Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2008 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu08/bp2102.html   
Presupuesto Participativo: una estrategia para la democracia y el desarrollo rural (Tarqui, Ecuador)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2008, y catalogada como GOOD. (Best Practices Database)
País/Estado — Ecuador
Región según Naciones Unidas — América Latina
Región ecológica — continental
Ámbito de la actuación — ciudad
Agentes — paraestatal

Categorías — Erradicación de la pobreza: generación de ingresos; creación de puestos de trabajo; formación profesional; acceso a créditos. Servicios sociales: educación; ocio; salud y bienestar; seguridad ciudadana; reducción y prevención del delito. Buena gestión urbana: gestión y administración públicas; fomento de la colaboración pública y privada; legislación; políticas públicas; recursos humanos y formación de dirigentes; descentralización; movilización de recursos; reforma institucional; sistemas de informacion administrativa; auditoría; apertura y transparencia; evaluación; gobernabilidad urbana y metropolitana.


Contacto Principal

Junta Parroquial de Tarqui — gobierno local
Licenciado Bolívar Saquipay
Economista Miguel Lazo Z.
Cantón Cuenca, Ecuador

Tel. +593 2 878 223 / +593 2 878 507
Fax. +593 2 878 223
E-mail: tarqui@global.net.ec
Web: http://www.parroquiatarqui.gob.ec


Socio

Municipalidad de Cuenca — gobierno local
Licenciado Bolívar Saquipay
Economista Miguel Lazo Z.
Bolívar 7-67 y Borrero
Sucre y Benigno Malo, Cantón Cuenca, Ecuador 

Tel. +593 7 2845 499 - extensión 425
Fax. +593 7 2831 353 
E-mail: cuenca@cuenca.gov.ec
Web: http://www.cuenca.gov.ec/
Colaboración financiera.

Resumen

El Presupuesto Participativo, proyecto comenzado en 2001, es una iniciativa desarrollada por la Junta Parroquial de Tarqui cuyo marco-guía es la generación de procesos de desarrollo humano local sostenible. Esto conlleva la creación de sistemas de organización social participativos y democráticos, con poder de decisión y administración, responsables y autogestionarios con visión de futuro, a través de líderes proactivos con influencia en las estrategias regionales y nacionales.

En este marco, el Presupuesto Participativo supone una estrategia eficaz para la democracia y el desarrollo rural, cuyo objetivo es la mejora de las condiciones y de la calidad de vida de la población mediante la distribución equitativa del poder de decisión y con la participación de toda la población en las decisiones de inversión pública que faciliten su relación con la Junta Parroquial, y que compartan la visión sobre el desarrollo humano sostenible, reforzando de esta forma la democracia compartida a través de la deliberación, decisión, gestión, ejecución y control del presupuesto público y de las políticas públicas.

Esta práctica ha permitido contar con una red organizativa de 26 comunidades con una población total de 8.921 habitantes de los cuales 4.793 son mujeres y 4.128 hombres. Estas comunidades han llevado a cabo más de 120 proyectos de desarrollo comunitario sobre diversas cuestiones estratégicas: agua potable, conservación de recursos naturales, equipamiento comunitario, sistemas de saneamiento, programas de prevención sanitaria, educación (infraestructura, equipamiento, formación de estudiantes, profesores y padres de familia), programas de formación en liderazgo y gobernabilidad comunitaria, etc.

Fechas Clave

Descripción

Situación previa a la iniciativa

Tarqui se caracteriza por ser una sociedad con una gran riqueza cultural con raíces indígenas inca-cañari. Hasta 2001, la estructura administrativa y política de la parroquia la dirigía un ente político elegido por los gobiernos de turno.

De esta forma imperaba el ‘cacicazgo’ de los granjeros con posibilidades económicas, con influencia sobre las autoridades que decidían los trabajos que se llevaban a cabo en la parroquia, los cuales beneficiaban más a sus intereses que a los de la comunidad, y a los que la mujer no tenía ningún acceso.

Este proceso trajo consigo:

Establecimiento de prioridades

El Presupuesto Participativo parte de las siguientes premisas: sin justicia no hay desarrollo, respeto por la vida, derechos humanos y solidaridad. Por lo tanto, la prioridad de la intervención es el ser humano y la mejora de su calidad de vida, ya que el desarrollo está relacionado con las personas y no con las cosas. Se trata de un proceso integrador y democrático, en el que participa toda la población, tanto hombres como mujeres, en el proceso de identificación, priorización, gestión, ejecución y control de los proyectos de desarrollo y de la política de intervención territorial asociada.

La Junta Parroquial, como sección autónoma del gobierno, desempeña un papel fundamental en la provisión y promoción de estrategias de desarrollo, así como en la potenciación de las capacidades de los territorios para satisfacer las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer las necesidades de las generaciones futuras.

Formulación de objetivos y estrategias

Una vez identificados, analizados y establecidos los objetivos y estrategias entre el gobierno local -Junta Parroquial de Tarqui- y la población, en un marco de amplia participación y democracia, éstos se tradujeron en herramientas metodológicas participativas tales como el Plan de Desarrollo Parroquial y el Plan de Ordenamiento y Desarrollo de la Parroquia.

El objetivo del Presupuesto Participativo es la generación de un proceso de desarrollo humano local sostenible que permita ampliar el abanico de opciones y el acceso gradual de las personas a una mejor calidad de vida, ofreciéndoles mayores oportunidades de educación, asistencia médica, ingresos, empleo y la posibilidad de acceder a una gran variedad de opciones humanas, desde un entorno físico en buenas condiciones hasta la libertad económica y política.

Este marco-guía se construye a través de los siguientes objetivos específicos:

Movilización de recursos

Como consecuencia de la tendencia a la descentralización del Estado en Ecuador, en 2001 se promulgó la Ley Orgánica de Juntas Parroquiales Rurales, con la que se transfiere el poder de decisión, las responsabilidades y las funciones a la Junta Parroquial. Actualmente las juntas parroquiales rurales son la base de la estructura organizativa democrática del país, al ser las entidades más cercanas a la población, elegidas por votación popular. Su autenticidad se basa en la comunidad a la que representan y asisten para que pueda resolver sus principales problemas.

En 2001, la Municipalidad de Cuenca impulsa el Presupuesto Participativo en la zona rural del cantón, y les asigna recursos económicos y asesoramiento técnico. De esta forma la Junta Parroquial de Tarqui asume con responsabilidad el promover y garantizar la participación democrática de hombres y mujeres, así como la normalización de los procedimientos para la redacción, ejecución, seguimiento y control del presupuesto participativo con transparencia y eficacia en la gestión pública.

En este marco, la Municipalidad de Cuenca cada año ha ido proporcionado más recursos. De la misma forma, por la Ley Orgánica de Juntas Parroquiales Rurales, el Gobierno Nacional Ecuatoriano proporciona recursos anuales a las Juntas por una cantidad aproximada de 32.000 dólares EE.UU. anuales. Cabe señalar que el proyecto de la Junta Parroquial también cuenta con ingresos propios.

Recursos entregados a la Parroquia de Tarqui - Presupuesto Participativo (Dólares EE.UU.)
Socio 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008
Municipalidad de Cuenca 76.800 85.211,17 85.211,17 108.537,85 126.589,32 140.292,15 155.724,28 172.853,94

Proceso

Los problemas afrontados al comienzo del proyecto del Presupuesto Participativo fueron: la poca credibilidad de la población en las instituciones del Estado (la Junta Parroquial y la Municipalidad); la escasa cobertura de los servicios básicos de la población; la inexistencia de desarrollo productivo; la baja participación comunitaria; una escasa estructura organizativa de la comunidad; el poco apoyo de las instituciones estatales a la parroquia; la escasa valoración de la participación de las mujeres y la inexistencia de recursos económicos para la administración pública.

Los problemas que todavía persisten son: un débil desarrollo productivo; los escasos recursos económicos para la inversión pública; el escaso apoyo por parte de las instituciones estatales; unas instalaciones públicas deficientes y el tráfico.

La Junta Parroquial de Tarqui ha identificado las siguientes tres estrategias generales:

  1. Comunicación, motivación y sensibilización.
  2. Organización y participación ciudadana.
  3. Reuniones parroquiales con las autoridades.

1. Comunicación, motivación y sensibilización:

2. Organización y participación ciudadana:

  1. Ámbito comunitario: La Junta Parroquial Rural ha estructurado y reconoce un sistema organizativo comunitario en cada comunidad, a través de las directivas comunitarias de 26 comunidades cuyos miembros son elegidos democráticamente por la propia comunidad, y se componen de: presidente, vicepresidente, secretario, tesorero y tres vocales. Cada directiva comunitaria funciona con autonomía, y son ellas quienes dirigen y convocan a la comunidad. Se reúnen al menos una vez al mes para tratar problemas de interés exclusivamente comunitario, buscan el consenso y establecen proridades para planificar los trabajos que se van a realizar en la comunidad.
  2. Ámbito parroquial: Se organizan reuniones mensuales convocadas por la Junta Parroquial Rural dirigidas a todos los líderes comunitarios, y se tratan exclusivamente temas sobre el desarrollo comunitario y parroquial. Son espacios de deliberación, de debate y principalmente de propuestas ante temas puntuales cuyo objetivo es generar un proceso de desarrollo humano igualitario y sostenible. Cabe destacar que tanto en el ámbito comunitario como en el parroquial, la mujer desempeña un papel fundamental en el liderazgo de la comunidad y en las mismas condiciones de respeto y consideración que el hombre.
  3. Asamblea Parroquial: Se trata de un espacio de debate y control en el que los habitantes de la parroquia participan junto con la Junta Parroquial Rural, sin discriminación por razones de sexo, edad, raza, opción sexual, creencia religiosa o tendencia política. Sus resoluciones son moralmente vinculantes y socialmente exigibles para la Junta Parroquial y para la comunidad. La Junta Parroquial Rural convoca la Asamblea Parroquial, en la que se presenta el informe sobre el desarrollo de los trabajos.

3. Reuniones parroquiales con las autoridades:

La Junta Parroquial Rural convoca periódicamente a los dirigentes comunitarios, así como a las autoridades parroquiales, cantonales, provinciales, regionales y nacionales, para tratar asuntos exclusivamente de interés parroquial y comunitario. Se trata de un espacio de diálogo horizontal con las autoridades en las que se adquieren compromisos y se establecen acuerdos concretos y puntuales.

Etapas: Presupuesto Participativo y democracia local

  1. Proceso de planificación y participación social: la participación comunitaria está presente en todas las fases del proceso del Presupuesto Participativo, que tiene como base técnica y metodológica el Plan de Ordenamiento y Desarrollo de la Parroquia, herramienta que permite guiar las acciones de una forma ordenada e igualitaria, para el cual la Junta Parroquial Rural establece los ejes de la inversión anual, como por ejemplo en las cuestiones de tráfico, educación, conservación ambiental (sanidad, agua potable, sistemas de saneamiento, acceso a servicios de telecomunicaciones, equipamiento comunitario, etc.).
    1. Identificación: cada sector o comunidad se reúne para identificar no sólo los problemas sino también las soluciones y estrategias.
    2. Avance de los trabajos y de los proyectos: partiendo de cada sector y comunidad, y fruto de un análisis comunitario, se deciden y priorizan los trabajos y los proyectos, para después presentarlos a la Junta Parroquial Rural. Por este motivo, cada comunidad debería tener un plan anual de actividades o de desarrollo comunitario.
    3. Definición de las prioridades comunitarias: la Junta Parroquial Rural, en función del Plan de Ordenamiento y Desarrollo de la Parroquia, y en función de un análisis presupuestario (compuesto por la asignación del Estado, de la Municipalidad de Cuenca y de ingresos propios), se identifican los trabajos y proyectos que se van a llevar a cabo, y que son analizados directamente por el Gobierno provincial, por la Municipalidad de Cuenca y sus entidades dependientes y por otras instituciones. La Junta Parroquial Rural busca una equidad en las intervenciones parroquiales comunitarias, para lo que elabora el Plan Operativo Anual, estableciendo un equilibrio entre la capital parroquial y las comunidades más alejadas.
  2. Normas a seguir:
  3. Asamblea Parroquial: La Junta Parroquial Rural, que se enmarca en la Ley Orgánica de Juntas Parroquiales Rurales convoca la Asamblea Parroquial de forma regular dos veces al año, y en ella la Junta presenta los respectivos informes de los trabajos, al igual que se somete a la Asamblea para su respectiva validación y aprobación del Plan Operativo Anual con sus especialistas técnicos, y también se presenta la estructura presupuestaria, entre otros puntos de interés de la comunidad y de la parroquia. La Junta Parroquial Rural cuenta con una normativa interna para la realización de la Asamblea Parroquial, que pone énfasis en la participación ciudadana para lograr una mayor representatividad.

    Las asambleas se convierten además en espacios de denuncia pública y de veedurías ciudadanas (registros civiles) en beneficio de los servicios de las instituciones públicas nombradas por la parroquia, el cantón, la provincia y el país.

    Todas las organizaciones sociales y las instituciones parroquiales participan en la asamblea y tienen voz y voto. Estas organizaciones son: los comités de padres de familia; los sindicatos de transporte; los comités de agua; los comités de seguridad y tráfico; las brigadas de limpieza; la liga deportiva parroquial; Alcohólicos Anónimos; la Iglesia; los políticos en el cargo; las autoridades educativas de la parroquia; y la asociación de vendedores, entre otros agentes.

  4. Ejecución participativa: Previamente a la ejecución de los trabajos y los proyectos, se lleva a cabo una renunión con los agentes de la comunidad implicados para la elaboración de un plan de ejecución operativo en el que se indentifican los plazos, las aportaciones tanto de la Junta Parroquial Rural como de la comunidad y la inversión total del proyecto. Este proceso se lleva a cabo con la participación activa de la comunidad. Las aportaciones comunitarias para la ejecución del proyecto son de diferente naturaleza, como por ejemplo: mano de obra cualificada, recursos económicos y materiales, etc. Todos los trabajos y los proyectos identificados son en beneficio de la parroquia, que los lleva a cabo de manera colectiva, a través de ‘mingas’. Las ‘mingas comunitarias’ son grupos de trabajo y constituyen espacios para una verdadera democracia a través de la participación eficaz. Esta tradición no se utiliza solamente para la construcción o el trabajo físico, sino que tiene una gran trascendencia en la vivencia y en el día a día de las relaciones personales y familiares, y se utiliza también en los cultivos, las siembras, en la construcción de viviendas, en la preparación de bodas, etc. En las ‘mingas’ la solidaridad comunitaria se manifiesta como una forma de trabajo colectivo cooperativo.
  5. Veeduría ciudadana y control social: La Junta Parroquial Rural conforma la comisión de las veedurías ciudadanas que participan en las ‘mingas’ (realizan el seguimiento de la calidad, los plazos, el coste y la asistencia) y revisa los trabajos o proyectos de manera conjunta con la Municipalidad. La Junta Parroquial Rural, a la finalización del trabajo o del proyecto, entrega a la comunidad los informes, facturas, albaranes, etc; y los contrastan con los documentos y albaranes del material entregado, y con las aportaciones que realizan las directivas comunitarias. Se trata de aportaciones claramente establecidas conjuntamente con la directiva comunitaria y al final del año se organiza una jornada para la entrega y recepción de los trabajos. Cada dirección es responsable de la entrega de la factura y de la ejecución por parte de la Junta Parroquial Rural y de otras entidades implicadas.

    El Presupuesto Participativo se ha puesto en marcha para reforzar la microeconomía local mediante la adquisición de una gran variedad de materiales en ferreterías y en almacenes locales. Asimismo, se han llevado a cabo estrategias de dinamización de la producción a través de cooperativas de ahorro y crédito.

Resultados obtenidos

Los resultados obtenidos con la iniciativa han sido los siguientes:

Sostenibilidad

Transferibilidad

Este proceso que está llevando a cabo la Junta Parroquial Rural ha permitido que algunas estrategias se reproduzcan en otros territorios, como en la parroquia El Valle, en la que, entre otras estrategias participativas, se están organizando reuniones mensuales con los presidentes comunitarios.

Lecciones aprendidas

Las lecciones aprendidas con esta iniciativa han sido las siguientes:

Perfil Financiero

Socio 2003 2004 2005 2006 2007 2008
Municipalidad de Cuenca 85.211,17 108.537,85 126.589,32 140.292,15 155.724,28 172.853,94
Junta Parroquial de Tarqui 34.084,47 43.415,14 50.635,73 56.116,86 62.289,71 69.141,58
Inversión total (miles de dólares EE.UU.) 119.295,64 151.952,99 177.225,05 196.409,01 218.013,99 241.995,52
Nota: cantidades expresadas en miles de dólares EE.UU.

Legislación y políticas relacionadas

La Constitución Política del Ecuador, en su artículo 228, eleva la Junta Parroquial a la categoría de Gobierno seccional autónomo.

Otra de las leyes que sustenta a las Juntas Parroquiales es la Ley de Descentralización y Participación Social.

La Ley Orgánica de Juntas Parroquiales Rurales reconoce el organismo del Gobierno seccional autónomo, que lleva a cabo la descentralización y la desconcentración administrativa del Gobierno central hacia las Juntas Parroquiales, como el único mecanismo administrativo mediante el cual se completa el anhelado desarrollo armónico del país, estimulando a los sectores marginales de la población como agentes de su propio desarrollo y de su propia gestión. Cabe señalar que el Cantón Cuenca fue el promotor de la ley anteriormente descrita en el ámbito nacional a través del Presupuesto Participativo.

Por otra parte, el Gobierno municipal funciona con las siguientes ordenanzas que sustentan las Juntas Parroquiales y el Presupuesto Participativo, y que son:

Referencias

SAQUIPAY, Bolívar  (2008)   «Presupuesto Participativo»,   Participación en las mejores prácticas seccionales, 15-18 de mayo, 25 páginas, Guayaquil, Ecuador. 
SAQUIPAY, Bolívar  (2006)   «Procesos de desarrollo articulado»,   La Tarqueñita, Parroquia de Tarqui. 
SAQUIPAY, Bolívar  (2006)   Informe sobre el Presupuesto Participativo   Bolivia. 

Edición del 13-11-2008
Traducción del inglés: David García Montes
Revisión: Rodrigo Calvo López
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2008 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu08/bp2102.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio