Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2014 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu14/bp0034.html   
Instalación de una agroindustria para el procesamiento de frutas y verduras orgánicas y biodinámicas junto a la APAN-Fé (Maria da Fé, Brasil)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2014, y catalogada como BEST. (Best Practices Database)
País/Estado — Brasil
Región según Naciones Unidas — América Latina
Región ecológica — tropical y subtropical
Ámbito de la actuación — ciudad
Agentes — gobierno central; gobierno regional; gobierno local; paraestatal; sector privado; organización no gubernamental (ONG); organización de base comunitaria (OBC); agencia internacional; fundación; asociación de profesionales; institución académica o de investigación; instituciones filantrópicas; medios de comunicación.

Categorías — Desarrollo económico. Gestión ambiental. Equidad de género e inclusión social.


Contacto Principal

Caixa Econômica Federal (CAIXA), Gerencia Nacional de Planeamiento y Desarrollo de Redes (GEGOV) — gobierno central
Luzia Celi [luziamy@gmail.com]
Terezinha Celi

Rua Rildo Fernando de Almeida 226,
37517-000 Maria da Fé,
Minas Gerais (Brasil)

Tel: +55 35 3662 1433


Socio

Asociación Brasileña de Agricultura Biodinámica — asociación de profesionales


Socio

Ayuntamiento de Maria da Fé — gobierno local


Socio

Instituto Mahle — instituciones filantrópicas


Resumen

La Asociación de Productores de Agricultura Natural de Maria da Fé (APAN-Fé) ha sido constituida para sellar los principios de la agricultura biodinámica como una nueva alternativa agrícola para el municipio que venía perdiendo espacio en el mercado para la agricultura convencional. Con la misión de producir alimentos sanos, por mejoría en la agricultura biodinámica y orgánica, garantizando la sustentabilidad de los productores, la asociación estableció como meta principal la creación de una agroindustria para el procesamiento de productos locales tendiendo a la reducción de los residuos. Se ha buscado la inserción de las mujeres en el proceso productivo, integrando el ciclo de la pequeña agricultura hecha por el grupo familiar, la generación de ingresos, el desarrollo local y la sustentabilidad ambiental, siendo todas ellas metas alcanzadas. Como primeras providencias que han resultado en el éxito del proyecto se ha llevado a cabo la contratación de consultoría en ingeniería de alimentos, desarrollo de nuevos proyectos empezando la agricultura local, calificación técnica y profesional de los pequeños agricultores, formalización de asociaciones, cumplimento de las regulaciones vigentes, compra de equipo y adecuación de los espacios físicos para instalación de la agroindustria. Hoy la APAN-Fé, legalizada, licenciada y certificada con estandarización de calidad biodinámica, viene consolidando los principios de la seguridad alimentaria y promoviendo la difusión de los conceptos de la agricultura orgánica y de las prácticas sustentables.

Fechas Clave

Descripción

Situación previa a la iniciativa

El monocultivo y el uso agresivo de pesticidas han provocado la degradación del medio ambiente y han dañado de manera significativa la salud de los agricultores. El tamaño de los municipios, la distancia a los grandes centros y los mercados limitados dificultaban la adopción de sistemas de producción sostenibles por los agricultores familiares y la comercialización de los productos in natura. El suelo se encontraba gastado, había un gran desperdicio de frutales y verduras, las fincas no eran autogestionadas y, a pesar del duro trabajo, los ingresos de los pequeños agricultores no eran suficientes para llevar una vida digna. No había ni asistencia técnica ni apoyo a los agricultores.

Establecimiento de prioridades

Los pequeños agricultores locales necesitaban organizarse para fortalecer la capacidad de gestión y producción. Creían que podrían mejorar la calidad de vida y la renta del grupo, añadir valor a los productos, reducir desperdicio aprovechando los productos que no estaban estandarizados y rescatar frutales de la naturaleza de la selva tropical (mata atlántica de la Sierra de la Mantiqueira). Han optado por la adopción de métodos sostenibles. Ha sido necesario hacer una búsqueda de informaciones, orientaciones y calificación técnica y profesional. En 2002 eligieron definitivamente la agricultura biodinámica como un medio de promover la sustentabilidad de la propiedad agrícola, ya vislumbrando la agroindustria.

Formulación de objetivos y estrategias

Con la capacidad de producción limitada, pero con habilidad ganada con el uso de los alimentos para la producción de dulces, mermeladas, compotas y conservas, el grupo de pequeños agricultores ha visto en la asociación una salida para el aumento de su capacidad productiva, que hasta entonces adoptaba métodos caseros de producción, y una oportunidad de promoverse en la inclusión del genero con la inserción de la mujer en la transformación de productos. El grupo entonces constituye la Asociación de los Productores de Agricultura Natural de Maria da Fé (APAN-Fé), adoptando la biodinámica como la base del proceso productivo. De esta manera y mediante la creación de diversas alianzas, han iniciado la captación de insumos para creación de la agroindustria.

Movilización de recursos

Después de establecer la asociación y adoptar la agricultura biodinámica como un sistema de producción, los agricultores definieron la misión de la asociación: «producir alimentos sanos por medio de la agricultura biodinámica y orgánica, garantizando la sustentabilidad de los productores».

El Servicio Brasileño de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas (SEBRAE) ha capacitado a los productores, mientras que el Ayuntamiento ha cedido espacio para la instalación de la agroindustria y, junto con la Empresa de Investigación Agropecuaria del Estado de Minas Gerais (EPAMIG), ofreció cursillos. La estructuración y profesionalización contribuyeron para la difusión del concepto de agricultura biodinámica en la región. Desde 2003 hasta 2005 se instituyo el Domingo Orgánico, con discursos, prácticas y degustación de los productos biodinámicos. En 2006 se ha organizado, con el apoyo de la Asociación Brasileña de Agricultura Biodinámica (ABD), la VII Conferencia Brasileña de Agricultura Biodinámica, con el tema «Producción de semillas criollas».

Gracias al proyecto Sembrando del Gobierno del Estado, la APAN-Fé ha realizado conferencias en los barrios rurales sobre agricultura alternativa y conservación ambiental. La asociación participa a menudo de las ferias con el tema de la agricultura orgánica, como Biofach y BioBrasilFair. En 2006 ha diversificado la producción y pasó a formar parte de la feria de productos biodinámicos de Alto da Boa Vista, en el Estado de São Paulo. En 2008 tuvo lugar la inauguración de una tienda en Maria da Fé y ya en 2012 se firmó el acuerdo de cooperación CAIXA-FSA-Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM).

Proceso

La APAN-Fé nació de la necesidad y del deseo de los pequeños agricultores de adoptar un nuevo modo de producción, donde se conserven la salud y el medio ambiente. Se ha buscado la reducción de los costes, la producción de semillas, la asistencia técnica, el trabajo solidario y la ayuda mutua para viabilizar la inserción económica y social de aquellos agricultores. Siguiendo la tradición y respetando las vocaciones locales, la APAN-Fé siguió hacia la especialización en la producción de dulces, mermeladas y conservas. Sin embargo, no había equipos adecuados, el proceso de producción todavía era artesanal, el espacio cedido por el Ayuntamiento necesitaba reparaciones para adecuarse a las normas exigidas por las agencias de vigilancia de la salud y no había certificación para la comercialización de los productos.

La Asociación Brasileña de Agricultura Biodinámica (ABD), empleando los principios de la APAN-Fé, ofreció asistencia técnica y administrativa y se movilizó en la búsqueda de recursos financieros para apoyar su desafío. Después de un largo camino a seguir hasta la profesionalización, han sido indispensables las siguientes acciones: reparación del espacio, adecuación de los establecimientos para la concesión de la licencia, compra de equipos y utensilios adecuados, desarrollo de nuevos productos con análisis de costes para estudios de viabilidad de procesamiento y comercialización, capacitación de los asociados en cuanto a las técnicas adecuadas y seguras para el tratamiento y las buenas prácticas de fabricación de alimentos, directrices de etiquetado e informaciones nutricionales de los alimentos procesados de acuerdo con la legislación en vigor, además de la constitución y reglamentación de la agroindustria y de sus productos en la ANVISA. También fue necesario el uso de la asistencia técnica en ingeniería de alimentos para la optimización del proceso de producción con la mejora continua de la calidad, visando la certificación con estandarización de la calidad biodinámica y orgánica.

Desarrollados los productos, conocer su aceptación en el mercado marcó un nuevo desafío, exigiendo análisis sensoriales para conocer las preferencias del público objetivo. Las dificultades han sido superadas por el trabajo en equipo, el apoyo técnico y la valiosa asistencia de las autoridades de la ANVISA, que informaron sobre las medidas a ser adoptadas para las adecuaciones y conformidades del establecimiento. Todas las decisiones son compartidas y se desarrolla un plan de acción en reuniones mensuales.

Desde 2011 la asociación comenzó a recibir servicios de consultoría técnica financiados por el Ministerio del Desarrollo Agrario y en 2012, por medio de la ABD, se firmó con CAIXA el acuerdo de cooperación financiera FSA-ODM.

Lecciones aprendidas

El proyecto fue construido en asociación con la APAN-Fé y de acuerdo con la realidad local. Proyectos como este prueban que creer en las personas e invertir en ellas es tanto o más importante que aportar recursos tecnológicos o financieros. Poner a disposición informaciones técnicas, capacitar, sensibilizar, aportar una visión integrada del mundo, ayudar en la comprensión de los caminos para el éxito son las claves para la consolidación y la sustentabilidad de proyectos y acciones. Como dice el dicho popular, «es mejor enseñar a pescar que dar el pescado». El conocimiento es algo que suma y jamás resta, y al compartir siempre se multiplica. Enseñar, educar, concienciar, capacitar, desafiar, incentivar, o sea, invertir en las personas es la más grande de las inversiones.

La segunda lección ha sido tener como principio la educación en las buenas prácticas y en la legislación que significa transparencia, responsabilidad, objetivos y metas claras, respetando las personas, el medio ambiente, la salud, la vida. Educar a la gente acerca de los beneficios de la verdad y de prácticas correctas y legales es necesario, no solamente para el éxito del proyecto, sino también para la obtención de una sociedad más justa.

Por último, las asociaciones son siempre bienvenidas y muy importantes, dando asistencia y apoyo en tiempos de dificultad, compartiendo visiones y soluciones. En este proyecto, el convenio con CAIXA nos enseñó lo mucho que podemos contribuir a la consecución de los ODM. Aprendemos que productores y consumidores pueden juntos contribuir en la promoción de una agricultura responsable, de la seguridad alimentaria y del desarrollo regional sostenible.

Sostenibilidad

Hoy la agroindustria está instalada y adecuada a la estandarización determinada por la ANVISA. Todos los agricultores familiares y productores de materia prima asociados han sido capacitados y los conocimientos adquiridos acompañarán a los asociados y a la agroindustria. La APAN-Fé está consolidada y el reconocimiento de los productos por los consumidores ya ha pasado los límites del municipio de Maria da Fé, llegando a otros pueblos de los estados de Minas Gerais y São Paulo. El crecimiento en Brasil del mercado de orgánicos en un 30% al año también es un mecanismo de sostenibilidad.

Sobre la base de los principios de responsabilidad social y ambiental, los productores de Maria da Fé se organizan en grupos de trabajo para realizar el compostaje de estiércol, reduciendo así los costes, cerrando el ciclo de producción y consumo, favoreciendo la cooperación de los productores implicados y garantizando la sostenibilidad ambiental al proceso productivo. Los recursos generados, comenzando en la venta de los productos, son utilizados para conseguir una mejoría continua.

El manual de buenas prácticas y el recetario desarrollado en el cursillo de capacitación documentan el modo correcto de manipular alimentos, sirviendo de guía para los manejadores con relación al control higiénico y sanitario.

La APAN-Fé tiene su sede en la central de abastecimiento hortofrutícola (CEASA) de Maria da Fé, espacio cedido por el Ayuntamiento, con una oficina y un lugar para el envase de productos y el espacio de la agroindustria en sí con el equipo necesario para el procesamiento y almacenamiento de productos. Con 23 asociados y una dirección compuesta por 7 miembros y un consejo fiscal con 3 titulares y 3 suplentes, la asociación está certificada e integra al Sistema Participativo de Garantía (SPG), además de apoyar el modelo económica de la community supported agriculture (CSA) [agricultura sostenida por la comunidad]. Según este modelo, uno de los favoritos en el Fórum Social Mundial de 2001 en Porto Alegre, el agricultor tiene ahora, para la organización y financiamiento de su producción, la participación de miembros consumidores, colaborando para el desarrollo sostenible de la región, eliminando costes de marketing y estimulando el comercio justo. Tanto el marco legal como numerosas investigaciones científicas han apoyado la agricultura orgánica y ayudan en el desarrollo de acciones centradas en la sustentabilidad, la seguridad alimentaria, la responsabilidad social y la preservación ambiental.

Transferibilidad

La degradación ambiental local, debido al exceso del uso de pesticidas, los desechos, la necesidad de incrementar la renta y la capacitación de la producción de los pequeños agricultores de Maria da Fé alentaron a la implantación del proyecto, que fue diseñado y promovido con base en conceptos relacionados a la agricultura orgánica y a la producción agrícola responsable y sostenible. Sin embargo, sin la búsqueda del conocimiento y capacitación, la participación, las asociaciones formalizadas, la movilización y la organización comunitaria no habría sido posible alcanzar los objetivos establecidos y los resultados deseados.

Conocer las vocaciones productivas, los talentos y habilidades, el mercado y la realidad locales, identificar la legislación pertinente y los requisitos para la adecuación de los servicios, más allá de buenas asociaciones, constituyeron los principios básicos de la responsabilidad de la práctica. La proactividad del grupo, detectando las dificultades y los puntos fuertes que podrán ser trabajados es muy importante para la mejora continua.

En la etapa inicial es fundamental un profesional de Ingeniería de Alimentos con experiencia en implantación de pequeñas agroindustrias, con capacidad de dimensionar la logística en relación a la cantidad y variedad de productos destinados.

El paso siguiente es desarrollar nuevos productos que tengan como materia prima los productos in natura accesibles adaptados al proyecto, disminuido el desperdicio, generando renta, creciendo la oferta de alimentos saludables en el mercado y la sustentabilidad ambiental. La destinación del espacio adecuado para la producción y almacenamiento de los productos, así como el encuadre tanto del proceso productivo como de las instalaciones bajo las reglas de la ANVISA y las reglas de la agricultura orgánica y biodinámica son fundamentales para la adquisición de licencias para operar, certificar y regular la agroindustria con los órganos competentes.

Resultados obtenidos

Los agricultores vinculados a la APAN-Fé están capacitados en todas las áreas relacionadas con la agroindustria y certificados por el SPG por medio de la ABD por adoptar buenas prácticas rurales, tales como no usar pesticidas.

Las instalaciones han sido equipadas y adecuadas a las condiciones sanitarias y se han desarrollado diversos productos, reduciendo perdidas y añadiendo valor. La agroindustria ya ha recibido la licencia de funcionalidad y esta regularizada por la ANVISA, aunque en su fase inicial ya presentaba resultados positivos, con una reducción media del 50% de las pérdidas de alimentos que llegaban a una tonelada anual.

Además de hacer que la APAN-Fé fuera conocida y admirada, la agroindustria rescató frutas nativas de la región como el piñón, el tamarindo y el physalis. Los cursos de capacitación han sido abiertos a la población de otros municipios de los estados de Minas Gerais y São Paulo, expandiendo el número de personas beneficiadas y multiplicadoras de los conocimientos adquiridos. La producción de frutales y verduras, estandarizadas para la exportación, creció de 1,8 toneladas a más de 5 toneladas. La práctica promovió el desarrollo regional, la seguridad alimentaria, el fomento de la investigación, la inclusión de género, la sustentabilidad ambiental y la generación de trabajo y renta en definitiva.

Con el éxito del proyecto y el premio en el programa CAIXA Mejores Prácticas, el Ayuntamiento cedió una sala a APAN-Fé. En 2013, se formalizó una nueva asociación con el Instituto Mahle que aportó recursos financieros para dar apoyo a la gestión del proyecto.

Legislación y políticas relacionadas

Algunas de las principales leyes y normas relacionadas directamente con esta experiencia son: RDC 275 de 21 de octubre de 2002, RDC 326 de 9 de noviembre de 2005, RDC 259 de 20 de septiembre de 2002, RDC 359 de 23 de diciembre de 2003, RDC 360 de 23 de diciembre de 2003, Ley 11.346 de 15 de septiembre de 2006, Ley 10.831 de 23 de diciembre de 2003 e Instrucción Normativa 46 de 6 de octubre de 2012, que reemplaza la IN 64 en el Reglamento Técnico para Sistemas Orgánicos de Producción Vegetal y Animal.


Edición del 30-10-2016
Revisión: Alejandro Rodríguez Sebastián
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2014 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu14/bp0034.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio