Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 49: Octavo Catálogo de Buenas Prácticas Españolas > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n49/afpra.html   
Afrontemos ya el cambio global en nuestras ciudades
Fernando Prats Palazuelo[1]
Madrid (España), abril de 2011.

Introducción

Quisiera empezar desvelando el marco de referencia desde el que escribo este artículo, centrado en tres ideas clave relacionadas con la sostenibilidad medioambiental de nuestras ciudades:


  

afpra-imagenes/ifpra-000.jpg

  

Figura 1: Escenarios de sostenibilidad de las emisiones de gases de efecto invernadero 2020/2050

Elaboración propia


Y soy plenamente consciente de que esas consideraciones conducen no sólo a una revisión a fondo de las lógicas vigentes en la disparatada planificación de nuestras ciudades durante las últimas décadas, sino a la necesidad de rescatar la arrinconada cultura de la sostenibilidad local para articularla a fondo con los retos del cambio global.

Con esas ideas de fondo, desarrollo este artículo en torno a tres cuestiones: mis impresiones sobre las propuestas españolas presentadas al VIII Concurso Hábitat Dubai 2010, algunas ideas en torno a la hoja de ruta elaborada en el Informe Ciudades del Programa Cambio Global España 2020/50[5] y ciertas explicaciones sobre cómo se está abordando el cambio de paradigma urbano en La Platja de Palma en Baleares.

El estado de la cuestión en España visto desde el VIII Concurso Hábitat Dubai 2010

A lo largo de 2010, por invitación del Ministerio de Vivienda, tuve el privilegio de coordinar el grupo de expertos[6] españoles sobre buenas prácticas para el Concurso Hábitat Dubai 2010, y en la reunión final con el Comité Hábitat de nuestro país expuse mis impresiones sobre el significado que trascendía de los casos enviados al proceso de selección español:

En todo caso, estas últimas reflexiones me llevaron a plantear a los miembros del Comité Hábitat español que, posiblemente, se haya cubierto un ciclo con relación a los criterios de convocatoria vigentes del concurso y que, si como intuyo, pudiéramos estar abordando una nueva época necesitada de nuevos paradigmas y lógicas generales y urbanas, tal vez haya llegado el momento de hacer balance y lanzar una nueva etapa de trabajo en las convocatorias de Hábitat Dubai que introdujera con fuerza la cuestión del cambio global y las ciudades.

Cambio global y ciudades en España

Tras año y medio de trabajo, a finales de 2009, en unas jornadas sobre el ámbito local en Sevilla, estuvimos en condiciones de presentar el Informe Ciudades[8] del Programa Cambio Global España 2020/50, realizado con la colaboración del Centro Complutense de Estudios e Información Medioambiental (CCEIM)[9], la Fundación Congreso Nacional de Medioambiente (CONAMA) y el Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE).


  

afpra-imagenes/ifpra-001.jpg

  

Figura 2: Escenarios tendencial, esperable y deseable de la huella ecológica (HE) urbana en España. Escenarios de evolución de la HE per cápita (hag) de la ciudad media española (izquierda). Escenarios de evolución de la HE total del conjunto de las ciudades españolas (hag) estimada a partir de la ciudad media (derecha)

Fuente: OSE, 2009


Traigo a colación el tema pues, en mi opinión, el informe aporta un enfoque novedoso[10] a la hora de concretar una hoja de ruta para abordar el cambio global en las ciudades españolas —el tránsito de «la ciudad de expansión ilimitada» a la «ciudad adaptada a los límites de biocapacidad glocal»— con temas y objetivos concretos a 2020, enmarcados en visiones hacia 2050, y «escenarios deseables» que, por ejemplo, permitirían realineamientos de nuestra huella ecológica con relación a la biocapacidad del país.

En las páginas que siguen, extracto los temas y objetivos propuestos en el informe.

Cambio global en España 2020/50. Resumen de los temas, objetivos y propuestas

Espero que este tipo de contenidos y compromisos se contemplen en el capítulo de sostenibilidad del concepto de Regeneración Urbana Integrada (ciudades inteligentes, sostenibles e integradoras) acuñado en los últimos tiempos en la Unión Europea (UE) (Declaración de Toledo[11]) y que parece se integrará en la nueva estrategia Europa 2020 y su posible Agenda Urbana.

El cambio como oportunidad, el caso de la Platja de Palma

Este verano, en julio de 2010, con el acuerdo expreso de las cinco administraciones involucradas[12], todos los grupos políticos (en el gobierno y oposición) y con el apoyo de las entidades empresariales, sindicales y sociales, han sido aprobados los instrumentos políticos, legales y operativos que van a permitir llevar a cabo la Estrategia de Revalorización Integral de la Platja de Palma en Baleares[13]. Se culmina así una primera fase del trabajo desarrollado desde finales de 2008 en el que hemos colaborado más de 10 equipos y 50 expertos bajo el liderazgo del Consorcio y la Comisionada del Gobierno, Margarita Nájera[14].

Incorporo el tema a este artículo por entender que dicha estrategia participa de la filosofía y planteamientos expuestos en los puntos anteriores y porque lo más importante, más allá de la innovación de sus contenidos, es que el proyecto haya conseguido finalmente el apoyo unánime descrito. Y aunque con ello no se ha dado más que el primer paso de un largo y complejo proceso, lo más interesante es destacar que el cambio, aunque requiera innovar profundamente las lógicas vigentes, también ha de proyectarse como una oportunidad que la sociedad es capaz de comprender y apoyar.

La Platja de Palma y el litoral mediterráneo; objetivos y estrategias

Pocos territorios hay en nuestro país que, como el litoral mediterráneo, hayan sufrido tanto las lógicas de un desarrollo indiscriminado y un desbordamiento tan brutal de su biocapacidad; y pocos tienen tanta necesidad de cambiar de paradigma, porque su futuro va a depender de su capacidad para proyectar unas lógicas diferentes, con nuevos valores que interioricen el bienestar y la sostenibilidad integral como referencias clave[15].


  

afpra-imagenes/ifpra-002.jpg

  

Figura 3: Playa de Palma en Mallorca

Fuente: Consorcio de Playa de Palma


La Platja de Palma, junto a la capital de Mallorca, con sus 1.000 hectáreas, sus 10 kilómetros de costa y sus 40.000 plazas turísticas y otras tantas residenciales, constituye un espacio litoral paradigmático con relación al maltratado mediterráneo español. Habiendo constituido uno de los principales iconos del milagro turístico español iniciado en los setenta, vive hoy un proceso de declive general con pérdida de valor integral, de competitividad turística y de vitalidad socioeconómica. La Estrategia Integral de la Platja de Palma se concibe como un plan-proceso con objetivos inmediatos a 2015, 2020 y 2030, que apuesta por «una revalorización general capaz de impulsar un nuevo ciclo de innovación, prosperidad y sostenibilidad en la zona». Este objetivo central se instrumenta en siete estrategias que operan temática y transversalmente en los tiempos anteriormente indicados:
  1. Apostar por un posicionamiento turístico innovador, competitivo y sostenible. Se apuesta por un proyecto adaptado al cambio de época que vivimos, capaz de generar riqueza reduciendo los flujos turísticos y urbanísticos (se plantea minorar en un 50% las plazas existentes y duplicar su calidad), con el objetivo de multiplicar el atractivo y el carácter diferencial de las experiencias ofrecidas, con potencial para atraer demanda de mayor valor, con la expectativa de generar más y mayor empleo y con la ambición de configurar un destino mediterráneo ambientalmente ejemplar.
  2. Afrontar el cambio climático y recuperar los sistemas naturales, terrestres y marinos. Contar con unos ecosistemas sanos y una biodiversidad rica constituye una condición necesaria para cualquier futuro atractivo en Baleares. Se afronta así el doble reto de conocer y adaptarse a un cambio climático que será significativo en las islas y de establecer las directrices y programas para recuperar y preservar los ecosistemas litorales. Con la colaboración del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA)[16], se proponen objetivos en toda una serie de frentes clave, desde el cambio climático hasta los ecosistemas urbanos, pasando por los sistemas naturales, la playa y el sistema hídrico.
  3. Mejorar las condiciones de vida y empleo de residentes y trabajadores. La Revalorización Integral de la Platja de Palma ha de traducirse también en bienestar para sus residentes y trabajadores. Se trata de socializar la cultura del cambio e incorporar a la población a toda una serie de programas orientados a mejorar la calidad de vida y a aprovechar las oportunidades que surjan del proceso de transformación económica para fortalecer el empleo, la inclusión y la convivencia de las comunidades locales.
  4. Revalorizar integralmente el sistema territorial y urbano en clave mediterránea. Se plantea la regeneración de un soporte territorial y urbanístico de alto estándar para la revalorización integral de toda la zona. Para ello, se prevé la rehabilitación integral en clave mediterránea y sostenible de toda la trama natural y urbana; se propone valorizar las conexiones blandas con la bahía, la ciudad de Palma y el resto de la isla; se apuesta por la inserción de una serie de nuevos equipamientos turísticos y piezas urbanísticas de alto valor añadido; y, en resumen, se plantea ofrecer un espacio turístico y residencial revalorizado y de la máxima calidad.
  5. Establecer objetivos ambiciosos para reducir la carga ecológica, local y global. Asumiendo la necesidad de proveer toda una serie de servicios ambientales y urbanos, se plantea reducir su dimensión, su utilización indiscriminada y su carga ambiental y global. El Consorcio de la Platja de Palma plantea este tema como una de las prioridades de la Estrategia, con objetivos muy ambiciosos, entre los que destaca la neutralidad en carbono y la utilización al 100% de las energías renovables.
  6. Crear un espacio digital avanzado, un destino inteligente para todas las personas y actividades. Se pretende utilizar los avances tecnológicos disponibles para ofrecer el máximo acceso a la última generación de servicios[17], incrementar las capacidades productivas y competitivas del tejido empresarial, hacer más atractiva la estancia a los visitantes y mejorar la vida de los residentes. Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) se conciben así como un facilitador estratégico para la consecución general de los objetivos del proyecto.
  7. Instrumentar un pacto institucional y social y una nueva gobernanza para el cambio. La Revalorización Integral de la Platja de Palma, como todo proyecto de similar envergadura y plazos, requiere no sólo mantener el respaldo institucional, político, empresarial y social obtenido en julio de 2010, sino también dotar al Consorcio de una potente capacidad de gestión operativa que le permita llevar a cabo el proyecto en toda su ambición.


  

afpra-imagenes/ifpra-003.jpg

  

Figura 4: El escenario final con relación a la situación actual

Fuente: F. Prats, J. Murillo, Arquitectos Urbanistas Ingenieros Asociados (AUIA)


La reducción de la carga ambiental y climática

Dado el contenido de este artículo me ha parecido oportuno, tras la presentación general del proyecto, profundizar un poco más en los elementos concretos de la Estrategia 5 (Establecer objetivos ambiciosos para reducir la carga ecológica, local y global), muy relacionada con la cuestión del cambio global. Sobre esta temática, el Plan de Acción Integral (PAI) además de transversalizar su contenido en el conjunto de las estrategias, prevé el desarrollo de seis programas y 26 acciones al servicio de seis objetivos concretos, todos ellos inspirados por el concepto de incrementar la renovabilidad integral:

  1. Reducir el consumo de energía y la emisión de gases de efecto invernadero diseñando procesos que permitan alcanzar la neutralidad en CO2 y el 100% de energías renovables al final del proceso.
  2. Mejorar el sistema de distribución de agua, reducir su consumo, garantizar su calidad, aumentar su reutilización y devolverla al medio en las mismas condiciones que tenía inicialmente, todo ello con una reducción de su carga energética actual.
  3. Mejorar el sistema de recogida de basuras, reducir la generación de residuos, maximizar su revalorización y plantear cero residuos a vertedero con un coste mínimo de energía.
  4. Reducir el ruido local y conseguir que el impacto sónico del aeropuerto se sitúe por debajo de los límites legales establecidos.
  5. Acometer la rehabilitación integral de toda la edificación y el medio urbano con criterios bioclimáticos para mejorar su valor residencial y turístico y reducir significativamente, como mínimo un 50%, su impacto ambiental y climático.
  6. Mejorar la movilidad, garantizando la accesibilidad, disminuyendo el tráfico y diseñando un escenario final de neutralidad en carbono en los desplazamientos locales.


  

afpra-imagenes/ifpra-004.jpg

  

Figura 5: El escenario final de La Platja de Palma

Fuente: Elaboración propia


Todos estos temas se han presentado y discutido con las instituciones, partidos y entidades empresariales y sociales, y forman parte del contenido del PAI, habiéndose publicado un documento técnico específico (Memoria de la Estrategia 5) con carácter complementario[18].

Mi conclusión sobre esta temática en la Platja de Palma es que, siendo técnicamente viables todos los objetivos apuntados, sólo serán finalmente alcanzados si, junto al liderazgo público y al pacto político suscrito, la sociedad balear apuesta decididamente por la innovación, el cambio y la sostenibilidad como las mejores vías para convertir en una oportunidad la crisis actual.


Notas


[1]: Arquitecto urbanista. Coordinador del Grupo de Expertos sobre Buenas Prácticas españolas para el VIII Concurso Internacional Dubai 2010.
[2]: Se entiende por «cambio global» el conjunto de los cambios ambientales afectados por la actividad humana, con especial referencia a los que determinan el funcionamiento del sistema tierra. Por lo tanto, dicho concepto incluye el cambio climático pero también otros, como la crítica evolución de los ecosistemas mundiales, con una visión sistémica que pretende superar las simples aproximaciones sectoriales al tema.
[3]: En términos de energía y clima, las ciudades son responsables del 70% de los gases de efecto invernadero (GEI) en Europa y en los principales centros internacionales —Naciones Unidas (NNUU), Asociación Internacional de la Energía (AIE)— y europeos —Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA)— ya generan informes específicos sobre las ciudades como ámbitos de acción de especial importancia.
[4]: La huella ecológica (HE) ha de considerar su doble versión país/persona. En 2005 el Informe Planeta Vivo 2008 (WWF) apuntaba a EEUU y China como los generadores de las mayores HE con un 21% de la biocapacidad del planeta cada uno, pero China tuvo una HE/persona mucho más pequeña al ser su población cuatro veces mayor.
[5]: Este programa está siendo desarrollado por el Centro Complutense de Estudios e Información Medioambiental (CCEIM) de la Fundación General de la Universidad Complutense de Madrid.
[6]: Mis compañeros en este grupo de trabajo fueron Carmen Meneses, Juan Luis de las Rivas y Leandro del Moral.
[7]: Entiendo que, salvo honrosas excepciones, faltan estrategias país-región bien orientadas y articuladas en esa dirección.
[8]: El informe fue realizado, bajo la dirección de las tres entidades, por J. Ozcariz y por mí mismo con la colaboración de una decena de expertos en la materia y puede encontrarse en cualquiera de las web de las entidades que lo han promocionado.
[9]: El CCEIM es un centro perteneciente a la Fundación General de la Universidad Complutense de Madrid.
[10]: Este enfoque se inauguró (centrado en el plano climático) con el Pacto de los Alcaldes Europeos por el Clima, suscrito actualmente por más de 3.000 ciudades, en el que se establece el acuerdo de cumplir con los compromisos energéticos y climáticos de la Unión Europea para el año 2020. En España, la Red de Ciudades por el Clima ya trabaja seriamente en esa dirección.
[11]: Declaración de los ministros europeos de desarrollo urbano en Toledo (junio de 2010) a iniciativa de la Presidencia Española de la UE.
[12]: El Consorcio responsable de esta operación está participado por la Administración Central (vía Secretaría de Estado de Turismo), el Gobern des Illes Balears, el Consell Insular de Mallorca y los Ayuntamientos de Palma y Llucmajor.
[13]: Todos los documentos se pueden encontrar en la web del Consorcio de Playa de Palma.
[14]: Mi participación en este tema, a invitación de Margarita Nájera, ha consistido en la coordinación del Área de Sostenibilidad y del Plan de Acción Integral (PAI) que articula los objetivos, programas y acciones de la Estrategia.
[15]: Detrás de la crisis del modelo turístico en el Mediterráneo (que cada día emerge con mayor fuerza), subsiste la de unas lógicas inmobiliarias que, buscando maximizar sus beneficios a corto plazo, optaron por ignorar las biocapacidades del sistema litoral y despreciaron las opciones de estrategias sostenibles a largo plazo. Y hoy, tras 40 años de desarrollismo, tenemos que afrontar los enormes costes de afrontar las consecuencias y de tratar de reconducir el futuro de la zona en clave de sostenibilidad.
[16]: El IMEDEA es un instituto de investigación en el campo medioambiental configurado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universitat de les Illes Balears (UIB), que ha aportado al proyecto cinco equipos y más de veinte investigadores.
[17]: La capacidad para multiplicar la información y servicios personalizados e interactivos a lo largo de todo el ciclo turístico y de las personas abre una nueva fase de desarrollo y aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), a lo que se ha llamado smart cities y destinos inteligentes.
[18]: Las memorias de cada una de las Estrategias están disponibles en la web del Consorcio de la Platja de Palma.


Edición del 27-09-2011
Revisión: Alejandro Rodríguez Sebastián
Boletín CF+S > 49: Octavo Catálogo de Buenas Prácticas Españolas > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n49/afpra.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio
Citar este documento Descargar PDF