Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2002 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu02/bp426.html   
Programa de emergencia para la recuperación de zonas afectadas por las inundaciones y otras en emergencia climática. Campaña «Reconstruir con esperanza junto a los inundados» (Argentina)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2002, y catalogada como GOOD. (Best Practices Database)
País/Estado — País
Región según Naciones Unidas — América Latina
Región ecológica — ribera (cuenca hidrográfica)
Ámbito de la actuación — nacional
Agentes — gobierno central; organización no gubernamental (ONG).

Categorías — Erradicación de la pobreza: creación de puestos de trabajo; formación profesional. Vivienda: propiedad del suelo y seguridad; acceso a la financiación de la vivienda. Situaciones de emergencia y desastres naturales: reducción de la vulnerabilidad (ordenanzas de la edificación y normativa de la ingeniería); rehabilitación y reconstrucción.


Contacto Principal

Cáritas Argentina — organización no gubernamental (ONG)
Lic. Cristina Calvo
Balcarce, 236. 1º.
1064 Ciudad de Buenos Aires
República Argentina
Tlf./Fax: 0054 11 43428650 / 7931 / 7936 / 7995
E-mail: comisionacional@catitas.org.ar


Organización Nominadora

 organización (sigla) — gobierno central
Arqta. María Beatriz Rodulfo [mrodul@miv.gov.ar], directora
Dirección Nacional de Programas Habitacionales
Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda
Gobierno de la Nación Argentina
Sarmiento 151, 5º. Piso, of. 520
1000 Ciudad de Buenos Aires
República Argentina
Tlf./Fax: 0054 11 43479753 / 9743 / 9721


Socio

Subsecretaría de desarrollo urbano y vivienda — gobierno central
Colaboración financiera.
Colaboración política.


Socio

Cáritas Arquidiocesanas de Paraná, Resistencia, Corrientes; Cáritas Diocesanas de San Roque, Rafaela, Posadas, Gualeguaychú, Santo Tome, Goya y Formosa — organización de base comunitaria (OBC)
Arq. Cristina Resano
Balcarce, 236, 1º.
1064 Ciudad de Buenos Aires.
Colaboración administrativa.
Colaboración técnica.


Socio

Instituto de cultura popular (INCUPO) — organización no gubernamental (ONG)
Ing, Ernesto Stharinger
Rivadavia, 1275.
Reconquista
Provincia de Santa Fe.
Colaboración administrativa.
Colaboración técnica.


Socio

Canoa / Acción educativa — organización no gubernamental (ONG)
Arq. Juan Marzocchi
San Jerónimo, 2830
Santa Fe
Colaboración administrativa.
Colaboración técnica.


Socio

Obra social del personal rural y estibadores de la República Argentina (OSPREPA) — paraestatal
Arq. Juan Estrada
Reconquista, 630. 4º
Ciudad de Buenos Aires
Colaboración administrativa.
Colaboración técnica.

Resumen

La inundación dejó secuelas desoladoras: 101.200 evacuados, a los que se sumaron un 25% más de personas autoevacuadas, sin hogar, sin trabajo, sin comida; 8.700.000 hectáreas afectadas en su productividad, calculándose las pérdidas en EUA$ 1.200 millones.

El Programa de Reconstrucción Habitacional se dirigió a la población con necesidades básicas insatisfechas (NBI)[1] proponiéndose lograr un sistema de ejecución del programa que articulara las acciones con los gobiernos provinciales, locales, y las organizaciones de la sociedad civil, con el fin de incorporar a los actores sociales involucrados y la complementación de recursos. Como resultado, se obtuvo una red social de articulación de actores, que permitió la concurrencia de recursos financieros, humanos, sociales y otros.

La convergencia de los objetivos de la campaña y las modalidades de acción de la Subsecretaría de Vivienda permitió el desarrollo de un programa conjunto que resultó en la mejora de la calidad habitacional, el respeto de la condición de arraigo conservando las fuentes de ingresos familiares. Los 91 proyectos (terminados y en ejecución) beneficiaron a 1.291 Familias (7.139 beneficiarios directos) damnificadas por el fenómeno, ubicadas en el quintil de ingresos más bajos de la población.
LocalizaciónViviendas Rehabilitaciones%
Urbana 244 354 46
Suburbana 139 270 32
Rural[2] 86 198 22
Totales 469 822 100

En la zona rural: familias que obtienen sus ingresos como pequeños productores, peones rurales y hacheros. En zona urbana y suburbana: trabajadores temporarios, peones de la construcción y desempleados, asalariados y peones rurales. En la zona costera e isleña: pescadores, nutrieros, changarines.

Fechas Clave

Descripción

Situación previa a la iniciativa

En 1998, la región noroeste del país sufrió graves inundaciones y anegamientos causados por el fenómeno del Niño. La creciente forzó la evacuación de 125.000 personas con destrucción parcial o total de sus viviendas precarias. 8.700.000 hectáreas fueron afectadas en su productividad, malogrando la principal fuente de ingreso de la población.

Establecimiento de prioridades

El gobierno nacional formuló un programa para la recuperación de zonas inundadas con un componente de reconstrucción habitacional. Un grupo de organizaciones no gubernamentales[3] encararon conjuntamente proyectos de autoabastecimiento, (huertas y cría de animales), y de reconstrucción habitacional. Las prioridades fueron:

Formulación de objetivos y estrategias

Fueron establecidos conjuntamente por ambos actores, luego de determinar en el campo las necesidades básicas a satisfacer

Objetivos

Estrategias

Movilización de recursos

Recursos Financieros

El gobierno nacional otorgó subsidios no reintegrables para el pago de materiales y de la asistencia técnica. Los costos de la asistencia social fueron afrontados por Cáritas Argentina.

Recursos Técnicos

Se constituyeron trece Unidades Subejecutoras Locales coordinados por Cáritas e integradas por personal capacitado en lo social, administrativo y constructivo provenientes de distintas ONGs: Cáritas, Canoa, Instituto de Cultura Popular (INCUPO), Obra Social de Personal Rural y Estibadores de la República Argentina (OSPRERA), Equipo Nacional de Pastoral Aborigen (ENDEPA), Sociedad de Arquitectos del Chaco, y otras. Estas unidades fueron responsables de la selección de los beneficiarios; la elaboración y ejecución de los proyectos; la capacitación, organización y administración de obra. También colaboraron organismos gubernamentales de: municipios, Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), universidades (Centro Experimental de Construcción de la Universidad de Buenos Aires). En la capacitación de equipos técnicos participaron Asociación de Vivienda Económica - Centro Experimental de Vivienda Económica (AVE-CEVE), Servicio Habitacional de Acción Social (SEHAS); y en la evaluación externa el Centro de Estudios Urbanos y Regionales (CEUR). La complementariedad de estas organizaciones permitió abarcar la gran dispersión territorial de los proyectos.

Recursos Humanos

La mano de obra fue aportada por los beneficiarios por autoconstrucción y ayuda mutua, complementada con mano de obra capacitada financiada por el Programa Nacional Trabajar[4]. Los capataces de obra actuaron como capacitadores, cumpliendo un rol muy importante en la obra.

Otros recursos

Proceso

Problemas en la puesta en marcha del programa

Problemas en la ejecución de los proyectos

Resultados obtenidos

El enfoque social del Programa, desarrollado a partir del trabajo participativo, permitió concretar objetivos que superan la construcción de viviendas. Los logros se verifican en:

La gestión descentralizada contribuyó a estrechar y crear lazos entre los actores locales y acercar la toma de decisiones a los beneficiarios directos. Asimismo el estado nacional trascendió su rol financiador para asumir función de promotor y facilitador de propuestas emanadas de organizaciones sociales, asegurando la concreción de proyectos adecuados a la realidad cultural, geográfica y ambiental de cada comunidad. La complementación del sector público y tercer sector y la participación de los beneficiarios fueron efectivas en:

Resultados cuantitativos

Segunda etapa 21 95 300 Sept. 1999 97,96% 19
Tercera etapa 21 156 86 Marzo 2000 95,13% 18
Cuarta etapa 24 106 213 Mayo 2000 85,76% 12
Total 91 469 822 1999/2000 94,71% 74

Sostenibilidad

La sostenibilidad financiera no fue contemplada por tratarse de población de extrema pobreza ante la emergencia de una catástrofe natural. Los subsidios otorgados no eran reintegrables.

El modelo de gestión es la base de la sostenibilidad, dado que toda la comunidad se fortaleció desarrollando capacidades de acción y de gestión reflejadas en el mejoramiento de su hábitat. La modalidad de autoconstrucción, a su vez, asegura el futuro mantenimiento de las unidades habitacionales por parte de sus mismos habitantes-constructores. Las capacidades de organización desarrolladas servirán a las comunidades para enfrentar futuras adversidades climáticas, o encarar la gestión del mejoramiento de su hábitat.

El impacto social, cultural y ambiental de la experiencia sobre los participantes directos se ve reflejado en:

En síntesis, la constitución de grupos de trabajo solidario con el adecuado acompañamiento técnico y el aporte de la sociedad en su conjunto, los incentiva a encarar nuevos proyectos y los fortalece frente a los demás actores sociales para ejercer sus derechos y efectuar sus demandas.

Lecciones aprendidas

El modelo de gestión desarrollado en la Subsecretaría de Vivienda en los últimos años procura involucrar a los agentes activos en la construcción del hábitat (pobladores, ONGs, profesionales, académicos, gobiernos y decisores políticos), desde el comienzo de la gestión hasta la finalización de las obras. En este caso se vio fortalecido al tener como contraparte una asociación de ONGs con el apoyo de la iglesia, permitiendo de esta manera abarcar amplitud y dispersión territorial, retroalimentándose entre sí en el desarrollo de los proyectos y de las obras a partir de talleres de trabajo conjunto y encuentros de evaluación.

Al tomar la demanda habitacional efectiva en el mismo momento de las inundaciones, y transformarla inmediatamente en proyectos financiables se logró control social, transparencia y eficiencia en la gestión. Esto se logró gracias a la capacidad operativa desarrollada durante la atención asistencial en el momento de máxima emergencia.

Los equipos locales consiguieron la operación práctica, flexible y efectiva de decisiones, demandas y recursos gubernamentales, y de la población afectada. Es importante señalar que algunos ejecutores locales no tenían experiencia previa en vivienda social.

Otra premisa fundamental es el respeto por la forma de vida de los beneficiarios. La promoción del arraigo y la afirmación de la identidad, facilitan la atención de la diversidad cultural de la región: pescadores en el litoral y las islas, peones rurales y pequeños productores en pampas y sabanas, hacheros en el monte, aborígenes, colonos e inmigrantes recientes. Esto queda reflejado en el diseño participativo y en la implementación de tecnologías apropiadas.

Se confirma así que los gobiernos y las ONGs, trabajando en forma coordinada, pueden instrumentar políticas que no permitan postergar lo postergado, no seguir excluyendo al excluido, reflejando un nuevo modo de concebir la acción y la vida de los hombres en el territorio, que nos permita exponer y construir mancomunadamente una sociedad más justa.

Transferibilidad

La principal transferencia conseguida y esperada fue la ampliación de las capacidades locales. Esto se logró mediante los talleres de capacitación técnico-social implementados para la ejecución del programa. En los mismos se desarrollaron capacidades en: lo técnico-constructivo, administrativo, institucional y socio-organizativo, dando como resultado el fortalecimiento de equipos técnicos; quienes a su vez capacitaron a los beneficiarios-autoconstructores y a desempleados que participaron a través del Plan Trabajar. Esta capacitación en oficios les posibilita una salida laboral. En estos talleres también se lograron importantes intercambios de experiencias en cuanto al diseño de las tipologías habitacionales, respetando las formas de vida de los destinatarios.

Esta capacidad generada queda demostrada en las obras complementarias (ampliaciones, revestimientos, cerramientos, amueblamiento, pequeñas obras de infraestructura básica) que las familias autoconstructoras realizaron con las economías realizadas durante la obra y/o los materiales aportados por ellos mismos o donados. Las economías de obra logradas también son un indicador del buen aprendizaje realizado en cuanto a la transparencia y la buena administración; al buen uso de los materiales, su acopio, su transformabilidad. Hay que tener en cuenta que algunos proyectos lejos de centros poblados de importancia carecen habitualmente de materiales de construcción.

Asimismo es de destacar que algunos gobiernos locales están proponiendo y/o ejecutando obras similares, replicando el modelo de gestión y empleando personal que trabajó en el Programa.

Perfil financiero

Recursos financieros totales aplicados al Programa entre los años 1998/2002:

Presupuesto Total: EUA$ 5.251.768.
Año Presupuesto total (EUA$) Socio A[*] Socio B[**]
1998 5.28% 272.700 5% 257.984 0.28% 14.716
1999 39.4% 2.073.580 38% 2.000.000 1.4% 73.580
2000 31% 1.625.884 24% 1.257.984 7% 367.900
2001 23.2% 1.220.740 19% 1.000.000 4.2% 220.740
2002 1.12% 58.864 1.12º100% 5.251.768 86% 4.515.968 14% 735.800
[*] Subsecretaría de desarrollo urbano y vivienda. [**] Campaña reconstruir con esperanza.

Referencias bibliográficas

Ceballos, Juana  (2001)   «Campaña Reconstruir con Esperanza - Cáritas Nacional»,   Vivienda Popular, 47. Buenos Aires, setiembre; pp. 2-7 

  (2000)   «Reconstruir, hoy. Los resultados del esfuerzo solidario»,   Cáritas Informa, 135 (año XXVII). Buenos Aires, abril-mayo; pp.14-15 

  (2000)   «Cáritas destacó que los módulos habitacionales no son un regalo, sino el fruto del esfuerzo»,   Diario La Mañana, Formosa, 4 de junio; p. 31 

  (2000)   «Con aportes de Cáritas, los vecinos construyen sus propias viviendas»,   Norte Interior, Resistencia, 5 de junio 

  (2000)   «Riacho He He - Cáritas entregó llaves de viviendas de la Campaña Reconstruir con esperanza junto a los inundados»,   Diario La Mañana, Formosa, 4 de junio; p. 32 

  (2000)   «En Clorinda entregaron módulos habitacionales»,   Diario El Comercial, Formosa, 4 de junio 

  (2000)   «Emotiva entrega de viviendas en Paraje Batel»,   Diario La Provincia, 8 de julio. Goya, Corrientes; p. 5 

  (2000)   «Cáritas Goya entregó ayer 5 viviendas más»,   Diario Primera Hora, 8870 (año XXIX). Goya, 8 de julio; p. 5 

  (2000)   «Un total de 56 familias concretó el sueño de contar con la casa propia»,   Diario La Mañana, Formosa, 2 de junio; p. 22 

  (2000)   «Esto es un logro del esfuerzo compartido - dijo Hernández en la entrega de viviendas de Cáritas»,   Diario El Comercial, Formosa, 3 de junio; p. 18 

Notas


[1]: Índice de Necesidades Básicas Insatisfechas: compuesto por cuatro indicadores medidos por el Censo Nacional de Población y Vivienda: hacinamiento habitacional crítico, vivienda de tipo precario, bajo nivel educativo del jefe de familia, y baja capacidad de subsistencia.
[2]: Argentina posee un quince por ciento de población en áreas rurales, considerando como tales a las poblaciones de menos de 2.000 habitantes.
[3]: Organizadas como Campaña Reconstruir con Esperanza junto a los Inundados.
[4]: Programa Nacional Trabajar III: aporte económico al desempleado temporario
[5]: En algunas localidades pequeñas la proporción de familias beneficiarias, sumando los destinatarios de la vivienda y los de los subsidios laborales alcanzó un cuarenta por ciento de la población (Ejemplo: Banco Payaguá en Formosa)
[6]: La mayor alegría expresada por las familias era poder «habitar una casa que no se llueve adentro».


Edición del 26-06-2002
Revisión: Alberto Nanclares da Veiga
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2002 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu02/bp426.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid Ministerio de Fomento
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras de EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio