Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 42/43: Simposio Internacional Desarrollo, Ciudad y Sostenibilidad > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n42/aa-scor.html   
La capacidad de carga como herramienta para la ordenación sostenible del territorio [1]
Sandra Cortés Chávez[2]
La Serena (Chile), octubre de 2009.
Resumen: El análisis de las condicionantes de ocupación del litoral de la Región de Coquimbo y el reconocimiento de sus impactos en el hábitat costero, permitió identificar la necesidad de incorporar al diseño de los instrumentos de planificación territorial (IPT), herramientas de valoración de la fragilidad del medio natural que permitan definir vocaciones y niveles de uso, más idóneos a la capacidad del territorio costero.

La exploración de una diversidad de metodologías de cálculo de la capacidad de carga, aplicadas en distintos contextos territoriales y sus resultados en materia de gestión turística del territorio, permitió demostrar su validez como herramienta para el ordenamiento sostenible e identificar su aplicabilidad al diseño de los IPT.

El objetivo final de la investigación se circunscribe en el campo metodológico, con el fin de proponer una herramienta de análisis y selección de alternativas de desarrollo, basado en la capacidad de carga del territorio, que permita el ordenamiento sostenible de la costa.


Introducción

Si bien en Chile, como en otros países de Latinoamérica durante la última década, se ha comenzado a debatir sobre el desarrollo sustentable, este ha incidido tímidamente en las políticas que determinan la explotación de los recursos naturales, así como también en materia de ordenamiento territorial.

El resultado ha sido el surgimiento de problemáticas, derivadas del tipo de desarrollo implantado sobre el territorio, definido por estrategias de desarrollo e instrumentos de planificación territorial (IPT), que han entendido el suelo como una expresión territorial del modelo económico, donde la premisa de la explotación, está sobre la protección y conservación, generando la depredación de hábitats de relevancia, y el deterioro del valor ambiental del territorio.

Estas problemáticas se hacen más evidentes en la zona costera, donde la fragilidad de los componentes del paisaje litoral se conjuga con la concurrencia de una multiplicidad de usos, dando como resultado el colapso de las unidades ambientales. Un ejemplo de esta realidad, es el caso del espacio litoral de la Región de Coquimbo, que en las últimas décadas ha experimentado un importante crecimiento urbano y turístico, dejando a su paso trasformaciones en hábitats de alta sensibilidad, humedales costeros y dunas.

La revisión de los distintos IPT vigentes en la costa de la región, revela que el valor ambiental del ecosistema costero, es entendido como oportunidad para la generación de nuevos negocios inmobiliarios y mayores plusvalías, siendo trasversales los temas vinculados a la protección y conservación de estos espacios.

La principal problemática surge al recalificar zonas rurales del litoral en suelo urbano, ya que se utilizan indicadores urbanísticos propios de la ciudad, detonando el surgimiento atomizado de parcelaciones de segunda vivienda, y de grandes proyectos turísticos inmobiliarios aislados de los centros urbanos, en áreas de alto valor paisajístico y con presencia de especies vulnerables.

Esta práctica ha generado profundos cambios en el litoral a lo largo de los últimos veinte años, donde indicadores como el incremento significativo de la superficie urbana del litoral y el nivel de deterioro experimentado por unidades ambientales significativas, como dunas y humedales costeros, revelan la necesidad de replantear el tipo de desarrollo que se detona, desde los instrumentos de planificación de la zona costera.

En este escenario, surge la hipótesis de que seguir creciendo según los parámetros hasta ahora alcanzados, implicaría sostener una presión indefinida en los recursos naturales y paisajísticos del litoral, y que por tanto se verán afectados los atributos que en la actualidad detonan el atractivo turístico de la costa de la Región de Coquimbo.

Se requiere entonces poner límites al desarrollo urbano de la zona costera, previo análisis de las capacidades del territorio y así definir los umbrales de carga que este podría soportar, lo que permitiría establecer instrumentos de planificación territorial, que garanticen el desarrollo sostenible de la zona costera.

El área de estudio y sus características

La Región de Coquimbo se caracteriza por concentrar un 97% de su población en la zona costera (INE, 2003), lo que se explica por la creciente instalación de actividades productivas, turísticas y residenciales, etc. asociadas al litoral, y que se emplazan preferentemente en las principales cabeceras comunales de La Serena y Coquimbo; en poblados costeros como Guanaqueros, Tongoy y Los Vilos; y en modernos complejos inmobiliarios turísticos.

En los 377 kilómetros de costa, la población se distribuye de forma heterogénea mayoritariamente en sectores con litoral del tipo arenoso, un recurso escaso que se presenta sólo en un 18,1% de la costa.

En este contexto, fue relevante para la investigación revisar las condiciones de ocupación en sectores colindantes a playas que presentan mayores concentraciones poblacionales, ya que en ellos se manifiestan fenómenos que revelan la tensión permanente entre la fragilidad del ecosistema y usos de suelo. Por tanto para el análisis se consideró el sector 2, comprendido entre La Serena y Tongoy, y el sector 4, entre Los Vilos y Pichidangui, tomando como referente la clasificación del litoral efectuada por Orea.


Cuadro 1: Distribución del litoral arenoso, costa de la Región de Coquimbo

Adaptado de Orea (1999)

Sector Litoral arenoso (18%) Litoral rocoso (82%) Densidad (hab./km)
1 31,7 68,3 89,44

2

36,5 63,5 3.551,92

3

5,3 94,7 196,27

4

13,8 86,2 843,81


Las características del litoral comprendido entre La Serena y Tongoy, se ha perfilado como un área predominantemente turística, donde desde fines de los años noventa se genera la urbanización de amplias zonas del litoral, al alero de normas como el Artículo 55 de la Ley General de Urbanismo y Construcciones, surgiendo una serie de complejos turísticos inmobiliarios, donde los más destacados por sus dimensiones son Puerto Velero, Morrillos y Las Tacas.

Este fenómeno, sumado al incremento del parque de segunda vivienda en balnearios tradicionales, ha consolidado la vocación turística de la zona, teniendo una proyección de inversión potencial futura que involucra la gestión inmobiliaria de unas 52.592 hectáreas (Seremi-Minvu, 2005), marcando una tendencia a la urbanización del litoral (cuadro 2).


Cuadro 2: Futuros proyectos turísticos de la Región de Coquimbo

Fuente Seremi-Minvu (2005)

Proyecto Inversionista Localización Tipo ha Estado
Puerta del Mar Inmobiliaria La Cruz Del Molino S.A. En la costa de la Comuna de La Serena Ampliación del existente 168 En desarrollo primera etapa
La Serena Golf Administradora Serena Norte S.A. En la costa de la Comuna de La Serena Ampliación del existente 500 En desarrollo primera etapa
Haciendas de Talinay Inmobiliaria Phoenix En la costa de la Comuna de Ovalle Nuevo 30.000 En desarrollo
Proyecto Totoralillo Inversiones Costa Verde En la costa de la Comuna de Coquimbo Nuevo 370 Estudio de impacto ambiental aprobado
Laguna de Quilimarí Inmobiliaria Río Quilimarí En la costa de la Comuna de Los Vilos,
Bahía de Pichidangui
Nuevo 102 Estudio de impacto ambiental aprobado
Puerto Velero 2 y 3 Sociedad Puerto Velero En la costa de la Comuna de Coquimbo Ampliación del existente 21.453 Estudio de impacto ambiental desistido


Si bien a otra escala, el sector comprendido entre la ciudad de Los Vilos y Pichidangui, presenta tendencias de similares características. Este área conforma un pequeño sistema urbano, que posee una cobertura que excede las demandas locales y que respondería a la gran cantidad de veraneantes que se acogen en temporada alta.

Por otra parte la singularidad paisajística de la costa, ha atraído la futura instalación del proyecto turístico inmobiliario «Laguna de Quilimarí» que abarca desde la bahía norte de la laguna Quilimarí, hasta el extremo norte de la Bahía Pichidangui, contemplando un frente de 2,34 kilómetros de costa, de 102 hectáreas de superficie (Richard, 2005), ubicándose sobre un campo dunario de características únicas.

Al analizar los factores que inciden en la tendencia de localización de la oferta turística, nos encontramos con una clara intencionalidad política y territorial de los gobiernos locales, por consolidar la vocación turística del litoral, plasmando instrumentos de ordenamiento que recalifican una gran cantidad de terrenos rurales en suelo urbano, posibilitando el desarrollo de complejos turísticos.

Esto se comprueba al observar las cifras de recalificación de suelo rural, que para el caso del Plan Regulador Comunal de La Serena, registra al año 2004 un incremento del suelo urbano en un 61%, respecto del año 1992; mientras que Coquimbo al año 2008, incrementa la superficie un 303% en relación al año 1999; siendo el Plan Regulador de Los Vilos y Pichidangui, el que presenta las mayores superficies de incremento, registrando un 1.285% respecto de los años 1985 y 1989.

Características ambientales e identificación de impactos

Varios autores (Arroyo (1993); Squeo (2001); Conama (2005)) reconocen que las características ambientales del área de estudio son singulares, identificando especies de flora y fauna presentes en el litoral, junto con una secuencia de hábitat de relevancia, los humedales costeros.

A raíz del crecimiento del suelo urbano, muchos de éstos han sido absorbidos por la ciudad, detonando un proceso de deterioro ambiental, debido a la presión antrópica (Seremi-Minvu, 2006). El cuadro 3 nos permite identificar que en el sector 2, se concentrarían las mayores problemáticas ambientales, lo que se explica por la inserción de los humedales, a los usos de suelo de la ciudad.


Cuadro 3: Grado de presión antrópica sobre humedales costeros

Fuente: Plan Regional de Desarrollo Urbano (PRDU) y Seremi-Minvu (2006)

Nombre Humedal Características de la Presión Antrópica Calificación del impacto
Punta Teatinos Área inmediata a la Serena.
Gran cantidad de excursionistas.
Proyectos inmobiliarios cercanos.
Basuras.
Alta
Desembocadura del Río Elqui Área inmediata a la Serena.
Basurales y usos urbanos en las inmediaciones.
Alta
Estero El Culebrón Área inmediata a Coquimbo/La Serena.
Basurales y usos urbanos en las inmediaciones.
Alta
Estero Tongoy Área dentro del límite urbano de Tongoy.
Presión por usos urbanos.
Excursionistas.
Alta
Salinas Chico Excursionistas.
Basurales.
Proyectos de loteo.
Alta
Quilimarí Proyectos inmobiliarios. Alta
Lagunilla Excursionistas Media
Salinas Grande Excursionistas.
Proyectos de loteo.
Media
Pachingo Excursionistas.
Proyectos de loteo.
Media
Desembocadura del Río ChoapaExcursionistas
Proyectos de loteo.
Media
Chigualoco Excursionistas. Media
Los Choros Excursionistas. Baja
Desembocadura del Río Limarí Excursionistas. Baja
Laguna Conchalí Santuario de la Naturaleza. Baja


Para ampliar el conocimiento de los impactos que genera la ocupación de la zona costera, a raíz del desarrollo de proyectos inmobiliarios y turísticos, se efectuó una matriz que recoge las evaluaciones de impacto ambiental de algunos de los proyectos que planean instalarse en la zona costera, y que se sometieron al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), estando en la actualidad aprobados para su ejecución (cuadro 4).


Cuadro 4: Especies en peligro en zonas de proyectos turísticos inmobiliarios aprobados por SEIA

Elaboración propia en base a documentos de evaluación de impacto ambiental

Proyecto Inversionista ha Áreas de fragilidad Especies afectadas
Puerta del Mar Inmobiliaria La Cruz Del Molino S.A. 167 Humedal río Elqui Totorales, Romerillo (Baccharis linnearis), Brea, Garza Cuca, Huaravillo, Gaviota Garuma, Chorlo y Playeros.
La Serena Golf Administradora Serena Norte S.A. 500 Humedal Punta de Teatino Totorales, Brea, Garza Cuca, Huaravillo, Gaviota Garuma, Chorlo y Playeros.
Haciendas de Talinay Inmobiliaria Phoenix 30.000 Humedal del río Limarí   
Proyecto Totoralillo Inversiones Costa Verde 370    Cinco reptiles, en conservación.  
Nutria, Lucumillos y Guayacán, en peligro de extinción.  
Myrcianthes coquimbensis, Bridgesia incisifolia, Porlieria chilensis, Caesalpinia angulata, Puya chilensis, Puya berteroniana, Eulychnia breviflora, Eriosyce subgibbosa var. litorales, Eriosyce sp., Copiapoa coquimbana, con problemas de conservación.
Laguna de Quilimarí Inmobiliaria Río Quilimarí 102 Cordón de dunas costeras supralitorales,
Subsistema de vega o humedal Quilimarí,
Subsistema de dunas secundarias
Cacuros, en peligro de extinción.  
Neoporteria subggibbosa, Echinopsis skottsbergii, Alstroemeria magenta, vulnerables.  
Eulychnia castanea en peligro.
Puerto Velero 2  y  3 Sociedad Puerto Velero 21.453 Humedal Estero Tongoy Leucocorhyne Coquimbensis, vulnerable.  
L. Purpurea y Alstroemeria Diluta.


La información revela que existen especies según grado de vulnerabilidad y singularidad del hábitat, que se verán afectadas por la ejecución de los proyectos, evidenciando la necesidad de conciliar en los IPT de forma más idónea, el uso del territorio y la conservación y protección del recurso.

Cruce entre conflictos ambientales y la valoración del ecosistema en los instrumentos de planificación

Teniendo como antecedente que la ejecución de proyectos turísticos e inmobiliarios, generan impactos en especies y hábitats relevantes del litoral y considerando la existencia de zonas de fragilidad, atractivas para el desarrollo turístico, se buscó identificar la existencia de medidas preventivas de conflictos entre usos urbanos turísticos presentes en los instrumentos de planificación de la zona de estudio y el valor ambiental de ciertas áreas.

El cruce entre los elementos de valoración ambiental del sistema costero y las normativas de cada uno de los IPT, permitió identificar el nivel de valoración ambiental asignado al ecosistema costero, para lo cual se efectuó una matriz de doble entrada que permite evaluar la asignación de uso, de los elementos significativos del ecosistema costero en cada instrumento de planificación vigente.

Para efectuar la evaluación según instrumento vigente (cuadro 5), a nivel de las filas se desagregaron tipologías de usos agrupados en 6 categorías: conservación, cuando el suelo está protegido de uso; valor ecológico y uso idóneo, cuando el uso es acorde a la sensibilidad ambiental del área y se permiten construcciones mínimas para la investigación o protección del área; valor ecológico y uso no idóneo, cuando el uso no es acorde a la sensibilidad ambiental del área; recreativo con construcción, cuando está destinado a actividades recreativas y es posible construir instalaciones; inmobiliario, cuando está destinado al uso residencia, equipamiento, comercio; y no definido, cuando el uso no se determina. De todos ellos, la categoría valor ecológico y uso no idóneo; y uso inmobiliario, representan zonas donde se generarán impactos negativos en la zona costera.

Los elementos significativos del ecosistema que se sometieron a evaluación abordan algunos de los componentes del paisaje costero definidos por Barragán (1997), los que corresponden a bahías, tanto en su sector terrestre como marino; playas, abordando la franja que va desde la línea de más alta marea hasta los 80 metros tierra adentro, incluyendo playas, sectores rocosos, acantilados, etc.; dunas, que contempla campos dunarios; humedales, abordando tanto desembocaduras de ríos y esteros, como también humedales; y la zona de 200 metros de litoral contados desde el límite con la zona de playa.


Cuadro 5: Composición de la valoración del sistema costero definida en los instrumentos de planificación territorial

IPT Tipo de uso Bahía Playa Dunas Humedal Litoral Puntaje
Plan Regional Desarrollo Urbano
Conservación
Valor ecológico y uso idóneo
Valor ecológico y uso no idóneo
Recreativo con construcción
Inmobiliario
No definido
  
  
  
  
  
x
  
  
  
x
  
  
  
  
x
  
x
  
x
x
  
  
  
  
x
x
x
  
x
  
2
Plan Regulador Intercomunal Costero
Conservación
Valor ecológico y uso idóneo
Valor ecológico y uso no idóneo
Recreativo con construcción
Inmobiliario
No definido
  
  
  
  
  
x
  
x
  
x
  
  
  
x
  
  
  
  
  
x
  
  
  
  
x
  
  
  
x
  
5
Plan Regulador Comunal La Serena
Conservación
Valor ecológico y uso idóneo
Valor ecológico y uso no idóneo
Recreativo con construcción
Inmobiliario
No definido
  
  
  
  
  
x
  
x
  
x
  
  
  
  
  
  
  
  
  
x
  
  
  
  
  
  
x
  
x
  
2
Plan Regulador Comunal Coquimbo
Conservación
Valor ecológico y uso idóneo
Valor ecológico y uso no idóneo
Recreativo con construcción
Inmobiliario
No definido
  
  
  
  
  
x
  
x
  
x
  
  
  
  
x
  
  
  
  
  
x
  
  
  
  
  
x
  
x
  
-1
Cambio uso suelo Totoralillo
Conservación
Valor ecológico y uso idóneo
Valor ecológico y uso no idóneo
Recreativo con construcción
Inmobiliario
No definido
  
  
  
  
  
  
  
x
  
x
  
  
  
  
n/c
  
  
  
  
  
n/c
  
  
  
x
  
x
  
x
  
1
Cambio uso suelo Pto. Velero
Conservación
Valor ecológico y uso idóneo
Valor ecológico y uso no idóneo
Recreativo con construcción
Inmobiliario
No definido
  
  
  
x
  
  
  
x
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
x
  
  
  
  
  
x
  
x
  
-1
Plan Regulador Comunal Los Vilos
Conservación
Valor ecológico y uso idóneo
Valor ecológico y uso no idóneo
Recreativo con construcción
Inmobiliario
No definido
  
  
  
  
  
x
  
x
  
x
  
  
  
  
x
  
x
  
  
x
  
  
  
  
  
  
  
  
x
  
1
Cambio uso suelo Agua Dulce
Conservación
Valor ecológico y uso idóneo
Valor ecológico y uso no idóneo
Recreativo con construcción
Inmobiliario
No definido
  
  
  
  
  
x
  
x
  
x
  
  
  
  
x
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
x
  
1
Cambio uso suelo Quilimarí
Conservación
Valor ecológico y uso idóneo
Valor ecológico y uso no idóneo
Recreativo con construcción
Inmobiliario
No definido
  
  
  
  
  
x
  
x
  
  
  
  
x
  
x
  
x
  
  
  
x
  
  
  
  
  
x
  
x
  
-2


Al efectuar el cruce entre los elementos significativos del ecosistema litoral y los seis tipos de uso de suelo, se efectuó la valoración según el siguiente criterio: +1 para aquellos usos que no representan impactos al ecosistema; y - 1 para aquellos usos que se prevé impactan negativamente al ecosistema.

El resultado de este cruce demostró que los instrumentos de planificación con menor grado de valoración del ecosistema costero corresponden al Plan Regulador Comunal de Coquimbo obteniendo puntaje de -1, debido a que permite la construcción en zonas dunarias y en la proximidad de los humedales presentes en la zona; y el Cambio de uso de suelo de las dunas El Pesquerón de Quilimarí, que obtiene puntaje de -2, debido al uso del campo dunario.

El instrumento de mayor puntaje de valoración ambiental lo obtiene el Plan Regulador Intercomunal Costero debido a que existe una intencionalidad clara de generar usos compatibles a los elementos singulares del litoral, teniendo baja puntuación en los usos asignados a la zona de los 200 metros de litoral contados desde el límite con la zona de playa.

Se pudo comprobar que si bien los diagnósticos de los IPT, reconocen el valor del litoral y el deterioro que han recibido a causa del tipo de desarrollo urbano, carecen de herramientas de valoración que permitan determinar un nivel de uso, acorde a la fragilidad del territorio.

Los instrumentos de planificación territorial

La particularidad de la planificación de los usos de suelo del litoral de la Región de Coquimbo, nos muestra en los instrumentos de planificación, una tendencia a reconvertir gran parte del suelo rural en urbano, con el fin de proteger y normar el uso del litoral, aplicando indicadores urbanísticos que resultan ser poco idóneos a la fragilidad del territorio.

Como resultante se desencadena el deterioro de los ambientes de mayor fragilidad, siendo los criterios de definición de los usos de suelo del instrumento, determinantes en el grado de impactos generados a raíz del ordenamiento.

Desde un enfoque estrictamente instrumental, se identifica que algunas causas del deterioro ambiental del litoral, (cuadro 6) se derivan del método de análisis del medio físico, de la proyección de escenarios futuros de desarrollo del uso del suelo y de los factores de selección de escenarios; propias de la metodología de diseño de los instrumentos de planificación territorial.


Cuadro 6: Identificación de dimensiones a incorporar en el diseño de los IPT para intencionar el desarrollo sostenible del territorio

Construcción propia, en base a antecedentes recopilados del estudio de casos i

FASE I FASE II FASE III FASE IV
   Diagnóstico Formulación de acuerdos
y Escenarios de Desarrollo
Anteproyecto del Plan Plan Definitivo

Situación actual

  • Diagnóstico de características ambientales, político económicas y socio-demográficas del territorio.
  • Características de las tendencias de desarrollo urbano.
  • Objetivos.
  • Criterios de ordenamiento.
  • Alternativas de desarrollo.
  • Estudios de prefactibilidad.
  • Requerimientos de inversión.
  • Identificación de impactos.
  • Selección del modelo territorial de desarrollo.
  • Esquema de ordenamiento.
  • Densidades, tipos de uso de suelo, infraestructura y líneas de inversión complementarias.
  • Redacción del plan.
  • Ordenanzas.
  • Memoria.
  • Agenda operativa.
  • Agenda de inversiones.
  • Evaluación de impacto ambiental.

Dimensiones necesarias de incorporar

  • Unidades de sensibilidad ambiental.
  • Formulación de objetivos y acuerdos sostenibles.
  • Criterios ambientales en la evaluación de escenarios.
  • Definición de alternativas de desarrollo sostenible.
  • Evaluación de impactos de las alternativas de desarrollo.
  • Zonificación ambiental.
  • Definición de medidas compensatorias.
  • Definición de medidas de mejoramiento ambiental.
  • Implementación de territorios de gestión ambiental.
  • Seguimiento gestión ambiental del territorio en base a indicadores ambientales.


Resultó necesario por tanto, identificar las condicionantes que orientan el ordenamiento del territorio y el diseño de instrumentos de planificación, generadas a nivel de Política de Ordenamiento del Territorio del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, de la Ley de Urbanismo y Construcciones y su ordenanza, y de las circulares emanadas de la División de Desarrollo Urbano.

A nivel de orientaciones generales se advirtió:

A nivel de diseño de instrumentos se advirtió:

En este contexto, los instrumentos resultantes de este proceso de diseño presentan mayores riesgos a generar usos incompatibles en territorios de mayor sensibilidad ambiental, y por tanto hay una tendencia al surgimiento de mayores problemáticas ambientales, ya que los niveles de uso del territorio son superiores a la capacidad de soporte y capacidad asimilativa del medio ambiente.

Desde un enfoque más amplio, es necesario indicar que si bien la existencia del instrumento y la regulación del uso del suelo, es determinante en el tipo de desarrollo a impulsar en el territorio, por sí solo no es suficiente para detonar el desarrollo sostenible, se requiere de un tipo de administración y gestión sistémica del territorio.

El análisis permite concluir que el método de diseño de los IPT de la zona costera, requieren de herramientas más específicas de análisis y valoración de la capacidad del territorio, que permitan condicionar el desarrollo de escenarios de desarrollo sostenibles.

Capacidad de carga

Uno de los debates a los cuales se enfrenta el ordenamiento del territorio, es precisamente cómo llevar a la práctica la inserción armónica de los asentamientos en el medio ambiente, lo cual necesariamente pasa por poner límites a la ocupación de la zona costera o a lo menos condiciones eficaces que permitan un crecimiento más sostenible. Una de las herramientas que se ha planteado en esta materia, es la capacidad de carga, concepto utilizado ampliamente en la regulación y crecimiento de la actividad turística, que posee la característica de demostrar una larga trayectoria de desarrollo.

El concepto de la capacidad de carga, surge a mediados de los años 30, para regular la intensidad y frecuencia del creciente y sostenido uso recreacional y mantener las condiciones naturales de las áreas de protección ambiental de Estados Unidos.

Luego en los años 60 su aplicación está centrada en los aspectos sociales de la experiencia recreacional, definiendo niveles de uso y de satisfacción de los visitantes, ya que se reconoce que la intensidad en el uso del recurso altera la experiencia turística (LaPage, 1963).

En los años 70 la investigación sigue centrada en los aspectos sociales de la capacidad, surgiendo conceptos como saturación, una evaluación negativa de cierta densidad o números del encuentro generados en un área determinada (Desor, 1972); grados de sensibilidad entre actividades, como factor de sensación de saturación o descontento del turista.

A fines de los 70, se retoman los aspectos ecológicos detectados en algunas áreas y la necesidad de conservar sus características naturales promoviendo oportunidades de recreación en ellos, siendo Thurot quien plantea que los impactos del sistema turístico implican aspectos económicos, sociales y ecológicos.

En los años 80, las investigaciones buscan establecer umbrales, ya que la discusión apunta a la falta de definición de un límite preciso. En esta dirección, Carr en 1982 (citado en Acevedo, 2001) se aproxima a establecer umbrales ecológicos y de conducta, más allá de los cuales el ambiente físico se deteriora y la experiencia turística disminuye, desarrollando elementos de diseño de las áreas silvestres, en base a criterios de preservación del área y la recreación al aire libre.

Sin embargo la mayor precisión del periodo fue la identificación de variables e indicadores para la obtención de un modelo de capacidad de carga (Getz, 1983). Además surge la integración del desarrollo cultural al concepto (Sadler, 1990); y la definición de actividades recreacionales en función de usos en el área costera y en zonas ecológicamente sensibles.

Amparado en la sustentabilidad ambiental, social, y económica de la actividad turística, en los años 80, surge la especialización del concepto, con definiciones como: capacidad de carga ecológica referida a impactos a nivel del ecosistema (Pigram, 1983); capacidad de carga económica, donde se vinculan los impactos de la actividad turística, sobre otras actividades, (Mathieson, 1982); capacidad de carga turística entendida como el desarrollo del turismo sin que afecte la estructura económica, social, cultural y ambiental del territorio (Tburot, 1980 citado en Acevedo, 2001); capacidad de carga física (Mathieson, 1982), entendida como el límite de infraestructura turística y la regulación de afluencia de visitantes; capacidad de carga psicológica (Pigram, 1983), donde se plantea limitar la cantidad de turistas y actividades con el fin beneficiar la calidad de la experiencia recreativa del visitante.

En los años 90, las investigaciones se vinculan al concepto de sostenibilidad, siendo en Latinoamérica donde surge un método de cálculo de la capacidad de manejo de áreas protegidas que permite fijar límites y establecer lineamientos para ordenar y manejar la visita en las áreas protegidas (Cifuentes, 1992), propuesta que es complementada por Cayot en 1996 (citado en Acevedo, 2001), con una herramienta que permite revaluar las estimaciones de capacidad de carga en forma periódica, denominada selección y monitoreo de indicadores de impacto. A ello se suma una metodología para la determinación de la capacidad de carga turística, que se aplica en las áreas costeras del Mediterráneo, elaborada por el Programa de Acción Prioritario (Dragicevic, 1997), donde a partir de escenarios de desarrollo se calcula la capacidad, integrándola al proceso de planificación y gestión turística.

En este periodo surgen la conceptualización de capacidad de carga ecológica la cual define límites al nivel de desarrollo turístico o actividad recreacional, en base a la consulta de expertos, sobre los cuales el medio ambiente se deteriora (Watson, 1996); y de capacidad de carga social (OMT, 1998), la cual se determina a partir de juicios de valor, siendo utilizada para definir niveles de privacidad; estándares de comportamiento de los visitantes; niveles de contacto entre la población local y los turistas.

En India, un grupo de investigadores (Khanna, 1999), desarrollan una metodología que incorpora la capacidad de carga a la planificación del territorio regional, definiendo el concepto de carga ecológica del territorio e intensidad de desarrollo, en función de las características de soporte de la región.

En conclusión se puede indicar que la capacidad de carga presenta un amplio espectro de utilizaciones que permiten aportar con mayor precisión, no sólo a la definición de umbrales de uso de un territorio determinado, sino también a la generación de políticas, planes y estrategias de desarrollo; al control y monitoreo de impactos; y a la gerencia del territorio, materias que pueden aportar al diseño de IPT, ambientalmente más sensibles a la fragilidad de la costa.

Análisis de casos de aplicación de la capacidad de carga

Con la finalidad de identificar metodologías de cálculo de la capacidad de carga, e identificar posibles aplicaciones al diseño de IPT, se realizó la identificación y revisión de 17 experiencias prácticas y estudios, que permitieron efectuar una catalogación, según problemática abordada, variables analizadas, tipo de aplicación, metodología utilizada, y tipo de capacidad calculada. Los casos estudiados fueron:

De los 17 casos se efectuó una selección de 8 experiencias representativas del tipo de capacidad, donde se identificaron a lo menos tres tipologías de capacidad: de uso turístico, ambiental y turística (cuadro 7); y cinco aplicaciones de acuerdo a la siguiente caracterización:

El análisis de experiencias de aplicación de la capacidad de carga, muestra un amplio abanico de posibilidades en la utilización de esta herramienta como referente operacional del desarrollo sostenible, aplicable a una variedad de escalas que permite la definición de condicionantes y regulaciones respecto de la ubicación, intensidad y tipo de actividades, posibles a desarrollar en el territorio, considerando su fragilidad, más que la definición de un límite exacto de uso.

Modelos de capacidad de carga

La revisión de la secuencia metodológica de los casos representativos permitió identificar tres experiencias que se caracterizan por poseer un mayor grado de complejidad en el análisis de las variables abordadas en el cálculo, aplicadas en territorios de grandes superficies y donde, si bien la problemática que aborda es particular a cada caso, se aplica un enfoque integrado en el análisis de las variables, y sus resultados generan acuerdos y estrategias que inciden en el tipo de desarrollo de todo el territorio. Los casos abordados corresponden a aquellos identificados en las tipologías 1, 2 y 4.


Cuadro 7: Síntesis de los contenidos de los casos de estudio de capacidad de carga

Tipo de capacidad Casos relevantes Componentes de análisis Etapas de la metodología Contenidos de la metodología Resultados obtenidos
Turístico Arredondo (2001) Físicos
Ecológicos
Económicos
Sistematización
Evaluación
Prospección
Gestión
Seguimiento

  • Caracterización del medio.
  • Diagnóstico y pronóstico.
  • Prospección y opciones de desarrollo.
  • Instrumentalización y gestión de los acuerdos.

  • Zonificación de usos de suelo.
  • Políticas de conservación, uso activo y aprovechamiento.
  • Lineamientos ecológicos, para el desarrollo de actividades.
  • Estrategias ecológicas, con resolución de conflictos ambientales.
Ambiental Khanna (1999) Social
Demográfico
Económico
Ecológico
Sistematización
Evaluación
Prospección
Gestión
Seguimiento

  • Organización de la información.
  • Cálculo de capacidad de carga.
  • Proyección de escenarios y evaluación.
  • Implementación del escenario elegido.

  • Manejo de impactos ambientales.
  • Ordenamiento del uso del suelo.
Ambiental Brown (2002) Económicos
Ecológicos
Evaluación
Prospección

  • Diagramas de sistemas y evaluación emergy.
  • Cálculo de la capacidad de carga renovable y del cociente de carga ambiental.

  • Medición cuantitativa de la intensidad del desarrollo.
Turística Dragicevic (1997) Físicos
Ecológicos
Sociales
Demográfico
Políticos
Económicos
Sistematización
Evaluación
Prospección
Gestión
Seguimiento

  • Organización de la documentación.
  • Análisis y evaluación de la capacidad.
  • Alternativas de desarrollo turístico.
  • Implementación de la capacidad de carga.

  • Límites de acceso y de actividades específicas.
  • Manejo de los flujos turísticos.
  • Ordenamiento del uso del suelo.
  • Cobro diferenciado a turistas.



Cuadro 8: Síntesis de los contenidos de los casos de estudio de capacidad de carga
Tipo de capacidad Casos relevantes Componentes de análisis Etapas de la metodología Contenidos de la metodología Resultados obtenidos
Turística Acevedo (2001) Físicos
Ecológicos
Evaluación
Seguimiento

  • Diagnóstico ambiental y físico de la oferta recreativa.
  • Identificación de impactos y capacidad.
  • Estrategias de manejo y Plan de monitoreo.

  • Definición de sectores y niveles de uso.
  • Monitoreo de indicadores de uso y mantención.
  • Mejoramiento de la capacidad de administración y atención.
Turística Cifuentes (1992) Físicos
Ecológicos
Social
Administración
Sistematización
Evaluación
Gestión

  • Análisis de contexto.
  • Capacidad de carga de cada sitio.
  • Estrategias de manejo y monitoreo.

  • Sectores de visita, senderos y niveles de uso.
  • Planes de manejo del área.
  • Mejoramiento de la infraestructura del área.
  • Incremento de personal de atención.
  • Mejoramiento de sistemas de información.
Turística Navarro (2005) Física
Social
Evaluación

  • Cálculo de capacidad de carga física y social.

  • Indicadores de capacidad de carga y monitoreo.
Turística Roig (2003) Física
Social
Sistematización
Evaluación

  • Análisis de contexto.
  • Análisis de la capacidad de carga.
  • Recomendaciones de uso.
  • Establecimiento de criterios de ocupación.

  • Gestión y conservación del uso público de las playas.


En estos casos al incorporar la capacidad de carga en el ámbito de la planificación y ordenamiento territorial, conforma secuencia metodológica de cálculo de mayor complejidad, determinado por el ordenamiento territorial como problemática; el tamaño del territorio, y el análisis multivariado de los componentes del territorio, orientado a formular un escenario de desarrollo condicionado por la capacidad de carga, generando un modelo de análisis territorial al cual hemos denominado modelo de capacidad de carga.

La secuencia metodológica desarrollada en estos modelos es consecuencia de la relación que se establece entre el proceso de diseño del ordenamiento territorial y el proceso de definición de la capacidad de carga, determinado las siguientes etapas:

Las propuestas de desarrollo resultantes de los modelos de capacidad de carga permiten que el diagnóstico de problemas, la identificación y posterior diseño de las soluciones, sean más responsables y conscientes del nivel de impacto generado en el medio ambiente.

Revalorización de los instrumentos de planificación territorial


i-aa-scor01.jpg

Figura 1: Secuencia de elaboración de modelos de capacidad de carga


La investigación constató que los IPT, si bien son determinantes en la proyección del crecimiento y trasformación urbana de la ciudad, en su implantación en el territorio, se advierten problemáticas.

Estas problemáticas se deben principalmente a que la expansión del suelo urbano hacia zonas rurales se realiza en base a indicadores urbanísticos, los cuales en áreas de fragilidad ambiental no son efectivos generando incompatibilidad de usos de suelo a raíz de la falta de valoración ambiental del instrumento en su fase de diseño; y a la falta de instrumentos de implementación, que imposibilita corregir los impactos negativos de la trasformación de la ciudad y del territorio.

Esta realidad permite detectar, como causa de las problemáticas, falencias en el proceso de diseño de los instrumentos que hacen necesaria su reformulación y revalorización como estructura de soporte de la expansión y consolidación de la ciudad.

Para ello, se planteó la adaptación del proceso de diseño del instrumento de planificación, incorporando estudios de capacidad de carga, efectuando un cruce y una síntesis con la metodología de diseño de los modelos de capacidad de carga (figura 1). La resultante es una metodología de diseño (cuadro 9), donde la capacidad de carga es determinante en el diseño de resultados.


Cuadro 9: Fases y contenidos del Modelo de Planificación Territorial propuesto basado en la capacidad de carga

FASE I
Inventario y caracterización del territorio
FASE II
Análisis y evaluación del territorio
(capacidad de carga de uso de suelo, ecológica y turística)
FASE III
Opciones del desarrollo, evaluación y definición IPT
FASE IV
Implementación de instrumento de planificación
  1. Delimitación del área.
  2. Descripción de la problemática a estudiar.
  3. Características del territorio y su desarrollo:
    • Físico - ecológicas; (clasificación de unidades ambientales homogéneas).
    • Político - económicas.
    • Socio - demográficas (calidad de vida).
  4. Identificación de:
    • Debilidades, fortalezas de la capacidad de gestión.
    • Limitantes (factores fijos).
    • Obstáculos (factores flexibles).
    • Impactos (efectos de la intensidad y tipo de uso).
    • Niveles de contaminación.

  1. Evaluación del estado de componentes del territorio:
    • Valoración de la capacidad de soporte.
    • Determinación de capacidad asimilativa.
    • Evaluación de unidades homogéneas.
    • Evaluación de condicionantes para la calidad de vida.
    • Definición de claves de desarrollo territorial.
  2. Modelación escenario actual.
  3. Definición de capacidad de carga de uso urbano, ecológico y turístico.
  4. Definición de unidades de gestión ambiental.
  5. Definición de imagen objetivo deseada.

  1. Formulación de las metas a alcanzar y objetivos.
  2. Elaboración de escenarios de desarrollo y esquemas de ocupación y aprovechamiento del territorio en función de las componentes fijas.
  3. Evaluación de impactos en los escenarios, mediante análisis de consecuencias y criterios de sustentabilidad dados por calidad de vida, calidad medioambiental y carga ecológica.
  4. Definición de la capacidad de carga total en función de las limitantes.
  5. Elaboración de la estrategia de desarrollo y de ordenamiento.
  6. Modelo de ordenamiento sustentable.
  7. Acuerdo social y político.
  8. Elaboración del instrumento de planificación (memoria, agenda de inversiones, ordenanza y planos).
  9. Evaluación de impacto ambiental.

  1. Monitoreo de indicadores.
  2. Retroalimentación del instrumento.
  3. Operación de acciones de recuperación diseñados en los planes de gerencia de los recursos naturales.
  4. Aplicación de los lineamientos y condicionantes ecológicos a proyectos.
Difusión --> Participación ciudadana --> expertos --> autoridades políticas --> sector privado --> sector público


La propuesta confirma la hipótesis de que la elaboración de instrumentos de planificación, por medio del establecimiento de umbrales de uso del territorio, puede contribuir a superar las actuales problemáticas del crecimiento y extensión de la ciudad costera, detonando un desarrollo urbano turístico sostenible, ya que la capacidad de carga aporta:

Bibliografía

Acevedo  (2001)   Memorias del seminario internacional de ecoturismo: políticas locales para oportunidades locales,   en Cepal, serie seminarios y conferencias, mayo de 2001, serie 17 p. 17. 

Arredondo, M. et al  (2001)   Coastal Tourism Environmental Planning: Case Study From San Quintin, B.C, Mexico,   en 12th Biennal Coastal Zone Conference. Cleveland: 15-19 junio. 

Arroyo M.T.K., J.J. Armesto, F.A. Squeo y J.R. Gutiérrez  (1993)   Global change: flora and vegetation of Chile,   en Mooney, E.; R. Fuentes y B. Kronberg (eds) Earth System Responses to Global Change: Contrast between North and South America. New York: Academic Press, pp. 239-263. 

Barragán J. M.  (1997)   Medio ambiente y desarrollo en las áreas litorales. Guía práctica para la planificación y gestión integradas.   Montserrat: Oikos-Tau. 

Brown, M. y S. Ulgiati, S.  (2002)   «Emergy Measures of Carrying Capacity to Evaluate Economic Investments»,   Population and Environment, volumen 22, número 5, pp. 471-501. 

CB Richard Ellis  (2005)   Proyecto Inmobiliario Laguna de Quilimarí.   Quilimarí: Inmobiliaria Río Quilimarí Ltda. 

CONAMA  (2002)   Estrategia Regional y Plan de Acción de la Biodiversidad IV Región Coquimbo   Comisión Nacional de Medio Ambiente, Gobierno de Chile. 

CONAMA  (2005)   Plan de Acción de País para la implementación de la Estrategia Nacional de Biodiversidad 2004-2015   Disponible en: http://www.conama.cl/portal/1301/article-34934.html; http://www.sinia.cl/1292/article-35223.html 

Cifuentes, M.  (1992)   «Determinación de Capacidad de Carga Turística en Áreas Protegidas»,   CATIE, Serie Técnica, informe técnico número 194, Turrialba, Costa Rica. 

Desor, J.A.  (1972)   «Toward a Psychological Theory of Crowding»,   Journal of Personality and Social Psychology, volumen 21, número 1, pp.79-83. 

Dragicevic, M. et al.  (1997)   Guidelines for Carrying Capacity Assessment for Tourism in Mediterranean Coastal Areas.   Split, Croacia. Priority Actions Programme Regional Activity Centre. 

Getz, D.  (1983)   «Capacity to Absorb Tourism. Concepts and Implications for Strategic Planning»,   Annals of Tourism Research, número 10, pp.239-263. 

Heberlein, T.A. y J. Vaske  (1977)   «Crowding and Visitor Conflict on the Bois Brule River»,   Technical Report, WIS WRC 77-04, University of Wisconsin. 

INE  (2003)   Censo 2002: síntesis de resultados   Empresa periodística La Nación, Santiago de Chile. Disponible en: http://www.ine.cl/canales/chile_estadistico/censos_poblacion_vivienda/censo_pobl_vivi.php 

Khanna, P. et al  (1999)   «Carrying Capacity as a Basis for Sustainable Development: A Case Study of National Capital Region in India»,   Progress in Planning, volumen 52, número 2, pp. 101-163. 

LaPage, W.F.  (1963)   «Some Sociological Aspects of Forest Recreation»,   Journal of Forestry, volumen 61, número 1, p. 34. 

Mathieson, A. y G. Wall  (1982)   Tourism: Economic, Physical and Social Impacts.   New York: Longman House Press. 

Navarro Jurado, E.  (2000)   Aplicaciones Metodológicas sobre la Evaluación de la Capacidad de Carga en la Costa del Sol Occidental: Infraestructura Básica y Percepción de la Demanda.   Tesis doctoral, Universidad de Málaga. 

OMT  (1998)   Introducción al Turismo   Organización Mundial del Turismo. Madrid. 

Pigram, P.  (1983)   Outdoor Recreation and Resource Management.   New York: St. Martin's Press, 262 pp. 

Roig, F.  (2002)   Análisis de Capacidad de Carga en los Espacios Litorales, Calas y Playas, Situados en Areas Naturales de Especial Interés de la Isla de Menorca,   en Fernández Gutierrez et al Turismo y Transformaciones Urbanas en el siglo XXI, pp. 325-335. Universidad de Almería. 

Sadler, B.  (1990)   «Sustainable development and water resource management»,   Alternatives, volumen 17, número 3, pp. 14-19. 

Seremi Minvu  (2005)   Diagnóstico base económica Plan Intercomunal Costero, Región de Coquimbo.   Secretaría Regional Ministerial Metropolitana de Vivienda y Urbanismo. 

Seremi Minvu  (2006)   Memoria Plan Intercomunal Costero, Región de Coquimbo.    

Squeo, F.A.; G. Arancio, y J.R. Gutierrez (eds.)  (2001)   Libro Rojo de la Flora Nativa y de los Sitios Prioritarios para su Conservación: Región de Coquimbo.   Gobierno Regional de Coquimbo, Corporación Nacional Forestal-IV Región y Universidad de La Serena. 

Watson, G y Kopachevsky, J  (1996)   «Tourist Carrying Capacity: A crtical look at the discursive dimension»,   Progress in Tourism and Hospitallity Research, Vol. 2, número 2, pp.169-179 

Notas


[1]: La presente investigación forma parte de la tesis doctoral de la autora, realizada en el Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio, dirigida por José Fariña Tojo y leída en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, el día 11 de noviembre de 2008.
[2]: Programa de Recuperación de Barrios, Secretaría Ministerial Metropolitana de Vivienda y Urbanismo (Seremi-Minvu), Paseo Bulnes 209, Oficina 44, Santiago de Chile.


Edición del 9-3-2010
Edición: Susana Simón Tenorio
Javier Moñivas Ramos
Boletín CF+S > 42/43: Simposio Internacional Desarrollo, Ciudad y Sostenibilidad > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n42/aa-scor.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid Ministerio de Fomento
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras de EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio