Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S 31-- Quinto Catálogo Español de Buenas Prácticas > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n31/ncartas.html
Cartas


Índice General

 

22 familias se unen en busca de una vivienda digna

De: Carlos Andrés Ospina
Fecha: 25 de abril de 2005

Somos ASOMPACAF, Asociación de Padres y Madres Cabezas de Familia, de la ciudad de Manizales (Colombia). Ubicados en el Barrio Alto San Cayetano, nuestra asociación se funda a raíz de la aguda crisis por la que atraviesa nuestro país como tal; el problema del desempleo --alrededor del 30 por ciento--, la falta de una política social real por parte del gobierno nacional y diversos antecedentes son las consecuencias de nuestro problema concreto que es la falta de una vivienda digna. Pues tenemos graves problemas como el hacinamiento en ranchos de cartón de muchísimas familias. De muchísimos niños. Un ejemplo claro es la vecina Diana Pulido del barrio con tan solo 19 años, tiene ya 3 hijos y además se encuentra en estado de embarazo en embarazo. Es madre soltera, no tiene un empleo fijo, y le toca ejercer la prostitución para conseguir algún dinero para pagar los servicios públicos y parte del arriendo. La alimentación de ella y sus hijos es mínima y depende totalmente de la solidaridad de nosotros, sus demas vecinos.

Son innumerables los casos tan graves que tenemos. Por eso es que 22 familias decidimos crear una asociación que resuelva el problema de vivienda digna y encontrar formas alternativas de sostenimiento económico.

El 7 de abril de 2004 decidimos tomarnos un lote aledaño como último recurso para ser escuchados, ya que los intentos de diálogo no recibieron ningún tipo de respuesta viable.

Solamente hasta el 16 de mayo, decidieron levantar la toma al lote en perspectiva de iniciar una forma distinta de organización y propuesta económica.

Hemos recibido ayuda del intersindical y popular de Caldas y de un grupo de trabajo de estudiantes de la Universidad de Caldas. Y hemos emprendido la tarea de hacer todo lo posible por conseguir una vivienda digna para nuestras familias.

Luego de muchos intentos y actividades que hemos realizado durante un año, hemos recogido alrededor de dos millones y medio de pesos --nos hace falta alrededor de 30 millones de pesos para firmar la promesa de compra del lote a la caja de la vivienda popular de Caldas-- tenemos plazo hasta el 15 de mayo de 2005.

Esto es sólo un esbozo muy general de nuestra situación.

Les pedimos su colaboración solidaria y esperamos en estos días enviarles información bien detallada que estamos recogiendo: direcciones, datos, fotografía, vídeos y algunos testimonios.

Cordial saludo y esperando su pronta y positiva respuesta,
Carlos Andrés Ospina

Patrocinio de la red descentralizada MapaSOFT

De: autor@mapadehambre.com
Fecha: 9 de junio de 2005

Cordial saludo.

Estoy en la búsqueda de un patrocinio para continuar en la mejora de la red descentralizada MapaSOFT como un sistema de focalización de epidemias en tiempo real con los componentes de nutrición, enfermedades e inmunización, diseñada para hogares, empresas, instituciones de salud, escuelas, etc. Una persona adecuadamente nutrida rinde competitivamente, físicamente, laboralmente, y posee mayor discernimiento, mejor calidad de vida, mayor longevidad, menos enfermedades, mejor calidad de vida etcétera.

Me gustaría conocer apreciaciones al respecto y probabilidades de dicho patrocinio.

Activa Orcasitas: Proyecto de Desarrollo Local mediante la participación ciudadana

De: activa@orcasitas.net
Fecha: 13 de junio de 2005.

Nos gustaría que conociesen el Proyecto de Participación Ciudadana de Orcasitas, que ha dado lugar al Primer Pacto Ciudadano promovido por las entidades sociales en España.

Les adjuntamos un pequeño resumen y nuestra dirección electrónica: http://www.orcasitas.net

Proyecto Activa Orcasitas

Nadie puede vivir de la historia. Los barrios, menos. Las remodelaciones urbanísticas no pueden esconder sus miserias. Por eso el barrio de Orcasitas, en el distrito madrileño de Usera, ha vuelto a soñar con el futuro. Un futuro de participación que ha comenzado a construirse en el presente gracias al proyecto Activa Orcasitas.

Orcasitas es un barrio del sur de Madrid que creció descontroladamente en los años del desarrollismo con el aluvión de emigrantes de Andalucía, Extremadura y Toledo. Como tantos otros, se llenó de chabolas, de infraviviendas, de descampados. Pero sus vecinos pronto entendieron la necesidad de unirse y poco a poco surgió un movimiento vecinal capaz de cuestionar los planes urbanísticos o de librar la «Guerra del pan».

La Asociación de Vecinos de Orcasitas, pionera del movimiento vecinal, jugó un papel destacado para pasar «del barro al barrio». Así lograron que se crearan zonas verdes , que se edificaran pisos de protección oficial, que se construyeran instalaciones culturales y deportivas. No en balde algunas calles del barrio se llaman «Participación», «Encierros» o «Memoria Vinculante».

En la década de los años 80 y 90, el movimiento vecinal empezó a declinar. Orcasitas tampoco se libró de ello, aunque quizás en menor medida que en otros lugares de la geografía española. Pero lo cierto es que a principios del siglo XXI, Orcasitas tenía más historia que futuro. Por eso nació Activa Orcasitas. Precisamente ahí, porque «la participación es en Orcasitas uno de los lugares donde más real se ha hecho esa palabra» y porque lo que se ha hecho en el fondo no es más que «renovar la tradición de nuevo».

Como dice Eloy Cuéllar, uno de los impulsores de este proyecto, «nos habíamos dado cuenta de que el asociacionismo vivía de las rentas y de que teníamos que combatir la apatía generalizada de los vecinos ante la situación del barrio». Aunque la cara del barrio ahora es distinta, gracias al ladrillo, asfalto y césped instalado, lo cierto es que su corazón no anda bien de salud. De hecho, es uno de los barrios de Madrid con menor renta per cápita, con más paro y con más fracaso escolar.

A iniciativa de la Asociación de Vecinos, que había decidido romper la inercia y «tirarse a la piscina» se creó el pasado 22 de diciembre, el Foro por Orcasitas, que aglutinaba diversas entidades, desde la parroquia al equipo de fútbol, con el objetivo común de trabajar por la mejora del barrio y comprometerse a mantener viva la llama del comprimso y la participación. «Tenemos que contárselo a todo el mundo, que funcione el boca a boca!, ¡contad conmigo!», fue lo que se oyó después de que se explicase la filosofía y los pasos que debían darse para desarrollar el proyecto Activa Orcasitas.

«Desde el principio teníamos claro que había que impulsar un proceso que fuera participativo, transparente y sin exclusiones para romper la dinámica asociativa. Todos juntos teníamos que aportar nuestro esfuerzo», recuerda Cuéllar, que no esconde las lógicas reticencias de cada entidad: «costó romper con las viejas costumbres, renunciar a la lucha por la hegemonía, compatibilizar las distintas sensibilidades, pero se entendió que había que trabajar entre todos».

El proyecto se articuló como un recorrido en tres pasos: primero, una consulta a los vecinos que supusiera también comprometerse con el barrio; segundo, una jornada de debate y decisión; para concluir las medidas que debían tomarse; y tercero, el pacto con los políticos y autoridades que deben poner en marcha las medidas elegidas. Una Oficina Técnica, compuesta por dos trabajadores y un voluntario, se encargó de las tareas administrativas y organizativas.

Antes de dar el primer paso, se buzonearon más de 7.000 documentos en los que se pedía opinión a los vecinos sobre el estado del barrio y sus posibles soluciones, además de darles a conocer los valores y actitudes con los que se tenían que comprometer para contribuir a la mejora del barrio. Se pegaron cientos de carteles, se hizo correr la voz sobre el proceso que se iba a poner en marcha. En sólo10 horas de apertura de las mesas de recogida, instaladas durante tres días, del 27 al 29 de enero de 2005, más de 1.100 personas entregaron el cuestionario y firmaron el Pacto Cívico.

Con las respuestas debidamente analizadas, se elaboró un diagnóstico del barrio que sirvió como base para planificar el segundo paso. La jornada deliberativa, que se celebró el 12 de marzo, se dividió en dos fases. En la primera, celebrada por la mañana, expertos y técnicos, junto a otras personas interesadas debatieron las propuestas para solucionar los problemas planteados por los vecinos. Se crearon tres mesas para hablar de la vivienda, el empleo y la educación, y otra más, sobre ecología, debido al interés manifestado por los vecinos.

De cada mesa salieron cinco posibles soluciones, propuestas concretas y realizables en el barrio. La primera etapa del día concluyó con la exposición de las propuestas y con la lectura de una «Declaración por los Barrios», suscrita por otras asociaciones vecinales de Madrid, que la jornada quería ofrecer como contribución a la ciudad.

Por la tarde comenzó la segunda etapa, quizás el momento más significativo de este singular proceso, en el que la democracia participativa dejaba de ser una palabra vacía, para convertirse en una realidad tangible. Cerca de 500 vecinos debían tomar la palabra para dar su apoyo a las propuestas planteadas y marcar las prioridades. A la entrada al acto, cada asistente había recibo una bolsa con pegatinas de colores en forma de círculos. Se habían instalado paneles con las distintas propuestas. Tras la explicación de cada uno de ellos, los vecinos debían levantarse y pegar su círculo en las propuestas que consideraban más necesarias. Fue un momento de revuelo, con cierto aire de fiesta, «un momento ciertamente mágico».

En palabras de Eloy Cuéllar, «era la democracia participativa en vivo y en directo, todos en público escenificaban su decisión. Ahora que tanto se habla de las posibilidades de la democracia en la era de las nuevas tecnologías, eso de verse, cara a cara, hablar y decidir cobró de pronto toda su intensidad».

No hubo necesidad de caer en la demagogia o el populismo, de prometer cosas imposibles. Por ejemplo, la propuesta más votada sobre vivienda fue la construcción de pisos de protección oficial en una parcela concreta dentro de un Plan de Actuación Urbanístico ya en marcha. La más apoyada sobre empleo, la creación de proyectos de trabajo asociado y la extensión de programas mixtos de empleo que reviertan en la mejora del barrio, como las Escuelas Taller o los convenios entre entidades locales y el INEM.

El último paso era entregar el documento elaborado por los vecinos, con las necesidades y soluciones, a las autoridades públicas, que en última instancia tienen la capacidad de poner en marcha las medidas. Los tres partidos políticos de la ciudad y la Comunidad de Madrid, junto con el propio alcalde y la presidenta autonómica estaban convocados a asistir a la entrega y firma del definitivo Pacto por Orcasitas. Aunque la respuesta de los partidos políticos fue desigual, y algunos se conformaron con enviar a sus miembros con menos responsabilidad, las tres formaciones con represtación en el Ayuntamiento y la Comunidad acudieron al Centro Cultural Meseta de Orcasitas, donde les esperaban más de 600 personas.

La asistencia impresionó a los políticos, que no tuvieron más remedio que comprometerse públicamente a estudiar las propuestas y emprender las acciones necesarias para mejorar el barrio. «Hacía tiempo que no se veía algo igual», reconoce Eloy Cuéllar, «tantos vecinos implicados, tantas propuestas...los políticos recordaron una música que tenían olvidada». En su opinión, se demostró que la participación sigue siendo posible, cuando se abren cauces atractivos, cuando hay un fin concreto. La implicación de los vecinos habla bien a las claras de su decidida vocación de hacer valer sus derechos como ciudadanía.

Pero la historia, esta historia particular, todavía no ha acabado. Es el momento de crear una comisión de seguimiento del Pacto, que con la legitimidad emanada de este proceso y con el respaldo obtenido, sea capaz de velar porque las promesas de los políticos no caigan en saco roto y las soluciones propuestas llegan a buen término. «No debe bastarnos con recibir el reconocimiento de las autoridades, que van a recibirnos en sus despachos, sino que el trabajo realizado tiene que plasmarse en acciones concretas. Quizás ahora sea el tiempo de entender que Orcasitas ha cambiado, y para bien, que hay una novedosa experiencia participativa, que ha actualizado los viejos modos asociativos y que hay que estar a la altura».

Lo cierto es que Orcasitas está de nuevo en marcha. Además de «la gente de toda la vida» que ha seguido al pie del cañón, se han sumado otros, la mayoría jóvenes con ganas e ilusión de colaborar en el barrio. Son muchos quienes se han implicado en este proceso, «aportando lo mejor de sí mismos y participando hasta donde han querido, desarrollando una especie de activismo a la carta, según las posibilidades y deseos de cada uno», dice Cuéllar. Los viejos usos se han fundido con los nuevos para recuperar la participación, intentando evitar errores del pasado como «crear chiringuitos, caer en la tecnocracia o en la burocratización».

Los vecinos han vuelto a la carga. «En la Orcasitas del siglo XXI hemos vuelto a soñar. Hemos soñado con viviendas para la gente más joven, con empleos dignos para todos, con un barrio bien urbanizado y lleno de vida. Ya se sabe que los orcasiteños y las orcasiteñas le damos mucha importancia a nuestros sueños, pero es que hubo un tiempo en que soñamos que íbamos a salir de las chabolas para vivir en pisos confortables...y se cumplió», como dice la presentación del Proyecto Activa Orcasitas.

Golf científico y sostenible

De: Carles Arnal, doctor en Biología y diputado autonómico de Els Verds - Esquerra Ecologista (L'Entesa).
Fecha: 20 de junio de 2005[1]

Hace unos días la Universidad de Valencia (Adeit-Fundación Universidad Empresa) organizó unas loables «Jornadas científicas para un golf sostenible». La inauguración corrió a cargo del entrañable conseller y constructor en cap Rafael Blasco quién saludó unas jornadas de debate plural, con base científica pluridisciplinar y horizonte de sostenibilidad.

Sin embargo la pluralidad no fue excesiva. Entre los ponentes escaseaban (si es que hubo alguien) los críticos con el tema. Entre el público no se veían representantes de movimientos sociales, sindicatos, grupos conservacionistas... ni tampoco científicos o expertos comprometidos con el medio ambiente (aunque alguien habría, quizá camuflado en un green). Tal vez no les atraía el programa o tal vez no fueron invitados. Yo me matriculé por curiosidad, por disponer de la anunciada documentación que, ingenuamente, supuse valiosa, y por afán de aprender nuevas cosas sobre ciencia y sostenibilidad, aunque el programa no permitía albergar demasiadas esperanzas.

Tras las sentidas palabras de nuestro conseller predilecto, uno de los directores del evento, el señor Blanquer, marcó el tono, el nivel y la trayectoria de las jornadas con su introducción. Tan destacado abogado habló de los mitos y las razones de este controvertido deporte. Los mitos (irracionales, arcaicos, tribales...) son los que se oponen a tan lucrativo negocio. Las razones (la ciencia, la modernidad, el progreso...) son las que avalan el binomio golf-urbanización. La simplicidad del argumento no requiere más análisis. Tiene la contundencia de un buen pelotazo en plenas meninges.

No pude estar en todas las sesiones, por lo que tal vez me perdí lo mejor o la excepción a lo que ahora diré (aunque la documentación recogida no parece confirmarlo), pero la ciencia escaseaba notablemente, al menos cuando se enjuiciaban los posibles impactos negativos ambientales, sociales o económicos. Una cosa si quedó clara: el golf puede ser un gran negocio (al menos para alguien). Otra conclusión remarcable: un campo de golf, sin más, es difícilmente rentable para nadie (incluso para los virtuosos del pelotazo). El gran negocio emerge si se asocia a una urbanización. Incluso se llegó a dar cifras estimativas: entre 2000 y 3000 viviendas. No sólo para poder rentabilizar la inversión, sino para que el campo pudiese regarse con las aguas depuradas de la urbanización asociada. No acabé de entender si ella se nutriría de agua también depurada y así se cerraría un ciclo mágico o si necesitaría agua virgen con lo cual ya tenemos el lío montado porque agua no sobra y esto constituye una demanda extra aunque después riegue cespitosas.

Me sorprendió que en unas jornadas científicas, cohesionadas en torno al concepto de sostenibilidad (que cada cual debe entender como le da la gana, vista la elasticidad del asunto) hubiesen pocos científicos especializados (por no decir ninguno) en los aspectos más sensibles relacionados con el tema. Los únicos biólogos que intervinieron en la mesa fue para hablar de biomecánica del golf y otras exquisiteces, pero no para hablar de impactos ambientales. Esta tarea se confió a un ingeniero agrónomo y a un par de empresarios. Para los impactos territoriales se contó con un sociólogo y un arquitecto. Sorprende pues la notable ausencia de expertos en fauna, flora, ecología, paisaje, y también la escasez de geógrafos, geólogos, expertos en gestión hídrica, tratamiento de residuos, contaminación, etc. Serán cosas de la multidisciplinaridad bien entendida.

Escuché con especial interés la mesa sobre impactos territoriales y urbanísticos. En ella un sociólogo gracioso (Manuel Iribas) aclaró que la sociología no es una ciencia (¿entonces que pintaba allí?), contó algunos chistes, y expuso algunas anécdotas sin sistematizar. En el mismo debate, un arquitecto urbanista (Alejandro Escribano) aprovechó el carácter científico de las jornadas para emitir unas cuantas opiniones personales (sin citar fuentes, ni estudios específicos, ni referencias bibliográficas, ni ninguna otra característica propia de las comunicaciones científicas) sobre una diversidad de temas. Habló del trasvase del Ebro, muy mal derogado según él; de la bondad de las leyes urbanísticas que elabora Blasco (tal vez demasiado estrictas, según el experto); de la pujanza de nuestra tierra... Al menos en esta mesa, de vital importancia en relación con los objetivos de las jornadas, la ciencia brilló por su ausencia, y de la sostenibilidad... mejor no hablar; debe ser que ahora se la supone, como el valor de los soldados.

En resumen, los preocupantes mitos que algunos desinformados e ignorantes (entre los cuales supongo que debo incluirme) padecemos en relación con la presente eclosión del golf con casitas -especulación, corrupción urbanística, reclasificación masiva de suelos, impactos hídricos, etc.- no se trataron apenas o, en todo caso, con muy poco rigor científico y, desde luego, con un marcado sesgo apologético. ¿Debate plural? Escaso. ¿Base científica pluridisciplinar? Poca. ¿Sostenibilidad? No sabe, no contesta. ¿Publicidad y marqueting? Inmejorable. Blasco es genial.

Eso sí, al final del evento me enteré que pronto tendremos una ley que considerará los campos de golf poco menos que reservas naturales y que, debido a su gran interés ambiental, se declararán enclaves de gran valor ecológico y así podrán recibir ayudas europeas ambientales, además de merecer una declaración de utilidad pública que permita su ejecución sin reclasificar suelo y empleando el instrumento de la expropiación forzosa. Los beneficios están garantizados. ¡Pero que pillín es Blasco!

Un retén de incendios forestales denuncia la precariedad en la que trabajan

De: Albert Merino Saum
Fecha: 28 de julio de 2005
Fuente: InSurGente

Desde el trágico accidente del pasado domingo en la extinción del incendio de Guadalajara se han realizado muchas críticas y comentarios tanto por parte de medios de comunicación como de autoridades públicas, ya sean estatales o autonómicas, así como de los directivos de la empresa Tragsa.[2]

En la mayoría de los casos, las declaraciones realizadas o los artículos escritos han propiciado una desinformación aún mayor (siendo algunas veces de manera intencionada), lo cual ha conducido a una percepción totalmente distorsionada de este accidente y en general de las condiciones de trabajo de los retenes de incendios forestales por parte del público general.

Como empleado temporal de Tragsa durante los últimos cinco veranos, y componente de un retén de incendios similar al de Cogolludo, siento la necesidad moral de responder e intentar aclarar algunas de las mentiras que se han dicho durante estos cuatro últimos días.

En este sentido, me gustaría responder en primer lugar a las acusaciones de temeridad e imprudencia vertidas por varios medios (diario El País y canal de TV Telecinco entre otros) sobre la actuación del retén de Cogolludo. En uno de estos medios, por ejemplo, se recogía el pasado lunes una frase supuestamente pronunciada por el capataz de dicho retén al acercarse al lugar del accidente : «los valientes son los primeros que mueren» (El País, 18/07/05).

Si bien no conocía personalmente a ninguno de los fallecidos, me resulta complicado imaginar que por cabezonería del responsable de dicho retén se desplazaran a la zona una motobomba, dos guardas forestales y todos los miembros de la cuadrilla. Son demasiados medios para tratarse de una actuación temeraria por parte de un simple capataz, sobre todo si tenemos en cuenta que durante las labores de extinción de un incendio todo el retén está a las órdenes del guarda forestal que aquél tiene asignado (técnicamente suele decirse que, de cara al guarda, el capataz se transforma en simple peón y se sitúa al mismo nivel que el resto de la cuadrilla).

Por ello, si alguien dirigió al retén de Cogolludo y a la motobomba hacia el lugar del siniestro, únicamente pudo ser uno de los dos agentes forestales que posteriormente también resultaron fallecidos.

De lo que apenas se ha hablado estos días es de quién ordenó la actuación de todos esos medios en un flanco sin zona de seguridad (es decir, un lugar por donde escapar del fuego en caso de cambio repentino en su dirección). ¿Fueron los propios agentes siniestrados, o estos tan sólo siguieron órdenes del técnico que dirigía las labores de extinción? En cualquier caso, deben exigirse responsabilidades, pues, por muy grande que fuera el incendio, no es normal que mueran once personas en su extinción.

Respecto a la escasa formación y a la falta de profesionalidad de los retenes de incendios forestales, son muchos los comentarios que se han oído y leído, y muchas las correcciones que deben hacerse a los mismos.

En primer lugar, los miembros de dichos retenes no somos voluntarios tal y como se ha dicho en muchos medios. En la mayoría de los casos, somos empleados de empresas subcontratadas (Tragsa, Thaler, cooperativas privadas...) que cobran por sus servicios de otras entidades públicas como pueden ser las propias CCAA u organismos autónomos como Parques Nacionales.

No somos especialistas en extinción de incendios forestales ni tampoco bomberos. Algunos somos estudiantes, otros gabarreros o peones selvícolas. Cobramos alrededor de 55 euros brutos por jornada. Algunos retenes pasan las horas en la base forestal de su zona a la espera de una posible salida, otros, en cambio, trabajamos en el monte.

Esta es una realidad que mucha gente desconoce: en algunas provincias, como por ejemplo la de Segovia, los retenes somos al mismo tiempo retén y cuadrilla de trabajos selvícolas. Esto es, normalmente estamos trabajando todo el día en el pinar, podamos hectáreas y hectáreas de pinar contratadas entre la Junta y Tragsa [3] y si hay algun fuego cercano a nuestro lugar de trabajo, entonces dejamos las motosierras y nos ponemos las equipaciones de incendio.

Puede ocurrir que estemos trabajando durante ocho horas con la motosierra y nos toque ir a un incendio declarado a última hora del día para trabajar al lado de las llamas durante toda la noche; es fácil imaginar las limitaciones que el cansancio impone tanto en nuestra capacidad de actuación como en nuestra propia seguridad...

En una entrevista publicada por El Mundo (19/07/05), un dirigente de Tragsa asegura que todos sus retenes reciben una formación rigurosa para realizar labores de extinción de incendios, dicha preparación consiste según esta persona en «un curso cuya duración depende de cada comunidad: de tres a cinco días en Madrid o de una semana en Guadalajara».

En este sentido, el retén en el que trabajo comenzó hace más de un mes, y por ahora ningún especialista ha venido a formar a los nuevos miembros de la cuadrilla, los cuales representan más de la mitad del retén.

Por otra parte, otros años, dicha formación se ha limitado a una charla explicativa de tres o cuatro horas y a la realización de un simple tendido de mangueras o bien de prácticas básicas de actuación con helicóptero. Eso es todo.

En realidad, los miembros de los retenes nos vemos obligados a una formación autodidáctica, basada en la experiencia y en los consejos de los más veteranos, de tal manera que durante los primeros incendios en los que participamos no tenemos ni idea de cómo actuar.

Tanto Tragsa como los agentes forestales son conscientes de esta situación que se repite año tras año (de hecho, dicha situación tiende a agravarse, pues la formación actual es sencillamente nula), pero nadie hace nada por corregirla. Lo que realmente interesa es que las hectáreas de poda contratadas se realicen correctamente.

Mientras Tragsa declara públicamente que forma a sus empleados, en la sombra los está enviando a incendios sin haberlos formados un solo minuto y pone sus vidas en serio peligro. Por su parte, pese a que los agentes forestales asumen la responsabilidad de dirigirnos en un fuego, por ahora ninguno de ellos ha levantado la voz...

Otra crítica que se ha realizado durante estos días es que los retenes, además de no tener la formación necesaria, no estamos equipados correctamente.

El pasado 18 de julio llamaba a un programa de radio de la emisora Onda Cero la madre de un miembro de retén de incendios. Durante los minutos que le acordó el realizador del programa, esta señora se quejó de que gran parte de la equipación de incendios de su hijo era reciclada de otros años y que se encontraba en un estado por lo menos defectuoso.

Esta es otra realidad de nuestro trabajo. Hasta el año pasado no tuvimos cubre-nucas; la primera vez que nos dotaron de frontales (también el año pasado) las baterías duraron media hora y nos dejaron sin luz en plena extinción de un incendio nocturno; nuestros bate-fuegos suelen estan rajados, nuestras mochilas de agua tienen pérdidas, las mascarillas se reciclan de un verano a otro...

Hace dos años, un compañero se quemó la pierna cuando el agente que nos dirigía nos mandó cruzar el frente del incendio por una zona de bajo matorral porque el mono le quedaba pequeño... En El Mundo (21/07/05), un miembro de los retenes que actuaron en la extinción del incendio de Guadalajara cuenta cómo la mitad de las cuadrillas se quedaron incomunicadas a partir del segundo día de trabajo por no haber podido recargar durante la noche la batería de sus radios portátiles.

Es difícil aceptar que una empresa como Tragsa no pueda prever este tipo de problemas, por ejemplo encomendando dicha tarea a los mismos encargados que nos proveen casi diariamente de latas de aceite, nuevos espadines y nuevas cadenas de motosierra para «avanzar el tajo».

También se ha dicho que los medios de extinción tardaron en llegar al incendio de Guadalajara. El primer retén llego treinta minutos después de la llamada realizada al 112. Puede parecer mucho, pero en realidad éste es el tiempo que suele tardarse en actuar.

Otras veces es suficiente, pero con las condiciones climatológicas del pasado fin de semana media hora resultó ser demasiado tiempo.

Nuestro retén, al igual que otros tantos que trabajan en la Sierra de Guadarrama, puede tardar mucho más que esos treinta minutos en llegar a un fuego iniciado en el llano.

Es necesario resaltar que, para llevar a cabo la poda que se nos exije, a veces debemos alejarnos a más de veinte minutos de la pista forestal más cercana y por lo tanto de nuestro todoterreno. Cargamos con nuestras mochilas, motosierras, bidones de gasolina y de aceite, hachas... Si nos llaman para una salida, al llegar al coche debemos recoger todo esto y ponernos el EPI (equipación de protección individual). Puede haber pasado media hora y aún no nos hemos movido del lugar de trabajo. Cuando llegamos al incendio, si éste se produce cerca de un núcleo urbano, somos recibidos con insultos por parte de la gente afectada. No entienden que no podemos hacer más, bajamos del monte a toda velocidad por pistas forestales que no están preparadas para ir tan rápido, ponemos nuestra vida en peligro. Es una sensación totalmente frustrante.

En el incendio del pasado fin de semana han muerto nueve compañeros, un retén igual al nuestro, una mezcla de gente joven y de veteranos, todos apasionados por el monte.

Podríamos haber sido nosotros. Y sin embargo, todo sigue igual. La empresa Tragsa ni siquiera ha emitido un comunicado de luto entre los trabajadores, no hay ningún acto de homenaje o de recuerdo preparado. Al día siguiente del siniestro, nos hicieron subir al monte y seguir nuestro trabajo de poda, como si nada hubiera ocurrido.

Los agentes forestales vienen cada día a supervisar nuestro trabajo, que ningún pino se quede sin olivar, que el tajo avance a ritmo adecuado. Nada ha cambiado, no hay señales de que se vaya a formar a los recién llegados, de que nuestras mochilas de agua o nuestras mascarillas sean reemplazadas por otras nuevas. Ningún sindicato ha alzado la voz. La precariedad de los contratos por obra hace afónicos a los más veteranos, precisamente aquéllos que más tienen por decir. Estamos más solos que nunca ante las llamas.

Cosas en Común: proyecto educativo en Argentina

De: Inés Palomeque, coordinadora del proyecto
Fecha: 8 de septiembre de 2005.

Por favor, necesitamos que nos ayuden a difundir la información sobre el siguiente proyecto lo antes posible a niños y docentes, para que puedan participar de la actividad...

Muchísimas gracias. Esperamos ansiosos su respuesta y participación...

Cosas en común (Mil Milenios de Paz, UNICEF, Asociación Argentina para la Infancia)

Cosas en común es un proyecto educativo y cultural multidisciplinario, pensado para la participación y reflexión creativa sobre los derechos del niño desde la infancia y para la infancia, promoviendo una visión integral de la Convención de los Derechos del Niño, como aprendizaje de derechos y responsabilidades.

Carta Invitación a escuelas e instituciones educativas del país


Estimados Directivos, Docentes, Colegas:

Queremos entrar en el aula para unir a los chicos de todo el país, de la mano de sus maestros, para que a través del juego, el arte y la literatura levanten su voz y den a conocer qué significa para ellos tener DERECHOS y RESPONSABILIDADES.

Este camino, que queremos recorrer juntos, promueve la participación creativa de los niños y niñas desde sus escuelas, a través de la expresión plástica y literaria.

El proyecto contempla una Convocatoria Federal y Plural que culminará con la producción de un libro y un CD testimonio del trabajo educativo alcanzado por todos.

20 jóvenes editores, orientados por un equipo de educadores especialistas en literatura, artes plásticas y derechos del niño, ordenarán el material recibido intentando reflejar las ideas y los sueños de todos y cada uno de los autores.

Las obras seleccionadas figurarán con el nombre y apellido del autor, la maestra y los datos de la institución educativa y la comunidad a la que pertenecen.

Su distribución y difusión en todo el país, posibilitará conectar y compartir ideas, conceptos, miradas, necesidades y propuestas entre padres, educadores y los propios chicos.

Porque todos los chicos tienen «cosas en común» es bueno y necesario que las expresen y compartan. Esperamos contar con su participación entusiasta y comprometida.

Formas de participación

Se puede participar en este proyecto, a través de la expresión plástica y literaria enviando CUENTOS, CANCIONES, POESÍAS, HISTORIAS, HISTORIETAS, DIBUJOS, COLLAGES O PINTURAS.

Bases y condiciones

1. Podrán participar niñas, niños y adolescentes, de 8 a 16 años, de todo el país, en su lengua madre y en técnica libre.

Expresión literaria

2. Los cuentos, poesías e historias serán presentados en hoja de cuaderno y letra de imprenta o en hoja A4 y letra times new roman 12.

3. En todos los casos la extensión máxima sugerida es de una hoja (esto permitirá la participación de mayor cantidad de chicos)

Expresión plástica

4. Las obras serán presentadas en papel blanco, tamaño máximo 21,6x35,6cm (o sea el equivalente a una hoja oficio). La técnica y materiales a utilizar son de libre elección. Los trabajos pueden realizarse en computadora o con témpera, acuarela, collage, fibras, crayones.

5. Se aceptará como máximo, dos (2) trabajos por participante: una (1) obra literaria y una (1) obra plástica.

6. Cada obra se presentará firmada por el autor y acompañada de los siguientes datos en hoja aparte:

Título de la Obra 
Nombre del participante 
Edad 
Nombre de la  Escuela 
(Domicilio,  ciudad, provincia, código postal, teléfono y/o correo electrónico 
Nombre de la Directora 
Nombre de la Maestra 
Breve descripción e interpretación del trabajo. 
Breve descripción de la comunidad, barrio o localidad a la cual pertenece.

7. Las obras se recibirán hasta el 15 de Septiembre de 2005 inclusive en la siguiente dirección de correo postal, aclarando en el sobre la siguiente leyenda:

Respuesta Postal Paga
Apartado Especial N° 1
Sucursal 2 Cp 1640 Martinez
Prov. De Bs. As

o por correo electrónico a:
cosasencomun@fibertel.com.ar.

8. Todos los trabajos que lleguen en tiempo y forma serán evaluados, ordenados y seleccionados por representantes de UNICEF, Mil Milenios de Paz, Asociación Argentina para la Infancia, un equipo de educadores especialistas en literatura, artes plásticas y derechos del niño y por los 20 jóvenes editores.

9. Todos los trabajos presentados serán conservados por UNICEF Y Mil Milenios de Paz.

10. Los trabajos seleccionas serán utilizados en la confección de un libro y un CD.

11. La presentación del libro y el CD se realizará en Buenos Aires en Abril de 2006. Oportunamente se comunicará la fecha del lanzamiento a todas las escuelas que enviaron trabajos.

12. Luego del lanzamiento todas las escuelas recibirán un diploma de honor, en agradecimiento a su participación y colaboración.

Cosas en común intenta hacer efectiva la transmisión generacional de los DN a través de la aceptación de este compromiso, estimulando la expresión plástica y literaria.

La participación en este proyecto, implica el conocimiento, aceptación y cumplimiento de estas Bases.


Mentes Unidas para el Desarrollo: proyecto de desarrollo rural en Guatemala

De: José Vidal López Portillo
Fecha: 9 de septiembre de 2005

Tengan una vida maravillosa, les escribo desde Guatemala, espero estar escribiendo al lugar indicado. Nosotros somos una ONG de este país, pertenezco a la Escuela de Facilitadores de la Creatividad y la Innovación. Tengo un proyecto que deseo realizar pero no poseo el factor económico para hacerlo realidad. Estoy seguro que beneficiará y resolvera parte de la problemática económica y social de un municipio del departamento de Sacatepéquez. El título del Proyecto es «Mentes Unidas Para el desarrollo».

Éste consiste en el funcionamiento de una Escuela, pero no una escuela común, una escuela en la que se enseñe lo básico en forma creativa e innovadora, además de la enseñanza de las bellas artes, en sus ramas de pintura, música, escultura, acompañado de una formacion moral, ética y cívica para la construcción de una nueva y mejor sociedad en la que exista el amor entre la humanidad que es lo Cristo Jesus nos enseñó. Se trabajará en combinacion con unas entidades del Estado de Guatemala, para también capacitar a los padres de los niños. Si en el nombre de Dios os gusta este proyecto y queréis que os envíe el proyecto formalmente solicitádmelo. Quedaré pidiéndole a Dios su apoyo si es de su competencia. Mi nombre es José Vidal López Portillo, soy del municipio de San Antonio Aguas Calientes, departamento de Sacatepéquez, Guatemala, y trabajo en Proyecto Cultural El Sitio. Nuestra dirección es http://www.elsitiocultural.org. Estamos ubicados en la Antigua Guatemala.

Solicitud de ayuda: un bosque dentro de la ciudad

De: Abraham Sánchez
Fecha: 19 de octubre de 2005

Saludos, mi nombre es Abraham Sánchez. Quisiera que me ilustraran acerca de la posibilidad de recibir su apoyo para crear un área autosostenible ecológica en una extensión de tierra de mi propiedad de 5 hectáreas y media ubicadas en el centro de mi ciudad (Panamá, República de Panamá). La misma colinda con el Club de Golf de Panamá y en estos momentos tiene una forestación del 98 por ciento de su extensión en árboles primarios como roble, laurel, cocobolo etc. Quisiera mantener este hábitat igual ya que lo único que nos rodea son construcciones habitacionales y los residentes no tienen donde tener contacto con la naturaleza. Desearía contar con el apoyo de alguien para desarrollar senderos ecoturísticos y otros según las condiciones. Gracias por su atención y los felicito.

Abraham Sánchez
Tel: 999-3082
Panama (Rep. Panamá)

Un modesto programa para acabar con la dictadura del coche

De: Castor Sanz
Fecha: 25 de octubre de 2005.

1. Prohibición de la publicidad automovilística

Una medida habitual en el caso de otras mercancías peligrosas. Un paso más ambicioso sería convertir la conducción en una actividad humillante. Por ejemplo, se podría obligar a los usuarios de coches particulares a ponerse unas orejas de burro mientras van en su vehículo.

2. Ni un kilómetro más de carreteras

Es imprescindible una moratoria automovilística que prohíba la construcción de más carreteras. Con el gigantesco presupuesto que se liberaría se podría reconstruir la red ferroviaria que el PSOE desmanteló y el PP finiquitó.

3. Libertad vecinal para añadir barreras físicas al tráfico

Todo el mundo prefiere que los coches vayan despacio en su calle pero a toda velocidad en las de los demás. Este egoísmo tiene enormes potencialidades positivas. Si se diera a los vecinos libertad para colocar barreras al tráfico pronto se produciría una peatonalización espontánea.

4. Ley europea de carril bici

Se hace necesario imponer un porcentaje mínimo de kilómetros de carril bici por barrio estableciendo por ley las características del carril (separación física de los coches, etc).

5. Multas de tráfico proporcionales a los ingresos

Hay países, como Suecia, donde ya se aplican normas similares. La idea es, poco más o menos, que si un banquero se salta un semáforo le cae un multón de un millón de euros.

6. Limitadores de velocidad en todos los coches

Si las bañeras no vienen preparadas de fábrica para fabricar metaanfetamina casera, no se entiende por qué todos los coches están diseñados para delinquir superando los límites de velocidad. Se debería exigir el pago de indemnizaciones a las compañías automovilísticas cuyos coches permiten infringir la ley.

7. Peatonalización obligatoria de un porcentaje significativo de las ciudades

La catástrofe del tráfico es el resultado de buscar soluciones individuales a corto plazo a un problema colectivo y permanente como es el transporte. Establecer índices mínimos de peatonalización introduciría un poco de cordura en los planes urbanísticos.

8. Gratuidad del transporte público

Para financiarlo bastaría con cobrar a los conductores de vehículos privados los costes sociales que genera su infantil capricho de viajar en soledad.

9. Mucha más represión

Los mismos que quieren linchar a los carteristas y deportar a Pernambuco a los atracadores, se apresuran a exigir medidas educativas cuando los delincuentes son conductores. En particular, se debería potenciar los sistemas electrónicos de multado automático y la destrucción de los coches infractores, especialmente si son vehículos de gama alta.

(Se aconseja hacer circular este programa por la red entre tus contactos. Puede salvar vidas)

¡¡Urgente!! Matones en mi casa

De: Bárbara
Fecha: 25 de octubre de 2005

Hola a tod@s,

No sé muy bien como empezar este mail. Yo y otras dos personas, vivimos en una casa okupada en la zona del Puente de Vallecas. El miércoles pasado (19 de octubre) vinieron a mediodía tres matones a decirnos que teníamos que irnos de la casa, por las buenas o por las malas. Desde dentro de la casa se les dijo que estaba en marcha un proceso legal para resolver esa cuestión, a lo que contestaron que a ellos no les interesaba para nada ese proceso, que tenían que construir en esos terrenos y que no estaban dispuestos a esperar. Quedaron en volver el lunes (ayer 24 de octubre) para ver que habíamos decidido, y si nos ibamos, «echarnos una mano a llevarnos las cosas» y saber cuantos días necesitaríamos para marcharnos.

En estos días, además de movernos en un constante estado de tensión y paranoia, hemos ido a ver a la abogada, hemos puesto una denuncia en el juzgado de guardia indicando que la inmobiliaria COLOMBO-ESPAÑOLA S.A. podría tener responsabilidad legal en los hechos, al ser la propietaria de los terrenos, y nos hemos puesto en contacto con dicha inmobiliaria.

La abogada dice que al no poner la denuncia contra nadie en concreto, no podemos (ni tenemos muy claro si queremos) identificar a los matones, y no hay pruebas que puedan señalar claramente a la inmobiliaria, es probable que la deuncia se archive. La inmobiliaria le dijo a la abogada que ellos no sabían nada (obviamente) y que éste era un barrio muy conflictivo donde este tipo de cosas pasaban.

Ayer hicimos una quedada desde las nueve de la mañana en casa por si volvían los tres tipos, no fue una convocatoria muy extensa, pero acudió muy poca gente. Los tipos volvieron y nos volvieron a plantear el tema con total tranquilidad (eran las dos de la tarde y nos amenazaron sin cortarse un pelo, desde la calle a nuestra ventana del primer piso, con la gente pasando por su lado). Sin hacer mención expresa a ninguna empresa, dijeron que necesitaban empezar los trabajos para tirar la casa ya y empezar a construir, pero no hemos encontrado el nombre de la constructora que se ocupará de estos terrenos. Como no dimos ninguna respuesta (tampoco tenemos muy claro que opción tomar) nos han dado de plazo hasta mañana (miércoles 26 de octubre) para decidir qué hacemos. Vendrán mañana, no sabemos en que momento del día, y tenemos que darles una respuesta.

Y después de contaros todo esto, deciros que hemos convocado una asamblea hoy martes 25 de octubre, a las 20:00, en casa: calle Montseny no. 46, metro Puente de Vallecas, subiendo por la Avda. Peña Prieta, la 9a. calle a la derecha, y al final de la calle, una casa azul.

En estos días hemos estado valorando las dos opciones (irnos o quedarnos) y vemos que no tiene sentido afrontar esto como un problema de la casa. Consideramos que es algo que va más allá, que si las constructoras/inmobiliarias/bancos... pueden pagar a unos tipos para que echen a la gente, saltándose todos los procesos legales, esto nos va a afectar a tod@s. Esta noche queremos saber cuanta gente estaría dispuesta a implicarse en esta defensa, en qué términos, y por cuanto tiempo. Necesitamos saberlo de forma bastante concreta, porque mañana tenemos que dar una respuesta y ésta depende directamente de las fuerzas que contemos.

Si nos quedamos en la casa, eso implicaría tener bastante gente haciendo permanencias allí durante bastante tiempo, implicada además en el proceso cotidiano, también habría que reforzar las vías de entrada a la casa. Por otro lado, habría que empezar a mover otras formas de presión a traves de la denuncia pública de la inmobiliaria y la constructora (si conseguimos saber cuál es). No sé, tampoco queremos plantear muchas cosas hasta que no sepamos cuánt@s somos. No queremos enfocarlo como una petición de ayuda (aunque es obvio que en parte lo es), lo que queremos saber es cuánta gente está dispuesta a vivir esto como propio, y por tanto a decidirse a actuar y a implicarse de forma colectiva. Pensar un poco que opciones véis, cómo querríais/podríais afrontarlo y cómo podéis implicaros.

Segunda gran manifestación contra la construcción del Puerto de Granadilla

De: Federico Aguilera Klink
Fecha: 21 de noviembre de 2005.

Estimados amigos de Ecoespaña,

El próximo día 26 vamos a celebrar en Santa Cruz de Tenerife la segunda gran manifestación contra la construcción del Puerto de Granadilla. La primera fue el 27 de noviembre de 2004 y salimos a la calle unas 100.000 personas, aunque la noticia tuvo poca difusión en la península.

El puerto de Granadilla es un megaproyecto innecesario que llevamos varios años tratando de parar pues acabaría con varios kilómetros de costa de la mejor conservada en el sureste de Tenerife, además de afectar al LIC Sebadales del Sur.

Pero además hemos demostrado que la mejor alternativa al puerto de Granadilla, en términos monetarios, sociales y ambientales, es la ampliación del Puerto de Santa Cruz de Tenerife pues ahorraría cientos de millones de euros a las arcas públicas.

Como sabéis, este ahorro se convierte, precisamente, ante una lógica de saqueo de lo público, en un problema que el tándem políticos-constructores quiere evitar a toda costa. No estoy haciendo demagogia. Es la realidad que llevamos años viviendo en toda España.

En suma, nos encontramos con un problema de deterioro ambiental, económico y social generado por la baja calidad de la democracia que tenemos y por la manera autoritaria de tomar decisiones, aunque sea por mayoría y en el Parlamento. El gobierno de Canarias no ha querido debatir nunca sobre los argumentos a favor y en contra de este proyecto. Muy al contrario, declaró de interés público de primer orden su construcción alegando que el puerto de Santa Cruz está saturado y que no se puede ampliar. La realidad es que el puerto de Santa Cruz sólo está a un 60% de su capacidad y ya ha comenzado su ampliación con fondos europeos.

Por eso os pido que difundáis este correo al máximo y hagáis llegar vuestra protesta a todas las instancias autonómicas, nacionales y europeas implicadas en esta decisión.

Saludos. Federico Aguilera Klink.

Catedrático de Economía Aplicada (universidad de La Laguna)
Premio Nacional Economía y Medio Ambiente, 2004
Miembro del movimiento ciudadano Asamblea por Tenerife


Notas


[1]: Publicado en El País, edición de la Comunidad Valenciana, el 20-06-2005.
[2]: Empresa responsable de gran parte de los retenes de nuestro país, entre ellos el de Cogolludo --siniestrado en el incendio del pasado fin de semana.
[3]: Contrariamente a lo que se piensa, los retenes no limpiamos los bosques: al realizar la poda que se nos encomienda, el pinar queda plagado de ramera seca a nivel de suelo, lo cual constituye un combustible perfecto en caso de incendio... No estamos realizando actuaciones de prevención, sino ayudando a que los pinos crezcan más y más rápido para así obtener mayor volumen de madera comercializable. Al preguntar a la empresa o a agentes forestales por qué no nos piden triturar los restos de la poda la respuesta es clara: «no hay dinero».


Edición del 10-3-2006
Boletín CF+S 31-- Quinto Catálogo Español de Buenas Prácticas > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n31/ncartas.html
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid -- Universidad Politécnica de Madrid -- Ministerio de Vivienda
Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio