Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 47/48: Sobre la (in)sostenibilidad en el urbanismo > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n47/arcor_6.html   
 
Incidencia de las competencias municipales en el Cambio Climático
Rafael Córdoba Hernández| Madrid (España), junio de 2007.
<<< 5 Marco municipal de actuación |6 Actuaciones municipales| 7 Competencias y Cambio Climático. Conclusiones >>>

6 Actuaciones municipales

La Red Española de Ciudades por el Clima nace en el año 2005 con el fin de aportar una metodología basada en un sistema de indicadores que estiman las emisiones de GEI que se producen en cada uno de los municipios miembros de la Red, y con el objetivo de que ésta sea común, de forma que permita estudios comparativos de manera objetiva. Desde ella se han impulsado las actuaciones de mitigación del Cambio Climático. Como ejemplo de ello, en el año 2006 se presentaron una serie de iniciativas municipales llevadas a cabo con la finalidad de prevenir y adaptarse a los efectos del Cambio Climático.

En los epígrafes anteriores evaluábamos la capacidad de los ayuntamientos de intervenir de forma efectiva para frenar la emisión de gases de efecto invernadero desde sus competencias. Tal y como comprobamos en la Figura 11 estas competencias podían verse directamente relacionadas con los objetivos presentados dentro de la Estrategia de Cambio Climático del VI Programa de Acción Comunitaria en Materia de Medio Ambiente. Dicho catálogo es una recopilación de experiencias municipales realizadas bajo las competencias de los mismos. Al concurso se presentaron un total de 124 candidaturas de una treintena de entidades locales que llevaban desde el año 2001 trabajando en la prevención y adaptación a los efectos del Cambio Climático en nuestras ciudades.

Las actuaciones presentadas en la exposición Actuaciones Urbanas por el Clima (RECC, 2006) celebrada en Gijón los días 3 y 4 de octubre de 2006 se agrupan en cuatro categorías. Estas categorías responden a los ejes principales de actuación de la Red (Edificación y Planificación Urbana; Energía y Transporte), a los cuales se unen aquellos proyectos cuyas particularidades tecnológicas permiten la reducción del impacto ambiental, mediante una mejor eficiencia, la reducción de emisiones o la producción de contaminantes. A este cuarto grupo se le denomina Ecotecnología.

Dando un paso más allá en nuestra investigación, planteamos tomar las iniciativas municipales premiadas por la Red Española de Ciudades por el Clima en su primera convocatoria de Buenas Prácticas Locales por el Clima y evaluarlas nuevamente frente al programa europeo. A continuación, las prácticas galardonadas (y las no reconocidas con el premio) se someten a una nueva evaluación bajo el prisma de la Estrategia de Cambio Climático del VI Programa de Acción Comunitaria en Materia de Medio Ambiente. De este modo comprobaremos si las prácticas más destacadas cumplen (y cuánto cumplen) los objetivos de la Línea de Actuación de la Estrategia de Cambio Climático.

En cada uno de los epígrafes siguientes se describen las prácticas galardonadas por la Red así como aquellas que reúnen un mayor número de puntos en común con la Estrategia de Cambio Climático del VI Programa de Acción Comunitaria en Materia de Medio Ambiente.

6.1 Actuaciones urbanas en Edificación y Planificación Urbana

De las actuaciones realizadas dentro del campo de la Edificación y Planificación Urbana, tan sólo la premiada está relacionada con un espacio público (Bosque de los Niños en Sagunto). Consideramos esto de especial importancia a la hora de evaluarlas como medida de sensibilización, ya que gran parte de la población puede desconocer el beneficio generado por las mismas. El resto de las prácticas presentadas basan su reducción de emisiones en el uso de energías renovables y el fomento del ahorro energético y de la eficiencia energética. En este punto cabe destacar el trabajo presentado por el Ayuntamiento de Mataró (Edificio de viviendas para jóvenes construido con criterios ambientales) por su preocupación por la generación de residuos durante la construcción. Además, incide en la intención del reciclaje de la obra de modo que todos los materiales puedan ser reutilizables en el momento de la deconstrucción del inmueble.

A la luz de la Figura 12, el proyecto premiado sería el que menos puntos tendría en común con la iniciativa europea, al coincidir únicamente en dos de los objetivos planteados por la misma. Parece haberse evaluado de forma más positiva el concebir un sumidero de emisiones más allá de la reducción de emisiones de GEI planteada por la propuesta de Sabadell, que además coincide en otras cuatro actuaciones prioritarias.

Tal y como se describe en el panel del concurso, la actuación de la Rehabilitación energética del edificio de dependencias municipales Can Marquet, es una obra inscrita dentro del Plan de Eficiencia Energética del propio Ayuntamiento de Sabadell. El edificio se describe como el equipamiento municipal más emblemático de la ciudad por su tipología, su consumo y la singularidad del conjunto de dependencias públicas que en él se alojan (entre las que destacan las dependencias del Departamento de Medio Ambiente). Por todo esto, el Ayuntamiento de Sabadell optó por él a la hora de llevar a cabo la primera actuación del Plan de Eficiencia Energética. Con el proyecto se ha pretendido reducir el consumo energético al máximo, y con ello sus emisiones de dióxido de carbono. Con tal fin, se incide de manera pluridisciplinar en todas las facetas del edificio: inversiones, mantenimiento, usuarios y retos de futuro. Los resultados estimados de la actuación logran finalmente una reducción de las emisiones cercana al 60%. Además, es la única de las prácticas acompañada de una formación para los usuarios.

Por su parte, el proyecto ganador plantea otra serie muy distinta de objetivos. Se persigue la creación de un bosque urbano y de una zona de transición entre los polígonos industriales y los núcleos de población y se busca diversificar y mejorar el paisaje urbano, la calidad ambiental del municipio mediante la creación de un pequeño sumidero de dióxido de carbono cerca de la ciudad, así como la calidad de vida de los ciudadanos de Sagunto. Todo ello se realizaría de una forma participativa, implicando a los menores valencianos en la plantación de la vegetación. Finalmente se plantaron 7.000 árboles, de los cuales cerca de 3.000 han sido plantados durante el invierno y la primavera por los propios niños del municipio.


iarcor-12.jpg Figura 12: Premio a las Buenas Prácticas Locales por el clima en Edificación y Planificación urbana y las actuaciones de la Estrategia de Cambio Climático

Elaboración propia.


6.2 Actuaciones urbanas en Ecotecnología

Las ecotecnologías son definidas como «todas las tecnologías cuyo uso es menos dañino para el medio ambiente que de otras alternativas relevantes». La amplitud del término y la existencia otras categorías en el concurso hizo que sólo participasen en ella aquellos proyectos no vinculados al transporte, la energía o la edificación.

Dada la envergadura de las distintas actuaciones, podemos considerar que todas ellas han contribuido de forma particular a la concienciación vecinal sobre el problema del Cambio Climático. Podemos crear dos grupos dentro de las actuaciones presentadas. El primero estaría formado por aquellas iniciativas relacionadas con el tratamiento de los residuos. Con todas ellas se logra reducir las emisiones atmosféricas de metano producidas por al quema de combustibles fósiles y el manejo de residuos. Además, se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero producido en la gestión de residuos. El otro grupo estaría formado únicamente por la práctica Plásticos y cielo azul. En esta ocasión, el Ayuntamiento de Chipiona organiza en una parcela municipal una planta de transferencia para el posterior reciclado de los plásticos utilizados en los invernaderos para la producción de flor cortada.

Por su parte todas las iniciativas fomentan el desarrollo de alternativas respetuosas con el medio ambiente y reducen las emisiones de gases de efecto invernadero. La práctica galardonada es la presentada bajo el lema Sostenibilidad energética en la planificación urbana: district heating and cooling en el 22@ por el Ayuntamiento de Barcelona. Se ubica en el frente litoral del Besós y se extiende por el barrio industrial de Poblenou. La propuesta se encuadra dentro del Plan de Mejora Energética que está llevando a cabo el propio municipio. El proyecto consiste en aprovechar la energía térmica del vapor de agua generado en la planta de tratamiento de residuos de TERSA, como base de la generación y suministro de agua caliente, tanto para uso sanitario como de calefacción y agua fría para refrigeración. Los resultados presentados por la propuesta muestran cómo la iniciativa barcelonesa ha supuesto entre un 15% y un 20% del ahorro energético, además de lograr superar la eficiencia energética de los mecanismos tradicionales en más de 40%. Del mismo modo, afirman que la emisión de GEI también disminuye al provenir la energía utilizada de la planta de incineración de TERSA.[15] Basándonos en los criterios del VI Programa de Acción Comunitaria en Materia de Medio Ambiente, este caso también sería la práctica más valorada junto con otras tres.

Esta práctica no es la única que se basa en la incineración de los residuos para disminuir sus emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Al igual que la iniciativa galardonada, Valorarización energética de los residuos urbanos de La Coruña apuesta por este sistema tan criticado por los movimientos ecologistas, quienes las acusan de «romper el ciclo natural de los recursos naturales» y las describen como «fuente de contaminación que no resuelve el problema de la basura y produce energía de forma poco eficaz» (Grenpeace, 2004a: 9). En cuanto a este último punto, algunos estudios cifran en «generar entre la tercera y la quinta parte de la energía que se ahorraría si se reciclasen o reutilizasen estos residuos» (Greenpeace, 2006c: 20).

Otra de las apuestas, la presentada por el Ayuntamiento de Vitoria-Gastéiz, es su Planta de tratamiento de los residuos urbanos. Con este proyecto se pretende no sólo reducir las emisiones atmosféricas de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, sino llevar a cabo un auténtico reciclaje de los residuos, incorporándolos de nuevo al ciclo natural. De este modo, apuesta por un doble proceso en paralelo de compostaje (digestión aerobia) y biometanización (digestión anaerobia). Finalmente, las emisiones se vieron reducidas en una cantidad superior a las 50.000 toneladas de CO2e/año. Además se produjeron 3.000.000 de Nm3/año de biogás. A través de la biometanización, se vio reducido el consumo de energías fósiles en cerca de 1.100 MWh anuales y se generaron 12.500 toneladas de compost.

En la Figura 13 se valoran las iniciativas en relación a la Estrategia de Cambio Climático del VI Programa de Acción Comunitaria en Materia de Medio Ambiente. La vinculación de cada una de las prácticas a este programa es bastante similar. Prácticamente la totalidad de ellas cumple seis de los objetivos fijados por dicho programa. Las prácticas que centran su reducción de emisiones de GEI en la incineración de los residuos no se han considerado dentro del apartado Fomento al desarrollo de alternativas respetuosas con el medio ambiente, ya que desde un punto de vista estrictamente ecológico no son atentas con el medio ambiente al romper el ciclo natural de los recursos y contaminar.


iarcor-13.jpg Figura 13: Premio a las Buenas Prácticas Locales por el clima en Ecotecnología y las actuaciones de la Estrategiade Cambio Climático

Elaboración propia.


6.3 Actuaciones urbanas en Energía

La mitad de las Buenas Prácticas premiadas pertenecen a la categoría de Energía. Cabe decir que algunas de las premiadas en otras categorías inciden nuevamente en este punto. A priori se consolida de este modo como la categoría más importante, pero si la comparamos con las actuaciones del VI Programa de Acción Comunitaria en Materia de Medio Ambiente se queda bastante lejos de ese adjetivo. Pese a contener la Línea Estratégica de Cambio Climático un objetivo dedicado de forma exclusiva al sector energético, no hay ni una sola de las prácticas que cumpla todos los objetivos y tan sólo una, la denominada como Iniciativas municipales en la lucha contra el Cambio Climático del Ayuntamiento de Murcia cumple la mitad. Otras, tan sólo cumplen los objetivos de Uso de las energías renovables y Fomento de la eficiencia energética. Una de ellas no sólo no cumple ninguna de las actuaciones prioritarias del Objetivo 2, Sector energético, sino que tan sólo cumple el apartado de Medidas de sensibilización, como podemos ver en las figuras Figura 14 y Figura 15.

Como podía esperarse, todas y cada una de ellas se basan en propuestas de eficiencia energética y ahorro, dejando de lado otros aspectos presentados por el VI Programa de Acción Comunitaria. Ninguno de los proyectos aborda el problema de las emisiones energéticas de metano energéticas ni incentiva la generación combinada de calor y electricidad. Tan sólo una de las propuestas podemos decir que abarca el problema de las subvenciones energéticas: en el proyecto presentado por el ayuntamiento murciano en la descripción del Plan Municipal frente al Cambio Climático se anuncian «subvenciones para instalaciones de energía solar térmica y fotovoltaica en edificios de vivienda» (RECC, 2006a: 107).

Si bien, como hemos analizado en el capítulo anterior, parte del éxito de las distintas iniciativas o políticas municipales depende del apoyo fiscal a las mismas, resulta curioso que tan sólo dos de las propuestas presentadas al concurso hayan tenido en cuenta este factor: tan sólo la propuesta Iniciativas municipales en la lucha contra el Cambio Climático (Ayuntamiento de Murcia) y la denominada como Tres herramientas para la prevención del Cambio Climático (Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz) tratan la Aplicación de medidas fiscales. En el primer caso se estaría volviendo a hacer referencia a las subvenciones municipales para las instalaciones anteriormente descritas, mientras que en el segundo se expresa claramente su intención de llevar a cabo un «impulso de nuevas medidas fiscales, legislativas y económicofinancieras en materia de energía» (RECC, 2006a:114) dentro de la Estrategia Energética de Vitoria-Gasteiz. También cabe destacar que ninguna de las medidas coincide con las actuaciones del Objetivo 4, Sector industrial, ni del Objetivo 5, Otros sectores.

La práctica galardonada responde al Plan energético y actuaciones de la Agencia de la Energía del Ayuntamiento de Sevilla y persigue el logro de una ordenanza para la gestión local de la energía municipal, así como la obligatoriedad de la disposición de la energía solar térmica para agua caliente sanitaria en todas las viviendas nuevas o de rehabilitación que se realicen a nivel municipal. Del mismo modo, con el proyecto se pretende contar con una superficie de captación solar fotovoltaica en todos los edificios de titularidad municipal. También se plantea la reducción del consumo energético municipal en un 25% y del coste energético en un 30%; la mejora de la eficiencia de las instalaciones municipales; el fomento del empleo de las energías renovables en el municipio, así como el de las energías eficientes y limpias; la reducción del impacto ambiental asociado al uso energético; y la creación de riqueza y empleo a nivel local.

Sgún nuestro análisis, la experiencia que más aspectos tiene en común con la Línea Estratégica de Cambio Climático del VI Programa de Acción Comunitaria es la denominada como Iniciativas municipales en la lucha contra el Cambio Climático presentada por el Ayuntamiento de Murcia. El principal objetivo perseguido por la iniciativa murciana es la promoción de la energía renovable, la creación de la Agencia Local de la Energía y el Cambio Climático y el desarrollo de un Programa de Educación Ambiental. Los resultados exhibidos presentan una producción energética de biogás obtenida en el vertedero equivalente al 40% del consumo eléctrico municipal en alumbrado público. Por otro lado, la Agencia Local de la Energía y el Cambio Climático tiene previsto desarrollar antes de 2010 un Plan Energético Municipal, un Plan de Movilidad Sostenible y el desarrollo de una ordenanza solar para las viviendas.

En segundo lugar quedaría Tres herramientas para la prevención del Cambio Climático del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. Las medidas presentadas a nivel municipal no implican únicamente medidas que podríamos denominar ambientales, sino que además incluyen medidas económicas y socioculturales. Por un lado se presenta la Estrategia para la Prevención del Cambio Climático, que atiende acciones tanto para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero como para la adaptación al Cambio Climático. En segundo término nos encontramos con la Estrategia Energética de Vitoria-Gasteiz, desde la cual se contempla un uso racional de la energía, el fomento de las energías renovables, la formación y sensibilización ciudadana y el impulso de medidas fiscales, legislativas y económico-financieras en materia de energía. Por último, la Ordenanza para la Gestión Local de Energía obliga a los constructores de las nuevas viviendas a proporcionar a los futuros inquilinos una correcta información sobre el comportamiento energético de su nueva residencia. Se pretende con esta iniciativa ahorrar hasta un 12% del consumo energético final para el 2010, así como elevar los porcentajes de cogeneración energética y de participación de las energías renovables en consumo eléctrico y demanda total.


iarcor-14.jpg Figura 14: Premio a las Buenas Prácticas Locales por el clima en Energía y las actuaciones de la Estrategia de Cambio Climático

Elaboración propia.



iarcor-15.jpg Figura 15: Premio a las Buenas Prácticas Locales por el clima en Energía y las actuaciones de la Estrategia de Cambio Climático (continuación)

Elaboración propia.


6.4 Actuaciones urbanas en Transporte

En el apartado 5.5 Ordenación del tráfico de vehículos y personas en las vías urbanas ya enunciábamos una considerable cantidad de medias para reducir las emisiones de dióxido de carbono producido por el transporte. Las presentadas en el concurso de Buenas Prácticas Locales bien pueden ser aplicaciones de algunas de estas medidas.

La mayoría de estas podrían claramente diferenciarse en tres grupos. El grupo más numeroso estaría formado por una serie de medidas que hacen referencia a las áreas restringidas al tráfico y que incluirían medidas para la creación de áreas de circulación exclusivas para el peatón o la bicicleta. Cuatro de las diez medidas presentadas irían por este camino. El otro gran grupo estaría formado por aquellas medidas que hacen referencia al tipo de energía utilizada en el transporte. En las distintas iniciativas se propone para la flota municipal el uso del gas licuado propano (GLP) (Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria), el uso de biodiésel (Ayuntamiento de Mataró) y el uso de gas natural comprimido (GNC), biodiésel e hidrógeno y tracción diesel-eléctrica (Ayuntamiento de Madrid). Un total de tres prácticas forman este grupo. Fuera de estos dos grandes grupos nos encontraríamos con la medida propuesta desde el municipio de Alcalá de Henares, quienes plantean un curso de conducción ecológica que pretende la reducción de emisiones adoptando una serie de pautas al volante. Las otras dos medidas presentadas son Implantación del carsharing (Badalona) y Transporte urbano sostenible (Rota).

La experiencia galardonada en este apartado fue la presentada por el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. En ella se muestra el proyecto de Sendas urbanas y servicio municipal de préstamo de bicicletas. Con esta práctica se persigue promocionar el uso de la bicicleta en la ciudad como medio de movilidad que no produce emisiones de dióxido de carbono ni otros gases de efecto invernadero. Con tal fin se pretende dotar a la ciudad de vías de circulación preferente para peatones y ciclistas seguras y articuladas. Los resultados presentados en el concurso mostraban cómo se habían inscrito en el proyecto cerca de 20.000 personas y 50.000 usos en el año 2006. Con estos datos se estima en un aumento cercano al 111% de la población ciclista en la ciudad.

En este caso serían tres los proyectos que tienen más puntos en común con la Línea Estratégica de Cambio Climático del VI Programa de Acción Comunitaria. El primero de ellos es presentado por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Su práctica consiste en la incorporación de dos vehículos ecológicos de GLP dentro de su flota de guaguas. El proyecto del Ayuntamiento de Mataró se denomina Compartir coche y utilización del biodisel en la flota de Mataró bus. Como resultados presentan un notable incremento del uso del vehículo compartido desde el comienzo de la experiencia: en el año de fundación de la iniciativa compartieron desplazamiento el 12% de la población, incrementándose hasta lograr el 197% del año 2005.

La tercera de las experiencias es presentada por la Empresa Municipal del Transporte (EMT) de la capital madrileña. El objetivo de la experiencia es mostrar el grado de compromiso con el medio ambiente de la empresa gestora del transporte colectivo urbano de viajeros de la ciudad. Como resultados se presentan la flota de autobuses de GNC, la flota de autobuses de Pila Combustible, la flota de autobuses con biocombustible, la flota de propulsión combinada diésel-eléctrica y la flota de autobuses con etanol.

Como medida novedosa destaca la implantación del carsharing[16] en el Ayuntamiento de Badalona. Esta práctica promueve el uso racional del vehículo ofreciendo la oportunidad de utilizar el vehículo privado únicamente cuando lo necesitas. La novedad del servicio frente al contrato que nos pueden dar empresas multinacionales de alquiler de vehículos radica en la factura del servicio. A través de esta asistencia, la factura no refleja únicamente el uso del vehículo (horas de utilización y recorrido), sino que además manifiesta los costes ocultos del coche (mantenimiento, limpieza, seguro), ayudando a la diferenciación del uso y el abuso del mismo.

Es curiosa la mención de transporte urbano sostenible del municipio de Rota en tanto en cuanto únicamente habla de renovar la flota de autobuses municipal para hacer más ‘atractivo’ su uso. No se cambia de combustible ni se reducen las emisiones de dióxido de carbono, a cambio se mejora la accesibilidad y el servicio para favorecer su uso. Lo único que se presenta es una renovación de la flota, ya existente, que únicamente aumentaría la capacidad.

En ninguno de los municipios presentados en esta candidatura encontramos mediadas relativas a la implantación de zonas de convivencia entre el vehículo y el peatón o zonas de templado de tráfico (zonas 30).[17] Tampoco se habla de medias disuasorias, como los estacionamientos previos a las grandes aglomeraciones urbanas, ni medidas restrictivas de regulación de la circulación de los vehículos en determinadas zonas. Como ya hemos visto, las políticas municipales se centran en el cambio de su flota de autobuses (mediante la cual se deshacen de vehículos que todavía funcionan y se olvidan de las emisiones producidas para la fabricación de nuevos vehículos). También cabe señalar las pocas medias de sensibilización presentadas por parte de los ayuntamientos.


iarcor-16.jpg Figura 16: Premio a las Buenas Prácticas Locales por el clima en Energía y las actuaciones de la Estrategia de Cambio Climático

Elaboración propia.



Notas


[15]: Pese a que en el texto de los paneles se habla de valorización energética en lugar de incineración, no hemos de olvidarnos que el proceso es, ante todo y según la Unión Europea, un tratamiento de eliminación. La incineración de residuos es siempre un despilfarro de recursos e implica contaminación, graves daños al medio ambiente y perjuicios a la salud de los ciudadanos.
[16]: El carsharing es un nuevo concepto vinculado a la ecomovilidad. Promueve un uso racional del medio de transporte y ofrece la posibilidad de utilizar el vehículo sólo cuando se necesita sin necesidad de ser propietario del mismo.
[17]: En relación a la implantación de zonas de tráfico calmado nos encontramos con una contradicción desde el punto de vista ambiental ya que la mejora de seguridad vial y calidad de vida derivada de la limitación en la velocidad de circulación puede comportar un aumento de las emisiones de los gases contaminantes, si no se consigue una disminución del número de vehículos motorizados que atraviesan la zona pacificada.


Edición del 25-1-2012
Boletín CF+S > 47/48: Sobre la (in)sostenibilidad en el urbanismo > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n47/arcor_6.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio
Citar este documento Descargar PDF