Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 2010 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/10/bp2299.html   
Compostaje familiar de desechos domésticos y hortícolas, un medio de vida para la minoría étnica gitana. (Velingrado, Bulgaria)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2010, y catalogada como AWARD. (Best Practices Database)
País/Estado — Bulgaria
Región según Naciones Unidas — Europa
Región ecológica — continental
Ámbito de la actuación — ciudad
Agentes — gobierno central; gobierno local.

Categorías — Erradicación de la pobreza: generación de ingresos; creación de puestos de trabajo; formación profesional; acceso a créditos. Gestión ambiental: reducción de la contaminación; creación de zonas verdes en la ciudad; introducción de criterios ecológicos en el entorno urbano; tecnología ambientalmente responsable; restauración ambiental; higiene ambiental; sostenibilidad ecológica; incentivos para una gestión responsable; gestión de recursos. Modelos de producción y consumo: reciclaje y reutilización de residuos; eficiencia en el uso de la energía, eficiencia energética; uso y consumo de agua; conservación de recursos, ahorro de recursos; concienciación del consumidor; responsabilidad de los productores; ciclos de producción y consumo.


Contacto Principal

Euromodel — organización no gubernamental (ONG)
Emilia Petrova

Kniaginia Klementina Str., bl.187, Aprt.24
NGO Euromodel
Sofia 1618, Bulgaria

Tel: (+359)2-855 98 65


Socio

Ayuntamiento de Velingrado — gobierno local
Ivan Ivanov

Ayuntamiento de la Ciudad de Velingrado
Velingrad,
Pazhardzhik Region, Bulgaria 
Colaboración técnica.;Colaboración política.;Colaboración administrativa.


Socio

Ministerio de Medio Ambiente y Aguas — gobierno central
Neli Ilieva

22, Maria Luisa Str.
Sofia 1000, Bulgaria

Tel: (+359)-2-940-62-99 
Colaboración financiera.

Resumen

El proyecto Compostaje familiar de desechos domésticos y hortícolas, un medio de vida para la minoría étnica gitana, se ha llevado a cabo con la participación de varias instituciones y trabajadores. La iniciativa tiene tres objetivos principales que han sido llevados a cabo con enorme éxito. Se estableció como meta principal que el compostaje llegara a ser un medio de vida de la minoría étnica gitana en la pequeña ciudad, mediante la utilización de restos domésticos y de huertos, con lo que se consigue una ocupación permanente de la población gitana en riesgo de exclusión social. La producción permanente de compost otorga a los gitanos, por un lado, recursos económicos, y por el otro, les permite abonar sus jardines de manera ecológica, ya que el abono natural dará productos ambientalmente saludables de manera ecológica, favoreciendo la salud de las familias. En cuanto al reciclaje de los restos hortícolas, sólo deben ir a la basura los restos inertes y no biodegradables.

El proyecto se ha llevado a cabo en dos fases. En la primera, el principal objetivo era incluir a todos los hogares que tuvieran huerto familiar, el 80% de las familias gitanas, cuyos restos suponían un enorme problema de gestión de basura en un área pequeña de la ciudad que cuenta con 82 pozos de agua mineral. La segunda parte del proyecto incluirá el procesado de basura de aquellas familias sin huerto, mediante la producción de suelo y su mecanización utilizando el sistema de hilera windrow. De esta forma, se cubrirán todos los residuos domésticos, agrícolas y animales del área rural de la pequeña ciudad.

El proyecto dio cuenta de los objetivos marcados mediante la implicación de toda la población de la ciudad de Velingrado, las autoridades municipales y el Ministerio de Medio Ambiente y Aguas a través de las Empresas para la Gestión de Actividades Ambientales (EMEA).

El compostaje es una ley natural, un paso fundamental en el ciclo de elementos de la naturaleza, en cuyo proceso, la materia orgánica es transformada en abono orgánico, o compost, como resultado de la actividad bioquímica de varios microorganismos aeróbicos, como hongos, bacterias, virus y hongos luminiscentes actinomicetes. El resultado obtenido, la producción de compost de alta calidad, está relacionado con el hecho de que la materia orgánica en los biocompostadores, así como en el suelo, se clasifica de manera previa en carbonatadora, aquella con alto contenido en carbono orgánico, y nitrificadora, aquella con alto contenido en nitrogeno orgánico. Esta selección se realiza por la disposición de los residuos en pilas y biocomposteras por lo que se da el producto final, un compost con una relación carbono-nitrógeno de 20-25 a 1, que es indicativo de calidad. Los residuos son dispuestos en biocomposteras y pilas, donde las primeras capas se están carbonatando, seguido de una capa de 1 o 2 centímetros de suelo nitrificado del área de la ciudad de Velingrado, con el objeto de introducir en el proceso de compostaje la microflora del suelo. De esta manera, el compost producido no crea condiciones de estrés para el suelo, como sí lo hacen los fertilizantes químicos. El compostaje se gestiona a través de la medición de tres parámetros fundamentales: pH, humedad y temperatura, con cuyos resultados se diseña un gráfico para cada casa y pila. Los montones ordenados se cubren con lonas de policarbonato, mientras que las composteras se cubren con babstidores evitando la influencia del mal tiempo: lluvia, nieve, viento y sol. Con esta metodología, los compuestos orgánicos volátiles y solubles en agua permanecen en el producto final, que tras las pruebas de laboratorio resulta ser de alta calidad. El compost ha obtenido una certificación y ha conseguido introducirse en el mercado, vendiéndose de manera muy rápida, lo que demuestra su excepcional interés por parte de los agricultores. El compost producido ha ayudado a los trabajadores del proyecto a fertilizar sus tierras, además de las tierras municipales, y también a producir ecológicamente productos sanos como frutas y verduras.

Fechas Clave

Descripción

El balneario de Velingrado tenía un problema persistente con todos sus restos domésticos, animales y agrícolas. La gente solía acumular todos sus residuos domésticos y arrojarlos de manera indiscriminada en un extremo de la ciudad. Esta práctica amenazaba al medio ambiente local y la limpieza de la ciudad. Después de reuniones en privado con los ciudadanos de Velingrado y a través de debates, la gente se dio cuenta de que lo que amenazaba su vida cotidiana era el vertido indiscriminado de residuos. En la solución del proyecto participaron mayoritariamente la población desempleada e indigente de etnia gitana, jubilados y estudiantes. Con ellos se inició la recogida de residuos y la separación.

Situación previa a la iniciativa

Establecimiento de prioridades

Las principales prioridades son: el tratamiento de residuos hortícolas y residuos sólidos domésticos en el territorio de Velingrado, y después, cuando el proyecto se amplía con nueva financiación, cubrir la gestión de basura en los pueblos vecinos. Inicialmente, tuvieron que procesarse los desechos de huertas, después los restos agrícolas y de animales de granjas avícolas, granjas de cría de ovejas y una instalación agrícola, los cuales se depositaban en las afueras de la ciudad. La principal prioridad, aceptada por unanimidad en la realización del proyecto, fue la participación de personas desempleadas: mujeres y hombres de minoría étnica romaní. La gente gitana se implicó y se interesó en el proyecto despúes de varias reuniones y diálogos. Cuando estuvieron convencidos de que con el abono de biocompostadores podían producir frutas y verduras saludables para sus familias, se dispusieron a trabajar en sus propias parcelas. Una de las prioridades del proyecto era fertilizar el invernadero municipal con compost, el cual produce ecológicamente productos ambientalmente responsables para la cantina local, donde comen todos los días los hijos de los indigentes.

Formulación de objetivos y estrategias

Uno de los objetivos del proyecto, el procesado inicial de los residuos sólidos domésticos, restos animales y agrícolas, se llevó a cabo mediante el empleo de hombres y mujeres de etnia gitana. La decisión para la contratación de ciudadanos de minorías étnicas fue aprobada por unanimidad por los participantes principales del proyecto: el alcalde de Velingrado, el Consejo municipal, el técnico del proyecto, el director y los administradores del proyecto, así como representantes del Ministerio de Medio Ambiente y Aguas. Otro objetivo del proyecto fue el tratamiento de los residuos orgánicos biodegradables a partir de residuos sólidos domésticos, restos de animales y agrícolas, y su transformación en fertilizante orgánico o compost. La siguiente meta importante del proyecto sería el desarrollo de un invernadero local para la producción ecológica y limpia de productos para las personas de nivel social bajo, así como para las personas participantes en el proyecto. La ejecución del proyecto estaba destinada a la sensibilización de los agricultores hacia la sustitución de los fertilizantes químicos por compost. El 80% de los participantes en el proyecto eran personas de etnia gitana.

Movilización de recursos

Para la ejecución del proyecto Compostaje familiar de desechos domésticos y hortícolas, un medio de vida para la minoría étnica gitana, se envió un informe con la debida diligencia para la concesión de financiación a las siguientes instituciones: Ministerio de Medio Ambiente y Aguas-Empresas para la Gestión de Actividades Ambientalesy las Embajadas de Suiza Alemania y Estados Unidos en Bulgaria. El Ministerio de Medio Ambiente y Aguas y varias Empresas para la Gestión de Actividades Ambientales, proporcionaron los fondos iniciales por la cantidad de 60.000 BGN (levs búlgaros) equivalentes a 30.000 euros, que se utilizaron para la adquisición de biocompostadores y equipos y la organización de seminarios. Inicialmente, se compraron 100 biocompostadores, y posteriormente se llegó a los 400. Las autoridades municipales locales cedieron los terrenos donde se habilitó el suelo y se desarrolló el proyecto, así como también aportaron el equipo necesario para la carga de biocompostadores. Las personas encargadas de la organización del proyecto siguen trabajando sin cobrar. La organización y el transporte de los residuos se realiza de forma gratuita por el Ayuntamiento. Mujeres y estudiantes, tanto búlgaros como rumanos, realizaron la separación de los residuos sólidos domésticos y la limpieza de la biomasa en los huertos familiares. El proyecto recibe apoyo constante del Ayuntamiento de Velingrado de varias maneras. Éste además proporciona de forma gratuita el suelo para la construcción del invernadero, el cual produce verduras y pequeñas frutas abonadas con compost, y cuya calefacción se lleva a cabo a través de los 82 manantiales minerales naturales de Velingrado.

Proceso

Para la realización del proyecto, se movilizaron diversas instituciones y embajadas, el Ministerio de Agricultura y Bosques y el Ayuntamiento de Velingrado. El obstáculo más grande a la hora de convencer a las instituciones para la financiación fue transmitir que el compostaje es un paso importante en el desarrollo sostenible. Se enviaron copias del proyecto para solicitar financiación a EMEAy a las embajadas de Suiza y Estados Unidos en Bulgaria. A lo largo de la aplicación se llevó a cabo una estrategia en la cual se demostró que la biomasa de residuos en Bulgaria es del orden del 65-75%, y que antes de la Segunda Guerra Mundial, Bulgaria era el único exportador de fertilizante orgánico en Europa. Dicha cantidad de biomasa arrojada al basurero en condiciones anaeróbias genera biogás metano, uno de los principales gases de efecto invernadero.

Los beneficios del compostaje de la biomasa son diversos. Cuando se aplica en el suelo, el compost lo enriquece con diferentes encimas, sustancias orgánicas, elementos químicos biogenéticos, microelementos, minerales de calcio y elementos del ión calcio (Ca++) y una rica microflora. Los procesos de formación de humus han mejorado, lo que aumenta la fertilidad del suelo y mejora la estructura del mismo. El calcio mejora la estructura del suelo, que lo proteje de la erosión. El programa aprobado por la UE para el desarrollo de la agricultura ecológica y biodinámica facilita de manera importante los objetivos a largo plazo y la estrategia del proyecto. En 2009 el Ministerio de Medio Ambiente y Aguas ha adoptado una directiva por la que se considera el compostaje y especialmente el compostaje familiar algo prioritario y se le asigna una financiación de 20.000 biocompostadores para huertos familiares en distintos lugares de todo el país. En 2007, este ministerio ha asignado 50.000 BGN, equivalente a 25.000 euros, para un proyecto de compostaje en Yablanitsa (una pequeña ciudad de tipo rural de 5.000 habitantes), y en 2008 para el mismo proyecto en la ciudad de Petrich (30.000 habitantes).

El Ministerio de Medio Ambiente y Aguas emitió 60.000 BGN para la compra de biocompostadores. El Centro Ecológico Regional para la Europa Central y del Este (REC) aportó 3.200 euros que se utilizaron en el seminario teórico para las poblaciones de Velingrado, Yablanitza, Petrich y Letnitza y los participantes del proyecto. Se han llevado a cabo seminarios prácticos sobre reconocimiento de residuos, carbonatadores y nitrificadores, con los participantes del proyecto: hombres y mujeres en una situación social vulnerable, principalmente de etnia gitana. En el año 2006, se amplió el proyecto con habilitación de suelos con el sistema Windrow, comprando equipamiento para la automatización del proceso de compostaje de suelos de Velingrado y Letnitza. La financiación corrió a cargo de la Agencia para el Desarrollo de Estados Unidos, a través del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo UNDP, que asignó 40.000 dólares EE.UU.

Sigue estando pendiente la tarea de incluir en el proyecto todos los barrios adyacentes en la región de Velingrado para la producción masiva de compost, que es un bien de amplia demanda por parte de los agricultores y un medio para la sustitución de fertilizantes químicos y pesticidas. Las autoridades municipales y el alcalde de la ciudad de Velingrado han proporcionado terreno municipal para la habilitación de suelos. Se han implicado también dos empresas privadas. El Ayuntamiento ha proporcionado también los vehículos para el recorrido por los hogares y la monitorización de los biocompostadores. El proyecto ha recibido asesoramiento por parte de expertos del Ministerio de Agricultura. La experiencia de Velingrado es replicable en ciudades y pueblos de muy pequeño y mediano tamaño: Topolovgrad, Municipalidad de Beli Iskar, Preslav, Smolian, Asenovgrad, el pueblo de Gela (región de Smolia), pueblo de Topoli (región de Varna), Blagoevgrad. En 2006 comenzó la inclusión de todas las regiones del país en un programa especial para la aplicación de compost, un medio de vida para la minoría étnica gitana.

Resultados obtenidos

La separación previa de los residuos en carbonatadores y nitrificadores proporciona compost de alta calidad que se convierte en un bien demandado en el mercado. El compost generado durante el proyecto se utilizó para la producción de alimentos ambientalmente responsables que mejoran la vida y la salud de la población de la ciudad de Velingrado, Yablanitza, Petrich, etc. La producción de compost genera empleo para hombres y mujeres de bajo nivel de ingresos, incluyendo personas de minoría étnica gitana, para las cuales puede convertirse en su medio de subsistencia, incluyendo gran parte de su población en el país.

Tanto Ayuntamientos como autoridades locales, han prestado asistencia constante al proyecto. El principal resultado del proyecto es la producción de compost de alta calidad y uso diverso: mejora de la fertilidad del suelo, mejora de la estructura del suelo y conservación de la humedad en la parte superior del suelo. Con este abono se puede volver a cultivar la tierra contaminada con sustancias tóxicas y metales pesados. La gente cambió de mentalidad cuando observó las ventajas de unos proyectos que arrojaban beneficios comerciales compost de alta calidad producido. Se dieron cuenta de que los residuos son un gran recurso, no sólo basura de la que deshacerse. Después de producirse el compost de alta calidad, se redujo rápidamente el uso de fertilizantes químicos y pesticidas en estos lugares. La gente se convenció de que sólo el uso de fertilizantes orgánicos puede aumentar la producción agrícola. Se hizo un intento por recuperar la producción de algunas variedades locales búlgaras de frutas y verduras que no pueden ser cultivadas con fertilizantes químicos. La conciencia ambiental creció en esta pequeña ciudad y la gente empezó a referirse a los fertilizantes como un bien de interés comercial. Por otro lado, la gente comenzó a separar voluntariamente los residuos sólidos domésticos. A lo largo del proyecto, se ha generado un buen ambiente de trabajo entre los trabajadores gitanos y los científicos del proyecto.

Sostenibilidad

La sostenibilidad del proyecto está garantizada, sobre todo por el hecho de que el compost es demandado como un bien comercial y los ingresos de su venta regresan a los participantes del proyecto y al comedor de la escuela para los hijos de las personas en riesgo social. Después de la ampliación del proyecto, los ingresos de la venta de compost se convirtieron en la caja fuerte del hortelano. En el procesado de los residuos, se contrató a hombres y mujeres de familias de bajo nivel de ingresos, principalmente de etnia gitana. Una parte considerable de la población de Velingrado necesita comprar compost y fertilizar sus huertos familiares para la producción de productos ambientalemente limpios. El mayor beneficio del compostaje es para el medio ambiente: la ciudad queda limpia de basura, que es procesada y transformada en un bien comercial. El compost producido es incorporado al suelo mejorando su estructura, que protege el suelo de la erosión. El compost además recubre y estabiliza los ecosistema edáficos; recupera suelos que han sido dañados por susteancias tóxicas y metales pesados mediante su conexión a complejos insolubles en agua, de forma que no pueden penetrar en el sistema radicular de las plantas o incoporarse a las aguas subterráneas. El elemento más importante en cuanto a la sostenibilidad del proyecto es el hecho de que puede ser aplicado en otras áreas pobladas. 53 municipios en Bulgaria ya han solicitiado fondos al programa Apoyo a las Iniciativas de cooperación para el Desarrollo Económico Local de los Países de Europa Central y Oriental (PHARE),Instrument for Structural Policies for Pre-Accession (ISPA) [Instrumento Estructural de Preadhesión], PNUD, REC, y las embajadas de Alemania, Suiza y Estados Unidos, así como al Ministerio de Medio Ambiente y Agua para completar la ejecución del proyecto de compostaje. El proyecto de compostaje familiar de Velingrado ha tenido tal impacto en el liderazgo municipal y sobre la población, que se ha puesto en marcha otro proyecto: la casa del futuro, donde se compostan los residuos de la parcela, la electricidad procede de paneles fotovoltaicos instalados en el tejado y la calefacción de los manantiales termales de Velingrado. Este proyecto fue premiado por Energy Globe y el Parlamento Europeo en 2008.

Lecciones aprendidas

El desarrollo del proyecto ya ha empezado a cambiar la mentalidad de la gente hacia los residuos en la pequeña ciudad. Se dan cuenta de que recoger los desechos por separado, reciclarlos, y compostar la biomasa puede convertirse en una buena fuente de ingresos. El proceso de compostaje en la pequeña ciudad se ha convertido en una fuente de ingresos para la población gitana, y la producción en grandes cantidades puede ser exportada al extranjero y generar altos ingresos.

El propio compost puede ser una alternativa a los fertilizantes químicos. El compost que se produce contiene una gran cantidad de materia orgánica, diferentes enzimas, elementos químicos de origen biológico, microelementos y microflora. El compost añadido al suelo mejora los procesos de formación de humus y aumenta la fertilidad del suelo.

El compostaje de la biomasa, en lugar de su acumulación en el monte, previene la formación de biogás metano, que es uno de los principales gases de efecto invernadero, evitando así el cambio climático. El tratamiento de los residuos en composteras en las parcelas previene la destrucción de tierras agrícolas por parte de los residuos incontrolados y también diferentes tipos de erosión: por el agua, el sol o el viento.

Transferibilidad

«La naturaleza ha sobrevivido gracias a que inició el compostaje de sus propios residuos.»(Prof. Dr. M. Zlateva).

Este lema, junto con esta experiencia permite echar un vistazo al pasado y darnos cuenta de que el compostaje ha alimentado a la humanidad desde que la agricultura se convirtió en su medio de vida. En la era de los fertilizantes químicos nos hemos olvidado de la práctica de la producción de abonos orgánicos. La puesta en marcha de este proyecto, destinado a demostrar que la biomasa de residuos, que hasta entonces se había estado abandonando en el monte, puede convertirse en un abono orgánico que nutre el suelo y el único que puede reemplazar a los fertilizantes químicos. Sólo a través de la producción de compost se pueden cultivar productos ambientalmente responsables. Los participantes en el proyecto comenzaron a producir compost en huertos a partir de los restos vegetales y se dieron cuenta de que el compost aumenta su productividad en mayor medida que los fertilizantes químicos. La ejecución del proyecto tuvo en cuenta la experiencia de compostaje desarrollada a nivel mundial con el sistema Windrow.

Se consultó con una planta de compostaje de Viena (Austria) en lo que respecta a los medios de cubrición de las pilas de desechos. La diferencia entre la planta de Viena y este proyecto es que los desechos no están al aire libre y sufren la influencia directa del mal tiempo, mientras que en el proyecto las pilas se colocan bajo cubiertas de policarbonato que ha evitado las inclemencias: lluvia, nieve, viento y sol. De acuerdo con esta metodología, las sustancias solubles permanecen en el compost y lo nutren. El proyecto de compostaje familiar puede ser aplicado en cualquier pueblo y ciudad pequeños, en hoteles y restaurantes. La tecnología para el compostaje en sistema de hilera se aplica en lugares donde los modos de vida de la población son la agricultura y la cría de animales. Los biocompostadores usados con esta tecnología patentada están cubiertos con bastidores y preservan los residuos clasificados de las malas condiciones meteorológicas, así como el compost listo para su consumo. Además de los municipios ya mencionados, 53 municipios más han preparado proyectos con esta tecnología y están a la espera de financiación. En Velingrado, debido al cambio de los dos gobiernos, se postupuso la ejecución de dos proyectos adicionales: para la habilitación de suelos y automatización del proceso, y en Letnitsa para la automatización de los procesos.

Perfil Financiero

Socios 2004 2005 2006
ONG Euromodel 1.900 (5%) 287,5 (2,5%) 0%
Municipalidad de Velingrado 3.800 (10%) 575 (5%) 430 (10%)
Ministerio de Medio Ambiente y Aguas 32.300 (85%) 10.637,5 (92,5%) 3.870 (90%)
Presupuesto total (dólares EE.UU.) 38.000 11.500 4.300

  

El 80% de los participantes en el proyecto han vendido en el mercado: unos el compost terminado, otros las verduras, y han obtenido beneficios en distinta medida al final del verano de 400, 500 o 800 BGN. El 12 % de los participantes han conseguido cerca de 1.500 BGN de las ventas de productos ambientalmente responsables. Los compradores han sido principalmente visitantes y turistas de Velingrado, debido a que esta ciudad es un lugar turístico ubicado a los pies de unas bonitas y acogedoras montañas: los Rhodopes, donde hay ocho manantiales minerales con balnearios que atraen a numeroros turistas.

Referencias

Zlateva, Maria  (2003)   «The soil and the climate are dependable on the organic fertilizer: compost [El suelo y el clima son dependientes del fertilizante orgánico o compost].»,   Everything for the woman, vol 20, 15 a 21 de mayo de 2003, pág. 17. 
Zlateva, Maria  (2003)   «Composting of waste biomass – the Bulgarian experience [Compostaje de biomasa de residuos: la experiencia búlgara.]»,   Resumenes del Congreso Encuentro Ibérico-Búlgaro, vol 1, 11 a 12 de septiembre de 2003, pág. 14. 
Zlateva, Maria  (2003)   «Composting is the basic step in the substance cycle in nature [El compostaje es el primer paso en los ciclos de sustancias en la naturaleza].»,   For the woman, vol 2, año VII, mes Febrero, 2003, pág. 18-19. 
Zlateva, Maria  (2002)   «The importance of composting for global climate improvement [La importancia del compostaje para la mejora del cambio climático].»,   Standard, vol 2685, 22 de diciembre de 2002, pág. 21. 

Edición del 4-11-2010
Traducción del inglés: Alejandro Manteca Sáez
Revisión: Carlos Jiménez Romera
Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 2010 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/10/bp2299.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid Ministerio de Fomento
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras de EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio