Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 2002 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/02/bp137.html

Proyecto de Reciclado de Papel, El Cairo (Egipto)

Fecha de referencia: 26-06-2002

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2002, y catalogada como BEST. ( Best Practices Database.)

País/Country: Egipto
Región según Naciones Unidas: África
Región ecológica: cuenca hidrográfica
Ámbito de la actuación: barrio
Instituciones: Organizaciones No Gubernamentales, instituciones filantrópicas

Categorías = Igualdad y equidad de género: plena participación en la sociedad; funciones y cometidos por razón del género; integración. Erradicación de la pobreza: generación de ingresos; creación de puestos de trabajo; formación profesional. Servicios sociales: educación; salud y bienestar; ocio.

Contacto principal:
Mona Abou Seif
Association for the Protection of the Environment (APE)
5 Hakim Attalla Street,
Manshiet Nasser, Mokattam,
Cairo, Egypt.
P.O.B. 32 Qal'a, Cairo, Egypt
Tel: (202) 510 2723
Fax: (202) 510 0149
e-mail: ape@ritsecl.com.eg
Organización No Gubernamental (ONG)

Organización nominadora:
ASMAE (Les Amis de Soeur Emmanuel)
Laure Baudin
1 Hassan Mourad St., Garden City, Cairo
Tel: (202) 795 3343
Fax: (202) 795 3343
e-mail: lbaudin@link.net

Socio:
Neema Habashy
25, East End Avenue., Apt 2B, New York, NY 10028
Tel: (212) 5700497
Fax: (212) 6337676
e-mail: nhabachy@aol.com
Colaboración técnica

Socio:
Dr. Ragui Assaad
5116 Vincent Avenue S, Minneapolis, Minnesota 55410/2249
Tel: (612) 9259501
Fax: (612) 9656351
e-mail: rassaad@hhh.umn.edu
Institución filantrópica
Colaboración financiera

Socio:
ORASCOM
Yousriya Loza
160, 26th July St., Agouza, Cairo Egypt
Tel: (202) 302 6930
Fax: (202) 303 3028
e-mail: yousriya@orascom.com
Colaboración financiera


R E S U M E N

La Asociación para la Protección del Ambiente (APE) es una Organización No Gubernamental (ONG) que actúa en el área de Mokattam, en El Cairo, y cuyos objetivos son proteger el medio ambiente y aumentar el sustento de las recuperadoras de basura de El Cairo, en Egipto.

El Proyecto de Reciclado de Papel (PRP) nació de la idea de que, para fomentar la capacidad de autogestión y las perspectivas de futuro de las madres de corta edad, era necesario definir un proyecto de generación de ingresos. La propuesta está basada en los talleres de trabajo realizados por el YWCA (Young Women's Christian Association, Asociación Cristiana de Mujeres Jóvenes) sobre el reciclado de residuos, a los que asistieron dos jóvenes del grupo de salud.

El objetivo del proyecto es mejorar el nivel de vida de las chicas que trabajan en la recuperación de residuos y de sus familias mediante un programa global de actividades que abarque los aspectos educativos, económicos y socio-culturales.

La iniciativa consiste en un mecanismo secuencial enfocado a ofrecer a las mujeres jóvenes la capacidad de convertirse en agentes de cambio para sus comunidades. Eso se consigue mediante un proceso interactivo en el cual participan las chicas, trabajadores del campo, voluntarios y asesores externos. El proyecto, que comenzó con un presupuesto prácticamente nulo y un equipo mínimo, es actualmente un hecho viable y económicamente sostenible que genera importantes beneficios sociales. La iniciativa genera anualmente rentas cercanas a las 200.000 libras egipcias, gracias a las cuales es capaz de mantenerse sin necesidad de aportaciones externas. Además de sustanciosos beneficios educativos, la propuesta ha generado mejoras sociales, con ingresos para alrededor de noventa mujeres jóvenes casi un 70% más elevados de lo que pudieran ganar clasificando residuos para el reciclaje.

Según los expertos, éste es el único proyecto de papel hecho a mano en el mundo.



Fechas clave

1992: primeros experimentos con las chicas, utilizando como base un pequeño apartamento.
1993-1994: traslado a un nuevo local, adquisición de equipos y organización del trabajo.
1998: cuadriplicado de la producción gracias a la adquisición de maquinaria específica para la fabricación de pasta de papel.
1998-1999: gran avance gracias a que, por primera vez, se cubren todos los costes de funcionamiento.
2000: adquisición de una máquina de hacer pasta de papel francesa.


D E S C R I P C I Ó N

Situación previa a la iniciativa

El proyecto se centra en mujeres jóvenes y adolescentes dominadas por sus padres, por sus hermanos mayores o por sus maridos, ya que la supremacía masculina es absoluta en la comunidad.
Antes de que comenzara a desarrollarse la iniciativa, las chicas eran explotadas tanto en el trabajo, clasificando residuos a mano, como en las labores de la casa. También eran forzadas a casarse prematuramente sin capacidad alguna para elegir su pareja.

Establecimiento de prioridades

La prioridad del PRP es fomentar la capacidad de las jóvenes para la autogestión, teniendo en cuenta las dimensiones económica, educativa, social y cultural del problema. Para ello se ha creado un programa integrador, donde los objetivos de las acciones son la generación de ingresos, la alfabetización, la formación profesional, el ocio, las campañas de planificación familiar, la educación sobre hábitos de higiene y la creación de cursos de inglés e informática.

Las chicas reciben mensualmente un salario que oscila entre los 8,61 y los 64,58 dólares EEUU. Esto les proporciona una mayor capacidad de negociación dentro de sus familias, algo de libertad para decidir a qué dedicar sus ganancias y la posibilidad de retrasar la edad a la cual casarse e incluso de elegir su propio marido. Una vez casadas, también facilita su participación en las decisiones esenciales del núcleo familiar, como el número de hijos, su educación, la mutilación genital de las hijas o la relación con los suegros.

Formulación de objetivos y estrategias

El Proyecto de Reciclado de Papel se centra en mujeres jóvenes marginadas, a quienes ofrece la oportunidad de aprender y de obtener ingresos económicos, con el convencimiento de que fomentar el desarrollo humano es generar capital humano.

La educación y la formación profesional, además de la apertura a nuevas áreas fuera de su entorno habitual, han aumentado sus posibilidades de encontrar un trabajo. De hecho, todas las chicas que han dejado de participar en el PRP continuan trabajando, bien desde casa o bien en los puestos de trabajo que ya tenían. El capital intelectual que han adquirido gracias al proyecto aumentará notablemente su capacidad de generar ingresos, lo cual afectará positivamente a la educación y a la salud de sus hijos. Este ascenso socio-económico repercute directamente en la vida de estas chicas y, consecuentemente, en la de sus familias y en la de toda la comunidad.

Movilización de recursos

Prácticamente la totalidad de los recursos, tanto técnicos como financieros, procede de aportaciones personales de voluntarios y amigos.

Coste económico.

La propuesta inicial tenía un coste de proyecto que ascendía a 50.000 dólares EEUU para maquinaria, equipo y soporte técnico. Esta cantidad no procedía de una sola fuente, sino que se obtuvo de diversos socios.

Recursos financieros y asistencia técnica.

La Embajada de Alemania en El Cairo patrocinó las visitas del Sr. y la Sra. Harold y de Marge Alexander, asesores del proyecto y fabricantes profesionales de papel de la Universidad de Minessota. En 1994 fundaron el Proyecto de Reciclado de Papel, actualizándolo en 1996. También participó en la iniciativa durante dos años Kerry Arroyo, una artista que promovió la diversificación de los productos artesanales y enseñó a las trabajadoras labores de secretariado. Además, en 1994, organizó una exposición donde las artistas mostraron sus obras hechas con papel reciclado, recaudando con ello 11.000 libras egipcias.

La unidad del "Fondo de las mujeres" del Consejo Mundial de Iglesias financió la primera visita de toma de contacto de los Alexander. La Imprenta Concorde facilitó la posibilidad de imprimir gratis y Ezmeralda Haddad, una artista de El Cairo, promocionó el uso de papel reciclado entre la comunidad de artistas.

Recursos humanos.

Todas las colaboradoras procedentes de la comunidad entraron en contacto con el proyecto a través de trabajadoras de la Asociación para la Protección del Ambiente, al igual que los voluntarios.

Proceso

Todas las trabajadoras son mujeres jóvenes de la comunidad. Antes de comenzar el proyecto, eran analfabetas y sufrían malnutrición, anemia y enfermedades de la piel. Raramente se habían alejado de sus casas, y prácticamente nunca habían salido de la comunidad. En sus hogares eran consideradas "ciudadanas de segunda". Aparte de la alfabetización, las chicas necesitaban aprender elementos de comportamiento tan básicos como hablar y tratar con sus compañeras y con sus homólogas de otros proyectos de la APE, con los voluntarios, con el cuerpo docente, con los colaboradores y con los clientes, además de aprender a trabajar en grupo. Tenían también que familiarizarse con principios básicos de higiene, derechos humanos, género y sanidad. Todo esto se consiguió gracias al trabajo continuado de los voluntarios, que desarrollaban su labor día a día visitándolas en sus casa para enseñarles a comportarse en público. Se organizaron también actividades de ocio, como picnics donde se cantaba y bailaba, fiestas y campamentos de verano. Esto les ha ayudado a desinhibirse y a tomar contacto con el mundo exterior mediante bazares, talleres de trabajo, programas de formación y conferencias internacionales.

Las trabajadoras del núcleo inicial de la iniciativa se han convertido ahora en formadoras de los nuevos grupos de chicas, tanto en Egipto como en países de Oriente Medio. En 1996, un grupo procedente de Siria, Marruecos, Jordania y el norte de Egipto asistió a nuestros cursos de formación gracias a la mediación de CEDARE (Centre for Environment and Development for the Arab Region and Europe, Centro para el Ambiente y el Desarrollo de las Regiones Árabes y Europa), lo que ha hecho posible la reproducción del proyecto en Amman, Jordania.
En el proyecto, todos los procesos se realizan con la participación directa de las chicas, desde los sistemas de penalizaciones e incentivos y los criterios de control de calidad, hasta la toma de decisiones y la planificación. Para afrontar los problemas es necesario el esfuerzo diario de los colaboradores, con un enfoque de tipo "paso a paso" y un sistema de trabajo de prueba y error. Para la realización ha sido fundamental tanto la interacción directa con las trabajadoras y los voluntarios como la intervención de agentes externos, como el sacerdote de la Iglesia Copta Ortodoxa y su mujer. El mantenimiento y las reparaciones de la maquinaria, han sido posibles gracias a la ayuda de lo mecánicos del taller de trabajo de Katameya.

La dirección de la APE facilita a las trabajadoras la obtención de documentos oficiales, como el carnet de identidad y la cartilla electoral, con el objetivo de fomentar la conciencia civil para su inserción en escuelas o en la seguridad social.

Desde el inicio, los principales desafíos del proyecto han sido el marketing y las ventas. Al principio, cuando la calidad estaba por debajo del estándar, la producción era limitada, y el mercado no estaba todavía familiarizado con este tipo de papel, las ventas dependían en su mayoría de los bazares caritativos. Más adelante, cuando la calidad mejoró y los productos se diversificaron, se pudo acceder a nuevos mercados, tanto a nivel local como en el extranjero. Entre los clientes habituales empezaron a contarse organizaciones internacionales, empresas privadas, hoteles y embajadas, como el Hotel Semiramis Intercontinental, el Hotel Hilton, la Shell Co., Amoco, Thomas Cook, el Ministerio del Ambiente, ORASCOM, etc.

Servicios sanitarios participantes:
- El Hospital adjunto a la Iglesia Cópta Ortodoxa local y la farmacia "Mehaba", fundada por Sor Emmanuel y dirigida por las monjas coptas.
- La clínica pedriática y de consulta externa de la APE en Tora.

Servicio sanitarios temporales:
- Campaña anti-tetánica.
- Programa de cuidado del cabello patrocinado por Kema (Finlandia).
- Campaña contra la Hepatitis B y C patrocinada por Kema (Finlandia).

Resultados obtenidos

Situación previa: el 95% de las trabajadoras eran analfbetas, ninguna hablaba inglés ni tenía nociones de informática.
El 70% se casaban antes de los 18 años y todas habían sufrido la mutilación genital.

Situación después del proyecto: el 90% saben leer y escribir, el 35% asisten a clases de inglés y el 25% a clases de informática. El 80% se casan despuén de los 18 años, gracias en parte al incentivo de 500 libras egipcias que la APE les ofrece por casarse después de los 18. Además, todas ellas rechazan la circuncisión de sus hijas.

Todas las trabajadoras vacunan a sus hijos, planifican sus familias y desean un máximo de tres hijos. Durante el último encuentro de evaluación, todas ellas expresaron haber influido en sus familiares inmediatos y en sus vecindarios. También son más conscientes de los problemas ambientales y de la contaminación del entorno.

Ya que el 70% de la comunidad está involucrada en alguno de los proyectos de APE, el efecto de las intervenciones sociales y educativas ha sido un factor muy positivo para potenciar la comunidad. A pesar de la falta de infraestructuras, entre los objetivos de la APE como ONG se encuentran el problema de las aguas residuales sin tratar y la separación de los residuos sólidos.

La APE continúa con su ayuda a las Zabballeen (recuperadoras informales de residuos de Egipto), intentando mejorar el sistema general de vertidos sólidos, mediando en su defensa con el gobierno.

Sostenibilidad

El estudio desarrollado por un grupo de estudiantes del Instituto Humphrey de Relaciones Públicas (ver Referencias), muestra que el proyecto es económicamente viable a largo plazo, claramente beneficioso para sus participantes, rentable a nivel social y, por tanto, sostenible.

Sostenibilidad financiera: los costes de la iniciativa han sido cubiertos en su totalidad por subvenciones y donaciones. El proyecto no tiene deudas acumuladas y, por tanto, se prevé que, en el futuro, los ingresos superen los costes con un amplio margen. Por otra parte, sabemos por experiencia que, si fuera necesario adquirir nueva maquinaria, ésta se podría obtener buscando financiación o mediante la colaboración de los socios.

Costes de funcionamiento: La ventas cubren todos los gastos del día a día del proyecto, como salarios, material y gastos generales.

Beneficio social: las chicas han actuado como agentes de cambio, transfiriendo sus conocimientos y capacidades a sus familias y a la comunidad. Los oficios que han aprendido como trabajadoras les servirán en adelante para obtener su propio sustento. En esta comunidad con pocos recursos donde las familias, en un principio, eran reacias a permitir a sus hijas trabajar fuera del hogar, existe actualmente una larga lista de espera para entrar a formar parte del proyecto. La participación de los voluntarios, vital para la realización del proyecto y para el éxito de la iniciativa, permanece siempre a nuestra disposición. Por otra parte, la cultura, el patrimonio y el modelo de comportamiento de la sociedad egipcia aseguran la continuidad de la colaboración.

El PRP ha tenido diversos compromisos de colaboración e interacción por parte de los socios a lo largo de su existencia.
El concepto de productos procedentes del reciclado artesanal de papel es, en general, bastante nuevo en Egipto y en Oriente Medio. Cuando el proyecto comenzó a darse a conocer en El Cairo y en Alejandría, no hubo ningún problema de escasez de papel o de material en bruto. Por el contrario, diversos sectores de la sociedad egipcia, como centros empresariales, escuelas, hoteles y organizaciones internacionales, esperaban impacientes para entregar su papel de desecho al proyecto, asegurando de esta forma la continuidad de la iniciativa.

Lecciones aprendidas

Para potenciar la sociedad, es más eficaz reclutar a las trabajadoras desde la base popular. El hecho de constituir un proyecto desde el interior de la propia comunidad lo hace más accesible para las chicas, ya que ayuda a superar la preocupación de las familias por la seguridad de sus hijas. También favorece la tranquilidad de los padres el hecho de que sus hijas trabajen a unos pasos de los hogares.

Las trabajadoras tienen la oportunidad de convertirse en directoras de su propia empresa, para lo cual es imprescindible contar con el apoyo adecuado y conseguir que se involucren lo suficiente como para encontrar nuevos modos de mejorar la producción. Es mejor desarrollarse que desaprovechar capacidades y recursos.

El éxito económico y el social están intímamente relacionados. Las chicas nunca antes habían asumido papeles de liderazgo. Sin embargo, gracias a la educación recibida y al conocimiento de un oficio, ahora son conscientes de su capacidad para ayudar a sus familias en cuestiones de salud y de género, combatiendo penosas tradiciones como los matrimonios prematuros y la mutilación genital femenina.

Existe una necesidad primordial de inculcar a la comunidad una apertura de mente acerca del papel de la mujer en la sociedad, intentando cambiar las actitudes y las responsabilidades de los hombres al respecto, especialmente en los matrimonios más jóvenes. La ayuda a las adolescentes no debería finalizar una vez casadas sino al contrario: es deseable un apoyo adicional, especialmente en los primeros años de matrimonio, pues es entonces cuando es más fácil comenzar a prepararse frente a los inconvenientes que inevitablemente aparecerán en algún momento.
Muchas veces, a las chicas les resulta menos problemático negociar con sus familias un mayor control sobre los ingresos económicos que un cambio en las labores de la casa que, por tradición, recaen sobre ellas. Un padre o un marido podría conceder a su hija algo de libertad para gestionar parte o la totalidad de su renta, pero difícilmente aceptará que abandone alguna de las tareas del hogar. También es necesario mantener un equilibrio entre la superación de tradiciones perjudiciales para las mujeres y la conservación de los valores familiares tan arraigados en la sociedad egipcia.

Tranferibilidad

La iniciativa está basada en una experiencia australiana sobre la enseñanza del reciclado de papel. El método educativo y el uso de la tecnología son adaptables al contexto de este proyecto ya que, en este entorno, la idea del uso y reciclado de desechos resultaba ya familiar para las jóvenes de la comunidad y, por tanto, se partía de una base avanzada a la hora de transmitirles un oficio.

El proyecto es transferible gracias a su filosofía en lo referente a la generación de ingresos, a la educación, al beneficio social y a la procedencia de la mano de obra. Los sistemas educativos y de formación profesional y los comités de desarrollo son fácilmente reproducibles en otros proyectos, al igual que la interacción con las ONGs, con los funcionarios y con otros agentes.

A veces, una tecnología avanzada no garantiza la recuperación del capital invertido. El uso del sistema tradicional de secado de la pasta de papel, por ejemplo, resultó ser ineficaz al principio. Sin embargo, después de muchos intentos y gastos adicionales en nuevos métodos más modernos, la adecuación y mejora de los métodos tradicionales dio resultados más satisfactorios.

El proyecto ha sido reproducido en Jordania gracias a la Fundación Reina Noor. También el Departamento de Agricultura de la Universidad de El Cairo está en proceso de transferencia de la propuesta, ya que se considera que tiene un gran potencial como centro de formación. La maquinaria utilizada, una batidora Hollander y una prensa eléctrica, también han sido reproducidas con carácter local.

La totalidad del los equipos y la maquinaria reproducidos para la Unidad de Reciclaje Mecanizado de Katameya ha sido adquirida por la Facultad de Agricultura de El Cairo. Los educadores del proyecto llevaron a cabo todo el proceso de formación para la adaptación de la iniciativa a la Universidad.

Perfil financiero

Año

Coste total

(libras egipcias)

Coste total

(dólares EEUU)

Socio A

ASMAE

(% total)

Socio B

Neama Habashy
(% total)

Socio C

Ragui Assad
(% total)

1999 182.600 39.782 0 4.62% 0.27%
2000 276.000 60.000 1.2% 0.12% 0.24%
2001 211.000 459.000 0 0 0

Referencias

Ragui Assaad (supervisor) (2002) Assessing the Costs and Benefits of the Moqattam Hand-Made Paper and Paper Products Project (Proyecto académico bajo la supervisión del Profesor Ragui Assaad Humphrey Institute of Public Affairs, Universidad de Minnesota)

Assaad, Christine (2001) Empowerment as Kaleidoscope: A Comprehensive Empowerment Approach for Young Women Squatters in Cairo (Tesis no publicada, Institute of Social Studies, The Hague, The Netherlands)


Este documento se ha editado a partir de una versión inglesa.

Traducido por Carmen Orgaz Tejedor.

Revisado por Carlos Verdaguer.

Buenas Prácticas > Concurso Internacional > 2002 > http://habitat.aq.upm.es/dubai/02/bp137.html
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid Ministerio de Fomento
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras de EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio