Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2008 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu08/bp1993.html   
Producción Tropical Sostenible (El Ariari, Colombia)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2008, y catalogada como GOOD. (Best Practices Database)
País/Estado — Colombia
Región según Naciones Unidas — América Latina
Región ecológica — tropical y subtropical
Ámbito de la actuación — provincial/estatal
Agentes — organización no gubernamental (ONG); agencia internacional; institución académica o de investigación.

Categorías — Erradicación de la pobreza: generación de ingresos. Desarrollo económico: creación de empresas (sectores formal e informal); formación de capital; capacidad empresarial; formación. Gestión ambiental: tecnología ambientalmente responsable; restauración ambiental; sostenibilidad ecológica; gestión de recursos.


Contacto Principal

Fundación Sembradores de Esperanza. — organización no gubernamental (ONG)
Jesús Octavio Alméciga Martínez [jesusalmeciga@gmail.com]

Calle 33B número 36--19, Oficina 504, Barzal Bajo, 
CP: 50001, Villavicencio, Meta, Colombia.

Teléfono +57 8 6679797. 
Fax: +57 8 6679797.
E-mail: f.sesp@telecom.com.co
Web: http://www.sembradoresdeesperanza.org/


Socio

Misereor — agencia internacional
Birgit Reich [reich@misereor.de]

Bischöfliiches Hilfswerk,
Misereor e.V., Mozartstrabe 9,
CP 52064, Aachen, Alemania.

Teléfono +49 0 2 41/4 42 241.
Fax +49 0 2 41/4 42 557.
Web: http://www.misereor.de
Colaboración financiera.

Resumen

El equipo Sembradores[1] rebasó la crítica y el discurso. Buscó, más allá de los síntomas, las causas de la pobreza campesina y del deterioro ambiental, y las atacó de raíz. Con recursos propios y en sus fincas ingenió, diseñó y probó una propuesta alternativa, integral, apropiada al trópico y al pequeño productor del campo, y con sostenibilidad tanto económica como ambiental. Luego, con el apoyo de Misereor, la presentó a los campesinos con seguridad de acertar.

Durante seis años, en diálogo de saberes profesional-campesinos, creó en fincas campesinas numerosos ejemplos horizontales que funcionan con éxito. Hablan solos. La difusión posterior a nuevos productores es sencilla, fácil y efectiva. Basta mostrarles y explicarles lo que ven y no pueden negar. «Ver para creer», «La vista no engaña».

El análisis etiológico[2] tanto histórico-político como ambiental, tecnológico, económico y social nos demostró que América Latina tropical no es pobre sino empobrecida. La riqueza natural en minerales, en agua o en megadiversidad ha sido menguada tanto por expoliación y por manejo inapropiado inherente al modelo impuesto por los invasores de ayer y de hoy como por la notoria falta de desarrollo de la capacidad humana del campesino, pero la abundancia de energía en sol y luz, la megadinámica biológica de la dialéctica del trópico están ahí. Sólo requiere conocerlas, reconocerlas, valorarlas y darles un manejo apropiado para convertirse en megabienestar del campesino. Es lo que hace la propuesta.

Los resultados positivos y concretos tanto en el manejo ambiental apropiado de los soportes de la vida: suelo, agua y bosque, en la productividad y rentabilidad de la unidad productiva como en la integración, la convivencia y en el bienestar general de las familias de las comunidades integradas al proceso manifiestan la importancia, la pertinencia y la ‘apropiedad’[3] de esta propuesta-respuesta. Su visibilidad e impacto económico y social son manifiestos.

Fechas Clave

Descripción

Situación previa a la iniciativa

Establecimiento de prioridades

Formulación de objetivos y estrategias

Generales

Promover la convivencia-participación entre las familias campesinas y mejorar sus condiciones de vida mediante formas de producción que preserven el medio ambiente y mejoren la productividad y la rentabilidad.

Específicos

Estrategias

Movilización de recursos

La confluencia de diferentes recursos fue la base del éxito que se fue percibiendo en el desarrollo del proyecto.

Financieros

Al apoyo de Misereor, principal financiador del equipo básico, se unió el de los municipios con transporte para talleres y giras, y el de las comunidades con alimentación para talleres locales.

Técnicos

Sembradores hizo el mayor aporte técnico, al que se unió poco a poco el de la creatividad de los promotores del proyecto y de los productores. La propuesta tecnológica lograda hasta ahora es el producto de una densa e intensa dinámica de la dialéctica de las fincas, de los productores y del equipo básico.

Humanos

El equipo de profesionales-productores-sembradores: agrónomo-finquero, contador-ganadero, andragogo-productor, nutricionista-productora-ganadera, y poco a poco un equipo muy avanzado de promotores campesinos y productores innovadores. La coordinación general la hizo siempre Sembradores, la local la hicieron el agrónomo y los promotores. Para el proyecto la participación de la mujer-esposa, por principio, es esencial y definitoria para su éxito, y la de los hijos es condición de sostenibilidad más allá de una generación. Ambas se concretan en el modelo FEMI, dentro del cual la mujer y los hijos han comenzado a ser definitivos y definitorios.

Proceso

El principal problema fue y es la visión-paradigma del hombre como amo absoluto de la naturaleza, la tecnología como herramienta de dominación, la tendencia al monocultivo comercial, la finca-patrón de supervivencia, la incredulidad de la gente frente a innovaciones, la presión social considerándonos locos y el dominio total de la tecnología de la revolución verde. La carencia de recursos para hacer una difusión más agresiva y masiva es el problema actual.

La forma más efectiva para superar tanto paradigmas como hábitos inapropiados e ineficaces fue y es mostrar hechos económicos y sociales horizontales con resultados tangibles e innegables.

La participación inicial fue muy difícil. Sólo las transformaciones lentas y sucesivas, el mejoramiento de los ingresos y de la convivencia familiar y social convencieron y permitieron profundizar la adopción de la visión y de la tecnología. Aplicamos mecanismos ‘coerseductivos’[8] de andragogía[9] campesina. Hoy es diferente porque del rechazo se ha pasado a la admiración y a la búsqueda de inclusión. Diversas organizaciones y municipios buscan y apoyan el sistema.

El proceso ha sido lento: hechos los talleres con base en experiencias reales horizontales, cada campesino, en familia, construye el diseño de su finca. Sembradores acompaña el proceso en forma integral e integrada. Se hacen visitas y giras de interapoyo finca a finca y municipio a municipio, se hacen encuentros regionales de clarificación conceptual e intercambio de experiencias, semillas y tecnologías. Los líderes más cualificados acceden a los concejos municipales y a otras instancias decisorias.

Establecimos convenios con dos universidades[10] de la región y damos la cátedra de Producción Tropical Sostenible. El propósito es incidir en la formación de los profesionales del agro del trópico.

Decidimos incidir en la educación formal para llevar la finca a la escuela y sacar ésta a la finca, y lograr que los padres den participación real a los jóvenes en proyectos productivos y los hijos trasciendan[11] en educación superior sin desvincularse de la región.

La formación de la capacidad humana, incluida la política, los derechos humanos y los mecanismos legales de participación, lleva a los productores a acceder con más propiedad y preparación a los espacios de decisión.

La eficacia ambiental, económica y social de la propuesta se ve en las fincas y se evalúa en eventos participativos de los productores, y comparando con las fincas vecinas que aún no han entrado al proceso. Se emplean encuestas iniciales y de corte. Se hacen análisis comparativos de costos y de rentabilidad.

Resultados obtenidos

Sostenibilidad

Lecciones aprendidas

Sólo los hechos dominan una teoría y una cultura reinantes. El equipo promotor debe tener unidad conceptual y compromiso social, enseñar lo que hace con éxito y renovarse en forma permanente. Las experiencias horizontales arrastran. Para acelerar y cualificar el proceso, el cambio sería hacer una selección mucho más cuidadosa de los pioneros.

Transferibilidad

El objetivo esencial de la propuesta es su transferibilidad, es la razón de su creación y constante perfeccionamiento. El campesino colombiano y, en general, el latinoamericano es muy incrédulo ante propuestas de salón: ha sido objeto de toda clase de fallidos y costosos ensayos. Por ello Sembradores primero ensayó y probó en sus fincas, con dinero propio. Cuando la presentó a los campesinos estaba segura de acertar. Y como los hechos no se prueban, sino sólo se explican, a los campesinos no les quedó otra alternativa que creer lo que veían.

Quedaba un problema, consistente en cierta verticalidad de las experiencias por pertenecer a profesionales. Entonces Sembradores decidió crear en todas las comunidades donde abre su trabajo experiencias horizontales, con gente de mucha calidad humana. Son la mejor herramienta de transferencia; didáctica, convincente e irrefutable.

Se hacen giras-taller para estas experiencias, precedidas de un profundo cuestionamiento sobre la eficacia técnica, económica y social del modelo vigente. Luego de ver en detalle varias experiencias, se da una breve, pero profunda, fundamentación teórica sobre el nuevo sistema lo mismo que sobre las herramientas tecnológicas básicas para trabajar con eficacia en el trópico. Se ‘disueña’[12] la finca a mediano y largo plazo. Y se comienza el establecimiento in situ. Sembradores acompaña el proceso para animar, profundizar y evitar errores y gastos innecesarios.

Como el sistema reconoce, valora y potencia al máximo el empleo de recursos locales los costos productivos son muy bajos y los resultados prontos e innegables: ello convence y atrae al campesino. Los campesinos entusiasmados y con resultados hacen la transferencia.

La singularidad e identidad técnica de la propuesta, su metodología participativa y ‘empoderante’, sus herramientas didáctico-andragógicas de aprendizaje y su eficacia en resultados tangibles cuestionan y sorprenden a nuevos municipios y comunidades. La transferencia se inicia por introyección apetitiva[13]. El empleo de un lenguaje neurológico total facilita la decisión inicial favorable y la persistencia en el proceso.

Los costos son los normales: transporte, alimentación, honorarios profesionales, pero se está seguro de acertar. Las adaptaciones en el trópico son mínimas.

El principal obstáculo para la transferencia son los profesionales con visión reduccionista y habilitados sólo para recetar herbicidas y agrotóxicos, lo mismo que su autosuficiencia y minusvaloración del saber campesino.

Perfil Financiero

SocioAño 2003Año 2004Año 2005Año 2006Año 2007Total
Misereor17.72033.62014.91122.45636.869125.576

Todos los valores están expresados en dólares estadounidenses.

Referencias

La propuesta de Sembradores genera optimismo, pues partimos de reconocernos a nosotros mismos, lo que ha generado aumento en el aprecio a nivel personal y familiar. Mi finca antes poco visitada por otros campesinos, hoy en día, es concurrida todas las semanas por otros campesinos en búsqueda de nuevas alternativas, lo que nos ha permitido familiarizarnos con otras familias campesinas de la región antes desconocidas para nosotros.

Por otra parte, la implementación de esta propuesta ha generado en mi finca el mejoramiento progresivo del suelo y la flora, de manera tal que ya no tenemos que utilizar agrotóxicos. En lugar de esto, lo que he hecho es repotenciar los recursos locales, que antes para mí y mi familia por falta de visión eran un problema y ahora esto se traduce en mayor economía y mejoramiento del bienestar familiar.

Héctor Franco. Finca El Carretero. Fuentedeoro.

Gracias a la propuesta de Sembradores, en la familia hemos logrado integrarnos más con la comunidad y con productores de la región, es gratificante ver cómo uno como campesino puede ayudar a cambiar la visión que se tiene de la vida en el campo, el aprovechamiento sostenible del suelo, el agua, los árboles y la fauna a través de compartir lo que de forma cotidiana hacemos en la finca.
Felipe Caballero. Finca Villa Carolina. Lejanías.

Los científicos están alarmados en gran medida por los efectos del calentamiento global. Ellos, por el conocimiento que tienen de las leyes que rigen el universo, saben el desastre que se avecina para la humanidad. Nosotros los campesinos por la falta de conocimiento somos muy incrédulos, y seguimos causando daño progresivo a la naturaleza. Algunos científicos y organizaciones ecológicas presionan de distintas formas a los gobernantes de las grandes naciones para que firmen pactos para disminuir la producción de gases de efecto invernadero, pero ese clamor no es escuchado.

Damos gracias a Dios que hay personas que no sólo están viendo la trágica realidad, sino que también están actuando con soluciones efectivas. Es ahí donde se destaca en forma notable el esfuerzo de Misereor, que invierte recursos en muchas partes del mundo, procurando por todos los medios convencer al campesino de lo mucho que puede hacer para prolongar la vida del planeta y por supuesto de la raza humana. Este mensaje llegó a nosotros hace seis años a través de Sembradores y se enraizó profundo en nuestro corazón, dando frutos excelentes. Se generó un cambio y mejora notable de la calidad de vida. Hoy nos consideramos una familia feliz. Así nos ven también los vecinos, a quienes hemos compartido los conocimientos y técnicas de la Producción Tropical Sostenible.

La economía familiar ha mejorado a tal punto que ya no pedimos remesa fiada ni debemos en el almacén de agroinsumos, lo cual nos facilita dormir tranquilos. En la actualidad tenemos un suelo mejorado y apto para producir con mínima inversión.

Por otra parte, la salud de la familia es óptima ya que consumimos productos libres de agrotóxicos; antes gastábamos la mitad del dinero de la cosecha en este tipo de insumos, los cuales desequilibran el sistema y causan grandes daños. Para terminar cito tres textos de las Sagradas Escrituras que tratan temas referentes a lo arriba expuesto:

Será en aquel tiempo que en el lugar donde antes había un cultivo de uvas que valía mucho dinero, sólo se ven ahora espinas y cardos.

Isaías 7:23

La tierra quedará convertida en un desierto por la mala administración de sus moradores.

Salmo 107, verso 34

Dios destruirá a los que destruyen la tierra.

Apocalipsis 11:18

Horacio Méndez. Finca La Palestina. Lejanías.

Políticas o legislación relacionadas

La experiencia es muy reciente y por insuficiencia de recursos para responder a nuevas comunidades no se ha visibilizado con más agresividad. Con la publicación del libro Producción Tropical Sostenible que sistematiza la experiencia y, a partir de julio de 2007, con el inicio de la tercera etapa del proyecto con Misereor se ha iniciado su difusión intensa entre profesionales y estudiantes universitarios del sector agropecuario con participación en seminarios, foros, conferencias y con la cátedra de Producción Tropical Sostenible. Firmamos convenios con Universidad de los Llanos Orientales de Colombia (UNILLANOS) y la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD). Lo mismo hacemos con alcaldías, colegios de educación secundaria y con organizaciones del campo como Acción Comunal, cooperativas y asociaciones de productores. La acogida es entusiasta por su efectividad productiva y rentable, por su economía, por su sencillez y por su viabilidad para el pequeño productor. El futuro es promisorio.

Notas


[1]: Fundación Sembradores de Esperanza.
[2]: Etiología: búsqueda de las causas.
[3]: Apropiedad: característica de algo que la hace apropiada a algo.
[4]: Finca patrón: el esposo domina tanto el saber como el dinero y, por ende, toma todas las decisiones. Esta finca se acaba con la desaparición física o sicológica del padre de familia.
[5]: Dispersa: muchas pequeñas actividades desconexas entre sí y de muy bajo rendimiento económico.
[6]: FEMI: Finca-Familia-Empresa-Multinegocio-Integrada para sustituir la finca-patrón, artesanal, de monocultivo y/o dispersa y de una generación.
[7]: Soberanía alimentaria: la disponibilidad esencial de alimentos básicos, en calidad y cantidad, depende de cada familia y comunidad.
[8]: Coerseducción: Combinación cuidadosa de empujar y atraer, obligar y seducir.
[9]: Andragogía: ciencia que estudia cómo aprende un adulto campesino, distinta a la pedagogía.
[10]: Universidad de los Llanos Orientales de Colombia (UNILLANOS) y Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD).
[11]: Trasciendan: superen los diferentes estadios (primaria, secundaria y superior).
[12]: Disoñar: es decir, soñar y diseñar la finca al mismo tiempo.
[13]: Introyección apetitiva: la gente ve la experiencia, la analiza, la ve racional, le gusta, la siente apetecible, y la introduce en su ideario y en sus deseos, una especie de Caballo de Troya.


Edición del 13-11-2008
Revisión: Javier Moñivas Ramos
Edición: Raquel Antízar Mogollón
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2008 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu08/bp1993.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio