Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 2010 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/10/bp2461.html   
Programa de prácticas y políticas ambientales sostenibles (Líbano)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2010, y catalogada como AWARD. (Best Practices Database)
País/Estado — Líbano
Región según Naciones Unidas — Estados Árabes
Región ecológica — árida y semiárida
Ámbito de la actuación — nacional
Agentes — organización no gubernamental (ONG); agencia internacional; gobierno local.

Categorías — Gestión ambiental: reducción de la contaminación; tecnología ambientalmente responsable; higiene ambiental; sostenibilidad ecológica; gestión de recursos; evaluación, seguimiento y control integrados; contabilidad ecológica; indicadores de sostenibilidad. Modelos de producción y consumo: reciclaje y reutilización de residuos; eficiencia en el uso de la energía, eficiencia energética; uso y consumo de agua; conservación de recursos, ahorro de recursos; concienciación del consumidor. Agua y saneamiento: gestión del suministro y la demanda de agua; saneamiento de bajo coste; prestación de servicios básicos por microempresas.


Contacto Principal

Young Men Christian Association (YMCA) — organización no gubernamental (ONG)
Mr. Joseph Awad

Delta Center, 3rd floor,
Horsh Tabet, Sin el Fil
Beirut, Lebanon.
PO Box 55-570
Postal Code 2706-5101
Beirut, Lebanon

Tel: +961 1 490 640
Fax: +961 1 490 685 

E-mail: ymca@ymca-leb.org.lb
Web: http://www.ymca-leb.org.lb


Socio

United States Agency for International Development (USAID) — agencia internacional
Denise Herbol

US Embassy in Beirut, Lebanon
PO Box 70840 (Awkar)
Beirut, Lebanon

Tel: +961 4 542 600
Fax: +961 4 543 600 

E-mail: usaidbeirut@state.gov
Colaboración financiera.


Socio

Union of Tyre Municipalities (UTM) — gobierno local
Jallal Abd Ali

Jumblat Roundabout, Ateyeh Building, 
4th floor, Tyre

Tel: +961 7 349 217
Fax: +961 7 349 217

E-mail: info@uotm.org
Colaboración financiera.
Colaboración política.

Resumen

El objetivo general del programa Prácticas y Políticas Ambientales Sostenibles es la mejora de las prácticas y de las políticas ambientales de gestión de los residuos sólidos y las aguas residuales en las zonas rurales de Líbano. El proyecto comenzó en 2003, finalizó en 2009, y contó con un presupuesto total de 7,7 millones de dólares estadounidenses.

Dentro del campo de las prácticas ambientales, el programa instaló una planta de tratamiento de residuos sólidos que presta servicio a 56 localidades y nueve plantas de tratamiento de aguas residuales que sirven a diez municipios. Estas instalaciones han mejorado considerablemente la capacidad de gestión de residuos de la gobernatura del valle de la Bekaa, en el sudeste, y del Caza (división administrativa de segundo orden) de Tiro en el sur de Líbano. Las plantas de tratamiento de agua, que utilizan tres tipos de tecnologías de alta fiabilidad, bajo coste y reducidas necesidades de mantenimiento, benefician directamente a 13.000 personas. El centro de tratamiento de residuos sólidos sirve a los 56 municipios que componen la región de Tiro (aproximadamente 300.000 personas) con una capacidad para procesar hasta 150 toneladas de basura al día. El centro selecciona y aparta el material reciclable y transforma los residuos orgánicos restantes en compost.

Con el fin de aumentar la visibilidad y de garantizar el éxito a largo plazo del proyecto, se llevó a cabo una campaña de concienciación ambiental sobre la gestión sostenible de los residuos de tres años de duración dirigida especialmente a mujeres, jóvenes y estudiantes. Esta campaña tuvo impacto directo sobre 10.000 estudiantes y profesores de 94 escuelas, 88 municipios y comunidades, y sobre más de 50 organizaciones no gubernamentales, grupos de mujeres e instituciones.

La Young Men Christian Association (YMCA) organizó reuniones con los ministerios, los municipios y con representantes del sector privado relacionados con la gestión de residuos en las zonas rurales. Esto incluyó visitas a centros de tratamiento de residuos y una mesa redonda.

Fechas Clave

Descripción

Situación previa a la iniciativa

Anteriormente a esta iniciativa, no existía ningún plan público de tratamiento de residuos en las regiones sobre las que se ha trabajado. Las fuentes naturales de agua estaban a menudo contaminadas por aguas residuales y los niños enfermaban con frecuencia debido a la mala calidad del agua. Los desechos sólidos se quemaban al aire libre en pozos o eran enterrados en vertederos sin la adecuada supervisión. Tampoco se procesaba la basura para su reciclado y la eliminación de los residuos estaba causando conflictos entre las comunidades.

Establecimiento de prioridades

En primer lugar estaban, como prioridades sociales, mejorar la salud e higiene públicas, reducir el número de moscas y mosquitos en las ciudades, eliminar los malos olores debidos al llenado de las fosas sépticas por encima de su capacidad, acabar con las disputas entre los vecinos por los problemas causados por la basura y desarrollar un sentido de participación democrática en el tratamiento de los asuntos públicos. En segundo lugar figuraban las prioridades ambientales: eliminar las principales fuentes de contaminación del agua dulce, reducir los efectos nocivos de la contaminación por residuos sólidos y aumentar la conciencia sobre temas ambientales, especialmente entre las mujeres, los jóvenes y los estudiantes. Por último, prioridades económicas, como aumentar la financiación de los gobiernos municipales, aumentar el desarrollo de las pequeñas comunidades, fomentar el ecoturismo o crear puestos de trabajo.

Formulación de objetivos y estrategias

En respuesta a las prioridades enumeradas en el apartado anterior, YMCA planteó tres objetivos principales:

  1. Difusión de conocimientos sobre prácticas de gestión ambiental. Se llevó a cabo un amplio programa de educación ambiental para fortalecer la capacidad de los municipios y las comunidades locales en la gestión ambiental.
  2. Construcción de infraestructuras físicas para la gestión de los residuos sólidos y las aguas residuales. Se construyeron nueve plantas de tratamiento de aguas residuales y una de tratamiento de residuos sólidos, utilizando tecnologías sencillas, de bajo coste y de reducidas necesidades de mantenimiento.
  3. Generación de un diálogo sobre políticas de gestión ambiental. Se puso en marcha un ambicioso proceso de diálogo sobre la gestión ambiental de los residuos urbanos para reorientar las políticas nacionales desde los enfoques centralizados predominantes hacia el uso de tecnologías adecuadas y rentables a nivel local.

Movilización de recursos

Los recursos financieros, políticos, administrativos y técnicos procedieron de los diferentes actores a nivel local, nacional e internacional. En términos de recursos financieros, YMCA recibió más de 3,7 millones de dólares en subvenciones de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) para llevar a cabo el proyecto. Otros recursos financieros provenían de los municipios en los que se han instalado las plantas de tratamiento de aguas residuales, que se comprometieron a contribuir con el 50% del coste total de las instalaciones sobre su territorio, lo que garantiza su compromiso con el proyecto a largo plazo. En total, estos municipios han invertido 959.977 dólares, superando muchos de ellos dicho requisito del 50%. En el caso de las instalaciones de tratamiento de residuos sólidos, la Unión de Municipios proporcionó más del 75% del total de los fondos, mientras que USAID contribuyó con el coste de su equipación.

Los municipios también han proporcionado recursos políticos y administrativos claves para las campañas de sensibilización social y los debates sobre la política gubernamental. Así mismo, fueron fundamentales para la organización de las comunidades locales y para proporcionar oportunidades para el debate y la discusión con los actores locales.

En cuanto a los recursos técnicos, YMCA reclutó a consultores cualificados para realizar las evaluaciones ambientales, diseñar y construir los centros de tratamiento, controlar el rendimiento de los nuevos sistemas y realizar recomendaciones para futuros proyectos.

Proceso

Desafíos

Durante la ejecución del proyecto, YMCA tuvo que afrontar desafíos tanto a nivel comunitario o local como a nivel nacional. A nivel comunitario, hubo objeciones a los centros de tratamiento debido a factores políticos locales, a un cierto escepticismo acerca de las posibilidades de éxito del proyecto y a las dificultades para movilizar los recursos locales. YMCA fue capaz de superar la mayor parte de estos obstáculos a través del diálogo con los líderes de la comunidad y mediante la organización de programas adicionales de divulgación para que la población pudiera expresar sus inquietudes y encontrar respuestas a sus preguntas. Una de las preocupaciones más extendidas y repetidas en las distintas comunidades estaba relacionada con las ubicaciones propuestas para las plantas de tratamiento. Este tema fue ampliamente debatido en cada localidad y en algunos casos la ubicación propuesta fue modificada para responder a las preocupaciones locales. En algunas ocasiones, las comunidades simplemente rechazaron la iniciativa por razones políticas o económicas. En estos casos, YMCA se vió obligada a buscar lugares o municipios alternativos para llevarla a cabo.

A nivel nacional, hubo varios obstáculos importantes externos al proyecto. Uno de ellos fue la celebración de elecciones municipales en 2004, que causó problemas al desarrollo del proyecto, ya que, en Líbano, el mandato para la toma de decisiones por parte de los funcionarios queda supendido tres meses antes de los comicios. Además, varios de los nuevos cargos que resultaron elegidos cambiaron los acuerdos que ya se habían firmado con las corporaciones anteriores. La iniciativa también se vio afectada por el asesinato del Primer Ministro Rafic Hariri en febrero de 2005, que paralizó el país durante meses, y por la Guerra de Julio de 2006 con Israel, que afectó a todas las regiones de Líbano y detuvo todas las actividades del país durante más de dos meses.

Aportes de la comunidad

YMCA organizó reuniones públicas con las comunidades en las que se describían en detalle los planes propuestos y los directores del programa respondían directamente a las preguntas y preocupaciones de la población. Gracias a este debate, el proyecto de la planta de tratatamiento de residuos sólidos de Ain Baal fue mejorado y ampliado en gran medida.

Los líderes comunitarios se involucraron profundamente en todas las actividades y los municipios desarrollaron rápido un claro sentido de propiedad sobre las plantas de tratamiento de aguas residuales y buscaron las fuentes para cubrir los gastos anuales de estas instalaciones. En algunas localidades decidieron cobrar impuestos adicionales a los hogares. En un caso concreto, los líderes de la comunidad se pusieron en contacto con parientes de Canadá y otros lugares para conseguir donaciones. En las ciudades de Al-Hosh y Ghobbatiyeh, los alcaldes dedicaron mucho tiempo a la supervisión personal de las instalaciones. En el caso de la ciudad de Rashaya, que cuenta con la mayor planta depuradora, el ayuntamiento obligó a los hogares a conectar sus sistemas de evacuación de aguas residuales al alcantarillado recién construido, con el consiguiente pago de las cuotas de conexión, así como de las tasas anuales de mantenimiento. Por otro lado, algunos pequeños municipios, como Snayyah, Aychiyeh y Al Hosh, tienen previsto establecer actividades de ecoturismo para cubrir los costes de operación. En resumen, los municipios se hicieron responsables de los proyectos y estuvieron de acuerdo en operar las instalaciones según el estándar definido en los manuales.

Parámetros de evaluación

YMCA ha trabajado con consultores técnicos independientes para desarrollar parámetros de referencia para cada una de las plantas de tratamiento, así como para las campañas de sensibilización ambiental y de políticas gubernamentales. Estos parámetros de control de las instalaciones de tratamiento consisten en la capacidad diaria de basura procesada, la implementación de sistemas de mantenimiento y gestión sostenibles in situ, la satisfacción social debida al cierre de los vertederos existentes, la mejora de la higiene y reducción de los riesgos relacionados con la salud pública, el aumento de la frecuencia de las reuniones en las comunidades locales y la eliminación de la contaminación del suelo y el subsuelo por lixiviados, entre muchos otros. Los informes se realizaron con periodicidad trimestral conforme a los requisitos de USAID.

Resultados obtenidos

En el campo de las prácticas ambientales, el proyecto instaló una planta de tratamiento de residuos sólidos que sirve a 56 municipios y nueve plantas de tratamiento de aguas residuales para diez localidades. Estas plantas de tratamiento de agua utilizan tecnologías de bajo coste y reducidas necesidades de mantenimiento que benefician directamente a 13.000 personas. Por otra parte, el centro de tratamiento de residuos sólidos de la región de Tiro sirve a unas 300.000 personas, y tiene capacidad para procesar hasta 150 toneladas de basura al día. El centro separa los materiales reciclables, mientras que los residuos orgánicos restantes son transformados en compost.

Con el fin de aumentar la visibilidad y el éxito a largo plazo del proyecto, se llevó a cabo una campaña de concienciación ambiental sobre la gestión sostenible de los residuos, de tres años de duración y dirigida especialmente a mujeres, jóvenes y estudiantes. Esta campaña tuvo impacto directo sobre 10.000 estudiantes y profesores de 94 escuelas, 88 municipios y comunidades, y sobre más de 50 organizaciones no gubernamentales, grupos de mujeres e instituciones.

YMCA organizó reuniones con los ministerios, los municipios y con representantes del sector privado que se dedican a la gestión de residuos en las zonas rurales. También se organizaron visitas a los centros de tratamiento de residuos y una mesa redonda.

Aunque no se han calculado los beneficios públicos del proyecto a largo plazo, sí ha habido ejemplos de cómo se han beneficiado las comunidades. Es el caso de los problemas sociales derivados de los conflictos entre los vecinos que se estaban produciendo en las ciudades de Bakka, Rashaya y El-Hosh. Estas tensiones desaparecieron después de la puesta en marcha de sus depuradoras. Del mismo modo, en Aychiyeh, los niños enfermaban a menudo a causa del exceso de lodo de las fosas sépticas, que fluía sin control por las calles de la ciudad, hecho que se ha reducido drásticamente desde la apertura de la planta de tratamiento de aguas residuales.

Todos los municipios han adoptado plena responsabilidad en la gestión de sus depuradoras, que se han convertido en su principal logro ambiental y en un signo de prestigio.

Sostenibilidad

Financiera

Los municipios tuvieron que comprometerse a recaudar el 50% de los fondos necesarios. Además, fueron los responsables de la excavación, la instalación de tuberías, las labores de hormigonado y los costes laborales de la construcción de las redes de alcantarillado. De esta manera se convertían en propietarios de las plantas de tratamiento y se garantizaba así su apoyo e interés a largo plazo en el proyecto. Estas instalaciones aumentaron sus presupuestos anuales y aumentó la credibilidad y la capacidad de los gobiernos locales.

Para cumplir con los costes de operación y mantenimiento, los municipios están trabajando desde diferentes enfoques. Un municipio está poniendo en marcha proyectos de ecoturismo para recaudar los fondos, mientras que otros están utilizando los impuestos directos. En el caso de la planta de tratamiento de residuos sólidos, se obtienen ingresos adicionales por la venta de materiales reciclables y de compost. Éste se produce sin ningún coste adicional por la fermentación aeróbica de los residuos orgánicos que quedan después de retirar los materiales reciclables.

Social y económica

La construcción de las plantas de tratamiento de aguas residuales está permitiendo a las comunidades ahorrar dinero y volver a utilizar sus recursos naturales. En lugares como Bakka y El-Hosh, la población se veía obligada a beber agua embotellada hasta que el proyecto les permitió beber de nuevo de sus fuentes naturales. En Aychiyeh, las aguas residuales tratadas se utilizan para regar los olivos. Problemas sociales tales como los conflictos entre los vecinos que tenían lugar en Bakka, Rashaya y El-Hosh han desaparecido tras la puesta en marcha de las plantas de tratamiento.

Cultural

El proyecto requería que las comunidades trataran los asuntos ambientales de una manera democrática, superando las potenciales barreras entre los diferentes grupos religiosos y sociales que las componen. La divulgación se centró fundamentalmente en los jóvenes y las mujeres, dado su importante papel a la hora de reducir los residuos en la escuela y en el hogar.

Institucional

El proyecto no ha modificado directamente la legislación vigente. Sin embargo, YMCA ha trasladado los objetivos y los logros del proyecto a funcionarios del gobierno de todos los niveles. YMCA ha organizado visitas guiadas a los lugares donde se han instalado plantas de tratamiento, además de una mesa redonda sobre políticas ambientales con representantes del gobierno. Cada una de las visitas contó con representantes de los Ministerios de Medio Ambiente, Agricultura, Educación y Planificación, además de los alcaldes de las ciudades en las áreas del proyecto. Este programa ha mostrado a los funcionarios una manera exitosa de construir y gestionar instalaciones para el tratamiento sostenible de los residuos a través de un enfoque de rentabilidad y de base comunitaria.

Lecciones aprendidas

Las principales lecciones aprendidas del programa incluyen:

  1. Las tecnologías de bajo coste, sencillas y convencionales son las más adecuadas para las zonas rurales, que a menudo carecen de recursos técnicos y financieros.
  2. Los recursos financieros y de supervisión necesarios para el funcionamiento de una planta de tratamiento de residuos deben asegurarse al inicio del proyecto para garantizar la sostenibilidad a largo plazo.
  3. Los residuos tratados deben ser vistos como un recurso con valor económico, ya sea como material reciclable, compost o agua para el riego. Esto conlleva la obtención de beneficios económicos derivados del proyecto y garantiza, por tanto, su sostenibilidad.
  4. Una campaña de concienciación eficaz debe incluir acciones a todos los niveles, de manera que se pueda desarrollar la sensibilidad ambiental a una escala masiva. Esto incluye dirigirse con especial atención a niños, adultos jóvenes, mujeres, empresas privadas, organizaciones de la sociedad civil y el gobierno.
  5. Las actividades del programa deben formar parte de un plan localizado de gestión de residuos, desarrollado con la colaboración de las principales partes interesadas, a fin de que estos grupos puedan entender claramente los objetivos del proyecto y proporcionar apoyo adicional.

Estas lecciones aprendidas han sido en gran medida influenciadas por el trabajo previo de YMCA en su Programa de Desarrollo Rural Integrado (PDRI). Los resultados de este proyecto se han recopilado en dos informes de Mejores prácticas, que documentan los logros y los retos en la planificación y operación de las plantas de tratamiento de aguas residuales y residuos sólidos en las zonas rurales del Líbano.

Este proyecto supone un buen ejemplo de cómo las comunidades locales pueden contribuir a las estrategias de gestión sostenible de los residuos. En caso de que este programa vaya a ser replicado o ampliado, YMCA querría asegurarse de que los socios potenciales tienen la determinación de ejecutar el proyecto y asegurar su sostenibilidad a largo plazo. Los desafíos enfrentados por YMCA en Líbano son similares a otras partes de Oriente Medio y del mundo. Cualquier otra organización podría desarrollar este tipo de proyectos manteniendo de la misma manera estrechos vínculos con las comunidades locales y los gobiernos municipales y contando con los recursos financieros correspondientes.

Transferibilidad

YMCA en Líbano ha recibido muchas solicitudes de otras ciudades y aldeas para replicar el proyecto aportando el 50% de los recursos financieros. Las partes interesadas no disponen de los recursos humanos y financieros suficientes para establecer de forma independiente las plantas de tratamiento de aguas residuales y residuos sólidos. YMCA recomienda que las ciudades y pueblos interesados tengan al menos 3.000 habitantes, con el fin de que el municipio pueda disponer de los ingresos suficientes para mantener las instalaciones en funcionamiento. Lamentablemente, YMCA no ha podido continuar con la construcción de nuevos centros al haberse acabado las subvenciones de USAID.

Perfil Financiero

Socio 2003 2004 2005 2006 2007 2008 Total
USAID753.599753.599753.599753.599753.599 3.767.795
Unión de Municipios   126.400 2.855.0002.981.400
Municipios239.994239.994239.994239.994  959.977

Presupuesto en dólares estadounidenses.

Legislación y políticas relacionadas

En el ámbito de las políticas ambientales, las actividades se realizaron a nivel tanto nacional como local. El programa promueve mejores prácticas de gestión ambiental mediante el trabajo con consultores que vigilan de manera independiente el funcionamiento de las plantas de tratamiento de residuos sólidos y de aguas residuales, previamente construidas por YMCA de Líbano a través de su Programa 1997-2002 de Desarrollo Rural Integrado (también financiado por USAID). Los resultados de este proyecto se recopilaron en dos informes de Mejores prácticas, que documentan los logros y los retos en la planificación y operación de las plantas de tratatmiento de aguas residuales y de residuos sólidos en las zonas rurales de Líbano.

Además, YMCA organizó varias actividades relacionadas con el diálogo político sobre la gestión de residuos, incluyendo dos visitas a los lugares donde se han implantado las plantas de tratamiento y una mesa redonda sobre cuestiones de política ambiental. Cada una de las visitas contó con representantes de los Ministerios de Medio Ambiente, Agricultura, Educación y Planificación, junto con los alcaldes de las ciudades de la zona.

En la primavera de 2006, tras las visitas, YMCA organizó una mesa redonda en el Hotel Meridian-Commodore en Beirut. Los objetivos de la mesa redonda fueron, por un lado, discutir la planificación de base, la construcción de instalaciones, su funcionamiento y los problemas de gestión de los residuos sólidos y las aguas residuales en el Líbano, y por otro, desarrollar un convenio que establece los principios generales para el funcionamiento y la gestión de las plantas e instalaciones. Este convenio se completó en julio de 2006 y fue distribuido por correo electrónico a todos los participantes, ya que la guerra con Israel impidió que el equipo celebrase una conferencia de prensa, tal y como estaba previsto.

Referencias

Al Akhbar  (2010)   «Ain Baal Waste Factory Soon»,   Diario Al Akhbar, 26 de marzo. 

Al Mustaqbal  (2009)   «USAID Equips Center for Union of Tyre Municipalities Waste Management»,   Diario Al Mustaqbal, 24 de noviembre. 

Al Mustaqbal  (2009)   «95% recyclables and 5% for Dumping through US Made equipment that alleviates the waste pollution nightmare in Tyre»,   Diario Al Mustaqbal, 30 de noviembre. 

Al Anwar  (2009)   «USAID Delivered Union of Tyre Municipalities Equipment for Waste Management»,   Diario Al Anwar, 24 de noviembre 

Ad-Diyar  (2009)   «USAID Delivered Union of Tyre Municipalities Equipment for Waste Management»,   Diario Ad-Diyar, 24 de noviembre 

Al Liwaa  (2009)   «USAID Delivered Union of Tyre Municipalities Equipment for Waste Management»,   Diario Al Liwaa, 24 de noviembre 

An-Nahar  (2009)   «USAID Delivered Union of Tyre Municipalities Equipment for Waste Management»,   Diario An-Nahar, 24 de noviembre 

Edición del 4-11-2010
Traducción del inglés: César Corrochano Barba
Revisión: Rebeca Fernández Yunquera
Carlos Jiménez Romera

Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 2010 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/10/bp2461.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid Ministerio de Fomento
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras de EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio