Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 56: Quinto Catálogo Iberoamericano y del Caribe de Buenas Prácticas Noveno > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n56/nred.html   
Urbanismo participativo: realidad teórica y ficción práctica
César Corrochano Barba
Madrid (España), mayo de 2014.

La participación ciudadana en el planeamiento urbanístico y el fenómeno de la teledirección Germán J. Delgado Pérez  (Scripta Nova, 1 de agosto de 2007)

«Las posibilidades de participación pública recogidas en la legislación española de rango estatal, sus efectos en la toma de decisiones, los entresijos de dicho proceso, así como otras posibilidades de intervención para incidir en la realidad constituyen el núcleo del difícil equilibrio en que se encuentra el proceso democrático en la actualidad. Las diversas modalidades de dominación de los mecanismos de producción del planeamiento por sectores económicos y agentes ajenos a la política y la propia naturaleza que han cobrado recientemente la legislación, las fórmulas de gestión y los documentos de planeamiento, ponen de manifiesto la existencia de una esencial transformación de las reglas establecidas en el régimen de garantías de los sistemas democráticos con la aparición del mecanismo de la teledirección.»

¿Por qué es necesaria la participación ciudadana en el urbanismo? Manu Fernández  (Ciudades a escala humana, 28 de octubre de 2008)

«La ciudad —además de edificios, calles, parques, monumentos, transportes, trabajo y ocio— es, ante todo, una comunidad de personas que no puede limitarse a compartir un espacio físico mejor o peor resuelto, sino que necesita compartir emociones, ideas, aspiraciones, logros¿que tengan una plasmación real. La evidente carencia de la dimensión de ¿proyecto en el que poder participar¿ hace que nuestra necesidad de intervenir se vuelque cada vez más en la casa y los bienes personales, y nuestra necesidad de decidir se circunscriba a la parcela más íntima de cada cual. Todo ello se traduce en una actitud de repliegue en lo individual que favorece el incremento del número de personas insatisfechas que habitan ciudades insatisfactorias.»

Participación y placebo Santiago de Molina  (La Ciudad Viva, 19 de octubre de 2011)

«Es evidente que hoy se dan simultáneamente muchas de las motivaciones anteriores para el resurgir de la participación que estamos viviendo, sin embargo algo ha evolucionado respecto a ellas. Hoy las iniciativas no provienen mayoritariamente desde las instituciones, sino que cada vez más son las propias comunidades las encargadas de dar comienzo a procesos de participación de los que esperan obtener apoyo para su desarrollo. Los nuevos modos de convocatoria en red, el placer lúdico contenido en la participación y el creciente grado de madurez democrática de los ciudadanos exige reciprocidad a las instituciones que gestionan la ciudad.»

Participación Ciudadana, una asignatura pendiente Rayco Expósito  (EVM, 22 de enero de 2014)

«Por ello, los sistemas de participación deben asegurar en primer lugar que estén representadas todas las sensibilidades y en segundo lugar que todas las comunidades invitadas a participar tengan un rol activo desde el inicio hasta el fin del proyecto, partícipes incluso en el propio diseño. La participación no siempre es sinónimo de plebiscito, la participación también se puede definir como una herramientas de formación y de debate que propicie consensos amplios. La participación no sería un fin en si mismo, sino más bien el camino por el que transitar hacia una democracia más representativa y abierta.»

Reforma de la Avenida Diagonal de Barcelona

Sobre la reforma de la Diagonal Carlos Sánchez  (Urbanismo en serie, 23 de marzo de 2010)

«Ante esta situación, posicionarse a favor de la opción C parece lo más razonable, ya que sabemos que para dejar las cosas como están no es necesario tener más proyecto que el status quo. Pero para posicionarse a favor de alguna de las dos alternativas de reforma, necesitaríamos cerciorarnos de que esa transformación será el inicio hacia un verdadero modelo de movilidad metropolitana sostenible. Hoy por hoy, desconozco si realmente existe un proyecto implementable que nos lleve en un plazo razonable hacia ese modelo sostenible, pero en cualquier caso, de lo que estoy seguro es que, de existir, la mayoría de los ciudadanos lo desconoce, lo que convierte la consulta ciudadana en un ejercicio de dudosa utilidad.»

¿Por qué un cese y no trabajar para la ciudadanía? Ramón Carrera  (Referéndum sobre la reforma de la Diagonal de Barcelona, 19 de mayo de 2010)

«La distorsión del proceso ha consistido en no saber mantener lo que se prometió en su inicio: que habría neutralidad política sobre las opciones presentadas. Lejos de ello, cada partido (unos más que otros) ha hecho bandera de una de las alternativas. El posicionamiento más o menos explícito del principal partido del gobierno municipal en favor de una opción ha acabado convirtiendo la consulta en un plebiscito —según dicen los comentaristas (véase el final de este escrito)—, como ha sido ampliamente comentado en los días anteriores, durante y después de la semana pasada. Y el otro partido del gobierno municipal manifestó que no había opción diferente a reformar la Diagonal y que además ésta no se podía concebir sin el tranvía, afirmación que poco margen dejaba aparentemente al proceso participativo y que no deja de sorprender en pleno proceso cuando uno de sus representados es una de las voces más autorizadas de este país en temas de participación.»

El tranvía descarrila Albert Recio Andreu  (mientrastanto.e, Junio de 2010)

«Pero la derrota también afecta al amplio abanico de movimientos sociales que propugna un avance hacia una ciudad más sostenible, menos contaminante, basada en el transporte colectivo, la bicleta y el peatón. Una derrota de la que tiene su parte de responsabilidad por la incapacidad de despegarse de los plazos y ritmos de la política municipal y de generar un movimiento propio en defensa de otro modelo de ciudad. Y que además de sus insuficiencias e incapacidad ha tenido que competir con iniciativas pretendidamente de izquierdas más interesadas en la derrota de Hereu que en profundizar en el debate sobre el modelo de ciudad.»

Urbanismos efímeros Daniel Cid Moragas  (http://www.monografica.org/, enero de 2012)

«Quizás fue una coincidencia pero aquella misma semana del referéndum Diagonal en la diagonal canalla, el Paral·lel, alguien puso en marcha una idea mucho mejor. Cerrar con cuatro vallas de obra el tráfico del Paral·lel y llenar la calle de espectáculos teatrales y musicales. En el Paral·lel se acababa de reinaugurar el Molino, emblema de lo que fue el Pigalle de Barcelona. Elvira Vázquez, nueva propietaria del Molino y empresaria emprendedora, con la implicación del Ayuntamiento, cortó la calle y la llenó de escenarios. Quería que por un día el Paral·lel recuperara su antiguo esplendor. Y lo logró. Implicó a todos los teatros de la zona. Consiguió la implicación de más de doscientas asociaciones del lugar.»

El caso de Gamonal en Burgos

Bulevar del Gamonal. Una forma de hacer Urbanismo (Urbaniker, 20 de enero de 2014)

«Pero con la misma claridad se debe criticar que los responsables políticos argumenten tener legitimidad social para poner en marcha el proyecto sólo por el hecho de que se haya abierto un proceso participativo sobre una cuestión intrascendente. Este tipo de procesos supuestamente participativos donde se pregunta a la ciudadanía por un proyecto de diseño del espacio público (bulevar) pero no sobre sobre su oportunidad o su régimen de uso (a la vista y tras la reflexión de las consecuencias esperables del mismo) no pueden en realidad legitimar socialmente el proyecto en cuestión.»

Gamonal: estigmatizar el descontento para deslegitimar el conflicto Giuseppe Aricó y José Mansilla  (La Ciudad Viva, 23 de enero de 2014)

«En otros términos, Gamonal es una escenificación dramáticamente real, y a escala local, de una situación y una dinámica global serializada que algunos autores denominan ¿acumulación por desposesión¿ y donde uno de los principales factores en juego es el espacio urbano. El guion es lo de siempre, y cuenta con tres actores principales: el político (con su administración ineficaz), las élites (con su poder económico), y el pueblo (con su lucha constante). Los dos primeros actores van de la mano, interesados uno y otro en el enriquecimiento mutuo, ya que el político asigna estratégicamente éste o aquél proyecto y el dinero de los impuestos va a parar en los bolsillos de las élites económicas. Acto seguido, se planifica una fastuosa obra de ¿transformación¿, ¿regeneración¿ o ¿mejora¿ de algo que no necesita ninguna de éstas u otras intervenciones. El pueblo, en paro, empobrecido y extenuado, mira incrédulo, boquiabierto y desconcertado, pero no calla, y al ver al político gastarse el dinero público en cemento para que el poder económico pueda seguir aumentando su patrimonio y su domino, se vuelve protagonista y se rebela. Y es aquí donde entran en escena otros dos actores, de segunda pero imprescindibles: los medios de comunicación y la autoridad competente.»

La batalla de Gamonal y el derecho a la ciudad Luis Suárez  (Viento Sur, 30 de enero de 2014)

«La desmovilización vecinal y la mercantilización de la ciudad son dos procesos entrelazados que han dado lugar a cambios en la correlación de fuerzas desde la transición hasta hoy en el ámbito del urbanismo, casi todos para peor. Pensemos por ejemplo en otra de las cuestiones que la batalla de Gamonal ha puesto en primer plano: el de falta de participación y consulta popular de los planes e intervenciones urbanísticas. Este principio democrático, legal y formalmente obligatorio, que en su momento sirvió para promover y enraizar a las asociaciones de vecinos como una tupida red arterial de organización y resistencia ciudadana, se ha ido convirtiendo, por la falta de credibilidad de las autoridades locales y por la desmotivación de la población, en una mera caricatura donde la consulta y la participación se reducen a un paripé formal.»

Madrid #PiensaSol

Piensa Sol, ¿Humo o concurso? José Juan Barba  (Metalocus, 18 de septiembre de 2013)

«Nadie duda de la buena intención del COAM de resolver con un concurso el entuerto que pretendía desarrollar el Ayuntamiento de Madrid cuando el curso pasado anunció sus intenciones de reformar este espacio con terrazas y árboles sobre la losa de la estación de metro de Sol. Incluso el jurado propuesto, con un buen plantel que recoge entre otros a dos miembros internacionales (Rafael Moneo y Alejandro Zaera), da cierta solvencia sobre la elección del ganador.»

Madrid al Sol Alberto Corsin  (Prototyping, 1 de octubre de 2013)

«La iniciativa peca de un error clásico de los manuales de participación ciudadana: vender la piel del oso antes de cazarlo. Esto es, se convoca un concurso de arquitectura para resolver problemas que no sabemos si van a ser o no arquitectónicos ¿ pues de eso se trata la consulta, ¿no?, ¿de entender la naturaleza y desafíos sociológicos y urbanísticos que Sol plantea hoy?

Es más que probable que la reforma de Sol exija la participación de arquitectos, pero de ahí a decir que su solución es, inexorablemente, arquitectónica, media un abismo. Y digo que la solución del problema se pre-figura como arquitectónica porque las bases del concurso excluyen a todo aquél que no es licenciado en arquitectura.»

Puerta del Sol: de la resimbolización a la emancipación (Viviero de Iniciativas Ciudadanas, 1 de octubre de 2013)

«Estas y otras cuestiones hacen plantear muchas dudas acerca del verdadero significado que subyace en la convocatoria: la resimbolización de Sol. Porque esta resimbolización no es un mero maquillaje estético para edulcorar el soporte físico o la condición urbana de Sol, sino que contempla la transformación y el desplazamiento del cuerpo simbólico asociado a Sol en los últimos años; sus manifestaciones, sus referencias, su imaginario político y ciudadano, su iconografía, además de la resignificación de las iniciativas ciudadanas que se han apropiado simbólicamente de la puerta del Sol con anterioridad, así como la utilización e instrumentalización de los arquitectos como elemento vehicular para llevar a cabo dicha operación. »

El COAM ha puesto un banco (N+1, 28 de enero de 2014)

«Con esto en mente, según nos cuentan las preguntas originales de la encuesta que aparecen en la pagina web en la que se publicita el concurso eran si debía haber bancos y sombra en Sol (Después se cambiaron a otras algo más generales). Un nivel científico en las preguntas (En las primeras, que eran de chiste, y en las de ahora) que haría temblarle las canillas a Masters & Johnson, y que equivale a preguntar si creemos que es bueno tener pulso y respirar. Hombre, no viene mal. Los resultados ¿shocking!- son que la gente quiere bancos y sombra.»

El activismo como pantomima Anatxu Zabalbeascoa  (Del tirador a la ciudad, 29 de enero de 2014)

«24 horas de banco ¿y cuántas horas de pantomima? En la madrileña Puerta del Sol, el Colegio de Arquitectos de Madrid instaló hace un par de días un hermoso banco y ofreció 24 horas de asiento ¿Para qué? Supuestamente, la intención era comprobar ¿grabándolo en cámaras discretamente ubicadas- el uso que la gente hacía del banco (en general se sentaban), pero se trataba, en última instancia, de coronar un sinsentido.»

Debate en el COAM: Duelo al Sol (Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, 9 de febrero de 2014)

«El debate estuvo mejor de lo que se podía esperar y tuvo intensidad y respuesta por parte del público asistente, y aunque el motivo principal de la convocatoria era hablar sobre el futuro de la Puerta del Sol -tema que el Colegio de Arquitectos, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid ha recogido en un concurso de ideas denominado Piensa Sol que se fallará próximamente- la presencia en la mesa del arquitecto de la Operación Canalejas, Carlos Lamela, dio un giro al debate, que acabó siendo casi monográfico sobre esa operación inmobiliaria y dejando el tema de Sol en segundo plano.»

Edición del 11-5-2015
Boletín CF+S > 56: Quinto Catálogo Iberoamericano y del Caribe de Buenas Prácticas Noveno > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n56/nred.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio