Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 32/33: IAU+S: la Sostenibilidad en el Proyecto Arquitectónico y Urbanístico > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n32/alurb01.html   
Laboratorio Urbano
Laboratorio Urbano[1]
Madrid (España), diciembre de 2004.
Laboratorio Urbano| Lámina 1. Laboratorio Urbano. Mapeado de Madrid'2004 >>>

¿Quiénes somos?

Laboratorio Urbano (LU) es una asociación de alumnos de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid. Agrupa a personas involucradas en diferentes experiencias de construcción de la ciudad desde la participación social. Tratamos de buscar un espacio en el ámbito universitario que sirva de canal de interacción con una realidad urbana que nos es muchas veces desconocida o negada: la ciudad invisible.

Laboratorio Urbano comenzó a formarse durante el invierno del 2002. Se utilizó este nombre para formalizar un trabajo en principio informal. Se constituyó como asociación legal dentro del marco de la Universidad Politécnica de Madrid, en otoño de 2003.

El interés común que nos aglutina podría ser el de explorar el entorno que nos rodea. Como arquitectos se supone que estamos preparándonos para intervenir en él; de cualquier forma, viviremos en él; de hecho, vivimos en él.

La ciudad, que se supone estudiamos hasta la saciedad, tiene miles de facetas que se nos escapan, de las que no hablamos en ninguna asignatura. En su momento, los Viajes a la Ciudad Invisible tenían precisamente esa intención, se trataba de buscar qué cosas se mueven a nuestro alrededor, en nuestra ciudad, Madrid; contactar con la gente que tiene una opinión sobre el espacio en el que vive y que trabaja para intervenir sobre él transformándolo.

Realmente, LU no es sino un espacio de encuentro, un sitio en el que quedar con los compañeros para pasar la tarde y charlar, un lugar agradable en el que sentarse a trabajar, un punto de partida. Éste es el común denominador, el resto de detalles son más difíciles de explicar, porque ni siquiera nosotros mismos los tenemos claros.

Existe un cierto funcionamiento en red, cada uno tiene sus historias, cada uno se mueve por algunos lugares y de lo que se trata es de poner en común, de compartir experiencias, muchas veces, de pedir ayuda, manos y cabezas; pero sobre todo de reflexionar; se trata de construir algo, un proyecto común a partir de esas realidades diversas. Por otro lado, la Escuela; siempre están las ganas de trabajar en ella, puesto que es el lugar donde nos hemos encontrado, el espacio vital que compartimos. Nos es común una inquietud con respecto a las lagunas que deja la universidad. Y entre estas dos vertientes andamos, construyendo cosas: el ciclo de charlas Ciudad, Vivienda y Ciudadanía, con la Red de Lavapiés (lámina 2) y el Taller de Mujeres, junto al colectivo de Mujeres Urbanistas, tantos ratos en El Laboratorio 03, la experiencia de organizar en la Escuela el concurso de ideas para la Cooperativa de Vivienda Joven (COVIJO) (lámina 3), las Charlas sobre Iván Illich [2], los talleres de participación en la Escuela y en Alcalá, la Iniciativa por la Vivienda y los Espacios Sociales (ms) [3], las Fiestas Vecinales de Las Vistillas, el apoyo al periódico Diagonal[4], y un largo etcétera.


Lámina 1. Laboratorio Urbano. Mapeado de Madrid'2004

Viajes a la ciudad invisible

Los primeros viajes nos llevaron a Lavapiés (lámina 2), a Retiro Sur (lámina 3) y a Orcasitas, Usera y Villaverde; más adelante hemos ido a la Alameda de Osuna (lámina 4) y de nuevo a Lavapiés (lámina 5 y lámina 6). El viaje consiste en realizar una especie de ruta turística, pero con dos diferencias importantes:

Entramos en contacto de esta forma con la gente de la Red de Lavapiés y de El Laboratorio 03, con la gente de la A.VV. Los Pinos y de la cooperativa COVIJO, con la Comisión de Jóvenes y Movimientos Sociales de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, con 21 Raíles Verdes. A los barrios nos acompaña un profesor de la Escuela, alguien que conoce ese lugar, que lo ha estudiado desde la distancia académica y que es capaz de analizarlo en el contexto de los procesos urbanos.

Los viajes cuentan con un complemento teórico necesario. Los primeros viajes coincidieron con Ecología y Ciudad[5], un ciclo de debates en la Escuela en el que se intentó propiciar un momento de reflexión pausada acerca de la metrópolis de la que formamos parte. Es la vieja dicotomía entre la teoría y la acción; tenemos un objeto que nos fascina, que nos es desconocido y del que queremos apropiarnos. Salimos a verlo con ojos frescos, salimos a buscar a la gente que está sumergida en él, pero no podemos prescindir de las personas que se distancian de cuando en cuando para teorizar esas experiencias, sacar conclusiones, atar cabos y resumir conocimientos.


Lámina 2. Viaje a Lavapiés (01)


Lámina 3. Viaje a Retiro Sur


Lámina 4. Viaje a la Alameda de Osuna


Lámina 5. Viaje a Lavapiés (02): La Tabacalera


Lámina 6. Viaje a Lavapiés (02): la Eskalera Karakola

La colaboración con COVIJO (Cooperativa de Vivienda Joven)

En el Viaje a la Ciudad Invisible de Retiro Sur, en febrero de 2002 (lamina 3), se presenta el Plan Urbanístico Alternativo, en respuesta al API 03.05 (plan de reforma interior del barrio de Adelfas impuesto por el Ayuntamiento). El plan alternativo, elaborado por la asociación de vecinos, comprende entre otras propuestas la creación de una cooperativa de vivienda pública para jóvenes en régimen de alquiler (COVIJO), además del realojo de los vecinos en su propio barrio, la continuidad en un nuevo emplazamiento del Centro Social Seco, manteniendo su carácter autogestionado, y otras propuestas de equipamientos y zonas verdes.

Tras este primer contacto, se llevan a cabo una serie de talleres entre los cooperativistas de COVIJO, en colaboración con LU, para ir discutiendo y avanzando en los distintos ejes del proyecto de la cooperativa: programa (usos, relación de espacios individuales y colectivos), desarrollo comunitario (incidencia y relación con el barrio), arquitectura bioclimática y género.

En febrero de 2003 COVIJO vuelve a introducirse en la Escuela de dos formas paralelas. La primera mediante la convocatoria de un concurso cooperativo en el que por medio de talleres y grupos de trabajo-investigación sobre los distintos aspectos de la cooperativa se iban proponiendo soluciones o vías de desarrollo del proyecto. Por otro lado, en la asignatura de Sociología y Vivienda, se propone como ejercicio precisamente una cooperativa de alquiler para jóvenes en Adelfas. Los resultados de los talleres realizados con los cooperativistas se toman como puntos de partida para los proyectos y se realiza una nueva visita guiada por el barrio con miembros de COVIJO y Manuel de las Casas, el profesor de la asignatura. Ambas experiencias se desarrollan durante el resto del curso.

En junio de 2004 se produce la devolución a los cooperativistas de una preselección de propuestas. Los trabajos finalmente seleccionados se presentaron al conjunto del taller, abriéndose un debate sobre la valoración global de las propuestas y de la experiencia de colaboración entre COVIJO y la Escuela de Arquitectura. En el debate se destacó como aspecto más positivo el que poco a poco las propuestas de la cooperativa van convirtiéndose en algo tangible, a pesar de que el proyecto aún se encuentra en las primeras fases.

La colaboración con la Red de Lavapiés y el Centro Social Okupado Autogestionado El Laboratorio 03

El barrio de Lavapiés es uno de nuestros principales lugares de referencia; nos hemos embarcado en numerosos proyectos junto con la Red de Lavapiés (lamina 2), las jornadas Ciudad, Vivienda y Ciudadanía que nos permitieron discutir las formas de construcción de la ciudad y sirvieron de base para el Plan de Edificios Sensibles con el que sentamos las patas de una forma original de imaginar la rehabilitación de un barrio; descubrimos que los problemas se complementaban y que aumentando la información y la coordinación se incrementa la eficacia.

El Laboratorio 03 (lamina 2) fue un lugar muy especial, nos permitió consolidarnos como grupo, sirviendo de base a los proyectos lavapiesinos y dándonos un lugar donde encontrarnos de manera informal; por otra parte, el proyecto que llenaba el edificio no deja de fascinarnos, visto con cierta perspectiva, reunía las todas características que se le pueden pedir a un espacio público; permitía los encuentros, era permeable, aceptaba distintos grados de implicación, era a la vez un lugar local y un lugar metropolitano, ciudadano. Echa a andar por estas fechas un nuevo proyecto: La Tabacalera (lamina 5), que abre de nuevo la posibilidad de construir un espacio público con mayúsculas.[6]

Taller de participación en la universidad

Dentro de las jornadas organizadas por la Iniciativa para una Arquitectura y un Urbanismo más Sostenibles en marzo de 2004, Laboratorio Urbano organizó el taller La construcción del espacio desde la participación[7].

Como colectivo, nuestra experiencia participativa es incipiente y está muy ligada a los colectivos vecinales con los que nos unimos, que llevan muchos años tejiendo redes sociales en sus territorio. Sin embargo en este caso, el escenario se presentaba bien distinto: se trataba de actuar por una vez en nuestro entorno más inmediato, la Escuela.

El taller se dirigía a un grupo de alumnos de la Escuela, pero tomamos como punto de partida fundamental que hiciéramos lo que hiciéramos debía servir como proceso de aprendizaje también para nosotros (en principio organizadores). Así, el taller nos sirvió como excusa para ensayar dinámicas participativas (taller EASW), para investigar en las tripas de la Escuela y trabajar propositivamente con esa información (cuándo se construyó, cuál es la historia del edificio, cuánta energía consume, etcétera). Por otra parte, nos permitió reflexionar sobre el concepto de la participación de una forma más teórica. Complementando este punto de vista se iba a haber realizado una especie de gymkana a la Ciudad Invisible seguida de un encuentro con asociaciones de distintos barrios de la ciudad de Madrid. Los atentados del 11-M obligaron a suspender el resto del taller. La colaboración de José Pérez de Lama[8], profesor de la Escuela de Arquitectura de Sevilla y hackarquitecto, nos permitió complementar las cuatro dinámicas descritas con una visión fresca y no madrileña de la participación.

Los aprendizajes del taller aportan nuevas ideas a la reflexión continua que venimos haciendo desde Laboratorio Urbano sobre los procesos de construcción de la ciudad y sobre la enseñanza que recibimos como técnicos especialistas en la construcción del espacio. Nos reafirmamos en que se pueden construir propuestas de forma colectiva, en procesos de autoaprendizaje y de apropiación del entorno. Son ejemplos que demuestran cómo los ciudadanos tienen la capacidad de hacer un análisis de su barrio, llegando a proponer alternativas a los planes urbanísticos que se les imponen desde las instituciones.

Taller con niños en Alcalá de Henares

Dentro del marco de las jornadas [R]ACTIVA 04[9] organizadas desde la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Alcalá de Henares (10 grupos de jóvenes arquitectos aterrizaban en el Distrito 7 de Alcalá con el objeto entrar en contacto con sus vecinos y proponer ideas para su reactivación). Se realizó una investigación sobre el espacio público de la ciudad de Alcalá. Se pretendía evaluar desde el punto de vista de un niño de 10 años las posibilidades de uso que ofrece la calle como lugar de juego, aprendizaje, convivencia...nos marcamos un objetivo explícito a cumplir durante la semana del 27 de septiembre al 1 de octubre de 2004, retomando los trabajos realizados por Francesco Tonucci en La ciudad de los niños, o por Adriana Bisquert en 1979, pretendíamos «centrarnos en la vida que el niño puede o no realizar en la calle. El estudio analítico de las circunstancias que le rodean, las reflexiones ante esa situación y la posibilidad de vías de actuación serán el motivo y fin de este trabajo, y el objetivo, plantear la calle como un lugar a recuperar, como una plataforma educativa, donde el niño se encuentra asumido como cualquier otro ciudadano».

Este taller nos permitió trabajar con personas a priori no militantes en ningún tipo de asociación. Estuvimos hablando con los niños, preguntándoles por su relación cotidiana con la ciudad y por los sueños y las modificaciones que creían necesarias.

La participación en el taller implicaba la construcción física de una propuesta. A pesar de lo efímero de las construcciones que surgieron tanto de nuestro taller como del resto de talleres participantes, las jornadas sirvieron para probar lo sencillo que puede resultar la transformación a mejor del espacio público con un mínimo de recursos económicos e intentando materializar una voluntad de negociación entre los distintos agentes que entran en conflicto en dicho espacio (en el caso de Alcalá, el choque se producía básicamente entre los coches y el resto de ciudadanos)[10].


Lámina 7. Taller con niños en Alcalá de Henares


Lámina 8. Taller con niños en Alcalá de Henares. Materiales realizados


Lámina 9. Taller con niños en Alcalá de Henares. Maquetas de su entorno inmediato, el C.P. Daoiz y Velarde

La participación: el hilo conductor

¿Qué entendemos por participación? Participación como capacidad y derecho de los habitantes-ciudadanos de analizar, criticar y transformar el medio en el que viven. Los procesos de toma de decisiones suceden casi siempre al margen de las personas que se verán afectadas por sus consecuencias, por lo que muchas de estas decisiones no responden a sus necesidades reales.

El tema de la participación en la construcción del espacio es una cuestión fundamentalmente política y, como tal, afecta de una manera central a nuestras vidas como ciudadanos y como técnicos.

Cada uno de nosotros conoce mejor que nadie sus propias necesidades y deseos. Además, cada uno de nosotros conoce en profundidad determinadas regiones de su ambiente. Esta información, que nos pertenece, nos hace capaces, imprescindibles para dar forma al entorno que nos rodea. Cuando las actuaciones sobre nuestro entorno construido (por supuesto, también sobre cualquier otra dimensión de nuestras vidas) se deciden desde instancias ajenas a nosotros mismos, se produce un desfase entre nuestra situación real y la respuesta supuestamente correcta a nuestros problemas.

La vinculación de las personas con el medio en el que viven es el primer paso para una reflexión sobre el modelo de desarrollo que estamos produciendo. Y para que se produzca esta vinculación, para desarrollar el sentido de responsabilidad ante el entorno, tanto físico como social y cultural, en el que vivimos, es necesario reforzar los mecanismos de participación en la construcción y transformación de ese medio.

Colaborar de forma activa en la construcción de nuestro entorno produce dos efectos, por un lado, aumenta nuestro sentido de apropiación sobre los lugares que utilizamos, por otro lado, aumenta el grado de control que tenemos sobre nuestras vidas, eliminando la sensación de que todo nos es impuesto desde un sitio lejano. Ni siquiera es la construcción física la más importante, lo que logramos realmente cuando volcamos nuestras ideas y pensamientos sobre un lugar es llenarlo de significados, hacerlo verdaderamente nuestro.

¿Y ahora qué?

Después de casi tres años de trabajo, se ha visto imprescindible hacer un pequeño parón para evaluar lo hecho hasta el momento y tratar de pensar qué somos y qué queremos ser. Dada la situación personal de sus miembros (muchos ya terminando la carrera), Laboratorio Urbano ha iniciado un proceso de transformación, trasladando su centro de gravedad desde la Escuela de Arquitectura hacia la metrópolis, con pretensiones de abrirse a gentes diversas de otros ámbitos.

Queremos seguir manteniendo nuestro carácter de nodo entre las distintas experiencias en que participamos cada uno, sumando fuerzas a proyectos concretos en momentos determinados (Red de Lavapiés, COVIJO, Caminos, Comisión de Jóvenes de la FRAVM, proceso Tabacalera, Diagonal).

Por otra parte, profundizando en la línea iniciada por los Viajes a la Ciudad Invisible, queremos seguir investigando la ciudad y sus transformaciones. Para trabajar en esta línea hemos abierto unas carpetas de trabajo en las que ir acumulando información y experiencias: serían la reforma de la M-30[11], los PAUs[12] (en los que ya estamos trabajando, escribiendo unas colaboraciones para Diagonal), Madrid 2012[13], grandes operaciones especulativas con suelo público (Campamento, Chamartín), y los demás macroproyectos gallardonianos.[14]

Por último, queremos imaginar las alternativas que podemos construir para enfrentarnos a la esfera del trabajo de forma colectiva y de acuerdo a nuestra manera de concebir la vida. Buscar renta que nos permita dedicarnos a lo que realmente queremos, y convertir las exploraciones que hasta ahora hemos llevado a cabo en proyectos de transformación de la realidad reales y sólidos. ¿Podemos construir un espacio de trabajo compartido y abierto a otras gentes que dé respuesta a necesidades sociales reales, ignoradas en general por el mercado? ¿Qué experiencias de autoempresarialidad y economía social podemos tomar como referencia en nuestra búsqueda?

Todo esto y más será a lo que nos dediquemos, con todos aquellos que se quieran sumar, a partir de ahora. Estáis invitados.


Notas


[1]: Laboratorio Urbano: http://www.laboratoriourbano.tk
[2]: El Boletín N26, Iván Illich de esta misma Biblioteca recogió parte de las ponencias y temas tratados en estas charlas.
[3]: Más información sobre esta iniciativa en el apartado correspondiente de la página web de Laboratorio Urbano: http://es.geocities.com/laboratorio_urbano/m2s.htm
[4]: El periódico Diagonal es una iniciativa para la creación de un nuevo medio de comunicación desde los movimientos sociales. Se puede consultar su página web: http://www.diagonalperiodico.net/. Los trabajos que Laboratorio Urbano ha publicado en este periódico («El lujo precario 1 y 2») se encontrarán en las versiones pdf de los números menos uno y cero.
[5]: En el boletín número 24 de esta Biblioteca pueden encontrarse las ponencias de estas jornadas, http://habitat.aq.upm.es/boletin/n24
[6]: En la página web de la Red La Tabacalera a Debate, http://www.latabacalera.net puede encontrarse más información sobre este proyecto.
[7]: En este mismo boletín (La construcción del espacio desde la participación) se explica el desarrollo de este taller en detalle
[8]: Páginas web: http://mcs.hackitectura.net/tiki-index.php, en especial le corresponde a él el apartado osfavelados.
[9]: Existe más información sobre estas jornadas, organizadas por alumnos de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Alcalá de Henares en http://www.ractiva.com/
[10]: El desarrollo en detalle de la propuesta de Laboratorio Urbano para este taller se puede encontrar en http://www.urbanohumano.org/alcala.htm
[11]: en el boletín número 28 de esta Biblioteca puede leerse una crítica de Ramón López de Lucio a este proyecto de soterramiento parcial y aumento de capacidad de esta autopista de circunvalación madrileña, http://habitat.aq.upm.es/boletin/n28/arlop.html
[12]: Programas de Actuación Urbanística, nuevos desarrollos inmobiliarios en la periferia de Madrid.
[13]: Plataforma Contra las Olimpiadas de Madrid 2012: http://www.otromadrid.org/m2012/
[14]: Alberto Ruiz Gallardón es alcalde de Madrid desde mayo de 2003, y anteriormente fue presidente de la Comunidad de Madrid (región autónoma), de 1995 a 2003. Se ha significado en ambos cargos por ambiciosos planes de infraestructuras.


Edición del 1-3-2006
Boletín CF+S > 32/33: IAU+S: la Sostenibilidad en el Proyecto Arquitectónico y Urbanístico > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n32/alurb01.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio