Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 3 -- Especial sobre PARTICIPACIÓN SOCIAL > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n3/adwag.html

Edita: Instituto Juan de Herrera. Av. Juan de Herrera 4. 28040 MADRID. ESPAÑA. ISSN: 1578-097X

Todo necio confunde valor y precio


Daniel Wagman

R E S U M E N

Se trata de una breve y clara exposición del origen de los sistemas de trueque, introduciéndonos en el esquema participativo de su funcionamiento.


Uno de los rasgos más determinantes de nuestra sociedad es la casi completa dependencia que tenemos del dinero y del intercambio mercantil para satisfacer todas nuestras necesidades. Desde las necesidades materiales más básicas: agua, comida, cobijo, ropa; hasta las más intangibles, emocionales o espirituales. El ocio, el afecto, el cuidado de las personas mayores o niños, el sexo o, simplemente, la compañía de otras personas...; necesidades no materiales que obviamente las satisfacen otras personas haciendo algo. Sin embargo, sustituimos cada vez más relaciones con personas mediante el pago con dinero por productos o servicios que al final dejan mucho que desear a la hora de traernos las satisfacciones fundamentales en nuestras vidas.

El proceso de monetarización avanza a pasos gigantescos y se relaciona con el proceso de globalización de la economía; actualmente 500 empresas controlan el 30% del Producto Bruto Mundial. En conclusión, cada vez menos macroestructuras económicas están gestionando cada vez más actividad de cada vez más humanos. Mucha gente empieza a pensar que la gestión es pésima. Una parte importante del mundo se encuentra excluida de esta red monetarizada, no obstante, sus economías y sistemas de intercambio no basado en la monetarización están siendo destruidos. Para los que tenemos la "suerte" de poder acceder a un mayor consumo de objetos y servicios, la pobre satisfacción que nos proporciona es cada día más evidente, a la vez que vemos cómo se empobrece el tejido social y las relaciones entre las personas.

Por eso, alternativas como el Sistema de Trueque son experiencias interesantes para aprender a recuperar la poibilidad de satisfacer necesidades a través del apoyo mutuo y la dependencia de las personas; arrebatando espacios a las frías e inhumanas macroestructuras del intercambio mercantil.

Los grupos de trueque en España se basan en la experiencia de LETS (Local Exchange Trading System) que lleva casi 20 años funcionando en Canadá, Gran Bretaña y Australia y que últimamente se ha extendido a otros países del mundo. La innovación de estos Sistemas de Trueque es la flexibilidad que permiten. Tradicionalmente el trueque requiere que dos personas que poseen algo de interés mutuo y valor aproximado lo intercambien en un mismo momento. En los grupos de trueque se forma una asociación entre las personas donde se anuncian todos los servicios, trabajos, objetos o lo que sea que quieran ofrecer o demandar los miembros.

Si un miembro pide un servicio a otro socio, se llega a un acuerdo sobre su valor, medido en vales del grupo. Uno de los grupos en Madrid utiliza el "Valeskas" como unidad de medida. Uno puede conseguir por 10 Valeskas, por ejemplo, que un socio le corte el pelo. Este intercambio implica que la persona que ha realizado el trabajo tiene 10 Valeskas a su favor y los puede utilizar para pedir algo de otro socio, mientras quien tiene su nuevo corte de pelo tiene una deuda de 10 Valeskas; es decir un compromiso de que en el futuro hará algo para otros socios.

Así, un grupo de personas puede empezar a generar un montón de actividad de mutuo beneficio, aunque nadie disponga de dinero. Es decir, no hace falta dinero para que empiecen a fluir recursos y energía entre las personas.

Es muy fácil gestionar un grupo de trueque; sólo hay que apuntar las ofertas de los socios, publicarlas periódicamente y mantener las cuentas de los intercambios. Lo que es más difícil es desarrollar la confianza mutua que se requiere, y aprender a valorar cosas sin utilizar la medida del dinero. Sin embargo, es justamente el intento de superar estas dificultades lo que más nos puede aportar en términos de redescubrir que la fuente de toda riqueza es nuestra energía creativa en colaboración con la de nuestros compañeros y compañeras. En suma hacernos, en palabras de Antonio Machado, un poco menos necios.

Fecha de referencia: 30-11-1997

Boletín CF+S > 3 -- Especial sobre PARTICIPACIÓN SOCIAL > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n3/adwag.html

Edita: Instituto Juan de Herrera. Av. Juan de Herrera 4. 28040 MADRID. ESPAÑA. ISSN: 1578-097X
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio