Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 45: La reina roja > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n45/nred.html   
En la red: Casilda Rodrigáñez
Mireia Galindo Bragado
Susana Simón Tenorio
César Corrochano Barba
Javier Moñivas Ramos
Madrid (España), octubre de 2010.

Casilda Rodrigáñez Bustos

Esta autora, cuyos textos están enfocados desde la «perspectiva de la abolición del patriarcado y de la esclavitud», afirma que «patriarcado y esclavitud designan una misma civilización, la nuestra: el primer término pone el acento en la perspectiva de la dominación del hombre sobre la mujer, el segundo en la dominación de las castas o clases superiores sobre las inferiores»; y que «es preciso utilizar los dos términos pues mucha gente no sabe que ambas cosas están asociadas y van juntas (en su origen, en su desarrollo y en su mantenimiento)». Desde su punto de vista, «la sociedad esclavista sólo se pudo levantar una vez que el hombre dominó y sometió a la mujer dentro de los grupos familiares [...], ejecutando lo que se ha llamado el matricidio primitivo, y destruyendo las estructuras grupales de la sociedad maternal.» En su página web, Casilda cuelga sus escritos con el convencimiento «de que las cualidades de la vida en general y de la vida humana en particular, permiten una recuperación y la salida de esta noche tenebrosa (nuestra civilización)».

Algunos de sus textos

La sexualidad de la mujer (Carvan Editores)

A lo largo de unos años nos hemos ido encontrando con una serie de datos que, en principio, casi no llaman la atención ni sugieren nada; son datos sueltos, que en su desconexión no resultan significativos; son como las piezas de un puzzle que, de algún modo, han quedado almacenadas en algún lugar de nuestra conciencia a la espera de ocupar su puesto en la resolución del puzzle.
Ana Cachafeiro y Casilda Rodrigáñez (s.f.)

La intención de las autoras es componer este rompecabezas, concluyendo con la necesidad de recuperar la sexualidad de la mujer mediante la recuperación de la conciencia del útero.

El matricidio y la represión, del deseo materno a la luz de la neurología y de la práctica clínica neonatal

Para algunas mujeres, la experiencia del deseo materno reprimido ha sido uno de los mayores sufrimientos de nuestras vidas. Esta experiencia nos ha llevado a buscar explicaciones en diversos campos del conocimiento. Y hemos podido verificar desde distintas disciplinas el impacto de la falta de madre, y sus consecuencias tanto sociales como individuales. Recientemente desde la neurología por un lado, y desde la práctica clínica con las criaturas recién nacidas, por otro, nos han llegado nuevos conocimientos muy importantes, para entender cómo se mata a la madre de cada criatura humana en concreto, sus consecuencias y, lo que es importantísimo, el modo en que se podría remediar en el plano corporal e individual.
Casilda Rodrigáñez Bustos (julio de 2006)

La función orgánica y social de la sexualidad

Así pues la cooperación no es un principio ético o político, es un principio orgánico. Es un principio ético en la medida en que es necesario que la cultura no vaya contra natura.

La sinergia de un organismo presupone su armonía interna; de otro modo no sería tal organismo; la armonía de la diversidad es una cualidad in-formacional de los entes orgánicos.

Esta comprensión de la dinámica y morfología interna de las formas vivas nos permite entender la función del movimiento del placer que recorre los diferentes niveles de sistemas orgánicos (molecular, celular, etc.) estableciendo un tono y un ritmo unísono común a todos; es decir, es una función sinérgica para el desarrollo de todas las cualidades y capacidades corporales. Podemos entender también que su inhibición produce cierres, desconexiones, repliegues, contracciones, rigideces, acorazamientos, encharcamientos, putrefacciones... en definitiva el despiece corporal.

Una civilización es sostenible si respeta el funcionamiento básico de la vida

[...] hay que añadir de inmediato que la vida no es incompatible con la tecnología o la industria, y que una civilización puede ser todo lo compleja que se quiera, sólo tiene que respetar lo básico de la vida para que sea sostenible. Nuestra civilización patriarcal no es sostenible porque impide el modo de funcionar básico de la vida.

Casilda Rodrigáñez Bustos (marzo de 2009)

La degeneración de la raza humana por la pérdida de sus cualidades fundamentales

Si la criatura no recibe amor, no produce amor; su sistema libidinal se estanca, se inhibe, queda reprimido; entonces se produce el contraefecto de esta contención, la agresividad y la violencia. Como la represión del amor se produce de manera invisible, también se hace invisible el origen de la violencia y del fratricidio, lo que permite presentarlos como naturales, e insertar el discurso del tánatos innato, de la naturaleza violenta del ser humano y su predisposición para la guerra. Así es como se puede, sin negar formalmente el amor materno ni la ternura, cambiar la capacidad de amar y la capacidad para la ternura, por la capacidad para dominar y para ejercer la crueldad. Sustraído el sistema libidinal de la organización humana, se introducen la dominación y la guerra.

[...] En 1985 un grupo de científicos bajo el patrocinio de la UNESCO firmaron una declaración en este sentido, afirmando que es falso que la violencia esté genéticamente determinada y que la predisposición para la guerra forme parte de la naturaleza humana. Así pues el discurso del tánatos innato está científicamente desmentido y quien lo sostiene miente a sabiendas.

[...] la conducta humana llevada a los extremos a los que estamos llegando, supone una degeneración de nuestra especie de dimensiones y consecuencias que no podemos imaginar.

Casilda Rodrigáñez Bustos (noviembre de 2009)

Origen y discontinuidad de los conceptos y de los símbolos (antes y después de las sociedades esclavistas)

El origen de los conceptos y de los símbolos es la propia vida y su fenomenología; así los encontramos en los restos arqueológicos hallados de las antiguas culturas humanas, culturas de celebración o recreación de la vida. Hay una continuidad asombrosa en las imágenes, en el tiempo y en el espacio, continuidad que también se ha comprobado con estudios de lenguas pre-indoeuropeas. Esta continuidad se interrumpe con la aparición de las sociedades esclavistas y el cambio de orden social. Hoy, en el umbral de una nueva era de esclavitud más devastadora de cuantas la humanidad haya podido conocer, hay una profusión de obras de encargo destinadas a borrar dicha discontinuidad. Borrar la discontinuidad sirve para que los conceptos y los símbolos que expresaban la fenomenología de la vida, se conviertan en fuente de legitimación de los símbolos de la esclavitud y de la guerra.
Casilda Rodrigáñez Bustos (febrero de 2010)

Por un feminismo de la recuperación

Nuestra incorporación a la vida pública y la igualdad de los derechos sociales, no puede hacerse haciendo tabla rasa de lo que somos, ni haciendo tabla rasa del matricidio. En nuestra sociedad no hay espacio ni tiempo para la madre verdadera; ni para la madre ni para la mujer. La verdadera pareja no es la heterosexual adulta, sino la pareja simbiótica, la díada madre-criatura en donde empieza y se desarrolla toda vida humana, masculina y femenina. Si la sociedad no se vertebra desde la madre, seguiremos viviendo una sociedad desquiciada, fuera de madre.

Las mujeres hemos recuperado subjetivamente nuestra dignidad; y hemos necesitado reconocernos iguales para empezar a reconocer nuestra diferencia. Y el reconocimiento de la diferencia nos ha llevado a la mujer perdida y prohibida que tenemos que recuperar, y con ella a la madre que cada ser humano y la sociedad necesita. Hay que tender la urdimbre. Y también hay que tramarla.

Casilda Rodrigáñez Bustos (febrero de 2010)

Las serranas

En nuestra literatura clásica son abundantes los romances, las serranillas, y hasta las obras de teatro que tienen de protagonistas a las serranas, a veces también llamadas vaqueras, porque criaban vacas [...]. Se trataba de mujeres que vivían en despoblado, es decir, en las sierras, en cuevas o en chozas.
Casilda Rodrigáñez Bustos (abril de 2010)

Lo que se oculta tras la cuestión del velo islámico

¿Por qué la polémica sobre el velo islámico ha sido desatada por los grupos más xenófobos de extrema derecha (recordemos que empezó el famoso alcalde de Vic), los mismos que veneran un paradigma de mujer casi siempre tocada con velo (la virgen María etc.)? ¿Por qué el velo de la madre Teresa de Calcuta, por poner un ejemplo, no se considera un atentado a la dignidad de la mujer y en cambio el de la mujer islámica sí? ¿Cuál es la diferencia? ¿Qué es lo que explica la actual persecución del velo islámico? [...]

Lo que se persigue con esta prohibición no es devolver la dignidad a la mujer, sino normalizar el modelo falocéntrico de la mujer en el mundo islámico, y que las mujeres musulmanas, al quitarse el velo, tengan que interiorizar la represión como hacemos las europeas.

Casilda Rodrigañez Bustos (julio de 2010)


Edición del 30-9-2010
Boletín CF+S > 45: La reina roja > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n45/nred.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio