Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2002 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu02/bp240.html   
ECOLIXO: Programa de Reciclaje colectivo de basura (Paraná, Brasil)

Experiencia seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 2002, y catalogada como GOOD. (Best Practices Database)
País/Estado — Brasil
Región según Naciones Unidas — América Latina
Región ecológica — tropical y subtropical
Ámbito de la actuación — ciudad
Agentes — gobierno central; gobierno local; fundación; institución académica o de investigación

Categorías — Erradicación de la pobreza: generación de ingresos; creación de puestos de trabajo; formación profesional. Gestión ambiental: reducción de la contaminación; restauración ambiental; higiene ambiental; seguimiento y control; sostenibilidad ecológica; incentivos para una gestión responsable. Modelos de producción y consumo: reciclaje y reutilización de residuos; conservación de recursos, ahorro de recursos; concienciación del consumidor.


Contacto Principal

División de Educación Ambiental — gobierno local
Janice Tedesco Costa. Gerente
División de Educación Ambiental
Rua Manaus 1524
Cascavel, Parana 85801-000
Brasil
Tel./Fax (55 45) 222-1428
E-mail: colixo@cascavel.pr.g


Organización Nominadora

Caixa Económica Federal (CAIXA) — gobierno central
Ruy Luiz Gonzalo Baroni
Av. Brasil 6266
20 Andar (2º Piso)
Centro 85.810-000
Cascavel, Paraná
Brasil
Tel:(55 45)220-1500
Fax:(55 45)223-0640
E-mail: encascavel@caixa.gov.br
Web: http://www.caixa.gov.br


Socio

Caixa Económica Federal (CAIXA) — gobierno central
Ruy Luiz Gonzalo Baroni
Av. Brasil 6266
20 Andar (2º Piso)
Centro 85.810-000
Cascavel, Paraná
Brasil
Tel:(55 45)220-1500
Fax:(55 45)223-0640
E-mail: encascavel@caixa.gov.br
Web: http://www.caixa.gov.br
Colaboración administrativa.
Colaboración financiera.
Colaboración política.
Colaboración técnica.


Socio

Pontificia Universidade Católica do Paraná (PUCPR)Universidad Pontificia Católica de Paraná (UPCPR) [—] institución académica o de investigación
Nicolau Leopoldo Obladen
Rua Imaculada Conceição Nº1155
Intituto para el Saneamiento AMbiental (ISAM)
Prado Velho, 80215-201
Curitiba, Paraná
Brasil
Tel: (5541)330-1515
Fax: (5541)225-4373
E-mail: obladen@sla01.puc.p
Web: http://www.pucpr.br
Colaboración financiera.


Socio

Fundación para el Desarrollo Científico y Tecnológico (FUNDETEC) — fundación
Levi da Silva
Br 277 Km.573
Trevo Sa Joa Da Oeste (intersección de Sa Joa Da Oeste)
Cascavel, 85801-970
Paraná
Tel: (5545)227-1220
Fax: (5545)227-1220
E-mail: fundetec@unimidia.com.br
Web: http://www.pucpr.br
Colaboración técnica.

Resumen

EcoLixo (Ecobasura) es un programa de recogida selectiva y reciclaje de residuos sólidos urbanos enfocado a la sostenibilidad, tanto ambiental como económica y social, cuyo prinicipal elemento diferencial es proporcionar ingresos e integración social a los recolectores informales de resíduos. Lo novedoso de la propuesta y su impacto positivo están legitimados por el gran aumento de la conciencia ciudadana al respecto, así como un mayor compromiso, motivados por campañas creativas y visitas a hogares, que han generado colaboraciones entre los diversos actores sociales y los sectores público y privado. Se hizo un registro de los recogedores de basura, que fueron rebautizados como agentes ecológicos, y se les dió formación, carritos, uniformes y asistencia social, rehabilitando de ese manera su autoestima y su valor como ciudadanos. Uno de los objetivos principales de la propuesta era erradicar el trabajo infantil. Los hijos de las familias de los basureros se incorporaron a un gran proyecto social que incluía actividades culturales y de ocio, situados estratégicamente en uno de los barrios más pobres de la ciudad. Ese proyecto se llama Simplemente ciudadanos. La construcción del Centro de Procesamiento y Transferencia de Materiales Reciclables, Centro de Procesamiento y Transferencia de Materiales Reciclables (CPTMR), administrado por la Municipalidad puso en marcha la recogida y comercialización de materiales que traían los basureros en camiones compartimentados. Con ese proceso, además de incrementar la recogida de residuos de 10 a 27 toneladas en sólo 6 meses, la administración ha reducido sus costos y ha conseguido aumentar los ingresos de los agentes ecológicos, sin olvidar, claro, la revalorización de este sector de la economía municipal y regional. El CPTMR, que está abierto al público, está situado cerca del centro de la ciudad. Trabaja independientemente del sistema convencional de recogida de basuras; el lugar está limpio y ordenado, dado que recibe sólo residuo seco y tiene unas áreas separadas para educación ambiental, oficinas, compartimentos selectivos y equipo técnico.

Fechas Clave

Descripción

Situación previa a la iniciativa

Con una población de 250.000 habitantes, una gran producción de residuos sólidos y un vertedero insuficiente, la Municipalidad de Cascavel decidió buscar soluciones para los problemas ambientales que la situación generaba, así como para mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los basureros tradicionales, que tenían muchos problemas de pobreza y exclusión social.

Establecimiento de prioridades

La Municipalidad lanzó un programa de investigación en soluciones tecnológicas de bajo coste a través de alianzas técnicas con el Instituto para el Saneamiento Ambiental (ISAM) y la Fundación para el Desarollo Científico y Tecnológico (FUNDETEC). Además, se desarrollaron actividades de colaboración junto con la Universidad de Paraná Occidental (UNIOESTE) y otras universidades locales para encomiar a la gente a que se uniera al proceso. La Secretaría Municipal para acción social (SAS) y la Compañía de Transportes y Tráfico de Cascavel (CCTT) formaron a los agentes ecológicos. Compañías privadas como Embalagens Bacarin compraron los carritos. La política de precios se constituyó en base a un equilibrio entre costes operacionales y beneficios de reventa, de modo que incrementara los ingresos de los diversos agentes.

Formulación de objetivos y estrategias

El objetivo de la Municipalidad era formular una propuesta integral. Así, además de construir el CPTMR como centro de recogida, comercio e investigación, el objetivo era contribuir al desarrollo local del mercado del reciclaje, llevar a cabo grandes campañas de educación ambiental y poner en funcionamiento patrullas de agentes ecológicos con uniformes y carritos donados por empresas locales que estuvieran debidamente formados y que tuvieran una cierta posición aceptable en la sociedad. El objetivo era lanzar un proceso de recogida selectiva de basuras que, gradualmente, fuera optimizando la vida útil del vertedero. Ese proceso empezaba por el centro de la ciudad, pero también proporcionaba a la población opciones de recogida puerta a puerta y también puntos de vertido voluntario de resiudos sólidos situados en lugares estratégicos.

Movilización de recursos

El proceso de movilización de recursos tomó dos direcciones; una: el desarrollo de soluciones tecnológicas, en asociación con el ISAM y la FUNDETEC de bajo coste y, dos: un énfasis mayor en la implicación de la comunidad, lo cual incluía ingresos para los agentes ecológicos. La gestión de los residuos se discutió y fué aprobada por el Instituto Ambiental de Paraná (IAP), el Ministerio de Medioambiente y la organización Pan-Americana de Salud. Los recursos financieros se consiguieron con el presupuesto federal y con el dinero asignado al programa municipal PASS. Con ese dinero se contruyó el CPTMR, se compró un camión y equipamiento: prensas hidraúlicas, triturador de vidrios, cubos de plástico y folletos informativos. A finales del año 2000, el programa Vivir Mejor proporcionó fondos para comprar un camión compartimentado, 12 kits de vertido voluntario y cubos de plástico para la recogida puerta a puerta, además de recursos de trabajo social, tales como actividades educativas sobre medio ambiente y salud dirigidas a los agentes ecológicos. Para promocionar la participación de la comunidad, se llevó a cabo un gran esfuerzo con la orientación de la Secretaría Municipal de Medioambiente (SEMA) junto con otras secretarías y al proyecto Simplemente ciudadanos, que incluía estudiantes de biología, magisterio y economía, así como a otros miembros de la comunidad de la UNIOESTE.

Proceso

Debido a la complejidad de llevar a cabo un proyecto de recogida selectiva de residuos que incluya una variedad de materiales reciclables y el desafío de promover cambios de comportamiento en la población, la Municipalidad se propuso reclutar varias capacidades técnicas (ambientales, económicas, sociales y educativas) tanto entre los empleados municipales como en otros campos. La puesta en marcha de las actividades chocaba con hábitos arraigados entre la comunidad, sobre todo con el hecho de que la gente estaba acostumbrada a la recogida de basuras nocturna tradicional, que no había requerido, hasta la fecha, separación de basuras. Se lanzó una gran campaña educativa que aumentara la preocupación de la población por el tema, incluyendo a los medios, la distribución de folletos, escuelas, barrios, asociaciones, iglesias, instituciones, etc., así como visitas puerta a puerta por 11 barrios de la ciudad: Coqueiral, Pais, Canadá, Guarujá, Claudete, Tropical, Cristal, Parque verde, Independencia, Bairro Militar y parte del Centro. Lo que se pretendía al buscar la participación de la sociedad en conjunto, de modo que estuvieran involucrados todas las edades y todos los niveles económicos en los barrios afectados era optimizar la responsabilidad compartida del proyecto, que también incluía generar ingresos para los agentes ecológicos y valorar su trabajo como socios que merecen reconocimiento social. Para mejorar las condiciones de sostenibilidad y mejorar los sueldos de los agentes ecológicos, la municipalidad se concentró en generar un proceso competitivo, fijando un precio mínimo para los materiales recogidos, de modo que el mercado tuviera que subir los precios. El proyecto Simplemente ciudadanos participó en diversas iniciativas para rehabilitar los derechos como ciudadanos de los recogedores de basura. Una prioridad era introducir a los hijos de esas familias en el sistema escolar formal, incluyendo actividades extraescolares y extracurriculares, intentando que los propios niños no acaben recogiendo basuras. Se integró a los agentes ecológicos y se les formo para mejorar la calidad de los materiales reciclados y sus ingresos familiares, que solían estar en peligro dado que estaban explotados en el mercado monopolizado e incontrolado. Uno de los problemas en estos momentos es que hay el triple de recolectores de basura informales que los registrados como agentes ecológicos, dado que no hay suficiente dinero para comprar más carritos y uniformes. Los carritos cuestan aproxidamente unos 100$ y de hecho solo 100 fueron donados por compañías privadas al principio de 2000. Actualmente hay un total de 300 recogedores de basura y una demanda acumulada inmediata de 100 carritos más. La Asociación de Agentes Ecológicos está actualmente en fase de discusión y de estructuración. Se está debatiendo la posibilidad de transformar la Asociación en una cooperativa, con el apoyo de las Secretarías de Medioambiente y Acción Social, aunque respetando la autonomía de los agentes ecológicos y siempre tratando de aumentar su capacidad para gobernar sus propias decisiones.

Resultados obtenidos

Desde que se inició la recogida colectiva de residuos sólidos, hace poco más de un año, la vida útil del vertedero ha aumentado en un 4%. El objetivo es alcanzar un aumento del 10%. La cantidad de residuos sólidos generados en la región se redujo en un 2% a través de la recogida selectiva de EcoBasura, lo cual corresponde al 3,3% de toda la basura recogida a diario. El volumen de material reciclable recogido en el CPTMR se incrementó significativamente, del orden de 2,7 veces: de 10.000kg en febrero de 2001 a 37.432 en agosto de 2001. Los materiales han sido comercializados para varios destinos, dependiendo de la demanda, pero básicamente a empresas de reciclaje de la región. Otro impacto observado ha sido la apertura de tres nuevas compañías de reciclaje, que han generado nuevos empleos y volumen de negocios, que añaden valor a la Municipalidad. La compraventa de material reciclable en el CPTMR está abierta a todos los recogedores de basura, incluídos los que no están registrados en la Secretaría de Acción Social como agentes ecológicos. La Municipalidad tiene registrados a unos 100 agentes ecológicos y 300 recogedores informales que reciben los principales beneficios del proyecto EcoBasura; básicamente ingresos familiares e integración social. El CPTMR es accesible, dado que se encuentra en el centro de la ciudad y además ofrece un panecillo y leche de soja a los recolectores en el momento de entregar la basura. Todas las escuelas municipales lo han visitado, y allí les ha recibido la División de Educación Ambiental con charlas y una explicación sobre cómo funciona el centro.

Sostenibilidad

Los fondos para pagar el programa EcoBasura provienen de los impuestos municipales de recogida de basura y de la venta de los materiales reciclados, generando un retorno financiero que mantiene el proyecto. La Municipalidad optó por una sostenibilidad basada en la acción social y ambiental, con un impacto directo en el mercado local de materiales reciclados, que fue presionado mediante la subida de los precios que se pagaban a los agentes ecológicos. El CPTMR fija un precio mínimo para unos cuantos materiales, lanzando de ese modo un proceso de competencia de precios con los intermediarios.

La Municipalidad, de ese modo, pretendía poner en marcha un proceso empresarial y dinámico, asegurando la calidad y contactando con diversas empresas a las que vender los materiales, con una visión integral de gestión, incluso planificando y haciendo estudios de costes.

La Secretaría de Acción Social abrió un casa de compensación de servicios sociales en el barrio, junto con el proyecto "Simplemente ciudadanos" para mejorar las condiciones de los servicios a los agentes ecológicos y sus familias. De ese modo pudo llevar a cabo seguimiento constante mediante trabajadores sociales y reuniones mensuales, junto a la Secretaría de Medioambiente que trabaja con los agentes ecológicos a través de su División de Educación Ambiental: les recibe en el CPTMR, les orienta en diversas actividades y les da charlas subrayando la relevancia de su labor para mejorar el medio ambiente de la ciudad.

Otro factor para la sostenibilidad es la receptividad de la comunidad hacia los programas de educación ambiental, garantizando acciones integradas. La comunidad se ha dado cuenta de que participando en la recogida selectiva de basuras se ahorra dinero público y se ayuda a mantener los barrios limpios, lo cual hace que se arraiguen hábitos de salud pública entre los ciudadanos a través de, por ejemplo, los puntos de vertido voluntario de basuras.

Lecciones aprendidas

Han surgido unos cuantos problemas desde el primer diseño del proyecto en 1996 hasta su realización en 2000 y se deben de tener en cuenta, tanto para nuevos proyectos como para una ampliación de este programa.

Transferibilidad

Como consecuencia de sus buenos resultados, esta práctica ha tenido gran repercusión; ha sido visitada por los responsables de medio ambiente de otras localidades de la región, de otros estados de Brasil, e incluso de otros países. Un estudio de la Secretaría de Medioambiente reflejaba visitas de 30 municipios, entre ellos Maringa, Cambão, Londrina, Foz do Iguaçu, Marechal Cándido Rondon, Guarapuava y Umuarama del estado de Paraná, Tangará da Serra del estado de Mato Grosso y Amambai y Dourados del estado de Mato Grosso do Sul. Las municipalidades que han repetido la experiencia de recogida selectiva de basuras y que han instalado Centros para el Procesamiento y Transferencia de Materiales Reciclables fueron Sorriso y Primavera do Leste, que están ambos en el estado de Mato Grosso.

Se está preparando un publicación bilingüe sobre las lecciones aprendidas con la realización de EcoBasura, para hacerlo accesible a otras autoridades locales que quieran desarrollar programas similares. La Organización Pan-Americana de Salud, a través de su representante en Brasilia, en una visita a Cascavel, definió el proyecto de EcoBasura como un ejemplo para Latino américa, recomendándolo, de hecho para que se aplicara en Asunción (Paraguay) y Montevideo (Uruguay). El Secretario de Medioambiente fue invitado a dar charlas sobre el proyecto en la Municipalidad de São Carlos, estado de São Paulo, en una reunión organizada por la Secretaría de Medioambiente de aquella ciudad. También fue invitado a darlas en un simposio sobre medioambiente en la ciudad de Asunción, Paraguay.

El Vicepresidente argentino, en una visita a Brasil, firmó un protocolo dirigido a intercambiar experiencias de gestión del ambiental entre ambos países. Dicha autoridad argentina tiene previsto visitar Cascavel en septiembre para recoger información sobre gestión ambiental en la municipalidad; entre otros, la gestión del agua, el proyecto EcoBasura y el funcionamiento del Centro de Procesamiento y Transferencia de Materiales Reciclables.

EcoBasura fue una de las 10 prácticas galardonas como "BEST" por CAIXA en 2001 y como tal ha tenido difusión nacional a través de los medios, publicaciones y un vídeo. CAIXA se ha comprometido a apoyar y facilitar su transferencia a otros municipios brasileños y están preparando una guía epecífica. EcoBasura fue una de las 10 prácticas galardonadas por CAIXA en 2001 a través de su programa de BEST PRACTICES. Como tal, se prepará una guía para facilitar su transferencia a otros municipios interesados.

Referencias bibliográficas

  (21/10/2001)   «O exercito divulga EColixo nos barrios (el ejército extiende EcoBasura en los barrios)»,   Gazeta do Paraná, P. 2. Paraná, Paraná. Brasil 

  (29/08/2000)   «Formada nova turma de catadores de papel (Termina la formación de un nuevo grupo de recolectores de papel)»,   O Paraná, Paraná, Paraná. Brasil 

  (01/04/2000)   «Projeto piloto beneficiará Guaruja, Canadá e Country (Proyecto piloto beneficiará a Guaruja, Canadá y Country)»,   Piquirigua, Vol. XI. Paraná, Paraná. Brasil 

  (27/04/2000)   «Projetos melhoram vida de agentes ecológicos (Proyectos mejoran la vida de los agentes ecológicos)»,   A Cidade, p.14. Paraná, Paraná. Brasil 

  (14/04/2000)   «Ecolixo deixa moradores do Jardim Garuja entusiasmados (La comunidad de Jardim Guaruja entusiasmada con el proyecto EcoBasura)»,   A Cidade, p.13. Paraná, Paraná. Brasil 

  (20/05/1999)   «Reciclagem modelo ao Mercosul (Un modelo de reciclaje para el Mercosur)»,   O Paraná, p.9. Paraná, Paraná. Brasil 

  (09/04/1999)   «Fórum debate implantação de programa de reciclagem (Se debate en un foro el programa de reciclaje)»,   Gazeta do Paraná, p.3. Paraná, Paraná. Brasil 

  (06/04/1999)   «Mercado de materiais reciclaveis ão tema de encontro (Se debate el mercado de materiales reciclables en una reunión)»,   O Paraná, p.14. Paraná, Paraná. Brasil 

Edición del 26-06-2002
Traducción del inglés: Alberto Nanclares da Veiga
Revisión: María Cifuentes Ochoa
Buenas Prácticas > Latinoamericanas > Concurso Internacional 2002 > http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu02/bp240.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid Ministerio de Fomento
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras de EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio