campo donde habían agotado los recursos del suelo. En Brasil, la solución a menudo ha consistido en explotar un nuevo terreno vecino a la zona de trabajo. Estos procesos y patrones han impedido y ocultado la necesidad de Brasil de crear alternativas para la producción de alimentos, y ha asegurado así la falsa sensación de seguridad alimentaria en el futuro.

Con el transcurso de los años, cada vez más agricultores han descubierto que este modelo de producción es insostenible, tanto ambiental como económicamente. Esto ha llevado a un éxodo rural, que ha aumentado enormemente la población de las grandes ciudades de Brasil, produciendo así una pobreza urbana en constante crecimiento, malas condiciones de salud y criminalidad. Se depende de los gobiernos para identificar la posibilidad de reducir el hambre mediante la utilización de áreas adecuadas para cultivar alimentos en las grandes ciudades. Aún así, como país, Brasil tiene poca experiencia en la recuperación de tierras, en especial en las grandes ciudades.

La experiencia de la fundación y puesta en marcha de Ciudades sin Hambre ha demostrado al equipo, así como a los miembros de la comunidad con la que trabajan, que esta recuperación de tierras no sólo es posible, sino que puede ser rentable y un poderoso instrumento social, en el ámbito de la salud y para el cambio económico. Es sólo cuestión de tiempo que surjan nuevas propuestas que animen a los gobiernos municipales a integrar la agricultura urbana en sus planes regionales. Las personas y los votantes están comenzando a entender que los programas para distribuir cestas de alimentos no constituyen una solución a los problemas de la miseria y el hambre, sino que tan sólo perpetúan los ciclos de pobreza. La alternativa a ese tipo de programas la constituyen proyectos que implican a las personas en procesos participativos, creando alianzas y asumiendo responsabilidades, para generar autosuficiencia a largo plazo y auténtica sostenibilidad.

Entre las lecciones apredidas, también destaca el que la violencia de las favelas brasileñas está directamente relacionada con la falta de trabajo, de oportunidades laborales y de oportunidades para la integración en el contexto de las actividades diarias de la sociedad. Violencia y desempleo son inversamente proporcionales al desarrollo de la nación. La importancia de obtener ingresos complementarios y la disponibilidad de comida en la mesa desde y para las comunidades pobres pude suponer la reducción de las estadísticas locales de criminalidad y también del número de niños fallecidos por deficiencias alimentarias. Puede suponer el comienzo de un proceso de evolución en la comunidad y transformación de las necesidades existentes. Eliminando el miedo constante a la muerte, tanto por violencia como por enfermedad, se fomenta el instinto de supervivencia mediante la renovación de esperanzas perdidas e insufla energía a las personas para intentar romper el círculo de exclusión y opresión que les ha mantenido pobres, hambrientas y sin capacidad de autogobierno.

Transferibilidad

El proyecto va a propiciar la formación de la Asociación de Pequeños Agricultores Familiares Urbanos entre sus beneficiarios, que estará compuesta en principio por personas directamente afectadas por el problema del desempleo, especialmente adolescentes, mujeres y ancianos, que podrán tener una oportunidad de empleo y obtención de ingresos mediante el desarrollo de huertos comunitarios. A medida que realicen esta actividad durante su vida, alcanzarán la cualificación de agricultores familiares, obteniendo la declaración nacional que les permitirá participar en diversos programas del gobierno federal en las áreas de comercialización (esquemas de alimentación), negocios agrícolas, crédito, seguros y seguridad social. Esta asociación permitirá a los beneficiarios participar mediante una entidad, el Foro de Agricultura Urbana de São Paulo, que pretende ser un instrumento de contribución al desarrollo de la agricultura urbana como política pública en la región metroplitana de São Paulo, en otras ciudades de Brasil y en otros paises.

El aspecto más relevante del proyecto es la adopción de métodos participativos en todas las acciones y pasos. Los participantes y los beneficiarios trabajan juntos en grupos y colectivos para formar sus propios puntos de vista, prioridades, metodologías y planes de trabajo. Las acciones específicas y la investigación de procesos agroecológicos pretende siempre implicar en todas las etapas del trabajo al mayor número posible de familias de comunidades desfavorecidas.

Perfil Financiero

Socio 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 Total
Caixa Econômica Federal - 11.120 11.120 - - - - 22.240
Petrobrás - - 110.000 - - 128.000 - 238.000
Embajada Suiza - - - - - 20.000 - 20.000
Embajada de Nueva Zelanda - - - - - - 24.000 24.000
Embajada de Japón - - - - - - 40.000 40.000
Embajada de Australia - - - - - - 22.000 22.000
Ecourbis Ambiental - - - - 14.000 14.000 14.000 42.000
Banco HSBC - - - - - 13.000 48.000 61.000
Deutsche Bank - - - - - - 14.000 14.000
Fundación Interamericana - - - - - - 322.000 322.000
Presupuesto total - 11.120 121.120 - 14.000 175.000 484.000 805.240

Legislación y políticas relacionadas

La institucionalización de la agricultura urbana en São Paulo asegura la consolidación de las acciones del Proyecto Ciudades sin Hambre/ Huertos Comunitarios a lo largo del tiempo, independientemente de qué administración municipal concreta se encuentre gobernando, promoviendo y fomentando la reproducción de esta práctica. La integración de la agricultura urbana en el marco normativo de la ciudad de São Paulo desde la inclusión de artículos sobre el tema en el Plan General ha legitimado esta actividad incorporándola en la estrategia de desarrollo municipal. La ley no. 13.727, decreto 45.665/04, regula la práctica de la agricultura urbana y periurbana en São Paulo y ha creado un marco para la discusión de su regulación. Otro elemento que facilita la adaptación y la reproducción del proyecto en otras áreas es el Foro de Agricultura Urbana de São Paulo, que tiene como objetivo servir de instrumento de articulación entre las instituciones.

Edición del 4-11-2010
Traducción del inglés: Victoria Fernández Áñez
Revisión: Rodrigo Calvo López
Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 2010 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/10/bp2547.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid Ministerio de Fomento
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras de EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio