Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2008 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu08/bp2096.html   
Energía eléctrica limpia (Santarem, Brasil) — CONTINUACIÓN

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2008, y catalogada como BEST. (Best Practices Database)
Nota del editor: Esta práctica es la continuación de Energía eléctrica limpia, buena práctica good de 2006.
País/Estado — Brasil
Región según Naciones Unidas — América Latina
Región ecológica — tropical y subtropical
Ámbito de la actuación — provincial/estatal
Agentes — gobierno central; organización de base comunitaria (OBC); gobierno regional; sector privado; institución académica o de investigación;

Categorías — Desarrollo económico: oportunidades para la cooperación; desarrollo económico local / metropolitano. Infraestructuras, comunicaciones y transporte: uso y producción de la energía; tecnología infraestructural. Modelos de producción y consumo: eficiencia en el uso de la energía, eficiencia energética; producción de energías limpias.


Contacto Principal

INDALMA Industria & Comercio Ltda. (INDALMA) — sector privado
Kneth Lee Brune [leaobrune@yahoo.com.br] and Nazareno Almada [naza.almada@gmail.com]

Av. Sergio Henn 3117 - Diamantino
Santarem, PA 68025-000

BRASIL 


Socio

Universidad Federal de Itajubá — institución académica o de investigación
Fabio Horta [fabioh@unifei.edu.br]

Av. BPS 1303 Pinheirinho 
37500-903 Itajuba – MG 
 
Brazil 
Web: http://www.unifei.edu.br
Colaboración técnica.


Socio

Instituto Nacional de Colonização e Reforma Agrária. (INCRA) — gobierno central
Luciano Bruneti [luciano.brunet@incra.sta.gov.br]

Av. Rui Barbosa, 1321 – Centro
68005-080 Santarem PA

Brasil 
Colaboración financiera.


Socio

Secretaría Municipal de Agricultura y Abastecimiento de la Prefectura Municipal de Santarem (SEMAB) — gobierno local
Celia Henn

Av. Curua-Una 350 – Santissimo
68005-440 Santarem PA  
Brasil 
 

E-mail: smaa@redewsp.com.br
Colaboración financiera.Colaboración técnica.


Socio

Fundación de Apoyo a la Enseñanza, Investigación y Extensión de Itajubá — fundación
Vanessa Toreli da Silva [vanessa@fapepe.org.br]

Av. Paulo Carneiro Santiago, 472 - Pinheiro
37500-191 Itajuba MG 
Brasil 
E-mail: fapepe@fapepe.org.br
Colaboración técnica.


Socio

Ministerio de Minas y Energía — gobierno central
Vicente Gomes Parente [vicente.parente@mme.gov.br]

Esplanada dos Ministerios Bloco U, 6th andar, sala
70065-900 Brasilia – DF 
Brasil 
Web: http://www.mme.gov.br
Colaboración técnica.


Resumen

INDALMA, un pequeño negocio de una gran familia entró en escena de manera simultánea a la crisis mundial del petróleo. Los miembros de la familia inventaron y patentaron en 2002 una turbina hidroeléctrica que sustituye a otras turbinas del mercado nacional por su construcción sencilla, de fácil manejo, bajo coste y mantenimiento y con capacidad de funcionamiento en pequeños saltos de agua (mínimo de 4 metros).

INDALMA trabaja en Santarem, población de 272.000 personas, situada en el Valle del Bajo Amazonas. El 89% de la población rural no tiene acceso a energía eléctrica. Actualmente INDALMA está negociando con un programa federal, Luz para todos, para ofrecer energía monofásica y trifásica a poblaciones aisladas a lo largo de toda la región amazónica.

Desde el año 2000 INDALMA ha instalado 80 mini turbinas hidroeléctricas en fincas privadas y en 45 comunidades rurales con un completo éxito, unos mínimos costes de mantenimiento y escaso impacto ambiental.

Pequeñas presas de tierra, con un máximo de 6 metros de alto, son construidas junto a pequeños estanques o lagunas. Desde el aliviadero correspondiente se suministra el agua a las turbinas ubicadas en la base de la presa, lo que a su vez activa los generadores tradicionales. Desde la caseta eléctrica la energía monofásica y trifásica estable se dirige en todas direcciones a distancias de 30 kilometros.

Una asociación comunitaria local administra el proyecto. La gente está capacitada para mantener las conducciones limpias , lubricar las turbinas, leer los contadores de consumo eléctrico y facturar a la gente. Todos los beneficios se revierten de nuevo en los proyectos comunitarios. Una vez construido, el coste de mantenimiento es muy escaso.

En Septiembre de 2005 la ciudad de Santarem entra en colaboración con INCRA, instituto de reforma agraria, para construir 6 plantas mini-hidroeléctricas, proporcionando energía a 1890 familias en áreas aisladas de Santarem.

Fechas Clave

Descripción

Situación previa a la iniciativa

En la selva tropical amazónica, la mayoría de las comunidades del interior tienen escaso acceso a la electricidad. Debido a las enormes distancias y a las barreras naturales de los ríos y bosques, llega a ser prácticamente imposible tener otra electricidad que la generada mediante gasoleo. Sin energía el desarrollo de la población queda comprometido.

Establecimiento de prioridades

Las 20 comunidades de áreas aisladas englobadas en este proyecto conjunto de la municipalidad e INCRA discutieron sus prioridades a través de asambleas: energía eléctrica, mejora de carreteras e ingresos de las familias. Estas demandas eran enviadas a INCRA, la agencia responsable de la infraestructua de las áreas colonizadas. Asimismo, antes de las útlimas elecciones se llevó a cabo una encuesta con 30.000 mujeres. Entre sus prioridades se encontraban los proyectos que promovían un incremento de ingresos en las iniciativas de pequeñas familias en áreas urbanas y rurales, sabiendo que 24 horas de energía estable era una condición sine qua non para llevar a cabo tales iniciativas.

Formulación de objetivos y estrategias

  1. Ofrecer energía monofásica y trifásica 24 horas al día por la vía de las micro turbinas hidroeléctricas a las poblaciones a las que no llega el programa federal Luz para todos.
  2. Utilizar los recursos naturales de agua del Amazonas con escasos impactos ambientales.
  3. Invertir el flujo migratorio existente desde el medio rural hacia las áreas urbanas.
  4. Estabilizar las familias de pequeños propietarios agrarios para disminuir la usurpación de tierras, común en la región.
  5. Contribuir a la concienciación de la comunidad para conservar los cauces fluviales y la biodiversidad.
  6. Ofrecer posibilidades de crear pequeños y medianos negocios familiares.
  7. Ofrecer un modelo innovador aplicable a la totalidad de la región amazónica y a otras regiones.

Movilización de recursos

En junio de 2005, cuando INCRA anunció la disponibilidad de partidas presupuestarias para infraestructuras, comenzó la actividad a muchos niveles. Santarem fue elegida para ejecutar el proyecto. Se reunieron representantes de las comunidades dentro de las tres áreas de colonización y sugirieron posibles emplazamientos para las instalaciones de las hidroeléctricas. Ingenieros de INDALMA comenzaron a elaborar la información técnica in situ; posteriormente se produjeron más visitas al lugar por ingenieros de INCRA y técnicos del Departamento de Urbanismo. La elaboración del proyecto fue una acción conjunta entre INCRA, la municipalidad e INDALMA, siguiendo el proceso normal: planes de trabajo, informes técnicos y planos para la construcción de la presa, líneas de distribución de energía, presupuestos, planes de ejecución, cronogramas y documentación legal.

La aprobación del proyecto supone lo siguiente: recursos financieros de INCRA (844.425 dólares EEUU.); contraparte desde el municipio de Santarem 156.649 dólares; y finalmente 15.111 dólares de contraparte de las comunidades, valoración del suministro de los postes necesarios para la distribución de la energía. Coste total de la construcción de las seis mini centrales: 1.016.185 dólares.

Las comunidades son responsables del mantenimiento y la administración del uso de energía tras la puesta en funcionamiento.

Proceso

Doña Francisca y su marido Claudomiro eran una típica pareja de migrantes trasladados a Açaizal, una pequeña comunidad a 68 kilómetros de la ciudad de Santarem. Gradualmente su monocultivo de cosecha manual de mandioca se fue haciendo insuficiente para mantener a sus 8 hijos. Evaldo, de 19 años, y Nazareno de 16, partieron hacia las minas de oro para mejorar su vida. Mientras esperaban dos días el transporte para superar una catarata, los dos jóvenes pasaban el tiempo desafiándose mutuamente. Una apuesta era ver quién podía construir una turbina que pudiera levantar el mayor peso. Usando latas viejas, les pusieron asas de madera en el medio y les cortaron con sus navajas unas solapas. Rediseñando las solapas eran capaces de lavantar más peso. Este fue el nacimiento de la idea básica aplicada en las actuales turbinas.

Varios ataques de malaria y fiebre amarilla forzaron a los chicos a regresar a Santarem. En las afueras del municipio pusieron una pequeña tienda en su patio trasero. Allí empezaron a experimentar con prototipos de turbina, nunca satisfechos con los resultados. Querían algo más productivo y menos caro que cualquier producto similar en el mercado.

Los prototipos se construían en acrílico transparente; el brillo era introducido en agua para acompañar su evolución. Los jóvenes hombres fueron felices cuando obtuvieron un producto que generaba más energía con menos coste que cualquier producto del mercado. Las turbinas se patentaron en 2002. A algunos pequeños agricultores se les ofreció una turbina a modo de prueba. Se comprobó su capacidad para cubrir todas las necesidades eléctricas habituales, inluyendo motores. Se corrió la voz y ahora más de 80 granjas cuentan con energía de estas turbinas, limpia y de bajo coste.

La comunidad de Açaizal votó la construcción de una estación hidroeléctrica comunitaria. Con sus propios recursos, equipo y mano de obra instalaron una turbina con un tubo de alimentación de 22 pulgadas que, sin embargo, sólo fue capaz de suministrar energía a la mitad de la comunidad. Posteriormente, con una pequeña financiación bancaria específica, se instaló otra turbina. La comunidad era orgullosa propietaria y administradora de su propia energía. Anualmente se celebra la fecha de la inauguración inicial con una gran fiesta.

Se instaló un medidor en cada hogar. El consumidor paga el precio nacional para la energía rural. El procedimiento continúa en la comunidad para cubrir el mantenimiento, los costes de personal y otros proyectos comunitarios.

La aportación de INDALMA ofrece tres meses de formación técnica a la gente escogida por la comunidad para la administración y el mantenimiento.

Resultados obtenidos

Algunos de los resultados tangibles son:
  1. En San Jorge, se ha incrementado la escolarización y se ha pasado de 8 a 14 profesores.
  2. Las familias que habían emigrado a la ciudad han regresado a sus lugares de origen en áreas rurales.
  3. Ha mejorado la calidad de vida; se han formado nuevos hogares en las comunidades y las familias han podido comprar diversos electrodomésticos, incluyendo lavadoras, televisores y ordenadores.
  4. Los servicios públicos (alumbrado, iluminación escolar, baldeo) disponen de energía sin costes añadidos.
  5. Surgen nuevos pequeños negocios: molinos de arroz, carniceros, carpinteros y ferreterías.
  6. Crecen los ingresos familiares y de la comunidad en su conjunto.
  7. Se ha demostrado que la comunidad es capaz de mantener y administrar su propio sistema de generación eléctrica.
  8. Se ha desarrollado un orgullo comunitario mientras que la iniciativa sirve como una atracción turística para gente interesada.
  9. Se ha demostrado que este sistema supera cualquier otro sistema similar, privado o público, en términos de coste/beneficio.
  10. La usurpación de tierras decrece en las áreas servidas por la estación hidroeléctrica.
  11. La comunidad utiliza grupos de presión para proteger las márgenes de su fuente de agua.
  12. En Cripuizao donde las turbinas ofrecen energía limpia a 450 familias durante ocho meses en la estación lluviosa, hay un ahorro de 115.200 litros de combustible diésel. Por lo tanto, menos contaminación atmosférica en el medio ambiente.
  13. Esta apuesta hidroeléctrica ha sido reconocida por el Ministerio de Minas y Energía como «alternativa viable de bajo coste para atender a las comunidades aisladas en la Amazonía».
  14. El Ministerio Federal de Minas y Energía está cambiando su legislación para incluir las turbinas hidroeléctricas en el programa federal Luz para todos.

Sostenibilidad

Las pequeñas turbinas agrícolas son inversiones privadas que varían entre los 2.000 y los 5.000 dólares por unidad. Normalmente en seis meses están completamente amortizadas. El programa hidroeléctrico comunitario fue una empresa conjunta: la primera turbina se financió con las cuotas asociativas, mientras que la segunda la financió el Banco de la Amazonía por la vía de microcréditos. Todos los préstamos bancarios fueron liquidados en el plazo de un año lo que implica un meritorio 25% de descuento. Recientemente el presidente del banco visitó la comunidad ofreciendo más préstamos para pequeñas inversiones.

La infraestructura eléctrica para las comunidades es responsabilidad del gobierno. Un factor de innovación de este proyecto es que, una vez que la hidroeléctrica es construida usando fondos federales, el mantenimiento y la administración es dirigida por la comunidad local, siendo lucrativo para las comunidades más grandes.

El gobierno está investigando en micro turbinas hidroeléctricas como solución para áreas aisladas con recursos hídricos y saltos elevados. En octubre el Ministerio de Minas y Energía convocó una reunión con dos compañías eléctricas estatales en la Amazonía y la compañía INDALMA de Santarem. Las compañías estatales suministran energía monofásica a las áreas aisladas a un coste/beneficio de 3.450 dólares por consumidor más un coste suplementario de 18 dólares al mes por consumidor para combustible diesel. El sistema suministra energía ocho horas al día sin producir contaminación ambiental por diésel. Las estaciones micro-hidroeléctricas ofrecen energía limpia constante, monofásica y trifásica, durante 24 horas al día a un coste/beneficio de 285 dólares por consumidor y con un mínimo impacto sobre el medio.

Lecciones aprendidas

Transferibilidad

  1. Según se corre la voz, más y más comunidades se interesan en recibir energía. Estas comunidades organizan excursiones para visitar los dos proyectos comunitarios de Açaizal y San Jorge que son relativamente accesibles por automóvil. El siguiente paso que pretende la comunidad es conseguir dinero o convencer a una agencia gubernamental para que financie la iniciativa.
  2. La compañía INDALMA ha recibido indicaciones de varios sondeos sobre la posibilidad de transferir la experiencia más y más lejos:
  3. Para atender la futura demanda, está en proceso de creación en Santarem una cooperativa eléctrica rural que dará soporte a la compañía INDALMA.
  4. INDALMA tiene una página web: http://www.indalma.com
  5. INCRA, la agencia federal de colonización, anunció el 18 de enero de 2006 que las mini estaciones hidroeléctricas serán construidas en más de 50 proyectos de colonización en la Amazonía, allí donde los recursos hídricos y los saltos elevados lo permitan. Está en discusión cómo serán gestionadas estas hidroeléctricas.
  6. El Ministerio de Minas y Energía de Brasil ha organizado una audiencia con el presidente Lula en Julio de 2008 en la cual INDALMA explicará el proceso de mini-hidroeléctricas con la esperanza de acelerar el cambio de legislación. Esto nos introduce en el próximo capitulo legislativo.

Políticas relacionadas

Desafortunadamente la legislación actual no contempla que compañías privadas vendan energía. Sólo los concesionarios tienen este derecho pero estos no están capacitados para atender la demanda. Personal del Ministerio de Minas y Energía, impresionado con la turbina de INDALMA, está presentando una propuesta de cambio en la legislación para liberalizar a las compañías privadas y que produzcan y vendan energía por encima de un megavatio. Esto sería un anexo al progama federal Luz para todos. Se dice que la propuesta está cerca del escritorio del presidente.

La legislación que no favorece a pequeños productores de energía hace que sea difícil realizar ofertas para proyectos gubernamentales. En las seis hidroeléctricas de INCRA, INDALMA fue legalmente aceptada de manera experimental.

Las pequeñas lagunas creadas para la producción de energía hidroeléctrica son fácilmente aprobadas bajo las leyes medioambientales, siempre que el impacto en el medio ambiente sea escaso. La dificultad ha sido operativa. En la medida en que las instalaciones hidroeléctricas solían estar muy aisladas, los técnicos de la Agencia oficial de Medio Ambiente encontraron dificultades para desplazarse a esos lugares. Esto se convierte en un proceso que consume tiempo.

INDALMA tuvo tres reuniones con el concesionario oficial estatal de energía. La negociación es la siguiente: posiblemente el concesionario oficial contratará a INDALMA para la construcción de las hidroeléctricas. La cuestión del mantenimiento y gestión está todavía en discusión.

Perfil Financiero

Socio2005
Universidad de Itajuba 
INCRA (Instituto Nacional de Colonização e Reforma Agrária)844.425
SEMAB (Secretaría Municipal de Agricultura y Abastecimiento)156.649
Fundación de Apoyo a la Enseñanza, Investigación y Extensión de Itajubá (FAPEPE) 
Ministerio de Minas y Energía 
Presupuesto total (dólares EE.UU)1.001.174

Edición del 13-11-2008
Traducción del inglés: Alejandro Manteca Sáez
Revisión: Carlos Jiménez Romera
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2008 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu08/bp2096.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio