Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 9 -- Por una arquitectura y un urbanismo contemporáneos > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n9/agarc.html

Edita: Instituto Juan de Herrera. Av. Juan de Herrera 4. 28040 MADRID. ESPAÑA. ISSN: 1578-097X

Hacia un urbanismo más sostenible: saneamiento y huertos de autoconsumo


Mercedes Alcalde Fernández
Gema Arcusa Moragrena

Madrid (España), mayo de 1998.



Sinopsis


Una de las características físicas de las áreas urbanas del momento actual es la gran proporción de áreas marginales en la periferia de las ciudades, que comprende a la población de menos recursos, en situación de pobreza o indigencia, que ha ido resolviendo el problema de la vivienda en correspondencia con la irregularidad de sus ingresos, haciéndola a la medida de sus posibilidades: una construcción progresiva ocupando gran parte de las áreas de la ciudad.

Todos los espacios son potencialmente vulnerables, porque toda estructura social depende de la existencia de un proyecto colectivo reconocido y asumido por su población, la desaparición de las bases del proyecto desvirtúa y degrada el consenso y las relaciones sociales, convirtiendo lo que antes era un espacio socialmente articulado, gracias a un conjunto de reglas asumidas y respetadas, en un espacio degradado.

Surge así la idea de planificación en la construcción de la ciudad como una necesidad que establezca un principio de orden y de regulación que debe compaginar los intereses y plasmarse en un conjunto de objetivos que resuman el interés colectivo: 1) conseguir la mejora de las condiciones de vida del conjunto de la población, 2) adecuar el sistema urbano a un máximo desarrollo de los factores productivos, 3) redistribuir de manera equilibrada los contingentes demográficos y las actividades productivas, 4) lograr una integración espacial y funcional en la ciudad, 5) evitar la dispersión y el sobredimensionamiento del planeamiento, 6) mantener y favorecer el carácter público del espacio urbano, su infraestructura y equipamiento, 7) proteger el medio natural y el patrimonio cultural e inmobiliario.

Se puede adelantar que ha llegado el momento de aplicar a nuestros territorios y a nuestro medio humano, soluciones de utilización del territorio acordes con las necesidades pero dentro de las posibilidades y de las limitaciones que un mantenimiento a largo plazo de las actividades impongan.

Siguiendo el modelo sostenible de utilización del territorio que la Unión Europea basa en el desarrollo de la actividad económica en el concepto de desarrollo sostenible entendido como aquel desarrollo que no pone en peligro a las generaciones futuras, gestionando racional y respetuosamente los recursos naturales y urbanos disponibles.

Aparecen así, los planteamientos para la base de un desarrollo urbano sostenible: 1) aportar la producción industrial en la línea de las limitaciones naturales, 2) incrementar la autosuficiencia con la producción local de alimentos, 3) utilizar energías renovables, 4) depuración de grandes cantidades de agua en los sistemas locales del ecociclo, 5) limitar el uso del material bruto no renovable, 6) invertir en la reutilización de bienes y materiales, 7) participación social activa.

Partiendo de la premisa de que el mejor residuo es el que no se produce, y añadiendo a ésto la integración del proceso de compostaje en la agricultura local y el cierre del ciclo del agua, proponemos los huertos de autoconsumo como modelo de asentamiento humano en el que prima la recuperación de los nutrientes provenientes de las aguas grises para la fertilización de pequeños terrenos de unos 250 m2 destinados al cultivo hortofrutícola mediante el ejercicio en ellos de la agricultura orgánica, destinándose los productos de la misma al autoconsumo familiar y que, a su vez, están asociados a viviendas de autoconstrucción dirigida.

Se trata de un asentamiento de nueva planta donde el diseño está en función de un saneamiento separativo de las aguas, ya que utilizando apropiadamente las aguas grises (agua de lavar, excluyendo el retrete y restos de alimentos), éstas son una fuente de gran valor como abono. La separación de las heces y de la orina de las aguas residuales domésticas (aguas negras) puede considerarse como el paso más importante hacia un planteamiento sostenible del uso del agua, ya que casi todos los nutrientes (nitrógeno, fósforo y potasio) necesarios para un buen fertilizante se encuentran concentrados en la orina. Así pues, el desarrollo de inodoros óptimos es un tema clave para la implantación de los sistemas sostenibles de saneamiento.

El nuevo planteamiento del desarrollo económico territorial debe garantizar la gestión local del desarrollo y la creación concertada de organizaciones. Desde esta perspectiva, lo pequeño no sólo es importante, sino que debe ser objeto primordial de atención como factor de desarrollo económico, social y territorial.


Fecha de referencia: 30-4-1999

Boletín CF+S > 9 -- Por una arquitectura y un urbanismo contemporáneos > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n9/agarc.html

Edita: Instituto Juan de Herrera. Av. Juan de Herrera 4. 28040 MADRID. ESPAÑA. ISSN: 1578-097X
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio