Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 17/18 -- Tercer Catálogo de Buenas Prácticas Españolas. Estambul+5 > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n17/aaher.html

Edita: Instituto Juan de Herrera. Av. Juan de Herrera 4. 28040 MADRID. ESPAÑA. ISSN: 1578-097X

Informe sobre las Buenas Prácticas Españolas y su relación con la aplicación del Programa Hábitat en España.


Agustín Hernández Aja
Valencia(España), 29 de junio del 2001
Seminario Ciudades para Todos: Prácticas españolas para una ciudad sostenible



1. Introducción


La Cumbre de las Ciudades de Estambul «Hábitat II» de junio de 1996 se celebró con el objetivo de presentar un conjunto de actuaciones de gestión y política de ciudades consideradas ejemplares, teniendo entre sus objetivos la divulgación de estas "Buenas Prácticas" desde los estados miembros a los responsables regionales y locales en cada país, a través de un concurso internacional que ha adquirido un carácter bianual con tres convocatorias hasta la fecha: 1996, 1998 y 2000.

Muy simplificadamente, se puede definir como una buena práctica aquella que cumple los criterios básicos de: sostenibilidad, entendida ésta como su cualidad de mantenerse indefinidamente en el tiempo (además de su capacidad de hacerse transferible a otros lugares). Impacto, determinado por la mejora de las condiciones de calidad de vida de las poblaciones en que se aplica, mejoras inmediatas y evaluables, no hipotéticas o futuras. Participación, entendiendo que una práctica sólo puede ser ejemplar cuando participan dos entidades distintas, no articuladas orgánicamente, que tienen que coordinar sus capacidades en una propuesta común.

Desde el primer momento el gobierno español apostó decididamente por el concurso creando el Comité Hábitat Español, realizando una convocatoria propia y dando el apoyo y asistencia necesarios para la presentación de las prácticas españolas al concurso internacional, configurando un sistema de trabajo que ha sido considerado modélico por el UNCHS. Las labores del Comité Hábitat Español (formado por representantes administrativos, del tejido social y la Universidad) y el trabajo del gobierno español ha consistido en:


Las consecuencias del programa Habitat en España no han podido ser de mayor interés, más allá de los resultados en el Concurso Internacional, en los que las prácticas españolas tienen una incidencia significativa, las convocatorias han servido para difundir pequeñas y grandes actuaciones que podrían haber pasado desapercibidas más allá de su espacio de aplicación y para desarrollar una red de contactos y trasmisión de información que convierten al Comité Habitat Español en un foro de difusión de experiencias y de reflexión teórica sobre la intervención en las ciudades españolas.



2. Análisis de las Buenas Prácticas españolas


En junio de 2001 se ha celebrado en Nueva York una Sesión Especial para la Revisión y Evaluación del Programa Hábitat, más conocido como Estambul+5, convocado por la Asamblea General de Naciones Unidas con el objetivo de revisar en el ámbito mundial el cumplimiento de los acuerdos que se firmaron durante la Segunda Conferencia de Naciones Unidas sobre Asentamientos Humanos (Hábitat II) celebrada en Estambul en 1996.

Para este evento, el Centro de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (CNUAH) convocó a todos los países miembros para que preparasen su asistencia elaborando un informe nacional de revisión y evaluación de los progresos alcanzados en el cumplimiento de los acuerdos citados anteriormente, de forma que refleje cómo ha evolucionado el Programa Hábitat y la Declaración de Estambul en cada uno de sus países.

Por este motivo, el Gobierno de España, a través de la Dirección General de la Vivienda, la Arquitectura y el Urbanismo, perteneciente al Ministerio de Fomento, que coordina el Grupo de Trabajo sobre Buenas Prácticas del Comité Hábitat Español decidió en marzo de 2001 encargar a la Sección de Urbanismo del Instituto Juan de Herrera (IJH) de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid la elaboración de un Informe sobre las Buenas Prácticas españolas y su relación con la aplicación del Programa Hábitat en España. El objetivo de este informe, del cual presentamos aquí sus conclusiones más significativas, ha sido el analizar el desarrollo del programa en España y su evolución, examinar las experiencias españolas presentadas a los diversos concursos y evaluar con detenimiento algunas de estas prácticas.

Como parte del informe se realizó un análisis del desarrollo del concurso de Buenas Prácticas españolas presentadas a los tres concursos: 1996, 1998 y 2000, atendiendo a diversas variables, evaluando las relaciones entre ellas y el resultado obtenido en el concurso internacional. El informe se completó con el análisis de nueve prácticas españolas, seleccionadas entre todas las presentadas como ejemplos tipo de las experiencias que se están llevando a cabo en nuestro país en diversos ámbitos, actualizando y ampliado la información sobre su desarrollo hasta el momento y elaborando un informe de evaluación, en el que se señalan los aspectos más interesantes y novedosos de cada una de ellas.



Sobre las Buenas Prácticas seleccionadas


El estudio se realizó no sobre la totalidad de las prácticas presentadas al concurso sino tan sólo sobre las seleccionadas por el Comité Nacional, ya que aunque las no seleccionadas podrían resultar de interés sectorial su inclusión rompería la homogeneidad del estudio. De entre los campos analizados aquí nos vamos a referir a los más significativos:




Resultados del estudio


Si nos atenemos a los valores medios del estudio realizado podemos determinar como práctica tipo, una práctica presentada por un Ayuntamiento (48% de los casos) de población comprendida entre los 100.000 y 500.000 habitantes (33%), en colaboración con una Comunidad Autónoma, una Entidad Pública, o una ONG. Con un presupuesto comprendido entre los 1.000 y 5.000 millones de pesetas (25%) que se aplica en la totalidad del municipio (41%) y cuyo campo temático principal es el desarrollo urbano (37%) y que tiene exclusión como campo temático complementario.



Áreas temáticas


Pero si profundizamos en los datos podemos realizar algunas matizaciones sobre los datos medios. Si sumamos los campos principales y los campos complementarios de las prácticas seleccionadas, podemos comprobar que se forman tres grupos diferenciados por su tamaño relativo: el primero es el formado por los campos desarrollo urbano y exclusión que aparecen en 47 y 46 de las prácticas respectivamente, el segundo lo forman recursos y entorno natural con 34 y 30 prácticas, y por último, con menor incidencia, el formado por vivienda con 21 prácticas y transporte con 13.

Figura 1: Número total de veces que aparecen las Áreas Temáticas.

Pero la aparente homogeneidad entre el número de veces que aparecen las áreas de desarrollo urbano y exclusión se desbarata cuando las comparamos según sus presupuestos, las prácticas del área de desarrollo urbano tienen mayoritariamente presupuestos de más de 1.000 millones de pesetas (27 de 32) y sólo una práctica con un presupuesto de menos de 250 millones. Las prácticas con área temática principal exclusión sólo tienen 4 de las 17 con presupuestos superiores a los 1.000 millones y 8 prácticas con un presupuesto inferior a los 250 (de ellas, 3 con un presupuesto menor a los 10). La disparidad se mantiene cuando cruzamos las áreas temáticas con los organismos de remisión, podemos comprobar que las prácticas presentadas como desarrollo urbano tienen como entidad de remisión principal a los Ayuntamientos (22 casos) y Otras Entidades Públicas (9 casos), mientras que en las prácticas con área principal exclusión son las ONG con 8 casos la principal entidad de remisión seguidas por los Ayuntamientos con 7 prácticas.

Figura 2: Presupuestos de las Prácticas y Áreas Temáticas.

El segundo grupo en importancia es el formado por aquellas prácticas que tienen dentro de sus áreas temáticas entorno natural con 34 casos y recursos con 30. Entre ellas se repite en parte la dicotomía anterior, por un lado tenemos que las prácticas con área temática principal entorno natural son presentadas mayoritariamente por los Ayuntamientos (10 de 15 casos), mientras que en el caso del área recursos son las ONG las primeras entidades de remisión en 6 de 17 casos seguidas de Entidades Públicas con 5 casos. Si estudiamos sus presupuestos tenemos que las prácticas dedicadas a recursos tienen los más bajos, con 7 casos de 17 con menos de 250 millones (3 con menos de 10 millones), mientras que las prácticas dedicadas a entorno natural que tienen 5 de las 16 con más de 1.000 millones, 5 con más de 250 y ninguna con menos de 10.

En cuanto a las prácticas dedicadas a vivienda lo más interesante a resaltar es que las entidades principales de remisión son en 6 de 11 casos Entidades Públicas, ya sean Comunidades Autónomas o Empresas Municipales de Vivienda, y sus presupuestos se encuentran bastante repartidos con 3 de sus 8 prácticas con presupuesto por encima de los 10 millones y 4 por encima de los 1.000 millones.



Organismos de remisión


En cuanto al liderazgo de las prácticas según el campo temático principal, los Ayuntamientos son líderes en el campo desarrollo urbano con 22 de las 37 prácticas y en entorno natural con 10 de 16. Dentro del campo recursos los líderes son las ONG/Fundaciones con 6 casos de 17, seguidas de Entidades Públicas y Ayuntamientos con 4 prácticas cada uno. Dentro de las prácticas con campo principal exclusión, vuelven a ser las ONG/Fundaciones el primer grupo de remisión con 8 de las 17 prácticas, seguidos de los Ayuntamientos con 7, apareciendo las Comunidades Autónomas como principal presentador de las prácticas asociadas al campo vivienda con 4 de las 11, seguidas de los Ayuntamientos con 3.

Figura 3: Organismos de Remisión de las Prácticas y Áreas Temáticas.



Presupuestos


Podemos comprobar que aunque el grupo de 1.000 a 5.000 millones es el mayoritario con 25 prácticas, con presupuesto menor a los 250 millones tendríamos 24 prácticas, 21 de más de 5.000 millones y 14 con presupuesto comprendido entre 250 y 1000 millones.

Al relacionar la entidad de remisión con el presupuesto, nos encontramos que los Ayuntamientos tienen como grupo principal (33%) el de los presupuestos comprendidos entre 1.000 y 5.000 millones, el 58% si consideramos todas las prácticas que tienen entre 1.000 y más de 5.000 millones de presupuesto. La ONG tienen el 46% de sus presupuestos entre 10 y 250 millones y un 20% de presupuestos de menos de 10 millones y otro 20% con presupuestos entre 1.000 y 5.000 millones.

Figura 4: Presupuestos de las Prácticas y Organismos de Remisión.



Tamaño del municipio


Si relacionamos el tamaño del municipio con la entidad de remisión nos encontramos con que según aumenta el tamaño del municipio decrece la importancia relativa del Ayuntamiento. En los municipios de menos de 500.000 habitantes son los Ayuntamientos la entidad principal de remisión (en 40 de los 68 municipios), pero en los municipios mayores de 500.000 habitantes son las ONG/Fundaciones el órgano principal de remisión en 11 de los 25 casos seguidas de los Ayuntamientos en 8 casos.

Figura 5: Organismos de Remisión de las Prácticas y tamaño de los municipios.



Conclusiones


Todo lo anterior nos permite determinar que en el caso español, nos encontramos con un número significativo de operaciones de regeneración urbana y lucha contra la exclusión social con características innovadoras. Para el desarrollo de estas operaciones los Ayuntamientos cuentan con el apoyo de las Comunidades Autónomas, utilizándose a menudo el apoyo instrumental de otras entidades de carácter público con el objetivo de agilizar la gestión de éstas.




3. Los resultados del concurso



Debemos de reseñar que el número de prácticas enviadas al concurso no coincide con las prácticas seleccionadas por el Comité Habitat Español, debido a que el concurso de 1996 se limitó a 9 el número de prácticas por país aunque se habían seleccionado 44 (de las que en el texto anterior tan sólo se han analizado 32), mientras que en el resto de las convocatorias han concursado todas las seleccionadas, 34 en 1998 y 35 en el año 2000. En cualquier caso hemos simplificado parte de los campos utilizados en el apartado anterior como ha sido la inclusión de las Comunidades Autónomas y Administraciones Supra-Municipales dentro del apartado "Otras entidades públicas". El resultado total ha sido 78 prácticas presentadas a concurso de las cuales 32 han merecido una calificación destacada (Best, finalista o premiada), y sólo 6 han quedado sin calificación.



Áreas temáticas y calificación


Si analizamos los resultados del concurso según el número de prácticas las que han merecido una calificación destacada, podemos comprobar que las 29 prácticas recogidas dentro del apartado desarrollo urbano son las mayoritarias y que también son las que han tenido más prácticas con una calificación destacada en 14 ocasiones. El segundo campo en número de prácticas presentadas ha sido entorno natural con 14, pero tan sólo 4 de ellas han sido destacadas. Dentro del campo exclusión, tenemos 12 prácticas con un impacto considerable al tener 8 una calificación destacada. En cuanto al ámbito de aplicación los resultados relativos son muy semejantes entre ellas, las prácticas de ámbito Municipal han sido destacadas en 14 de los 34 casos, las aplicadas sobre un Sector Urbano en 12 de 27, y las de ámbito Comarcal en 5 de 14 experiencias.

Figura 7: Áreas Temáticas de las Prácticas y Calificación en el Concurso Internacional.

Al revisar los resultados del concurso por sus resultados relativos, tendremos que el mejor resultado relativo lo han tenido las prácticas pertenecientes al campo exclusión con un 68% de prácticas destacadas y solo una sin calificación, seguido de las prácticas pertenecientes a desarrollo urbano con un 48% de prácticas destacadas, recursos con el 36% y entorno natural con el 28%.



Presupuestos y calificación


Si analizamos los resultados de las prácticas destacadas según su presupuesto, podemos comprobar que las 24 prácticas con un presupuesto inferior a los 250 millones tuvieron calificación en 11 casos (46%). Al considerar sólo las 6 prácticas con presupuesto de menos de 10 millones comprobamos que su impacto relativo ha sido muy importante al ser significadas 5 (83%). El impacto de las prácticas con rangos de presupuesto entre 250 y 1.000 millones y entre 1.000 y 5.000 millones, es muy semejante el 39% en el caso del primer grupo (5 de 13) y el 30% en el segundo (6 de 20). Mientras que el impacto de las 17 prácticas con presupuesto superior a los 5.000 millones llega al 59% con 10 prácticas significadas de 17.

Figura 8: Organismos de Remisión de las Prácticas y Calificación en el Concurso Internacional.



Organismos de remisión


En cuanto al impacto por organismo de remisión, los Ayuntamientos con 40 prácticas han recibido una calificación destacada en 17 casos y las ONG en 10 de 17 casos. Pero si consideramos el resultado relativo son las ONG con un 59% el sector que mejores resultados han conseguido, seguidas de los Ayuntamientos con un 43%.

Figura 9



Conclusiones


Del análisis de los resultados del concurso resulta como práctica tipo, entre las que han tenido una calificación destacada, una cuya área temática es la de desarrollo urbano, liderada por un Ayuntamiento y con un presupuesto de más de 5.000 millones.

Pero si en lugar del número de prácticas utilizamos el porcentaje de resultados, resultaría que la práctica que tiene mayor probabilidad de obtener una calificación destacada es una práctica perteneciente al campo exclusión, liderada por una ONG y con un presupuesto de menos de 10 millones de pesetas.

Podemos concluir que los Ayuntamientos al presentar al concurso sus grandes operaciones de renovación urbana, han conseguido, por su interés e incidencia numérica, una repercusión adecuada en el concurso internacional, pero que sin embargo las prácticas presentadas por las ONG, que buscan remediar los graves problemas de exclusión de nuestras ciudades, han resultado muy valoradas por el jurado internacional, por lo que no debemos de olvidar que el sentido del concurso internacional no es publicitar o valorar tan sólo las grandes operaciones públicas sino también hacer aflorar todas las experiencias que tengan la capacidad de mejorar las condiciones de vida de las poblaciones afectadas independientemente del tamaño o del presupuesto.



4. Propuestas de los expertos


El trabajo que aquí se resume incluyó un conjunto de mesas de trabajo con grupos de expertos que hubiesen participado de una forma u otra en el proceso del Programa Habitat en España: representantes de la Administración Central, expertos que habían participado en la selección de las prácticas y miembros del Comité Habitat Español. El desarrollo de las entrevistas con los expertos buscaba recoger su opinión sobre el desarrollo del concurso en España y propuestas para mejorar futuras convocatorias.

La opinión explicitada por los expertos en los grupos de trabajo y su contraste con la documentación analizada y las visitas realizadas nos permite sintetizar las siguientes propuestas:


Fecha de referencia: 27-11-2001

Boletín CF+S > 17/18 -- Tercer Catálogo de Buenas Prácticas Españolas. Estambul+5 > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n17/aaher.html

Edita: Instituto Juan de Herrera. Av. Juan de Herrera 4. 28040 MADRID. ESPAÑA. ISSN: 1578-097X
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio