Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2014 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu14/bp0048.html   
CicloRecreoVía (Santiago, Chile)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2014, y catalogada como BEST. (Best Practices Database)
País/Estado — Chile
Región según Naciones Unidas — América Latina
Región ecológica — continental
Ámbito de la actuación — metropolitana
Agentes — sector privado; gobierno local.

Categorías — Gestión ambiental. Infraestructuras, comunicaciones y transporte. Procesos de planificación urbana y regional.


Contacto Principal

Consultora Ambiental GEOMÁS — sector privado
Luis Elgueda [lelgueda@geomas.cl]

Antonio Varas 2700, Ñuñoa
7770504 Ñuñoa,
Santiago (Chile)

Tel: +56 28863792
Fax: +56 28863792

Web: http://www.ciclorecreovia.cl


Socio

Municipalidad de Providencia — gobierno local


Socio

Municipalidad de La Florida — gobierno local


Socio

Municipalidad de Concepción — gobierno local


Resumen

La CicloRecreoVía se plantea como un proyecto que desde hace 10 años propone la recuperación del espacio público a través del corte de calles estratégicas que permiten liberarlas de automóviles promoviendo el desarrollo de actividades recreativas en estos espacios, con el objetivo de devolverle la ciudad a las personas.

Este propósito ha ido tomando mayor sentido en la medida que ha mostrado un importante incremento en la cantidad de circuitos que ha desarrollado, así como en el número de asistentes que recibe cada domingo. En la actualidad existen 11 circuitos, de los cuales 6 están unidos entre sí y a los que asisten aproximadamente 48.000 personas cada domingo. Además, en el año 2015 se inaugurará un nuevo circuito en el norte de Chile, Antofagasta, y también en la ciudad de Concepción.

La CicloRecreoVía representa un aporte real a la calidad de vida de las personas, logrando disminuir la huella de carbono, ya que por espacio de 5 horas a la semana disminuye considerablemente la cantidad de vehículos que circulan por las calles de la ciudad.

Por otra parte es un proyecto que ha logrado canalizar recursos para el desarrollo de actividades recreativas que inciden directamente en la salud física y mental de los usuarios de cada circuito, proporcionando a su vez un espacio seguro para el encuentro ciudadano.

Descripción

Situación previa a la iniciativa

La planificación urbana de la Región Metropolitana de Chile no se ha caracterizado por ser visionaría en cuanto a formas de espacios de recreación y realización de actividades físicas en todas las comunas que la conforman. Como dato, sólo una de las 52 comunas de la Región Metropolitana posee un porcentaje de áreas verdes de acuerdo a los estándares internacionales de calidad de vida y espacios de recreación.

Movilización de recursos

El primer intento por llevar a cabo este proyecto fue avalado por un club rotario en la comuna de San Bernardo, por medio del cual se postuló a un fondo concursable vecinal que tenía como objetivo mejorar la seguridad de la comuna.

Pese a haber obtenido el financiamiento de este fondo, el personal con el que se contaba era muy reducido y el apoyo de carabineros no era el óptimo, ya que no siempre se contaba con su presencia para resguardar los cruces de calle. El apoyo de los vecinos fue fundamental, ya que prestaban sus casas para guardar los implementos que se utilizaban en el montaje de la CicloRecreovía cada domingo y trabajaban como vigías de cruces y del normal funcionamiento de los circuitos. Esta primera versión del proyecto se vio limitada al tiempo que lograron financiar los fondos, aproximadamente nueve meses.

Posteriormente, se siguió buscando maneras de sostener y financiar este proyecto por medio de entidades gubernamentales, como municipios o a través del sector privado, incorporando marcas que auspiciaran los circuitos con la presencia de puntos de activación.

La primera entidad que apostó por el proyecto, es decir, permitiendo su implementación de manera más acabada, fue el Municipio de La Reina. Ésta se montó aún sin un financiamiento completo y, por lo tanto, el apoyo de carabineros siguió estando presente. Sin embargo más tarde se sumarían como auspiciadores las marcas Nestlé y Parmalat. De esta manera, el proyecto se acercaba al modelo de financiamiento que había buscado desde un comienzo y que consistía en combinar el apoyo estatal con el privado, involucrando y haciendo responsables a diferentes actores de la sociedad en el montaje e implementación de este importante evento recreativo y social.

Proceso

En un comienzo, el proyecto se vio enfrentado a problemas de desconfianza por parte de las autoridades, quienes consideraban que existía un riesgo en cerrar las calles para que no circulasen los automóviles, pues se presumía que podría generarse un caos en el tráfico vehicular. Por otra parte, se asumía una actitud derrotista, en cuanto a que se pensaba que los ciudadanos no eran buenos para hacer deporte y que, por lo tanto, no existiría público para este evento recreativo.

Sin embargo, hasta la fecha, la CicloRecreoVía ha funcionado bajo dos figuras, una que consiste en sostener circuitos financiados por el Instituto Nacional de Deportes chileno y otra que es el financiamiento a través de las entidades privadas, donde han circulado y se han sumado auspiciadores que van desde alimentos e implementos deportivos hasta productos para el cuidado de la piel.

Sostenibilidad

En el hecho, mantener la ejecución de este proyecto durante 10 años ha sido un desafío en las distintas áreas que comprenden la sostenibilidad.

En lo que concierne a lo financiero, hasta la fecha no se ha logrado consolidar un modelo de negocios que permita darle solvencia económica al proyecto, el cual en muchas ocasiones funciona más por la energía del equipo humano que sustenta a la CicloRecreoVía.

Respecto de lo social, en la génesis este proyecto tiene en mente la inclusión social, la paridad de género y, además, impacta directamente en la movilidad cotidiana de los domingos, constituyéndose también en un dispositivo para promocionar la movilidad social a través de las comunas de la Región Metropolitana.

En materia de cuidado del medio ambiente, este proyecto apunta a la disminución de la contaminación acústica y del esmog, ya que el proyecto se traza por grandes avenidas, donde usualmente circulan miles de autos. Esto se constituye en uno de los dos pilares fundamentales de la sostenibilidad de ese proyecto, ya que apunta directamente a mejorar las condiciones de calidad de vida de los usuarios de la CicloRecreoVía y, de forma indirecta, afecta a casi 6.500.0000 de habitantes de la Región.

Transferibilidad

Tras conocer la maravillosa experiencia de la Ciclovía de Bogotá, desde el año 2001 un grupo de personas —primero de forma particular y luego como empresa— empezaron a realizar gestiones para llevar a cabo en Chile esta importante actividad que recupera el espacio público para las personas.

Esta se tomó como experiencia a replicar, ya que allí se lleva a cabo desde hace 40 años, habilitando 120 kilómetros de calles y avenidas todos los domingos y festivos, las cuales son utilizadas cada jornada por aproximadamente un millón de personas que las disfrutan a pie, en bicicleta o en cualquier medio no motorizado.

Los temas que fueron consultados y replicados en la ejecución de este proyecto se relacionan con: la seguridad, la logística, la capacitación de los responsables del evento y la difusión, ya que resultan fundamentales para el éxito de la actividad.

Además, en la actualidad, el proyecto CicloRecreoVía forma parte de la organización Ciclovías Recreativas de las Américas, organización que busca la promoción de la transformación de las ciudades para las personas a través de la ciclovías recreativas.

Resultados obtenidos

El objetivo principal de este proyecto se ha ido materializando de forma exitosa, ya que se cuenta con un circuito en la Región Metropolitana que une 10 comunas y permite que más de 40.000 personas cada domingo puedan desarrollar actividades recreativas en lugares que diariamente están destinados para autos, es decir, convertir la ciudad para las personas.

Por lo anterior, se han desarrollado estudios para conocer qué porcentaje de usuarios realiza actividades recreativas, encontrándonos con que un 70% de las personas antes de la CicloRecreoVía no realizaba una actividad deportiva-recreativa los domingos en la mañana y, con la presencia del proyecto, sí lo hace.

Así, un 95% de las personas declara que ha cambiado positivamente sus hábitos participando en la CicloRecreoVía, ya se trate de beneficios individuales o familiares. Complementariamente, para más de la mitad ha influido en sus hábitos alimenticios, ya que a lo largo del circuito se entregan de forma gratuita frutas, agua, lácteos y alimentos ricos en fibra.

De esta forma, la CicloRecreoVía influye positivamente en la movilidad urbana, ya que el proyecto es reconocido por influir positivamente en el respeto entre peatones y ciclistas al conducir un vehículo motorizado durante la semana.

Por otra parte, participar en la CicloRecreoVía ha influido en modificar el modo de desplazarse durante la semana, al punto que el 30% ha decidido moverse más en bicicleta.


Edición del 30-10-2016
Revisión: Alejandro Rodríguez Sebastián
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2014 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu14/bp0048.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio