Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 2008 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/08/bp1857.html   
Promoción de las viviendas ecológicas y de bajo costo (Mwanza, Tanzania)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2008, y catalogada como BEST. (Best Practices Database)
País/Estado — Tanzania
Región según Naciones Unidas — África
Región ecológica — árida y semiárida
Ámbito de la actuación — pueblo
Agentes — organización no gubernamental (ONG); fundación

Categorías — Erradicación de la pobreza: generación de ingresos; creación de puestos de trabajo; acceso igualitario al empleo, la formación y el crédito. Gestión ambiental: creación de zonas verdes en la ciudad; introducción de criterios ecológicos en el entorno urbano; tecnología ambientalmente responsable; restauración ambiental. Vivienda y derechos humanos: aplicación del derecho a una vivienda digna; vivienda accesible; vivienda asequible.


Contacto Principal

Programa de Vivienda Rural Mwanza (MRHP) — organización no gubernamental (ONG)
Ashililya E. Nyanda
Missungwi-Bomani Area 
2745
Mwanza
Tanzania

Tel: +255 (0) 754 88 41 30


Socio

Oficina Estatal de Vredeseilanden y Fundación Gilles — fundación
Boukari Ayessaki, representante estatal

105516 
Dar-es-salaam 
Tanzania 

Colaboración financiera.


Socio

Organización Intereclesiástica para la Cooperación al Desarrollo Países Bajos (ICCO) — organización no gubernamental (ONG)
Peter De Lang

E-mail: info@icco.nl
Web: http://www.icco.nl


Socio

Fideicomisarios ASHDEN - Londres — organización no gubernamental (ONG)
Dr. Anne Wheldon-Directora Técnica

Contacto: +44 (0) 20 7410 0330 

E-mail: anne.wheldon@ashdenawards.org


Socio

USA Catholic Relief Services [-] Agencia Oficial de la Comunidad Católica de los EEUU para Ayuda Humanitaria internacional — organización no gubernamental (ONG)
Edward Charles

E-mail: echarles@crstanzania.org
Colaboración financiera.


Resumen

Los materiales de construcción tradicionales son de baja calidad y no duran mucho. Los habitantes del municipio de Mwanza tienen que reconstruir o reparar sus viviendas a menudo siendo los materiales de construcción industrial bastante caros, por lo que las comunidades rurales no pueden permitirselos. Por ejemplo, en Mwanza el cemento se vende a 20 dólares el saco de 50 kilos. No hay fábricas de cemento en la zona del lago, estas fábricas están en Tanga, Mbeya y Dar-es-Salaam, a 1.000 kilómetros de Mwanza. En las zonas rurales hay muy poca mano de obra capacitada para construir casas de calidad y las que se construyen tienen mala ventilación, carecen de una cimentación apropiada y están sucias e infestadas de plagas. Estas comunidades no invierten el capital de manera razonable, sino que cuando tienen dinero extra lo utilizan para cosas innecesarios como tomar una segunda esposa, beber en exceso, el pago de dotes o el incremento del número de cabezas de ganado. No tienen en cuenta la posible mejora de su hábitat, los habitantes tienen miedo de sufrir maldiciones si se construyen una buena casa. Una pequeña proporción de la comunidad vive en condiciones de extrema pobreza y depende de la agricultura a pequeña escala, sus posibilidades de publicitar sus productos e influir en el precio de éstos son muy pocas y así sus ingresos son insuficientes como para mejorar su hábitat.

Con el fin de despertar el sentido de la propiedad los Agentes de Vivienda se organizaron de la siguiente forma:

Las unidades primarias son los grupos de mujeres, jóvenes, propietarios de viviendas, artesanos y productores. A las personas que forman este grupo las llamamos colectivamente agentes constructivos.

A nivel municipal o de barrio, los representantes de cada grupo forman el Comité Municipal de Vivienda.

A nivel de organizaciones se han nombrado representantes de los agentes constructivos del Cuerpo de Coordinación del Comité Municipal de Vivienda, representantes del Comité Coordinador de los Grupos de Mujeres y, de manera similar, los artesanos han fundado también un comité de coordinación.

Fechas Clave

Descripción

Establecimiento de prioridades

La capacitación es la primera prioridad. La formación que ofrece el programa es participativa y durante años se ha centrado en la formación respecto a la vivienda de bajo costo, la producción de materiales de construcción a precios asequibles (tejas, ladrillos, cemento producido a partir de las cenizas de la cascarilla del arroz, bloques Cinva-ram) y las tecnologías apropiadas como el endurecimiento del suelo, los revoques, el ahorro de energía, las estufas, los hornos y la fabricación de ladrillos a partir de residuos agrícolas.

Se procura la potenciación de los habitantes formándoles para el liderazgo, el fortalecimiento y la dinamización grupal, la gestión y organización de grupos de población, la gestión empresarial, los registros de contabilidad y la presentación de informes, y en los principios del enfoque participativo en entornos rurales.

MRHP da apoyo técnico a todos los agentes que participan en el proceso de construcción, aportando estrategias para el análisis de problemas, planificación, seguimiento y evaluación a través de diversos métodos participativos, la organización de los diversos agentes intervinientes en la construcción (sistemas de calefacción y climatización, instalaciones y generadores eléctricos), la difusión de tecnologías a través de la monitorización y la difusión, el desembolso de préstamos y la gestión de los grupos económicos, la puesta en contacto con la población y la recaudación de fondos con los organismos donantes, la formación y la capacitación del personal de campo del proyecto y los monitores de formación.

Formación en Producción de Materiales de Construcción

En primer lugar, MRHP utilizó la formación para difundir los enfoques y metodologías adecuadas en los siguientes ámbitos:

Formulación de objetivos y estrategias

El objetivo principal del Programa de Vivienda Rural Mwanda es contribuir a la mejora de las condiciones de habitabilidad y la calidad de vida de los habitantes de las zonas rurales de la región de Mwanza y alrededores. Esto se consigue mediante la mejora de estos asentamientos humanos y las condiciones generales de las viviendas, lo que incluye las casas, los servicios (es decir, la captación de agua, la generación de energía y la plantación de árboles), la organización de los agentes de vivienda y la financiación de estas (es decir, las actividades generadoras de ingresos mediante planes de ahorro y crédito y la promoción de los cultivos de leguminosas de grano que precisan una inversión baja, son resistentes a las sequías y tienen buena salida en los mercados). En resumen, los objetivos fundamentales del Programa se dirigen a ayudar a las personas con escasos recursos, tanto hombres como mujeres, mejorar sus viviendas mediante técnicas apropiadas y de bajo costo y utilizando materiales disponibles en el lugar y promover la participación y que las tecnologías utilizadas en las viviendas promuevan la igualdad de género, para desarrollar un medio ambiente sostenible y un mejor enfoque de la vivienda.

Movilización de recursos

MRHP tiene una Asamblea General que se reúne una vez al año y a la que asisten los miembros activos de la organización. En la Asamblea General se encuentra la Junta Directiva, que está compuesta por seis fideicomisarios y cuatro representantes de la población. La Junta se reúne dos veces al año siendo elegida democráticamente cada 3 años. En la Junta se encuentra el Equipo de Representación compuesto por los representantes de cada sección. Este equipo se reúne cada semana para supervisar y evaluar las actividades semanales de la organización.

MRHP cuenta con 17 personas, 13 empleados, 6 asesores externos y 5 colaboradores, además de otras y que están en comisión de servicio de los consejos de distrito (3 del de Missungwi y 1 de Ilemela). Los monitores de las aldeas trabajan como voluntarios para apoyar a MRHP en lo más básico. Principalmente, su tarea está relacionada con las actividades relativas a la vivienda, pero ahora también apoyan las actividades de microcréditos y la agricultura. Más recientemente, en los últimos dos años, los monitores agrícolas se seleccionaron entre los agricultores con mejores resultados. MRHP funciona en general con más de 40 monitores en su área de trabajo.

Proceso

MRHP realizó estudios para conocer y utilizar mejor los materiales disponibles en el entorno rural de Mwanza. Esta investigación participativa realizada en los últimos quince años cubrió los siguientes campos:

Todas las tecnologías previamente citadas se expusieron a la comunidad para ponerlas a prueba, seleccionarlas y desarrollarlas.

Entre las tecnologías mencionadas sólo dos han sido aprobadas por las comunidades rurales de Mwanza, la cocción de ladrillos utilizando residuos agrícolas como combustible y el enlucido de casas con estiércol de vaca. La tecnología desarrollada en torno al ladrillo es en la actualidad la mejor práctica en la organización. Este producto ha obtenido reconocimiento internacional y ha cambiado el sector de la vivienda más allá de Mwanza.

Resultados obtenidos

El ámbito de trabajo de MRHP no ha dejado de crecer. En 1991 se inició el proyecto en 3 aldeas del distrito de Missungwi. En 1992 se trabajó en 6 aldeas. En 1993 se sumaron otras 6 aldeas más de la División de Missungwi. Hasta la fecha, MRHP está trabajando con 5 Distritos de Mwanza, Kwimba, Missungwi, Magu, Ilemela Nyamagana y con más de 70 pueblos participando em los proyectos. MRHP también trabajó a mediados de los años 1990 con grupos de Tarime, Arusha e Iringa. Esto fue por petición especial de diversas organizaciones eclesiásticas.

Además de la expansión conseguida, otro logro es la transferencia de tecnología a través de la formación.

Como resultado de esto, hay un grupo de 5 artesanos capacitados en cada una de las las 70 aldeas integradas en el programa, se han formado en viviendas de bajo coste, revestimientos y refuerzo de suelos. Hay más de 40 monitores (casi la mitad de los cuales son mujeres) capacitados en diferentes tecnologías (Vivienda de bajo coste, tecnología del ladrillo cocido, organización, estufas de ahorro de energía, recolección de agua de los tejados, planes de crédito). Las mejoras en las casas de los pueblos han aumentado de las 18 viviendas permanentes construidas en 1991 en las zonas rurales de la región de Mwanza a las más de 200.000 de 2007. Los grupos de generación de ingresos han aumentado de los 2 que existían en 1994, con un desembolso total del préstamo de 1.000.000 de chelines tanzanos, a más de 400 a finales de 2007, con un total de préstamos desembolsados de más de 141 millones de chelines. Hay más de 50 unidades de producción repartidas por las 70 aldeas, trabajando para ofrecer a los constructores materiales resistentes de construcción (ladrillos cocidos). Los ladrillos se han utilizado para colaborar en la construcción de aulas en las escuelas primarias y secundarias de la comunidad (esto supone un alivio de la deuda), centros de salud y clínicas, casas particulares y muchos otros equipamientos públicos y viviendas sociales, como las 3.000 viviendas sociales en construcción en el municipio de Mwanza. La actividad se ha convertido en una excelente fuente de empleo de los jóvenes que son quienes fabrican los ladrillos y los venden.

La producción de ladrillos es ecológica. Al promover el reciclaje de residuos agrícolas, se preservan árboles y metros cúbicos de combustible, que se ha utilizado para hacer ladrillos refractarios .

La primera fase de la experiencia MRHP se ha completado, se ha escrito un manual y está siendo traducido al swahili.

Sostenibilidad

MRHP ha mejorado radicalmente la calidad de la vivienda en el pueblo de Mwanza y al mismo tiempo ha contribuido a la lucha contra el cambio climático. MRHP ha logrado, mediante el diseño, una forma innovadora de cocción de ladrillos para la construcción de vivienda que utiliza cascarilla de arroz, residuos de algodón, serrín y cáscara de café en lugar de madera. Esto ha facilitado la producción de más de 5,1 millones de ladrillos entre los años 2000 y 2007 con un ahorro de cerca de 1.000 toneladas métricas de madera.

MRHP redujo el consumo de madera para combustible en un 30%.

Las actividades de forestación que llevaron a cabo las comunidades en el año 2007 realizaron 25.000 plantaciones con un 82% de supervivencia. Esta actividad se mantiene gracias a los viveros comerciales y cada año MRHP participa en mayor o menor medida en la plantación de árboles.

En todas partes hasta más allá de Mwanza se ha notado que la construcción de casas con ladrillos MRHP en lugar de bloques de cemento es más efectiva y supone un ahorro de dinero a la población. Además la fabricación de ladrillos se ha convertido en un negocio lucrativo para los jóvenes.

Se ha producido una promoción de la mujer en la producción y venta de estufas y se ha reducido el tiempo de recogida de madera permitiendo a las mujeres dedicar su tiempo a la familia.

Las comunidades con ladrillos ecológicos tienen mejores aulas de las escuelas, centros de salud y residencias de ancianos. MRHP pretende salvar los bosques de la destrucción y plantar más a través de una comunidad de forestación (véase el documento presentado durante la presentación de UNHABITAT del Premio de Honor en octubre de 2007).

Lecciones aprendidas

El gobierno ha aceptado recientemente la tecnología MRHP, que está siendo utilizada en edificios públicos. La comunidad se ha dado cuenta de que este tipo de ladrillos son mejores que los bloques de cemento y que pueden suponer un ahorro monetario; en los años 2000-2001 Mwanza sufrió fuertes lluvias e inundaciones tras las cuales las casas construidas con estos ladrillos no presentaban grietas, mientras que las de bloques de cemento se encontraban en muy mal estado. Los ladrillos cocidos con residuos agrícolas ya se están fabricando en todas las zonas del país en las que se cultiva arroz. De esta manera se protege el medio ambiente ya que no se utiliza madera como combustible.

El impacto del MRHP se hace visible en diversas áreas:

Transferibilidad

Varios aspectos facilitan la transferencia de esta iniciativa:

MRHP publicita su trabajo a través de redes. Es miembro de varias redes nacionales e internacionales. Las evaluaciones externas de las actividades de MRHP las llevan a cabo instituciones académicas nacionales e internacionales. Por ejemplo, la documentación de las mejores prácticas MRHP y la elaboración de manuales se ha llevado a cabo por la Universidad Católica de Lovaina en colaboración con MRHP, COOPIBO y la Escuela de Arquitectrua y Topografía de la Universidad de Dar-Es-Salaam. Los manuales, que se basan en el esquema que se muestra en este informe, se han traducido al swahili. Los constructores y artesanos han comenzado a usar el manual y estos manuales pueden ser compartidos por muchos países africanos, cada uno se vende a 500 chelines tanzanos.

MRHP, a fin de difundir al máximo el proyecto, participa en numerosos concursos y, por esta vía, se está generando y compartiendo una gran cantidad e informacion. Afortunadamente MRHP ha conseguido premios muy importantes como el 1er Premio Ashden Africano de Energía Sostenible 2006 y el premio de Honor SCROLL 2007 de UN-Habitat.

Perfil Financiero

MRHP tiene distintos proyectos financiados por diferentes donantes. Una vez que se diseña un proyecto, MRHP firma en acuerdo financiero con el socio para la gestión del proyecto. Los proyectos se ejecutan de acuerdo con los términos de referencia del pacto. A veces se abren varias líneas de contabilidad para que la gestión de un proyecto sea más fácil y eficiente.

Todo el dinero en efectivo de MRHP se mantiene en cuentas bancarias. La mayoría de los pagos y cobros se realizan a través del banco. Se utiliza una caja más pequeña para los gastos diarios en efectivo (300.000 chelines). Los libros de contabilidad los llevan expertos contables con la asistencia de un cajero. Además los reglamentos financieros se llevan al día, incluyendo los sistemas de control interno mediante los cuales el programa autoriza la coordinación de pagos. En cuanto a lo que a pagos bancarios se refiere, hay cuatro personas autorizadas a firmar, dos de cuyas firmas son necesarias para efectuar cualquier transacción bancaria, que siempre deben incluir al menos una firma de un responsable del máximo rango.

La manera de trabajar de MRHP es muy sostenible. MRHP es una organización facilitadora. Basa su funcionamiento en la capacidad de la comunidad trata las tecnologías y apoya la comunidad en el las actividades a largo plazo. La mayor parte de las actividades parten de la base de la autoayuda. La comunidad ha construido y mejorado sus viviendas utilizando sus propios recursos. MRHP ayuda a la comunidad a aumentar los ingresos fomentando actividades generadoras de beneficios, promocionando la comercialización de los cultivos o concediendo préstamos o créditos como medio de financiación de las viviendas. MRHP no construye casas para el pueblo porque considera que un indicador de la reducción de la pobreza es el hábitat de las comunidades y su forma de vida.

De esta manera MRHP utiliza muy poco presupuesto, el máximo nunca ha superado 50.000 dólares. Actualmente MRHP está utilizando el dinero del premio Ashden. De 1990 a 2000, durante el inicio del proyecto y el que fue el período más difícil, se dispuso de un presupuesto aportado por el gobierno belga. De 2001 a 2004 el presupuesto lo aportó ICCO Holanda. Éste fue el período en que se abrió paso MRHP , cuando se comercializaron los ladrillos. Esta vez tampoco se consideró el aprovechamiento de las microfinanzas y el dinero lo proporcionó la Fundación Gilles (Bélgica).

Existe la esperanza de recibir el Premio Dubai que ayude a formar a los productores de ladrillo acerca del espíritu empresarial y el control de calidad de ladrillo y a que MRHP reciba apoyo institucional.

Políticas relacionadas

El gobierno de Tanzania ha aceptado la tecnología MRHP. Han permitido que los ladrillos MRHP se utilicen en la construcción de 3.000 casas para jubilados en Mwanza. Este fue una acción deliberada por parte del gobierno para promover esta tecnología y proporcionar empleo a los grupos de jovenes productores de ladrillo. Estos ladrillos también se han utilizado para la construcción de aulas para la escuela primaria y secundaria de la comunidad como respuesta a la campaña del gobierno y por el cumplimiento de los objetivos del milenio de escolarizar a todos los niños en edad de estarlo. Esto es algo que Tanzania ha realizado con éxito en comparación con otros países africanos. MRHP está muy orgullosa de haber contribuido a llevar a cabo esta misión tan hábilmente .

La regulación tanzana respecto a la construcción siempre ha declarado que en la construcción de edificios públicos se deberían usar bloques de cemento estándares. Esta normativa es imposible de aplicar en la zona del Lago, ya que las escuelas se han construido de manera autónoma y estas comunidades no se puedan permitir adquirir cemento.


Edición del 13-11-2008
Traducción del inglés: Natalia Pérez González
Revisión: Carlos Jiménez Romera
Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 2008 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/08/bp1857.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid Ministerio de Fomento
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras de EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio