Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 49: Octavo Catálogo de Buenas Prácticas Españolas > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n49/ajriv.html   
Estrategias del habitar. Sobre la adaptación del espacio urbano
Juan Luis de las Rivas Sanz[1]
Madrid (España), abril de 2011.

Con frecuencia encontramos textos que proyectan una visión negativa de lo urbano, con un mensaje de fracaso social y ambiental, un fracaso que no tiene ya lugar en las alcantarillas de la ciudad, sino en sus espacios habituales. Para algunos, el modo de ser de la ciudad contemporánea tiene algo no sólo negativo, sino difícil de solucionar. No se trata de algo propio únicamente de mega-ciudades como El Cairo, Calcuta, México o Río de Janeiro, ingobernables por su tamaño, sino de un fracaso generalizado y visible incluso en nuestras ciudades medias. Las ciudades son islas de calor, generadoras de residuos, espacios desordenados, entrópicos. En las ciudades algo va mal. Las ciudades son insostenibles porque en ellas se manifiestan con claridad los problemas de derroche de recursos naturales, de pobreza y de falta de cohesión social. Las ciudades son los grandes contaminantes y los grandes generadores de desigualdad. El artefacto más significativo creado por el hombre ya no es la manifestación del avance de la sociedad, sino un cáncer que pone en peligro nuestro planeta.

Es verdad que la realidad de lo urbano ha desbordado cualquier capacidad de previsión y que el crecimiento de las ciudades ha sido extraordinario. Sin embargo, sabemos que se han producido también grandes mejoras en ciudades que son cada vez más complejas, como lo son las sociedades plurales que las habitan. Las ciudades son proyectos abiertos, de un dinamismo insatisfecho, se hacen día a día. Recordemos que ha sido el ideario funcionalista el que se ha consolidado en el urbanismo del siglo XX, un ideario que deriva de los planteamientos higienistas que reaccionan ante los males de la revolución industrial y que propone, en primer lugar, una ciudad más sana. Este racionalismo triunfante desarrolla su proyecto de ciudad moderna sobre la ciudad existente y, a partir de la Segunda Guerra Mundial, dirige la materialización de lo urbano obsesionado por la eficacia casi mecánica de los sistemas urbanos.

Podemos sin duda criticar los resultados del funcionalismo, incluso por antifuncionales. Pero dudo que su alternativa sea el arcaísmo primitivista e idealizado de retorno a la naturaleza. Las ciudades son lo que tenemos, son el hábitat primordial del ser humano y es difícil pensar en nuestra sociedad sin ciudades.

Ahora bien, la emergencia del principio de «lucha contra el cambio climático» y la necesidad de elaborar estrategias para llevarla a cabo nos sitúa, queramos o no y simultáneamente, tanto en un callejón sin salida como en el umbral de una nueva utopía. Mientras nuestra ‘sociedad de riesgos’ está incrementando su nivel de consciencia en relación con la naturaleza y despertando de la inopia, el ideario social se transforma sólo con ligereza, de una manera ‘líquida’, y es incapaz de acoger con fortaleza el mensaje de cambio profundo exigido por las nuevas circunstancias[2]. La concienciación sobre los problemas que plantea el desarrollo sostenible convive con el interés de no modificar expectativas de prosperidad y estilos de vida. Nuestras sociedades están hoy masivamente diciendo que sí a unas premisas y a la vez negando gran parte de sus consecuencias. Puede que nuestras ciudades no nos gusten, pero seguimos habitando en ellas de manera muy parecida a como lo hemos hecho a lo largo del siglo XX.

Planteo en este breve escrito una hipótesis sencilla. Para pensar el futuro de nuestras ciudades conviene abandonar planteamientos futuristas más o menos derivados de ilusiones tecnológicas. Las ciudades del futuro no van a ser nuevas creaciones de la imaginación, sino las ciudades actuales transformadas y mejoradas. Necesitamos un proceso continuo de proyecto urbano volcado no tanto en generar nuevos espacios urbanos como en transformar radical y progresivamente los existentes. El proyecto funcionalista fue sustancialmente expansivo, aunque encontró en Europa una gran oportunidad en las ciudades destruidas por la guerra. Sin embargo, un proyecto permanente de transformación de lo urbano exige desplazar las estrategias características de intervención en centros urbanos y espacios degradados al conjunto del territorio. El objetivo es incrementar progresivamente la sostenibilidad de nuestras ciudades. No es sólo un problema de eficiencia, ni siquiera es sólo un problema tecnológico. Incluso diría que la tecnología debe estar aquí en un segundo plano. Es un problema de conocimiento. ¿Es posible la aplicación sistémica de estrategias de adaptación en nuestras ciudades? Si lo fuera, necesitaríamos para ello el conocimiento científico, así como una comprensión profunda de las relaciones que configuran y dan sentido a lo urbano. Conviene retomar la idea de Heidegger de un habitar que es a la vez hacer ­—construir—­ y pensar.[3] No podemos prescindir de las ciudades, pero necesitamos modos de hacer ciudad más conscientes y más sabios. La arquitectura y el urbanismo, el construir, deben buscar un hacer mejor fundado. Para ello necesitamos comprender mejor las «estrategias del habitar». No es la tecnología con sus mecanismos en apariencia autosuficientes la clave adaptativa, sino la ciencia.

Algo está ya sucediendo. Nunca como en las últimas décadas ha habido una eclosión de conceptos y explicaciones ­—megaciudad, ciudad-red, edge city, hipercittà, ciberciudad, post-it city...—­ que aspiran a reinterpretar lo urbano. A pesar de ello, este objetivo no se cumple[4].Yo situaría los márgenes de esta aspiración en dos textos clave: Bourgeois Utopias de Robert Fishman (1987) y Métapolis de François Ascher (1995), porque la utopía burguesa sigue presente en una ciudad que se desborda espacialmente y que a la vez se encoge para convertirse en un territorio habitado, una cuenca de vida.

De hecho se ha destacado que el problema de comprensión de nuestras ciudades no está ya en lo que en ellas es diferente, sino que surge al comprobar la magnitud de lo que en ellas es semejante. Ciudades que se parecen entre sí mientras el espacio de la identidad —casi siempre el espacio histórico— es un espacio cada vez más reducido[5]. Ello quizás sea un triunfo del funcionalismo, de una arquitectura y tecnología internacionales. Pero sería erróneo confundir ciudad moderna con ciudad contemporánea. Ésta no es una forma degradada de aquella, sino la ciudad real que crece confusa y ajena a la ilusión de orden geométrico del racionalismo. La ciudad moderna se propone una imagen de continuidad que la ciudad del siglo XX niega con una imagen opuesta, el fragmento, un gran puzle caracterizado por la mezcla y por su gran capacidad de modificación del paisaje (Secchi, 2002). Esta realidad espacial y temporal se resiste a la descripción. La ciudad, tal y como se concibe históricamente, cede su lugar a lo urbano, algo que no puede ser acogido por una forma perceptible, que se extiende y alcanza dimensión y configuración imprecisas (Choay, 1994). Las ciudades desaparecieron en algún momento del siglo veinte.

Hoy lo urbano se manifiesta, sobre todo, como el espacio donde una población comparte aspiraciones básicas: tener un trabajo con ingresos decentes, una casa confortable, un medio ambiente sano, una sanidad accesible, escuelas de calidad, una movilidad urbana eficiente, un entorno limpio, sano, verde y culturalmente vibrante e incluso la necesidad de sentirse pilares de la sociedad local (Friedmann, 2002). Todo ello se materializa en una realidad constantemente reprogramada por su sociedad.

Por ello sería un error pensar exclusivamente en la baja densidad —el sprawl— como el principal desafío. Lo que está ocurriendo, lo que algunos han llamado metropolización del territorio, es un fenómeno urbano expansivo y complejo que debe interpretarse como respuesta espacial a desafíos que tienen lugar en situaciones actuales, respuestas locales a problemas globales y a la necesidad de activar nuevas formas de desarrollo sostenible con respuestas adaptativas más o menos conscientes que responden a lógicas concretas (Francesco Indovina, 2004). Las crisis urbanas se caracterizan por la búsqueda de nuevas formas de espacio y de tiempo en una ciudad cuya inestabilidad es su propio modo de ser, donde están continuamente dándose micro-cambios como consecuencia de la diversidad del habitar. La ciudad actual no es el resultado irracional e irresponsable de acciones de codicia. Al menos no exclusivamente.

Yo diría que nuestras ciudades, en gran medida, crecen gracias a acciones ocasionales que aprovechan oportunidades de suelo y de emplazamiento, de novedad o de residuo, de publicidad o de escondite, de vecindario o de aislamiento.
Solá-Morales, 2004

Llamemos a todo ello «estrategias del habitar» en un territorio cada vez más urbanizado pero imprescindible para el despliegue de las aspiraciones antes mencionadas.

Se enfatizan las dudas sobre nuestra capacidad para leer lo urbano contemporáneo, por su carácter discontinuo, complejo y fragmentario, pero también crece la convicción de que cada paisaje responde a situaciones y razones específicas. Por ello necesitamos una aproximación a lo urbano desde su principal argumento, el habitar, un ejercicio de lectura del territorio próximo a la práctica del mismo, es decir, a la experiencia del habitar. Lo urbano cotidiano ofrece un campo amplio, donde a la vez que se destruyen órdenes se crean nuevos. La dimensión local adquiere relieve, ya que el espacio urbano está hecho de acumulaciones y contigüidades con muchas pequeñas causas. Algunas percepciones nos ayudan: el uso allargato del territorio, la movilidad como práctica de vida que estructura la experiencia cotidiana[6], la ambigüedad del espacio contemporáneo, los procesos de apropiación y de privatización del espacio, la evanescencia de lo colectivo, la incidencia en lo cotidiano del tiempo libre, el comportamiento del mercado de suelo, la densidad del espacio que denuncia un uso diverso del tiempo...Todo ello nos lleva a pensar en nuestra falta de información sobre los procesos que hacen la ciudad, sobre las formas de vida urbana (Bianchetti, 2003).

El riesgo está en que las formas de vida urbana dominantes manifiestan el declive de lo colectivo y unos hábitos de consumo con un claro efecto erosivo en el territorio. En una sociedad atomizada y compleja, lo que se entiende por necesidad condiciona la propia percepción de las transformaciones del territorio y las formas de consumo de suelo. Recordemos la Tragedia de los comunes, de William Foster Lloyd (1833)[7]: los bienes públicos corren el riesgo de no ser percibidos como tales, hay una tendencia a la apropiación privada del espacio. «¿Es nuestro paisaje urbano, por lo tanto, el resultado de la fragmentación social y de un individualismo feroz?»

Cada acción urbanística está sujeta a interpretaciones contradictorias. Por ejemplo, los procesos de reurbanización o infills —relleno de vacíos en espacios urbanos interiores, normalmente con usos densos y mixtos de vivienda colectiva y servicios— favorecidos en Norteamérica y Gran Bretaña, y ahora en toda Europa, ¿son proyectos sostenibles de regeneración y densificación urbanas? ¿O son el resultado del trabajo de una élite inmobiliaria al servicio de grupos sociales con poder adquisitivo —jóvenes o no— que aspiran a una vida urbana más plena: cafés, tiendas, restaurantes, teatros, museos...? Sean o no simple gentryfication, estas acciones pertenecen a la nueva lógica de producción y consumo en la ciudad que habría que evaluar objetivamente.

Por ello insisto en un paisaje urbano interpretado como resultado de la astucia del habitar, observando cómo se utiliza el espacio, detectando sus órdenes efectivos en el alcance de relaciones informales, en el poder ordenador de rutinas convencionales, en la creatividad de las prácticas ordinarias —los usos del desorden—, en su potencial institucionalizador...son procesos adaptativos de comunidades humanas diversas, que transforman el paisaje, le dan forma conviviendo con la incertidumbre. La percepción de lo urbano se aleja de lo abstracto y se aproxima a cada caso, recuperando el genius loci. La noción de territorio es útil aunque soporte una pluralidad de significados como ciudad-región donde la complejidad del habitar se concreta en ecologías urbanas locales. Las aspiraciones de cada grupo concreto, incluso los considerados marginales, convergen en el espacio. Sus comportamientos pueden ser medidos en función de su responsabilidad hacia su propio medio.

Este escenario no es el de un ajuste de cuentas con lo urbano. El pensamiento antiurbano, que surge como reacción ante la gran transformación que tiene lugar con la revolución industrial, denigra la ciudad como espacio de perdición a la vez que exalta el campo. Las ideologías anti-urbanas comparten el perfil moralista y desorientado, no tanto por criticar los males de la ciudad como por idealizar el campo, negando los verdaderos parámetros que definen la vida rural y su dureza[8]. Insisto en esto porque, con independencia de los modos de habitar que puedan progresar fuera de la ciudad, las ciudades, incluso las grandes ciudades, son el hábitat dominante. Por contra, el pensamiento antiurbano es elocuente cuando su crítica a los males de la urbanización se concreta en el interés por un hacer responsable. El artefacto humano exige conocimiento y experiencia, pero sobre todo, necesita evaluar su relación con el entorno en el que se desarrolla. Así, Georg Perkins Marsh propuso, en un lejanísimo 1864, mostrar la interdependencia entre relaciones sociales y medioambientales y la necesidad de evaluar las consecuencias y efectos de las decisiones, defendiendo una acción apoyada en el conocimiento y decisiones bien informadas desde un saber correctamente orientado hacia la naturaleza. El título de su gran trabajo es elocuente: Man and Nature; or, Physical Geography as Modified by Human Action[9]. Sin oponerse a la tecnología, esta generación pionera de ambientalistas funda sus planteamientos en el conocimiento científico de su tiempo.

Con demasiada frecuencia se confía en la tecnología como único remedio, incluso sin haber comprendido con precisión el problema. La ciudad demuestra en su historia reciente los riesgos de esta confianza, el fracaso de una modernidad convertida en simple modernización, sometidas las expectativas al manual de la máquina. Los que convierten la cuestión del desarrollo sostenible en un asunto tecnológico, insistiendo en la capacidad de innovación y trasformación de las sociedades ‘avanzadas’, olvidan lo más elemental de cualquier verdadero avance, lo que tiene que ver con nuestra capacidad de comprender los fenómenos, camuflando en una u otra solución tecnológica la intensidad y el espesor del conocimiento científico que las hace posible. La filosofía antiurbana nos lo recuerda, no podemos abandonar el espíritu crítico ni descuidar la evaluación constante de lo que hacemos, hay que medir los resultados.

En Proyectar con la naturaleza, Ian McHarg (1969) se preguntaba: ¿puede ser el hombre un agente negentrópico?:

La entropía es la regla; hay que pagar ese precio. Toda la energía está abocada a degradarse, pero los sistemas físicos sobre la tierra se hacen más ordenados mientras los sistemas vivos continúan evolucionando hacia un orden mayor, una mayor complejidad, menor aleatoriedad; es decir, hacia la negentropía. La entropía abstracta y absoluta sería aquella en la que toda la energía permaneciera degradada, dispersa, simple, uniforme, desordenada, incapaz de realizar cualquier tarea. Por el contrario, la negentropía ideal presentaría un gran orden, complejidad, diversidad, singularidad y capacidad de realizar su trabajo. ¿Acaso no sería ésta una descripción de la vida y de la dirección de la evolución negentrópica, creadora?

McHarg, 1969

Como Odum, Wilson y otros científicos, McHarg imagina el potencial de un hacer del ser humano como marea de orden frente a la fuerza de la entropía, como posibilidad de equilibrio dinámico sometido a la incertidumbre de la evolución. La naturaleza nos enseña: «En la biosfera las criaturas en comunidades y en sus hábitats creciendo en complejidad, en la forma de sus relaciones simbióticas, en negentropía». Ello contrasta con una acción humana caracterizada por la generación de externalidades negativas, desórdenes proyectados sobre el ambiente. McHarg recuerda que los seres vivos «evolucionan, como ha señalado Teilhard de Chardin, hacia un nivel mayor de consciencia». Negentropía y la capacidad de percibir fielmente los fenómenos y las relaciones simbióticas son estrategias adaptativas. Erwin Schrödinger intuye el concepto de negentropía cuando indaga el orden en los seres vivos. ¿Cómo puede ser creado y mantenido ese orden? Distingue dos formas de producirse este orden, que denominó «orden a partir del desorden» y «orden a partir del orden». El primero seria entropía, en la medida en que un organismo recibe orden a expensas de una pérdida de orden en el ambiente. Sin embargo los seres vivos trasmiten orden genéticamente, un orden extraordinariamente permanente y estable. En 1944 el científico imagina el «cristal aperiódico», anticipando el ácido nucleico, para abordar esta idea de orden negentrópico, de un orden no creador de desorden (Schrödinger, 1944).

El científico no diferencia entre ciencia y conocimiento; sin embargo, el saber y el hacer cotidianos están hoy muy lejos del saber científico acumulado. Si aspiramos a un verdadero cambio hay que reducir la brecha entre ambos. Aunque la tecnología aplica el avance científico, lo que necesitamos es un mayor conocimiento de la realidad. La tecnología debe participar en la solución idónea, creadora de orden, bien adaptada. Lewis Mumford situó la primera edición del libro de McHharg en una familia de textos cuyo origen estaría en el tratado hipocrático sobre El Aire, el Agua y los Lugares, el primero que reconoce que el bien del hombre es el bien de la Naturaleza. Según este antiguo tratado el hombre debe buscar en la Naturaleza su sentido de la salud y de la enfermedad, en ella encuentra un aliado y un amigo. Insisto en que para ello hay que disminuir la brecha que existe entre el comprender y el hacer. John Evelin, conocido por su proyecto para la reconstrucción de Londres tras el incendio de 1666, escribía en 1661 Fumifugium: or the inconvenience of the Air and smoake of London Dissipated. De nuevo un pionero. Pero la preocupación de un erudito por la calidad del aire londinense, siglos antes del definitivo desastre de salud pública, muestra que la capacidad de detectar los problemas por unos pocos está muy lejos del reconocimiento de la necesidad de resolverlos (Rivas Sanz, 2000).

Cuando en 1996 los gobiernos reunidos en Estambul se plantearon «conseguir sociedades que hagan un uso eficiente de los recursos dentro la capacidad de carga de los ecosistemas» y concentraron su interés en la sostenibilidad de los «asentamientos humanos», mostraron una extraordinaria ambición. Sin embargo, estamos lejos de conseguir resultados satisfactorios. Las Buenas Prácticas para la mejora de las condiciones de vida en las ciudades son una prueba de que lo que debería ser habitual no lo es. Ahora bien, jalonan el camino.

De las buenas prácticas presentadas deducimos que la lógica urbanística de futuro es la rehabilitación, entendida en sentido amplio como estrategia integradora. La rehabilitación no sólo es aplicable en un centro histórico o en un conjunto residencial obsoleto, sino en todo el territorio urbanizado. Incluso en las nuevas periferias emergentes, donde las carencias de lo público y las disfunciones de lo inmobiliario generan no pocos intersticios irresueltos. La rehabilitación establece el marco para una relectura compleja de la ciudad y de sus sistemas, de la movilidad urbana, de la gestión de todos sus servicios, de las estrategias de localización de actividades y de gestión de los usos. Los espacios rurales periurbanos, cada vez más amplios, y la diversidad de espacios naturales que permanecen también pertenecen a este marco de rehabilitación integrada que adquiere perfiles territoriales y paisajísticos. Para ello, arquitectura e ingeniería deben ajustar sus métodos apoyándose en filones ya explorados.

En 1977 Christopher Alexander publicaba su Lenguaje de Patrones, cuyas 250 entradas ofrecen una manera diferente de aproximarse al hacer del arquitecto.

Cada patrón describe un problema que ocurre una y otra vez en nuestro entorno, para describir después el núcleo de la solución a ese problema, de tal manera que esa solución pueda ser usada más de un millón de veces sin hacerlo ni siquiera dos veces de la misma forma.

Alexander, 1982

En su esfuerzo por relacionar saber y hacer, el texto trasciende el propio proyecto del autor y permite una lectura independiente. Siempre habrá algo diferenciador: el propio territorio y las condiciones concretas en las que se esté planteando su transformación. La arquitectura puede enfocar con coherencia el desorden aparente, con soluciones y estructuras sencillas ­adaptativas, capaces de afrontar la complejidad en su materialización. En un trabajo más reciente, incomparable por su magnitud, Alexander desarrolla su idea con mayor ambición. The Nature of Order es una profunda reflexión sobre el hacer, el construir, los sistemas artificiales creados por el ser humano...La naturaleza no está tanto formada por cosas como por patrones que se corresponden con geometrías complejas e interactivas. Indagando en el concepto de orden natural y artificial, aspira a desvelar sus secretos, con el fin de que «la escala humana» renazca en el diseño y en la tecnología (Aexander, 1998-2004). El lenguaje de patrones concreta, de forma empírica, la parte común de nuestra percepción del mundo físico y, a partir de ella, plantear soluciones tipo capaces de adaptarse a situaciones concretas. No se trata de ser fiel a los detalles, ni a las preferencias del autor, sino al principio de que hay algo común y básico que puede ser formulado objetivamente.

Muy lejos en apariencia, Lefebvre se plantea el espacio como un producto social. Pero el espacio que es no sólo el espacio físico, sino el espacio mental y el espacio social. ¿Es posible abordar desde una perspectiva unitaria estas tres dimensiones del espacio? Nos encontramos así con otra veta cultural que indaga en la complejidad de lo urbano con énfasis crítico en su naturaleza social. Lefebvre detecta que «el fenómeno y el espacio urbano no son solamente proyección de las relaciones sociales, sino también lugar y terreno donde se enfrentan las estrategias». El fin de la dicotomía campo-ciudad, su crisis, conduce a lo urbano, espacio donde hoy la sociedad tiene lugar cargada de conflictos, espacio sometido a lógicas de control y a la vez objeto de conquista por individuos y grupos que buscan apropiarse del espacio. Una sociedad generatriz toma forma presentándose y representándose en el espacio. En lo urbano siempre se produce una complejificación, porque los fenómenos sociales favorecen mayor diversidad de situaciones y se produce una mayor fragmentación (Lefebvre, 2000). Hay un problema de conocimiento. El lenguaje codificado sobre la ciudad, el campo y el territorio político, generado entre los siglos XIV y XIX y fundado en el espacio euclidiano, no sirve. Es preciso reconstruir un lenguaje común por habitantes, usuarios cotidianos de lo urbano, autoridades y técnicos. No se trata de levantar un nuevo código, dice Lefebvre, no es necesario rigor formal, se trata de insistir en las prácticas sociales ­—espaciales—­ inherentes a las formas urbanas, en el espacio-tiempo de las relaciones cotidianas, en la confluencia de los saberes de la ciencia y del arte.

Alexander y Lefebvre nos consiguen un rico material de trabajo. Un notable paisajista explicaba que, en su madurez, había desarrollado una gran capacidad de tolerancia, incluso de aceptación, de los paisajes más vulgares. Probablemente necesitemos una mirada más atenta ante la diversidad de situaciones que genera el habitar. Pero no es necesario un gran diseño. El territorio y lo urbano ya tienen forma. La respuesta sencilla ­—adaptativa, responsable, inteligente, sostenible...— surgirá de un esfuerzo de conocimiento mucho mayor del que estamos acostumbrados. No improvisemos promesas de eficacia. La escala humana del artefacto y su simbiosis con el entorno ­—ambiente y sociedad—­ no son coartadas.

Referencias bibliográficas

Alexander, Christopher  (1968)   A Pattern Language which Generates Multi-service Centers.   Se cita la versión en castellano de 1982, Un lenguaje de Patrones, Gustavo Gili, Barcelona. 

Alexander, Christopher  (2001)   The Phenomenon of Life,   en The Nature of Order, Book 1, Centre for Environmental Structure, Berkeley. 

Alexander, Christopher  (2003)   The Process of Creating Life,   en The Nature of Order, Book 2, Centre for Environmental Structure, Berkeley. 

Alexander, Christopher  (2003)   A Vision of a Living World,   en The Nature of Order, Book 3, Centre for Environmental Structure, Berkeley. 

Alexander, Christopher  (2004)   The Luminous Ground,   en The Nature of Order, Book 4, Centre for Environmental Structure, Berkeley. 

AMin, Ash & Nigel,ThrifT  (2001)   Cities. Reimagining the Urban.   Se cita la versión en italiano de 2005, Città. Ripensare la dimensione urbana, Il Mulino, Bologna. 

Ascher, François  (1995)   Métapolis ou l'avenir des villes.   Odile Jacob, Paris. 

Bauman, Zygmunt  (2000)   Liquid Modernity.   Se cita la versión en castellano de 2003, Modernidad líquida, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires. 

Beck, Ulrich  (1992)   Risk Society: Towards a New Modernity.   Se cita la versión en castellano de 1998, La sociedad del riesgo: hacia una nueva modernidad, Paidós, Barcelona. 

Bianchetti, Cristina  (2003)   Abitare la città contemporanea.   Skira, Milano. 

Certeau, Michel de  (1990)   L'Invention du quotidien.   Se cita la versión en castellano de 1999, Invención de lo cotidiano, Universidad Iberoamericana, México. 

Choay, Françoise  (1994)   Le règne de l'urbain et la mort de la ville,   en La Ville. Art et Architecture en Europe 1870­1993, Centre Georges Pompidou, Paris. 

FishMan, Robert  (1987)   Bourgeois Utopias.The Rise and Fall of Suburbia.   Basic Books, New York. 

Friedmann, John  (2002)   The Prospect of Cities.   The University of Minnesota Press, Minneapolis. 

Hardin, Garrett  (1968)   «The Tragedy of Commons»,   Science, 13 de diciembre de 1068, vol. 162. 

Lefebvre, Henri  (1974)   La production de l'espace.   Anthropos, Paris. 

Koolhaas, R. & Mau, B.  (1995)   The Generic City,   en OMA, 2000, S,M,L,XL, 010 Publishers, Rotterdam. 

McHarg, Ian  (1969)   Design with Nature   Se cita la versión en castellano de 2000, Proyectar con la Naturaleza Gustavo Gili, Barcelona. 

Naess, Arne  (1989)   Ecology, Community and Lifestyle: Outline of an Ecosophy.   Cambridge University press, Cambridge. 

Rivas Sanz, Juan Luis de las  (2000)   Modos de urbanización y desarrollo sostenible. Sobre el sentido de la planificación espacial,   en Joaquín RoMano velasco (Ed.), 2002, Desarrollo sostenible y evaluación ambiental. Del impacto al pacto con nuestro entorno, Ámbito,Valladolid. 

Secchi, Bernardo  (2002)   Prima lezione di urbanistica.   Editori Laterza, Roma. 

Schrödinger, Erwin  (1944)   What is life?   Se cita la versión en castellano de 2008, ¿Que es la vida?, Tusquets, Barcelona. 

Solá-Morales, Manuel de  (2004)   Contra el modelo de metrópolis universal,   conferencia pronunciada en el Congreso UIA 96 en Barcelona, recogida en Ángel Martin Ramos (ed.), Lo urbano en 20 autores contemporáneos, Edicions UPC-ETSAB, Barcelona. 

White, Morton & White, Lucia  (1962)   The intellectual versus the city, from Thomas Jefferson to Frank Lloyd Wright.   Se cita la versión en castellano de 1967, El intelectual contra la ciudad. De Thomas Jefferson a F.LL.Wright, Nueva Visión, Buenos Aires. 

Williams, Raymond  (1973)   The Country and the City   Se cita la versión en castellano de 2001, El campo y la ciudad, Paidós, Barcelona. 

Notas


[1]: Arquitecto y profesor de Urbanismo en la Universidad de Valladolid. Experto en el VIII Concurso Internacional Dubai 2010, en las áreas temáticas de Desarrollo Territorial y Urbano Sostenible,Vivienda y Transporte y Accesibilidad.
[2]: Autores relevantes para la perspectiva ecológica siempre han defendido la necesidad de un cambio radical en los estilos de vida Naess, 1989. Ulrich Beck (1998) plantea que en nuestra «sociedad de riesgo» es urgente hacer converger pensamiento y acción, pensar y actuar a la vez a escala global y local. Un planteamiento de exigencia y responsabilidad que contrasta con la capacidad que otros autores suponen que tiene nuestra sociedad occidental para asumirlas (Bauman, 2003).
[3]: Martin Heidegger (1951) recuerda en su famoso ensayo Construir, habitar, pensar que, en alemán, construir [bauen] significa originariamente habitar. No voy a comentar este conocido ensayo, pero sí recordar que el sabio alemán recuerda que la «auténtica penuria del habitar» no es la ausencia de viviendas, sino «que los mortales primero tienen que volver a buscar la esencia del habitar». Quizás el desafío sigue siendo hoy el mismo, los hombres «tienen que aprender primero a habitar». Para ello, pensar y construir («viviendo entre las cosas») son indispensables, porque constituyen la sustancia del habitar. Un habitar próximo al lenguaje que Merleau Ponty concibe como «prosa del mundo», un habitar como arte práctico que construye nuestra realidad cotidiana.
[4]: Amin & Thrift (2001), en un influyente texto que muestra la necesidad de una nueva construcción de categorías para interpretar lo urbano actual, insisten en ello: «La posibilidad de reconocer la ciudad como estructura espacial que ofrece un objeto legítimo de análisis. Sin embargo, ¿cómo debemos considerarla para conseguir dar un sentido a su extraordinaria variedad y complejidad?».
[5]: Koolhaas (1995) polemiza con ironía: «la ciudad es cada vez una realidad mas genérica. ¿son o pueden ser estas ciudades como los aeropuertos?»
[6]: Es hoy casi un lugar común. Certeau (1990) habla de ciudad trashumante.
[7]: Escrito en 1833 por el matemático amateur William Foster Lloyd (1794-1852) y popularizado por el biólogo Hardin (1968) en un artículo con el mismo título.
[8]: Recordemos nuestro conocido antecedente, Menosprecio de corte y alabanza de aldea, escrito por Fray Antonio de Guevara en el complejo año castellano de 1539; y el ya clásico escrito del filósofo americano White (1967). Williams (1973), en The Country and the City demuestra la compleja dualidad campo-ciudad, tal y como se manifiesta con sus contradicciones en la literatura británica: el campo [the countryside]­ es una invención de la ciudad, no podemos separar los dos conceptos.
[9]: Científicos europeos de su tiempo, como Arnold Guyot o Carl Ritter, son ajenos a las preocupaciones de Marsh sobre cómo la acción del hombre modela el territorio y configura el paisaje y cuáles son los riesgos.


Edición del 27-09-2011
Revisión: Mireia Galindo Bragado
Boletín CF+S > 49: Octavo Catálogo de Buenas Prácticas Españolas > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n49/ajriv.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio
Citar este documento Descargar PDF