Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2008 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu08/bp2209.html   
Reciclando estamos ganando (Ecuador)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2008, y catalogada como GOOD. (Best Practices Database)
País/Estado — Ecuador
Región según Naciones Unidas — América Latina
Región ecológica — costera
Ámbito de la actuación — ciudad
Agentes — gobierno local; organización no gubernamental (ONG); gobierno central.

Categorías — Infraestructuras, comunicaciones y transporte: uso y producción de la energía. Modelos de producción y consumo: reciclaje y reutilización de residuos.


Contacto Principal

Gobierno Municipal de San Cristóbal — gobierno local
Jorge Ortiz Frías. [jortizsr@yahoo.com] Arquitecto. Especialista Superior en Gestión Ambiental.


Avda. Charles Darwin y 12 de Febrero. 
Isla San Cristóbal.
Provincia de Galápagos.
República del Ecuador.

Tel: +529 05 2520 119 / 798
Fax: +529 05 2520 008 Ext. 117



Socio

Instituto para el Desarrollo (IPADE) — organización no gubernamental (ONG)
Claudio Terán


Oficinas del PNG,
Puerto Baquerizo Moreno. 
Isla San Cristóbal.


Tel: +593 05 2520 476
Tel. en España: 91 544 86 81


Web: http://www.fundacion-ipade.org
Colaboración financiera.
Colaboración técnica.


Socio

Oficina Técnica del Parque Nacional Galápagos — gobierno central
Maryuri Yépez
Eddy Araujo [earaujo.spng.org.ec]

Vía Playa Mann, 
Puerto Baquerizo Moreno.


Tel: +593 05 252 0138 
Tel: +593 05 252 0497

Web: http://www.galapagospark.org/institucion_oficinas_san_cristobal.html
Colaboración financiera.

Resumen

Los principales propósitos del proyecto eran desarrollar un modelo de gestión del servicio de gestión de residuos con un enfoque sostenible y disminuir los riesgos que representa para la salud y el medio ambiente el manejo inadecuado de la basura. La implementación material del proyecto (febrero de 2006 - junio de 2007) permitió alcanzar las primeras metas del mismo. A saber: la adquisición de nuevos vehículos y maquinarias para la planta de procesamiento de residuos urbanos; la construcción y montaje de la planta; y la distribución a través de la venta, casa por casa y a toda la comunidad, de los recipientes domiciliarios especiales, que por disposición legal debían emplear los usuarios en el nuevo servicio de gestión de residuos. Sobre estas primeras bases del proyecto, el Gobierno Municipal del cantón San Cristóbal arrancó con la fase operativa del servicio en julio de 2007.

Durante este primer año de funcionamiento se ha comprobado la eficacia de otras acciones preparatorias del proyecto desarrolladas durante la implementación del mismo, las cuales estuvieron relacionadas con la organización político-administrativa del servicio, y con la promoción de sus ventajas ante la comunidad para lograr su aceptación.

En el momento actual, la comunidad está, de forma generalizada, comprometida con la clasificación de la basura en los domicilios y la entrega selectiva de tres tipos de basura (orgánica, reciclable y de rechazo) en días y horarios preestablecidos, siendo este el primer y mayor logro del proyecto. La anterior forma de disposición final de la basura es ahora reemplazada por los siguientes procesos:

Fechas Clave

Descripción

Situación previa a la iniciativa

La gestión de residuos sólidos en la ciudad se había limitado únicamente a la recolección, transporte y eliminación de la basura mediante la quema incontrolada en un vertedero a cielo abierto, constituyendo durante décadas un foco de contaminación cuya proporción era ya una amenaza para la salud pública.

Establecimiento de prioridades

Las prioridades se establecieron en base al reglamento emitido por el Gobierno Nacional para el manejo de los desechos en el Archipiélago de Galápagos, dictado para «Regular la gestión integral de desechos a fin de preservar la salud humana y el ambiente».

Bajo este mandato, el Municipio de San Cristóbal firmó en marzo de 2003 un convenio con la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) y el Parque Nacional Galápagos (PNG), con el objetivo de diseñar un nuevo modelo de gestión integral de los residuos, que se plasmó en el Proyecto Integral de Gestión de Residuos Sólidos de Puerto Baquerizo Moreno, San Cristóbal, Galápagos.

Formulación de objetivos y estrategias

Para la formulación del proyecto se organizaron mesas redondas y sesiones de trabajo en las que participaron autoridades, técnicos y representantes gremiales y de asociaciones de vecinos, y en las que se valoró la situación del manejo de los residuos urbanos y las distintas opciones de cambio para determinar cuáles debían ser las directrices válidas para el diseño definitivo. Así, se acordó que el diseño general del programa respondería a los siguientes parámetros:

Movilización de recursos

Una vez formulado de forma participativa el Proyecto Integral de Gestión de Residuos Sólidos, fue presentado por la Fundación Instituto para el Desarrollo (IPADE) con el respaldo local del Municipio y del Parque Nacional Galápagos (PNG) a la convocatoria de ayuda y subvenciones que anualmente convoca la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI); la cual resuelve en julio de 2004 concederle la subvención solicitada por valor de 601.000 euros (para que lo administre en calidad de donación). Dicha suma constituía el 70%de la inversión prevista en el documento de proyecto.

Los arreglos institucionales para financiar el 30% restante se iniciaron en enero de 2005, liderados por el Municipio de San Cristóbal en calidad de socio ejecutor local, y con el apoyo del Parque Nacional Galápagos (PNG), entidad que se compromete a asignar 5 hectáreas de su jurisdicción para el emplazamiento de las infraestructuras del proyecto: el relleno sanitario y las edificaciones de la planta procesadora de residuos urbanos.

El Municipio a su vez se comprometió, según el acuerdo del convenio suscrito con IPADE y el PNG en febrero de 2005, a asignar personal técnico y otros recursos materiales por un valor igual a 24.180 euros; y, 77.000 euros para las construcciones previstas por el proyecto. A este aporte, el Municipio sumó y administró otros aportes externos provenientes de la Agencia Interamericana de Desarrollo (USAID), y del Instituto Nacional Galápagos (INGALA).

Proceso

La implementación de la iniciativa ha tenido que superar varios obstáculos, pero también ha sabido aprovechar las oportunidades que se le presentaban, tanto en el propio entorno institucional, como en el ambiente externo constituido por la ciudadanía, el resto de instituciones públicas y otras organizaciones.

Así, por ejemplo, al poco tiempo de iniciar la fase operativa, administrativamente hubo resistencias, dentro del entorno institucional, hacia crear una nueva estructura operativa del servicio de gestión de residuos con las características que demandaba el proyecto (empleo de mayores recursos y esfuerzos). Sin embargo, gracias a que a lo largo del proceso de diagnóstico e implementación del proyecto, las autoridades evidenciaron lo inapropiado del servicio tradicional, en cuanto a los efectos socio-ambientales que provocaba, optaron finalmente por ofrecer los recursos humanos suficientes y necesarios para desarrollar autónomamente la operación del servicio, una vez que concluyó en junio de 2007 el auspicio económico del cooperante IPADE.

La población se mostró menos resistente a la propuesta de la nueva práctica. La primera muestra de ello se obtuvo en la fase previa a la operativa, durante la entrega casa por casa, a través de la venta, de los nuevos recipientes domiciliarios de basura. En medio de este proceso particularmente arduo, se pudo experimentar directamente el alto grado de conocimiento del proyecto que había adquirido la ciudadanía, principalmente la población más joven, gracias a la amplia campaña de comunicación que precedió a este momento clave en el proceso de implementación del proyecto.

A partir de esta primera experiencia directa entre ofertante y usuario del servicio, se dedujo que la comunicación, como herramienta para afianzar la predisposición inicial de aceptación ciudadana al sistema propuesto, fue decisiva y, en consecuencia, se ha mantenido una acción permanente durante este primer año operativo del servicio.

Sin embargo, de cara a la nueva fase, cabía preguntarse sobre los tipos de mensaje y el público al que deberían dirigirse. Se inicia por tanto un proceso de seguimiento del desarrollo del nuevo servicio para obtener información sobre tres aspectos: predisposición ciudadana a colaborar con la entrega clasificada de basura; grado de satisfacción de las expectativas de la ciudadanía acerca de la nueva práctica; y cumplimiento efectivo de la ciudadanía de la obligación que le impone la nueva práctica (registro aleatorio del número de recipientes que diariamente entregan los usuarios al servicio de recolección).

Estos conocimientos, conforme se presentó el momento de desarrollo de la práctica, se transformaron en acciones de comunicación (spots de TV, cuñas radiales, material impreso, visitas guiadas de grupos de la población a la planta de tratamiento de residuos); educación ambiental, por medio del apoyo de grupos de voluntarios; readaptación operativa (organización de recogidas extraordinarias dedicadas a generadores especiales de basura); y sanciones conforme a lo establecido en la ordenanza.

Resultados obtenidos

Desde la puesta en marcha del servicio de gestión de residuos ya se han desarrollado todos los procesos previstos en la planificación, lo que ha permitido cerrar el ciclo de gestión de basura de forma correcta, conforme lo dispuesto en el Reglamento para el manejo de los desechos en el Archipiélago de Galápagos.

En cuanto a la clasificación de residuos en el origen, se ha logrado un evidente cambio en el manejo domiciliario de la basura, conducta que observan más del 70% de los usuarios. Para su control, se registra constantemente el número de recipientes recogidos diariamente, sancionándose aquellos que no cumplen con la regulación.

Progresivamente se han ido haciendo operativas todas las líneas de tratamiento de los residuos: orgánicos, reciclables, rechazo y biopeligrosos, y se han sistematizado sus procesos de trabajo. Como resultado, se ha llegado a eliminar el 50%de la basura. La fracción reciclable (30-35%del volumen generado) se reexpide regularmente a las industrias del continente, y el 15-20%de la fracción orgánica se transforma en compost. Este volumen de basura antes se quemaba en el vertedero municipal, junto con los residuos biopeligrosos, que ahora se incineran de manera controlada y a altas temperaturas.

Finalmente, la basura de rechazo, conforme las especificaciones previstas en el estudio inicial, se dispone en un relleno sanitario, depósito que ha sustituido al vertedero a cielo abierto, actualmente clausurado.

Con estos resultados, la contaminación ambiental y la amenaza a las condiciones de salud pública que afectaban a toda la comunidad se han eliminado.

Sostenibilidad

Administrativa y financieramente, el sistema se diseñó de modo que se recuperen todos los costes del servicio, incluidos los de reposición de vehículos y maquinaria. Para ello, se han establecido nuevas vías de recaudación de la tasa de recolección de basuras a determinados usuarios que, antes, por no ser parte del catastro del servicio eléctrico (único medio anterior de recaudación), evadían el pago. De igual manera, las operadoras de embarcaciones turísticas pagan una tasa anual en relación al número de plazas de capacidad; las empresas aéreas recaudan y transfieren un porcentaje del flete de carga que movilizan hacia la isla, al igual que los barcos de carga. Así, los ingresos se han multiplicado en proporción a los costes del servicio.

El nuevo servicio implica una cantidad de nuevas tareas que determinaron que la plantilla de personal antes formada por solamente cinco personas hoy esté formada por quince. Esta nueva estructura operativa del servicio, no sólo ha creado fuentes de trabajo, sino que también ha producido el ascenso de personal desde la planta de trabajadores de la institución, hacia funciones de supervisión y de coordinación operativa. En este equipo destaca el trabajo de la Inspectora Ambiental. Así mismo, las exigencias operativas del nuevo sistema han revalorizado las destrezas y conocimientos del personal, y su autoestima.

Ambientalmente, la reducción de las emisiones de humo a la atmósfera por la quema de basuras, y la liberación de el área ocupada anteriormente por el vertedero municipal significan una apreciable reducción de la dependencia de recursos no renovables.

Toda esta estructura está institucionalizada y regulada mediante una ordenanza municipal promulgada en septiembre de 2006.

Lecciones aprendidas

Las primeras lecciones provinieron del intercambio de experiencias con la Unidad de Gestión Ambiental del Municipio de la isla Santa Cruz, que también maneja un sistema semejante de gestión de residuos urbanos.

Por una parte, la observación de este sistema nos enseñó que la cooperación ciudadana inicial con el cambio de sistema es auspiciosa, aunque no significa el inicio de un cambio de conducta en el manejo domiciliario de la basura. Por lo tanto, no se debe confiar en los buenos resultados iniciales, como aconteció en el caso tomado como ejemplo. Por la misma razón, la iniciativa de San Cristóbal mantiene como indicador del grado de adhesión de los usuarios al nuevo sistema un conteo aleatorio del número de recipientes de basura que se recoge diariamente, con el fin de observar las variaciones que indiquen el ascenso o declive de la conducta ciudadana en este asunto, y actuar mediante estrategias de comunicación, educación ambiental y/o sanciones conforme dicta la ordenanza.

Por otra parte, observamos y modificamos la práctica de compostaje aeróbica mediante el apilamiento de cúmulos de mayor volumen de basura orgánico, para que éstos, a diferencia del método observado en la isla de Santa Cruz, mantengan la temperatura y la humedad que necesita el proceso natural de descomposición.

El nivel de mecanización con el que opera la planta de procesamiento de basura ha mostrado que hay que buscar medidas que flexibilicen los procesos de tratamiento de la misma, para mantener el servicio ininterrumpido en caso de paradas no previstas de la maquinaria. Ante esto, se ha previsto construir un relleno sanitario emergente al que se pueda echar eventualmente la basura de rechazo sin el proceso de compactación al que regularmente se le somete antes de su disposición final (para lograr eficiencia en la ocupación del espacio destinado al relleno sanitario).

Transferibilidad

Si el interés fuese el de implantar un nuevo sistema semejante al de la iniciativa descrita, la transferencia se puede dar mediante una visita de observación del mismo. Se pondría a disposición de los interesados toda la información generada, tanto en la fase de implementación material del proyecto, como la que se ha venido produciendo en la fase operativa.

Si el objetivo fuera el de reformar sistemas ya instalados, cabe también el mismo método de transferencia. Podría ser factible una misión de asistencia técnica desde este municipio.

Perfil Financiero

Socio 2004 2005 2006 2007 Total (euros)
AECI-IPADE 60.000 150.000 325.000 225.000 760.000
Gobierno municipal - 15.000 45.000 50.000 110.000
Instituto Nacional Galápagos - - - 27.000 27.000
Parque Nacional Galápagos - - 30.000 30.000 60.000
Comunidad - - - 90.000 90.000

Legislación y políticas relacionadas

La Ordenanza municipal para la Gestión Integral de Residuos Sólidos de San Cristóbal, Cantón de la Provincia de Galápagos, promulgada en marzo de 2006, constituye el marco legal que ampara a la iniciativa descrita.

Progresivamente se han venido emitiendo resoluciones administrativas que fijan nuevas tasas por los servicios complementarios que el sistema puede ofrecer; como por ejemplo, la tasa para el servicio de recogida selectiva de basuras de tipo voluminoso. Así mismo, se están preparando sendas resoluciones para crear tasas por la recolección y gestión de la basura generada por los veleros de bandera extranjera que recalan en el puerto de la isla, y para los generadores de residuos biopeligrosos (hospital, consultorios médicos/odontológicos, laboratorios clínicos y farmacias).

De igual manera, la política de sanciones por el incumplimiento de la ordenanza actualmente tiene el total respaldo del ejecutivo municipal, contrario a prácticas anteriores de evitar actuaciones de la autoridad por ser considerados ‘costos políticos’.


Edición del 4-12-2012
Revisión: Mireia Galindo Bragado
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2008 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu08/bp2209.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio