Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Boletín CF+S > 12 -- Especial: ACCIÓN ASOCIATIVA EN EL DESARROLLO LOCAL > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n12/ahgon.html

Edita: Instituto Juan de Herrera. Av. Juan de Herrera 4. 28040 MADRID. ESPAÑA. ISSN: 1578-097X

Orientaciones y estrategias metodológicas en los programas de formación para la creación de empleo. Una propuesta desde la escuela cooperativa - formar para transformar


Helena González Domínguez
Unión de Cooperativas de Trabajo Asociado
C/ Valverde 13, 4. planta.
Tel: 915 322 488

Madrid (España), febrero de 1999.



Formar para transformar, programa formativo en los distritos de Usera y Villaverde


Partiendo del "Estudio para el Reequilibrio Socioeconómico y Desarrollo del Empleo en los Distritos de Villaverde y Usera del municipio de Madrid", elaborado por Arthur Andersen, con fecha 30 de diciembre de 1997, para la Conserjería de Empleo de la Comunidad de Madrid y de los recientes contactos de la Unión de Cooperativas Madrileñas de Trabajo Asociado (UCMTA) con la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) y varias asociaciones del Distrito, proponemos una serie de actuaciones formativas para los distritos de Usera y Villaverde, con los criterios de adaptación a la realidad del entorno social donde se realizan las acciones, referenciadas a la experiencia práctica del año 98 y al Diagnostico previo y general de la Situación del Distrito.

Así pues, nuestros criterios guía para el diseño y la ejecución de este programa se basan en los siguientes parámetros de actuación:


Desde esta perspectiva, lo que proponemos, no es un elenco de cursos programados con mas o menos acierto, son diversos itinerarios formativos a seguir por diferentes perfiles de destinatarios/as, desde una estructura de conjunto inspirada en la Tesorería General de Sistemas, en cuanto a enfoque metodológico. Nos basamos pues, en los siguientes principios metodológicos ("La Animación Sociocultural, una propuesta metodologica". Editorial: popular):





Orientaciones metodológicas del programa


El programa se formula a través de una serie de itinerarios formativos, diseñados como una estrategia metodológica para la consecución de los finales definidos desde el programa. Se desarrolla en cuatro fases, con recorridos diferentes y en cascada, por las que irán pasando los diversos usuarios/as. Esta estrategia nos permite adecuar y canalizar, con mayor claridad, las demandas del grupo formativo, hacia el aprendizaje instrumental de unas determinadas herramientas de gestión empresarial cooperativa y el desarrollo de diversos proyectos empresariales. Tratamos pues, de dirigir la formación, como objetivo prioritario, con parte del grupo formativo inicial, hacia el diseño de proyectos de autoempleo colectivo. Hacia la formación, en definitiva, de grupos promotores, constituidos bajo una idea empresarial cooperativa:

GRUPO FORMATIVO INICIAL -> PROMOTORES <- EMPRENDEDORES

Redundado esta idea a lo largo del proceso, cada acción formativa que compone el itinerario, supone, simultáneamente al desarrollo propio de la acción, un acicate estimulador y un filtro de selección (autoselección, en algunos casos) para la fase posterior:

  1. Fase de captación y diagnostico. Servicio de orientación y selección.
  2. Fase de motivación. Educación emprendedora.
  3. Fase de educación especializada: formación técnica y gestión empresarial cooperativa. Aquí se definen varios itinerarios diferentes, adecuándose a los diversos perfiles, necesidades y expectativas.
  4. Fase promotora. Diagnóstico de viabilidad de los proyectos.
  5. Incorporación al mercado laboral y/o a la red de tejido social. Acompañamiento, tutela y asesoria técnica.
Metodología:




1. Fase de captación y diagnóstico. Servicio de orientación y selección


Se trata de crear una unidad operativa in situ, que suponga un servicio de acogida a l@s potenciales usuari@s del programa.

Este servicio, sobre todo en la fase inicial de captación, permanece en estrecha coordinación con otros servicios públicos, tales como: IMAF, INEM, IMADE, sindicatos, asociaciones de vecin@s, fundaciones y colectivos presentes en el barrio.

Objetivos:
Se trata, no sólo de desplegar una estrategia de comunicación, captación y difusión del programa, sino de estar presentes en el territorio:

El servicio de acogida, elaborará un diagnóstico personalizado de cada usuari@ y trazara con éste el plan de trabajo a seguir incluido en el programa formativo, si no se estima, a priori, un perfil ajustado, se le derivará a otros recursos más oportunos.

Una vez concluido el proceso de selección iniciamos la: Fase de motivación. Educación emprendedora.



2. Fase de motivación. Educación emprendedora


Esta acción formativa es primordial para el ajuste, la selección (también es un filtro) y el éxito posterior del programa. Es un curso puente hacia la Educación Especializada, pues se trabajan temas de motivación, habilidades sociolaborales, comunicación, técnicas para la búsqueda de empleo...

Objetivos:

Hemos de aclarar que bajo el epígrafe "Educación Emprendedora", recogemos una metodología y una forma de hacer, conectada, más que a una gestión empresarial, a un marco pedagógico cooperativo, es decir, la transmisión de una determinada educación en valores y principios cooperativos: participación, responsabilidad y autonomía, democracia, equidad, autogestión, trabajo en equipo ...



3. Fase de educación especializada. Formación técnica y gestión empresarial cooperativa


Formación técnica. Proponemos una diversificación del itinerario en tres cursos diferentes:

Hemos seleccionado estos sectores de actividad básicamente porque:

Valor añadido. En el planteamiento de todo el programa nos formulamos como arteria principal de la Formación para el Empleo, la necesidad de aportar, de forma transversal a la formación técnica, una formación para el Autoempleo, dotando a los grupos de los instrumentos básicos para el diseño de Proyectos Empresariales. Así trabajamos desde el principio, el desarrollo de la idea de empresa, el cooperativismo como formula de autoempleo colectivo, estrategias y herramientas para la gestión empresarial y el desarrollo de proyectos cooperativos, como contenidos inherentes a la formación técnica.



3. Fase promotora. Diagnóstico de viabilidad de los proyectos.


Esta fase se realizara con 15 alumn@s que proceden de la Formación Especializada y están motivad@s para abordar la creación o incorporación a una cooperativa o la gestión de proyectos asociativos del distrito. Se trata de aportar formación práctica sobre el terreno para promover los mecanismos necesarios para iniciar la puesta en marcha de un proyecto. Se plantea como una formación a la medida, para ello partimos de los proyectos formulados en la fase anterior. Aquí no se trata tan sólo de transmitir más o menos conocimientos empresariales; sino de apoyar y asesorar para que se produzca el paso de "grupo emprendedor a grupo promotor". El educador/a no responde tanto a un perfil de docente, como a un perfil de tutor/a y asesor/a de un proyecto empresarial. Se trata pues de desmenuzar y analizar en común con los equipos de trabajo, los aspectos más concretos para la puesta en marcha de cada proyecto. Una vez fijado el proyecto, el tutor/a debe hacer una evaluación básica de la factibilidad de cada proyecto o, dicho de otra forma, debe hacer un DAFO elemental, compartido con cada equipo de trabajo. Las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades son el punto de partida del plan de trabajo, cuyos objetivos obviamente son reforzar las dimensiones positivas y corregir las negativas.

Determinar un plan de trabajo, es el objetivo principal de esta fase, junto a un diagnostico previo de viabilidad de cada proyecto, en un sentido amplio (viabilidad técnica, económica, social...). Cada plan de trabajo habrá de constar de los puntos básicos de cualquier plan: diagnostico, objetivos, tareas, plazos, controles, mecanismos de adaptación, etc. La experiencia nos dice que es importante que en el plan de trabajo se hagan constar las obligaciones del profesor/asesor/a y también las obligaciones del grupo y, asimismo, que el plan sea consensuado entre ambas partes.

La elaboración del plan de trabajo asegura que nada queda abandonado a la improvisación, no caben las sorpresas que en su día se podían - y debían - haber anticipado.

Al grupo prepromotor, en segundo lugar, el plan de trabajo le sirve como documento de referencia de las dimensiones significativas de su proyecto y, sobre todo, le orienta a estructurarse y trazarse una agenda de trabajo. En otras palabras, el plan de trabajo cierra las vías a la infantilización del grupo y le obliga a trabajar desde la madurez.

Este es el punto en el que concluimos el aspecto formativo propiamente dicho del programa. A partir de aquí, con las herramientas básicas trabajadas es el grupo quien protagoniza y decide su continuidad hacia la constitución de una cooperativa de trabajo asociado o el desarrollo de su proyecto asociativo.



Acompañamiento, tutela y asesoramiento técnico


Esta es la etapa de incorporación en el mercado laboral para un@s y de incorporación en la red de movimientos sociales de sendos distritos para otr@s, o a ambos simultáneamente. Se trata de realizar un acompañamiento y un seguimiento individualizado y particularizado de cada equipo, de cada proyecto. Para ello contamos con el servicio de asesoría de la propia UCMTA (Unión de Cooperativas Madrileñas de Trabajo Asociado), que les acompañara en la elaboración del Plan de Empresa y la constitución de la Cooperativa.



Principales obstáculos y dificultades en el desarrollo del programa






ANEXO I: Breve aproximación al cooperativismo




¿Qué es una cooperativa?


Existen muchas definiciones de cooperativa. De entre ellas, vamos a optar por la de la A.C.I. (Alianza Cooperativa Internacional), adoptada en el último congreso celebrado en Manchester en 1995, definiendo a la cooperativa como "una asociación autónoma de personas que se han unido de forma voluntaria para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales, y culturales en común mediante una empresa de propiedad conjunta y de gestión democrática.

1. Valores cooperativos
Las cooperativas estarán basadas en los valores de autoayuda, autorresponsabilidad, la democracia, la igualdad, la equidad y la solidaridad. Siguiendo la tradición de sus socios fundadores hacen suyos los valores éticos de la honestidad, la transparencia, la responsabilidad y la vocación sociales.

2. Las cooperativas de trabajo asociado
Existen muchos de cooperativas y diversas formas de clasificarlas. Uno de ellos, son las cooperativas de trabajo asociado, que son aquellas en las que sus socios son trabajadores-as.

Podríamos definir a la Cooperativa de Trabajo Asociado como "una empresa que tiene por objeto proporcionar trabajo a sus socios y socias en las mejores condiciones laborales posibles, realizando para ello cualquier actividad económica".

3. Profundización en la definición de las cooperativas
Las cooperativas, en concreto las de trabajo Asociado, son una forma jurídica de empresa con una serie de características que podríamos resumir así:




Principios básicos del cooperativismo


Las Cooperativas de Trabajo Asociado (CTA), comparten y adaptan sus estructuras y funcionamiento a los principios cooperativos:

1. Principio de libre adhesión
Las CIS están integradas por los socios trabajadores que libre y voluntariamente aceptan las responsabilidades derivadas de su doble condición de socios y trabajadores. Nadie puede ser discriminado o excluido por motivos políticos, sindicales, religiosos, de nacionalidad, sexo, grupo étnico, estado civil u opción sexual.

2. Principio de puertas abiertas
La admisión de nuevos socios trabajadores está sujeta únicamente a las necesidades de la actividad y a la satisfacción, por el socio, de la aportación obligatoria mínima fijada en los Estatutos. El importe de la misma se establece armonizando las necesidades de la cooperativa de contar con recursos propios y en principio de facilitar y favorecer la incorporación de nuevos socios. La contratación de personal está restringida a aquellos puestos de trabajo cuyas características (temporalidad, jornada...) no permiten definirlos como empleos indefinidos o jornada completa.

4. Principio de ampliación de la base de soci@s
Las cooperativas se incluyen en el mandato expresado en el artículo 129 de la Constitución Española: "Los poderes públicos promoverán eficazmente las diversas formas de participación en la empresa y fomentarán, mediante una legislación adecuada, las sociedades cooperativas. También establecerán los medios que faciliten el acceso de los trabajadores a la propiedad de los medios de producción".

5. Principio de gestión democrática y participada
Las CIS son organizaciones autogestionarias, en las que la gestión es colectiva y está presidida por el principio de "un socio, un voto". La estructura y modo de funcionamiento, en forma alguna se resuelve en un mal entendido asambleismo, que haría de las cooperativas empresas insuficientes; sino que se articula en un sistema de órganos de gobierno y de responsabilidades individuales que responden ante la asamblea de socios.

6. Principio de soberanía del trabajo y carácter instrumental y subordinado del capital
Las CTA - y, por tanto, también las CIS - son sociedades de trabajo, no son sociedades de capital. Reúnen a personas naturales, con la edad legal y capacidad física e intelectual para trabajar, teniendo por objeto proporcionar a los socios empleos estables en la producción común de bienes y servicios para terceros.

En ese marco, el capital es un instrumento necesario para la adquisición y movilización de los activos precios en el desarrollo de la actividad. Las aportaciones de los socios se orientan a ese fin. No están determinadas por la persecución del dividendo. La regla de "un socio, un voto" es contraria a la distribución de los derechos de voto en función de la participación en el capital social.

7. Principio de ausencia de fin de lucro
En las CIS, el principio de primacía del trabajo sobre el capital se prolonga al máximo, hasta concretarlo en este principio de la ausencia de fin de lucro, entendiendo al modo en que se aplica en las fundaciones y las asociaciones declaradas de utilidad pública:

8. Principio de intercooperación
Al objeto de ampliar y mejorar la prestación de los servicios, las CIS cooperan entre sí estableciendo colaboraciones y alianzas locales, regionales, nacionales e internacionales.

9. Principio de formación
La primacía del trabajo se plasma, también en este principio. Las CIS velan por la formación y el reciclaje continuos de su personal en un triple sentido: mejora de la cualificación en la prestación del servicio, aprendizaje de las herramientas de la gestión empresarial que permita ahondar en la gestión democrática y participada y mejora de la cualificación general y específica que refuerce la empleabilidad personal.

10. Principio del compromiso con la sociedad o del interés por la comunidad
Las CIS surgen y se desarrollan vinculadas a proyectos de asistencia social, lo que supone, de un lado, un sólido enraizamiento con el entramado local y, de otro lado, un vivo compromiso con los usuarios, beneficiarios o clientes del servicio.

Las CIS se configuran como un factor de apoyo al desarrollo endógeno en tanto que reúnen y aplican recursos financieros, humanos y materiales de carácter local y por cuanto el objetivo de los servicios es la atención a las personas y colectivos en situación de dependencia, precariedad y/o exclusión con el objetivo de prevenir y reinsertar.

"La singularidad de la empresa cooperativa no reside, en modo alguno, en la ausencia de beneficio, ganancia, excedente o como se le quiera denominar; sino, antes bien, en el modo de distribuirlo y en los criterios que presiden la distribución, de acuerdo con el tercer principio de la ACI: interés limitado - o nulo - sobre las aportaciones de capital; priorización de la dotación de las empresas y asegurar su viabilidad; aplicación de parte de los resultados positivos a la formación y educación de l@s cooperativistas y trabajador@s y a la financiación de actividades de interés para la comunidad; irrepartibilidad entre l@s soci@s - incluso en el momento de la disolución - de los Fondos de Reserva; reparto entre l@s soci@s y trabajdor@s del excedente en proporción al trabajo, no a la participación en el capital social... Todo ello avala la inclusión del cooperativismo de trabajo asociado en el bloque de las sociedades sin ánimo de lucro y, de manera muy especial, al subsector de las CTA de Iniciativa Social y de las Cooperativas de integración social".



Las Cooperativas de Iniciativa Social (CIS)


Definición: son aquellas Cooperativas de Trabajo Asociado que tienen por objeto principal la prestación de servicios relacionados con: la protección de la infancia y de la juventud, la asistencia a la tercera edad, la educación especial y asistencia a personas con minusvalía, la asistencia a minorías étnicas, refugiados, asilados, personas con cargas familiares no compartidas, ex-reclusos, alcohólicos y toxicómanos, la reinserción social y prevención de la delincuencia, así como de servicios dirigidos a los colectivos que sufran cualquier clase de marginación social en orden a conseguir que superen dicha situación.

En la "Nueva Ley General de Cooperativas" se reconoce por primera vez esta figura de forma expresa.

Características especiales:

Cooperativas de Integración Social. Son aquellas que procuran a sus miembros atención o integración social por uno de estos medios:

Peculiaridad respecto a las CIS: La mayoría de l@s soci@s de estas cooperativas deberán pertenecer a colectivos de: discapacitad@s físicos, psíquicos o sensoriales, menores y sus representantes, ancianos con carencias familiares y económicas, y cualquier otro grupo o minoría, étnica o de otra clase, marginad@s socialmente. Podrán ser soci@s, además del personal de atención, las personas jurídicas de naturaleza pública y las entidades privadas cuya normativa o Estatutos prevean o permitan la financiación u otra forma de colaboración en el desarrollo de las actividades de tales cooperativas.

Fecha de referencia: 1-2-2000

Boletín CF+S > 12 -- Especial: ACCIÓN ASOCIATIVA EN EL DESARROLLO LOCAL > http://habitat.aq.upm.es/boletin/n12/ahgon.html

Edita: Instituto Juan de Herrera. Av. Juan de Herrera 4. 28040 MADRID. ESPAÑA. ISSN: 1578-097X
 
Ciudades para un Futuro más Sostenible
Búsqueda | Buenas Prácticas | Documentos | Boletín CF+S | Novedades | Convocatorias | Sobre la Biblioteca | Buzón/Mailbox
 
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid
Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad
Departamento de Estructuras y Física de la EdificaciónDepartamento de Urbanística y Ordenación del Territorio