Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 34: Polémicas, reincidencias, colaboraciones... > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n34/arcor_5.html   
 
Documentación gráfica sobre sostenibilidad
Rafael Córdoba Hernández| Madrid (España), 2004.
<<< Impacto en el territorio |Población: crecimiento y distribución| Transporte >>>

Población: crecimiento y distribución


Crecimiento de la población mundial
Crecimiento de la población mundial En el decenio de 1960 el rápido crecimiento de la población mundial se convirtió en una inquietud acuciante para las Naciones Unidas. Entre 1960 y 1999 la población mundial se duplicó y en octubre de ese último año se rebasó la cifra de 6.000 millones de habitantes.

A pesar de la reducción de la tasa de crecimiento del 2% al 1,3% entre 1969 y 1999, la población mundial aumenta en alrededor de 77 millones de personas al año y el 95% de ese crecimiento se produce en regiones en desarrollo.

En 1970, el Club de Roma, una asociación privada compuesta por empresarios, científicos y políticos, encargó a un grupo de investigadores del Massachusetts Institute of Technology bajo la dirección del profesor Dennis L. Meadows, la realización de un estudio sobre las tendencias y los problemas económicos que amenazan a la sociedad global. Los resultados fueron publicados en marzo de 1972 bajo el título Los Límites del Crecimiento. Las perspectivas fueron muy negativas, y se concluía en palabras del propio autor que «si se mantienen las tendencias actuales de crecimiento de la población mundial, industrialización, contaminación ambiental, producción de alimentos y agotamiento de los recursos, este planeta alcanzará los límites de su crecimiento en el curso de los próximos cien años. El resultado más probable sería un súbito e incontrolable descenso tanto de la población como de la capacidad industrial.»

Fuente:

Le Monde Diplomatique  (2004)   «Los contrastes demográficos»,   Atlas de Le Monde Diplomatique, Valencia. Ediciones Cybermonde, ISBN 84-85798-03-04, p 46 


Distribución por edades de la población
Distribución por edades de la población La salud y la longevidad de los habitantes de un país se reflejan en la estructura de su población por edades, es decir, los porcentajes de los diferentes grupos de edad en la población del país. En el gráfico se observan pirámides de población típicas de países de ingreso bajo o menos desarrollados, e ingreso alto o más desarrollados, en 1995, y su proyección para 2025. La forma de las pirámides correspondientes a los países de ingreso bajo indica tasas de natalidad más altas, tasas de mortalidad más elevadas también (particularmente entre los niños) y menor esperanza de vida.

En los países de ingreso bajo más de un tercio de la población tiene menos de 15 años, frente a menos de un quinto en los países de ingreso alto. Desde una perspectiva demográfica, ello implica que los grupos que lleguen a la edad reproductiva van a ser más numerosos y el aumento en el número de padres superará la disminución en el promedio de hijos por familia. Debido a este fenómeno, conocido como momento de la población, las tasas de natalidad se mantendrán altas, aun cuando la fecundidad disminuya.

Desde una perspectiva socioeconómica, un porcentaje elevado de niños en una población indica que hay una proporción importante que es demasiado joven para trabajar y depende de los que trabajan. Ésta es la principal razón por la cual la proporción de personas a cargo es relativamente alta en la mayoría de los países en desarrollo. Mientras que en los países de ingreso alto hay alrededor de dos personas en edad de trabajar para mantener a cada persona que es demasiado joven o demasiado vieja para hacerlo, en los países de ingreso bajo esa relación es de aproximadamente 1,0-1,5.


Indicador de desarrollo humano
Indicador de desarrollo humano El Índice de desarrollo Humano (IDH) fue una propuesta de los economistas Sen y Desai, que PNUD (United Nations Developement Programme) incorporó en sus informes como indicador del Desarrollo Humano. Hasta ahora, el indicador por excelencia del desarrollo era el PIB o ingreso per cápita. Se trataba de disponer de una medida de desarrollo capaz de divulgarse tanto como el ingreso per cápita, pero que fuera más sensible a la dimensión social de la vida humana.

El IDH busca medir el logro medio de un país en tres dimensiones básicas del desarrollo humano: una vida larga y saludable, los conocimientos y un nivel de vida decente. Se trata de un índice compuesto que contiene tres variables:

  • Salud: la esperanza de vida al nacer.
  • Educación: el logro educacional (alfabetización de adultos y la tasa bruta de matriculación primaria, secundaria y terciaria combinada).
  • Ingreso: el PIB real per cápita (expresado en PPA, Paridad de Poder Adquisitivo en dólares).

Inicialmente el Informe clasificó mediante el IDH a 130 países en tres niveles: desarrollo humano alto, medio, bajo. A partir de 1992, la escala se amplió a 175 países del mundo.

Fuente: El Atlas de Le Monde Diplomatique. Datos de 2000.
Naciones Unidas. Departamento de desarrollo económico y social.


Intensidad de urbanización
Intensidad de urbanización A principios del siglo XX, 150 millones de personas vivían en zonas urbanas, lo que representaba menos del 10% de la población mundial. Cuando el siglo termina, la población urbana en el mundo se ha multiplicado por veinte, para alcanzar casi los tres mil millones de personas, o sea prácticamente la mitad de la población del planeta. Para el final del siglo pasado se establecieron tres grandes tendencias:
  • En contra de la mayoría de las previsiones, la tasa de crecimiento demográfico ha disminuido en ciudades de países en vías de desarrollo.
  • El mundo está menos dominado por las grandes ciudades de lo que se había previsto.
  • Las relaciones entre la evolución de las ciudades y los cambios económicos, sociales, políticos y culturales no son claras.

En cuanto al futuro de las ciudades en el tercer milenio, se observan diversas tendencias:

  • La urbanización progresiva del planeta es un fenómeno cierto: se estima que en la primera década del siglo XXI más de la mitad de la población mundial vivirá en zonas urbanas.
  • Se reforzará la interacción entre crecimiento urbano y globalización. Esta última es un proceso múltiple que aproxima a los países, las ciudades y las gentes aumentando la circulación de bienes y servicios, capitales, tecnologías e ideas. Las ciudades del mundo han llegado al primer plano porque desempeñan funciones especiales en la nueva economía mundial.
  • Revolución del poder y de las responsabilidades a las autoridades locales y a la sociedad civil. Este proceso comenzó en los años 90, cuando las formas tradicionales de gestión de las ciudades se mostraron insuficientes y las instituciones existentes resultaron incapaces de resolver correctamente los problemas antiguos y nuevos de las ciudades.


Grandes conglomerados urbanos según su PNB
Grandes conglomerados urbanos según su PNB Uno de los fenómenos más significativos del último siglo ha sido la concentración de la población en centros urbanos. Esa metamorfosis condujo a la metropolización. Este proceso manifiesta la fragmentación de los conglomerados urbanos a lo largo de las principales vías de transporte. Estos conglomerados, que han predominado en los países poco industrializados, se caracterizan por ser pequeñas ciudades y cabeceras de circunscripciones administrativas como departamentos o provincias. Dos tercios de los 30 principales conglomerados se encuentran en países en vías de desarrollo.

Fuente:

Le Monde Diplomatique  (2004)   «Los daños al medioambiente. Metropolización del planeta»,   Atlas de Le Monde Diplomatique, Valencia. Ediciones Cybermonde, ISBN 84-85798-03-04, pp 58-59