Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2008 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu08/bp2115.html   
Programa Soja Solidaria (Barquisimeto, Venezuela)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2008, y catalogada como GOOD. (Best Practices Database)
País/Estado — Venezuela
Región según Naciones Unidas — América Latina
Región ecológica — continental
Ámbito de la actuación — regional (internacional)
Agentes — gobierno central, gobierno local

Categorías — Erradicación de la pobreza: generación de ingresos; creación de puestos de trabajo; formación profesional; acceso a créditos; acceso igualitario al empleo, la formación y el crédito. Equidad de género e inclusión social: funciones y cometidos por razón del género; necesidades por razón del género; acceso a los recursos; control de los recursos; legislación; eliminación de trabas a la igualdad de género (medidas de discriminación positiva); características étnicas; integración; fomento del auto-liderazgo de las mujeres. Participación ciudadana y riqueza cultural: participación comunitaria; riqueza social y cultural; expresión y animación; educación cívica; artes; respeto a la diversidad cultural.


Contacto Principal

Corporación Venezolana Agraria de Cereales y Oleaginosas (CVA Cereales y Oleaginosas) — gobierno central
Celia Ortiz [celiortiz2002@yahoo.com.ar]
Carrera 18 entre calles 27 y 28
Ciudad Barquisimeto. Edo. Lara
República Bolivariana de Venezuela
TEL:0058-251-233-5093
FAX::0058-251-233-5093
E-mail: comunitariacereales@gmail.com


Socio

Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras y adscrip. INTI INDER INIA — gobierno central
Leiff Escalona [lescalona@gmail.com]
Av. Urdaneta, Esquina Platanal a Candilito
La Candelaria
Ciudad Caracas - Venezuela
TEL: 0058-212-509-0151/0153
FAX: 0058-212-509-0153
Colaboración financiera.
Colaboración técnica.


Socio

Dirección de Desarrollo Endógeno de la gobernación del Estado de Monagas — gobierno central
Marlin Alvarado [albamarqui@hotmail.com]
Av. Bolívar con Plaza Bolívar Palacio de Gobierno
Ciudad Maturín
Estado Monagas - Venezuela
TEL: 0058-291-642-8797
FAX: 0058-212-642-8797
Colaboración financiera.
Colaboración técnica.


Socio

Comando 77 de la Guardia Nacional — gobierno local
Comandante Paredes
Vía del Este con Aeropuerto
Ciudad Maturín
Estado Monagas - Venezuela
TEL: 0058-414-097-9153
Colaboración técnica.


Socio

Ministerio del Poder Popular para la Alimentación — gobierno central
María A. Espinoza
Av. Andrés Bello, Edificio Las Fundaciones 
Ciudad Caracas - Venezuela
TEL: 0058-212-578-2647
FAX: 0058-212-578-2647
Web: http://www.minal.gob.ve
Colaboración financiera.
Colaboración técnica.


Socio

Dirección Financiera del Ministerio de Educacion P.A.E. — gobierno central
Toni Madriz
Esq. de Salas con esq. Caja de Agua
Ciudad Caracas - Venezuela
TEL: 0058-212-506-8998/8999
FAX: 0058-212-506-8998
Web: http://www.me.gob.ve
Colaboración financiera.


Socio

Instituto Nacional de Nutrición — gobierno central
Dra.Orlys Orta
Av. Baralt
Ciudad Maturín 
Estado de Monagas - Venezuela
TEL: 0058-212-483-3733
FAX: 0058-212-481-2155
Colaboración técnica.

Resumen

El programa surge de la necesidad de promover la participación de los sectores locales con la intención de multiplicar el número de lideres que asesoran a la comunidad reforzando el desarrollo económico local. La infraestructura de la Corporación Venezolana Agraria de Cereales y Oleaginosas trabaja en colaboración con las organizaciones comunitarias y las instituciones gubernamentales locales y centrales para mejorar la calidad de vida de la población, fomentar la formación técnica de los nuevos productores y las mujeres en alimentación y nutrición, como mecanismos de salud preventiva y desarrollo económico regional. Desde esta perspectiva, el programa se dirige especialmente a colectivos minoritarios, los nativos en situación de vulnerabilidad y los creoles, en situación precaria tanto en la infancia, la juventud y la tercera edad, en su mayoría mujeres en los primeros meses de embarazo. A través de esta iniciativa se establecieron enlaces con las instituciones, para poner en contacto a los productores pobres con tierras en propiedad pero sin medios. Así estos podrían acceder a créditos para su formación, su movilidad o la adquisición de herramientas. También se crearon escuelas en las que padres e hijos aprendieran las ventajas de las pequeñas explotaciones, cuya iniciativa principal sería la promoción del cultivo de soja para la cultura y la alimentación. Por otro lado, se busca preparar formadores en otras áreas, como médicos, enfermeros, nutricionistas, periodistas, psicólogos, trabajadores sociales, especialistas en nutrición, organizaciones comunitarias y organismos de referencia que apoyen el programa. Además, se define un perfil para los agentes comunitarios de forma que los miembros de la comunidad respeten y apoyen su participación en el programa, asesorados por los técnicos convenientes. Desde esta perspectiva, el programa consigue actuar en los grupos vulnerables representados en su mayoría por mujeres jóvenes y personas de la tercera edad en situación inestable y con una baja autoestima.

Fechas Clave

Descripción

Situación previa a la iniciativa

El programa integra la cualificación y la formación de la población para el cultivo de la soja, donde también se valora la importancia de la alimentación, la vida sana y los valores familiares, al tiempo que se buscan soluciones para los problemas de la comunidad. Se desarrolla un programa participativo alternativo a los proyectos gubernamentales e institucionales, buscando soluciones con la directa implicación de los beneficiarios, que pertenecen a colectivos vulnerables.

Establecimiento de prioridades

Los criterios adoptados se basan en políticas sociales y estrategias sectoriales de origen local cuya viabilidad les ha otorgado una proyección regional, nacional o incluso internacional.

En el desarrollo del programa se ha dado prioridad a los procesos de formación y participación ciudadana para la cualificación centrado en diversos sectores consolidados. También se ha enfatizado la creación de líderes en la comunidad en favor de los movimientos asociativos. De esta forma, la implicación de la comunidad refuerza, además, el desarrollo económico local.

Se han desarrollado numerosas colaboraciones institucionales para satisfacer específicamente ciertas necesidades. Se han creado comedores en las escuelas, equipos de distrito para la escolarización infantil, centros de pensionistas, asociaciones para la tercera edad y escuelas infantiles.

Formulación de objetivos y estrategias

En términos generales, el programa pretende estimular la participación comunitaria a través de proyectos sociales dirigidos a la educación nutricional y el desarrollo endógeno de los centros comunitarios rurales para la siembra, la producción y la distribución alimentaria.

Como objetivos específicos:

Movilización de recursos

Corporación Venezolana Agraria de Cereales y Oleaginosas (CVA Cereales y Oleaginosas), así como el gobierno central, son responsables de los sueldos del coordinador y del grupo de trabajo comunitario. Además, han donado una buena parte de los equipos utilizados para la siembra y las actividades formativas. Por otro lado, han participado en la construcción de escuelas y clínicas y han desarrollado notables mejoras en las comunidades.

Por su parte, el Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y las Tierras ha donado semillas de especies vegetales comestibles para la primera siembra, además de aportar personal técnico cualificado para la construcción y mantenimiento de las sierras de cantería. El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) ha participado en la regulación de las tierras ociosas, la firma de cartas agrarias para la ocupación y el trabajo de las tierras cultivables, el control de los cultivos y la supervisión de la producción de dichas tierras.

El Comando 77 de la Guardia Nacional Bolivariana se empleó en la seguridad y el apoyo a la distribución de los alimentos, así como en la organización de las jornadas médicas para el bienestar, los trabajos comunitarios y la instalación de los equipos técnicos.

La Misión Barrio Adentro ha aportado equipos y profesionales de la odontología y ha donado medicinas básicas.

El Ministerio del Poder Popular para la Educación ha asumido el coste extra del enriquecimiento y saborizado de la leche de soja como complemento nutricional. Ha dirigido la secretaría de Desarrollo Endógeno de Monagas para la mejora de sus infraestructuras terrestres y fluviales, ha ofrecido apoyo técnico logístico para los intercambios, donaciones y transporte de equipos.

La Fundación para el Desarrollo Eléctrico (FUNDELEC) ha instalado las infraestructuras energéticas para la pavimentación, el riego y el tratamiento de aguas. Además ha aportado tecnología y material didáctico.

Durante el año 2007, la división para el desarrollo social de Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) se encargó de la gestión del Distrito Norte de Santo Tomás de Anzoátegui, pero en 2008 el Distrito Norte le prohibió continuar con su apoyo. Alquilaron materiales y equipos y transfirieron los conocimientos a la comunidad indígena kariña para la preparación de las tierras y la siembra. También corrieron con los gastos de alojamiento y transporte del consejero de junio a noviembre, así como con el coste de la logística y la tecnología utilizadas.

Además, el proyecto ha contado con una ambulancia cedida por la Gestión Social para el Desarrollo de PDVSA, y su colaboración en la construcción y equipamiento de la Casa de la Soja para la comunidad kariña.

Proceso

El mayor problema económico del proyecto afectó a la organización y la formación de los participantes. La licenciada Riblia Rodriguez presidenta de la Corporación Venezolana Agraria de Cereales y Oleaginosas pretendía, ante todo, mejorar la calidad de vida de las comunidades beneficiarias, asegurar su alimentación y ofrecerles una salida laboral. Se asumieron los gastos básicos, pero el coordinador del programa comenzó a establecer relación con otras instituciones, organizar a los miembros del consejo comunitario en función de las diferentes actividades a desarrollar, incluyendo la creación de organizaciones educativas donde se utilizaban los productos cultivados en las clases prácticas. De esta manera se confirmó que las personas que habían participado en los programas de formación cultivando los vegetales, estaban más interesadas en la práctica y su consumo.

Se desarrollaron talleres prácticos de formación de la comunidad para el intercambio de experiencias alimentarias para todos aquellos que por disponibilidad no podían asistir a las clases teórico-prácticas del asesor. De esta forma, se obtuvo un efecto multiplicador, que permitió mejorar los ingresos de personas que no estaban incluidas en los programas sociales de formación.

Los cursos se centraron en la optimización del uso, presentación, limpieza y conservación del producto, así como en la combinación de nutrientes. Se ofreció formación, control y seguimiento de las actividades agrícolas que fomentó la motivación y mejoró las condiciones de vida de los participantes, quienes participaban activamente en los encuentros con los estudiantes, organizando trabajos comunitarios, exhibiciones y debates.

El coordinador del curso era el encargado de evaluar el perfil de cada estudiante, en un sistema rotativo de formación continuada y sin fin, con nuevos cursos y seminarios que motivaran en la población un interés permanente, abriendo un abanico de posibilidades.

Sin embargo, los protagonistas son las familias beneficiarias del programa que participaban en las actividades de motivación, cualificación y apoyo técnico en todas las fases. En ellas, han estudiado la aplicación de tecnologías ecológicas apropiadas para aumentar los márgenes de beneficio en la actividad productiva, explotando adecuadamente los recursos disponibles. Para satisfacer las necesidades demandadas, el proyecto colaboró con organizaciones populares e institutos de investigación dedicados a estos y otros temas de estudio, desarrollando así un trabajo transdisciplinario mucho más enriquecedor.

Los objetivos planteados por las personas responsables del programa se adaptaron a los agentes participantes y a la población beneficiaria. Las actividades propuestas se plantearon desde un enfoque participativo dando un protagonismo principal a las mujeres.

Resultados obtenidos

El programa ha conseguido:

Sostenibilidad

El cultivo de soja no está presente en la agricultura popular venezolana, así que para desarrollar la experiencia fue necesario que la Corporación Venezolana Agraria de Cereales y Oleaginosas asumiera los costes de la primera siembra, recuperando la inversión con la primera cosecha.

En cuanto a la sostenibilidad social y económica del proyecto, el ministro Elías Jaua Marín, responsable del Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y las Tierras, el presidente de la Corporación Venezolana Agraria de Cereales y Oleaginosas y la licenciada Riblia Rodríguez activaron los mecanismos necesarios para mejorar las condiciones de vida de los habitantes del sector, donando un autobús, dos tractores y los elementos necesarios para la siembra y el cultivo, un ambulatorio y un almacén socialista con los excedentes de las ventas de la comunidad. Todo ello como parte de la donación para el apoyo técnico y social del proyecto piloto. Además, se están construyendo 50 viviendas y una escuela. Por otro lado, se están impartiendo sesiones de formación en la oficina del asesor técnico para la producción eficiente de la soja y se han depositado 32.000 bolívares fuertes en el Banco Comunal de Florida, el equivalente a 14.222 dólares EE.UU.

Para la sostenibilidad cultural del proyecto, se han aportado estos medios a la comunidad, y se ha establecido la Planta Procesadora de Bebidas Saborizadas de Soja Eulalia Ramos Sánchez, en el estado de Anzoátegui. Por otro lado se instalará una granja que permita a los habitantes participar en los trabajos agrícolas, incluyendo el cultivo de caraotas, nombre local de las alubias negras, patillas (sandías), melón y yuca.

La participación gubernamental ha sido esencial en el proyecto. Se agradece la participación de Tibisay Aray, cacique de la comunidad kariña, al Presidente de la República Bolivariana Hugo Chávez, a Elías Jaua Ministro del Poder Popular para la Agricultura y las Tierras y a la Corporación Venezolana Agraria de Cereales y Oleaginosas. Gracias a su implicación, se construido una escuela y un ambulatorio que evita el desplazamiento hasta Cantaura, en el municipio de Freites, o a Tiger, en Simón Rodríguez, para recibir atención médica o asistir a la escuela. El programa está incluido en la política para la promoción de la agricultura de acuerdo con la constitución venezolana.

Lecciones aprendidas

El objetivo esencial del programa fue mejorar la calidad de vida de las familias en situación de riesgo, atrayendo la participación y la colaboración de las instituciones y las organización de acción social. También fue esencial el papel de la Corporación Venezolana Agraria de Cereales y Oleaginosas en la difusión del programa para implicar a las partes interesadas y abrirse a la comunidad.

La soja en Venezuela es un producto utilizado en el procesado de múltiples alimentos pero al no estar arraigado en la cultura existe un escaso conocimiento de sus técnicas de cultivo. Por ello, el desarrollo de un proyecto educativo para dar a conocer el uso de la soja, su cultivo y su papel en la alimentación fue fundamental para asegurar el resultado deseado. Sin embargo, hemos sobrepasado las expectativas. En el este de Venezuela estamos luchando contra la pobreza, el hambre y la desorganización, un reto que cada día vamos superando, dibujando un nuevo camino para la esperanza, con gritos de aliento y sonrisas de «Sí, podemos».

La idea era conseguir algo diferente y para ello no servían los esfuerzos aislados. Se está trabajando en la innovación, incluyendo a todos los interesados en superar su crisis económica, social y moral. Esto es parte de la solución, pero nos hemos dado cuenta de que el mayor esfuerzo se tiene que centrar en las instituciones, en los políticos capaces de recuperar los valores fundamentales olvidados. No se quiere quedar en palabras vacías, sino actuar para recuperar la conciencia social, el amor y la responsabilidad. Los creadores del programa trabajan con aquellos que tienen buenas intenciones y quieren recuperar una sociedad libre, pacífica y de derechos, conscientes de que depende de ellos el hacerlo realidad.

El programa aspira a terminar con el hambre, promover los beneficios de las propiedades de la alimentación con soja, generar nuevas propuestas y tener un efecto multiplicador. La Corporación Venezolana Agraria de Cereales y Oleaginosas ha facilitado el acceso a comunidades inhóspitas, y otras instituciones pertenecientes al gobierno central se están uniendo para alcanzar mejores resultados. Actualmente, el proyecto continua con un alto interés presente en las comunidades y aumentando las expectativas que día a día se van satisfaciendo.

Transferibilidad

El Programa Soja Solidaria de Berazategui en Buenos Aires, Argentina, desarrollado por la licenciada Celia Ortiz llega a Venezuela en 2004. Se comienza a trabajar en 2005, y sus resultados se empiezan a obtener en la actualidad, una vez que el nuevo cultivo está extendido, las tierras preparadas y fertilizadas, y las semillas seleccionadas. Todo ello ha presentado cierto retraso al no formar previamente parte del programa de créditos de Venezuela para el tiempo de siembra.

Inicialmente se propusieron cursos de formación sobre el papel de la soja como enriquecedor de la dieta con la ayuda del Instituto Nacional de Educación y Capacitación Socialista (INCE) en la primera promoción de desnutrición y malnutrición. Sin embargo, resultó excesivamente costosa la promoción de la soja para dietas especiales para hipertensos o diabéticos.

El gobierno está interesado en promover este cultivo desconocido pero que implica al 85% de los alimentos y puede mejorar la calidad de vida de la población a través de la mejora de los hábitos alimentarios.

El Programa Soja Solidaria en Venezuela representa una alternativa de éxito, viable social, cultural y económicamente, y con un alto impacto en la comunidad. Hasta el momento son nueve las instituciones implicadas, con 1878 beneficiarios, incluyendo representantes dedicados a la promoción del programa, que colaboran con otros sectores e instituciones. Su experiencia se está transmitiendo a las comunidades vecinas invitadas a compartir sus resultados y opiniones. El alto grado de organización y cuidado de las comunidades ha facilitado la promoción de las actividades sociales y conseguido el respaldo necesario para la transferencia de estas actividades.

Sin embargo, las grandes diferencias entre las condiciones técnicas y climáticas argentinas y venezolanas, exigieron una formación específica en el tratamiento del suelo, las herramientas y la tecnología necesaria.

Por otro lado, cabe destacar que el programa es sistemático y está sujeto a evaluaciones periódicas, actualizaciones, seminarios, nuevas alternativas y bases comunitarias que lo hacen viable. El hambre, un problema universal, es el principal reto para el programa, que no es sólo responsabilidad del gobierno, sino que implican a toda la sociedad. La solución está en la innovación tecnológica, organizativa y política. El programa ha demostrado que la tecnología no resulta un problema, y que la organización es parte de la innovación. Las instituciones son protagonistas de las iniciativas de rápida ejecución, y deben construir una red de trabajo común para los miembros de las familias necesitadas, para beneficiarse todos de los resultados del programa. La solución pasa por implicar a toda la comunidad, para que se sienta responsable del destino del país. Se ha confirmado que es necesario organizarse según objetivos simples, claros y trascendentales que permitan a cada uno poner algo de su parte, aunque sólo sea una sonrisa o una esperanza.

Perfil Financiero

Socio 2005 2006 2007 2008 2009 Porcentaje Origen de los fondos
CVA Cereales y Oleaginosas 0 0 60.000 350.000 480.000 38,20% Fondos propios, apoyo técnico, gastos, formación del coordinador, formación del personal de apoyo y de las comunidades
Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras y adscrip. INTI INDER INIA 0 0 2.000 4.500 9.000 0,60% Fondos propios, apoyo, materiales didácticos, cartas agrarias, títulos de gestión de tierras, apoyo técnico, formación técnica, semillas
Departamento de Desarrollo Endógeno de la Gobernación del Estado de Monagas 0 0 2.600 39.700 70.000 4,80% Fondos propios, apoyo logístico, tecnología agraria, organización de las jornadas comunitarias
Comando 77 de la Guardia Nacional 0 650 650 4.800 5.600 0,5% Fondos propios, seguridad, personal de apoyo, organización y formación de la comunidad
Ministerio del Poder Popular para la Alimentación 0 0 0 2.800 5.600 0,40% Fondos propios, alimentos para los días integrales, atención odontológica, refuerzo de la dieta
Dirección financiera del Ministerio de Educación P.A.E. 0 0 70.000 140.000 250.000 19,00% Fondos propios, complementos nutricionales, formación de los nativos y la comunidad, prevención y sexología
Instituto Nacional de Nutrición 0 0 250 900 1.500 0,15% Fondos propios, materiales ilustrativos, formación, tallaje y pesaje, apoyo técnico
FUNDELEC 0 0 25.000 250.000 300.000 24,70% Fondos propios, gastos, instalación de paneles solares, desalinización del agua, riego
PDVSA América Gcia. Desarrollo Social 0 0 0 121.739 0 5,40% Fondos propios, gastos y apoyo técnico para la Casa de la Soja de la Comunidad Florida Kariña
MINEP Ince Militar 0 1.570 0 0 0 0,10% Formación, gastos especiales, actividades, capacitación, cooperación
AAPRESID SADESO 5.500 160 0 0 0 0,30% Donación de semillas, información, informes y apoyo logístico
FUNDECA 0 320 0 500 500 0,10% Actividades especiales
Alcaldía de Maturín 0 4.790 0 0 0 0,25% Fondos propios, donaciones y subsidios
Presupuesto total en dólares EE.UU. 5.500 20.627 240.309 944.987 1.122.200 100% -

Legislación y políticas relacionadas

La siembre forma parte del Plan Integral de Desarrollo Agrícola, que está relacionado con el Plan Nacional de Seguridad Alimentaria y el auto-abastecimiento de la alimentación básica. El grupo de trabajo de cereales comunitarios desea intensamente satisfacer las necesidades de crecimiento de estas comunidades, construir escuelas y viviendas dignas, para que cada joven habitante pueda contar su historia en un lugar agradable y convertido en un profesional honrado que cumpla así el pensamiento divino de imagen y semejanza.


Edición del 13-11-2008
Traducción del inglés: Arrate Arizaga
Revisión: Carlos Jiménez Romera
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2008 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu08/bp2115.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio