Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 25: Cuarto Catálogo Español de Buenas Prácticas > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n25/afsan.html   
Buenas prácticas para cambiar un entorno insostenible
Fe Sanchís Moreno
Madrid (España), 2002.

«Todos los países deben promover también la participación pública, incluyendo medidas que provean el acceso a la información con respecto a la legislación, reglamentos, políticas y programas. También deben fomentar una total participación pública en la formulación e implementación de las políticas de desarrollo sostenible. Las mujeres deberían participar de forma igualitaria en la toma de decisiones y en la formulación de políticas.»

Plan de Implementación Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible.

1 Introducción

El cuarto concurso de Buenas Prácticas para la mejora de las condiciones de vida Dubai 2002 que se convoca dentro del Programa de Buenas Prácticas y Liderazgo Local de las Naciones Unidas ha coincidido este año con la celebración de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible, es decir, con la evaluación del progreso realizado desde los acuerdos de Río, diez años atrás, y con la renovación de los compromisos necesarios para la consecución del desarrollo sostenible en el ámbito planetario.

Una vez más las Naciones Unidas han tenido que recordarnos las dimensiones de la crisis ambiental planetaria a la que nos enfrentamos. En su informe Global Challenge Global Opportunity, elaborado para la preparación de la Cumbre, y presentado en Nueva York el 13 de agosto pasado, ponían de relieve que si los actuales patrones de desarrollo continúan como hasta ahora, en los próximos 25 años casi la mitad de la población mundial no tendrá acceso al agua, el uso de los combustibles fósiles, junto con las emisiones de efecto invernadero, seguirá creciendo, y continuará desapareciendo la masa forestal mundial. Más aún, los propios gobiernos asistentes a la cumbre reconocieron que «la pérdida de la diversidad biológica continúa, las reservas pesqueras continúan reduciéndose, la desertificación clama por tierra más y más fértil, los efectos adversos del cambio climático son ya evidentes, los desastres naturales son más frecuentes y más devastadores y los países en desarrollo más vulnerables, y el aire, el agua y la contaminación marina continúan privando a millones de personas de una vida adecuada».

Los distintos informes y evaluaciones sobre el estado de salud del planeta que han visto la luz este año han puesto de manifiesto, como el mismo Kofi Annan reconoció ante el llamado Foro de la Gente, en Nasrec, durante la Cumbre que «el progreso logrado desde Río ha sido muy lento».

No es este el lugar para hacer un análisis exhaustivo de las distintas causas que pueden darnos una explicación a por qué no se han cumplido los objetivos y expectativas de los acuerdos de Río. Sin embargo, sí sería preciso detenerse en dos aspectos que parecen ser esenciales para esta falta de progreso. En primer lugar debe mencionarse la generalizada falta de cumplimiento y aplicación de los acuerdos internacionales y de la legislación ambiental. Acuerdos y legislación que vertebran las políticas ambientales en vigor en nuestro planeta. En segundo, el pobre desarrollo práctico del Principio 10 de Río. La falta de acceso a la información ambiental por parte del público, su falta de participación en la toma de decisiones con impacto en el medio y la ausencia de tutela judicial del medio ambiente y de las posibilidades para la ciudadanía de exigir dicha tutela, ha impedido que en estos diez últimos años existiese una mayor participación social en la solución de la crisis ambiental. El público no ha podido dar respuesta a la responsabilidad que comparte en la solución de los problemas ambientales. Las políticas ambientales no serán efectivas hasta que sean asumidas y puestas en práctica con la colaboración y responsabilidad de todos los sectores sociales implicados, y ello no se producirá sin acceso a la información, participación y acceso a la justicia por parte del público.

Es en este marco en el que resulta especialmente alentador comprobar que la iniciativa y liderazgo de algunas personas e instituciones construyen experiencias que pueden ayudarnos en el camino hacia nuevas relaciones con el medio y en la salvaguarda de los recursos naturales necesarios para nuestra supervivencia en el planeta.

El concurso de Buenas Prácticas para la Mejora de las Condiciones de Vida pretende básicamente la recopilación e intercambio de experiencias que tienen un impacto visible en el medio en el que se desarrollan; se producen gracias a la asociación efectiva de varias entidades de diversos ámbitos y tienen una vocación de permanencia, de durabilidad en el tiempo. Se trata además de experiencias innovadoras, que fortalecen o crean procesos participativos, incorporan la diversidad cultural y social, y, finalmente, que contienen un alto grado de transferibilidad.

Este año hemos evaluado sesenta nuevas propuestas, de las cuáles sólo catorce estaban incluidas en los apartados de Gestión Sostenible de los Recursos Naturales y de Ciudad y Entorno Natural. Como novedad, en esta convocatoria se ha añadido una nueva temática de concurso, la Gobernabilidad Urbana, a la que se han presentado alrededor de una decena de prácticas.

De las catorce prácticas que han concursado en los temas de `Gestión Sostenible de los Recursos Naturales' y de `Ciudad y Entorno Natural' sólo siete fueron seleccionadas para participar en el Premio Internacional Dubai 2002. Y sólo dos de ellas han tenido la consideración de Best. La primera hace referencia a la labor promovida por el Ayuntamiento de Osuna en el ámbito de las vías pecuarias: Ordenación, Recuperación y Señalización de las Vías Pecuarias de Osuna. La segunda, es una intervención del Ayuntamiento de Rota en la Recuperación, Gestión y Divulgación de los Corrales de Pesca de Rota. Las otras cinco han sido clasificadas como Good.

De las diez prácticas que se examinaron bajo el tema `Gobernabilidad' solo tres fueron presentadas al Premio Internacional Dubai 2002, y las tres resultaron catalogadas como Best.

2 Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible

Partiendo del reconocimiento de que la humanidad se encuentra en una encrucijada, dos han sido las expresiones fundamentales de la responsabilidad colectiva asumida por los gobiernos participantes en la Cumbre Mundial celebrada en Johannesburgo en septiembre de este año. En primer lugar, la aprobación de una Declaración que expresa el compromiso político de todos los gobiernos, la Declaración de Johannesburgo, y en segundo, la aprobación del llamado Plan de Implementación, que intenta ser un plan práctico que deberá generar la erradicación de la pobreza y el desarrollo humano en el futuro.

La mencionada responsabilidad asumida por los gobiernos hace referencia a todas las personas que habitan el planeta, a los distintos tipos de vida existentes en la Tierra, y también a las generaciones futuras. La superación de la actual situación se ha centrado en lograr avanzar y fortalecer los pilares interdependientes y mutuamente reforzados del desarrollo sostenible --desarrollo económico, desarrollo social y protección ambiental-- tanto a nivel local, como nacional, regional y global.

Entre otras cuestiones importantes debe destacarse que la Declaración reconoce que el desarrollo sostenible requiere una perspectiva a largo plazo y una amplia base de participación en la formulación de políticas, toma de decisiones e implementación en todos los niveles. Y que los gobiernos se comprometen a trabajar con el fin de lograr asociaciones estables con los distintos actores sociales y en el respeto de su papel y de su independencia.

El Plan de Implementación hace un amplio repaso de numerosos temas y sectores con un gran impacto ambiental, económico y social en la actual situación. Empieza por la necesidad de erradicar la pobreza, y acaba por reorganizar el marco institucional existente con el fin de que se pueda contar con el marco administrativo-político adecuado a los objetivos y propuestas que en él se establecen.

Entre los temas estrella del Plan podemos mencionar junto con la erradicación de la pobreza, la modificación de los patrones insostenibles de consumo y producción, la protección y gestión de los recursos naturales, el desarrollo sostenible y la globalización, y la salud. También se detiene el Plan en el examen de la situación de los pequeños estados insulares en vías de desarrollo y establece las futuras iniciativas de desarrollo sostenible en África; América Latina y el Caribe; Asia y el Pacífico; Asia Occidental; y, por último, en la Región de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas. Para finalizar se detiene en el examen de los medios de ejecución y de la gobernabilidad.

Así, la gestión sostenible de los recursos naturales, las relaciones ciudad y entorno natural y la gobernabilidad, han sido temas también incluidos en la agenda de la Cumbre Mundial. Es interesante mencionar que dentro del capítulo dedicado a la protección y gestión de los recursos naturales para garantizar el desarrollo económico y social, se incluyen referencias específicas al agua, la conservación y gestión de los océanos, el cambio climático, la desertificación, los ecosistemas montañosos, la biodiversidad y los bosques, Y también a sectores económicos concretos tales como la pesca, el transporte de residuos radiactivos, el turismo, la agricultura y la minería.

A pesar de los esfuerzos y de las duras negociaciones que se han producido en las distintas reuniones mundiales preparatorias de la cumbre, muchas han sido las personas e instancias decepcionadas con los resultados obtenidos. El abismo feroz existente entre los países ricos y los países pobres es la razón fundamental para que no se hayan podido conseguir acuerdos más sustanciosos. Curiosamente el enfrentamiento perpetuo entre Estados Unidos y el llamado G77 ha producido que en el texto final se haya suprimido casi toda referencia expresa a los derechos de aquellos que sufren directamente las consecuencias de la situación ambiental. A pesar de esa posible decepción, lo cierto es que desde Johannesburgo contamos con renovados instrumentos y acuerdos que deben ponerse en marcha inmediatamente si queremos mejorar el estado de las cosas. Si decidimos que las generaciones futuras tengan garantizado un medio ambiente saludable para su desarrollo, no nos queda más remedio que seguir andando el camino.

Es por ello que resulta tan gratificante comprobar que algunas buenas cosas están ocurriendo en esa senda que lleva al `desarrollo sostenible'. El catálogo nacional de buenas prácticas es una colección de ejemplos de cómo hay otras formas, más innovadoras, más participativas, y más imaginativas de enfrentar e incluso de adelantarse a los problemas de degradación ambiental. Y podrían ser un reflejo, quizás a menor escala, de lo que se ha intentado lograr en la Cumbre con las llamadas type II initiatives, que en contraposición a las grandes declaraciones y acuerdos, buscaban llegar al establecimiento de compromisos muy concretos entre distintos actores con el fin de ejecutar diversas actuaciones específicas en el camino hacia el desarrollo sostenible.

3 Gestión Sostenible de los Recursos Naturales

Diez prácticas fueron examinadas dentro de esta categoría, y de ellas sólo tres fueron seleccionadas. Pasemos a examinarlas más detalladamente.

Recuperación, Gestión y Divulgación de los Corrales de Pesca en Rota (Cádiz)

El punto de partida de esta práctica viene dado por la demanda social de mejora del entorno natural y la decisión por parte del Ayuntamiento de Rota de no perder un tesoro cultural, un arte de pesca que data de los tiempos romanos y cuya utilización se dio hasta mediados de los años 50 del siglo pasado, los llamados corrales de pesca. Ello se complementa con una mirada integradora del entorno natural del municipio que incorpora en el proyecto el sistema dunar, los pinares y la riqueza de especies naturales de flora y fauna existentes. El objetivo era lograr un uso sostenible de los recursos naturales y frenar el deterioro ambiental de la zona. Para ello se empezó por restaurar los corrales de pesca, seguidamente se protegieron mediante su declaración como Monumento Natural y la aprobación y puesta en marcha de un plan para su gestión sostenible.

La participación pública e implicación de los distintos actores sociales en el proyecto fue una de las claves para su buen desarrollo. Dicha participación se produjo principalmente en la elaboración del Plan de Gestión de los Corrales, así como en la vigilancia, difusión de información y actividades de educación ambiental que se llevaron a cabo. Resultó clave para la consecución del proyecto la implicación de la Asociación de Mariscadores UNIMAR.

La acción sobre los corrales se vio complementada con la creación del Centro de Interpretación del Litoral, Corrales y Sistema Dunar que desarrolla actividades de educación y concienciación ambiental permitiendo que el concepto de uso racional de los recursos cale en la población.

Un dato muy importante a tener en cuenta en esta práctica es que la conservación y mantenimiento de los corrales se deja en manos de personas que cuentan con un nivel escaso de formación y sin embargo amplios conocimientos sobre el entorno natural de la zona, conocimientos que no son valorados en el mercado laboral imperante y que sin embargo resultan decisivos para la consecución de este proyecto.

Al tratarse de una actuación sobre un bien declarado monumento natural ubicado en dominio público marítimo terrestre y cuya actividad se refiere a la pesca y el marisqueo, una de las cuestiones básicas que tuvo que resolver esta actuación fue la coordinación y compatibilización de las distintas normativas aplicables a la vez que de las competencias de las distintas administraciones implicadas, la Consejería de Medio Ambiente, el Ministerio de Medio Ambiente, la Consejería de Agricultura y Pesca y el propio Ayuntamiento de Rota.

Su transferibilidad específica es perfectamente posible para aquellos municipios, no demasiado numerosos, de España y Francia que cuentan con estos corrales. De forma más general también puede resultar de utilidad a aquellos municipios con entornos naturales costeros en estado de degradación.

El punto de partida de esta práctica viene dado por el Proyecto MYAS, explicado a continuación.

Micología y aprovechamiento sostenible (Almazán, Soria)

En esta práctica podemos aprender, como en otras, de los frutos que da tener una mirada integradora de lo que sucede en el entorno natural y social de un municipio. Esta es también una propuesta que surge de la iniciativa local, en concreto de ADEMA, una asociación compuesta de once municipios de la provincia de Soria. Estos municipios situados en el valle del alto Duero reaccionaron ante una sobre-explotación de su masa forestal, de gran riqueza micológica ­-más de 250 especies de setas--, que no beneficiaba económicamente a la zona ni a las personas titulares de la propiedad de los montes, y que se vio afectada por un grave incendio en el 2000.

Se contaba con un recurso natural importante y había que asegurar una gestión sostenible del mismo de manera que se beneficiaran todos los municipios de la zona. Los objetivos eran claros: proteger, conservar y mejorar los hábitats y de paso el recurso, lo que implicaba la regeneración de las zonas afectadas por el incendio; realizar una gestión sostenible a través de la ordenación del territorio; dar entrada al turismo sostenible vinculado a la micología; y formar y educar. A ello se añadió un elemento internacional, la creación de una Red Europea de Micología, que apoyaría las posibilidades de transferencia del proyecto más allá del ámbito comarcal, provincial y regional.

Se trata también de una práctica con un claro carácter participativo, en la que se incorporan numerosas entidades e instancias de todo tipo y en la que la coordinación y cooperación entre las mismas resultan esenciales para la viabilidad y efectividad de la misma.

Entre los resultados obtenidos hasta el momento hay que señalar en primer lugar el de la sensibilización de la población que ha incorporado cambios importantes en sus hábitos recolectores. Se está consiguiendo la mejora ambiental de los montes y del recurso; aumentar el conocimiento existente sobre el medio y el recurso, con aplicación directa sobre un aprovechamiento más sostenible del mismo y la promoción de turismo ligado a la micología.

En las siguientes fases, ya en ejecución, se dará prioridad a la creación de empleo, en especial mediante la formación y empleo de agentes forestales y guías micológicos. Y a facilitar una serie de servicios para la población y visitantes: la creación de un museo y centro de interpretación relativo a la micología, un aula de la naturaleza y un laboratorio.

Por último debe mencionarse que esta práctica tiene carácter de propuesta modelo que pretende funcionar como un ejemplo transferible a zonas que cuenten también con riqueza micológica.

Reciclaje de lodos de la depuradora de Arazuri: un interés compartido entre la ciudad y el campo (Arazuri, Navarra)

De la filosofía que late detrás de esta propuesta destaca el objetivo de conciliar las necesidades e intereses entre el campo y la ciudad. De nuevo se trata de una iniciativa local ampliamente respaldada, en este caso por la administración regional, la universidad y los agricultores y agricultoras.

El punto de partida es por una parte el empobrecimiento de los suelos en la Cuenca de Pamplona debido a la implantación de la agricultura extensiva, suelos con contenido escaso en materia orgánica, con pérdida de fertilidad por no realizarse ninguna aportación de residuos orgánicos. De otra, el tratamiento de las aguas residuales en el municipio de Arazuri a través de la puesta en marcha de una estación depuradora.

La idea fue producir lodos de calidad que aportasen a los suelos dedicados a la agricultura suficiente materia orgánica como para reestablecer los contenidos orgánicos necesarios y por tanto su calidad y fertilidad.

Se empezó por controlar los vertidos industriales a las aguas a través del asesoramiento sobre la depuración de las aguas residuales a todas las empresas que vertían en las mismas. Ello permitió el cumplimiento de la normativa existente en materia de vertidos industriales y por supuesto repercutió en la calidad de los lodos obtenidos por la depuradora, asegurando un contenido inocuo en metales pesados.

Después se acometió la mejora de la calidad de los fangos, es decir, su estabilización e higienización para conseguir un biosólido comercialmente agronómico. Y por último, una vez ensayado el uso del biosólido en una finca experimental se difundió en el sector un código de buenas prácticas para asegurar su correcto manejo.

El éxito ha consistido no sólo en la obtención de un buen producto sino en el apoyo que los propios agricultores y agricultoras de la Comarca de Pamplona le han dado a través de su utilización.

4 Ciudad y Entorno Natural

Sólo seis prácticas se presentaron a esta sección del concurso y nada más que tres resultaron seleccionadas.

Ordenación, recuperación y señalización de las vías pecuarias de Osuna (Sevilla)

Un término municipal que cuenta con 400 Km de cañadas y veredas (el 3% del término municipal) y la Ley 3/1995, de 23 de Marzo, de Vías Pecuarias son el punto de partida de la actuación promovida por el Ayuntamiento de Osuna. La acción consiste en identificar y recuperar las vías pecuarias del término municipal dotándolas de nuevos usos e infraestructuras que permiten su uso y disfrute por parte de la población, garantizando así la permanencia de este patrimonio en el futuro.

La primera fase de la actuación consistió en el deslinde y señalización del dominio público evitando la confrontación social existente en el municipio entre dos sectores en conflicto: el de la agricultura y el de la ganadería, que habían estado haciendo uso indebido de esos terrenos.

La segunda, dotar al dominio público de nuevos usos que incentivaran en la población del término municipal de Osuna el deseo de conservarlo. Para ello se desarrolló la Ruta de las Lagunas de Osuna y la Ruta Histórico-Arqueológica de Osuna. Las rutas pretenden hacer aprovechamiento de los recursos naturales, culturales y arqueológicos del territorio. Para su ejecución se utilizó el Plan de Empleo Estable y el Acuerdo para el Empleo y la Protección Social Agraria, lo que permitió implicar en el proyecto a la población mediante la creación de empleo en el término municipal.

El desarrollo de las rutas, junto a la ejecución de la señalización, conllevó actuaciones de reforestación, recuperación de manantiales naturales, construcción de merenderos, de observatorio de rapaces y ordenación de los restos arqueológicos, esto último con apoyo de una Escuela Taller de Arqueología en la que se forman las personas que actuarán como conservadoras y guías turísticos del recorrido.

En el plano de la conservación del medio natural esta actuación ha repercutido favorablemente en la conservación de la flora y fauna del término municipal, puesto que las vías pecuarias actúan como verdaderos corredores ecológicos.

El presupuesto necesario para cubrir todas estas actuaciones que comienzan en 1998 se ha obtenido gracias a la implicación y coordinación de distintas administraciones, el Ayuntamiento y la Consejería de Medio Ambiente han tenido la implicación más continuada en el tiempo. También ha sido decisiva la aportación del Instituto Nacional de Empleo y en menor medida, la participación de la Unión Europea a través de la Iniciativa Comunitaria Leader II.

La movilización de recursos e implicación de las distintas administraciones, no sólo ha hecho posible la ejecución de las actuaciones sino que también tiene relevancia para el futuro de la propuesta. Del mismo modo que es necesaria la participación de los distintos agentes sociales del término municipal cuya implicación en el proceso es a la postre la clave que determinará su efectividad.

Para finalizar, es importante resaltar el alto grado de transferibilidad de esta práctica, que de hecho ya ha tenido repercusiones en municipios cercanos tales como Marchena, Écija y Estepa.

Parc Rubió y Tuduri: Una herramienta para conocer la naturaleza de Menorca (Maó)

El Ayuntamiento de Maó acometió la regeneración de un espacio degradado sito entre un polígono industrial y un barrio de Maó. En el barrio no había espacios públicos, y ante la propuesta de la Fundación Rubió i Tudurí se decidió recuperar para el uso y disfrute público dicho espacio.

La importancia de la riqueza natural de la isla, reconocida por la UNESCO a través de la declaración del Menorca como Reserva de la Biosfera, proporcionó la idea de instalar un parque temático de plantas autóctonas.

Contar con el apoyo vecinal a través de la participación ciudadana tuvo un peso importante desde los inicios del proyecto.

Los objetivos fijados fueron por un lado rehabilitar una zona urbana degradada transformándola en un parque destinado a la educación ambiental, en segundo lugar, promover la participación y vinculación de la población con el parque, y por último, integrar la zona arqueológica de San Creu d'en Ramis en el propio parque. Distintas reuniones con los vecinos y un curso de formación dirigido a los Amics del Parc, que contó con el asesoramiento de los técnicos en botánica del Grup Balear d'Ornitologia i Defensa de la Naturalesa, ayudó a que la población estuviera mejor informada a cerca de las particularidades de las especies autóctonas utilizadas en el parque.

En cuanto a los resultados, las distintas actuaciones enfocadas a conseguir el apoyo del parque por parte de la vecindad han dado como resultado una amplia aceptación del mismo, y la implicación de los vecinos en su cuidado, especialmente de personas de la tercera edad. El parque cuenta en estos momentos con todos los recursos botánicos foráneos de la isla adecuados para ajardinamientos. Se ha realizado la identificación de todas las comunidades vegetales del parque con indicación de la zona de Menorca donde pueden localizarse. Se ha creado empleo directo e indirecto. Y el parque ha incorporado actividades de carácter cultural, como actuaciones de coros, sesiones de glossats y conferencias. La visita guiada al parque ha sido incluida dentro del Programa Educativo para los centros escolares. Y el parque se ha integrado en la Red Arqueológica de la Conselleria de Cultura del Consell Insular de Menorca. Más de dos mil personas lo visitan anualmente.

Proyecto Guiniguada: La estrategia del parque en la rehabilitación del paraíso (Las Palmas)

En 1996 el histórico Barranco de Guiniguada se encontraba en un estado de completa degradación, albergaba vertederos ilegales, las terrazas se habían ido perdiendo progresivamente, sus yacimientos arqueológicos eran expoliados y la presión urbanística no contribuía a mejorar el estado de las cosas. Ante esta situación la reacción del Cabildo de Gran Canaria, una de las administraciones con responsabilidad en el Barranco, se produce a través de la presentación y obtención de fondos para el desarrollo de un proyecto Piloto Urbano que tiene como objetivo recuperar el barranco "Revivir el Paisaje". El proyecto piloto cuenta con tres programas: uno de proyectación del paisaje, otro de rehabilitación ambiental y otro de acondicionamiento especial.

Los tres primeros años se dedicaron a labores de difusión y dinamización a través de la difusión de trípticos informativos, la organización de exposiciones itinerantes y a la celebración de un seminario internacional.

Como resultado de todas las actuaciones desarrolladas se han rehabilitado espacios y edificios dando vida a la idea de revivir el paisaje que ha marcado el proyecto, y a su vez dicha rehabilitación de espacios y edificios se ha convertido en el germen de nuevas iniciativas que continúan con la filosofía de recuperación del barranco.

La regeneración social y urbana, la mejora de la cohesión económica y social de la zona, y su impacto sobre el empleo son algunos de los resultados obtenidos.

La aprobación de la nueva Ley de Ordenación del Territorio ofrece la posibilidad de dar continuidad a las actividades mediante la adopción de un Plan Territorial Parcial del Barranco de Guiniguada que se convierte en el instrumento urbanístico y territorial capaz para dirigir las futuras actuaciones. Ello junto a la dinámica establecida por la creación del Consorcio Guiniguada en el que están representadas todas las instituciones implicadas y las asociaciones vecinales, ecologistas etc, permite confiar en la continuidad de la recuperación lograda hasta el momento.

Conservación de la biodiversidad y desarrollo de las infraestructuras en el Prat de Llobregat (Barcelona)

Esta práctica da respuesta a una situación de claro enfrentamiento entre la necesidad de contar con infraestructuras metropolitanas y nacionales y la rica biodiversidad del Delta del Llobregat. Como respuesta a esta contradicción, un instrumento, el Plan de Infraestructuras y Medio Ambiente del delta del Llobregat. El motor, la respuesta social y la movilización de diversos colectivos decididos a cambiar la situación de impacto que las infraestructuras proyectadas en ese territorio provocan en su entorno natural. La razón, que la armonización de los distintos intereses en conflicto precisaba lograr un marco de concertación política y técnica que permitiera compatibilizar el desarrollo económico con la conservación de la biodiversidad de la zona. Para ello se debía mejorar la concienciación social a través de la difusión de los valores en peligro y adoptar medidas de gestión, regeneración y conservación del medio a través de la adopción de una estrategia local que permitiera la conservación de la biodiversidad. La investigación y la educación ambiental eran, por supuesto, parte de la propuesta.

Los resultados han sido impactantes, entre otros pueden destacarse los siguientes:

Todo ello ha sido posible gracias a la asociación entre 73 entidades y asociaciones de todo tipo, lo que incluye organizaciones sociales, empresas, universidades, asociaciones profesionales, fundaciones, y administraciones y a la creación del Museo del Prat y del Departamento de Medio Ambiente con medios necesarios para dar seguimiento a la puesta en práctica del Plan de Infraestructuras.

5 Conclusiones

Lo importante de las buenas prácticas seleccionadas no es sólo su capacidad de ser extrapoladas, transferidas a otras realidades, sino también el que en ellas podemos encontrar algunas claves que nos pueden resultar muy útiles a la hora de pasear nuestra mirada por la realidad que nos rodea, especialmente si decidimos actuar para interferir en esa realidad. Hay diversas lecciones que se pueden aprender de las prácticas seleccionadas. En primer lugar, que hay que mirar alrededor. Hay que mirar integrando, de forma que vinculemos los distintos aspectos: ambientales, sociales, culturales, económicos e históricos y nos hagamos una buena composición de lugar. Podremos entonces establecer con claridad cuáles son los problemas ambientales que observamos e ir a la raíz de los mismos, es decir, a las causas que los han provocado, mantenido, acelerado o aumentado. Además, nuestra mirada identificará los efectos producidos por esa situación ambiental.

La imaginación es otra premisa fundamental de estas `buenas prácticas'. Porque se trata de acometer la difícil tarea de cambiar situaciones que en la mayoría de los casos ya se han instalado de forma permanente. Y hay que cambiarlas también con idea de que ese cambio permanezca por sí mismo, perdure en el tiempo. Ello generalmente implica conseguir cambios en las percepciones y actitudes sociales.

La innovación es un adjetivo de la imaginación. No basta con repetir soluciones, sino que hemos de inventar nuevas propuestas, metodologías, actividades. O, al menos, añadirles ingredientes que resultan completamente novedosos y que nos llevan más allá de lo que ya se está haciendo. Cuanto más tenemos en cuenta los recursos que nos ofrece una situación dada, más fácil resulta dar soluciones nuevas.

La mayoría de las prácticas seleccionadas son posibles gracias a la existencia de un gran compromiso personal e institucional. Estamos ante propuestas que requieren tiempo, hay que cambiar percepciones y actitudes sociales, que requieren medios, y en general, son muchas las dificultades a que han tenido que hacer frente. El motor para vencer dichas dificultades es el compromiso adquirido por la persona o equipo de personas detrás de la propuesta y el que ha adquirido la institución o instituciones que la apoyan.

Pero además no basta con el impulso de una o varias personas, ni con el compromiso de una sola institución o administración. Dados los esquemas competenciales en los que nos movemos en nuestro país, las cuestiones ambientales dependen de una o varias administraciones y generalmente se necesita recurrir también a diversas instancias para obtener los medios económicos necesarios para poner en marcha los cambios ideados. Contar con acuerdos entre las distintas administraciones competentes y ser capaz de acceder al apoyo técnico y a los fondos disponibles en cada una de ellas deviene también una tarea fundamental a integrar en nuestro programa de trabajo.

Como ya se indicó, ninguna propuesta es exitosa si no consigue provocar cambios en la percepción y actitud social imperante. Así, el siguiente aspecto fundamental es cómo hacer participe a la población afectada, a los distintos actores sociales, cómo convertirles en cómplices del proyecto. No nos engañemos, la energía y tiempo dedicados a la participación pública, revierten directamente en el éxito y perdurabilidad de la propuesta. Y aún más novedoso sería integrar dicha participación desde el momento en que se decide que se quiere actuar, antes incluso de haber concretado exactamente sobre qué y cómo.

Una vez en marcha la propuesta hay que seguir contando con una mirada amplia e integradora, capaz de incorporar los cambios necesarios para adecuar nuestra propuesta a la realidad que vamos provocando, o a los cambios que en esa realidad acontezcan. También es muy importante darle un lugar adecuado a las iniciativas y propuestas de los socios que vamos incorporando en el camino y del público al que hemos entusiasmado y hecho partícipe.

Finalmente, es importante terminar resaltando el impacto positivo que el desarrollo de `Agendas 21 Locales' tiene en las prácticas presentadas a este concurso. La mayoría de las prácticas presentadas y seleccionadas están vinculadas directamente a la puesta en marcha de una agenda local.


Edición del 30-12-2003
Revisión: Álvaro Sevilla Buitrago
Boletín CF+S > 25: Cuarto Catálogo Español de Buenas Prácticas > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n25/afsan.html   
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio