Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 17/18 -- Tercer Catálogo de Buenas Prácticas Españolas. Estambul+5 > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n17/ainf4.html

Edita: Instituto Juan de Herrera. Av. Juan de Herrera 4. 28040 MADRID. ESPAÑA. ISSN: 1578-097X

Capítulo 4: Desarrollo económico




4.1 Apoyar a la pequeña y mediana empresa, especialmente a las creadas por mujeres

(compromiso hábitat 160 B) (Buena Práctica seleccionada: Huelva en acción [2000])



I. Progresos realizados desde 1996, cambios de política y legislativos y experiencia adquirida.


El Estado español, en el contexto definido por la estrategia europea para el empleo diseñada en la Unión Europea, viene desarrollando una política activa de empleo coordinada e integrada a través de la elaboración de los Planes Nacionales de Acción para el Empleo aprobados en 1998, 1999 y 2000, constituyendo una de las prioridades el apoyo a la pequeña y mediana empresa (PYME).

La PYME en España tiene una dimensión importante dentro de la estructura económica nacional, tanto por su aportación al Producto Interior Bruto (PIB) como por su capacidad de generar empleo, de forma que el 99,2% de las empresas tienen menos de 50 trabajadores y únicamente el 0,2% tienen más de 200 trabajadores.

La política de impulso y fomento de la PYME se ha concretado en numerosas medidas de ámbito fiscal, laboral y financiero así como de formación e innovación creativa, a la vez que se ha creado un Observatorio de la PYME, con representación de la Administración Central, Autonómica y Local y de las PYMEs, destacando las siguientes actuaciones:


En el marco del III Plan de Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres (1997-2000), el Instituto de la Mujer desarrolla diferentes programas destinados a impulsar, promocionar y apoyar la iniciativa empresarial de las mujeres como vía de inserción en el mercado de trabajo a través del autoempleo. Dichos Programas se desarrollan a través de las siguientes acciones:

1. Acciones de sensibilización, asesoramiento técnico, autodiagnóstico y gestión dirigida.

Desde 1995 el Instituto de la Mujer, en colaboración con el Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Industria y Navegación y diferentes Cámaras de Comercio, viene desarrollando los Proyectos De emprendedora a Empresaria y Programas de Asistencia Técnica a Mujeres Empresarias con el objetivo de impulsar la actividad empresarial de las mujeres.

Estos proyectos han consistido en la puesta en marcha de estructuras de apoyo, ubicadas en las sedes de las Cámaras de Comercio, en las que personal especializado realiza funciones de asesoramiento, formación e información, tanto a emprendedoras como a empresarias, con el fin de incrementar el empresariado femenino, especialmente en aquéllos sectores en los que están infrarepresentadas, así como fomentar su participación como agentes económicos, tanto en el ámbito urbano como el rural.

Los resultados obtenidos en el período 96-99 son muy alentadores: se ha prestado asesoramiento empresarial a 12.498 mujeres, se ha impartido formación a 4.725 y se han creado 1.134 empresas.

Asimismo, y en colaboración con 10 Comunidades Autónomas y la Federación Nacional de la Mujer Rural, se está llevando a cabo el proyecto Red GEA: Iniciativas Empresariales de mujeres en el medio rural, consistente en una red de servicios de formación y asistencia técnica individualizada para la creación y gestión de empresas en el medio rural. Sus acciones se dirigen a tres colectivos de mujeres: Mujeres empresarias, autoempleadas o con una explotación agraria o ganadera, mujeres que están iniciando una actividad económica y, por último, mujeres que quieren poner en práctica ideas de negocio. Los resultados obtenidos en el período 98-99 han sido muy positivos y revelan el interés que esta iniciativa ha despertado en el medio rural.

2. Acciones formativas en gestión empresarial y tutorías de proyectos de empresa.

En el marco del desarrollo de políticas horizontales y de coordinación Institucional de esfuerzos y recursos, el Instituto de la Mujer lleva a cabo programas formativos específicos en gestión empresarial y en nuevas tecnologías aplicadas al mercado laboral, dirigidos a mujeres desempleadas para proporcionales la formación adecuada que les posibiliten la creación y dirección de su propia empresa de tal manera que sus iniciativas repercutan positivamente en el empleo y en el desarrollo de la economía.

Esta formación específica es impartida en todo el Estado a través de la colaboración con otras Entidades (Cámaras de Comercio y la Escuela de Organización Industrial), y con Empresas especializadas, así como en el mismo Instituto de la Mujer en el marco del proyecto C-TEST, que promueve la formación empresarial de las mujeres en las nuevas tecnologías.

3. Subvenciones y ayudas financieras

Desde 1996, el Instituto de la Mujer concede subvenciones económicas a Organizaciones No Gubernamentales de Mujeres empresarias, con cargo al IRPF.

Asimismo, el instituto de la Mujer convoca anualmente un programa de ayudas al empleo Emprender en femenino cuyo objetivo es fomentar la inserción laboral por cuenta propia de las mujeres. Se conceden ayudas económicas de hasta 1.000.000 de pesetas a fondo perdido a aquellas mujeres que hayan constituido su empresa en el marco de los nuevos yacimientos de empleo.



4.2 Fomentar la colaboración entre empresas públicas y privadas y las oportunidades de empleo

(compromiso hábitat 158 B Y 118 A) (Buena Práctica seleccionada: Del Valle del Hierro al hierro del Valle Legazpia [1998])



I. Progresos realizados desde 1996, cambios de política y legislativos y experiencia adquirida.


La política que se viene desarrollando en España se dirige a elevar la capacidad de generación de empleo de la economía con el objetivo de maximizar la creación de empleo estable y de calidad, lo que ha implicado la reforma en profundidad a partir del año 1997 de la normativa que venía rigiendo el mercado de trabajo en España, además de la reforma de los mercados de bienes, servicios y capitales.

En la actualidad, el contexto macroeconómico se caracteriza por su estabilidad, con una inflación controlada y unos tipos de interés reducidos favorables a la inversión y al consumo, así como a la producción y al empleo, factores que están contribuyendo positivamente, junto al proceso de moderación salarial impulsado por los interlocutores sociales, a la reducción del nivel de paro, a la vez que se ha reducido progresivamente el umbral de crecimiento económico necesario para la creación de puestos de trabajo.

Durante los últimos años se está haciendo un mayor énfasis sobre las variables que afectan al crecimiento potencial de la economía, tales como la inversión privada, la inversión pública en infraestructuras y nuevas tecnologías y la inversión en capital humano. Paralelamente, se ha mejorado el funcionamiento del mercado de trabajo a fin de alcanzar una mayor tasa de empleo con el objetivo último del pleno empleo.

Respecto a las oportunidades ofrecidas a las mujeres, se observa que la mujer sigue presentando dificultades para acceder al mercado de trabajo, para la promoción profesional, para compatibilizar la vida profesional con la vida familiar, así como retribuciones inferiores.

Ante esta situación, el Plan de Acción para el Empleo del Reino de España 1999 incorporó como un principio horizontal la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, de forma que este principio esté presente en todas las políticas y actuaciones que integren los sucesivos Planes de Empleo, lo cual está suponiendo reforzar los esfuerzos y los recursos en esta materia por parte de España, así como de los Estados miembros de la Unión Europea.

Por último, respecto a las oportunidades laborales ofrecidas a los trabajadores discapacitados éstos se caracterizan por un alto índice de inactividad, presentando una tasa de empleo muy inferior a la de la población general, junto con una tasa de paro muy elevada, constituyendo uno de los colectivos objetivo de la política de empleo selectiva que viene desarrollándose en España.

Las principales actuaciones se dirigen, fundamentalmente, a mejorar su capacidad de inserción laboral, a la creación de empleos apropiados subvencionando su contratación indefinida así como las iniciativas dirigidas a establecerse como trabajadores autónomos, a fomentar la capacidad de adaptación de estos trabajadores y de las empresas, a la vez que se aprovechan las nuevas oportunidades de formación y empleo derivadas de la Sociedad de la Información.

El Instituto de la Mujer, Organismo Autónomo dependiente del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, es el encargado de promover la integración del mainstreaming de género en el diseño, implementación y evaluación de las políticas generales a través de sucesivos Planes para la Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres que articulan las diferentes actuaciones en colaboración con los diferentes Departamentos Ministeriales.

En materia de economía y empleo, el Instituto de la Mujer colabora en el diseño y desarrollo de los Planes Nacionales de Acción para el Empleo, basados en las directrices marcadas en las Cumbres de Luxemburgo y de Viena que determinan las líneas de actuación en dichas materias para los Estados miembros de la UE.

En España se han producido durante los últimos años, diversos cambios legislativos cuyo objetivo ha sido luchar contra manifestaciones de discriminación directa (diferencias salariales), y lograr la igualdad real de las mujeres en diferentes ámbitos de la sociedad (Ley 50/98 y Ley 55/99, de medidas Fiscales y administrativas y de Orden Social, por la que se regulan las bonificaciones de cuotas de la Seguridad Social por la contratación indefinida de mujeres con dificultades de inserción, desempleadas mayores de 45 años, Orden de 16 de septiembre de 1998 sobre el fomento a la contratación de mujeres en profesiones en las que se encuentran infrarrepresentadas, Real Decreto 4/99 que regula el empleo selectivo de personas trabajadoras con discapacidad).

Dentro de las acciones para mejorar la ocupabilidad de las mujeres podemos destacar:

El número de beneficiarias que han participado en las acciones formación desde la puesta en marcha del programa asciende a 4.600 mujeres.

En el ámbito de la lucha contra la exclusión el Instituto de la Mujer está desarrollando diversos programas dirigidos a diferentes colectivos de mujeres en situación o peligro de exclusión:

En el marco de la Iniciativa Comunitaria Empleo - Integra, en 1999 se puso en marcha el Programa Clara en colaboración con diferentes Organismos de Igualdad de Comunidades Autónomas y Corporaciones Locales. Este programa es una experiencia piloto de metodología de inserción a través de diseño de itinerarios personalizados y tutelados. Su objetivo de este Programa es mejorar la calidad de vida de las mujeres (mujeres responsables de núcleos familiares, con bajos niveles de formación y cualificación) a través de su inserción laboral y social. Hasta la actualidad han participado en torno a 200 mujeres.

Del mismo modo, el Instituto de la Mujer desarrolla actuaciones con diferentes colectivos de mujeres en riesgo de exclusión: Programas para mujeres inmigrantes para su integración laboral y la lucha contra el racismo, en colaboración con el Ayuntamiento de Vic; Jornadas con mujeres emigrantes, en colaboración con la Dirección General de Ordenación de las Migraciones, para mujeres gitanas en colaboración con el Secretariado general gitano y reclusas.



II. Deficiencias y obstáculos encontrados y recomendaciones sobre actividades prioritarias.


Las economías locales, y nacionales, se han abierto y cada ciudad, por acción o por omisión, es cada vez mas interdependiente del resto. Sin embargo se carece, en general, de planes para orientar el desarrollo de las ciudades y regiones. Los planes estratégicos municipales carecen de operatividad, siendo además de mera promoción de la competitividad sin enmarcarse en criterios de desarrollo sostenible.

En todo caso, se observa una tendencia en las administraciones a valorar la planificación estratégica y la cooperación, aunque no tanto la problemática del desarrollo sostenible. Muchas decisiones sobre infraestructuras que fomentan la competitividad y la localización de actividad económica se toman, en las ciudades (o sus barrios), como acciones sectoriales para la atracción de inversiones, sin analizar los impactos que se producen sobre la estructura económica, social y urbana, y sobre la sostenibilidad ambiental, creando problemas encadenados a corto y largo plazo.

La gestión del desarrollo económico es incompleta y deficiente en la mayoría de las ciudades españolas. Los procesos de adecuación y ajuste, con los mercados local, regional, europeo y mundial, son estados dinámicos que requieren esfuerzos continuados. No están extendidas las políticas de desarrollo local, orientadas a la creación de ambiente productivo y de capacidad empresarial para dar respuesta a los mercados, peligrando las ventajas de muchas ciudades en materia tecnológica, de cualificación laboral y de organización social, por no responder suficientemente a la apertura de la economía.

La reestructuración económica, dominada por la globalización, dificulta en muchos casos el mantenimiento y desarrollo de tejidos empresariales locales, que son fundamentales para la dotación de empleo y para que las ciudades cuenten con ambientes productivos atractivos en un contexto de descentralización productiva como el actual. La insuficiencia de redes flexibles de producción, contribuye a que cuando se produce crecimiento económico no se genere suficiente empleo, ni se difunda adecuadamente por distintos sectores y segmentos empresariales.

Las nuevas dinámicas económicas no afectan tampoco por igual a todo el territorio de las áreas urbanas. La inversión empresarial se concentra en ciertas zonas de la ciudad, mientras otros barrios pierden su actividad económica y, poco a poco, van concentrando todas las consecuencias negativas de los procesos de globalización. Las políticas de desarrollo de la competitividad no consiguen conectar la dinámica de las áreas de oportunidad con las zonas que quedan descolgadas del proceso.

Las políticas específicas para las zonas retrasadas se estructuran más como actuaciones reactivas a problemas sociales crecientes que como planteamientos globales de desarrollo. La ciudad competitiva, cohesionada y sostenible, no se está plasmando como modelo en las políticas actuales.

Los procesos de globalización e internacionalización están dando lugar a la aparición de un mercado de trabajo progresivamente dualizado. Al lado de los nuevos puestos de trabajo altamente tecnificados y cualificados en el sector de servicios, se detectan procesos de un fuerte desarrollo de una nueva economía informal.

Índice.
Anexo al capítulo 4.
Capítulo 5.

Comité Hábitat Español

Fecha de referencia: 03-12-2001

Boletín CF+S > 17/18 -- Tercer Catálogo de Buenas Prácticas Españolas. Estambul+5 > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n17/ainf4.html

Edita: Instituto Juan de Herrera. Av. Juan de Herrera 4. 28040 MADRID. ESPAÑA. ISSN: 1578-097X
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio