Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Españolas > CHE 1996 > http://habitat.aq.upm.es/bpes/ceh2/bpes37.html

Parque de Miraflores, una iniciativa popular, Sevilla (España)



R E S U M E N

Al norte de Sevilla, en una zona de barriadas obreras con alto déficit de equipamientos y zonas verdes, la presión organizada de los vecinos a lo largo de una década ha permitido, en colaboración con el Ayuntamiento, la creación de un nuevo Parque. Las características de este espacio, los restos históricos y arqueológicos en él descubiertos -el Parque ocupa la superficie de dos fincas históricas, la hacienda de Miraflores y la finca de La Albarrana- la vocación educativa y cultural del proyecto hacen del Parque de Miraflores una actuación cargada de experiencias de gran valor. La inversión total alcanzará los 3.000 millones de pesetas, la superficie del Parque es de 86 Ha. y dentro de él se incluyen un buen número de huertos de ocio.



D E S C R I P C I Ó N


1. Descripción de la Actuación

Al norte de Sevilla, en el distrito de la Macarena (157.502 habitantes), uno de los más densos y peor urbanizados de la capital andaluza, la presión de las asociaciones de vecinos ha logrado, tras más de una década de reivindicaciones continuadas, la creación de un Parque educativo y cultural sobre una superficie abandonada de 86 Ha. El Parque de Miraflores, cuya ejecución y uso ha dado ya sus primeros pasos terminará por convertirse en uno de los espacios verdes de mayor dimensión de Sevilla. La propia concepción del Parque, cuya ejecución supondrá una inversión total cercana a los 3.000 millones de pesetas, lo singularizan como un proyecto en ejecución de carácter dotacional-verde, educativo y cultural.

El Ayuntamiento de Sevilla ha elaborado el Proyecto de Reforestación y Acondicionamiento del Parque de Miraflores, mediante el que se propone una actuación global en un espacio natural de especial trascendencia por sus características propias y la zona en la que se ubica.



2. Situación anterior

El distrito de la Macarena, al norte de Sevilla, con una marcada vocación agrícola hasta los años sesenta, experimenta un proceso urbanizador acelerado, siguiendo los esquemas desarrollistas del momento, con el que se pretende alojar a los emigrantes que procedentes del campo acceden a la ciudad. Como consecuencia de este crecimiento de fuerte carácter especulativo se produce un distrito que morfológicamente se apoya en edificaciones de construcción vertical, auténticas colmenas urbanas destinadas a alojar una población mayoritariamente joven. La carencia de infraestructuras, equipamientos y dotaciones de todo tipo, la falta de de señas de identidad cultural son factores de desarraigo que abundan en el perfil de una periferia obrera de bajo nivel de renta, altos índice de fracaso escolar y fuerte malestar urbano. En este contexto, la falta de zonas verdes, de lugares de esparcimiento constituyen un dato más del daguerrotipo urbano a que da lugar la Macarena.

La existencia en la zona de un "descampado", libre del proceso urbanizador, constituido por la antigua finca de la Albarrana y el Cortijo de Miraflores ofrece a los vecinos una oportunidad incuestionable para mejorar sustancialmente las condiciones de vida del barrio. Con una extensión de 86 Ha., unido a la total ausencia de zonas verdes, fue motivo más que suficiente para poner en marcha una acción colectiva orientada a la transformación y mejora de este espacio disponible.

La actual delimitación del parque se produce progresivamente a partir de los años 50 mediante la construcción de paquetes aislados de promociones residenciales e industriales que, apoyándose en los caminos existentes, expandieron la ciudad hacia el norte, respetando buena parte de los terrenos agrícolas en los cuáles hoy día se asienta el Parque de Miraflores.

A finales de los años 60 y principios de los 70, se producen dos hechos que influyen notablemente en la actual estructura territorial de la zona. El primero de ellos es la desecación del Arroyo Miraflores y la desviación y nueva canalización del Tamarguillo. El otro suceso es la construcción del Polígono Industrial Store, que supone la desaparición de varios núcleos rurales históricos, como el Cortijo de Ramírez. De esta forma, a principios de los ochenta, cuando se pone en marcha el proceso de reivindicación vecinal, la zona llega con un gran boquete abierto sobre el cual podrán explayarse las reivindicaciones vecinales.

En 1987, a la vez que se aprueba el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Sevilla que incluye el Parque de Miraflores dentro de los sistemas generales de espacios libres de la ciudad, se concluyen las primeras obras de acondicionamiento de los terrenos comprendidos entre el antiguo camino a Miraflores y la cuña en contacto con la Carretera de Carmona.

Se trata fundamentalmente de obras encaminadas a la redefinición topográfica, retirada y redistribución de las inmensas escombreras existentes, sobre todo en la zona oriental y central, y a la recuperación del trazado fluvial histórico, que, aprovechando una mayor depresión del terreno, acaba transformándose en un lago que ocupa el centro gravitatorio del área afectada.

3. Situación posterior

En la actualidad, el Parque de Miraflores se encuentra parcialmente en fase de ejecución. Se han invertido 900 millones de pesetas y, recientemente, la Unión Europea ha dado luz verde a una inversión de 2.000 millones que completará el programa del futuro parque.

Desde el punto de vista de la realización física, la mayoría de las actuaciones ejecutadas hasta el momento se han concentrado en la zona sur del parque:


Esta zona denominada "Huerta de las Moreras", actualmente en uso, se pretende reordenarla y reafirmarla de una manera definitiva como huertos. Se trata de la materialización de un Programa de Intervención Social y Educativa en los campos del ocio y de la educación ambiental, surgido por iniciativa ciudadana en 1990. Este Programa ha sido gestionado desde sus inicios por la Asociación Comité Pro-Parque Educativo Miraflores, contando con patrocinio municipal.

Las actividades desarrolladas por el equipo de técnicos y educadores del programa están dirigidas a ocupar de forma creativa y saludable el tiempo libre de las personas adultas, así como a educar en el conocimiento y disfrute del medio ambiente a escolares de los colegios públicos de la zona Norte de Sevilla en la que se sitúa el Distrito Municipal Macarena. Para ello, el programa desarrolla tres líneas de trabajo: los huertos de ocio, los huertos escolares y los itinerarios pedagógicos. Todo ello con una actividad central, el cultivo de pequeños huertos para el autoconsumo de legumbres y hortalizas, en lo que supone el acercamiento de los vecinos de todas las edades al uso agrícola tradicional de este territorio y a su propia historia olvidada por el acelerado crecimiento urbano de Sevilla en los últimos veinticinco años.

Los Programas de Huertos (huertos escolares y huertos de ocio).
Se iniciaron en 1991 con la intención de recuperar la tradición agrícola de la Macarena combinándolo con un proyecto de educación ambiental dirigido a niños, jóvenes y adultos. Los huertos no solamente son entendidos como espacio de convivencia, sino que los propios vecinos enseñan y aprenden a cultivar la tierra.

a) Huertos escolares. Proyecto de educación ambiental dirigido a la población escolar de la zona. Recurso didáctico al que tienen acceso doce colegios del distrito de la Macarena. Se cuenta con seis parcelas de 100 m2 cada una. En cada parcela trabajan grupos de 15 niños por un período de tiempo determinado acudiendo dos días a la semana

b) Huertos de ocio. Tienen como destinatarios a la población adulta del Distrito, en buena parte de procedencia rural (121.111 personas de las cuáles 17.009 son mayores de 64 años). Se trata de ofrecer un modo de ocupación alternativa a su tiempo libre. Existen 100 parcelas de 150 m2 cada una. La "explotación" de los huertos no tiene ninguna finalidad comercial. El producto obtenido se destina al consumo familiar.

Itinerarios pedagógicos.
Se trata de un programa, que funciona en paralelo con los huertos escolares, consistente en la organización de recorridos guiados por las zonas más representativas del parque. El programa ha sido incluido en los planes de estudio de los colegios del Distrito.

Aula de la Naturaleza.
Destinada igualmente a la población infantil y juvenil de los barrios colindantes al parque. Busca promocionar un mayor conocimiento del entorno natural, colaborando en desarrollar una actitud favorable hacia su conservación y mejora.

Casa de Oficios.
Proyecto de formación ocupacional dirigido a jóvenes parados del Distrito. Estuvo funcionando durante el periodo 1992-1993. Colaboró en la restauración del patrimonio natural y artístico ligado al parque. Durante 1993 los sesenta jóvenes matriculados en la Casa de Oficios realizaron diversas actividades: una importante reforestacion dentro del parque, la rehabilitación, aún no finalizada, de los edificios históricos y la organización de diversas actividades con una importante participación de vecinos. En ese mismo año se formó una cooperativa de jardineros con la intención de hacerse cargo del mantenimiento del parque.

En 1994, continuando con la labor de la Casa de Oficios, se puso en práctica un programa impulsado por la Consejería de Trabajo de la Junta de Andalucía denominado "Formación en práctica para la ciudad" con módulos de albañilería de rehabilitación, electricidad, fontanería, pintura y jardinería forestal.

En 1995 se puso en marcha una Escuela Taller con capacidad para cuarenta alumnos. Su trabajo es el continuar con la rehabilitación de los nueve edificios históricos que existen dentro del parque.

4. Proceso

Para la realización de este pulmón verde en el norte de Sevilla ha sido necesario que, desde 1983, los vecinos organizados en torno al Comité Pro Parque Educativo Miraflores hayan venido realizando cientos de acciones ciudadanas de todo tipo: manifestaciones, marchas en bicicleta, elaboración y defensa de los proyectos, recogida de miles de firmas, ocupación de edificios de propiedad municipal, gestiones diversas ante diferentes administraciones, tanto en Sevilla como en Madrid, plantaciones vecinales, exposiciones en barrios, puesta en marcha de iniciativas de formación y empleo de parados, programas de educación ambiental...

El movimiento en favor de la realización del Parque de Miraflores ha contado igualmente con el compromiso de numerosos profesionales y colectivos ciudadanos no directamente afectados por la actuación.

La Macarena se ha caracterizado siempre por contar con una mayor presencia de organizaciones sociales que otras zonas de Sevilla. Actualmente existen en el Distrito más de 180 entidades ciudadanas de todo tipo, que constituyen una importante red que articula un tejido social dinámico. Buena parte de ellas centran su actividad en la resolución de problemas y necesidades cotidianas como la la enseñanza, la falta de equipamientos o la ausencia de oportunidades culturales en el distrito.

En 1983, a partir de los primeros núcleos activos de vecinos, se constituye el Comité Pro Parque Educativo Miraflores en torno al proyecto concreto de dar un uso social, cultural y recreativo al entonces descampado. Se pretende, desde un principio, que el parque se convierta en un espacio para el encuentro y un punto de partida en la reconstrucción de señas de identidad propias en un distrito urbano carente de ellas.

En colaboración con distintas entidades y colectivos sociales se realizan numerosas actividades que popularicen la propuesta y permitan llevarla a buen término: exposiciones, charlas informativas, plantaciones de árboles....

Paralelamente se van descubriendo nuevas capacidades en el futuro parque ante la evidencia de los importantes vestigios arqueológicos en la zona.

En 1985 se solicita al Ayuntamiento de Sevilla la catalogación del parque como patrimonio histórico-artístico. El Comité pone en marcha una serie de denuncias en la prensa relacionadas con la destrucción del patrimonio artístico del parque, contando con el apoyo de expertos y técnicos de la Administración. En 1986 la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía inicia un programa de excavaciones, poniendo al descubierto un sistema hidráulico del siglo XV, así como los restos de una Villa romana del siglo II a.c.

El Plan General Municipal de Ordenación Urbana de 1987, por acuerdo plenario unánime de los grupos políticos y resolución del órgano correspondiente de la Junta de Andalucía, aprueba la calificación del suelo del Parque de Miraflores como "sistema general de espacios libres" para toda la ciudad de Sevilla.

En 1988 se consigue, por parte de la Junta de Andalucía, la Declaración de Bien de Interés Cultural para todo el conjunto monumental del parque. No obstante, la construcción del parque adolece de un estado de abandono desde 1987. La ejecución de la Ronda Norte dentro del programa de actuaciones puesto en marcha con motivo de la EXPO, accesos de Sevilla, parte en dos el parque de Miraflores y supone un fuerte golpe a las aspiraciones vecinales que, al perder este pulso, caen en un período de desánimo.

En 1993 se realizan diferentes movilizaciones por parte de los vecinos implicando a más de ochenta entidades. Se realizan nuevamente acciones de limpieza y plantación de árboles dentro del parque, así como recogida de firmas. Fruto de estas movilizaciones, en los presupuestos municipales de ese año se destinaran 900 millones de pesetas para invertir en el parque.

El Ayuntamiento de Sevilla desde esa fecha ha gestionado y adquirido el 84% de la totalidad de los terrenos afectados. Se han invertido casi 130 millones de pesetas en el cerramiento de la zona sur del parque, movimientos de tierras y acondicionamiento, sistemas de riego, arreglo del pozo y las norias en la zona de huertas, reforestación...

El Comité Pro-Parque Miraflores reivindica del Ayuntamiento, también ahora, un proceso de participación vecinal que, superando la simple exposición pública del proyecto, sirva para que en todos y cada uno de los barrios del distrito de Macarena se conozca y debata el proyecto con la participación de los vecinos, los técnicos y los políticos, se elaboren propuestas concretas y, por último, se pueda participar en el seguimiento de la ejecución de las propuestas acordadas durante estos próximos cuatro años.

5. Puntos fuertes


6. Puntos débiles:



I M P A C T O



Contacto:
Ayuntamiento de Sevilla
Virginio Moreno López
Tel: +34 5 448 02 85
Fax: +34 5 448 02 81

Contacto:
Comité Pro Parque Miraflores
Tel:+34 5 494 88 37

Contacto:
Programa de Huertos Las Moreras
Barrio de Miraflores
Polígono STORE
C/ Nueva nave, 14
41009 Sevilla España
Tel: +34 5 436 10 26

Contacto:
Escuela Taller del Parque de Miraflores
José Carmona
Barrio de Miraflores
Polígno STORE
C/ Nueva nave, 14
41009 Sevilla España
Tel: +34 5 443 40 08

Este documento se ha editado a partir de una versión castellana.
Revisado por Javier Echenagusía.

Buenas Prácticas > Españolas > CHE 1996 > http://habitat.aq.upm.es/bpes/ceh2/bpes37.html
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid Ministerio de Fomento
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras de EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio