Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 29/30: Notas para entender el Mercado Inmobiliario > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n29/nlib.html   
Libros
Adrián Masip Moriarty
Madrid (España), junio de 2005.
Libros| Lámina 1. Barrios en Remodelación. Plano de situación. >>>

Un modelo imperfecto

Villasante, T.R.; Alguacil, J.; Denche C.; Hernández Aja, A.; León, C; Velázquez, I.  (1989)   Retrato de chabolista con piso (Análisis de redes sociales en la remodelación de barrios de Madrid)   Cuadernos de Vivienda, IVIMA y SGV. Revista Alfoz-CIDUR, S.A., Madrid 

«¿Qué sentido tiene, ahora, ponerse a hurgar en los entresijos de una operación urbana, la remodelación de los barrios madrileños que ha permitido realojar a cuarenta mil familias y erradicar buena parte del chabolismo y la infravivienda que hasta hace bien poco asfixiaban Madrid? ¿No basta acaso con la contundencia de las cifras: cuarenta mil viviendas en 28 barrios con una inversión pública superior a los 220.000 millones y en un plazo de diez años? A la luz de la actual situación con el precio de cualquier vivienda por las nubes ¿no han gozado los chabolistas de una discriminación positiva al obtener un piso, en algunos casos en zonas centrales de Madrid, con un desembolso que no supera el 10 por ciento de los ingresos familiares? ¿A santo de qué, entonces, resucitar una historia que sólo parece condenada al éxito, al final feliz? ¿Acaso los vecinos de la Meseta de Orcasitas o del Pozo del Tío Raimundo no festejan por todo lo alto la conclusión feliz de sus barrios?

Sin embargo, a pesar de todo, lo sorprendente es precisamente lo contrario, que sea tan débil el debate, tan delgada la atención que al parecer merece. Y precisamente por similares razones: la dimensión de la operación en términos urbanísticos, la capacidad demostrada por el movimiento vecinal, los recursos generados por la administración para hacer frente a unas demandas históricamente desatendidas. Lo que debe mover a la reflexión es que unas benditas farolas destinadas a cumplir la muy modesta función de iluminar la Puerta del Sol hagan correr ríos de tinta, levanten pasiones encontradas, y el realojo de ciento cincuenta mil madrileños periféricos apenas merezca un pestañeo. Parece como si no hubiera nadie con algo que preguntar, ninguna lección que aprender de una experiencia que para muchos es el fruto contradictorio del más potente movimiento vecinal europeo que se haya dado nunca en los últimos años. Sólo por eso ya se justificaría el presente trabajo: indagar más allá de las apariencias las luces y las sombras de este proceso singular».


Lámina 1. Barrios en Remodelación. Plano de situación.


Cuadro 1: Barrios en Remodelación. Cifras básicas

1.- (E) Expropiación. (A) Aportado por los vecinos o por la Administración. (O) Cesión, compra-venta, etc.
2.- % de viviendas destinadas a adjudicatarios no censados (no residentes en las unidades que se remodelan). Fuente: IVIMA
Actuaciones (denominación) Viviendas (RD 1.133/1984) Suelo (Ha) (1) Nucleos de procedencia Adjudicatarios no censados (2)

BARRIOS DE AUTOCONSTRUCCIÓN

Barrios Pueblo (Asentamientos de casitas bajas y chabolas que acojen población inmigrante procedente del campo)

1 Palomeras 10.334 460,0 E Palomeras Altas, Palomeras Bajas, Palomeras Sureste y Los Huertos (b) 9
2 Pozo del Tio Raimundo 2.020 38,4 E Pozo del Tio Raimundo (1956) (b) --
3 Meseta de Orcasitas 2.276 40,0 E Meseta, Pradolongo, Rancho del Cordobés, Hormigueras (Leganés) (b) 10,5
4 Cornisa de Orcasitas 1.096 10,8 E Torregrosa, Rafael Ibarra y Almendrales (b) 8
5 Fontarrón 1.580 17,0 O Cerro Tio Pío, Doña Carloga y resto de Palomeras Sureste (b) 10
6 Marquesa de Amboage 392 3,3 O Quinta de la Paloma (b) 50
7 San Pascual. La Alegría 571 2,6 O San Pascual y La Alegría (J.C.) (b) --

Barrios Margen (Barrios donde residen minorías étnicas, y demás expulsados de la ciudad formal)

8 Pinar de Chamartín 400 0,6 O Valdevivar y Querol (Junta Comp.) (b) 8,0
9 El Carmen
10 Santa Petronila
11 Las Carolinas 213 1,9 O Infravivienda (b) 6
12 Carabanchel 1.200 8,9 O Chabolistas e infravivienda de Roger de Flor --
9,7 A y Alto de San Isidro (b)

BARRIOS DE PROMOCIÓN OFICIAL

Poblados Dirigidos y O.S.H. (Barrios de promoción oficial que surgen como exponente de la política de vivienda social del régimen franquista)

13 San Blas I. 917 6,4 A San Blas (O.S.H.) (a) --
14 P.D. San Blas H. 1.595 10,0 A P.D. S.Blas (CUMA) (1959) (a) --
15 P.D. de Orcasitas 2.964 40,0 A P.D. Orcasitas (1956) (a) --
16 San Fermín 1.222 11,4 A P. San Fermín (O.S.H.) (1957) (a) --
17 Zofio 637 6,4 A Zofio (O.S.H.) (1957) (a) 5,2

Chabolismo Oficial (Albergues provisionales que con el tiempo terminarán por ser permanentes para alojar a residentes de pequeños núcles de chabola e infravivienda)

18 Los Cármenes. Caño Roto 602 5,0 A Poblado Mínimo de Caño Roto (INV) (1954) (a) --
19 Pan Bendito 1.404 20,6 A UVA Pan Bendito (INV) (1963). P.M. Vista Alegre (O.S.H.) (1957) (a) --
20 UVA Vallecas 1.200 15,7 A UVA de Vallecas (INV) (1963) (a) --
21 UVA Villaverde 957 20,0 A UVA de Villaverde (INV) (1963) (a) --
22 PM de Vallecas 672 4,2 A PM de Vallecas (INV) (1956) (a) 6
23 Santa Ana. Fuencarral 820 17,5 E Chabolistas del distrito (a) 49
24 Almendrales 582 10,8 A Almendrales (Mº Gobernación) (1941) (a) --
25 Orcasur 1.904 41,0 A P. Agrícola (INV) (1957), P. Absorción (INV) (1957), P. Mínimo (INV) (1957) (a) 11,3
26 Canillejas 260 7,1 A UVA Canillejas (INV) (1963) (a) --
Total 35.818 1.347,7


Comienza así este Retrato de chabolista con piso. Los dos párrafos que hemos citado continúan plenamente vigentes más de veinticinco años depués del inicio de la operación. Por poner un ejemplo inmediato, la introducción en Google de unas siglas clave como OREVASA (Ordenación y Remodelación de Vallecas S.A.) (la empresa de capital público y gestión mixta público-vecinal encargada de gestionar la macrosuboperación de Palomeras) no produce más que 17 enlaces. No vamos a extendernos en la descripción de la Remodelación de Barrios; en esta misma biblioteca se encuentra el texto con el que esta operación urbana se presentó al concurso de Buenas Prácticas de Naciones Unidas en el año 1996 resultando catalogada como GOOD (Un ejemplo de participación y renovación urbana: la remodelación de barrios en Madrid (España)). La lectura de este texto, que vendría a ser la versión oficial de la operación permite hacerse una idea global de su desarrollo y características principales.

En los textos consultados, incluido el libro aquí reseñado, se detecta una doble actitud que mezcla la ilusión y la emoción frente al proceso con un cierto desánimo y decepción en cuanto a los resultados. Este desánimo tiene diversas vertientes: en general da la impresión de que los vecinos no pudieron o no supieron adaptarse a sus nuevos barrios (sobre este punto planea la sombra de la llamada crisis social de los años ochenta, aunque Villasante et al. (1989) se preguntan por cuál hubiera sido el desarrollo de la misma en los viejos barrios); el movimiento vecinal madrileño se descompuso tras la operación (tras la consecución de objetivos y la incorporación de muchos militantes a los nacientes partidos políticos de izquierda); el resultado físico de la operación encuentra numerosas lagunas (con bloques modernos); se lamenta la ausencia de figuras alternativas de construcción de ciudad (inclusión de operaciones públicas de alquiler o exploración de nuevos tipos de vivienda)...

La Remodelación a vista de pájaro

¿Qué características resumen esta operación? ¿Por qué tiene interés reseñar hoy este libro en un boletín sobre mercado inmobiliario?

Retrato de chabolista...

Este Retrato de chabolista con piso intenta acometer la labor de disección de la operación, con vistas a comprenderla en su mecanismo más interesante: la función desempeñada por el tejido social. Esta labor forense se realiza con vistas puestas en el futuro: «La remodelación puede ser, en este sentido, un interesante vivero de experiencias que permita remediar errores pasados y plantear soluciones futuras» (Villasante et al., 1989).

Método de trabajo

Los autores intentan en todos los capítulos huir de valoraciones lineales, procurando ofrecer siempre un abanico de categorías de clasificación que permiten modelizar con mayor sensibilidad la complejidad del tema. Para ello se asumen tres líneas de trabajo:

Este enfoque investigador pretende ahondar en la búsqueda de conceptos que permitan describir con precisión los resultados, sus virtudes y sus defectos, intentando consolidar ideas que nos permitan un acercamiento más sensible a los mecanismos de creación de ciudad. Estas ideas-fuerza serían lo acogedor y la apropiación: «El espacio no es algo muerto, es paisaje y por tanto relación entre formas de energía y formas de conciencia. El sentimiento energético de acogida e integración en el medio físico acogedor está en relación directa con el concepto de apropiación (que viene de lo que hemos llamado alojarse o ser alojado). Por tanto, el espacio físico no es el determinante que crea comunidad y paisaje, sino que es el hacernos ciudadanos lo que va transformando el paisaje hasta hacerlo apropiado y acogedor. Hacer ciudades es el resultado de un proceso de conciencia social, y no al revés. Y no es un puro deseo, sino el resultado de los ejemplos que hemos analizado, y a lo que hemos llegado en buen número de los capítulos precedentes. Pero esta metodología, holística y radical, no se apoya en simple voluntarismo, sino también en datos concretos y técnicas, y ante todo es una puerta de abrir caminos para la transformación social de la realidad».

No se puede olvidar la variedad de técnicas empleadas para hacer posible la investigación, nos limitamos aquí a enumerarlas: colaboradores de barrio, análisis de la documentación, análisis cuantitativo inicial, entrevistas en profundidad (50 entrevistas), grupos de discusión de ocho personas procedentes de sectores informales activos de base (diez grupos de discusión), encuesta (a partir de 500 entrevistas) y puntos de observación.

Participación y tejido social

En cuanto a los barrios, se clasifican según su tamaño y origen, tal como se muestra en el cuadro 1. Cada tipo de barrio vivió el proceso de forma diferente. Según el tipo de modelo y de participación los resultados fueron notablemente distintos. Consideramos valioso incluir un análisis detallado de ciertos aspectos del libro. En adelante, cuando no se espeficique lo contrario, las citas corresponderán a Retrato de chabolista con piso.

Para empezar, los autores del libro intentan hacer una valiosa identificación de los agentes que participan en esta historia:

Hay que destacar que ninguno de estos cuatro modelos es puro, algunos agentes se van transformando a lo largo de la historia, y en cada barrio, cada grupo adquiere características y protagonismos diferentes. Esto se acentúa dado el momento histórico de transferencias y mezclas entre base, movimiento vecinal, partidos políticos, entrada de éstos en las distintas administraciones...

Se echa de menos una descripción pormenorizada del papel asumido por la Coordinadora de Barrios que posibilitó el despegue de la operación como un todo.

En cada tipo de barrio tomó la iniciativa un agente distinto, encauzándose el proceso por tres caminos diferentes:

Cada una de las vías conduce hacia un lugar distinto. Los autores identifican tres grandes grupos de resultados:

La evaluación de cada una de estas situaciones se realiza de una forma flexible a través de la utilización de unos gráficos piramidales que permiten comprender la posición relativa de cada barrio entre estos tres vértices. La relación entre los modelos descritos y los resultados no es lineal.


Lámina 2. Situación relativa de cada barrio tras la remodelación

Evaluación de la Remodelación

La principal crítica que hacen los autores a toda la operación es que tanto la administración como la mayoría de los técnicos reprodujeron sin más el sistema y que los movimientos vecinales asumieron tal reproducción.

Grandes lagunas del proyecto son por ejemplo el olvido de espacios para la producción y su vinculación con la educación y la gestión del espacio público y semipúblico, que hubieran podido dar una cierta autonomía a los barrios y prepararlos de cara a la crisis social que se produciría al poco de ponerse en marcha la Remodelación; la ausencia de distintos tipos de vivienda que respondieran a las distintas situaciones de los vecinos; tampoco se ensayaron fórmulas como las cooperativas de gestión o modos especiales de financiación ni fórmulas de propiedad para el suelo público (tales como la cesión, el alquiler o la venta del derecho de superficie...); faltaron análisis críticos sobre los antiguos barrios que pudieran incorporar parte de sus valores al diseño de los nuevos conjuntos, y que en cualquier caso incluyeran la información de la topografía y del lugar; se falló al no prever que los gastos de viviendas de este tipo (ascensor, calefacción...) podrían resultar inasumibles para parte de los realojados.

En general se detecta que los barrios en que fue mayor la participación fue también mayor la satisfacción. Se puede decir que se hizo poco por cuidar el tejido social donde éste no tomó de manera firme la iniciativa. No se valoró como positivo y como un objetivo a potenciar el mantenimiento de esta participación a lo largo del tiempo. Se hizo también poco por imitar los modos de los enclaves que mayor éxito tuvieron (Meseta de Orcasitas, por ejemplo) intentando utilizar sus pautas en los lugares más conflictivos.

En cuanto a las recomendaciones que se hacen de cara al futuro, resulta de un interés enorme la aparición del concepto barrio-ciudad, que los autores del libro desarrollarán en numerosos estudios posteriores: «Profundizar en la noción barrio-ciudad, muy distinta del barrio-apéndice de la urbe carente de una lógica propia, es un primer paso. Por ello nada mejor que aprovechar el sedimento de décadas de conviviencia; impulsar todas las iniciativas de descentralización metropolitana, que vayan articulando las partes (barrio) sobre el todo (metrópolis); reducir la dependencia en materia de empleo y ocio con respeto al centro tradicional creando flujos centrípetos (entre distritos y barrios) y también centrífugos (de otras partes de la metrópoli); descentralizar la oferta cultural y su hasta hoy irremediable localización». Se insiste pues en el modo en que cada propuesta de barrio se diseñó desgajada del resto, sin que se pensaran verdaderos mecanismos de integración, ni físicos (continuidad de calles) ni de uso (equipamientos, lugares de producción) que permitieran que estos distintos trozos de ciudad funcionaran de forma coordinada.

Cabe destacar que muchas de estas limitaciones se produjeron por falta de tiempo; al ver que la administración accedía a sus peticiones, los vecinos tomaron como gran preocupación ver llegar el proceso a buen puerto: querían las viviendas.

Y como conclusión, la pregunta que se hacía Paredes Grosso (1983), arquitecto coordinador de la remodelación de Palomeras en el número monográfico de la revista Arquitectura del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) dedicado al tema, y a la que intenta dar respuesta, como hemos visto, el estudio aquí reseñado:

«¿Existe en todo esto un atisbo de modelo de intervención urbana, aunque el mismo se encuentre conjugado en un tiempo irregular e imperfecto, arrastrado por el frenillo de su propio contexto? [...] Cuando en los gritos vecinales se ponía junto a Viviendas aquí y ahora, la pretensión de Una ciudad digna... Realizada... Bajo nuestro control... se estaba hablando de una ciudad culta y democrática. Se estaba proponiendo un modelo, imperfecto por real y realizable, pero no falto de coherencia»
(Paredes Grosso, 1983).

Referencias bibliográficas

Bru Martín, Paloma y Basagoiti Rodríguez, Manuel  (2000)   «Centro Sociocultural Mariano Muñoz. Hacia un modelo de cogestión y participación ciudadana en la Acción Social»,   Boletín CF+S, n.12, Ciudades para un futuro Más Sostenible. Madrid. http://habitat.aq.upm.es/boletin/n12/apbru.html 

Castells, Manuel  (2001)   La formación de un movimiento social urbano,   La sociología urbana, Alianza Editorial. Madrid 

Castro, Prisciliano, Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM)  (1996)   Un ejemplo de participación y renovación urbana: la remodelación de barrios en Madrid (España)   Biblioteca Ciudades para un Futuro más Sostenible. Madrid. http://habitat.aq.upm.es/bpes/onu/bp258.html 

Cervera, Jaime y Hernández, Eduardo  (1978)   «Vallecas: realojamiento o expulsión (I y II)»,   El País, 13 de junio (http://www.elpais.es/articulo.html?d_date=&xref=19780613elpmad_2&type=Tes&anchor=elpepiautmad) y 14 de junio (http://www.elpais.es/articulo.html?d_date=&xref=19780614elpmad_1&type=Tes&anchor=elpepiautmad). Madrid 

Hernández, Eduardo  (1987)   «Remodelación, cuerda para rato»,   Alfoz, n.39 (Monográfico sobre Vivienda Pública y Desarrollo Urbano). Madrid 

Leal, Jesús y Tobio, Constanza  (1986)   «La Remodelación de Barrios (Seamos realistas, pidamos lo imposible)»,   Arquitectura y Vivienda Monografías, Madrid 

López, Antonio  (1978)   «La Remodelación de Vallecas»,   El País, 26 de diciembre (http://www.elpais.es/articulo.html?d_date=&xref=19781226elpmad_2&type=Tes&anchor=elpepiautmad), Madrid 

López de Lucio, Ramón  (2003)   El Programa de Barrios en Remodelación 1979-89,   Un siglo de vivienda social (II), Carlos Sambricio (coord.); Editorial Nerea, Ministerio de Fomento, EMV, Consejo Económico y Social, Madrid 

López de Lucio, Ramón  (2003)   Remodelación integral del Pozo del Tío Raimundo,   Un siglo de vivienda social (II), Carlos Sambricio (coord.); Editorial Nerea, Ministerio de Fomento, EMV, Consejo Económico y Social, Madrid 

Martín Arnoriaga, Tomás  (1986)   Orcasitas: del barro al barrio   A.V. Meseta de Orcasitas 

Martínez Santa-María, Luis  (2003)   Operación Palomeras. Del Suelo al piso,   Un siglo de vivienda social (II), Carlos Sambricio (coord.); Editorial Nerea, Ministerio de Fomento, EMV, Consejo Económico y Social, Madrid 

Martínez Vidal, Emilio  (2003)   Palomeras-Valdebernardo. Dos modelos de ocupación del espacio urbano en la política de vivienda social,   Un siglo de vivienda social (II), Carlos Sambricio (coord.); Editorial Nerea, Ministerio de Fomento, EMV, Consejo Económico y Social, Madrid 

Otero, Lara y Aguirre, Begoña  (1996)   «La ciudad nueva que surgió del lodo»,   El País, 16 de junio (http://www.elpais.es/articulo.html?d_date=&xref=19960616elpmad_23&type=Tes&anchor=elpepiautmad), Madrid 

Paredes Grosso, Manuel  (1983)   «Las claves de la remodelación de Palomeras»,   Arquitectura, n. 242. COAM, Madrid 

Pérez Pérez, Gabriel y Pérez Pérez, Alfredo  (1998)   Influencia del movimiento vecinal en la transformación de un barrio. La Colonia de San Agustín (Vallecas)   I Jornadas de Recuperación Oral de la Historia de Vallecas. http://www.vadevallecas.org/cabecera/HISTORIA/barrio.htm 

Períbañez Ayala, Gemma  (2003)   Palomeras,   Un siglo de vivienda social (II), Carlos Sambricio (coord.); Editorial Nerea, Ministerio de Fomento, EMV, Consejo Económico y Social, Madrid 

Román, Osvaldo  (2003)   El IVIMA y la Remodelación de Barrios de Madrid,   Un siglo de vivienda social (II), Carlos Sambricio (coord.); Editorial Nerea, Ministerio de Fomento, EMV, Consejo Económico y Social, Madrid 

Vinuesa Angulo, Julio  (1987)   «La gestión: un proceso singular»,   Alfoz, n.39 (Monográfico sobre Vivienda Pública y Desarrollo Urbano). Madrid 

Edición del 30-6-2005
Boletín CF+S > 29/30: Notas para entender el Mercado Inmobiliario > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n29/nlib.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio