Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 36: Sexto Catálogo Español de Buenas Prácticas > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n36/nintro.html   
El proceso de elaboración del VI Catálogo Español de Buenas Prácticas
José Luis Nicolás Rodrigo
Amelia Prada Fernández
Sonsoles González Fernández-Mellado
Carmen Sánchez Jurado
Madrid (España), diciembre de 2007.


Índice General

 

Introducción

El Comité Hábitat Español

El Comité Hábitat Español se constituyó en 1994 con el objetivo principal de preparar la contribución española en la Conferencia Hábitat II que se celebró en Estambul en 1996. En 1997, finalizados los trabajos de contribución a la conferencia y una vez realizada la misma, el entonces Ministerio de Fomento (hoy Ministerio de Vivienda) consideró conveniente volver a impulsar el comité, con el objetivo de coordinar la aplicación en España del Programa Hábitat.

El Comité Hábitat mantiene desde su constitución un carácter abierto, con participación de representantes de los diversos departamentos de la administración central del Estado, de las comunidades autónomas, de la administración local, del sector privado, de entidades financieras, de organizaciones no gubernamentales y de organizaciones profesionales, entre otros. Como secretaría permanente ha venido actuando la Dirección General de la Vivienda, Arquitectura y Urbanismo del Ministerio de Fomento hasta marzo de 2004, siendo en la actualidad la Dirección General de Urbanismo y Política de Suelo del Ministerio de Vivienda quien ejerce estas labores.

El Comité Hábitat es un lugar de encuentro y relación entre los distintos niveles de la administración, además de entre éstos y la sociedad civil. La Administración General del Estado, las comunidades autónomas y las entidades locales, mediante la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), vienen participando en los trabajos del comité.

El comité tiene como función principal realizar el seguimiento de la aplicación de los planes de acción en materia de asentamientos humanos de acuerdo con los compromisos adoptados en Estambul. En este sentido, el comité ha asumido la preparación del «Informe sobre la aplicación en el ámbito nacional y local del Programa Hábitat» siguiendo la propuesta de Naciones Unidas de poner en común los progresos realizados en la aplicación de dicho programa y de celebrar en 2001, a los cinco años de su aprobación, una sesión especial de la asamblea general denominada Estambul+5 para su revisión y evaluación.[1]

Tanto en los compromisos adquiridos en Estambul en 1996 como en el Programa Hábitat allí aprobado, el impulso del debate sobre la ciudad sostenible y la promoción del intercambio de experiencias que favorezcan su desarrollo ocupan un lugar de especial importancia. En este marco se inscribe la convocatoria del VI Concurso de Buenas Prácticas para la mejora de las condiciones de vida y la edición del Catálogo con los resultados del mismo.

Composición del Comité

Secretaría

Dirección General de Urbanismo y Política de Suelo
Ministerio de Vivienda

Participantes

Colaboran las distintas administraciones públicas, los ministerios competentes de la Administración General del Estado, las comunidades autónomas y las administraciones locales, incluyendo la Federación Española de Municipios y Provincias.

Del mundo universitario participan representantes de distintas instituciones, tanto públicas como privadas.

Además este comité cuenta con la colaboración de distintas asociaciones profesionales y sociales, así como de diversas organizaciones no gubernamentales relacionadas con los temas de Hábitat.

Grupos de trabajo

Por otra parte, y para una mayor eficacia y operatividad en el desarrollo de estas funciones, se acordó la constitución de varios foros o grupos de trabajo, también de carácter abierto a todos los participantes en el comité, referidos a los diversos temas: Foro sobre grupos vulnerables, Foro sobre Vivienda Sostenible, Grupo de Trabajo sobre Buenas Prácticas y Grupo de Trabajo sobre Políticas Urbanas Sostenibles. En la actualidad únicamente se mantiene activo el Grupo de Trabajo sobre Buenas Prácticas.

Grupo de Trabajo sobre Buenas Prácticas

Coordinación

Subdirección General de Urbanismo
Dirección General de Urbanismo
Ministerio de Vivienda

Objetivos

Su objetivo es fomentar políticas de intervención sobre la ciudad que desarrollen los compromisos del Programa Hábitat para conseguir «Asentamientos Humanos Sostenibles» y «Vivienda Adecuada para Todos», a través de las siguientes actividades:

Este grupo sigue manteniendo su actividad y es el responsable del desarrollo de las sucesivas convocatorias del Premio Internacional de Buenas Prácticas.

Antecedentes

La primera convocatoria de Buenas Prácticas surgió durante los preparativos de la conferencia de Naciones Unidas, Hábitat II, celebrada en Estambul en 1996, como una forma de identificar políticas y actuaciones urbanas que, desde unos criterios de sostenibilidad, se hubiesen mostrado eficaces para mejorar las condiciones de vida en las ciudades y los pueblos. Aquellos que aportasen ideas y experiencias para apoyar los informes nacionales y los planes de actuación que los comités nacionales tenían que preparar para la conferencia.

Durante este proceso de preparación de la conferencia se celebró un encuentro internacional en Dubai, donde se adoptó la llamada Declaración de Dubai, en la que se establecieron los criterios que definen una buena práctica:

Además la Municipalidad de Dubai anunció en esta reunión la creación del Premio Internacional de Dubai para Buenas Prácticas para la mejora de las condiciones de vida, como incentivo en el proceso de identificación de actuaciones de estas características.

Como resultado de esta primera convocatoria para los premios de 1996, se recibieron más de 700 prácticas de 90 países de las que 350 fueron calificadas como buenas --good--, 105 estuvieron entre las mejores --best-- y 12 recibieron el premio --award--, que se otorgó en una ceremonia durante la conferencia.

En nuestro país, el Comité Hábitat difundió la convocatoria y realizó un primer proceso de selección, remitiendo nueve prácticas al Concurso Internacional de las cuales una, El programa de Remodelación de Barrios de Madrid, fue seleccionada entre las 105 mejores, y preparó el Primer Catálogo Español de Buenas Prácticas. De esta experiencia en el ámbito de Naciones Unidas se constataron una serie de enseñanzas:

Como consecuencia, y en respuesta a esta experiencia, el Centro de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (Hábitat) creó el Programa de Buenas Prácticas y Liderazgo Local. Se trata de un programa descentralizado en cuyo desarrollo participan diversos socios, entre los que se incluyen departamentos universitarios como la Universidad de Harvard, varias ONG como Enda Tiers Monde, Global Econetwork e instituciones como el Instituto Brasileño de Administración Municipal.

El objetivo del programa es promover políticas y estrategias efectivas para el desarrollo sostenible de los asentamientos humanos, mediante la transmisión de información y conocimientos sobre experiencias y soluciones de eficacia probada. Como instrumentos para conseguir dicho objetivo el programa se basa fundamentalmente en la continuación y desarrollo de las dos iniciativas iniciadas con motivo de la conferencia en 1996:

El Comité Hábitat Español decidió sumarse a este programa, creando un grupo de trabajo dedicado especialmente al tema y desarrollando fundamentalmente dos actividades:

Es preciso señalar, sin embargo, que el impulso y la coordinación de la convocatoria llevada a cabo desde el grupo de trabajo para seleccionar las prácticas a presentar por el Comité Español al Concurso Internacional, no le hace perder su carácter abierto, ya que en todo momento se deja claro que pueden presentarse al mismo directamente candidatos de cualquier institución pública o privada, así como candidatos a título individual. En este sentido, se facilita a los no seleccionados toda la información necesaria para que puedan, si así lo desean, presentar su propuesta de forma directa, al Programa Mejores Prácticas y Liderazgo Local (BLP) de Naciones Unidas.

En este marco, cuando en 1997 se convocó el II Concurso Internacional de Dubai, el Comité Hábitat Español encargó al Grupo de Trabajo de Buenas Prácticas la preparación de la convocatoria.

Como respuesta a la convocatoria se recibieron 107 prácticas de las cuales, a partir de la propuesta de un grupo de expertos, se seleccionaron 34, que fueron nominadas por el Comité al Concurso Internacional y que se recogen en el Segundo Catálogo de Buenas Prácticas. De estas 34 prácticas presentadas, el Programa para la mejora del medio ambiente urbano en Málaga recibió uno de los diez premios Dubai 1998. 18 fueron calificadas entre las 100 mejores --best-- y 13 consideradas buenas --good-- e incluidas por tanto en la base de datos de Naciones Unidas, lo que muestra la extraordinaria vitalidad y riqueza de iniciativas que se estaba produciendo en nuestro país, especialmente en el ámbito local, tanto por parte de los ayuntamientos como de las asociaciones de ciudadanos en sus diversas formas.

De los resultados obtenidos en sucesivas convocatorias da cuenta el siguiente cuadro:


Cuadro 1: Resultados de las sucesivas convocatorias en España (1996-2006)
Año Nominadas Actualizaciones Best Good Short List Award No Cualificadas
1996 9 - 1 8 0 0 0
1998 34 - 19 13 2 1 2
2000 35 - 12 19 2 1 4
2002 30 12 15 27 2 1 0
2004 41 9 6 44 2 1 0
2006 21 10 5 19 1 1 6
Total 170 31 58 130 9 5 12


La convocatoria del VI Concurso

Los resultados obtenidos en los anteriores concursos internacionales y el interés despertado por los instrumentos de difusión que se derivan -- catálogo, exposición, base de datos de la biblioteca electrónica y seminarios realizados sobre la materia--, han llevado, una vez más, al Comité Hábitat Español a través del Grupo de Trabajo de Buenas Prácticas, a sumarse a la iniciativa de Naciones Unidas y convocar el VI Concurso de Buenas Prácticas. Éste tiene el doble objetivo, al igual que en convocatorias anteriores, de seleccionar las que concurrirían al certamen como nominadas por el comité y que a su vez integrarían el Sexto Catálogo español.

La convocatoria del VI Concurso de Buenas Prácticas forma parte del desarrollo y aplicación en nuestro país del Programa Hábitat como un instrumento para el cumplimiento de sus objetivos globales de vivienda adecuada para todos y asentamientos humanos sostenibles y de aquellas formulaciones más concretas que se van desarrollando a lo largo de las sucesivas convocatorias: «ciudades para vivir» en 1998, «ciudades para todos» en 2000, «ciudades integradas» en 2002, «ciudades saludables» en 2004 y «ciudades imanes de esperanza», que concreta los objetivos últimos del Concurso de Buenas Prácticas 2006.

Como en años anteriores, la convocatoria se realizó mediante un folleto divulgativo que contenía una ficha de recogida de datos para presentarse al concurso. El folleto fue ampliamente difundido a través de las organizaciones e instituciones representadas en el comité; la FEMP se dirigió a todos los municipios de más de 5.000 habitantes; la Dirección General de Urbanismo y Política de Suelo del Ministerio de Vivienda, los Ministerios de Trabajo y Asuntos Sociales y Medio Ambiente se dirigieron a las comunidades autónomas y otros organismos que participan en la construcción de la ciudad. Se incluyó la información en la biblioteca electrónica Ciudades para un Futuro más Sostenible; y el resto de las organizaciones y demás ONG la difundieron entre su entorno de influencia.

Los criterios para la definición del concepto de buena práctica y para la selección de las mismas, se ajustaron a los establecidos por el Comité Directivo del programa BLP para el concurso internacional, completádos, en cuanto a la determinación de áreas temáticas, con los desarrollados en anteriores convocatorias por parte del Comité Habitat Español y revisados en función de la experiencia de las mismas.

En consecuencia los criterios fueron:

Áreas temáticas y criterios específicos

De acuerdo con los dos objetivos fundamentales --mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos en sus aspectos físicos, económicos y sociales y la sostenibilidad de las ciudades--, se establecieron las siguientes áreas temáticas de referencia para encuadrar las distintas actuaciones y los criterios específicos para su evaluación.
ÁREAS TEMÁTICAS CRITERIOS ESPECÍFICOS
Vivienda
  • Accesibilidad física, económica y social para grupos desfavorecidos.
  • Vivienda ecológica, ahorro energético.
  • Rehabilitación.

Desarrollo territorial y urbano sostenible

  • Planificación sostenible de los usos del suelo y de la estructura urbana.
  • Mejoras del medio ambiente urbano (físico, económico y social) en barrios, ciudades medias, zonas turísticas.
  • Rehabilitación urbana.
  • Equilibrio funcional, mejora de las dotaciones.
Género y lucha contra la exclusión social
  • Grupos étnicos, parados de larga duración, jóvenes, familias monoparentales.
  • Igualdad y equidad de género (hombre/mujer) en la toma de decisiones y en el diseño de actuaciones.
  • Barrios desfavorecidos.
  • Seguridad ciudadana y prevención de la delincuencia.
  • Generación de empleo y erradicación de la pobreza.
  • Fomento de la participación y asociacionismo.
Gestión sostenible de los recursos naturales
  • Mejora de los sistemas de gestión, información y seguimiento.
  • Uso y producción más eficaz de la energía: reducción del consumo, energías renovables, reciclaje....
  • Recuperación de suelos contaminados.
  • Ciclo del agua.
Ciudad y entorno natural
  • Integración y protección del entorno natural: mar, ríos, huertos, bosques...
  • Conservación, utilización y gestión de la naturaleza en el medio urbano: parques, corredores, cinturones verdes...
Transporte y accesibilidad
  • Reducción de emisiones contaminantes. Potenciación de modos de transporte no contaminantes.
  • Mejora y fomento del transporte colectivo.
  • Integración de infraestructuras de transporte y reducción del impacto ambiental.
  • Favorecer la accesibilidad general a los servicios.
Gobernabilidad urbana
  • Sistemas de gestión, administración e información más eficientes y transparentes: descentralización, ventanilla única, información continuada y abierta, etc.
  • Fomento de la participación en la toma de decisiones y de la responsabilización de los ciudadanos: presupuestos participativos, asociacionismo, gestión mixta de servicios, etc.
  • Mejora de la coordinación administrativa: nuevas estructuras intersectoriales.
  • Políticas o legislaciones relacionadas con la actuación, apoyo por parte de políticas o legislación municipal, regional, nacional o supranacional, creación de nueva legislación, cambios en políticas como consecuencia de la actuación.

Como resultado de la convocatoria se recibieron 53 propuestas con la siguiente distribución, en la hay que tener en cuenta que la mayoría de las prácticas abordan diversas áreas y por tanto han sido contabilizadas en más de un apartado.


Cuadro 2: Distribución de las prácticas recibidas
Áreas temáticas Organismo remitente
DTUS 11 20,7% Ayuntamiento 26 49,1%
VIV 3 5,7% Comunidad autónoma 6 11,3%
GLEX 24 45,3% ONG / Fundaciones 6 11,3%
GSRN 10 18,9% Entidades privadas 2 3,8%
CYEN 3 5,7% Otros 13 24,5%
TYACC 0 0,0% Total 53 100%
GU 2 3,7%
Total 53 100%


La totalidad de estas prácticas fueron evaluadas por un grupo de expertos en cumplimiento con lo establecido en las bases de la convocatoria, quien propuso una selección de 21 casos al grupo de trabajo. Esta selección, una vez debatida, fue aprobada por el Comité en su reunión del 29 de marzo de 2006.

Los criterios utilizados por los expertos fueron, obviamente, los establecidos por Naciones Unidas complementados a partir de su propia experiencia y de su adecuación a la realidad española. Es de señalar que la necesaria aplicación de dichos criterios obligó a dejar fuera de la selección actuaciones que, aún siendo buenas en cuanto a su planteamiento y definición, no cumplían alguno de los requisitos: falta de asociación por tratarse de actuaciones de un solo organismo, imposibilidad de medir el impacto por estar todavía en una fase inicial o de proyecto, etc.

Distribución según temática y organismos remitentes de las prácticas seleccionadas


Cuadro 3: Distribución de las prácticas seleccionadas
Áreas temáticas Organismo remitente
DTUS 4 19,0% Ayuntamientos 10 47,6%
VIV 2 9,5% Comunidades autónomas 3 14,3%
GLEX 8 38,1% ONG / Fundaciones 5 23,8%
GSRN 5 23,8% Otros 2 14,3%
CYEN 1 4,8% Total 21 100%
TYACC 0 0,0%
GU 1 4,8%
Total 21 100%


Al cumplirse diez años desde la primera convocatoria del concurso de Buenas Prácticas, podemos hacer un balance de esta trayectoria desde 1998 [2]. De un primer análisis y en comparación con los datos de la convocatorias de 1998, 2000, 2002 y 2004, merecen ser destacados los siguientes rasgos de la situación [3]:


Cuadro 4: Evolución de las prácticas españolas por áreas temáticas (1998-2006)
Áreas 1998 2000 2002 2004 2006 Total
DTUS 11 11 7 11 4 44 27,4%
VIV 4 5 2 2 2 15 9,3%
GLEX 5 7 8 10 8 38 23,7%
GSRN 4 5 3 9 5 26 16,1%
CYEN 9 6 4 5 1 25 15,5%
TYACC 1 1 3 2 0 7 4,3%
GU 0 0 3 2 1 6 3,7%
Total seleccionadas 10 35 30 41 21 161 100,0%
Recibidas 34 85 59 79 53 377
Ratio Sel/Rec 0,29 0,41 0,51 0,52 0,39 0,43


En general, el año 2006 supone un punto de inflexión en cuanto a prácticas recibidas --53-- y en cuanto a prácticas seleccionadas --21--. Incluso el ratio entre presentadas y nominadas presenta el resultado más bajo después de la convocatoria de 2000. Es importante estar atentos a las próximas convocatorias para poder comprobar si se trata de algo aislado o estamos asistiendo a un cierto agotamiento del modelo.

En cuanto a las áreas temáticas, se ha perdido la preponderancia de los temas relacionados con el desarrollo territorial y urbano sostenible que observamos en las anteriores convocatorias. En el 2006, se observa una consolidación de los temas de género y lucha contra la exclusión social, pues las prácticas presentadas en este área, doblan a las presentadas dentro del área temática de Desarrollo territorial y urbano sostenible.

Características de las actuaciones presentadas

Consolidando la tendencia observada en anteriores ediciones del catálogo, los grandes proyectos urbanísticos van dando paso a otras actuaciones de menor dimensión, no por eso de menor interés en cuanto a la consecución de los objetivos de Hábitat. El ámbito local continúa siendo el principal suministrador de Buenas Prácticas, seguido de cerca por colectivos organizados de la sociedad civil que manifiestan una presencia importante como promotores y ejecutores de Buenas Prácticas. Asimismo, aumentan su importante presencia las prácticas orientadas a la lucha contra la exclusión social y aquellas que integran la perspectiva de género, situándose en primera posición tanto entre las recibidas como entre las seleccionadas, sustituyendo a desarrollo territorial y urbano sostenible. Estas dos áreas temáticas representan más de la mitad del total de prácticas. Se consolida, por tanto, la visión y tratamiento de los problemas sociales desde una perspectiva espacial y con políticas de actuación referidas a ámbitos y colectivos concretos. También cabe destacar como, poco a poco, van apareciendo actuaciones que tienden a considerar la planificación urbanística, el diseño de la ciudad y la edificación de viviendas desde una perspectiva ecológica. A la actuación de Sarriguren en Navarra, presentada en el concurso de 1998, se van uniendo otras como la consideración de la estrategia medioambiental en las promociones de vivienda pública de la Empresa Municipal de la Vivienda de Madrid (EMV) en 2000; la ecociudad de Valdespartera en Zaragoza en 2004, actuación que se lleva a cabo en antiguos terrenos del Ministerio de Defensa en colaboración con el Ayuntamiento de la capital aragonesa, y que se ha presentado como actualización en 2006. Se consolida además, la incorporación de la perspectiva integral, tanto en el análisis de los problemas como en el planteamiento de actuaciones. Sin embargo, se mantiene una cierta debilidad de las políticas dirigidas al ahorro energético y a la gestión sostenible de los recursos naturales en general, si bien, en la edición del 2004, las actuaciones contenidas en el área temática de Gestión sostenible de los recursos naturales, tuvieron su máxima representación desde 1998 , con nueve casos. Lamentablemente, esta tendencia no se ha visto consolidada en esta edición, donde han experimentado un ligero descenso, situándose en niveles del año 2000.

Para terminar, hay que destacar de forma especial la importancia que tiene para el programa en su conjunto la realización de concursos regionales previos a la edición nacional. Este es el caso de la Comunidad Foral de Navarra, que viene desarrollando desde el año 2000 concursos bianuales de buenas prácticas en desarrollo local sostenible, en estrecha colaboración con el Grupo de Trabajo de Buenas Prácticas del Comité Hábitat Español. De esta labor da buena cuenta el hecho de que sean las comunidades autónomas de Navarra y Cataluña, las que tienen mayor representación en esta edición del concurso, con siete y seis propuestas respectivamente. Sería de gran importancia que este ejemplo cundiera en otras comunidades autónomas, por lo que, desde aquí, animamos a todas ellas a desarrollar procesos similares, para los que sin duda contarán con todo el apoyo del Comité Hábitat Español.

La actualización de prácticas presentadas en anteriores concursos

El Comité de Dirección del Programa de Buenas Prácticas [Best Practices Steereling Committe] de Naciones Unidas, en su reunión anual de 2001 se planteó la conveniencia de actualizar regularmente los contenidos de la base de datos de Buenas Prácticas de forma que, en primer lugar, se garantizase su eficiencia y veracidad como instrumento para favorecer el intercambio de experiencias y los contactos entre los interesados (ya que en muchos casos tanto los datos e informaciomes sobre las actuaciones como las direcciones y personas de contacto cambian) y, en segundo lugar y más importante, se facilara el seguimiento de la evolución de las actuaciones como aspecto básico del aprendizaje que se busca, además de comprobación del criterio de sostenibilidad, entendido como durabilidad, empleado para definir las Buenas Prácticas.

De acuerdo con este planteamiento se decidió que a partir de los cuatro años de su inclusión en la base de datos (dos convocatorias de premios) las prácticas que no hubiesen actualizado su información pasarían a un archivo secundario con una anotación de no actualizada. Por otra parte, para estimular el proceso de actualización, se decidió que las prácticas seleccionadas en convocatorias anteriores (al menos en cuatro años), podían concursar de nuevo optando al Premio de Dubai o a obtener una mejor calificación en función de los progresos realizados en su desarrollo. En la actualidad, Naciones Unidas ha modificado este criterio, convocándose a prácticas de la anterior edición de los premios, reduciendo de esta manera de cuatro a dos años el límite temporal para la presentación de actualizaciones.

En consecuencia, desde el grupo de Buenas Prácticas nos dirigimos a todas la prácticas seleccionadas en las convocatorias anteriores animándolas a actualizar su información y presentarse nuevamente al concurso.

Los resultados del Concurso Internacional Dubai 2006

Como resultado de esta llamada se presentaron diez actuaciones con la siguiente distribución de convocatorias y áreas temáticas:


Cuadro 5: Distribución de las actualizaciones presentadas
Áreas temáticas Organismo remitente
DTUS 0 0,0% Ayuntamiento 6 60,0%
VIV 1 10,0% ONG 2 20,0%
GLEX 4 40,0% Fundación 1 10,0%
GSRN 3 30,0% Otras entidades públicas 1 10,0%
CYEN 1 10,0% Total 10 100%
TYACC 1 10,0%
GU 0 0,0%
Total 10 100%


Aunque el número es relativamente escaso, creemos que es suficiente para propiciar el ejercicio de análisis de la evolución de las actuaciones y profundizar en la definición de las Buenas Prácticas como procesos dinámicos de intervención en una realidad urbana siempre cambiante.

Las prácticas seleccionadas fueron remitidas al Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (UN-HABITAT), en el formato establecido, constituyendo la aportación del Comité Habitat Español al VI Concurso Internacional sobre Buenas Prácticas.

A partir de ese momento, un comité técnico asesor independiente seleccionó, de entre los presentados al concurso, los 107 mejores casos y propuso una lista de 40 a un jurado internacional, quien finalmente, concedió los 10 premios.

La totalidad de las 21 prácticas presentadas por primera vez al concurso y las diez actualizaciones obtuvieron la validación como Buenas Práctica y, por lo tanto, se integraron en la base de datos de Naciones Unidas. Además seis fueron seleccionadas entre las mejores obteniendo por tanto la calificación de best y una, «Foro ciudadanos de Parla: todos contamos. Una nueva forma de entender el urbanismo» uno de los diez Premios Internacionales de Buenas Prácticas Dubai 2006.

Es de destacar que una de las actualizaciones, «Avilés, por una convivencia intercultural. Plan municipal de erradicación del chabolismo, realojamiento e integración social de la población» (Asturias), que ya había concurrido en anteriores convocatorias obteniendo la calificación de good, en esta convocatoria ha sido seleccionada entre las mejores y calificada por tanto como best, superando la calificación anterior. Ello resulta particularmente interesante como afirmación del objetivo del concurso y en general del Programa de Buenas Prácticas de impulsar acciones sostenibles y duraderas así como del efecto beneficioso del propio concurso como incentivo para seguir desarrollando y mejorando la actuación.

El catálogo que ahora se presenta recoge los resultados de todo este proceso, con el doble objetivo de difundir conocimientos y experiencias y contribuir a un debate y reflexión sobre las mismas que permita extraer enseñanzas extrapolables para avanzar en el diseño de políticas de intervención y gestión urbana sostenibles, que den respuesta al reto de conseguir «ciudades imanes de esperanza» (lema del día mundial de Hábitat 2006).

Para ello se incluye, además de una documentación detallada sobre las 21 nuevas prácticas seleccionadas por el Comité Hábitat Español y las 10 actualizaciones, información sobre el resto de las prácticas presentadas y las reflexiones de los expertos encargados de la evaluación y selección, como una aportación al proceso de elaboración de conocimientos y de conceptualización, necesario para el referido avance en el diseño de prácticas de actuación.

Queremos expresar nuestro reconocimiento a todas las personas, instituciones y organizaciones implicadas en las actuaciones que aquí se presentan por el convencimiento, voluntad y esfuerzo que están desarrollando para conseguir un entorno urbano más saludable y justo; y agradecer muy sinceramente su presentación a esta convocatoria, la colaboración que en todo momento nos han prestado y la información que nos han suministrado, sin la cual no hubiera sido posible realizar este catálogo.

Grupo de Trabajo de Buenas Prácticas

Ministerio de Vivienda,
Dirección General de Urbanismo y Política de Suelo:

Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales,
Dirección General de Inclusión Social:

Ministerio de Medio Ambiente:

Federación Española de Municipios y Provincias:

Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid (ETSAM):

Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos (ETSIA):

Universidad Autónoma de Madrid:

Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos:

Expertos

Desarrollo territorial y urbano sostenible, Vivienda y Transporte y accesibilidad

Género y lucha contra la exclusión social y Gobernabilidad urbana

Ciudad y entorno natural y Gestión sostenible de los recursos naturales

Coordinación de grupo y redactora general

Catálogo

Dirección y coordinación:

Redacción y edición:

Referencias bibliográficas

Hernández Aja, Agustín  (2001)   «Informe sobre la Evolución de las Buenas Prácticas Españolas y su Relación con el Cumplimiento del Programa Hábitat»,   Boletín CF+S, Ciudades para un Futuro más Sostenible 
Nicolás Rodrigo, Jose Luis et al.  (1996)   Primer Catálogo español de Buenas Prácticas, la construcción de una ciudad más sostenible.   Madrid, Ministerio de Fomento 
Nicolás Rodrigo, Jose Luis et al.  (1999)   Segundo Catálogo español de Buenas Prácticas, ciudades para vivir.   Madrid, Ministerio de Fomento 

Notas


[1]: N. de E.: sobre Estambul+5 veánse también la Declaración sobre las ciudades y otros asentamientos humanos en el nuevo milenio y el Informe Nacional de España en Estambul+5.
[2]: Se ha omitido en este análisis los resultados obtenidos en 1996, coincidiendo con la celebración de Hábitat II. El motivo es la especial característica que tuvo esta convocatoria, pues se pedía a los países miembros que no remitiesen más de seis casos por país. Se trata quizás de la convocatoria en que más propuestas se recibieron --casi 200--. Sin embargo las limitaciones impuestas por Naciones Unidas (que no siguieron vigentes en sucesivas convocatorias) hacen que los datos no sean comparables.
[3]: Para una consulta más amplia sobre la situación de las Buenas Prácticas españolas a lo largo de estos años, nos remitimos al «Informe sobre la Evolución de las Buenas Prácticas españolas y su relación con el Cumplimiento del Programa Hábitat» (Hernández Aja, 2001.


Edición del 16-6-2008
Revisión: Susana Simón Tenorio
Boletín CF+S > 36: Sexto Catálogo Español de Buenas Prácticas > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n36/nintro.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio