Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2008 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu08/bp1974.html   
Banco de Tiempo del Estado de Sinaloa (México)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2008, y catalogada como GOOD. (Best Practices Database)
País/Estado — México
Región según Naciones Unidas — América Latina
Región ecológica — tropical y subtropical
Ámbito de la actuación — provincial/estatal
Agentes — paraestatal; gobierno local

Categorías — Servicios sociales: reducción y prevención del delito. Equidad de género e inclusión social: integración. Personas mayores: participación.


Contacto Principal

Consejo de Seguridad Pública del Estado de Sinaloa — paraestatal
Justo Molachino Amaro [moaj67@hotmail.com]
Av. Leyva s/n, esq. Av. Serdan, Plaza Santa Elena, Local 4
Los Mochis, Sinaloa
Código Postal 81200
México.

Teléfono: +52-668-8172543
Fax:      +52-668-8170734 


Socio

Gobierno del Estado de Sinaloa — gobierno local
Alfredo Higuera Bernal [alfredo.higuera@sinaloa.gob.mx]
Av. Insurgentes s/n Col.Centro Sinaloa
Culiacan, Sinaloa
Mexico
Teléfono: +52-667-8465800
Fax:      +52-667-8465800 
Colaboración financiera.

Resumen

El Banco del Tiempo de Sinaloa es un programa social diseñado por el Consejo de Seguridad Pública del Estado de Sinaloa para crear un marco para el intercambio de tiempo y servicios entre personas, promoviendo la cooperación para resolver los problemas cotidianos al tiempo que se fortalecen los estándares morales de la comunidad. Esta es la primera experiencia de este tipo en América Latina impulsada por un gobierno estatal. El papel del Estado como intermediario da mayor credibilidad y formalidad a este tipo de economía alternativa, en tanto que el Estado debe promover un ambiente de solidaridad y armonía para toda la sociedad. El objetivo principal es la inclusión social de las personas y de los sectores sociales que con frecuencia son marginados, como los ancianos, a fin de conseguir una sociedad más integrada y un nuevo punto de vista en relación con nuestras comunidades y vecinos. Por otra parte, se plantea un sistema educativo de normas morales como la solidaridad y la reciprocidad que funciona como contrapeso a la creciente amenaza social que representa el egoísmo.

Descripción

Situación previa a la iniciativa

No existía un mercado alternativo o un sistema de intercambio de tiempo para resolver los problemas cotidianos. Había sectores de la sociedad con serias dificultades económicas para acceder a servicios profesionales de calidad, aunque poseían habilidades que les permitían realizar algun trabajo a cambio de los servicios profesionales que requerían. Muchos de los miembros de la comunidad tenian una baja autoestima y no usaban su tiempo libre de manera útil.

Establecimiento de prioridades

Formulación de objetivos y estrategias

Movilización de recursos

Un 70% de los recursos económicos provienen del Fondo de Seguridad Pública (FOSEG) entregados a través de la Secretaría de Seguridad Pública y el 30% restante proviene del Gobierno del Estado de Sinaloa a través del Consejo de Seguridad Pública. Los recursos se utilizan en labores administrativas y de mantenimiento de infraestructuras del Banco, así como en servicios de publicidad y en el pago de la nómina de los empleados del Banco. Cada sucursal del Banco debe tener al menos un ejecutivo de cuentas, un psicólogo, un recepcionista y un promotor. Todas las sucursales son coordinadas por un director general. Los miembros no pagan ninguna cuota de asociación, ni comisiones por apertura o manejo de las cuentas, porque la totalidad de los gastos operativos son asumidos por el gobierno a fin de privilegiar una operación sin fines de lucro y promover así la creación de una sociedad mejor.

Proceso

Los interesados se presentan en la oficina del Banco de Tiempo para abrir una cuenta. Operan con esta cuenta recibiendo o depositando horas-tiempo y se ofrecen para realizar cualquier actividad que alguien pueda necesitar, como cortar el césped, pasear al perro, alimentar personas enfermas, servicios de cosmetología, fontanería, albañilería, servicios de abogacía, fotografía o de reparación de algún aparato, etc. Si alguien no sabe qué hacer, recibe orientación y ayuda de un psicólogo para encontrar alguna actividad que contribuya además a su realización personal. Una vez que la cuenta está abierta, la persona puede solicitar servicios para sí misma o para quien designe. De esta manera, todas las personas adquieren poder de compra en un mercado de servicios que normalmente no son accesibles para ellas. Se ha creado una economía paralela en la que el tiempo es la moneda corriente, no el dinero, consiguiendo así, en cierto modo, la desmaterialización de la sociedad.

El Banco ofrece dos tipos de cuentas: donantes tiempo o inversores de tiempo. Los primeros practican una especie de filantropía de tiempo, porque regalan horas de su tiempo para servir a los demás sin recibir ninguna compensación, ya que su objetivo es contribuir a la creación de una sociedad con justicia, igualdad, integridad y solidaridad. El tiempo es la moneda corriente para todos los miembros, es decir, horas dedicadas a servir a otras personas. Los inversores prestan un servicio y reciben otro servicio como compensación. El Estado, a través del Banco, es el intermediario que recibe las solicitudes de servicios a través del ejecutivo de cuentas de la sucursal del Banco quien se encarga de atender debidamente todos los servicios solicitados. Cada vez que un miembro presta un servicio, el beneficiario debe llenar un formulario de servicios para apuntar las horas utilizadas. Estas horas se acreditarán en la cuenta de la persona que ha dado el servicio y se deducen de la cuenta del beneficiario. Una vez que se ha llenado el formulario de servicios, el ejecutivo del Banco ingresa los datos después de cotejar que el servicio ha sido proporcionado adecuadamente. Finalmente, el ejecutivo adjunta una copia del formulario de servicios en los registros del prestador del servicio y del beneficiario.

Resultados obtenidos

Después de la puesta en marcha oficial, el Banco ha crecido sustancialmente tanto en número de miembros como en el número de servicios prestados entre miembros. El interés de la comunidad por la operación del Banco ha aumentado como demuestra el creciente número de solicitudes de información, así como el número de charlas y presentaciones sobre el Banco que se han realizado. Según testimonio de los miembros, la autoestima y el sentimiento de bienestar se han incrementado debido a que ahora les resulta posible resolver problemas básicos, principalmente los relacionados con la salud y el hogar. Las personas mayores y los desempleados están muy interesados en el Banco debido al impacto social positivo que tiene la iniciativa aliviando los problemas generados por la incertidumbre y la dislocación de la sociedad.

El proceso de dar y recibir enseña a las personas a apreciar sus contribuciones a la sociedad, descubriendo de paso un valor añadido que no se encuentra en los servicios normales que se prestan a cambio de dinero: las personas que reciben un servicio se sienten agradecidas hacia la sociedad. Ya no se sienten indefensos y están dispuestos a ayudar a los demás haciendo su mejor esfuerzo, cada vez que se les pida y sin preocupaciones materialistas. Se sienten integrados y comprometidos con la sociedad.

El Banco ha creado un entorno solidario del que se beneficia la sociedad.

Sostenibilidad

El Banco de Tiempo del Estado de Sinaloa ha construido un mercado de intercambio social con gran potencial de crecimiento en la región norte del estado de Sinaloa. La tradición solidaria de esta región, principalmente de las poblaciones Mochi y Guasave, es legendaria y reconocida en el resto del Estado. La vocación de esta región, centrada principalmente en la agricultura, la pesca, la ganadería y la agroindustria, se constituye en fortaleza económica debido a la existencia de una cultura de aunar esfuerzos, ya sea en servicios comerciales o profesionales.

La iniciativa del Banco fue bien recibida tanto por las cámaras empresariales como por las universidades, quienes han visto que la relevancia social del Banco garantiza su crecimiento y expansión al resto del Estado en breve. La población ha acogido con satisfacción y confianza este proyecto ya que es impulsada por el gobierno del Estado.

Como se trata de un programa sin coste para sus miembros, el Banco ha tenido un gran impacto en las personas de bajos recursos, quienes son hoy los que en mayor número acuden para ofrecer sus servicios y para requerir los servicios profesionales de los demás. Tenemos un gran número de profesionales registrados como donantes de servicios motivados por un gran sentimiento solidario motivando a otros a donar su tiempo en beneficio de los pobres a través de un método para servir a los demás que se aleja de los mecanismos tradicionales del gobierno, donde los beneficiarios sólo reciben pero no devuelven a la comunidad nada a cambio.

Lecciones aprendidas

Durante la puesta en marcha de este programa hemos aprendido que hay muchas personas solidarias que buscan ayudar a los demás, pero que no tienen acceso a un mercado de intercambio de servicios para hacerlo.

En el mercado de intercambio de servicios, las personas pueden realizar actividades diferentes de su especialidad profesional, como cocinar para alguien que ha sido víctima de un accidente o cuidar a una persona mayor, muchas veces sólo por el hecho de ayudar, descubriendo así un valor añadido de su trabajo: que el dar engrandece al ser humano.

Muchas personas no saben que poseen habilidades a raíz de una falta de motivación, mientras que otras se sienten discriminadas por su edad o por no tener trabajo. Sin embargo, hemos aprendido que en el universo del mercado de intercambios todas las personas tienen algo para dar y que siempre habrá alguien que requiera de servicios que alguna otra persona podrá atender.

Mantener a las personas trabajando durante su tiempo libre hace que se sientan útiles e integrados en su núcleo social, reduciendo de paso las tasas de criminalidad. Este comportamiento es una guía para niños y jóvenes con la que se consigue sacar a los potenciales criminales de las calles para convertirlos en ciudadanos solidarios no sólo en tiempos catastróficos, sino de manera permanente.

Transferibilidad

El concepto del Banco de Tiempo no es algo nuevo. El modelo original italiano se ha mantenido casi sin cambios desde su concepción y ha sido probado con éxito en varios países de Europa y el resto del mundo. Sin embargo, somos el primer Banco de Tiempo promovido por un gobierno estatal que ha tenido éxito en un período corto de tiempo desde su puesta en marcha. Hemos descubierto que en cada persona habita un espíritu solidario, pero que no existe plena confianza en algunos intermediarios, principalmente en los del sector privado. El papel del estado como facilitador verdaderamente imparcial y confiable en este tipo de intercambios ha generado grandes expectativas en el proyecto. Además, hemos simplificado el proceso de registro y el control del tiempo de los miembros a través de un sistema informático al que se puede acceder por Internet. El respaldo del gobierno generó una exitosa relación con cámaras de comercio, universidades y grupos altruistas tradicionales como el Club Rotario y el Club de Leones, quienes encuentran en el Banco un mecanismo fiable para canalizar sus actividades filantrópicas. Es notable el compromiso del gobierno del estado de Sinaloa para promover un mecanismo de intercambio social bien conocido, pero arriesgado, ya que no hay otra autoridad local que lo haya desarrollado como un programa oficial, sino que sólo participan conjuntamente con ONG y otras organizaciones civiles. Creemos, por lo tanto, que el modelo que estamos desarrollando es altamente transferible y adaptable a cualquier región de México y del resto del mundo, y es perfectamente aplicable por autoridades locales, si nos basamos en nuestra exitosa experiencia como política pública.

Perfil Financiero

Socio 2004 2005 2006 2007 2008
Gobierno del Estado de Sinaloa. (% del presupuesto) - - - 100 100
Presupuesto total en dólares de EE.UU. - - - 113.640 113.640

Referencias

Godoy, Emilio  (2007)   «Una Extraña Cadena de Favores»,   Poder y Negocios, Año 4, número 1, enero de 2008 

Edición del 13-11-2008
Traducción del inglés: Mario del Castillo Oyarzún
Revisión: Carlos Jiménez Romera
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2008 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu08/bp1974.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio