Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2014 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu14/bp0041.html   
(Re)ingresando al mercado laboral: fortaleciendo a hombres y mujeres en situación de pobreza (Buenos Aires, Argentina)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2014, y catalogada como BEST y finalista para alcanzar la categoría de AWARD. (Best Practices Database)
País/Estado — Argentina
Región según Naciones Unidas — América Latina
Región ecológica — continental
Ámbito de la actuación — ciudad
Agentes — fundación; gobierno local; institución académica o de investigación.

Categorías — Erradicación de la pobreza. Equidad de género e inclusión social. Participación ciudadana y riqueza cultural.


Contacto Principal

Fundación Tzedaká — fundación
Marcela Szuchman [marcelas@tzedaka.org.ar]
Betina Rosental [betinar@tzedaka.org.ar]

Avda. Santa Fe 1821, 3°,
C1123AAA Ciudad de Buenos Aires (Argentina)

Tel: +54 11 4811 1430 / +54 11 4811 1430 ext. 114

E-mail: mailto:
Web:


Socio

Dirección General de Economía Social, Subsecretaría de Fortalecimiento Familiar y Comunitario, Ministerio de Desarrollo Social, Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (GCBA) — gobierno local


Socio

JPMorgan Chase Foundation — fundación


Socio

Centro Cultural Rector Ricardo Rojas, Universidad de Buenos Aires — institución académica o de investigación


Socio

Universidad Tecnológica Nacional — institución académica o de investigación


Resumen

El mercado laboral argentino ha sufrido una serie de cambios que resultaron en un escenario complejo, atravesado por la fragmentación social, el desempleo, el trabajo no declarado y la precarización laboral. Como consecuencia, muchas personas se encuentran en situación de vulnerabilidad, ya que no poseen las herramientas y los recursos para integrarse de forma productiva a la sociedad y carecen de la capacidad para ingresar y mantenerse en el mercado laboral.

En el área metropolitana de Buenos Aires (Argentina), muchos jóvenes y adultos provienen de familias que han estado marginadas del mercado laboral por más de dos generaciones; esta es una situación que afecta especialmente a las mujeres, a las que se les presentan más dificultades a la hora de conseguir trabajos que puedan acomodarse al horario escolar de sus hijos. Por lo tanto, no solo se ven perjudicadas a nivel socioeconómico, sino que su realidad social, emocional, su estabilidad y su bienestar general está en constante riesgo, encontrándose muy limitada su posibilidad de romper el círculo de la pobreza.

Partiendo de este escenario social y económico, el proyecto (Re)ingresando al mercado laboral: fortaleciendo a hombres y mujeres en situación de pobreza de la Fundación Tzedaká está dirigido a jóvenes y adultos, especialmente a mujeres, de los sectores más vulnerables del área metropolitana de Buenos Aires. La iniciativa promueve la inclusión social a través de un abordaje integral que gira en torno a dos ejes principales:

  1. Capacitación profesional y orientación laboral.
  2. Fortalecimiento de las aptitudes socioemocionales.

Con este enfoque, la línea de acción primordial apunta a fomentar la inclusión efectiva de los beneficiarios del proyecto en el mercado laboral mediante la promoción de herramientas y capacidades específicas entre las que se cuentan la capacitación informática, herramientas para buscar trabajo, para construir emprendimientos propios y para afrontar una entrevista, entre otros. Por otra parte, abordamos el desarrollo de las facultades socioemocionales, que se vinculan con el comportamiento general, la personalidad y la percepción de uno mismo. En una investigación reciente, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) detectó que este tipo de competencias juegan un papel clave en la inserción laboral de jóvenes y adultos, pero sin embargo no es común que sean tenidas en cuenta ni potenciadas por programas educativos y sociales. Buscamos además fortalecer a los beneficiarios a través del mejoramiento de su autoestima, respeto de sí mismos y su estabilidad emocional, con el fin de que sean capaces de retener un trabajo y continuar creciendo tanto personal como profesionalmente. Este aspecto del proyecto contempla las características particulares, el contexto y los antecedentes personales de cada uno de ellos, lo que nos exige a prestarle atención a la diversidad. Con esta realidad en mente, llevamos a cabo un seguimiento personal de cada uno de los beneficiarios, a cargo de tutores voluntarios, en pos de consolidar su bienestar emocional.

El proyecto tuvo importantes resultados en lo que se refiere a la inclusión social, especialmente entre las mujeres. Nuestros beneficiarios gozan de una mejora importante tanto a nivel personal como profesional, lo que les permite romper el círculo de la pobreza. Es más, las nuevas oportunidades que se les dan a los participantes generan un efecto multiplicador que contribuye a un mejor desarrollo de las familias, las comunidades y, por lo tanto, de todo el área metropolitana.

Fechas Clave

Descripción

Situación previa a la iniciativa

Casi un tercio de la población argentina (aproximadamente 12 millones de personas) reside en el área metropolitana de Buenos Aires, caracterizada por su tremenda desigualdad social y económica, por la precariedad laboral y el trabajo informal, y donde la pobreza afecta a diferentes grupo sociales, entre los que se cuentan mujeres y jóvenes de ambos sexos.

Establecimiento de prioridades

Antes de la puesta en marcha del proyecto, se implementó un proceso de diagnóstico llevado a cabo por miembros del equipo, especialistas contratados por Tzedaká, el Gobierno local y potenciales beneficiarios, quienes —junto con el aporte de nuestros años de experiencia en la temática— determinaron que las tres prioridades de la iniciativa fueran las siguientes:

  1. Fortalecimiento y bienestar socioemocional de los beneficiarios durante y una vez terminado el programa.
  2. Recursos y capacidades: alfabetización digital, herramientas para la búsqueda de empleo y orientación laboral.
  3. Igualdad de género, tomando a las mujeres pobres como nuestro grupo prioritario de acción.

Formulación de objetivos y estrategias

Las metas y estrategias de la iniciativa fueron definidas a través de un proceso deliberativo, que fue liderado por miembros del equipo y especialistas convocados por Tzedaká e incluyó una serie de consultas con gobiernos locales y organizaciones socias de la Fundación. A lo largo de esos años, se implementaron modificaciones parciales en los objetivos y las estrategias de acuerdo a los cambios y las necesidades de nuestros beneficiarios y del mercado laboral.

Llevamos a cabo encuestas entre los participantes para conocer sus intereses, habilidades y necesidades particulares, y teniendo en cuenta los datos recabados adecuamos las ofertas de capacitación y las características de la guía socioemocional que recibían.

Objetivos/líneas de acción

  1. Alentar la inclusión efectiva en el mercado laboral de jóvenes y adultos en situación de vulnerabilidad, particularmente mujeres, residentes del área metro politana de Buenos Aires a través de la promoción de herramientas y capacidades orientadas hacia el empleo.
  2. Mejorar el bienestar socioemocional de jóvenes y adultos en situaciones de vulnerabilidad, especialmente mujeres, residentes del área metropolitana de Buenos Aires.

Estrategias

  1. Formación profesional y orientación laboral.
  2. Desarrollo de capacidades socioemocionales.
  3. Énfasis en problemáticas de género, considerando los desafíos particulares que enfrentan las mujeres.

Movilización de recursos

Desde su lanzamiento en el año 2005, el proyecto ha movilizado muchos recursos financieros y humanos: la mayor parte del programa se financia mediante donaciones y subsidios. El proyecto ha recibido seis subsidios diferentes de las siguientes organizaciones públicas, sociales y privadas que contribuyen con la iniciativa:

La gestión económica del proyecto está a cargo de los líderes de equipo de nuestra institución, quienes son en su mayoría mujeres, conjuntamente con los socios de la Fundación. La Fundación Tzedaká es responsable de la administración de los recursos de la iniciativa.

Debido a que el programa requiere recursos humanos altamente capacitados, los subsidios se necesitan para cubrir honorarios profesionales. El proyecto también es posible gracias a nuestros voluntarios, y los especialistas actúan como consultores en cada uno de los campos de interés del programa. La lista de los participantes claves que posibilitan el desarrollo del proyecto es la siguiente:

Perfil Financiero

Socio 2009 2010 2011 2012 2013 Total
Fundación Tzedaká 14.409,22 20.202,02 50.505,05 27.919,96 40.666,94 153.703,19
AMRO 88.159,91 - - - - 106.404,61
Banco Mundial - 33.520,00 28.970,42 - - 62.490,42
Fundación Banco Provincia - 24.191,92 - - - 24.191,92
Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires - - 45.646,46 137.780,36 150.784,47 334.211,29
JPMorgan Chase Foundation - - - 12.000,00 15.000,00 27.000,00
DIAGEO - - - 21.428,57 - 21.428,57
Presupuesto total 102.569,13 96.158,64 125.121,94 199.128,90 206.451,40 729.430,01

Datos expresados en dólares estadounidenses.

Proceso

El obstáculo principal que debe sortear la iniciativa está vinculado con asegurar la estabilidad de los beneficiarios en el programa. Cada tanto, muchos participantes aceptan lo que en Argentina se denominan changas, empleos temporales, de tipo informal y precarizados con el fin de contar con pequeñas sumas de dinero en el corto plazo. Esto pone en riesgo su continuidad en el programa, que se concentra en el bienestar de los beneficiarios en el mediano plazo.

Por otra parte, muchas de las mujeres participantes cuentan con pocas o nulas redes familiares que las ayuden a cuidar a sus hijos, lo que les permitiría asistir a las actividades del programa. Es por eso que trabajadores sociales trabajan de forma individual con cada una de las beneficiarias para resolver estos problemas, conocer de antemano estas situaciones y anticiparse para actuar en ese sentido antes de que el tiempo exija soluciones urgentes e inmediatas; ésta constituye en adición una de nuestras estrategias para garantizar igualdad de género en la inclusión laboral.

El proceso de toma de decisiones del proyecto incluye a toda la gente que forma parte del programa: el equipo de organizadores, trabajadores sociales, capacitadores laborales, voluntarios y participantes. Estos últimos contestan una encuesta en la que les preguntamos acerca de sus habilidades, intereses y necesidades en pos de adecuar algunas de las características del programa teniendo en cuenta los resultados. Como se expresó anteriormente, la iniciativa está muy interesada en conocer la particularidad y las necesidades personales de cada uno de los participantes.

Constantemente evaluamos el desempeño y el desarrollo del proyecto, y entendemos que esto constituye una herramienta para mejorar nuestra labor; el seguimiento personal de los participantes, en conjunto con las encuestas, nos permiten evaluar y mejorar nuestro desempeño en forma permanente. Consideramos en este proceso indicadores tanto cualitativos como cuantitativos, con el objetivo de no dejar de lado el aspecto socio emocional, clave para la iniciativa y que —como se dijo con anterioridad— no puede ser valorado mediante herramientas cuantitativas.

Algunos de los indicadores que evaluamos son:

  1. La cantidad de participantes que finalizaron con éxito la formación laboral.
  2. El número de participantes que asistió a los talleres de fortalecimiento socioemocional.
  3. Participantes que lograron mejorar sus ingresos, sus condiciones de trabajo o que consiguieron un nuevo empleo.
  4. El número de participantes que tuvo acceso a una entrevista de trabajo.
  5. Aspectos socioemocionales de los participantes que mejoraron tras formar parte del programa, es decir, apertura a nuevas experiencias, responsabilidad, extroversión e interacción social, amabilidad, estabilidad emocional, autoestima y confianza.

Lecciones aprendidas

Las principales lecciones aprendidas gracias a esta iniciativa han sido:

  1. La imperante necesidad y la importancia de transmitir las normas y códigos que se manejan en el ambiente laboral. La mayor parte de los beneficiarios provienen de familias en las que a las dos o tres generaciones anteriores les fue imposible insertarse en el mercado laboral, por lo que ellos mismos carecen de los criterios y códigos esenciales para formar parte del mundo laboral. Desde la Fundación comprendimos que debíamos explicarles esto de manera clara y formarlos en ese sentido para que tuvieran una oportunidad real de insertarse laboralmente de manera efectiva. Por ejemplo, los capacitamos para que supieran cómo desenvolverse en una entrevista de trabajo.
  2. La importancia que tiene el conocimiento de un oficio, y también el conocimiento socioemocional, para los participantes. Algunos de ellos tienen escasa confianza en sí mismos y en sus capacidades; no reconocen sus propias virtudes y carecen de herramientas para expresar sus emociones y sentimientos. Entendemos que es nuestro deber fortalecer a los beneficiarios para que puedan mantener sus trabajos una vez que consigan una oportunidad. Para lograrlo, necesitan algunos recursos socioemocionales para ser personas más estables y alcanzar la felicidad.
  3. Generar fortalezas a partir de los recursos disponibles. Por suerte, contamos con laboratorios de computación modernos (que no sobran en Buenos Aires) que los participantes pueden utilizar de manera gratuita: convertimos este recurso clave en un punto fuerte para nuestros beneficiarios al concentrarnos en su capacitación informática. Hemos aprendido que, en la actualidad, ser capaz de manejar una computadora con facilidad es un requisito en casi cualquier trabajo y, además, es una herramienta que les permite a los participantes anular la grieta que los excluye de muchos aspectos de la vida social. También utilizamos los laboratorios para capacitarlos como auxiliares administrativos, lo que puede abrir (y ha abierto) incontables puertas en lo que respecta a oportunidades laborales.

Sostenibilidad

Financiera

La mayor parte de los recursos económicos de la Fundación Tzedaká provienen de donaciones y subsidios. Actualmente, nuestro sistema de recaudación de donaciones goza de plena salud y está en constante crecimiento. Además, la Fundación Tzedaká está comprometida a llevar una gestión eficiente, transparente y responsable de los recursos financieros y se somete a auditorías periódicamente.

Social y económica

El programa aborda la inclusión social desde un enfoque sustentable, ya que estamos convencidos de que para garantizar que la gente (re)ingrese en el mercado laboral no alcanza con capacitarla; en ese sentido, el apoyo socioemocional es un factor clave para mejorar su bienestar general. El resultado es que los beneficiarios se encuentran mejor posicionados para afianzarse en un trabajo estable y romper el círculo de la pobreza.

También la igualdad de género representa un compromiso indeclinable para el proyecto, ya que somos conscientes de que la pobreza no afecta de la misma manera a hombres y mujeres; nuestro enfoque personalizado permite el abordaje de esta diversidad de situaciones.

Cultural

El proyecto es muy respetuoso en relación a la diversidad cultural. Los participantes provienen de distintos grupos sociales, cada uno con características culturales y tradiciones específicas: parte de los beneficiarios de los programas sociales de Tzedaká pertenece a la comunidad judía.

Además, hay que destacar la identidad cultural latinoamericana de otros participantes que vienen de países vecinos, como por ejemplo la comunidad peruana y la boliviana que residen en los barrios más pobres del área metropolitana de Buenos Aires.

Institucional

En primer lugar, llevamos adelante acuerdos con gobiernos locales, empresas y organizaciones sociales y académicas con el objeto de mejorar nuestro potencial para replicar la iniciativa en otros lugares y sumar esfuerzos en un sentido económico. De hecho, el proyecto ya ha sido replicado en el distrito bonaerense de Tigre.

Transferibilidad

En la Fundación Tzedaká creemos en la importancia de compartir buenas prácticas y coordinar nuestro trabajo con otra gente y otras organizaciones que apuntan sus labores al beneficio de grupos sociales y áreas geográficas similares. Por esa razón es que, desde que se lanzó el programa, hemos llevado adelante reuniones periódicas con otras organizaciones no gubernamentales e instituciones públicas del área social en las que intercambiamos experiencias, las enseñanzas que nos ha dejado nuestra labor y el conocimiento que hemos adquirido, en pos de mejorar nuestras prácticas y nuestra eficiencia. Estas son algunas de estas organizaciones: Pescar, Uniendo Caminos, la Dirección de Economía Social del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Es más, en el año 2013, el equipo de organizadores del programa fue consultado por el BID para informar acerca de una nueva legislación que abordaba la problemática del empleo joven. Colaboramos en ese sentido en la elaboración del borrador de una normativa concentrada específicamente en la temática del trabajo en la juventud.

Resultados obtenidos

Algunas de las mejoras logradas en las condiciones de vida de la gente gracias a esta iniciativa son:

  1. 750 jóvenes y adultos participaron del programa desde su lanzamiento en el año 2005, de los que el 80% son mujeres.
  2. El 50% de los beneficiarios consiguió un trabajo estable desde el lanzamiento del proyecto, de los que el 80% son mujeres.
  3. El 70% de los participantes tuvo al menos una entrevista de trabajo tras ser parte del programa.
  4. El 75% de los participantes concluyó los cursos de alfabetización digital, habilidades laborales y búsqueda de empleo, de los que el 80% son mujeres.
  5. Coordinación con más de 10 gobiernos locales y organizaciones sociales y académicas.
  6. Establecimiento de 10 asociaciones con las siguientes instituciones: el Ministerio de Desarrollo Social, Diagonal Foundation, la ONG Redescubrirnos, hospitales públicos, Pescar, Uniendo Caminos, el Centro Cultural Ricardo Rojas de la Universidad de Buenos Aires, la Universidad Tecnológica Nacional, la Dirección de Economía Social del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Legislación y políticas relacionadas

La problemática del empleo joven está reconocida por numerosas legislaciones y decretos. Tanto la Ciudad de Buenos Aires como la Provincia (el área metropolitana de Buenos Aires) se han comprometido a solucionar esta problemática. Ellos apoyan la iniciativa de la Fundación Tzedaká y financian parte del programa. Como resultado, el proyecto contribuye a establecer en la práctica un derecho reconocido por nuestra legislación.


Edición del 30-10-2016
Revisión: Alejandro Rodríguez Sebastián
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2014 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu14/bp0041.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio