Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Españolas > Preseleccionadas 2006 > http://habitat.aq.upm.es/bpes/che06/bpes04.html   
Programa Pactos locales por la conciliación (Navarra, España)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2006, y catalogada como No calificada. (Best Practices Database)
País/Estado -- España
Región según Naciones Unidas -- Europa
Región ecológica -- montañosa
Ámbito de la actuación -- provincial/estatal
Agentes -- gobierno regional; gobierno local; sector privado (incluidas instituciones financieras, bancos, empresas de producción, comerciales y de información); organización de base comunitaria (OBC); agencia internacional

Categorías --


Contacto Principal

Instituto Navarro de la Mujer -- gobierno regional
Teresa Aranaz Jiménez [taranazj@cfnavarra.es]
C. Estella, 7-1º
31002  Pamplona
Navarra, España

Teléfono:   948206604
Fax:        948206392
E-mail: inmujer1@cfnavarra.es
Web: http://www.cfnavarra.es/INAM


Organización Nominadora

Comité Hábitat Español -- Asociación entre los sectores público, privado y ciudadanos
José Luis Nicolás Rodrigo [jlnicolas@vivienda.es]
 
Ministerio de Vivienda.
Paseo de la Castellana, 112
C.P.: 28071
Madrid, España
Web: http://www.vivienda.es

Entidades colaboradoras:


Resumen

El programa Pactos locales por la conciliación consiste en dinamizar y coordinar el compromiso político, técnico y ciudadano para la elaboración de un pacto consensuado en el entorno local que favorezca la conciliación de la vida laboral, familiar y personal de hombres y mujeres.

La estrategia clave consiste en apoyar desde el Instituto Navarro de la Mujer a las entidades locales para que lideren en sus territorios un proceso de consenso, contando con las organizaciones y agentes sociales más significativos, con el fin de elaborar y suscribir conjuntamente un pacto o compromiso por la conciliación, dirigido a dar respuestas efectivas, innovadoras y flexibles a las necesidades y dificultades existentes en materia de conciliación en la localidad o comarca, proponiendo soluciones y optimizando los recursos existentes en la localidad.

El programa es aprobado por el Instituto Navarro de la Mujer y difundido en el Boletín Oficial de Navarra. Las entidades locales solicitan participar en él y durante el proceso de selección se valoran aquellos municipios que garantizan una mayor capacidad para liderar con éxito un proyecto de participación y consenso ciudadano a favor de la conciliación. El Instituto Navarro de la Mujer facilita el modelo de trabajo, la asistencia técnica y la formación inicial necesaria a los grupos convocados, para llegar a formular un pacto desde cada localidad, partiendo del trabajo de las comisiones técnica e institucional. En total se han firmado catorce pactos de carácter bianual.

Fechas Clave

Descripción

Situación previa a la iniciativa

La incorporación de las mujeres al mercado laboral crea nuevas necesidades relativas a la vida privada y familiar, que no han sido resueltas ni son asumidas equitativamente por parte de los hombres. No son tampoco necesidades prioritarias en las agendas políticas y los recursos para fomentar la conciliación son escasos. Además, la cultura organizativa y social aún responde al modelo tradicional. Tampoco es habitual el procedimiento de búsqueda de consenso social y compromiso ciudadano para resolver una dificultad que va más allá de la mera creación de recursos y que afecta principalmente a toda la población y no sólo a las mujeres.

Formulación de objetivos y estrategias

Las prioridades se establecieron desde la Sección de Información y Cooperación del Instituto Navarro de la Mujer, tras la consulta y con la cooperación de las técnicas de igualdad de los ayuntamientos de Navarra y los representantes políticos de las Concejalías de la Mujer de diversos ayuntamientos. Sobre las prioridades establecidas trabajamos con una consultora experta en cuestiones de género para la definición de los objetivos posibles y alcanzables y de las estrategias de trabajo. Los objetivos fijados son:

Movilización de recursos

En un principio, se partió del presupuesto inicial del Instituto Navarro de la Mujer destinado a la acción Pactos por la conciliación, cofinanciado por el Fondo Social Europeo; pero visto el importante alcance y el interés mostrado por los ayuntamientos y localidades participantes se han derivado diversos recursos financieros del Instituto Navarro de la Mujer a este programa. Además, en el marco del convenio firmado con la Federación Navarra de Municipios y Concejos existe el compromiso de que esta Federación asuma el desarrollo y la implantación de políticas de igualdad en el ámbito local, con lo que su compromiso inicialmente se dirige a la financiación de actividades formativas para las entidades firmantes de los pactos y a un decidido apoyo político al programa.

En todo el proceso, ha sido fundamental la cooperación técnica y política de los ayuntamientos inicialmente invitados a supervisar el programa para la adecuada definición de éste. Así, la cooperación y el impulso de las técnicas de igualdad de los distintos ayuntamientos y territorios han sido la clave del éxito y de la calidad de muchos de los pactos firmados. La especial sensibilidad y profesionalidad del equipo de consultoras en materia de género y participación ciudadana ha situado a los grupos de trabajo en una nueva línea de cooperación intersectorial más allá de los consejos de participación ciudadana, en los que generalmente coinciden personas de los mismos sectores. La continuidad y administración de los recursos será compartida entre el Instituto Navarro de la Mujer y las entidades locales, auténticas líderes del proyecto en cada municipio.

Las cifras que resumen la experiencia son:

Proceso

La convocatoria obtuvo una buena respuesta ya que las entidades locales disponen de escasos recursos, especialmente en pueblos pequeños y entornos rurales. Una vez convocadas las comisiones de trabajo en cada municipio nos encontramos con la dificultad de consensuar calendarios y agendas para establecer el calendario de reuniones. El ayuntamiento más importante de Navarra se retiró una vez superada la selección por cuestiones de falta de liderazgo político para consensuar un pacto con las características y condiciones de consenso establecidos en el programa. Sólo otro ayuntamiento abandonó la elaboración del pacto, que estaba ya muy avanzado, por sobrecarga de las personas participantes en otras convocatorias municipales. El resto iniciaron el programa y tras las primeras reuniones se puso en evidencia la enorme distancia y diversidad entre las personas participantes, en cuestiones relativas a uso y comprensión de los términos, conocimientos mínimos, enfoque y cuestiones de género y corresponsabilidad. Estas dificultades, que comprometían el necesario avance desde el consenso, se solucionaron incorporando al programa unas horas de formación adecuadas a las necesidades de cada grupo.

En todos los ayuntamientos se convocaron los dos niveles de trabajo: institucional y técnico; aunque en ayuntamientos muy pequeños se fusionaron las dos comisiones haciendo el trabajo más ágil desde una sola comisión. Los ayuntamientos con técnicas de igualdad se diferenciaron muy pronto en su capacidad para dinamizar personas y gestionar el trabajo entre reuniones.

Respecto a las entidades participantes, en algunos pueblos no ha sido posible contar con el empresariado de la zona, aunque en otros ha sido muy positiva su colaboración. Se considera que la convocatoria debe hacerse más específica y personalizada y se debe prever además un cierto desorden en la asistencia que puede afectar al avance del trabajo. La coordinación con los Planes de igualdad municipales se ha dado más fácilmente en aquellos ayuntamientos que ya disponían de una experiencia y recorrido en cuestiones de igualdad. Los niveles de compromiso son diferentes entre las entidades realmente implicadas y aquellas que participan de una forma más testimonial. Los materiales aportados como declaraciones de base, cuestionarios para el diagnóstico, el seguimiento y la evaluación, han facilitado la coherencia del trabajo.

Las experiencias de negociación desde la propia ciudadanía no son habituales más allá de sus representantes políticos o sindicales, por lo que este nuevo marco ha sido uno de los elementos más innovadores y positivos del programa. Éste ha sido valorado como de gran interés, ha movilizado a la opinión pública y ha generado una nueva cultura y nuevos recursos en los municipios. El pacto aparece como una herramienta adecuada para abordar la conciliación en el ámbito local. Las acciones planificadas y los contenidos deben aún ampliarse y mejorarse, ya que se han formulado desde la cautela de firmar declaraciones reales y ejecutables. La financiación destinada este año al programa reforzará la seguridad y el establecimiento de acciones más ambiciosas en adelante. En conjunto, la convocatoria, los materiales, la asistencia técnica y el proceso han resultado muy positivos a pesar de las dificultades de tiempo y calendario.

Resultados obtenidos

Uno de los primeros resultados alcanzados ha sido el inicio de un proceso de reflexión conjunta, en el que las necesidades de conciliación están siendo valoradas desde su dimensión social y compartida, y no reducidas a un problema privado de las mujeres. Además, se ha integrado a las mujeres en el proceso de toma de decisiones y consenso social, facilitando además una mejora en el acceso y la calidad de su participación en el mundo laboral.

Junto a estos resultados, se ha producido de forma simultánea un trabajo de consenso, con la participación de todas las entidades relevantes e interesadas en participar en el proceso, superando las habituales barreras de representatividad, organizando además las sesiones en horarios adecuados a las diversas situaciones de las personas, dando voz desde la igualdad a todas las asociaciones y grupos activos del municipio, coordinando sus aportaciones y poniendo en valor sus necesidades y alternativas. Así, el pacto facilita en las localidades la conciliación de la vida laboral, familiar y personal de hombres y mujeres, al crear y coordinar servicios adecuados al entorno.

Las empresas implicadas aparecen como importantes motores de cambio en las relaciones laborales y en la normalización de las necesidades de conciliación de sus trabajadoras y trabajadores; los sindicatos recogen en sus compromisos negociadores las necesidades reales de su zona, cobrando fuerza el cambio que se está produciendo, en el que los trabajadores solicitan que se negocien aspectos como la flexibilidad y las vacaciones cuando antes las reivindicaciones eran prioritariamente salariales; la implicación de los centros escolares y las asociaciones de padres y madres ha flexibilizado los horarios y creado entornos educativos y de aprendizaje favorables a la participación y sensibilización de padres y madres, así como la disposición de servicios de cuidado y uso comunitario de centros fuera del horario y fechas escolares.

Así, la estrategia de compromiso y consenso ha situado a las personas en el centro de las políticas, como generadores de necesidades y soluciones más allá de ser consumidores de medidas elaboradas muchas veces desde fuera de los territorios, mejorando la efectividad de los recursos financieros que se destinan desde el gobierno regional.

Sostenibilidad

Los recursos financieros destinados desde la administraciones central y local serán la mayor garantía de estabilidad a medio plazo, ya que se han establecido desde el marco de los presupuestos habituales de las entidades y no dependen más que en un porcentaje muy pequeño de financiación externa puntual.

La igualdad de género y los procesos de sensibilización y cambio de conducta incluidos en el programa garantizarán la creación de nuevos hábitos de cuidado y corresponsabilidad en entornos como el rural, en los que los procesos de cambio social suelen ser más lentos. Este aspecto facilitará también una mayor integración de las comunidades emigrantes, cuyos hábitos en el reparto de las responsabilidades familiares y acceso al mundo laboral se encuentran en ocasiones excesivamente anclados en modelos desiguales y discriminatorios para las mujeres.

La consideración de la conciliación como un asunto público será la mayor garantía de compromiso político, ya que pasa a formar parte de las agendas políticas como una demanda clara y formulada desde las personas de diferentes entornos. Además, la comprobada necesidad de implicación empresarial acompañará lentamente el proceso de incluir en las dinámicas normalizadas de las empresas aspectos organizativos, de flexibilidad y cultura empresarial, que tendrán importantes repercusiones en la posición de las mujeres frente al empleo. La consideración de la necesidad de formación y el acercamiento de ésta a hombres y mujeres favorecerá la sensibilización progresiva y el aprendizaje de conductas y habilidades necesarias para compartir las responsabilidades.

La revisión de los tiempos de las actividades de los municipios, tanto laborales como culturales y de ocio, supondrá una importante referencia de cambio en la organización de eventos, reuniones vecinales, plenos, actividades culturales o deportivas, facilitando el acceso, sobre todo de las mujeres, a los diferentes recursos de la comunidad. A esto se une la aprobación de diversas órdenes forales que regulan el programa y su financiación, coordinación y que, apoyando los pactos aprobados, consolidan, mejoran e innovan las habituales relaciones de la administración con las personas administradas.

La mejora de los servicios y la movilización de recursos generada desde la cooperación ciudadana garantizan la estabilidad de las medidas y la existencia de un programa vivo al que pueden adherirse anualmente nuevas asociaciones o entidades del municipio.

Transferibilidad

La transferencia comenzó desde el momento mismo de la constitución del pacto porque las personas participantes del mismo descubrieron la utilidad de una metodología novedosa y la conveniencia de transferirla a sus propias entidades para abordar diversas problemáticas. El propósito de la transferencia no fue otro que recoger esta metodología elaborando una guía y potenciar su utilización en otros múltiples ámbitos donde la participación ciudadana aparece como una buena alternativa de gestión política.

Otro aspecto importante a transferir es el cambio de mentalidad que supone la toma de conciencia de que la respuesta a muchas necesidades locales está dentro de la propia localidad. Hacer visible y optimizar el uso de los recursos, adaptarlos, coordinarlos y ponerlos al servicio de hombres y mujeres, estaría en la base de los pactos y de la transferencia. Por ello, se ha insistido sobre todo en la necesidad de formación básica e inicial de las personas convocantes y participantes en los pactos.

Para transferir la experiencia se han editado los folletos locales (uno por cada localidad), se está editando una guía y se está preparando una Jornada de Buenas Prácticas para el mes de junio. Además, se ha adaptado el procedimiento de elaboración de los pactos locales, para su aplicación a entidades supralocales (mancomunidades, consorcios y otras agrupaciones de pequeños municipios) que participarán este año en el programa. La inclusión del Programa en la página web del Instituto Navarro de la Mujer y en los propios ayuntamientos firmantes ampliará la dimensión del alcance y difusión del programa. El hecho de ser un proyecto impulsado por un gobierno autonómico permitirá que se informe sobre él en los diferentes foros nacionales e internacionales en los que participamos en calidad de organismo de igualdad del Gobierno.


Edición del 24-11-2006
Revisión: Gonzalo Sánchez-Toscano Salgado
Buenas Prácticas > Españolas > Preseleccionadas 2006 > http://habitat.aq.upm.es/bpes/che06/bpes04.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio