Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 4 -- Especial sobre VIVIENDA Y PARTICIPACION SOCIAL > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n4/aauri.html

Edita: Instituto Juan de Herrera. Av. Juan de Herrera 4. 28040 MADRID. ESPAÑA. ISSN: 1578-097X

El ejemplo de Villa El Salvador




Conquistar el derecho a la vivienda


Entrevista publicada en el Boletín Informativo Monográfico sobre Ciudades de Ingeniería sin Fronteras, n. 6, invierno 1996.


R E S U M E N

Ana Uriarte, Esperanza de la Cruz y Michel Azcueta hablan sobre Villa el Salvador. Es éste un asentamiento en el que la gestión de los dirigentes y la participación de los pobladores lograron la construcción de sus locales, la arborización de parques, calles y avenidas, la salud, la educación... En las entrevistas se habla del presente y el futuro de Villa el Salvador tanto desde un punto de vista institucional como de movimientos vecinales y ONGs, destacándose las aportaciones de las mujeres.


La madrugada del 1 de mayo de 1971 un grupo de personas procedentes de diversos puntos de Lima, invaden terrenos del Estado. Pronto la policía los desaloja, utilizando bombas incendiarias y balas, que ocasionan un muerto, 64 heridos y múltiples detenidos.
La opinión pública condena esta masacre y la iglesia católica intercede ante el gobierno, que tiene que negociar con los pobladores y sus dirigentes. El 11 de mayo los pobladores son trasladados en camiones del ejército hasta los arenales de Tablada de Turín, denominándose a este nuevo asentamiento Villa el Salvador. Un mes después la población llega a 100.000 habitantes, el lugar se lotifica ordenadamente y se conservan áreas para la recreación, comercio y producción.

La organización comunal de Villa el Salvador está inspirada en la comunidad campesina, los sindicatos y la organización territorial cubana. Se organizan en la CUAVES, Comunidad Urbana Autogestionaria de Villa El Salvador. La gestión de los dirigentes y la participación de los pobladores instalados por Sectores, a través de Grupos Residenciales y manzanas, logran la construcción de sus locales, la arborización de parques, calles y avenidas, la salud, la educación...

Villa El Salvador ha sido puesto como ejemplo de comunidad autogestionada en numerosos foros. Incluimos aquí la visión de quienes lo conocen de cerca.

Figura 1: Vista general de Villa El Salvador.



Esperanza de la Cruz y Ana Uriarte


Esperanza de la Cruz, dirigente vecinal de Villa El Salvador, amenazada por Sendero Luminoso y exilada hoy en España y Ana Uriarte de la Federación de Mujeres de Villa el Salvador, a cargo de un programa de televisión sobre la mujer y los movimientos populares.

¿Qué significa autogestión?
Villa el Salvador (VES) empezó con una finalidad, siempre hemos mirado que nadie nos regale las cosas. La gente se da la mano para tratar de salir adelante frente a los problemas de crisis que hay en el país. Se organizan en función de sus necesidades ante la incapacidad del Estado para aportar soluciones, para dar condiciones materiales y una calidad de vida adecuada a la población. No sale de la pobreza, de la sobrevivencia, pero se dan la mano y se crean lazos de solidaridad muy fuertes entre gente que vive los mismos dramas, las mismas condiciones materiales, que afectan no sólo a la parte física, sino a la parte psicológica, afectiva, educativa y de salud.

¿Cómo se evita que el Estado olvide sus obligaciones al ver que la gente se organiza por su cuenta?
A lo largo de los 24 años de vida de VES se han exigido centros de salud, postas médicas... y tendrá que seguirse exigiendo porque faltan pistas, el recojo de basura... Hay exigencias permanentes al Estado, pero ya comprenderás que si surgieron estas organizaciones es porque el Estado es incapaz, incapaz de administrar los fondos públicos y su propia política internacional. Hay marchas y contramarchas y pedidos y exigencias, pero caen en saco roto. El Estado aporta mínimamente, son estados muy débiles.
Ahora que estamos en un neoliberalismo total su prioridad es quedar bien con el Fondo Monetario Internacional. Han venido préstamos, préstamos para mayor endeudamiento, pero que están permitiendo que haya carreteras, colegios... Fujimori ha inaugurado un colegio por día en este último período en todo el país, todo el cinturón del área metropolitana está invadido de colegios enormes, modernos, sin sillas, con profesores muy mal pagados, con niños mal alimentados. Infraestructuras puede estar habiendo, pero las condiciones materiales de la gente de conseguir trabajo y sobrevivir no están mejorando. En el país ha mejorado la violencia y no hay más la inflación diaria; puede haber estabilidad pero no hay trabajo.

¿Participaron los pobladores en la construcción, participan en el mantenimiento de las infraestructuras?
Eso fue antes. Para el agua, el desagüe.. la misma gente tenía que abrir su zanja, el mismo pueblo tenía que poner los canales. El personal de Estado ponía la instalación de tuberías y después tú tenías que taparlo. Las veredas no lo hace el Estado. Mira, yo tengo mi casa y con todos los vecinos de la manzana hacemos la vereda, damos dinero, hacemos alguna actividad y ponemos todo porque queremos tener nuestra vereda.

¿Qué tipo de proyectos se plantean hoy?
En la actualidad, a partir de 1993-94 en la mayor parte de los proyectos se ha pensado en talleres productivos. El primero ha sido para jóvenes, dicen que marcha muy bien. Ponen su pequeña empresa y van devolviendo el dinero, el fondo rotatorio, para que en un par de años puedan crear otra empresa con ese dinero. Claro que no va a alcanzar porque la moneda se va a devaluar. La competencia del mercado sumergido, del comercio ambulatorio también es un problema. La calidad del trabajo es lo primero que te evalúan, te exigen más pero te pagan menos.

Figura 2: Calle de Villa El Salvador.


¿Cómo está Villa hoy?

La población de Villa es muy joven, va a crecer y Villa crecerá hacia arriba, no se puede seguir expandiendo, no puede comprar suelo. Las infraestructuras de servicios no se pensaron para tantos pobladores y la gente no se va. Pocas casas están acabadas, es un arenal con grandes columnas pintadas y muchas casas de ladrillo visto y techos de calamita, algunas con segundo piso también en ladrillo. Las calles transversales sin pista, sólo con tierra.
El transporte público es un caos en todo Lima. Hay miles de micros (pequeños autobuses), miles de líneas que cubren a veces recorridos de 20,40 km. Hay tantas porque este gobierno despidió a muchos empleados públicos -también las empresas privadas- y con las indemnizaciones compraron micros. Hay miles y se agrupan en líneas, cada uno con su micro privado. El parque automotor es enorme y el tráfico insostenible, lo que tiene graves consecuencias en la contaminación. El panorama son miles de petroleros con negros tubos de escape que se pelean por un pasajero, son asesinos en potencia. No se desecha el viejo parque, no se renueva, cada uno trata de sacar más sin invertir y no hay control (ahora con la ley de recortes no habrá más licencias, pero seguirá el mercado negro).
Se creó una zona agropecuaria para la cría de animales, gallinas, pollos, chanchos. Se alquila espacio y ellos pagan la mínima parte, pero está muy alejada y no llega ni la policía. Hay mucha delincuencia y droga, pues no hay alternativa para la juventud.
El parque industrial funciona, pero estamos en una época en la que el más grande se come al más chico. Agrupa pequeños industriales, no tiene capital, ni comercio, ni calidad del acabado. Su futuro no es muy alentador.

Figura 3: Microbús en Villa El Salvador.

¿Qué relación tiene Villa con Lima?
Villa El Salvador en principio era una ciudad dormitorio pero hoy también hay trabajo dentro, hay mucho comercio, pequeños comerciantes que dan trabajo, profesores, funcionarios de las oficinas públicas, trabajos del sector servicios, no productivos, en general en el país no hay actividades productivas.

¿Los recursos económicos de Villa los aporta el Estado?
Necesariamente tiene que aportarlos el Estado y los gestiona el Ayuntamiento. Los fondos le llegan a través de la Ley de Municipalidades y tiene que administrarlos. Tiene que decidir los camiones de basura y los servicios básicos. También se relaciona con el Estado para obras mayores como son las pistas, las redes de aguas, el servicio eléctrico. Pero ahora se está privatizando todo, el agua, la energía eléctrica.

¿Hay algún sistema de banco de materiales?
En Villa había muchos desplazados y lo primero que se formó en Villa fueron ferreterías. Ahora hay empresas muy grande que saben que todo el tiempo en Villa se va a seguir construyendo. Ahora una empresa muy grande te presta a largo plazo, para la casa y también para los colegios.

Figura 4: Viviendas en Villa El Salvador.

¿Es viable la autogestión?
Es muy difícil la autogestión, es muy complejo reproducir los capitales, reproducir los fondos rotatorios, la gente se acaba comiendo el capital. La gente tiene todo el deseo de cumplir, pero no puede, necesita comer. Por otro lado la delincuencia es muy fuerte por el paro que hay, es un problema más.
La autogestión surge de economías en crisis, pero es la propia crisis la que impide al proyecto funcionar.
El concepto de autogestión nos está entrampando, se tendría que hablar que la gente en una sociedad en crisis, sea en Villa, o cualquier otra villa miseria, pueblo joven o lo que quieras en el país, se organiza para poder compartir la pobreza y poder sobrevivir. Eso no se puede llamar autogestión, autogestión es cuando hay un capital rotatorio que se reproduce, son esfuerzos propios que se generan. No hay esas posibilidades. Hay organizaciones, en las que además las mujeres son el eje transversal.

Cuéntame entonces cómo funcionan esas organizaciones de mujeres.
En VES existe la única Federación de Mujeres de Lima. En todos los distritos pobres las mujeres están organizadas, lo exclusivo de Villa es que están centralizadas. La Federación aglutina a varias organizaciones. La organización del Vaso de Leche, que existe a nivel nacional y en la que un grupo de mujeres se organizan para preparar y distribuir la leche que es dada por el Estado. Las mujeres arrancaron al Estado que les dé la leche. La organización de Comedores, sean familiares, parroquiales, autogestionarios, de partido.. las mujeres se organizan, preparan la comida, que cuesta menos cuando es para diez familias que cuando es para una sola. Existen los talleres productivos también, de zapatos, de quesos, de mermeladas, son muy fluctuantes, no hay capacitación ni capital.
Las mujeres están aliviando la crisis. La Federación trabaja con la finalidad de que la mujer esté organizada y pueda defender sus derechos. Las mujeres quieren participar en la vida política y social, la organización siempre ha sido muy combativa y tiene mucho protagonismo en el movimiento popular de Lima, que es uno de los más importantes de América Latina. Defienden sus espacios, empiezan a candidatear como dirigentas. La Federación de Mujeres atraviesa todos los intereses de Villa, se preocupan de la Salud, de la limpieza, de la situación ambiental... son las que están dando vida y manteniendo las mejores condiciones posibles.

¿Y las organizaciones vecinales?
La crisis desestructura la organización vecinal porque participar en una organización vecinal requiere tiempo, con la crisis los jefes de familia, que trabajan fuera en Lima, duplican sus trabajos, llegan tarde, cansados. No digo que sea la única razón, Villa ya creció y requiere otro tipo de organización vecinal. La organización vecinal es hoy más débil, por la crisis, pero también porque los servicios básicos están solucionados. Nacen por necesidades concretas, para el agua, para la luz, para las pistas, si se logran sus objetivos ellas desaparecen. La CUAVES tenía pretensiones más generales, políticas y de dirección permanente, pero en los hechos funcionó para conseguir lo básico.

¿La participación hoy es menor?
La organización en general en Villa es hoy más débil. Cuando más crece y la gente ya tiene las infraestructuras, cada uno en su casa hasta que no haya problemas. La gente está preocupada por su sobrevivencia, sus problemas básicos están resueltos, les interesa buscar alimentación, tienen que salir a trabajar fuera. Hay unión, hay solidaridad del pueblo, cuando un vecino está en dificultades todos salen a ayudar. Hay unión pero no están metidos como antes porque ya tienen las infraestructuras que era lo principal. De pronto hay una movilización enorme, luego se apaga. Y durante todo el tiempo las mujeres siguen trabajando silenciosas, como hormiguitas defendiendo sus espacios.
En todo Perú ya no existen los movimientos de antes, nosotros hemos vivido 13 años de violencia. En el 85, 89, 90 casi todas las ONGs se dedicaban a hacer capacitación, de salud, de educación, de formación de líderes, de todo. Con esta violencia el pueblo ya no quería participar, tenían mucho miedo. Además la gente también se harta de que la capaciten, si no tienes medios económicos, dejas a un lado la capacitación y todo el día tienes que salir a buscarte la vida.

¿Para la toma de decisiones sigue habiendo participación de la gente?
Es menor, la participación es escasa, no hay mucha convocatoria. Debe ser como en toda ciudad grande donde cada vez se participa menos. Es lo normal. Con 300.000 habitantes es muy difícil, pero no sé si el límite es una cuestión cuantitativa o cualitativa, no sé si el modelo es el más adecuado. Tendría que repensarse. Ya Villa no es lo que fue. Las instancias intermedias, los grupos residenciales tienen aún presencia mínima, se reúnen y funcionan cuando hay alguna emergencia, pero no hay vida orgánica.

¿No hay entonces ningún movimiento con pretensiones más generales?
Están los partidos políticos. No se puede hablar de un movimiento obrero, se habla de un movimiento campesino, pero... el único movimiento así es el de las mujeres. También está la crisis ideológica.

¿Veis un futuro mejor para Villa?
El futuro mejor pasa por todo, por mejorar las condiciones de vida, la gente esta desesperada, hay mucha pobreza, no sólo en Villa.
Hay una alternativa ahora con el nuevo alcalde. ¿Esperanzas? Este estado desastroso se debe en parte a sus alcaldes pésimos. Se eligió alcalde, hizo malversación y está en la cárcel. El teniente alcalde se quedó de alcalde, ha hecho malversación de fondos y está desaparecido. Desde el municipio no ha habido incentivo a este tipo de organizaciones. Hay esperanzas, un nuevo alcalde, un nuevo comienzo.
Por otro lado se van pudiendo utilizar los medios de comunicación que se han creado en Villa, la radio donde la gente denuncia los problemas que hay. Ahora hay una televisión para el movimiento popular que nunca ha tenido espacio en los medios de comunicación. Nadie nos escuchaba.
El Parque Industrial puede ser una solución si tiene apoyo, si hay un bombeo de recursos -que no hay-.
Yo tengo esperanzas, para mí una está básicamente centrada en este potencial enorme y no sólo potencial, sino realidad, que es el movimiento de mujeres. Están metidas en un trabajo de hormigas. La Federación defiende los derechos de las mujeres, capacitarlas, hacer de las mujeres ciudadanas iguales, no de tercera categoría. Es un movimiento con características muy diversas, mujeres de diversas edades, diversos niveles de formación, diversas culturas, diversas experiencias políticas. Es un componente muy importante del sector popular del Perú. Son las que han enfrentado a Sendero Luminoso, porque para Sendero Luminoso estas organizaciones de sobrevivencia eran las bases del Estado imperialista capitalista, eran el "colchón" del sistema. Han amenazado, han asesinado a mujeres. Estaban entre el ejército y Sendero en una situación muy difícil.
Hay que resaltar la heroicidad de las mujeres, en otros sectores de la sociedad peruana ni se enteraban de lo que pasaba. Hasta que no pusieron una bomba en el centro comercial Miraflores en un barrio pituco (alto) no se enteraron que existía Sendero. Sin las mujeres habría estallado el país. Sin las organizaciones del vaso de leche, sin comedores ¿acaso no hubiera habido más delincuencia, más violencia? La sociedad peruana tiene mucho que agradecer a estas organizaciones, no solo en Villa, sin ellas Perú hubiera sido realmente insoportable.

¿Una organización como ISF puede hacer algo?
Falta mucho, en Villa hay otras ONGs trabajando en educación, en la comunicación, capacitación técnica, proyectos que requieren un montón de plata. El protagonismo es de los pobladores pero desgraciadamente el Perú es un país rico habitado por muchos pobres. Faltan recursos para que la gente pueda pensar, la gente que no come bien no puede pensar, y menos pensar en organizar alternativas políticas para el país.




Michel Azcueta


Michel Azcueta, un español que hace 28 años llegó a Perú como profesor y allí sigue hoy. Durante seis años fue alcalde de Villa el Salvador y de nuevo en las últimas votaciones en noviembre ha sido elegido alcalde.

¿Sigue habiendo algo que haga a Villa diferente de otros pueblos de Perú?
Sí. Lo principal sigue siendo que se ha construido una identidad propia como población, como Villa el Salvador, dentro de lo que es el contexto peruano. Creo que eso es muy importante y el principal logro de VES, una comunidad que se forma con familias venidas de todo el Perú y en estos años se va construyendo una identidad propia, con mucho peso al interior y reconocida desde fuera.

Figura 5: Mural urbano.


¿En qué basan esa identidad?

Yo creo que es en el orgullo de ir enfrentando el reto de construir una ciudad en el desierto, junto con logros específicos. En el balance de los 25 años que cumplimos en mayo, definitivamente creo que hay más logros que fracasos.

¿Qué éxitos?
Bueno, Villa nació de la nada. Hay un orgullo de una planificación urbana, un orgullo de lo conseguido en educación. La transformación misma del desierto en una zona digna para vivir, la plantación de miles y miles de árboles, la regulación de ciertos niveles de comercio, de la pequeña industria... y sobre todo los niveles de participación y de organización. Con altibajos, con contradicciones, con problemas muy graves, como tres años trágicos que hemos vivido (por la violencia) que modificaron mucho la vida diaria de VES. Bueno, ya está superado.

Todo eso se ha conseguido con el trabajo de la gente de VES ¿y con exigencias al Estado?

Absolutamente. Yo siempre hablo de que ha habido una gran movilización hacia dentro -que es la principal- y una movilización permanente hacia afuera, con exigencias al gobierno central.

¿Qué significa autogestión?
Autogestión sobre todo implica una democracia interna, de base. Es el derecho y el poder de definir objetivos, es el contar con los medios para lograr estos objetivos y con niveles de información, de comunicación permanentes. Yo creo que la autogestión no es solamente lo económico, sino que es un estilo de ser democrático.

¿Es viable?
Depende, yo creo que tal como lo estamos comentando forma parte de un proyecto nacional. Ha habido momentos más fáciles, en los que se empataba, se congeniaba más con una realidad nacional. Luego hay momentos más difíciles, como los de ahora, en un modelo neoliberal salvaje. De todas formas se mantienen una serie de valores que defendemos y que son absolutamente válidos.

Ana y Esperanza hablaban que el modelo de Villa ya no funciona por el tamaño y porque se han conseguido las infraestructuras básicas. ¿Tú qué opinas?
Como te he dicho antes nunca hemos pensado que el modelo de VES fuera una isla autogestionaria. Entonces es lógico que cuando el modelo nacional cambia las dificultades aumenten, sobre todo en lo económico. Te hablo de empresas de propiedad comunal, de propiedad social, empresas que en el Perú se llaman autogestionarias, propiedades de los trabajadores, que con este modelo no están funcionando bien en Perú. Es cierto que ha habido que cambiar. Lo otro que estaba diciendo que son los valores, un modo de comportarse, unos ideales... yo creo que eso no ha cambiado.

¿Tú no estás de acuerdo que la gente se organiza para conseguir lo que no tiene y una vez que lo consigue ya lo deja?
No. Yo no estoy de acuerdo. La experiencia de VES no es fruto de la pobreza ni de la miseria. Lo he dicho en miles de ocasiones. Si fuera nada más por la necesidad, experiencias como la de VES habría por toda África, por toda América Latina y por todos los países pobres de Asia. La pobreza y la miseria no generan nada positivo. Es un mito que hay que destruir. No es la necesidad, es una mística. No es el pasado, sino el futuro. La riqueza de VES son los objetivos que se propone el pueblo, mirar adelante.

¿Cuáles son los objetivos?
Estamos preparando las bodas de plata para mayo del 96 y ya te digo que es una explosión de esperanza para recuperar años que insisto que han sido muy difíciles. El año 90, 91, 92 han sido trágicos en VES. Ahora están superados y hay objetivos a todos los niveles, a nivel económico, a nivel de juventud, de educación, de nuevas áreas verdes, de la zona agropecuaria. Pensamos que con la participación podemos recuperar mucho de lo que queríamos.

¿La participación es hoy menor?
Creo que la base sigue siendo la misma. Hay que conocer la historia, lo que hemos pasado, con la violencia, el terror. Cuando te matan, cuando te amenazan, hay atentados, baja la participación. Pero una vez superada esta etapa tan negativa las bases están bien puestas.

¿Y qué tipos de proyectos están planteados? ¿Cuál es la clave?
Para mí sigue siendo lo productivo. Lo que nos diferencia de cualquier otra barriada es que siempre hemos dicho que VES no debe ser una ciudad dormitorio. Sigue siendo el eje productivo, tanto a nivel de pequeña y mediana industria como a nivel agropecuario. Hay que mejorarlo, hay que fortalecer la comercialización de productos de VES junto con un desarrollo urbano para mejorar la calidad de vida de la gente.

Figura 6: Puesto de fruta.

En la zona industrial, ¿se funciona con microempresas?
Bueno, con microempresas y alguna mediana empresa, con la proporción de la que hablamos en Perú. Acá ni siquiera se llamarían pequeñas empresas. Lo que queremos es mejorar la calidad de los productos y también fomentar y fortalecer todos los canales de comercialización de los productos.

Figura 7: Monumento a la mujer y mercado de Villa El Salvador.


Para eso, ¿se han creado redes? ¿Os apoyáis en un sistema existente o intentáis vosotros crear vuestros mercados?

Hay de las dos cosas. Hay mercados que se están conquistando y también es cierto que hay una acción a nivel nacional, con todo el conjunto de pequeñas empresas y de comercio.

¿Tenéis apoyo del exterior?
No.

¿Funcionan los bancos de materiales?
Sí, y eso es un banco del Estado. Está ahí y además en los dos últimos años muchísimos pobladores han utilizado el banco de materiales del Estado. El nivel de construcción de la vivienda ha aumentado.

En esa construcción ¿siguen participando los propios pobladores?
Sí, tanto a nivel individual o familiar de construirse la casa, como en las construcciones comunales: los comedores, los centros de ancianos, las escuelas, las losas deportivas...

Villa ¿va a seguir creciendo?
Lamentablemente sí. Digo lamentablemente porque cuando siguen llegando más familias de nuevo hay que hacer los proyectos de agua, de luz...

Figura 8: Vivienda en construcción.

A la hora de hacer esos proyectos también participan como en el pasado?
También. A menos nivel físico, pero se sigue participando. En algunas ocasiones todavía cavan las zanjas; depende un poco del grupo humano, del tipo de contrato.

Para la dotación de infraestructuras ¿se depende de un suministro exterior?
No. Es el propio municipio. Se sacan los fondos del presupuesto municipal, mitad de recursos propios, mitad del fondo nacional para los municipios. Ha ido creciendo este presupuesto como Villa ha crecido.

¿Cuál es el nivel de vida, hay mucha diferencia dentro del mismo Villa?
Ha aumentado esa diferencia. Nosotros hemos intentado durante tantos años un crecimiento homogéneo, de ahí viene la famosa autogestión, en toda la población. Pero es cierto que en los dos, tres últimos años al interior de VES los más pobres son más pobres. Igual que en todo el Perú. Es por el modelo económico que se está haciendo.

¿Se hace un trabajo especial con esos sectores?
Lamentablemente en estos últimos años no se ha hecho pero esperamos hacerlo.

¿Cuáles son tus planes para hacerlo?
Lo que más importa es recuperar esta unidad de VES y vamos a hacer realidad esta esperanza que en estas últimas semanas ha explotado en Villa. Una gran alegría, está feo que yo lo diga, pero es verdad. Hay asambleas cohesivas y todas las vías de participación. Los objetivos los estamos poniendo de nuevo con la propia comunidad, con todos los sectores. Cada sector tiene aproximadamente 50.000 personas y cada sector está haciendo su plan de trabajo estos días.

¿Cada sector planifica su propio desarrollo?
Sí. Digamos, de nuevo.

¿Vuelven a tomar las riendas?
Así está siendo, si estuvieras allá lo verías. Todos los días y todas las noches estamos trabajando de nuevo y hay la gran responsabilidad de no defraudar.

Los sectores establecen su desarrollo ¿y elevan una propuesta al municipio?
No, porque se hace conjuntamente -te estoy hablando de estas últimas semanas- concejales y el alcalde están presentes en la asamblea. Yo salgo a once asambleas por día. Eso hasta que se definan objetivos y espero que tengamos presupuestos para ir cumpliendo poco a poco con lo que nos hemos propuesto.

Esas asambleas ¿tienen unas pretensiones generales o suelen ser sólo para funcionamiento de cada sector?
Sería un poquito largo... Por ejemplo en una asamblea sectorial participan lo que nosotros llamamos Secretarios Generales, son los dirigentes, participan las promotoras comunales de salud, los comedores populares, el vaso de leche, la parroquia, las organizaciones juveniles, los mercados, los pequeños comerciantes de cada sector.

Es decir el programa de desarrollo se establece no por consulta directa a todos los habitantes del sector sino a través de representantes.
Bueno este tipo de asambleas son de representantes, por ejemplo son de cuatrocientas personas. Pero se supone que luego todo el mundo tiene que informar o recoger en sus propias organizaciones de base.

¿El modelo de Villa se ha extendido?
Sí. VES sigue siendo un punto de referencia.

¿Establecéis vínculos entre distintos pueblos con el mismo modelo?
No es a nivel de pueblos. Nunca se puede copiar una experiencia de todo un pueblo, sino experiencias concretas de VES que se van multiplicando. Por ejemplo la primera Federación de Mujeres que hubo en Perú fue en Villa, hoy día por todo el Perú tienes federaciones de mujeres. La primera asociación, centralización de los pequeños industriales del sector informal fue en VES y hoy día está por todas partes. Experiencias como la del centro de comunicación, una especie de casa de la cultura, de VES se ha copiado por muchas partes. No es la experiencia integral, sino experiencias concretas de VES las que se pueden repetir en otras partes. En lo que podemos sí establecemos relaciones.

Desde el Estado ¿se favorecen estos movimientos?
No. De frente te digo que no.

¿No le interesa?
No. Y menos al actual. No le interesa todo lo que es organización, todo lo que es objetivos comunales porque es un modelo neoliberal clásico, y hasta salvaje, de lo más salvaje que hay hoy día en el mundo. Como todos sabemos el liberalismo se basa en el individualismo. Entonces estamos siempre contra corriente. Pero seguimos y vamos a seguir.

¿Tu crees que una organización como ISF puede hacer algo en Villa?
Yo creo que sí. Todo lo que es el apoyo técnico y preparar gente y que sirva de canal para intercambiar experiencias en ese campo, yo creo que sí.

¿Pero ya hay ONGs trabajando en Villa?
No. Una cosa es la imagen y otra la realidad. Cualquier pequeña casita que se hace en Villa le damos mucha publicidad. Como he dicho antes una de las cosas de cómo entendemos la autogestión es la información. Los demás no lo informan, y cualquiera que va a VES todo el mundo lo sabe. Pero objetivamente, históricamente es donde menos ONGs han trabajado.

Un mensaje de esperanza.
Uno está lleno de esperanza, de poder estar con vida y poder seguir trabajando. Y creo que el ser humano tiende a buscar el progreso y a buscar las mejoras y creo que hay que complementarlo con una escala de valores. De valores universales que no sólo los debemos mantener, sino también difundir. Los valores de solidaridad, de justicia -que últimamente nadie habla ya de justicia- los valores de libertad, de igualdad, del compartir, del trabajo comunal, del progreso comunal, del progreso social. Yo creo que son valores que nunca podemos dejar.

¿Y se contagian?
Por eso he dicho que hay que practicarlos. Y con la práctica creo que sí hay un nivel que se da cuenta que uno y el conjunto de los seres humanos somos más felices con estos valores que con otros.

Ingeniería sin Fronteras

Fecha de referencia: 31-01-1998

Boletín CF+S > 4 -- Especial sobre VIVIENDA Y PARTICIPACION SOCIAL > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n4/aauri.html

Edita: Instituto Juan de Herrera. Av. Juan de Herrera 4. 28040 MADRID. ESPAÑA. ISSN: 1578-097X
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio