Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 47/48: Sobre la (in)sostenibilidad en el urbanismo > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n47/anmor_6.html   
 
Huertos urbanos en tres ciudades europeas: Londres, Berlín, Madrid
Nerea Morán Alonso| Madrid (España), 2008-2009.
<<< 2.3 Madrid |2.4 Comparación de los casos analizados| 3 Conclusiones >>>

2.4 Comparación de los casos analizados

2.4.1 Legislación y normativa

Legislación relativa a huertos urbanos (evolución histórica)

Las primeras leyes que regulan los huertos urbanos en distintos países del norte de Europa datan de mediados del siglo XIX, y responden a las necesidades de subsistencia de la población proletaria y a las difíciles condiciones de vida en los barrios obreros de la ciudad industrial. Estas leyes obligan a los ayuntamientos a proporcionar parcelas de cultivo a la población sin recursos que lo solicite.

Tanto en Gran Bretaña como en Alemania hemos encontrado una sucesión de leyes en las que se va adaptando la regulación de los huertos urbanos, obligando a los ayuntamientos a reservar suelo para este uso, ampliando el acceso a toda la población (no sólo a los obreros), protegiendo a los usuarios (compensaciones por desalojo, obligación de realojo, limitación de la renta), y estableciendo medidas de control para evitar el cambio de uso y asegurar que las autoridades locales cumplan las determinaciones de la ley (representación de las asociaciones de hortelanos en el gobierno local).

En España, sin embargo, no se ha dado un proceso similar. Curiosamente, la legislación vigente en Gran Bretaña data de 1950, que es el mismo año de promulgación de la ley española de huertos familiares, la única legislación estatal existente sobre ‘huertos para pobres’. La diferencia estriba en que mientras la británica es resultado de una tradición que se remonta a un siglo atrás, y que además se ha seguido aplicando porque responde a una práctica más o menos común en las ciudades a lo largo de los años, la española no parece que haya sido de utilidad a pesar de su conveniencia, debido al bloqueo que sufrió en sus inicios por culpa de intereses particulares, lo que ha hecho que se mantenga en el olvido y no se haya adaptado a las nuevas condiciones políticas y sociales.

  

Instrumentos normativos

En la escala local son los planes de ordenación los instrumentos que regulan los usos del suelo, se analizará por tanto cómo se considera el uso de huerto urbano en ellos.

En Gran Bretaña los allotments son terrenos municipales, el London Plan los registra como un tipo de zona verde, por lo cual no pueden ser recalificados a otro tipo de usos; si es necesario transformar los terrenos, deben ser reemplazados por otro espacio verde de igual o mayor tamaño y calidad destinado a este uso. Eso, sumado a la protección legal con la que cuentan los emplazamientos legales de allotments (statutory sites) y las obligaciones respecto a ellos que tienen las autoridades locales, hace que su protección sea bastante alta. Además, distintas estrategias metropolitanas y municipales destacan la importancia de aumentar el número de allotments y de huertos comunitarios, con medidas como convertir emplazamientos temporales en emplazamientos legales.

En Berlín aunque el Flachennutzungsplan [Plan de Usos del Suelo] de 1994 recoge el 85 % de los huertos urbanos existentes en la ciudad, es a través de los planes locales como se puede asegurar efectivamente la permanencia de estos huertos, pues el Plan General no es vinculante para propietarios privados, que pueden presentar propuestas locales de desarrollo que no sigan sus determinaciones. Sólo el 6 % de los huertos existentes está reconocido en planes locales de desarrollo.

Finalmente en Madrid, con el seguimiento del caso de los huertos de San Fermín en los distintos planes de ordenación (Plan General de 1985, Plan General de 1987 y Planes Especiales), hemos podido comprobar el poco peso de los huertos urbanos como uso del suelo reconocido, con un efímero intento de implantación en el 85, que paulatinamente desaparece en los planes posteriores.

El papel de las asociaciones de hortelanos en Londres y Berlín ha sido decisivo para la protección de estos espacios en los momentos en que se veían amenazados por políticas desfavorables. Esto ha sido posible por su capacidad de movilización que les sitúa en una posición ventajosa para negociar con los ayuntamientos. En Berlín, la Landesverband Berlin der Gartenfreunde consiguió que el Plan de Usos del Suelo de 1994 reconociera como tales el 85 % de los huertos comunitarios existentes. En Reino Unido, la legislación establece que para prescindir de un terreno de allotments el ayuntamiento debe consultar a la National Society of Allotment and Leisure Gardeners y también a los usuarios del emplazamiento.


Cuadro 14: Comparación de la legislación sobre huertos urbanos en Londres, Berlín y Madrid

Elaboración propia
  Londres Berlín Madrid
Legislación estatal vigente 1950 1983 (revisión 1994) 1950 (no derogada, tampoco se aplica)
Obligación por ley a las autoridades locales de proporcionar huertos No No
Huertos reconocidos en el planeamiento Sí (pero mayoría en Plan Usos Suelo no vinculante) No


2.4.2 Descripción de los huertos urbanos

Suelo no edificado y huertos urbanos

Comparando los datos generales de superficie y población de los tres casos de estudio se observan diferencias tanto en el tamaño de las áreas estudiadas como en el número y densidad de habitantes.


Cuadro 15: Situación actual

Datos año 2005
   Greater London Berlín AMM1 MM2
Superficie 157.900 ha 89.200 ha 279.959 ha 60.460 ha
Población 7.456.100 hab. 3.395.189 hab. 5.593.269 hab. 3.155.359 hab.
Densidad 47,22 hab./ha 38,06 hab./ha 19,98 hab./ha 52,19 hab./ha
Densidad Inner City 89,30 hab./ha 111,50 hab./ha 52,19 hab./ha      

1 AMM: Área Metropolitana de Madrid. 2 MM: Municipio de Madrid.


En el cuadro 16 podemos ver la diferencia que presenta el área metropolitana de Madrid (AMM), en cuanto a superficie (casi el doble que la de Londres) y densidad con las otras ciudades, lo que no hace aconsejable el uso de esta delimitación sino de la municipal, en el análisis de terrenos no edificados.


Cuadro 16: Espacios libres

Fuentes: Greater London Authority (2007); «Berlin Digital Environmental Atlas. Landuse, Urban Structure and Impervious Soil Coverage» (2005); «Ocupación del suelo por usos urbano-industriales en la C.M.» (2008).
Greater London        ha    % total % e. libre
Superficie 157.900                
Total no edificado 105.267    66,67 100
Agricultura 12.064    7,64 11,46
Horticultura 2.111    1,34 2,01
Allotments    737      
Otros huertos urbanos    116      
Espacio verde público 61016    38,64 57,96
Terrenos vacantes            
Berlín        ha    % total % e. libre
Superficie 89.200                
Total no edificado 35.480    39,78 100
Agricultura 3.736 419 4,19 10,53
Horticultura 654 176 0,73 1,84
Allotments 4.024 987 4,51 11,34
Otros huertos urbanos 27 12 0,03 0,08
Espacio verde público 3.931 1.517 4,41 11,08
Terrenos vacantes 4.308 1.294 4,83 12,14
Madrid        ha    % total % e. libre
Superficie 60.460                
Total no edificado 17.008    28,13 100
Agricultura 3.391    5,61 19,94
Horticultura            
Allotments            
Otros huertos urbanos            
Espacio verde público 2.697    4,46 15,86
Terrenos vacantes 3.052    5,05 17,94


También podemos ver en el cuadro que la región del Gran Londres es el área con mayor porcentaje (67 %) de terreno no edificado, seguida de Berlín (40 %). En Madrid los espacios no edificados no alcanzan el 30 %. La comparación de estos datos no carece de problemas debido a que provienen de distintos análisis de ocupación del suelo que utilizan categorías difícilmente equiparables. (La correspondencia realizada entre los distintos usos puede consultarse en el Anexo 2.)

En cualquier caso nos centraremos en la información disponible sobre huertos urbanos. Su número es similar en el Gran Londres (853 emplazamientos) y Berlín (999 huertos urbanos), pero hay que tener en cuenta que la superficie de Londres es casi el doble que la de Berlín. Al no disponer de la superficie exacta que ocupan los huertos en la primera de estas ciudades, no podemos ver el impacto territorial que realmente tienen sobre el área metropolitana.

No existe un registro de la superficie destinada a huertos en Madrid o su área metropolitana, lo que nos obliga a excluirla de la comparación. El único inventario exhaustivo que se ha realizado data de 1983; en aquellos momentos existían unas 100 hectáreas de huertos en precario en el área, que comparadas con las más de 4.000 hectáreas de Berlín nos da una idea del abismo que separa Madrid de las otras ciudades estudiadas.

La información detallada sobre el emplazamiento de los huertos nos indica que:

  

Definiciones. Tipos de huertos y modelos de gestión

Si nos centramos en los huertos con una definición dada por ley (allotments, schrebergärten) encontramos bastantes similitudes entre ellos:

La principal diferencia es que en Berlín el contrato se realiza entre la autoridad local y una asociación de hortelanos, mientras en Londres son contratos con particulares (aunque también hay una modalidad de contrato para asociaciones).

En el caso de Madrid la única experiencia comparable serían los huertos de ocio de San Fernando, con parcelas de 250 m2, y terrenos de propiedad municipal que se alquilan a los vecinos.

En el caso de los jardines comunitarios, las granjas urbanas, y las diversas iniciativas no formales, las principales similitudes entre ellas son la gestión comunitaria y la diversidad en la situación legal de los terrenos (ocupaciones, cesiones, terrenos públicos o privados).

  

Perspectivas de futuro

Tanto en Londres como en Berlín se ha producido una paulatina disminución del número de huertos urbanos tras la II Guerra Mundial. Una de las amenazas detectadas por los hortelanos son las presiones urbanizadoras que expulsan los huertos a terrenos más alejados.

Aunque desde mediados del siglo XX la tendencia es a la disminución de huertos urbanos, es posible que se esté produciendo un punto de inflexión. Surgen nuevos proyectos y los existentes se reafirman gracias a la mayor conciencia ambiental de la sociedad, el interés por los alimentos sanos y producidos localmente, así como las posibilidades de cooperación en iniciativas relacionadas con la salud, la educación, el empleo y la inclusión social.


Edición del 25-1-2012
<<< 2.3 Madrid |2.4 Comparación de los casos analizados| 3 Conclusiones >>>
Boletín CF+S > 47/48: Sobre la (in)sostenibilidad en el urbanismo > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n47/anmor_6.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio
Citar este documento Descargar PDF