Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 47/48: Sobre la (in)sostenibilidad en el urbanismo > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n47/anmor_3.html   
 
Huertos urbanos en tres ciudades europeas: Londres, Berlín, Madrid
Nerea Morán Alonso| Madrid (España), 2008-2009.
<<< 2 Estudio de casos |2.1 Londres| 2.2 Berlín >>>

2.1 Londres

2.1.1 Legislación y normativa

Legislación relativa a huertos urbanos (evolución histórica)

Podemos enmarcar el origen de los huertos urbanos en Gran Bretaña en un proceso previo de gran envergadura, el de los cercamientos de tierras (enclosure) que llevaron a la práctica desaparición de los terrenos comunales y crearon las condiciones que permitieron el paso a un sistema industrial y de clases. Los cercamientos que durante el siglo XVI y principios del XVII son perseguidos y multados, serán más tarde aceptados y avalados por una primera ley en 1801. Con el fin aparente de mejorar la productividad agraria reordenando las parcelas, en realidad supusieron la pérdida de la estructura territorial tradicional pues permitían cercar todo el suelo incluyendo terrenos baldíos, tierras comunales y bosques.[2]

La resistencia al proceso de cercamiento provoca la aprobación de una serie de leyes represivas que prohíben la oposición a los enclosures, calificándola como delito y castigándola duramente, permitiendo incluso la intervención del ejército en apoyo de los propietarios. De las numerosas protestas y revueltas, quizá la más destacable sea el movimiento de los diggers (cavadores), que protagoniza varias ocupaciones de tierras comunales para cultivarlas, con la consecuencia de una violenta respuesta por parte de los propietarios locales.

La pérdida de las tierras comunales pone en peligro la capacidad de subsistencia de los no propietarios y los pequeños propietarios. Las Poor Laws (Parliament of the United Kingdom, 1834), establecen que donde no existan tierras comunales la Iglesia (churchwardens) y las autoridades locales deben proveerlas a los necesitados.

Sandra Spudic (2007) refleja la sucesión de leyes que regulan este tipo de huertos urbanos:

  

Instrumentos normativos

Una vez revisada la legislación estatal relativa a los allotments, analizaremos su situación en la escala local, revisando los instrumentos reguladores de los usos del suelo en el caso concreto del Gran Londres.

El área administrativa del Gran Londres contiene 32 municipios, trece de ellos constituyen el Londres central (Inner London). Las autoridades locales de estos municipios son responsables de la gestión de la mayoría de los servicios, como escuelas o servicios sociales. El Gran Londres es una excepción dentro de la estructura administrativa de Inglaterra, pues cuenta con una asamblea regional y un alcalde, reunidos en la Greater London Authority (GLA) [Autoridad del Gran Londres], que es responsable entre otras competencias del planeamiento territorial.

El instrumento que regula los usos del suelo y el modelo urbano a desarrollar es el London Plan. Es un documento marco para la planificación estratégica del desarrollo económico, social y medioambiental de Londres. Establece las líneas generales sobre las que se deben desarrollar las políticas de planeamiento de los municipios.

Se refiere a los huertos urbanos en varias de sus estrategias. Establece que los allotments no se pueden considerar parcelas vacantes, sino un tipo de espacio verde, y que no se deben construir nuevas viviendas a expensas de espacios verdes con usos recreativos, por lo que si el nuevo desarrollo es aprobado, las autoridades locales deben asegurar que se destinan otros terrenos equivalentes o mejores en tamaño y calidad a uso verde recreativo. El crecimiento de la ciudad no puede hacerse sobre el Anillo Verde o en los espacios verdes urbanos, sino en parcelas vacantes, aumentando la compacidad.

Uno de los objetivos de la estrategia de biodiversidad es promover las actuaciones locales para favorecer el contacto de los ciudadanos con el medio natural, mediante distintos tipos de espacios libres: allotments, city farms, community gardens... También persigue impulsar un mayor uso de los allotments, y trabajar en contacto con los centros de educación ambiental, city farms y community gardens para asegurar la tenencia de los terrenos y aumentar su número, proporcionando subvenciones para ello.

También en la London Food Strategy [Estrategia de Alimentación de Londres] se incide sobre la necesidad de fomentar y aumentar el número de allotments, y de realizar acciones de coordinación entre distintos actores como gobiernos locales, asociaciones, empresas sociales y comercios.

  

Políticas, programas, iniciativas

Son muchos los programas e iniciativas de apoyo y fomento a los huertos urbanos en la actualidad. (En el Anexo 1 se pueden consultar las fichas detalladas).

Por una parte están los relacionados con el apoyo a la creación de nuevos espacios de cultivo, destaca entre ellos la campaña London 2012, Capital Growth, cuyo objetivo es la creación de 2.012 nuevos huertos urbanos en Londres para el año 2012, en terrenos públicos o privados. En su primera fase contó con una subvención de la GLA para los primeros proyectos, actualmente ofrece apoyo técnico y asesoramiento, y materiales como tierra o semillas. También ejerce de intermediario con los propietarios de suelo, para asegurar la cesión de los terrenos en al menos 7 años.

Se suman a esta campaña, impulsando nuevas iniciativas, otras instituciones como la Fundación Nacional para los Lugares de Interés Histórico o de Belleza Natural, mediante la campaña Grow Your Own. Por su parte, National Trust ha cedido 1.000 parcelas en 40 terrenos de su propiedad para la implantación de huertos urbanos y ha logrado la colaboración de distintos organismos públicos, como la Red de Ferrocarril, la de Canales o el Ministerio de Defensa, que también han cedido terrenos, así como de empresas que proporcionan plantas y semillas; la Royal Horticultural Society ofrece asesoramiento para el cultivo.

También son numerosos los programas centrados en la alimentación y el consumo de productos locales, que incluyen el fomento de los huertos urbanos entre sus acciones. Entre ellos el programa Making Local Food Work, impulsado por diferentes asociaciones y cooperativas y con fondos de la Big Lottery Fund, destinándose 50 millones de libras a proyectos de cultivo de alimentos desarrollados sin ánimo de lucro. La subvención estaba abierta a proyectos nuevos o ya en marcha. Este programa además desarrolla diferentes iniciativas de apoyo a la creación de empresas sociales y cooperativas de cultivo y alimentación, mercados ecológicos y venta de productos locales.

O la iniciativa municipal Good Food for Camden, programa desarrollado por el gobierno local con el fin de facilitar una alimentación más sana a los vecinos. Entre los objetivos de este programa está la protección de los allotments existentes y la creación de nuevos espacios tanto en terrenos municipales vacíos, como en los nuevos desarrollos residenciales, mediante la cesión de terrenos para este uso. De igual modo pretende fomentar los proyectos comunitarios de cultivo. Otras medidas que tomará serán la creación de un mercado de trueque para intercambiar los excedentes de las cosechas, y un programa de análisis y descontaminación de terrenos.

Uno de los motivos por los que se ha desarrollado este proyecto es facilitar a los habitantes de rentas más bajas tener sus propios espacios para cultivar, de modo que tengan acceso a alimentos frescos. Camden cuenta con un 29 % de población perteneciente a minorías étnicas. En el documento Good Food for Camden. The healthy and sustainable food strategy se incide en que «las personas que viven con bajos ingresos ingieren significativamente menos frutas y verduras que las personas de mayores ingresos. Esto se atribuye tanto a factores individuales (por ejemplo, falta de habilidades y conocimientos de cocina, la falta de instalaciones de almacenamiento o la cocción de los alimentos frescos) como ambientales (la falta de dinero, la falta de disponibilidad de alimentos frescos a escala local, un transporte deficiente o las barreras físicas todos los días a hacer viajes a las tiendas).»

2.1.2 Situación actual


Cuadro 2: Situación actual

Fuente: GLA (2007)
   Greater London
   2005
Superficie 157.900 ha
Población 7.456.100 hab.
Densidad 47,22 hab./ha
Densidad Inner City 89,30 hab./ha



Cuadro 3: Suelo no edificado y huertos urbanos

Fuente: GLA (2007)
   Superficie (ha) Número % total % espacios libres
Superficie Greater London 157.900         
Total suelo no edificado 105.267    66,67 100,00
Agricultura 12.064    7,64 11,46
Horticultura 2.111    1,34 2,01
Allotments    737      
Comm. gardens y city farms    116      
Espacio verde público 61.016    38,64 57,96
Terrenos vacantes       0,00 0,00


Los suelos no edificados[3] ocupan dos tercios del territorio del Gran Londres, y de ellos más de la mitad corresponde a espacios verdes públicos (se incluyen los grandes parques reales y sitios protegidos). Es muy importante la presencia del anillo verde, que rebaja la densidad total del área, aunque como vemos la densidad en los municipios centrales es casi el doble que la del área metropolitana.[4]

Los terrenos de cultivo suponen sólo el 7 % de la superficie total del área, de ellos el 17,5 % están destinados a la horticultura. Entre 1965 y 1997 la tierra de cultivo se redujo en un 30 %, los cultivos se van perdiendo debido a la presión urbanizadora y al desarrollo de grandes infraestructuras (London Development Agency (LDA), 2006). Las tierras de cultivo se sitúan en su mayoría en distritos periféricos y mediante la protección del anillo verde y las distintas políticas de fomento del cultivo local se pretende frenar la tendencia a su desaparición.

Lamentablemente el dato de la superficie total ocupada por allotments y jardines comunitarios no está disponible, por lo que no es posible evaluar su importancia dentro de la red de espacios libres. Aunque conocemos el número de sitios destinados a este tipo de huertos, estos espacios difieren en el número y tamaño de sus parcelas, por lo que no se puede hacer una estimación de la superficie total; sin embargo en los planos adjuntos podemos observar su localización y su presencia en los distintos municipios del área.


  

inmor-004.jpg

   Figura 2: Red de terreno no edificado

Fuente: London Plan, GLA



   inmor-005.jpg

   Figura 3: Localización de Allotments

London Assembly (LA), 2006


El último inventario detallado de allotments se realizó en 1997. Revelaba que las parcelas en Inglaterra estaban desapareciendo a un ritmo de 9.400 al año, mientras que el número de personas en lista de espera se había duplicado desde 1970. En Londres la encuesta identificó unas 36.000 parcelas de huerto, agrupadas en 769 allotments, que ocupaban 111 hectáreas. Casi 31.000 parcelas se situaban en el Londres externo, y existía una lista de espera de 1.330 personas.

En el informe Mucho que perder: la desaparición de los allotments en Londres, realizado por la Asamblea de Londres, se pudo calcular mediante una consulta realizada a las autoridades locales de todos los municipios que en 2006 existían 737 allotments.

Aunque el mayor número de allotments se encuentra en los municipios periféricos (entre los que hay tres que cuentan con más de 40 espacios destinados a este uso), no se trata únicamente de un fenómeno de la periferia, ya que existen allotments en 29 de los 32 municipios del Gran Londres. En el área central sólo dos de los diez municipios tienen más de 20 espacios destinados a este uso, y tres municipios (la City, Westminster y Kensington & Chelsea) no cuentan con ninguno (la ley los excluye de la obligación de proporcionar parcelas).

En cuanto al número de espacios para allotments por habitante, los municipios mejor situados siguen siendo los de la periferia de Londres, mientras en el centro sólo dos municipios poseen de 1 a 1,5 espacios para allotments por cada 10.000 habitantes. Esto explica que las listas de espera para asignar parcela a los ciudadanos que la solicitan sean tan largas y que en algunos municipios el tiempo estimado para conseguirla sea de hasta 10 años.


   inmor-006.jpg

   Figura 4: Número de allotments por municipio

Fuente: LA, 2006



   inmor-007.jpg

   Figura 5: Número de allotments por cada 10.000 hab.

Fuente: LA, 2006


Se han perdido 32 terrenos desde 1997, unas 1.534 parcelas, más de 87 acres[5]; la mayoría estaban situados en los municipios de la periferia. Aunque también se han creado nuevos espacios, suelen ser considerablemente menores que aquellos a los que reemplazan. También desaparecen emplazamientos legales (statutory sites), en 2005 se realizaron cinco solicitudes de cierre a la Secretaría de Estado, todas se aprobaron, cuatro de los terrenos se vendieron y el restante cambió su uso al de espacio libre público. Actualmente hay 4.300 solicitudes en lista de espera en todo el área metropolitana del Gran Londres (GLA, 2006).

Además de los allotments existen 116 granjas urbanas y jardines comunitarios en el área metropolitana del Gran Londres.

Definiciones. Tipos de huertos y modelos de gestión

  

Allotment

Por definición un allotment garden es una parcela que no excede los 100 m2, cultivado total o principalmente por su ocupante con fruta y vegetales para autoconsumo. Una pequeña parte puede ser utilizada para la cría de conejos o gallinas. Aunque existe cierta confusión legal al respecto, según la National Society of Allotment and Leisure Gardeners (NSALG) los excedentes del cultivo pueden ser vendidos.

En principio la propiedad de los terrenos en los que se emplazan los allotments es municipal, la autoridad local realiza el mantenimiento de las instalaciones y alquila las parcelas a los vecinos interesados, tanto a particulares como a asociaciones de hortelanos, que gestionan las parcelas del emplazamiento. Normalmente la agricultura que se practica es orgánica.

Cuando se va a eliminar un allotment la NSALG debe ser consultada, pues controla y emite un informe sobre cada solicitud de cierre, trasladando al órgano de gobierno responsable las alegaciones de las asociaciones locales y los hortelanos.

Un informe sobre la situación de los allotments elaborado en 2006 por la London Assembly, establece diferencias entre tres tipos de parcelas:

Este mismo texto informa de que la renta media (existen diferencias entre los distintos distritos de Londres) es de 50 ó 60 libras anuales.

  

City farms and community gardens

Aparte de los allotments existen en Reino Unido jardines comunitarios y granjas urbanas, reunidos en la Federation of City Farms and Community Gardens. Se trata de proyectos gestionados localmente. Pueden ser pequeños jardines, huertos en terrenos comunes, invernaderos o incluso grandes granjas urbanas. Surgen como respuesta a la falta de acceso a espacios verdes, y con el fin de reforzar las relaciones comunitarias y el interés por la jardinería y la cría de animales de granja en entornos urbanos.

Los jardines comunitarios desarrollan actividades de cultivo de alimentos, visitas de colegios, cooperativas de alimentos. También pueden incluir instalaciones de juegos infantiles y de deportes al aire libre, o programas educativos y campamentos de verano.

Se sitúan normalmente en terrenos municipales vacíos pero no tienen la consideración ni cobertura legal de los allotments, aunque en ocasiones han llegado a acuerdos con las autoridades locales. La gestión y el mantenimiento son comunitarios, usualmente se forma una asamblea y un comité gestor.

  

Perspectivas de futuro

Son varios los problemas que afrontan los huertos urbanos en Londres y en general en todo el país. Aunque el interés de la administración por potenciar este tipo de huertos se expresa en múltiples documentos e iniciativas relacionadas con espacios libres, desarrollo sostenible o alimentación sana, sigue existiendo escasez de espacios dedicados a allotments en el centro de Londres, y en todo el área metropolitana se produce una tendencia a la desaparición de los mismos, o a su sustitución por espacios con parcelas de menor tamaño y más alejados de las viviendas de los hortelanos. Además cada municipio gestiona sus propios terrenos y no existe coordinación entre ellos, por lo que hay espacios con parcelas desocupadas en algunos municipios, mientras en otros cercanos hay largas listas de espera.

Según un análisis DAFO[6] realizado por el Greater London Allotments Forum (GLAF), una de las debilidades de los allotments es que los municipios no destinan suficientes recursos a la gestión de los sitios, ni existe información accesible sobre las parcelas disponibles. Consideran una buena oportunidad la mayor conciencia ambiental de la sociedad, y la búsqueda de alimentos sanos y producidos localmente, así como las posibilidades de cooperación en iniciativas relacionadas con la salud, la educación, la biodiversidad, la inclusión social...(Harding, 2004)

Un mapa de fuerzas realizado con la participación de hortelanos de 17 allotments de Londres (Pérez Vázquez, 2005) descubre que alguno de los problemas que afrontan estos espacios son la presión urbanizadora, que expulsa los huertos a terrenos más alejados, y la falta de mantenimiento y de instalaciones en los mismos, así como el poco apoyo de las administraciones locales.

En cuanto a la legislación, las asociaciones de hortelanos exigen una revisión y actualización de las leyes que no se han modificado desde hace 60 años. También piden que se conviertan en emplazamientos legales los que actualmente son temporales, para asegurar su continuidad.

Por su parte los jardines comunitarios y granjas urbanas se enfrentan al problema de la propiedad de los terrenos, ya que no están protegidos por la ley en igual medida que los allotments. Sin embargo, en parte por la escasez de allotments municipales, el número de jardines comunitarios sigue creciendo; y las granjas urbanas se adaptan a las nuevas demandas de la población, pasando de unas funciones que en sus principios fueron educativas y terapéuticas, a actividades productivas como la venta de carne, huevos, leche y queso (de cabra), miel, jamón y carne de cerdo (Bryan Lowman, 2008).


Notas


[2]: Conversación y lectura de documento previo de la tesis doctoral de Álvaro Sevilla, en la que este tema es tratado en profundidad.
[3]: Open space se ha traducido como «suelo no edificado», incluye tanto espacio libres urbanos como suelos agrícolas y protegidos.
[4]: Ha sido imposible obtener datos más detallados sobre la ocupación del suelo enel área de Londres, a pesar de las múltiples políticas sobre espacios libres publicadas en diversos documentos oficiales.
[5]: 87 acres = 35,21ha
[6]: Un análisis DAFO es una metodología de estudio de la situación competitiva de una empresa en su mercado y de las características internas de la misma, a efectos de determinar sus debilidades (D), amenazas (A), fortalezas (F) y oportunidades (O).


Edición del 25-1-2012
<<< 2 Estudio de casos |2.1 Londres| 2.2 Berlín >>>
Boletín CF+S > 47/48: Sobre la (in)sostenibilidad en el urbanismo > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n47/anmor_3.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio
Citar este documento Descargar PDF