Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2006 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu06/bp0268.html   
Nueva Esperanza: mejora de nuevos barrios de Villa María del Triunfo y Villa El Salvador a través de la participación en la gestión urbana (Lima, Perú)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2006, y catalogada como BEST. (Best Practices Database)
País/Estado — Perú
Región según Naciones Unidas — América Latina
Región ecológica — árida y semiárida
Ámbito de la actuación — barrio
Agentes — gobierno local; organización no gubernamental (ONG).

Categorías — Vivienda: mejora y modernización de asentamientos precarios. Ordenación territorial: incentivos al desarrollo; remodelación urbana y suburbana. Buena gestión urbana: gestión y administración públicas; recursos humanos y formación de dirigentes; presupuestos y toma de decisiones participativas; mujeres en puestos de responsabilidad.


Contacto Principal

Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (DESCO) — organización no gubernamental (ONG)
Laura Soria (Responsable del Programa Urbano de DESCO) [laura@urbano.org.pe]
León de la Fuente 10
Magdalena
Lima 17
Perú
Tel: 051 1 613 83 00
     051 1 493 21 68 (Programa Urbano) 
Fax: 051 1 613 83 08
Web: http://www.desco.org.pe
http://www.urbano.org.pe


Socio

Municipalidad Distrital de Villa María del Triunfo (MVMT) — gobierno local
Gina Casafranca (Regidora Municipal)
Av. José Galvez 895
Villa María del Triunfo
Lima 35
Perú
Tel: 051 1 450 54 58
     051 1 983 82 876
Fax: 051 1 450 55 54
Colaboración financiera.
Colaboración política.
Colaboración técnica.

Resumen

El objetivo de esta iniciativa es la movilización de un capital social (recursos humanos) en el barrio de la Quebrada Santa María que pueda gestionar el territorio y que consiga mejorar la calidad de vida. Con este objetivo en mente se han establecido alianzas estratégicas con el Estado, la sociedad civil y los vecinos a través de las que desarrollar un mecanismo de atención a los nuevos barrios de la ciudad de Lima.

El resultado del proyecto se ha manifestado en la participación de la población (especialmente de las mujeres) en la gestión de los Comités de Gestión, que son los organismos encargados de desarrollar actuaciones en los nuevos barrios. La participación ha desarrollado la capacidad de liderazgo, la legitimación y la capacidad de representación de los vecinos (hombres, mujeres y jóvenes) que han tomado parte en el proceso. Algunos de ellos ostentan hoy cargos administrativos en sus organizaciones sociales. Se ha desarrollado la capacidad de los vecinos de llevar a cabo nuevas iniciativas que mejoren las condiciones de vida de su comunidad.

Hemos diseñado y puesto en práctica un método de intervención en la gestión de nuevos barrios que hemos denominado Concurso Participativo de Proyectos (CPP). Estos concursos han servido como herramienta con que movilizar a la población y dar respuesta a los problemas de las infraestructuras urbanas; las obras de mejora de la accesibilidad y de los parques de los barrios se acometen con la colaboración de voluntarios. Se incentivan las sinergias locales entre las instituciones y organizaciones tales como la Municipalidad, la población y las ONG.

Más allá de los beneficios directos de mejora en los barrios, los CPP han permitido que las familias aprecien su situación y aprendan cómo gestionar proyectos de desarrollo.

Fechas Clave

Descripción

Situación previa a la iniciativa

La Quebrada Santa María en Villa María del Triunfo es una zona extremadamente pobre y a la que es difícil acceder. Carece de servicios básicos, sus viviendas son bastante precarias y no cuenta con espacios públicos adecuados. Su población es de 5.000 habitantes, principalmente jóvenes adultos y sus hijos; históricamente los vecinos han demostrado niveles de participación bajos, especialmente las mujeres. No existe ningún tipo de liderazgo que represente a la población y se constata la falta de participación y de iniciativas dirigidas al desarrollo de la zona.

Establecimiento de prioridades

Las prioridades establecidas al acometer este proyecto han sido las siguientes:

Formulación de objetivos y estrategias

El equipo de proyecto estableció como su principal objetivo: «(promover) mejoras en los nuevos barrios de los distritos de Nueva Esperanza y de Villa María del Triunfo a través del fortalecimiento de procesos participativos en la gestión urbana territorial». Para conseguir este objetivo, se han seguido tres líneas de actuación:

Movilización de recursos

Los CPP son un mecanismo en el que participan tres contribuyentes que movilizan sus recursos tal como se muestra en la siguiente tabla. El porcentaje de cada contribución se puede consultar en la quinta columna.
Recursos
Socio Financieros Técnicos Humanos Porcentaje Actores principales Financiación
MVMT Compra de materiales de construcción (cemento), pago de la maquinaria: la retroexcavadora y el dumper. Elaboración de perfiles, revisión y aprobación de los archivos técnicos, supervisión de la construcción y aprobación del trabajo final. Tres personas: economista, aparejador y arquitecto 21% Responsable de obras públicas, concejal del área. Recursos procedentes de los gobiernos estatal y local.
DESCO Adquisición de equipos de construcción, pago de los trabajadores cualificados que dirigen las obras; preparación del boletín comunitario y elaboración de los módulos de formación. Elaboración de fichas técnicas, preparación del manual técnico de trabajo y preparación de las liquidaciones. Siete personas. Mujeres: aparejadora, arquitecta, comunicadora social. Hombres: administrador, antropólogo, geógrafo, cooperante canadiense. 30% Mujeres participantes en el proyecto MISEREOR/DESCO
Vecinos - - Trabajo no especializado a través de las tareas comunitarias. Días libres. 49% Presidencia del comité de gestión, líder barrial. Trabajo físico medido como porcentaje de contribución al proyecto.

DESCO es una ONG que promueve las relaciones horizontales y democráticas en los procesos de toma de decisiones participativos. Como se puede comprobar, la contribución de DESCO parece pequeña, pero de hecho produce un gran impacto. Es posible que otros recursos locales puedan ocupar nuestro lugar a medio plazo. Cada contribuyente moviliza sus recursos y los tres actores interactúan entre ellos.

Proceso

El proceso de los CPP comienza con una campaña de comunicación y sensibilización que pretende motivar y hacer conocer el concurso; esta campaña se acomete a través de ferias, actividades culturales y la distribución de un boletín que se ha convertido ya en una forma de expresión para los residentes. Todo esto se enmarca en una relación de confianza mútua lo suficientemente horizontal. A través de esta estrategia se busca transformar la falta de confianza en la mayoría de organismos externos trabajando en una actitud diferente a la mostrada por los numerosas entidades públicas que de tanto en tanto se aproximan a la población.

Como resultado se organizaron grupos de residentes (una media de diez) a partir de los que surgieron los Comités de Gestión[1]. Éstos preparan un perfil de proyecto con el asesoramiento del equipo técnico de DESCO. Un comité con experiencia en proyectos de infraestructuras (formado por un vecino, una persona procedente de organizaciones de la sociedad civil y una persona procedente del gobierno local) elige los proyectos ganadores, utilizando como criterios de selección su impacto sobre la calidad de vida del barrio, el número de beneficiarios y su sostenibilidad.

Los comités ganadores reciben un curso de formación en el Módulo de Gestión para una Mejor Ciudad, donde se fortalecen sus capacidades de liderazgo y de gestión territorial. También se les ofrece una visión integral del territorio, reforzada por un intercambio de experiencias con otras comunidades.

El equipo técnico de DESCO apoya a los Comités de Gestión que se implican en la fase de diseño participativo en la que sus necesidades se transforman en proyectos y planes. En ese momento se preparan los dossieres técnicos. Son documentos formales que deben recibir la aprobación de la Municipalidad para que los trabajos puedan iniciarse. Este es el método a través del que se han desarrollado ya tres CPP.

Durante este proceso, los beneficiarios directos contribuyen con su trabajo manual voluntario; realizan tareas comunitarias principalmente los fines de semana (sus días libres). Esta contribución asegura su compromiso, su apropiación del espacio y su integración con la comunidad, puesto que son los responsables directos del proceso de mejora de sus barrios.

Hemos tenido que trabajar en la formación y la supervisión de los asuntos técnicos más de lo que hubiéramos esperado, dado que la falta de conocimientos de las familias resultó ser mayor que la inicialmente prevista.

El método de evaluación consiste en una serie de reuniones al final de cada CPP donde se evalúa la actuación de cada una de las partes que interviene en el proceso. Se proponen correcciones para la siguiente edición. Se preparan informes en el impacto de las obras y se elabora un informe ambiental con el que poder determinar los efectos que derivan como consecuencia de la ejecución de cada proyecto CPP. Se han sistematizado estas líneas de trabajo de modo que se pueda obtener material que permita el trabajo en otros barrios.

Resultados obtenidos

Un CPP se plantea dos objetivos específicos. Por un lado existe una línea de acondicionamiento urbano cuyos resultados se miden a través de la mejora de la calidad de vida de los vecinos. El segundo objetivo se canaliza a través de una línea de formación y comunicación que se mide a través del incremento de la capacidad de gestión territorial de los vecinos.

Creemos que el proyecto da respuesta a los dos objetivos planteados a través de los siguientes indicadores cuantitativos:
Vias de acceso Plazas públicas Beneficiarios de los cursos de formación Vecinos implicados con trabajo manual
Primer CPP 2 2 24 228
Segundo CPP 4 0 24 167
Tercer CPP 0 2 30 No disponible
Total 6 4 78 395
Beneficiarios totales 1.347 2.147

Algunos indicadores más subjetivos nos permiten comprender hasta qué nivel evoluciona la calidad de vida[2] de los vecinos. Alrededor de un 70% de los vecinos opina que los accidentes han disminuido[3], y un 80% afirma que el transporte de agua es ahora más sencillo. Además, el 100% de los vecinos siente que al menos tienen un espacio público (refiriéndose a los caminos de acceso y a las plazas públicas) donde sus hijos puede jugar y donde las madres pueden reunirse.

Creemos que el proyecto ha mejorado la capacidad de gestión organizativa y participativa hasta el punto que las obras se han llevado a cabo gracias a la coordinación llevada a cabo por los Comités de Gestión, que son en definitiva los propios vecinos encargados de planificar y ejecutar las obras. Las familias que han participado en el proyecto se encuentran hoy mejor equipadas para continuar desarrollando su barrio.

De las 78 personas que han recibido formación en los Módulos de Gestión Territorial, 47 son mujeres. Se han publicado ocho números del Boletín del Nuevo Barrio de la Quebrada Santa María; los números incluyen 17 artículos preparados por vecinos.

Otro indicador de la mejora de la capacidad de gestión de los vecinos formados en los módulos es la creación de tres cocinas comunitarias, una biblioteca y un centro comunitario (entre otras intervenciones) a iniciativa de los propios vecinos coordinados con los barrios aledaños. Además, varios vecinos se han incorporado a los Comités Vecinales de sus comunidades o a proyectos procedentes del distrito municipal o de otras instituciones.

El Distrito Municipal también ha transformado su actitud hacia los barrios de la Quebrada. Tiene ahora una presencia mayor en la zona y está considerando el valor del trabajo participativo durante la ejecución de sus obras.

Sostenibilidad

La población y el gobierno municipal son los únicos actores que permanecen tras la finalización de un proyecto. La sostenibilidad social de los CPP se basa en la continuidad de la participación vecinal en las iniciativas de mejora de la calidad de vida de los barrios.

Muchos de los vecinos que han participado en los Comités de Gestión se han unido más adelante a los Comités Vecinales[4] de sus zonas, así como a otros programas promovidos por el municipio o por otras instituciones.

Desde el punto de vista financiero, la identificación del trabajo manual como recurso perteneciente a la comunidad ha constituido un eje que dota de sostenibilidad a los CPP. Aunque DESCO no transfiere dinero a la población, se ha enfatizado desde hace tiempo que el mayor recurso de las comunidades es su capacidad de trabajo, que es la que permite la posibilidad de realizar los proyectos puesto que representa el 50% de los costes totales de las obras.

Su preocupación por el territorio en el que viven les permite percibir el impacto que tiene sobre su medio ambiente la obtención de recursos alternativos y ecológicos para las obras de construcción. Por este camino desarrollan una conciencia ambiental basada tanto en recursos económicos como en la calidad de vida. El barrio cuenta hoy con más zonas verdes y más árboles, puesto que los residentes se sienten preocupados por embellecer el territorio que ellos mismos han creado. Esta tendencia dota de sostenibilidad ambiental a los CPP. Los CPP son ya un actor en un cambio local permanente basado en el conocimiento técnico y la autoestima.

Desde el punto de vista legal, la Ley 28.056 (Ley Marco de Presupuestos Participativos) anima a los vecinos de los nuevos barrios para que se impliquen de forma directa en las decisiones sobre el presupuesto municipal; deben organizarse para que los recursos municipales se inviertan en mejorar sus vecindarios; esta idea encuentra en el CPP un mecanismo que permite su puesta en práctica.

Lecciones aprendidas

Las principales lecciones aprendidas de la experiencia de DESCO en el Programa Urbano de desarrollo de Concursos Participativos de Proyectos para la mejora de barrios son las siguientes:

Políticas relacionadas y legislación

El proceso de reforma del Estado peruano comenzado en el año 2000 proponía la participación civil como medio de obtener una mejor gestión estatal al construir esta herramineta institucionalidad y promover la gobernanza local, regional y nacional. La Ley Orgánica de Municipalidades (N. 2.797 2003) autoriza a los gobiernos locales a poner en marcha procesos participativos y a establecer alianzas con instituciones públicas y privadas enmarcadas en planes de desarrollo concertados.

La municipalidad de Villa María del Triunfo, con la que mantenemos un acuerdo para el desarrollo de Concursos Participativos de Proyectos ha incrementado su experiencia, así lo han hecho también la población y DESCO. Esta municipalidad viene aplicando desde 2004 un modelo de mejora de los barrios en distintas zonas del distrito que emplea los mismos criterios para la movilización de recursos humanos, el establecimiento de alianzas y el trabajo con la comunidad.

DESCO ha compartido durante muchos años los esfuerzos del gobierno municipal y busca que la participación de las familias en la gestión local sea algo más que un mero mecanismo destinado a ampliar la transparencia de la administración de recursos; la participación debe ser también una herramienta para el buen gobierno de la ciudad.

Perfil Financiero

Socio 2004 2005 2006 Total
Barrio Santa María 13,03% 0,00% 23,95% 12,33%
Barrio Ampliación Villa de Lourdes 16,08% 12,80% 0,00% 9,63%
Barrio Álex Rafael Chacon 16,25% 9,19% 15,30% 13,58%
Barrio Juan Valer 6,84% 11,00% 0,00% 5,95%
Barrio Héroes del Cenepa 0,00% 10,14% 13,09% 7,74%
Total barrios - - - 49,22%
Municipio de Villa María del Triunfo 13,89% 21,48% 28,16% 21,18%
Desco 33,90% 35,39% 19,50% 29,60%

Referencias

Palomino Valdivia, Claudia  (-)   «¿Se puede diseñar y trabajar participativamente?»,   http://www.ubano.org.pe, - 

Noriega Jugo, Carmen  (-)   «Construyamos juntos una mejor ciudad»,   http://www.urbano.org.pe, - 

Zolezzi Chocano, Mario  (-)   «Una nueva plaza de ciudadanía»,   http://www.urbano.org.pe, - 

Palomino, Claudia y Noriega, Carmen  (2005)   «Construyendo juntos una mejor ciudad»,   Quehacer, junio, n.156; también disponible en http://desco.cepes.org.pe/apc-aa-files/6172746963756c6f735f5f5f5f5f5f5f/qh155cp.rtf 

Notas


[1]: Los Comités de gestión son grupos de vecinos agrupados para gestionar el proceso de desarrollo y adjudicación de los CPP desde su concepción hasta su ejecución pasando también por las tareas de difusión, motivación, organización y logística, entre otras, con el apoyo del equipo de DESCO y de la municipalidad.
[2]: Esta información se empleó en la elaboración de dos informes de impacto social de las obras y en un informe ambiental.
[3]: Dadas las características rocosas y abruptas de la zona, los vecinos de la Quebrada suelen sufrir accidentes cuando atraviesan su barrio
[4]: Los Comités Vecinales son organizaciones de vecinos destinadas a tomar decisiones en la gestión de cada vecindario.


Edición del 24-11-2006
Traducción del inglés: Adrián Masip Moriarty
Revisión: María Cifuentes Ochoa
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2006 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu06/bp0268.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio